HOFFA

Share

.

Jimmy Hoffa fue el controvertido jefe del sindicato de camioneros quien se hizo famoso a nivel nacional por pelear con John y Robert Kennedy durante las audiencias televisadas del Senado a finales de la década de 1950. Siempre se rumoreaba que tenía conexiones sustanciales con el crimen organizado, y finalmente cumplió una sentencia en una prisión federal.

Hoffa

Cuando Hoffa saltó a la fama, proyectó un aura de un tipo duro que luchaba por el pequeño. Y él obtuvo mejores ofertas para los camioneros que pertenecían a los sindicatos. Pero los rumores sobre sus vínculos con la mafia siempre eclipsaban cualquier logro legítimo que tuviera como líder laboral.

Un día de 1975, unos años después de su liberación de la prisión, Hoffa salió a almorzar y desapareció. En ese momento se creía ampliamente que estaba planeando un regreso a la participación activa en los Transportistas, y también se asumió ampliamente que era víctima de una ejecución de pandillas mafiosas.

La búsqueda de Jimmy Hoffa se convirtió en una sensación nacional y las búsquedas de su cuerpo han aparecido periódicamente en las noticias desde entonces. El misterio sobre su paradero generó innumerables teorías conspirativas, chistes malos y leyendas urbanas duraderas.

James Riddle Hoffa nació en Brazil, Indiana, el 14 de febrero de 1913. Su padre, que trabajaba en la industria del carbón, murió de una enfermedad respiratoria relacionada a su trabajo cuando Hoffa era un niño. Su madre y los tres hermanos de Hoffa vivían en la pobreza relativa, y cuando era adolescente Hoffa dejó la escuela para tomar un trabajo como trabajador de carga para la cadena de tiendas de comestibles Kroger.

Robert Kennedy
John F. Kennedy

En los primeros días sindicales de Hoffa mostró un talento para explotar la debilidad de los patrones. Cuando todavía era un adolescente, Hoffa llamó a una huelga justo cuando los camiones que transportaban fresas llegaban a un almacén de comestibles. Sabiendo que las fresas no se mantendrían por mucho tiempo, la tienda no tuvo más remedio que negociar sobre los términos de Hoffa.

El grupo que Hoffa representaba, conocido localmente como los “Strawberry Boys” (Los chicos de las frutillas), se unió a un local del sindicato de camioneros, que más tarde se fusionó con otros grupos de la misma línea sindical. Bajo el liderazgo de Hoffa, el local creció de unas pocas docenas de miembros a más de 5.000.

En 1932, Hoffa se mudó a Detroit, junto con algunos amigos que trabajaron con él en Kroger’s, para tomar una posición con el sindicato local en esa ciudad. En los disturbios laborales durante la Gran Depresión, los organizadores sindicales fueron blanco de la violencia de los dirigentes de la compañía. Hoffa fue atacado con saña recibiendo heridas de cuidado. Hoffa, de todos modos, se presentó como alguien que no se dejaría intimidar.

A principios de la década de 1940 Hoffa comenzó a establecer vínculos con el crimen organizado. En un incidente, alistó a gángsters de Detroit para huir de un sindicato rival del Congreso de Organizaciones Industriales. Las conexiones de Hoffa con mafiosos tenían sentido. La turba protegió a Hoffa, y la amenaza implícita de la violencia significaba que sus palabras tenían un peso serio. A cambio, el poder de Hoffa en los locales del sindicato permite que los mafiosos intimiden a los propietarios de negocios locales. Si no rendían tributo, los camioneros que hacían las entregas salían a la huelga y paraban el comercio.

Las conexiones con los mafiosos se volvieron aún más importantes a medida que los miembros del sindicato acumulaban grandes cantidades de dinero de las cuotas y los pagos en fondos de pensiones. Ese dinero podría financiar negocios de la mafia, como la construcción de hoteles y casinos en Las Vegas. Los camioneros sindicalistas, con la ayuda de Hoffa, se convirtieron en una alcancía para las familias del crimen organizado.

El poder de Hoffa dentro de la organización gremial creció inmensamente a principios de la década de 1950. Se convirtió (Hoffa) en el principal negociador del sindicato en 20 estados, donde luchó por los derechos de los camioneros a los que representaba. Los trabajadores llegaron a amar a Hoffa, a menudo desviviendose para estrechar su mano en las convenciones del gremio. En discursos pronunciados con voz grave, Hoffa proyectó un personaje rudo, pero -aparentemente- sincero ante los ojos de los transportistas.

En 1957, un poderoso comité del Senado de los Estados Unidos que investigaba estafas laborales comenzó a celebrar audiencias centradas en los Camioneros. Jimmy Hoffa se enfrentó a los hermanos Kennedy, el senador John F. Kennedy de Massachusetts, y su hermano menor Robert F. Kennedy, un abogado del comité.

En audiencias dramáticas, Hoffa se prendió en un mano a mano con los senadores, interrumpiendo sus preguntas con bromas callejeras. Y nadie podía perderse la aversión en particular que Robert Kennedy y Jimmy Hoffa tenían el uno para el otro.

En diciembre de 1971, el presidente Richard Nixon conmutó la sentencia de Hoffa.

Jack Nicholson
Sylvester Stallone
Al Pacino

En 1975, se rumoreaba que Hoffa estaba ejerciendo influencia dentro del sindicato de conductores de camiones mientras oficialmente no tenía ninguna participación. Le dijo a los asociados, e incluso a algunos periodistas, que iba a vengarse de los que estaban en el sindicato y de la mafia que lo había aterrizado en el y, ayudado a enviarlo a prisión.

El 30 de julio de 1975, Hoffa dijo a los miembros de la familia que iba a reunirse con alguien para almorzar en un restaurante en las afueras de Detroit. Nunca regresó de su cita para almorzar, y nunca se le vio, ni se volvió a saber de él. Su desaparición rápidamente se convirtió en una noticia importante en todo Estados Unidos. El FBI y las autoridades locales persiguieron innumerables pistas, pero las datos reales eran escasos. Hoffa había desaparecido, y se suponía que había sido víctima de un golpe de la mafia.

Cada año salen a la superficie teorías de su asesinato. Periódicamente el FBI recibe informaciones sobre el paradero del cuerpo del líder gremial y envía personal para desenterrar patios traseros o campos remotos.

Un supuesto dato de un mafioso se convirtió en una leyenda urbana clásica: se rumoreaba que el cuerpo de Hoffa estaba enterrado bajo la zona final del Giants Stadium de Football Americano, que había sido construido en el New Jersey Meadowlands aproximadamente cuando Hoffa había desaparecido.

