El Otro Gran Escape

Share

Todos estamos familiarizados por la película El Gran Escape, dirigida por John Sturgess, protagonizada por Steve McQueen -con sus habilidades de m otociclista-, Richard Attenborough, Charles Bronson y James Coburn, entre otros. El film estuvo basado ligeramente en el libro de no ficción de Paul Brickhill de 1950 del mismo nombre, un relato de primera mano sobre el escape masivo de prisioneros de guerra de la Commonwealth británica del campo de prisioneros de guerra alemán Stalag Luft III en Sagan (ahora Żagań, Polonia), en la provincia de Baja Silesia, Alemania nazi . 

Steve McQueen

En esta otra situación, veinticinco prisioneros alemanes huyeron de su campamento cerca de Phoenix, Arizona en diciembre de 1944.

En la víspera de Navidad de 1944, el coronel William Holden (No, ninguna relación con el actor de Sunset Boulevard o El Puente sobre el río Kwai -aunque el Holden actor prestó servicios en la Segunda Guerra Mundial, pero esa es otra historia-), comandante del campo de prisioneros de guerra en Phoenix, Arizona, perdió de repente toda esperanza de unas felices vacaciones. A principios de la tarde del 24 de diciembre, Holden se enteró de que 25 de sus prisioneros alemanes habían escapado de alguna manera. Para agravar la crisis, nadie sabía cómo salieron o cuánto tiempo habían estado fuera. Fue el comienzo de lo que pronto se convirtió en sensacional noticia nacional y la causa del miedo y la ira entre los ciudadanos de la zona.

El campo de internamiento de Papago Park, uno de los 500 campos de prisioneros de guerra repartidos por los Estados Unidos, cubría 3.000 acres y albergaba a más de 2.000 prisioneros de guerra alemanes, algunos italianos e incluso japoneses. Los 400 guardias eran una mezcla de personal del ejército y civiles. El campamento, un antiguo sitio de entrenamiento del Ejército de los EE. UU., estaba a varias millas fuera de los límites de la ciudad de Phoenix. Hoy en día, las calles urbanas, las casas y los edificios de apartamentos cubren el espacio, pero las personas mayores aún hablan de la emoción que se apoderó del área hace más de 60 años.

El sábado 23 de diciembre, los prisioneros organizaron una larga y bulliciosa manifestación. Gritaron y cantaron “Deutschland Uber Alles”, izaron una bandera de la Armada alemana en un globo meteorológico y desafiaron las órdenes de derribarla. Desde la noticia de la ofensiva masiva del ejército alemán en el Bosque de Ardenas, que más tarde se conoció como la Batalla de las Ardenas, los prisioneros habían estado celebrando ruidosamente. Pero la manifestación de este sábado se organizó específicamente para desviar la atención de los escapados.

Un recuento esa mañana había sido rutinario. Pero, tan pronto como terminó el conteo de la tarde, uno por uno, sin ser observado, los hombres comenzaron a descender a un estrecho túnel subterráneo que había estado en proceso durante cuatro meses. Avanzar lentamente por el túnel húmedo y fangoso mientras arrastraban paquetes de comida de supervivencia fue un trabajo duro, pero, por fin, los 25 llegaron al punto de ruptura fuera de la cerca compuesta. Cubrieron la abertura y se deslizaron en la noche.

Al día siguiente, domingo de Nochebuena, el campamento estaba en silencio mientras caía una lluvia fría y constante. No hubo detalles de trabajo de rutina. No se realizó ni pasar lista ni contar a la mañana. Fue un descuido que el coronel Holden lamentaría más tarde. Más tarde en la tarde, se hizo un recuento de personal, y se quedó corto.

Guardias preocupados comenzaron frenéticamente a buscar prisioneros de guerra desaparecidos. Pasaron las horas, y no fue sino hasta las 7:30 de la noche, 24 horas después del comienzo de la ruptura, que se confirmó la fea verdad. ¡Veinticinco oficiales y hombres obviamente se habían ido!

