País Terrorista

Share

 

Por JUAN BAUTISTA GARONA

.

Veo con tristeza, preocupación  e indignación, que nuestra querida Patria se ha transformado en un país filo terrorista. Por un lado un juez otorga la prisión domiciliaria a un sindicalista autor de innumerables hechos delictivos aduciendo a problemas de salud los cuales bien podrían atenderse en el penal, y por otro lado, jueces prevaricadores mantienen en prisión a mas de 2.000 miembros de las FFAA y de seguridad, falleciendo en prisión mas de 500 de estos presos políticos por no haber tenido los mismos beneficios que el “Caballo” Suárez.

Omar “Caballo” Suárez


Doy crédito a mi afirmación, cuando al terrorista Dante Gullo, partícipe necesario en el baño de sangre que sumió al país en la decada de los 70” y ocasionó la instauración del gobierno de facto, mal llamado dictadura, se lo vela en el Congreso Nacional con todos los honores, mientras que quienes nos liberaron de ser una Cuba o Venezuela actual, se mueren en las mazmorras, ayer kirchneristas y hoy de Cambiemos.

Juan Carlos Dante Gullo


Juan Bautista Garona

garonajuan@speedy.com.ar

.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 5, 2019


 

Jueces que juegan

Share

 Por ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO

 

“Hemos aceptado lo anormal como normal”.

Petros Márkaris

 

El título remite a una noticia que, en el fárrago de informaciones que nos abruma, pasó casi desapercibida: me refiero a la prisión domiciliaria otorgada a Omar “Caballo” Suárez, el gremialista ladrón y extorsionador que tanto perjudicó al país desde su puesto de mando en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU).
Sorprendieron las razones que dieron los integrantes del Tribunal Oral Federal N° 4 para conceder ese beneficio a este delincuente de 69 años, que invocaron algunos problemas, absolutamente menores (hipertensión, hipoacusia moderada, cataratas, lumbalgia y un nódulo sospechoso), que afectarían al reo y que, según los magistrados, no pueden ser atendidos satisfactoriamente en la cárcel de Ezeiza ni en el Hospital Penitenciario.
Y me causaron una monumental indignación ya que, en muchísimo peores condiciones de salud y con edades que superan en décadas la del Caballo, estos mismos jueces y sus colegas, verdaderos asesinos togados, mantienen en prisión a casi 2000 militares ancianos, muchos con enfermedades terminales, ciegos y sordos, por los cuales no tienen consideración alguna, que nos salvaron -como tan bien se describe en el imprescindible “Crónica de una guerra negada”, de Jorge di Pasquale- de un destino similar al que ahora corremos el riesgo de volver en octubre. Ya han muerto en las mazmorras del kirchnerismo, sostenidas cobardemente por Cambiemos, 502 de ellos.
Nadie puede olvidar que, por ejemplo, al Tte. Gral. Jorge R. Videla se lo retuvo en la cárcel de Marcos Paz, pese a haber sufrido una doble fractura de cadera que, desatendida, lo llevó a la muerte a los 89 años, o al Com. Luis Patti, a quien se hace declarar en Comodoro Py en camilla, ya que está completamente paralizado.
Cambiando de tema, la asonada que protagonizó Juan Guaidó esta semana terminó en un previsible fracaso por la falta de apoyo de unas fuerzas armadas que mantienen una férrea lealtad al tirano Nicolás Maduro. En la medida en que resulta la lógica consecuencia de la participación de los jefes militares en los negociados del régimen (narcotráfico, contrabando de oro y diamantes, importación de alimentos, combustibles, etc.) y de la filiación marxista de muchos de ellos, resultaba natural este desenlace, pese a los esfuerzos desplegados con el anzuelo de una amplia amnistía.
Con la notoria actividad de Cuba, Rusia y China en el trágico escenario venezolano, países a los que deben sumarse Irán y el Hezbollah libanés, se aleja la posibilidad de una salida relativamente pacífica al conflicto, que ya ha provocado la mayor emigración en la historia de América. Es más, hoy es altamente probable una terrible conflagración, como la que destruye a Siria.
La amenaza norteamericana de estudiar una solución militar unilateral tampoco me parece creíble, aún con Donald Trump en el tablero de comando, ya que acarrearía la inmediata reprobación de todo el mundo, en especial en la región, y una consecuente pérdida mayor de prestigio de los Estados Unidos; y ello además del riesgo de réplica de las potencias involucradas.
En un contexto bélico, sólo una fuerza multinacional podría desalojar al chavismo del poder, pero también lo veo como escasamente factible, a pesar de la postura de Brasil, por la cerrada resistencia de México, Uruguay, Bolivia y Nicaragua. Entonces, sólo quedaría la posibilidad de hacer un negocio parecido al que terminó con la crisis de los misiles instalados en Cuba en los 60’s, que implicó el simultáneo retiro de las armas de la isla y el desmantelamiento de las bases que, desde Turquía, apuntaban a Rusia. ¿Será ahora la península de Crimea la moneda de cambio?
Y ahora, hablemos de la Argentina y de la irrupción del kirchnerismo más recalcitrante en el escenario electoral. La pretensión de Cristina E. Fernández de ser vista como una “yegua herbívora” comenzó a diluirse con el adefesio de su ópera prima; pero la actitud de sus organizaciones aliadas (en especial la CTEP, de Juan Grabois, el asesor de SS Francisco) cuando reprimieron violentamente a quienes se manifestaban frente a la Embajada de Venezuela en apoyo de Guaidó, la confesión de Mempo Giardinelli de la intención de cambiar la Constitución para suprimir al Poder Judicial como uno de los vértices del Estado, y las propuestas destituyentes de Pablo Micheli (tampoco investigadas por los aterrados jueces, como las de Hebe Bonafini), terminaron definitivamente con ese disfraz.
Ya no hay duda de que su eventual regreso a la Casa Rosada nos llevará sin escalas a la situación actual Venezuela, con todo lo que ello implica. El mundo ha tomado nota de eso, y de allí el inédito respaldo que recibe la pobre gestión del Gobierno de parte de los Estados Unidos, de los grandes líderes europeos, del Banco Mundial y del FMI.
Ni Jaime Durán Barba podría haber soñado con una explicitación semejante de parte de la contrincante elegida por el Gobierno, que ahora va hacia una confrontación directa y, por eso, se beneficiará con el voto de todos aquéllos que rechazan visceralmente el terminal clepto-fascismo de falsa izquierda que ella encarna.