Con respecto a la cultura popular, Jack Nicholson ha puesto su cara al rol del sindicalista en “Hoffa”, dirigida y co-protagonizada por Danny DeVito. Sylvester Stallone dió vida a un gremialista, basándose en la vida de Hoffa en el film “F.I.S.T.”, dirigida por Norman Jewison y con Peter Boyle y Rod Steiger en papeles de reparto. Aún sin estrenar, Al Pacino da vida a Jimmy Hoffa en la última realización de Martin Scorcese, “The Irishman” que cuenta con los talentos de Robert DeNiro, Joe Pesci, Harvey Keitel y Ray Romano. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 18, 2019


 

MUJER POLICÍA

Share

.

Hoover

Cuando J. Edgar Hoover se convirtió en Director de la Oficina de Investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos en 1924, solo tres agentes especiales eran mujeres. Hoover les pidió a dos de ellos que renunciaran, luego de que el jefe de la oficina de campo de Washington, D.C., dijera que no tenía trabajo para mujeres agentes especiales.

La única mujer agente de campo renunció el 7 de noviembre de 1927, luego de ser transferida a la oficina de campo de Washington desde Filadelfia.

Hoover afirmó que las mujeres no eran adecuadas para trabajar como agentes especiales debido a su naturaleza impredecible. Dijo que aunque las mujeres “probablemente podrían aprender a disparar un arma”, no podía imaginarlas “disparándolas contra gángsters”.

[pullquote]

Argentina

Érica Beatriz Bercich fue la primera uniformada mujer en morir en acto de servicio. Bercich ingresó a la Policía como agente del cuerpo auxiliar y cumplió funciones en la Dirección Judicia y en la sección de Dactiloscopia. Más tarde se inscribió en la Escuela de Policía de General San Martín, donde fue designada escolta de Bandera. En 1997 obtuvo el título de oficial subayudante del cuerpo de comando y fue destinada a la Compañía Motorizada. Dos años más tarde, el 24 de marzo de 1999, Érica falleció mientras se desempeñaba como encargada de turno en el Servicio de la Compañía Motorizada. Érica Bercich se dirigía a auxiliar a sus compañeros que se encontraban en la Estación Ferroviaria de Rodeo de la Cruz de Guaymallén y el auto en el que viajaba colisionó contra un árbol.

[/pullquote]

Irónicamente, a medida que las mujeres quedaban excluidas de la policía federal, se estaban volviendo más comunes en la aplicación de la ley a nivel local y estatal, en particular a medida que los reformadores exigían instalaciones separadas para las presas y las presas juveniles. Las mujeres también a veces se postulaban para el sheriff, una oficina política; más comúnmente, se hicieron cargo de los esposos, quienes fueron asesinados en el cumplimiento del deber, al igual que Lillian Holley, en Crown Point, Indiana. En sus memorias, el agente especial Melvin Purvis escribió: “[Las mujeres] han sido protegidas y no protectoras, y ninguna revolución, por violenta que sea su carácter, puede provocar un cambio en esto”. Aunque no responsabilizó personalmente a la sheriff Lillian Holley por el escape de John Dillinger de Crown Point, Purvis utilizó el incidente para ilustrar sus creencias. Él escribió: “[Holley] no tuvo la culpa en este escape, (aún) debería parecer extremadamente innecesario decir que la oficina del sheriff no es lugar para una mujer”.

Holley

Tanto los funcionarios como la prensa hicieron un problema sobre el género de Holley. Después de la fuga de Dillinger, el comisionado de delitos de Chicago, Frank J. Loesch, dijo: “Eso es lo que se podría esperar de tener una mujer como sheriff”. Holley se defendió de sus atacantes. Una vez dijo: “No soy una mariquita. Puedo soportarlo. Pero siento que tengo la culpa de esto solo porque soy una mujer”.

El 7 de marzo de 1934, The Tulsa Daily World describió a Holley como una excelente tiradora que se ataba los revólveres a las piernas y decía: “Si alguna vez vuelvo a ver a John Dillinger, lo mataré a tiros con mi propia pistola”.

La posición de Holley como Sheriff del Condado de Lake, Indiana, fue una excepción, ya que pocas mujeres tenían puestos de autoridad como oficiales de policía o funcionarios de prisiones. Madre de 42 años de dos hijas gemelas, estaba sola ya que su difunto esposo, había muerto en un tiroteo. Aún así, la mayoría de las mujeres en la aplicación de la ley ocupaban puestos de secretaria. Hoover dijo: “La secretaria de un hombre lo hace o lo rompe”. Sostuvo que las mujeres eran demasiado valiosas como trabajadoras clericales para convertirse en agentes especiales. Su secretaria ejecutiva, Helen Gandy, trabajó para él y mantuvo sus secretos durante toda su carrera en la Oficina, casi 50 años.

Dillinger

En 1948, el 30 por ciento de los empleados del FBI eran mujeres. Trabajaron como secretarios, archiveros, operadores de radio, examinadores de huellas digitales o técnicos de laboratorio. Ocasionalmente, las mujeres asistían a agentes especiales haciéndose pasar por sus fechas en una misión de vigilancia.

Durante la cacería humana de Dillinger, las mujeres pueden haber ayudado a agentes especiales a tratar de encontrarlo. En tres ocasiones separadas, Louis Piquett, el abogado de Dillinger, y Arthur O’Leary, el investigador legal de Piquett, fueron visitados por atractivas mujeres jóvenes que afirmaban conocer a Dillinger y dijeron que necesitaban un préstamo. La última era una mujer de cabello rubio que decía ser amiga de Billie Frechette. En un momento, incluso levantó su falda para mostrarle las piernas a O’Leary, quien permaneció impasible. Le describió a la joven a Dillinger, quien negó con vehemencia que Frechette la conociera. Piquett, O’Leary y Dillinger concluyeron que estas mujeres eran “mujeres G”, que trabajaban para agentes especiales.

Houston

Si hubo una pequeña y efímera excepción: El 6 de noviembre, en 1924, Lenore Houston se convirtió en la primera y única mujer agente femenina contratada bajo el mando del director del FBI J. Edgar Hoover. Las siguientes mujeres agentes no fueron contratadas hasta 1972.

A pesar de las ganancias del movimiento de mujeres en los años 60 y 70, Hoover se negó rotundamente a permitir que las mujeres se convirtieran en agentes especiales y, a pesar de una orden directa del Fiscal General Robert F. Kennedy, se negó a contratar agentes negros. En agosto de 1971, Cynthia Edgar y Sandra Rothenberg demandaron al FBI por discriminación en la contratación. Un oficial de personal del FBI le dijo a Edgar que “las mujeres no tienen suficiente respeto” y que “no podían manejar situaciones de combate”.

Después de la muerte de Hoover el 12 de mayo de 1972, el FBI anunció que las mujeres serían aceptadas como agentes especiales. El 17 de julio de 1972, las primeras mujeres desde la década de 1920 fueron contratadas oficialmente como agentes especiales. Susan Lynn Roley había sido teniente primera en el Cuerpo de Marines, mientras que Joanne B. Pierce, una ex monja, había sido secretaria del FBI.