Comprensiblemente, el comandante Holden quería mantener en secreto las noticias de la fuga hasta que pudiera saber exactamente lo que había sucedido, pero demasiadas personas sabían demasiado. El lunes, día de Navidad, los periódicos Arizona Republic y Phoenix Gazette presentaron una cobertura completa en la primera plana de la fuga. En los días venideros, titulares como “Wily Germans Elude Chase” (Alemanes astutos eluden la cacería) y “Bloodhounds Trailing Nazis” (Sabuesos que siguen a los nazis) fueron vistos en los quioscos de las calles de toda la zona de Phoenix.

El Alto Mando del Ejército en Washington, D.C., la Oficina Federal de Investigaciones, varios líderes del Congreso y los medios de comunicación estaban planteando preguntas furiosas que Holden no pudo responder. El comentarista de radio de la red Walter Winchell se estaba haqciendo un picnic con la historia en su estilo exagerado habitual. Fue una gran vergüenza del Ejército.

Como todavía no sabía la verdad y no había agujeros en las cercas, el coronel Holden dijo primero a los periodistas que los fugitivos debieron haber subido de alguna manera sobre la cerca de alambre de espinas de dos metros y medio. Incluso Holden debe haber sabido que era una explicación poco probable. Luego, el día después de Navidad, tres días después de la ruptura, Holden tuvo su segunda sorpresa. Un informante reveló la existencia del túnel de 175 pies. Bajo las narices de los guardias, había sido excavado a seis pies bajo tierra, terminando fuera de la cerca del campamento, al lado del Canal Cross Cut que llevaba agua de montaña a la ciudad.

Cavar el túnel había sido una hazaña increíble, que requería la eliminación de toneladas de suciedad, el aparejo de luces eléctricas y la construcción de una abertura ingeniosamente disfrazada. Se requirieron miles de horas hombre dedicadas de excavación. Los hombres construyeron una caja cuadrada poco profunda, la llenaron de tierra, hierba y malezas, y la colocaron cómodamente sobre la abertura del túnel. Era casi invisible. Se hizo una caja similar para el otro extremo.

Habían comenzado a cavar después de localizar un punto ciego entre los baños y un depósito de cajas de carbón, fuera de la vista directa de cualquiera de las torres de vigilancia. La ubicación de salida tampoco estaba a la vista. La planificación y construcción del túnel estaban en manos de oficiales altamente capacitados con experiencia en ingeniería. La forma en que obtuvieron las herramientas necesarias y eliminaron la suciedad fue un caso clásico de engaño e imaginación.

La mayoría de los prisioneros alemanes eran ex oficiales de la Marina y hombres. Juntos, representaban a un grupo militar experto dedicado a la causa alemana. Su líder reconocido era el Capitán Jurgen Wattenberg, de 43 años, patrón del submarino U-162, que había sido hundido en el Caribe por un destructor británico el 3 de diciembre de 1942. Desde que llegó a Estados Unidos como prisionero, había sido trasladado de un campamento a otro, etiquetado como un “Super Nazi” y un alborotador. Friedrich Guggenberger, comandante del U-513, quien fue hecho prisionero fuera de Sudamérica en julio de 1943, y un tercer capitán, Jurgen Quaet-Faslen del U-595, capturado en el norte de África en noviembre de 1942, lo acompañaron en la planificación. colocó al trío en el compuesto A-1, un lugar para hombres que consideraba perjudicial y peligroso. Algunos de los hombres en A-1, incluido Wattenberg, habían escapado antes.

El arreglo resultó perfecto para los alemanes, ya que ubicaba a los más experimentados y propensos a escapar en un solo lugar. Más tarde, Holden recibió fuertes críticas por esa decisión, incluido un editorial mordaz en la edición del 29 de diciembre de Casa Grande Dispatch que lo calificó como un “gran error”.

Cavar un túnel de escape presentaba el obvio problema de la eliminación de la suciedad, pero el trío ideó un plan que era simple y brillante. Pidieron permiso para construir una “cancha de faustball” o cancha de voleibol para hacer ejercicio. Holden rápidamente aprobó la idea, pensando que mantendría ocupados a sus prisioneros más problemáticos. Incluso aceptó darles herramientas y equipos y un montón de tierra. Los alemanes no podían creer su buena suerte.