Enrique Guillermo Avogadro

Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar
E.mail: ega1avogadro@gmail.com
Site: www.avogadro.com.ar
Blog: http://egavogadro.blogspot.com
Skype: ega1avogadro
Facebook: enrique guillermo avogadro
Twitter: @egavogadro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 4, 2019


 

GOLPE AL CORAZÓN

Share

 

 

 Por CLAUDIO KUSSMAN.

 

La justicia argentina de José Marcelino Casanovas y Omar “Caballo” Suárez.

 

 

PUZZLE JUDICIAL

Leer la carta de JUANY CASANOVAS o escuchar  la entrevista que le hiciera FABIAN, realmente es un golpe al corazón. Es el grito desesperado de una mujer pidiendo auxilio. Antes habíamos hablado telefónicamente  con esta hija doliente que se  sabe impotente ante un sistema cruel de abusos e iniquidades por parte de “la justicia independiente”.  Cuando más humildes e indefensas son sus víctimas más grande son las aberraciones que se cometen. Desde ya, JOSÉ MARCELINO CASANOVAS  no es  OMAR “CABALLO” SUÁREZ, “el bien tratado judicial” de turno. Y digo de turno porque hay muchos, otros que habiendo perpetrado graves delitos económicos o calamitosos, fueron absueltos luego que sus complejas causas “prescribieran”. Lo propio ocurrió con sanguinarios terroristas de los años 60 y 70 devenidos en “jóvenes idealistas” y con depredadores del presente.  Saber de CASANOVAS, me trae a la memoria las imágenes de un FUSCO, músico de Gendarmería o un DELGADO, vigilante de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (1), recién ingresados al momentos de los hechos que les imputan. Por supuesto con añejas prisiones preventivas  siguen alojados en la Unidad 31 de Ezeiza.