Hoy las prioridades del FBI son el crimen organizado, la contrainteligencia extranjera, el crimen de cuello blanco y el terrorismo. En un mundo que cambia rápidamente, el FBI ahora recluta activamente a mujeres y minorías. El 31 de agosto de 2001, el FBI enumeró oficialmente a 11,186 agentes especiales. De estos, 1.981 eran mujeres.

 


Fuentes: FBI archives . Odas Argentina . That Year 1947 de Airam Nemrac . Life and Times of J. Edgar Hoover de Michael Blevins


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 11, 2019


 

Bobby

Share

 

A las 12:50 a.m. el 5 de junio de 1968, el senador Robert F. Kennedy, candidato presidencial, recibe tres impactos en una lluvia de disparos en el hotel Ambassador en Los Ángeles. Otros cinco individuos resultaron heridos. El senador acababa de completar un discurso celebrando su victoria en las primarias presidenciales de California.

El tirador, el palestino Sirhan Sirhan, tenía un revólver humeante calibre .22 en sus manos y fue arrestado de inmediato. Kennedy, herido de gravedad, fue llevado de urgencia al hospital, donde luchó por su vida durante las próximas 24 horas. En la mañana del 6 de junio, murió. Tenía 42 años. El 8 de junio, Kennedy fue enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington, también el lugar de descanso final de su hermano mayor asesinado, el presidente John F. Kennedy.

Robert Kennedy, nacido en Brookline, Massachusetts, en 1925, interrumpió sus estudios en la Universidad de Harvard para servir en la Marina de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Fue asesor legal de varios subcomités del Senado durante la década de 1950 y en 1960 se desempeñó como gerente de la exitosa campaña presidencial de su hermano.

Nombrado fiscal general por el presidente Kennedy, demostró ser un miembro vigoroso del gabinete, procesando celosamente los casos relacionados con los derechos civiles y asesorando estrechamente al presidente sobre asuntos nacionales y extranjeros. Después del asesinato de Kennedy en 1963, se unió a la administración del presidente Lyndon B. Johnson, pero renunció en 1964 para postularse con éxito en Nueva York para un escaño en el Senado. Conocido en el Congreso como defensor de la reforma social y defensor de los derechos de las minorías, también expresó críticas sobre la guerra en Vietnam.

En 1968, muchos de sus partidarios lo instaron a postularse para la presidencia como un demócrata socialmente progresista y en contra de la guerra. Dudando hasta que vio resultados primarios positivos para su compañero de la lucha contra la guerra, Eugene McCarthy, anunció su candidatura para la nominación presidencial demócrata el 16 de marzo de 1968. Quince días después, el presidente Johnson anunció que no buscaría la reelección y el vicepresidente Hubert Humphrey se convirtió en el principal candidato demócrata, con McCarthy y Kennedy detrás de él. Kennedy realizó una campaña enérgica y, el 4 de junio de 1968, obtuvo una gran victoria en las primarias de California. Había ganado cinco de las seis primarias y parecía un deber para la nominación demócrata y, en cierto modo, la presidencia.


Poco después de la medianoche, pronunció un discurso de victoria a sus partidarios en el Ambassador Hotel y luego, mientras se dirigía a una conferencia de prensa junto a una salida lateral, fue herido de muerte por el palestino Sirhan Sirhan. Sirhan fue arrestado en la escena y acusado de asesinato en primer grado. Un vagabundo mentalmente inestable, sus motivos para matar a Kennedy nunca han sido claros. Algunos periodistas han alegado que Sirhan formaba parte de una conspiración de asesinatos más grande, supuestamente provocada por la promesa de Kennedy de poner fin a la guerra de Vietnam en caso de ser elegido presidente. Estos conspiradores citan pruebas forenses y testimonios de testigos que afirman que demuestran la existencia de tiradores adicionales que no fueron detenidos.

En 1969, Sirhan Sirhan fue declarado culpable y condenado a morir. En 1972, su sentencia de muerte fue conmutada por cadena perpetua cuando la Corte Suprema de California abolió la pena de muerte. Desde 1983, los funcionarios de la prisión le han negado repetidamente la libertad condicional y lo consideran una amenaza grave para la seguridad pública.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 5, 2019


 

La Crisis de los Misiles en Cuba

Share

 

 

El 16 de octubre de 1962, John F. Kennedy y sus asesores se sorprendieron al enterarse de que la Unión Soviética estaba, sin provocación, instalando misiles balísticos de mediano y medio alcance con armas nucleares en Cuba. Con estas armas ofensivas, que representaban una amenaza nueva y existencial para Estados Unidos, Moscú aumentó significativamente la rivalidad en la rivalidad nuclear entre las superpotencias, una táctica que obligó a Estados Unidos y la Unión Soviética al borde del Armagedón nuclear. El 22 de octubre, el presidente, sin otro recurso, proclamó en un discurso televisado que su administración conocía los misiles ilegales y emitió un ultimátum insistiendo en su eliminación, anunciando una “cuarentena” estadounidense de Cuba para forzar el cumplimiento de sus demandas. Mientras evitaba cuidadosamente la acción provocativa y calibraba fríamente cada contramedida soviética, Kennedy y sus lugartenientes no aceptaban ningún compromiso; se mantuvieron firmes, a pesar de los esfuerzos de Moscú por vincular una resolución con asuntos extrínsecos y a pesar de la predecible confusión soviética sobre la agresión estadounidense y la violación del derecho internacional. En la tensa crisis de 13 días, los estadounidenses y los soviéticos pasaron de un ojo a otro. Gracias a la resolución plácida de la administración Kennedy y al manejo prudente de las crisis, gracias a lo que el asistente especial de Kennedy, Arthur Schlesinger Jr., calificó de “combinación de tenacidad y moderación, de voluntad, nervio y sabiduría del presidente, tan brillantemente controlado, tan sin igual calibrado, que [Eso] deslumbró al mundo ”: la dirección soviética parpadeó: Moscú desmanteló los misiles y se evitó un cataclismo.

Cada oración en el párrafo anterior que describe la crisis de los misiles cubanos es engañosa o errónea. Pero esta fue la interpretación de los eventos que el gobierno de Kennedy suministró a una prensa crédula; esta fue la historia que los participantes en Washington promulgaron en sus memorias; y esta es la historia que se insinuó en la memoria nacional, como lo demuestran los comentarios de los expertos y la cobertura de los medios de comunicación en cada aniversario de la crisis.