La excavación comenzó en agosto con un eje vertical de seis pies de largo hundido en un túnel de solo dos y medio a tres pies de diámetro. La tierra se trasladó en un pequeño carro, luego se la llevaron a otros prisioneros que la llevaron en bolsas debajo de la ropa a la cancha de Faustball (Deporte parecido al Volleyball) donde fue cuidadosamente dispersada. Otra suciedad estaba escondida en barracas o inodoros. Para la iluminación, robaron cables eléctricos y bombillas y simplemente se conectaron a un enchufe en los baños.

Algunos de los figitivos. Wsttenberg, parado, exactamente en el centro.

El progreso a través del suelo del desierto fue de solo unos pocos pies al día. El coronel Holden siempre asumió que el terreno era demasiado difícil para permitir cavar un túnel. Él estaba equivocado. Cuando estaba seco, el suelo del desierto era duro como una roca. Sin embargo, cuando está mojado podría cortarse. Los prisioneros de guerra en otros compuestos sospechaban lo que estaba sucediendo, pero el proyecto seguía siendo un secreto.

Según cualquier estándar, la seguridad en Papago Park era asombrosamente pobre. Con hombres norteamericanos aptos para la guerra, muchos de los prisioneros estaban empleados en toda el área como trabajadores con grupos de trabajo, viajaban y regresaban diariamente a campos de algodón, huertos frutales y granjas. La misma práctica se empleó en otros estados del país donde se ubicaron los campos de prisioneros de guerra. A los prisioneros de Arizona se les pagaba 80 centavos por hora en scrip, que usaban para comprar cerveza y bocadillos en el campamento. Se llevaron a cabo películas y clases educativas. En conjunto, era una vida mucho mejor que arriesgarse a la muerte en combate. De vez en cuando, los prisioneros se escaparon de los detalles del trabajo y permanecieron en el exterior durante varios días antes de ser atrapados o regresar voluntariamente.

No todos los que trabajaban en el túnel decidieron irse. Solo 12 oficiales y 13 hombres alistados escaparon esa noche de diciembre, pero habían hecho planes elaborados y llevaban barras de chocolate, leche y carne enlatadas, cigarrillos, café y mapas de carreteras con ellos. Creían que si podían llegar a México, tenían una posibilidad externa de regresar a Alemania. Más tarde, el estilo de vida benigna de los prisioneros produjo amargas críticas en un momento en que los prisioneros de guerra estadounidenses estaban siendo sometidos a un trato extremadamente duro en Alemania.

Hoover

En abril de ese año, el director del FBI, J. Edgar Hoover, emitió una advertencia para que los ciudadanos estén alertas a los prisioneros escapados. Su alarma decía: “En nuestro medio hay casi 175,000 prisioneros de guerra del Eje, entrenados en las técnicas de destrucción. Quiero advertir a la población civil contra la amenaza potencial de los prisioneros de guerra fugados “. Ahora, para los residentes del área de Phoenix, esta fuga de diciembre provocó una gran preocupación.

Increíblemente, tres de los prisioneros habían construido una canoa cubierta de lona que se podía desmontar y transportar en tres piezas. Después de atravesar el túnel, planearon flotar por el canal Cross Cut hasta el río Salt, luego hacia el río Gila y luego hacia el río Colorado hasta México. Los mapas de carreteras estatales mostraban los ríos de Arizona en líneas azules, pero en realidad muchos de esos ríos a menudo estaban secos. Después de encontrar el primer río en su mayor parte fangoso, el trío arrastró sus pedazos de canoa unas 20 millas más intentando, y fracasando, encontrar suficiente agua para que el bote flotara.

El desierto de Sonora en Arizona es un ambiente implacable, y con la lluvia fría que caía, varios de los escapados comenzaron a tener dudas acerca de llegar a México. El martes, el titular de la República de Arizona decía: “La tormenta azotó a los prisioneros de guerra que aparecían por todas partes”. En la primera semana, ocho regresaron. Uno por uno, y dos por dos, los fugitivos fueron vistos escondidos en zanjas o arbustos y fueron fácilmente detenidos. Ninguno ofreció resistencia, y la mayoría parecía resignada a abandonar su vuelo. En un caso, dos prisioneros cansados, mojados y fríos llamaron a la puerta de una granja, se identificaron y, de hecho, ¡fueron invitados a compartir la cena con la familia antes de que llamaran a la policía para ir a buscarlos!