UN JEFE POLICIAL JUDICIALMENTE PROTEGIDO

Al ver que  quien imparte “justicia” en este caso es el Juez Federal  de Bahía Blanca, WALTER LÓPEZ DA SILVA a cuya disposición también me encuentro yo,  me permite comprender aún más los dichos de JUANY CASANOVAS. Este funcionario me revive la imagen del falaz  y miserable ex jefe mío de los años 70, Comisario Inspector ATILIO ROSAS, quien goza de su protección procesal e inmerecida  libertad. Entonces todas las piezas de este  PUZZLE JUDICIAL, como por arte de magia caen en su exacto sitio. Puedo decir que así el “siniestro entretenimiento”  llegó a su fin. Ver y a su vez palpar en carne propia el accionar de este “implacable” poder judicial, sostén de un país democrático, me hace comprender como nunca, que  la Argentina jamás deberá llegar a tener la pena de muerte como sanción a quienes delinquen (o no). Si bien con nosotros los adultos mayores imputados por los mal llamados delitos de lesa humanidad, esa pena de muerte se aplica inexorablemente, manteniéndonos en prisión a como dé lugar. Porque según un impresentable y vil   Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina, sostiene la exótica definición que ello es POLÍTICA DE ESTADO.

Claudio Kussman

Claudio@PrisioneroEnArgentina.com

PrisioneroEnArgentina.com

Enero 06, 2018

 

“Podemos observar en la república de los perros que todo el Estado disfruta de la paz más

absoluta después de una comida abundante, y que surgen entre ellos contiendas civiles

tan pronto como un hueso grande viene a caer en poder de algún perro principal,

el cual lo reparte con unos pocos, estableciendo una oligarquía,

o lo conserva para sí, estableciendo una tiranía”.

Jonathan Swift (1667-1745)

Walter Ezequiel López Da Silva


Vergüenzas tempranas

Share

 

 

 Por ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO.

 

 

“Desterrada la Justicia, que es vínculo de las sociedades humanas,

muere también la libertad, que está unida a ella y vive por ella”.

Juan Luis Vives

 

 

El desprestigio y la sospecha penden, como una enorme nube de smog y desde hace años, sobre el Poder Judicial, en especial cuando se trata del fuero penal federal, radicado mayoritariamente en la mole de Comodoro Py. En este comienzo de año contribuyó a mantener el fenómeno atmosférico el otorgamiento de la prisión domiciliaria a Omar “Caballo” Suárez, el extorsionador de empresarios navieros y líder del Sindicato de Obreros Marítimos (SOMU), uno de los escasos personajes privilegiados en el círculo áulico de Cristina Fernández. El Juez federal Luis Rodríguez, subrogando el Juzgado de su sospechado y veraneante colega, Rodolfo Canicoba Corral, la concedió rápidamente al detenido, por inexistentes razones de salud.

Más allá del informe del Cuerpo Médico Forense presentado el jueves, que negó la necesidad de ese beneficio, ya que puede ser perfectamente atendido de sus afecciones en el Hospital Penitenciario y, en caso necesario, recurrir a tratamientos ambulatorios en otros centros médicos, el episodio llamó poderosamente la atención por dos motivos: las probables razones crematísticas de la concesión de este injustificado privilegio (se instaló en una enorme mansión que posee en Olivos, a metros de la Quinta Presidencial) y, por supuesto, su notable diferencia respecto al trato que reciben los muchísimos presos políticos ancianos que pueblan las cárceles del país.

La semana pasada se concretó, finalmente, la prisión domiciliaria del Comisario de Policía Miguel Etchecolaz, de 88 años, que sufrió ya dos ACV mientras permanecía en la cárcel, transformado en el detenido de mayor edad de todo el sistema penitenciario federal. Pero siguen allí, por ejemplo, el sacerdote Christian von Wernich, de 80 años, con cáncer y metástasis, o Jaime Smart, de 82 años, al cual se le ha otorgado varias veces el beneficio, nunca efectivizado por la permanente resistencia del Juez federal de La Plata, Ernesto Kreplak, quien, para evitar las órdenes de sus superiores, le inventaba causas nuevas cada día hasta que fue relevado a su respecto.