Sin embargo, los académicos han sabido durante mucho tiempo una historia muy diferente: desde 1997, han tenido acceso a grabaciones que Kennedy realizó en secreto de sus reuniones con sus principales asesores, el Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional (el “ExComm”). Sheldon M. Stern, quien fue el historiador en la Biblioteca John F. Kennedy durante 23 años y el primer académico en evaluar las cintas de ExComm, se encuentra entre los numerosos historiadores que han tratado de aclarar el récord. Su nuevo libro reúne pruebas irrefutables para demoler sucintamente la versión mítica de la crisis. Aunque hay pocas razones para creer que su esfuerzo será en vano, sin embargo, debe ser aplaudido.

Alcanzada mediante un análisis sobrio, la conclusión de Stern de que “John F. Kennedy y su administración, sin lugar a dudas, asumieron una parte sustancial de la responsabilidad por el inicio de la crisis de los misiles en Cuba” habría sorprendido al pueblo estadounidense en 1962, por la sencilla razón de que La administración de Kennedy los había engañado sobre el desequilibrio militar entre las superpotencias y había ocultado su campaña de amenazas, planes de asesinato y sabotaje diseñado para derrocar al gobierno en Cuba, un esfuerzo bien conocido por los funcionarios soviéticos y cubanos.

En las elecciones presidenciales de 1960, Kennedy había atacado cínicamente a Richard Nixon, alegando que la administración Eisenhower-Nixon había permitido que creciera una peligrosa “brecha de misiles” a favor de la U.R.S.S. Pero, de hecho, tal como lo habían sugerido Eisenhower y Nixon, y tal como lo indicaron las reuniones informativas clasificadas que Kennedy recibió como candidato presidencial, la brecha de misiles y el equilibrio nuclear en general fueron una ventaja abrumadora para los Estados Unidos. En el momento de la crisis de los misiles, los soviéticos tenían 36 misiles balísticos intercontinentales (ICBM), 138 bombarderos de largo alcance con 392 ojivas nucleares y 72 ojivas de misiles balísticos lanzados por submarinos (SLBM). Estas fuerzas se dispusieron contra un arsenal nuclear mucho más poderoso de los Estados Unidos de 203 ICBM, 1.306 bombarderos de largo alcance con 3.104 ojivas nucleares y 144 SLBM, todos aproximadamente nueve veces más armas nucleares de las que la URSS Nikita Khrushchev conocía perfectamente de América. Gran ventaja no solo en la cantidad de armas, sino también en su calidad y despliegue.

Además, a pesar de la abrumadora preponderancia nuclear de los Estados Unidos, JFK, en consonancia con su objetivo declarado de perseguir una política exterior caracterizada por el “vigor”, había ordenado la mayor expansión en tiempos de paz del poder militar de los Estados Unidos, y específicamente el crecimiento colosal de sus fuerzas nucleares estratégicas. Esto incluyó el despliegue, a partir de 1961, de misiles nucleares “Júpiter” de alcance intermedio en Italia y Turquía, adyacentes a la Unión Soviética. Desde allí, los misiles podrían alcanzar todo el oeste enemigo, Incluyendo Moscú y Leningrado (y eso no cuenta los misiles “Thor” de armas nucleares con los que EE. UU. ya habían apuntado a la Unión Soviética desde sus bases en Gran Bretaña).

Los misiles Júpiter fueron un componente excepcionalmente desconcertante del arsenal nuclear de los Estados Unidos. Debido a que estaban sentados en el piso, estaban inmóviles y requerían mucho tiempo para prepararse para el lanzamiento, eran extremadamente vulnerables. No tienen valor como elemento disuasorio, parecían ser armas destinadas a un primer ataque desarmador, y por lo tanto socavaron enormemente la disuasión, porque alentaron un ataque soviético preventivo contra ellos. El efecto desestabilizador de los Júpiter fue ampliamente reconocido entre los expertos en defensa dentro y fuera del gobierno de los EE. UU. E incluso por los líderes del Congreso. Por ejemplo, el senador Albert Gore Sr., un aliado de la administración, le dijo al Secretario de Estado Dean Rusk que eran una “provocación” en una sesión a puerta cerrada del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en febrero de 1961 (más de un año y medio antes La crisis de los misiles), y agregó: “Me pregunto cuál sería nuestra actitud” si los soviéticos desplegaran misiles con armas nucleares en Cuba. El senador Claiborne Pell planteó un argumento idéntico en un memorándum transmitido a Kennedy en mayo de 1961.

Dada la poderosa superioridad nuclear de Estados Unidos, así como el despliegue de los misiles Júpiter, Moscú sospechó que Washington veía un primer ataque nuclear como una opción atractiva. Tenían razón al ser sospechosos. Los archivos revelan que, de hecho, la administración Kennedy había considerado esta opción durante la crisis de Berlín en 1961.

No es de extrañar, entonces, que, como afirma Stern, basándose en una gran cantidad de becas que incluyen, de manera más convincente, el elegante estudio de 1997 del historiador Philip Nash, Los otros misiles de octubre, el despliegue de Kennedy de los misiles de Júpiter “fuera una razón clave para la decisión de enviar misiles nucleares a Cuba. ”Khrushchev tomó esa decisión en mayo de 1962, declarando a un confidente que los estadounidenses“ nos han rodeado de bases en todos los lados ”y que los misiles en Cuba ayudarían a contrarrestar una“ provocación intolerable ”. Manteniendo el despliegue en secreto para presentar a los Estados Unidos un hecho consumado, Khrushchev podría haber asumido que la respuesta de Estados Unidos sería similar a su reacción a los misiles de Júpiter: denuncia retórica pero ninguna amenaza o acción para frustrar el despliegue con un ataque militar. nuclear o de otro tipo. (Al retirarse, Khrushchev explicó su razonamiento al periodista estadounidense Strobe Talbott: los estadounidenses “aprenderían lo que se siente al tener misiles enemigos apuntándote; no haríamos nada más que darles un poco de su propia medicina”. )

Khrushchev también estaba motivado por su creencia totalmente justificable de que la administración Kennedy quería destruir el régimen de Castro. Después de todo, la administración había lanzado una invasión de Cuba; lo siguió con sabotaje, asaltos paramilitares e intentos de asesinato, la operación clandestina más grande en la historia de la CIA, y organizó ejercicios militares a gran escala en el Caribe claramente destinados a sacudir a los soviéticos y su cliente cubano. Esas acciones, como lo han demostrado Stern y otros estudiosos, ayudaron a los soviéticos a instalar los misiles para disuadir los “ataques estadounidenses encubiertos o abiertos”, de la misma manera que Estados Unidos había protegido a sus aliados bajo un paraguas nuclear para disuadirlos. Subversión soviética o agresión contra ellos.