Herbert Fuchs, un miembro de la tripulación de U-Boat de 22 años, se dirigió a una autopista, se subió a un auto y le pidió al conductor que lo llevara a la oficina del sheriff. El sheriff llamó al campamento e informó que tenía un prisionero que quería regresar. Los capitanes de submarinos Fritz Guttenberger y Jurgen Quaet-Faslen llegaron a menos de 10 millas de México antes de que un patrullero de la frontera los viera durmiendo en algunos arbustos. Para el 8 de enero, solo seis hombres seguían en libertad.

Campo de prisioneros de Phoenix, Arizona

Aunque la advertencia de peligro de Hoover fue la causa inicial de alarma, ahora los residentes del área estaban enfurecidos por la calidad de los alimentos que los fugitivos tenían con ellos. Una carta al editor decía: “Ahora, ¿no es una situación horrible cuando los ciudadanos que pagan impuestos no pueden obtener una sola rebanada de tocino durante semanas y luego leen en el periódico que los prisioneros de guerra pueden escapar y con sabrozos alimentos? La edición del 26 de diciembre del Tucson Citizen declaró: “Ya es hora de dejar de jugar a los tontos con nuestros huéspedes no invitados”.

La captura de los últimos tres fugitivos fue una combinación de alto drama y baja comedia. Jurgen Wattenberg se había arrastrado por el túnel fangoso con dos de sus tripulantes originales, Walter Kozur y Johann Kremer. El trío encontró un alto saliente junto a una quebrada del desierto; proporcionó un escondite en forma de cueva donde permanecieron durante casi un mes. Wattenberg había ideado un ingenioso plan. Le dijo a uno de los hombres que se habían quedado detrás de la ubicación de un vehículo abandonado que había visto una vez, que podría usarse como una posta de comida. De vez en cuando, Kremer iba al lugar y recogía suministros ocultos allí por hombres rezagados. El trío supuestamente fue al centro de la ciudad de Phoenix un par de veces solo para caminar.

Wattenberg

Entonces Kremer se volvió aún más audaz. Se infiltró en los grupos de prisioneros que trabajaban a la vera de la ruta y regresó al campamento con ellos para recoger más comida y las últimas noticias de la fuga. Más tarde, mientras estaba en un programa de trabajo, volvería a escabullirse y regresar a la cueva. Un día, mientras estaba dentro de la prisión, fue visto, identificado como un fugitivo y detenido. Al día siguiente, el tripulante Walter Kozur salió de la cueva para ir al vehículo abandonado, pero esta vez encontró soldados armados esperando. Ahora el líder, Kapitan Jurgen Wattenberg, era el único de los 25 originales que todavía estaba libre.

Aparentemente, la vida en el desierto también estaba perdiendo su atractivo para Wattenberg. Hambriento y cansado, caminó hasta el centro de Phoenix, encontró un restaurante todavía abierto y gastó parte de su último dinero estadounidense en un plato de sopa y una cerveza. Se detuvo en el hotel Adams y pidió una habitación. El empleado de la noche informó que todas las habitaciones estaban ocupadas, pero sugirió que podría reservarle una en la mañana, por lo que Wattenberg se quedó dormido en una cómoda silla del vestíbulo.

Al despertar en unas pocas horas, el fugitivo notó que el empleado lo miraba con recelo, por lo que se fue rápidamente. Le pidió a un limpiador de calles de la ciudad que le indicara cómo llegar a la estación de ferrocarril. Ese empleado municipal, notando el acento alemán, alertó a un policía cercano. El sargento Gilbert Brady, del Departamento de Policía de Phoenix, alcanzó a Wattenberg, y después de una breve y confusa conversación sobre quién era, de dónde era y hacia dónde iba, Brady pidió ver la tarjeta de registro del Servicio Selectivo de Wattenberg. Era el final de la línea para el ex comandante de submarinos. El oficial Brady le ofreció un cigarrillo a Wattenberg. Después de un arrastre profundo, dijo simplemente: “Está bien, el juego terminó y he perdido”.