Como siempre, hubo esta semana una de cal y otra de arena. El mismo magistrado logró la detención, en Uruguay, de otro sindicalista (SOEME), Marcelo Balcedo, también cristinista (¿cómo sorprenderse, si antes fue menemista, duhaldista y kircherista?) y socio de los nefastos Roberto Baradel y Hugo Yatski, y empresario de multimedios de prensa en La Plata. Además de haber estado prófugo en el pasado durante dos años, se sospecha de su complicidad financiera con la más salvaje banda de narcotraficantes de Rosario, a la cual se cree ayudaba a lavar sus ganancias. Su futuro seguramente será muy negro, ya que le costará justificar tantas residencias, tanto dinero en efectivo, tantos autos de lujo, tantas armas de guerra y hasta dos aviones. ¡Qué manía tienen los corruptos con los aviones!

Uno se pregunta, ya que están presos otros colegas suyos como Juan Manuel “Pata” Medina y Omar “Caballo Suárez”, amén de José Pedraza, qué debemos hacer para que el Poder Judicial nos evite seguir siendo rehenes permanentes de Hugo Negro Moyano y su familia. Si, una vez más, cedemos ante las extorsiones vinculadas con la continuidad de su fallida empresa OCA, con la barra brava de Independiente y sus miles de negocios fraudulentos, con los medicamentos adulterados y los troqueles falsificados, con la apropiación de los bienes del gremio, no tendremos futuro, como no lo tuvo Estados Unidos hasta que logró mandar a la cárcel a Jimmy Hoffa, a quien nuestro camionero tanto se parece.

Pero también debemos preguntarnos por qué no avanzan, elevándolas a juicio oral, las múltiples causas contra Hebe de Bonafini, los Shoklender y las decenas de funcionarios involucrados en las monumentales estafas de “Sueños Compartidos” y la “Universidad de las Madres”.

El escándalo de Odebrecht, que ha barrido hasta con mandatarios latinoamericanos, tampoco parece progresar aquí; si lo hiciera, ya deberían haber al menos prestado declaración indagatoria -una medida de defensa- Carlos Wagner (Esuco), Paolo Rocca (Techint), Gustavo Ferreyra (Electroingeniería) y Angelo Calcaterra (Iecsa), y la oposición habría dejado de poder gritar que estamos nada más que ante un nuevo maquillaje gatopardista y el nuevo poder  protege a sus amigos y parientes.

Contribuye a mantener la sucia nube que cubre a la Justicia es la llamativa libertad de la que aún goza Ricardo Echegaray, conspicuo cómplice de las mayores estafas contra la AFIP cuando era su Administrador. Está vinculado directamente a las usinas de facturas falsas utilizadas por Lázaro Báez y con la tolerancia al robo de nada menos que $ 8.000 millones que perpetraran Cristóbal López y Fabián de Souza, como antes lo estuviera con los subsidios de la ONCAA a su propia familia, pero ni siquiera ha sido incluido en las causas ya elevadas a juicio oral. ¿Habrá que buscar el motivo en las carpetas de información confidencial sobre jueces, políticos y empresarios de todo pelaje que logró juntar cuando era funcionario?

Margarita Stolbizer, lamentablemente fuera del Congreso, denunció esta semana un pacto entre el Gobierno y el Poder Judicial para mantener fuera de la cárcel a Cristina Fernández. Como usted, lector, sabe, descreo de su existencia por innecesario, ya que adjudico este raro fenómeno a la inmejorable nariz de los magistrados federales, que creen así agradar -y tal vez sea cierto- y beneficiar a Mauricio Macri.

Por último, entre los episodios raros de esta semana también merecen figurar las quejas de los familiares de Santiago Maldonado, el tatuador muerto en el sur, por el ascenso al grado de Alférez del gendarme herido por los mapuches del RAM mientras intentaba liberar el tránsito en la Ruta 40. Dado que ya está harto probado que no hubo intervención de terceros en su ahogamiento, que no sabía nadar, que sufrió hipotermia, que su cuerpo quedó enredado en la flora subacuática y que estuvo sumergido mientras el país entero lo buscaba, me pregunto cuál es el propósito de esta actitud de su entorno al insistir en que la causa continúe caratulada como “desaparición forzada”. ¿Será que pretenden sumarse a los cientos de terroristas y de deudos indemnizados injusta y cuantiosamente por un Estado idiota que, además, se niega a informar detalladamente sobre el tema?