Sorprendentemente, dada la postura alarmada y confrontativa que adoptó Washington durante la crisis de los misiles, las grabaciones de las deliberaciones de ExComm, que Stern ha evaluado minuciosamente, revelan que Kennedy y sus asesores entendieron la situación nuclear de la misma manera que Khrushchev. En el primer día de la crisis, el 16 de octubre, cuando reflexionó sobre los motivos de Khrushchev para enviar los misiles a Cuba, Kennedy realizó una de las observaciones más asombrosamente ausentes (o sarcásticas) en los anales de la política de seguridad nacional de los Estados Unidos: “¿Por qué? ¿Él pone esto allí, sin embargo? … Es como si de repente comenzáramos a colocar un gran número de MRBM [misiles balísticos de medio alcance] en Turquía. Creo que ahora sería malditamente peligroso. “McGeorge Bundy, el asesor de seguridad nacional, señaló de inmediato:” Bueno, lo hicimos, señor presidente “.

Una vez que se solucionó, el mismo Kennedy declaró repetidamente que los misiles Júpiter eran “iguales” a los misiles soviéticos en Cuba. Rusk, al hablar de la motivación soviética para enviar misiles a Cuba, citó la opinión del director de la CIA, John McCone, de que Khrushchev “sabe que tenemos una superioridad nuclear sustancial … También sabe que en realidad no vivimos bajo el temor de sus armas nucleares” que tiene que vivir bajo el miedo de los nuestros. Además, tenemos armas nucleares cerca, en Turquía ”. El presidente del Estado Mayor Conjunto, Maxwell Taylor, ya había reconocido que el propósito principal de los soviéticos en la instalación de misiles en Cuba era“ complementar su sistema ICBM bastante defectuoso ”.

Kennedy y sus asesores civiles entendieron que los misiles en Cuba no alteraron el equilibrio nuclear estratégico. Aunque Kennedy afirmó en su discurso televisado el 22 de octubre que los misiles eran “una amenaza explícita para la paz y la seguridad de todas las Américas”, de hecho lo apreciaba, como le dijo al ExComm el primer día de la crisis, que “no lo hace”. No hagas ninguna diferencia si eres volado por un ICBM que vuela desde la Unión Soviética o uno que está a 90 millas de distancia. La geografía no significa mucho ”. Los aliados europeos de Estados Unidos, continuó Kennedy,“ argumentarán que, en el peor de los casos, la presencia de estos misiles realmente no cambia ”el equilibrio nuclear.

Que los misiles estaban cerca de los Estados Unidos era, como el presidente reconoció, inmaterial: la diferencia insignificante en los tiempos de vuelo entre los ICBM con base en la Unión Soviética y los misiles con base en Cuba no cambiaría las consecuencias cuando los misiles golpeen sus objetivos, y en En cualquier caso, los tiempos de vuelo de los SLBM soviéticos ya eran tan cortos o más cortos que los tiempos de vuelo de los misiles en Cuba, porque esas armas ya se escondían en submarinos frente a la costa estadounidense (como, por supuesto, los SLBM estadounidenses frente a la costa soviética ). Además, a diferencia de los ICBM soviéticos, los misiles en Cuba requerían varias horas para estar preparados para el lanzamiento. Dada la efectividad del reconocimiento aéreo y satelital de Estados Unidos (ampliamente demostrado por las imágenes de misiles en la URSS y en Cuba que obtuvieron), es casi seguro que los Estados Unidos hubieran tenido mucho más tiempo para detectar y responder a un inminente ataque de misiles soviéticos desde Cuba que a ataques de bombarderos soviéticos, ICBMs o SLBMs.

“Un misil es un misil”, afirmó el secretario de Defensa Robert McNamara. “No importa mucho si te matan con un misil de la Unión Soviética o Cuba”. En el primer día de las reuniones de ExComm, Bundy preguntó directamente: “¿Cuál es el impacto estratégico sobre la posición de los Estados Unidos de MRBM en ¿Cuba? ¿Qué tan grave es esto que cambia el equilibrio estratégico? “McNamara respondió:” En absoluto “, un veredicto que luego Bundy dijo que apoyaba totalmente. Al día siguiente, el Asesor Especial Theodore Sorensen resumió los puntos de vista de ExComm en un memorando a Kennedy. “En general se acepta”, señaló, “que estos misiles, incluso cuando están en pleno funcionamiento, no alteran significativamente el equilibrio de poder, es decir, no aumentan significativamente el potencial de megatonaje capaz de ser liberado en suelo estadounidense, incluso después de una Sorprende el ataque nuclear estadounidense “.

El comentario de Sorensen sobre un ataque sorpresa nos recuerda que, si bien los misiles en Cuba no aumentaron apreciablemente la amenaza nuclear, podrían haber complicado un poco la planificación de Estados Unidos para un primer ataque exitoso, lo que bien podría haber sido parte de la razón de Khrushchev para desplegarlos. Si es así, paradójicamente, los misiles podrían haber aumentado la disuasión entre las superpotencias y, por lo tanto, reducir el riesgo de una guerra nuclear.

sin embargo, aunque la importancia militar de los misiles era insignificante, la administración Kennedy avanzó en un rumbo peligroso para forzar su eliminación. El presidente dio un ultimátum a una potencia nuclear, un movimiento sorprendentemente provocativo, que de inmediato creó una crisis que podría haber llevado a una catástrofe. Ordenó un bloqueo a Cuba, un acto de guerra que ahora sabemos que llevó a las superpotencias al alcance de una pelea de confrontación nuclear. Los asediados cubanos aceptaron voluntariamente las armas de sus aliados, por lo que el despliegue de misiles por parte del soviet estaba totalmente de acuerdo con el derecho internacional. Pero el bloqueo, incluso si la administración lo llamó eufemísticamente una “cuarentena”, fue, según reconocieron los miembros del ExComm, ilegal. Como recordó el asesor legal del Departamento de Estado, “nuestro problema legal era que su acción no era ilegal”. Kennedy y sus lugartenientes contemplaron intensamente una invasión de Cuba y un ataque aéreo contra los misiles soviéticos allí, actos que probablemente hayan provocado un ataque nuclear. guerra. A la luz de las medidas extremas que ejecutaron o entretenieron seriamente para resolver una crisis que habían creado en gran parte, la reacción de Estados Unidos a los misiles requiere, en retrospectiva, tanta explicación como la decisión soviética de desplegarlos, o más.

En ese primer día de las reuniones de ExComm, McNamara brindó una perspectiva más amplia sobre el significado de los misiles: “Seré muy franco”. No creo que haya un problema militar aquí … Este es un problema político interno. “En una entrevista de 1987, McNamara explicó:” Hay que recordar que, desde el principio, fue el presidente Kennedy quien dijo que era Políticamente inaceptable que dejemos esos sitios de misiles solos. “No dijo militarmente, dijo políticamente”. Lo que en gran medida hizo que los misiles fueran políticamente inaceptables fue la hostilidad visible y ferviente de Kennedy hacia el régimen de Castro; y “un poco demente”.