Wattenberg, 1985

Con todos los fugitivos contabilizados, el Ejército comenzó un esfuerzo para juzgar al coronel marcial Holden y sus principales ayudantes por no realizar controles rutinarios, búsquedas regulares de compuestos y conteos adecuados, pero el movimiento se abandonó. Las autoridades no solo se preocuparon de que los juicios resulten demasiado vergonzosos, sino que temieron que pudiera poner en peligro los programas vitales de trabajo de prisioneros en todo el país. El ejército finalmente se conformó con un veredicto de incumplimiento del deber y cartas de amonestación. A Holden se le permitió retirarse temprano por “razones médicas”. La guerra terminó, y en 1946 el último de los prisioneros de guerra había sido devuelto a su tierra natal.

Con los años, la evidencia de un campo de prisioneros de guerra en Papago Park desapareció gradualmente. La expansión urbana de Phoenix finalmente consumió el área donde alguna vez estuvo el campamento. En 1985, se celebró una ceremonia conmemorativa en el parque con la asistencia de los alcaldes de Phoenix, Tempe y Scottsdale. El invitado de honor, proveniente del pueblo alemán de Neustadt-Holstein en el Mar Báltico, fue Jurgen Wattenberg, de 85 años.

 

Fuentes: The Great Desert Escape de Keith Warren Lloyd . Barbed Wire de John Hunt

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 10, 2020


 

CARLOS HATHCOCK, FRANCOTIRADOR “PLUMA BLANCA”

Share

.

Carlos Hathcock nació el 20 de mayo de 1942 en Little Rock Arkansas, años después cuando sus padres se divorciaron vivió con su abuela, aprendiendo a cazar y disparar desde niño demostrando dotes especiales por su certera puntería. Así comenzaba una leyenda, quizás similar a la de otros francotiradores que en diferentes guerras se destacaron por su desempeño letal con el enemigo. En l959 con 17 años de edad, cumplió su sueño alistándose en los marines estadounidenses. En 1965, ganó la Copa Wimbledon, el principal campeonato de puntería de su país. Un año después en plena guerra es enviado a Vietnam. Destinado a la Policía Militar, de inmediato se ofreció como voluntario para el combate. Conocidas sus habilidades, pasó a formar parte del pelotón de francotiradores de la 1.a División de Infantería de Marina, apostado  en la colina 55, al sur de Da Nang. Sus misiones dignas de una película, lo llevarían a ser considerado el francotirador más mortal de esa guerra, reconocido por el sobrenombre de “Pluma Blanca”, debido a una pluma de ese color que llevaba en su sombrero, en desafío a ser identificado por  las tropas enemigas. Oficialmente abatió 93 enemigos confirmados, si bien se estima que la cifra real superaba los 300. En un duelo con un francotirador norvietnamita, lo abatió cuando un pequeño resplandor del lente de la  mira telescópica de este le permitió  acertarle en la misma, a través de la cual le impactó en el ojo. Los separaba una distancia de 500 yardas (457 metros). Otro de sus galardones fue cuando en 1966 diera muerte a la francotiradora enemiga conocida como  “Apache”, por ser sanguinaria con los marines que atrapaba previo herirlos, a quienes despellejaba y mutilaba para que sus compañeros escucharan sus gritos antes de darle muerte. A partir de allí el gobierno norvietnamita puso una recompensa de 30.000 dólares para quien abatiera a HATHCOCK, lo que resultaba un record ya que normalmente pagaban entre 8 y 2.000 dólares por abatir francotiradores. En 1967 con 85 enemigos abatidos, agotado y en prevención a la recompensa que se ofrecía, fue dado de alta regresando a su hogar en Virginia. A la semana no aguantó la vida normal y se volvió a alistar. En 1969 regresó a Vietnam al mando de un pelotón de francotiradores. El 16 de septiembre viajando con personal, su transporte voló por los aires y se prendió fuego a raíz de una mina de 500 libras que pisó. Aún con graves quemaduras de tercer grado en su cuerpo,  logró salvar a 7 marines del vehículo en llamas. Por haber sido herido en combate fue condecorado con un Corazón Púrpura, si bien su carrera como francotirador había llegado a su fin. En diciembre de ese año fue dado de alta, con 27 años de edad tenía dificultades en una de sus piernas y uno de sus brazos. Se le permitió permanecer en la infantería de Marina  ayudando a crear la  Escuela de Francotiradores Scout del Cuerpo de Marines en Quantico. En 1975 le diagnosticaron esclerosis múltiple y a raíz de los intensos dolores que sufría comenzó a beber en exceso. En 1979 se derrumbó en el campo de tiro donde enseñaba y cuando despertó, había perdido la sensibilidad en ambos brazos y el pie izquierdo. Faltándole 55 días para cumplir los 20 años de servicio activo, necesarios para percibir  el pago de una jubilación militar, se le dio la baja al considerárselo un discapacitado. Entonces lo afectó una profunda depresión, que trajo problemas con sus amigos y también con su familia. Dedicado a la pesca de tiburones esta actividad lo rescató de su grave estado anímico y entonces comenzó a visitar las instalaciones de entrenamiento de francotiradores de Quantico. El ser bien recibido como la leyenda viviente que era, le trajo paz a su atormentado espíritu. El 22 de febrero de 1999 murió por la enfermedad que lo afectaba. Sus restos fueron enterrados  en el  Woodlawn Memorial Gardens en Norfolk, Virginia. “Pluma Blanca”, CARLOS HATHCOCK, misión cumplida,  que en paz descanses.