Como se ve, en el área del Poder Judicial -Consejo de la Magistratura, Corte Suprema y Tribunales inferiores- hay por delante un enorme trabajo de limpieza y fumigación de los edificios poblados de corruptos, pero también de ignorantes y bastardos, que debe encararse ya mismo. De su éxito depende todo el resto de las reformas que resultan indispensables en el aparato del Estado en sus tres niveles y, sobre todo, la verdadera credibilidad de la Argentina frente a los genuinos inversores nacionales y extranjeros, hartos todos de ver cómo nos comportamos como chicos caprichosos, capaces de cambiar las reglas del juego a cada instante y, cuando vamos perdiendo, llevarnos la pelota.

¡Ojalá los argentinos hubiéramos encontrado todo eso en nuestros zapatos esta mañana, después que pasaran anoche por nuestro país los Reyes Magos!

 

 

Enrique Guillermo Avogadro

Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar
E.mail: ega1avogadro@gmail.com
Site: www.avogadro.com.ar
Blog: http://egavogadro.blogspot.com
Skype: ega1avogadro
Facebook: enrique guillermo avogadro
Twitter: @egavogadro

 


PrisiomneroEnArgentina.com

Enero 6, 2018


 

LA JUSTICIA EN ARGENTINA

Share

 

 

 

 Escribe Claudio Kussman.

 

 

YO, LA PEOR DE TODAS

El principal problema de la Argentina es la Justicia. En realidad, la ausencia de ella (Jorge Lanata 02/04/2016). Las encuestas  dan que el 78% de los argentinos desconfían de esta maltrecha dama, que  gracias al accionar corrupto o con ilimitada desidia o incapacidad  de gran parte de sus miembros, más se parece a una prostituta. Esas mismas  encuestas, arrojan que el 89% de la población sostiene que no es igualitaria y que solo favorece a los ricos y poderosos. Tan grave es el problema, que este desprestigio supera  al de la policía. Institución, a la que el poder político a destrozado a través de políticas de seguridad equivocadas y el ingreso irrestricto de efectivos, llevado a cabo por el irresponsable ex gobernador de la Provincia de Buenos Aires y casi presidente DANIEL SCIOLI.  Más allá de estos fríos porcentajes,   yo,  como otros muchos adultos mayores imputados por los mal llamados delitos de lesa humanidad, la sufro en carne propia y he podido palpar la vileza y desinterés por la función de sus miembros. Confeccionar una lista de la podredumbre vista y oída a lo largo de estos 3 años que llevo como cautivo, haría muy extensa esta nota. Solo me referiré a los arrestos domiciliarios, elementos que togados militantes, obsecuentes o inoperantes,  niegan ilegalmente con sanguinario placer a septuagenarios, octogenarios y nonagenarios, “ya que es política de estado”. Han causado  o acelerado no pocas muertes en prisión. Como están lejos y no ven, pareciera no tomar conciencia que, de administradores de la justicia pasaron a ser vulgares asesinos.

SIN PUDOR

Desde ya cuando entre manos tienen a enriquecidos corruptos o narcotraficantes, todo cambia. Ejemplos hay de todos los colores, solo mencionaré de las últimas horas a:   OMAR “CABALLO” SUÁREZ (espero que la “justicia” rectifique su arresto domiciliario), “el bien tratado judicial” sindicalista y ALAN FUNES el narco-asesino de Rosario, hijo de un conocido “pirata del asfalto”. A este último, un video lo muestra descargando una ametralladora con disparos al aire, a modo de  celebración por la llegada de nuevo año 2018.   Estaba con arresto domiciliario pese a su juventud,  gracias a un acuerdo entre la fiscalía y la defensa. Sus detenciones, los políticos hacen que se lleven a cabo con gran despliegue policial y los medios de difusión presentes.  Luego sin cámaras y algo de tiempo transcurrido, esas “bandas desbaratadas” vuelven a las calles, donde son dominantes.

Alan Funes, el narco-asesino de Rosario.

En lo personal estos miembros de uno de los poderes del estado no me merecen el más mínimo respeto, guardo mi compostura ante ellos solo por estar condicionado por la educación y las buenas costumbres.  ¿Realmente estos “funcionarios” que no son conscientes del daño que hacen a la nación, no sentirán un mínimo pudor ante sus seres queridos?

 

Claudio Kussman

Claudio@PrisioneroEnArgentina.com

PrisioneroEnArgentina.com

Enero 04, 2018

 

“El pudor es un sólido que sólo se disuelve en alcohol o en dinero”.

Enrique Jardiel Poncela (1901-1952)