Pero incluso más fuerte que la catástrofe política doméstica que probablemente caiga sobre la administración si parece ser suave para Cuba fue lo que el Subsecretario de Estado Edwin Martin llamó “el factor psicológico” que “nos sentamos y dejamos que nos lo hagan”. Afirmó que esto era “más importante que la amenaza directa”, y Kennedy y sus otros asesores coincidieron enérgicamente. Incluso cuando Sorensen, en su memorando al presidente, notó el consenso de ExComm de que los misiles cubanos no alteraron el equilibrio nuclear, también observó que ExComm, sin embargo, creía que “Estados Unidos no puede tolerar la presencia conocida” de misiles en Cuba. “Si nuestro valor y nuestros compromisos deben ser creídos por aliados o adversarios” (énfasis agregado). Los aliados europeos de Estados Unidos (sin mencionar a los soviéticos) insistieron en que Washington debería ignorar estas preocupaciones intangibles, pero Sorensen fue desdeñoso. Apelando a la psicología en lugar de a los duros cálculos del arte de gobernar, afirmó que tales argumentos “tenían cierta lógica pero poco peso”.

De hecho, la autoestima de Washington por su credibilidad fue, casi con certeza, la razón principal por la que arriesgó una guerra nuclear por una amenaza insignificante para la seguridad nacional. En la misma reunión en la que Kennedy y sus asesores estaban contemplando una acción militar contra Cuba y la URSS, acción que sabían que podría provocar una guerra apocalíptica, el presidente declaró: “El mes pasado dije que no íbamos a [permitir que los misiles nucleares soviéticos”. en Cuba] y el mes pasado debería haber dicho … no nos importa. Pero cuando dijimos que no lo haríamos, y [los soviéticos] siguen adelante y lo hacen, y luego no hacemos nada, entonces … creo que nuestros … riesgos aumentan “.

Los riesgos de tal derrumbamiento, sostuvieron Kennedy y sus asesores, eran distintos pero estaban relacionados. La primera fue que los enemigos de Estados Unidos verían a Washington como pusilánime; La conocida presencia de los misiles, dijo Kennedy, “hace que se vean como si fueran iguales con nosotros y eso”, donde el secretario del Tesoro, Douglas Dillon, interrumpió: “Tenemos miedo de los cubanos”. El segundo riesgo era que los amigos de Estados Unidos lo harían. De repente, dudo que un país dado al apaciguamiento pueda ser invocado para cumplir con sus obligaciones.

De hecho, los aliados de Estados Unidos, como reconoció Bundy, estaban horrorizados de que Estados Unidos amenazara con una guerra nuclear por una condición estratégicamente insignificante, la presencia de misiles de alcance intermedio en un país vecino, que esos aliados (y, en realidad, los soviéticos) Llevaba años viviendo con. En los tensos días de octubre de 1962, ser aliado con los Estados Unidos potencialmente equivalía a, como Charles de Gaulle había advertido, “aniquilación sin representación”. Parece que Kennedy y el ExComm nunca se han dado cuenta de lo que ganara Washington al demostrar la firmeza. De sus compromisos, perdió en una erosión de confianza en su juicio.

Este enfoque de la política exterior fue guiado, y sigue siendo guiado, por una elaborada teorización enraizada en la visión de la política mundial en la escuela, en lugar de la evaluación fresca de las realidades estratégicas. Puso, y aún pone, a Estados Unidos en la curiosa posición de tener que ir a la guerra para defender la credibilidad que se supone debe obviar la guerra en primer lugar.

Si las prioridades políticas internas de la administración dictaran la eliminación de los misiles cubanos, una solución al problema de Kennedy hubiera parecido bastante obvia: en lugar de un ultimátum público que exigía que los soviéticos retiraran sus misiles de Cuba, un acuerdo privado entre las superpotencias para eliminar ambos. Los misiles de Moscú en Cuba y los misiles de Washington en Turquía. (Recordemos que la administración Kennedy descubrió los misiles el 16 de octubre, pero solo anunció su descubrimiento al público estadounidense y a los soviéticos y emitió su ultimátum el 22).

La administración, sin embargo, no hizo tal obertura a los soviéticos. En cambio, al exigir públicamente una retirada soviética unilateral e imponer un bloqueo a Cuba, precipitó lo que sigue siendo hasta hoy la crisis nuclear más peligrosa de la historia. En medio de esa crisis, los observadores más sensatos y sensatos, entre ellos diplomáticos en las Naciones Unidas y en Europa, los redactores editoriales de Manchester Guardian, Walter Lippmann y Adlai Stevenson, vieron el comercio de misiles como una solución bastante simple. En un esfuerzo por resolver el punto muerto, el propio Khrushchev hizo esta propuesta abiertamente el 27 de octubre. De acuerdo con la versión de los hechos propagados por la administración Kennedy (y durante mucho tiempo aceptado como un hecho histórico), Washington rechazó inequívocamente la oferta de Moscú y, en cambio, gracias a la resolución de Kennedy , forzó una retirada soviética unilateral.

Sin embargo, a partir de fines de la década de 1980, la apertura de archivos previamente clasificados y la decisión de varios participantes de decir la verdad finalmente reveló que la crisis se resolvió mediante un acuerdo explícito pero oculto para eliminar tanto el Júpiter como los misiles cubanos. Kennedy, de hecho, amenazó con abrogar si los soviéticos lo revelaban. Lo hizo por las mismas razones que habían engendrado la crisis en primer lugar: la política interna y el mantenimiento de la imagen de Estados Unidos como la nación indispensable. Un cable soviético desclasificado revela que Robert Kennedy, a quien el presidente asignó para resolver el intercambio secreto con el embajador de la URSS en Washington, Anatoly Dobrynin, insistió en regresar a Dobryn en la carta soviética formal que afirma el acuerdo, explicando que la carta “podría causar un daño irreparable a mi carrera política en el futuro “.

Solo un puñado de funcionarios de la administración conocían el comercio; la mayoría de los miembros del Comité Ejecutivo, incluido el vicepresidente Lyndon Johnson, no lo hicieron. Y en su esfuerzo por mantener el encubrimiento, varios de los que lo hicieron, entre ellos McNamara y Rusk, mintieron al Congreso. JFK y otros alentaron tácitamente el asesinato del personaje de Stevenson, permitiéndole que lo retrataran como un apaciguador que “quería un Munich” por sugerir el intercambio, un acuerdo que mantuvieron enérgicamente que el gobierno nunca habría permitido.