“Me gusta disparar, y me encanta cazar. Pero nunca disfruté matando a nadie. Es mi trabajo. Si no consigo esos bastardos, entonces matarán a muchos de estos niños vestidos como marines. Así lo veo yo”
Sargento Carlos Hathcock (1942-1999)

 

Carlos Hathcock, algunas de sus acciones han inspirado escenas de películas como “Francotirador” y “Salvando al soldado Ryan.
1965, Carlos Hathcock ganador de la Copa Wimbledon, principal campeonato de tiro de EE.UU.
Winchester Modelo 70, el arma preferida por Hathcock
“Apache” la francotiradora más temida por las tropas norteamericanas en Vietnam

Noviembre 1996, Carlos Hathcock, 2 años antes de su fallecimiento a los 56 años de edad.

 

PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 29,2019

 

LA PATRIA Y LOS PATRIOTAS

Share

 

 Escribe: My (RE) Carlos Españadero[1]

 

  Parece un tema ya resuelto. Muestro una definición que leo en internet:

Del latín patria, es la tierra natal o adoptiva que está ligada a una persona por vínculos afectivos, jurídicos y/o históricos. La patria puede ser, por lo tanto, el lugar de nacimiento, el pueblo de los ancestros o el país donde un sujeto se radicó a partir de un cierto momento de su vida.

Es el amor que surge hacia la tierra que nos vio nacer, la que tiene encerrada la historia de los antepasados, sus luchas, sus miedos, sus conquistas, sus aciertos y sus errores. Es una herencia de los padre, y justamente, eso significa siguiendo su etimología latina “terra patrum=tierra de los padres”.

Todas las definiciones, apuntan a desarrollar un concepto, abarcando todas las precisiones que permiten ubicar un objeto como perteneciente a la palabra que lo define.[2]

Sin embargo, veo que las definiciones casi siempre (salvo en cosas muy sencillas) no logran cumplir la razón de su existencia.

Pretender definir la verdad, la filosofía, la ciencia, desata una parafernalia, que puede exigir un libro o una biblioteca. Esto sin dejar de tener en cuenta que los definidores apabullan con sus ostentosos títulos habilitantes, premios y honores logrados en sus gestiones. Y lo peor que son sometidos en controversias con otros con similares méritos, y en sus choques verbales la definición queda vacia, dado que muchas veces una niega a otra.

  Lo grave es que los significados que se tomen, se difunden por los seres humanos comunes, que sin laureles ni títulos deben emplearlos en su vida común. Y hoy con medios de comunicación potentísimos, como nunca había poseído la Humanidad, utilizados por humanos comunes, los significados se modifican según “los usos y costumbres” que muchas veces se fundamentan en frases felices dadas por personas donde ellas mismas le han fabricado el significado.

Patria ha tenido y tiene una dinámica en su significado, que hace que el “difiniens” varie en su significado, y esto afecte el entendimiento necesario para dialogar.[3]

En consecuencia muy suscintamente daré mi “definiens.

Hasta mitad del siglo XX, me enseñaron que Patria es nuestro territorio nacional. Lo demás quizás quedaba implícito, pero la referencia fundamental era nuestro espacio terrestre, y con ello la soberanía. Y Patria era el sentimiento de amor a esto, incondicional. Con ello tomaba vida nuestra geografía, y el tema de nuestros límites. De lo demás se hablaba tan poco que para muchos no estaba incluido.

Después de la II guerra mundial , en el mundo se fue descubriendo tímidamente la presencia del ser humano en el concepto de Patria. Algunos expresando que la Patria era también su historia,  y avanzando en ella, lo que hicieron sus gobiernos. La política irrumpió avanzando sobre otro concepto tan rico pero también tan polémico: democracia, es decir el pueblo intentando gobernarse. Vano intento pero muy válido.

El marxismo contraponiendose al concepto monárquico, fabricó el concepto proletario. Se oponia a la nobleza (de sangre) a los pobres (sin lo necesario, solo hijos). Y con esto buscaron la patria proletaria, proponiendo descabezar a todos los que no fueran proletarios. Esto cambió el concepto de patria, dado que proletarios hay en todos lados, no interesa el territorio.

Por supuesto, esto hizo que quienes no querian ser descabezados, y tenían poder, encontraron en otra palabra: libertad, la razón para aplastar a los proletarios que pretendian no ser esclavos de su falta de riqueza. A la vez, los primeros vieron la oportunidad de usar la palabra república como símbolo de libertad, y los libertarios consideraron que la justicia social es dictadura o tiranía, que agravia la dignidad humana.

Ya en el siglo XXI, en nuestra Patria, se comienza a afirmar la idea de pueblo, pero en eso se mezcla los ingredientes de la realeza y del marxismo. Seguimos con la “clase” política, remembranzas de la nobleza, y del otro lado “la clase explotada”, donde no va todo el pueblo sino sectores del mismo. Para peor encontramos pensadores que creen que el pueblo está constituido por todos los que piensan como ellos. ¿Y los otros? Son útiles como instrumentos de ejecución, son carga como elementos que consumen, salvo que den ganancia, y sus expresiones son señales atentorios contra las instituciones.

Hay mucho que decir de esto, pero quiero ser breve. Me reservo para tratarlos si se hace necesario.

Yo creo que Patria es fundamentalmente mi pueblo, entendido por la totalidad de sus integrantes, nacidos en nuestro pais, o incorporados al mismo por su voluntad, y es el propietario en su conjunto de todos los bienes que posee nuestro territorio, que constituyen nuestra nación con su historia, que incluye todo lo que establece nuestra constitución y leyes.

Claro que hay muchos problemas que al no estar enunciados requiere bucear en nuestra historia, descubrir lo que creemos debe mantenerse y lo que suponemos que no debe ocurrir. Y esto es hablar de política y tener en cuenta nuestros usos y costumbres que nos hablan de democracia, de pueblo, de necesidad de escucharnos, de respetarnos, de amarnos, y de luchar por los intereses argentinos.

Pero hablar de pueblo, es hablar de muchos. Hoy unos 44 millones. Y dentro de ellos pensadores, sabios, virtuosos, notables, capaces, con sentido común, honestos, trabajadores (de todo tipo), generosos, mediocres, egoístas, ignorantes, haraganes, ladrones, asesinos, fanfarrones, etc., etc.). Y es a través de la conducción política que el pueblo puede avanzar hacia su futuro. Y esto no es nada fácil.