El trabajo paciente de Stern y otros eruditos ha llevado a más revelaciones. Stern demuestra que Robert Kennedy apenas habitó el papel conciliador y estadista durante la crisis que sus aliados describieron en sus crónicas y memorias hagiográficas y que él mismo avanzó en su libro póstumamente publicado, Trece días. De hecho, fue uno de los asesinos más presos y constantes de los asesores del presidente, y no presionó por un bloqueo o incluso por ataques aéreos contra Cuba, sino por una invasión a gran escala como “la última oportunidad que tendremos de destruir a Castro”. concluye que “si RFK hubiera sido presidente, y los puntos de vista que expresó durante las reuniones de ExComm hubieran prevalecido, la guerra nuclear habría sido el resultado casi seguro”. Él justifica de manera justificada al cortesano cortesano Schlesinger, cuyas historias “manipularon repetidamente y ocultaron los hechos” y cuyos relatos, “profundamente engañoso, si no es totalmente engañoso”, se escribieron para servir no a la erudición sino a los Kennedy.

Aunque la severidad y otros académicos han cambiado la versión panegírica de los eventos desarrollados por Schlesinger y otros acólitos de Kennedy, la crónica revisada muestra que las acciones de JFK para resolver la crisis (una vez más, una crisis que había creado en gran medida) fueron razonables, responsables y valientes. Sencillamente conmocionado por las potencialidades apocalípticas de la situación, Kennedy defendió, ante la oposición belicosa y casi unánime de sus asesores de pseudo-tipo duro, aceptando el intercambio de misiles que había propuesto Khrushchev. “Para cualquier hombre en las Naciones Unidas, o para cualquier otro hombre racional, se verá como un intercambio muy justo”, dijo de manera sensata al ExComm. “La mayoría de la gente piensa que si se le permite un intercambio equitativo, debe aprovecharlo”. Comprendió claramente que la historia y la opinión mundial lo condenarán a él y a su país por ir a la guerra, una guerra casi segura que se convertirá en una nuclear. intercambio, después de que la URSS hubiera ofrecido públicamente un quid pro quo tan razonable. La propuesta de Khrushchev, dijo el historiador Ronald Steel, “llenó de consternación a los asesores de la Casa Blanca, y no menos que nada porque parecía perfectamente justo”.

Aunque Kennedy, de hecho, estuvo de acuerdo con el intercambio de misiles y, con Khrushchev, ayudó a resolver la confrontación con madurez, el legado de esa confrontación fue, sin embargo, pernicioso. Al ocultar con éxito el acuerdo al vicepresidente, a una generación de estrategas y responsables de la política exterior, y al público estadounidense, Kennedy y su equipo reforzaron la peligrosa idea de que la firmeza frente a lo que Estados Unidos interpreta como agresión, y la escalada gradual de las amenazas militares y la acción para contrarrestar esa agresión hacen que la estrategia de seguridad nacional sea exitosa; en realidad, casi la define.

El presidente y sus asesores también reforzaron la opinión concomitante de que Estados Unidos debería definir una amenaza no solo como circunstancias y fuerzas que ponen en peligro directamente la seguridad del país, sino como circunstancias y fuerzas que podrían obligar indirectamente a aliados o enemigos potenciales a cuestionar la decisión de Estados Unidos. Este cálculo recóndito llevó al desastre estadounidense en Vietnam: al intentar explicar cómo la pérdida del país estratégicamente intrascendente de Vietnam del Sur podría debilitar la credibilidad estadounidense y amenazar así la seguridad del país, uno de los colaboradores más cercanos de McNamara, el Subsecretario de Defensa John McNaughton, permitió que “se requiera cierta sofisticación para ver cómo Vietnam involucra automáticamente” nuestros intereses vitales. Kennedy dijo en su discurso a la nación durante la crisis de los misiles que “la conducta agresiva, si se permite que no se controle y no se desafía, en última instancia conduce a la guerra”. Explicó que “si nuestro valor y nuestros compromisos deben ser confiados nuevamente por cualquiera de los amigos”. o enemigo ”, entonces Estados Unidos no podía tolerar tal conducta por parte de los soviéticos, aunque, una vez más, había reconocido en privado que el despliegue de misiles no cambió el equilibrio nuclear.

Esta noción de que resistir la agresión (aunque se defina de manera amplia y amplia) disuadirá a la agresión futura (aunque se defina de forma vaga y amplia) no logra superar el escrutinio histórico. Después de todo, la invasión y ocupación estadounidense de Irak no disuadió a Muammar Gadafi; La guerra de Estados Unidos contra Yugoslavia no disuadió a Saddam Hussein en 2003; La liberación de Kuwait por América no impidió a Slobodan Milošević; La intervención de Estados Unidos en Panamá no disuadió a Saddam Hussein en 1991; La intervención de Estados Unidos en Granada no disuadió a Manuel Noriega; La guerra de Estados Unidos contra Vietnam del Norte no disuadió al hombre fuerte de Grenada, Hudson Austin; y la confrontación de JFK con Khrushchev por los misiles en Cuba ciertamente no detuvo a Ho Chi Minh.

Además, la idea de que el esfuerzo de una potencia extranjera para contrarrestar la abrumadora supremacía estratégica de los Estados Unidos, un país que gasta casi tanto en defensa como el resto del mundo combinado, ipso facto pone en peligro la seguridad de Estados Unidos, está profundamente equivocada. Al igual que Kennedy y sus asesores percibieron una amenaza en los esfuerzos soviéticos para contrarrestar lo que en realidad era una hegemonía nuclear estadounidense desestabilizadora, en la actualidad, tanto liberales como conservadores afirman oxímicamente que la seguridad de los Estados Unidos exige que el país debe “equilibrar” a China manteniendo su posición estratégica dominante en Asia oriental y el Pacífico occidental, es decir, en el patio trasero de China. Esto significa que Washington considera como un peligro los intentos de Pekín para remediar la debilidad de su propia posición, aunque los responsables políticos reconocen que los Estados Unidos tienen una superioridad aplastante hasta el borde del continente asiático. Sin embargo, la postura de Estados Unidos revela más sobre sus propias ambiciones que sobre las de China. Imagine que la situación se revirtió, y las fuerzas aéreas y navales de China fueron una presencia dominante y potencialmente amenazadora en la plataforma costera de América del Norte. Seguramente los EE.UU. querrían contrarrestar esa preponderancia. En una vasta parte del mundo, que se extiende desde el Ártico canadiense hasta Tierra del Fuego y desde Groenlandia hasta Guam, los Estados Unidos no tolerarán la interferencia de otra gran potencia. Ciertamente, la seguridad de los Estados Unidos no se vería amenazada si otras grandes potencias disfrutan de sus propias esferas de influencia (y, en realidad, de menor tamaño).

Esta estrategia esotérica, esta extravagante obsesión con la credibilidad, este concepto peligrosamente expansivo de lo que constituye seguridad, que ha afectado tanto a las administraciones demócratas como a las republicanas, y tanto a los liberales como a los conservadores, es la antítesis de la política, que requiere discernimiento basado en el poder, el interés y circunstancia. Es una postura hacia el mundo que puede fácilmente condenar a los Estados Unidos a compromisos e intervenciones militares en lugares estratégicamente insignificantes sobre temas intrínsecamente triviales. Es una postura que puede engendrar una política exterior que se aproxima a la paranoia en un mundo obstinadamente caótico que abunda en estados, personalidades e ideologías que son desagradables e incongruentes, y en casos mortalmente peligrosas. Es decir, debe Estados Unidos ser la policía del mundo? Odioados cuando no están, son llamados a intervenir cuando la ineficacia local pierde el control.

Que estemos aún respirando sobre este planeta tiene que ver con los eventos acaecidos el 27 de Octubre de 1962. Un avión espía americano piloteado por Rudolph Anderson fue derribado en las costas de Cuba. Como contestación o represalia, un submarino soviético fue atacado por un barco estadounidense. Las autoridades del submarino, sin comunicación con Moscú, pensaron que la guerra había comenzado y se prepararon para lanzar un torpedo nuclear. La decisión debía ser aprobada por los tres oficiales de mayorrango a bordo. El Capitán y el Oficial Político de enlace estaban de acuerdo en la emisión del torpedo. Pero Vasili Alexandrovich Arkhipov, segundo en la cadena de mando, se negó. Su posición, tal vez, ayudó a que el mundo no terminara su existencia en ese entonces.

 


Fuente: Thirten Days de Robert F. Kennedy . One Hell of a Gamble: Khrushchev, Castro, and Kennedy 1958-1964 de Alexander Fursenko y Thimoty Naftali . The Missile de Jon James . Boston Globe . News X .


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 16, 2018


 

 

ISRAELÍES, NO TIENEN DERECHO A QUEJARSE

Share

 

 Por CLAUDIO KUSSMAN.

 

Señores israelíes, luego del golpe de efecto sufrido a manos de los terroristas palestinos y Argentina, al resolver a última hora su selección de futbol no concurrir a su país a jugar el tan esperado partido amistoso, ustedes no tienen derecho alguno para quejarse.

Sabían perfectamente que estaban firmando un acuerdo con un país cuya gente y su dirigencia en gran mayoría moralmente es “EXÓTICA”. ¿Acaso desconocen que en estas latitudes se cedió al ímpetu de los terroristas de los años 60 y 70 y que estos pasaron a ser considerados “jóvenes idealistas” ocupando cargos gubernamentales y tambien generosamente indemnizados por asesinar y cometer atentados? ¿Acaso no saben que quienes los combatieron o no y solamente usaron uniforme en esos tiempos violentos están sufriendo y muriendo en la cárcel a través de juicios penales fraudulentos ante la indiferencia de la sociedad toda? ¿No están enterados que los hombres, mujeres y niños asesinados por esos terroristas son ignorados por las autoridades que componen los tres poderes del estado? ¿No saben que muchos de los miembros del poder judicial son militantes, o fueron miembros de los grupos terroristas o son familiares de ellos y en algunos casos están vinculados con el narcotráfico y la trata de mujeres? ¿Desconocen que las agrupaciones radicalizadas mediante “piquetes” (1) presionan y fácilmente doblegan a los miembros de los poderes gubernamentales?

MUY BREVE RESEÑA DEL TERRORISMO PALESTINO
El terrorismo palestino comenzó 1929, cuando Haj Amin al Husseini, el Gran Mufti de Jerusalén, líder oficial del pueblo palestino – ordenó a sus seguidores asesinar a cientos de judíos ancianos en Hebrón y otras ciudades donde los judíos habían vivido durante milenios.
En la Segunda Guerra Mundial, Husseini se trasladó a Berlín donde se entrevistó con Adolf Hitler y Adolf Eichmann logrando impedir, que cerca de 1.000 niños judíos húngaros fueran enviados a países neutrales. En su lugar los enviaron a Auschwitz, donde los asesinaron.
En 1948, los palestinos se negaron a aceptar el compromiso de solución de dos estados propuesto por la ONU y, en cambio, se involucraron en la guerra genocida de los estados árabes, en la que murió el 1% de la población de Israel.
En 1968, un terrorista palestino nacido en Jordania, Sirhan Sirhan, asesinó al Senador por Nueva York y candidato presidencial ROBERT KENNEDY. Cinco años más tarde, el jefe de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser Arafat, dispuso secuestrar a tres diplomáticos estadounidenses y ofreció cambiarlos por el asesino de Kennedy. Cuando EE.UU. se negó a liberar a Sirhan, Arafat ordenó la tortura y asesinato de los estadounidenses.
Luego en 1972 ordenó el ataque terrorista en los Juegos Olímpicos de Munich, en el que varios atletas y entrenadores israelíes fueron asesinados. Siguieron décadas de secuestros de aviones, bombardeos de sinagogas y otros ataques. Estos continúan a la fecha.

Así un pequeño grupo “piquetero” de pro terroristas palestinos con la misma práctica, logró en Barcelona, exhibiendo algunas camisetas de la selección entintadas en rojo que ustedes quedaran solos y golpeados, ante el terrorismo internacional. Si MACRI, luego de haber expresado que “no puede haber jueces militantes”, ahora dice ante nuestra requisitoria de justicia: “no intervenimos porque la justicia es independiente”, ¿que esperaban que le dijera a BENJAMÍN NETANYAHU cuando este, horas atrás le reclamó su intervención? ¿Acaso no recuerdan la postura de Argentina en la segunda guerra mundial? ¿Se olvidaron cuando el ex canciller Héctor Timerman, a quien deben conocer muy bien, el 10 de febrero de 2011, violentó un avión de la fuerza aérea de los Estados Unidos que aterrizó en Ezeiza cuyo personal venía a dar entrenamiento gratuito a la Policía Federal? La lista de “exotismos” argentinos es extensa, pero imagino que con lo expuesto hasta aquí basta y sobra para saber que no tienen derecho a quejarse, porque deben recordar aquello de: «Ahora vienen por mí, pero es demasiado tarde.»

 

Claudio Kussman

Interno L.U.P 345.349

Servicio Penitenciario Federal

Junio 06, 2018

 

 

Primero se llevaron a los judíos,
pero como yo no era judío, no me importó.
Después se llevaron a los comunistas,
pero como yo no era comunista, tampoco me importó.
Luego se llevaron a los obreros,
pero como yo no era obrero, tampoco me importó.
Mas tarde se llevaron a los intelectuales,
pero como yo no era intelectual, tampoco me importó.
Después siguieron con los curas,
pero como yo no era cura, tampoco me importó.
Ahora vienen por mí, pero es demasiado tarde.

 

Martin Niemöller (1892–1984)

 

 

 

1)PIQUETE Grupo de personas que recorren las calles o se colocan en ciertos lugares para informar sobre una plataforma reivindicativa o impedir que se trabaje cuando se ha convocado una huelga.

 


PrisioneroEnArgentina.com

claudio@PrisioneroEnArgentina.com

Junio 6, 2018