Y esto es hacer la Patria.

Claro que tenemos que ser concientes que habiendo tantos seres humanos que hoy no encuentran patrones comunes para proyectar, es probable que prevalezca la individual sobre el colectivo. ¿Será la misma Patria la que entiende un virtuoso como fue Favaloro, que una que entiende un criminal de los tanto que nos informan los medios de difusión?

En mi caso, trato de antes de mencionar la palabra Patria, trato de saber cual es el sentido que le da mi interlocutor. Y busco el diálogo con él para avanzar sobre lo que puede afectar a ella. No a mí ni a mi interlocutor.

Y siempre recordando que en la democracia, todos los integrantes del pueblo valemos 1. Nadie vale 0. Ni tampoco mas de 1. 

 

[1] Un ser humano.

[2] Una definición es una proposición o conjunto de proposiciones mediante la cual trata de exponer de manera unívoca y con precisión la comprensión de un concepto, término o dicción o –si consta de dos o más palabras– de una expresión o locución. Wikipedia

[3] El definiendum (lo definido) definiens (lo que define)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 4, 2019


 

EL VERDADERO HOMBRE NUCLEAR

Share

 

El ingeniero naval Tsutomu Yamaguchi estaba trabajando en la ciudad japonesa de Hiroshima en 1945. Mientras la guerra se desarrollaba en el Pacífico, había logrado mantenerse ocupado diseñando barcos y petroleros para el país. Justo cuando terminó un proyecto de tres meses, y se estaba preparando para ir a casa a ver a su esposa e hija, notó un avión que volaba por encima. Algo se cayó del avión. Ralentizado por un paracaídas, era una bomba atómica.

Yamaguchi saltó a una zanja cercana cuando la bomba explotó en el cielo. El avión que dejó caer el dispositivo, el Enola Gay, había apuntado a la ciudad a solo dos millas de donde se había cubierto Yamaguchi. La explosión lo hizo girar en el aire y aterrizó en un parche de papas cercano. Cuando abrió los ojos, no pudo ver nada, el mundo era completamente negro.

La explosión no lo había cegado, sino que había ocultado el sol con una enorme nube de polvo. Los brazos y la cara de Yamaguchi se quemaron gravemente y sus tímpanos se rompieron. Cuando los escombros se despejaron, vio una imponente nube de hongo sobre la ciudad.

LLEGANDO A CASA
La explosión había matado de inmediato a unas 80,000 personas, pero después de encontrarse con otros sobrevivientes en el astillero de Mitsubishi, Yamaguchi se dirigió a un refugio antiaéreo. En la mañana, escuchó que la estación de tren había sobrevivido de alguna manera y que la gente, enloquecieda, se desesperaba por  escapar de la ciudad.

Aún herido, se abrió camino a través de una ciudad de edificios derrumbados, incendios y cuerpos fundidos en las calles. En un momento, tuvo que nadar a través de un río lleno de cadáveres quemados. Yamaguchi finalmente llegó al tren y se acomodó para pasar la noche mientras lo llevaba a su ciudad natal de Nagasaki.

CUENTA REGRESIVA
Cuando Yamaguchi llegó a casa, su esposa y su hija ni siquiera reconocieron al hombre quemado que estaba frente a ellos. Su esposa sabía que su esposo había estado en Hiroshima, y ​​pensó que su figura vendada podría incluso ser un fantasma. Después de finalmente recibir atención médica, se derrumbó en la cama por la noche.

A la mañana siguiente, Yamaguchi se presentó a trabajar como cualquier otro día, pero sus superiores lo sentaron para informarle sobre los eventos en Hiroshima. Explicó lo que vio, pero sus jefes no le creyeron. Pensaron que no había forma de que una sola bomba pudiera causar tanta destrucción.

Fue durante esta reunión que el cielo una vez más se encendió con fuego. El edificio fue destruido y sus vendajes fueron destruidos, pero, una vez más, sobrevivió. Preocupado por su familia, Yamaguchi corrió a su casa. Afortunadamente tuvieron la misma suerte.

SECUELAS
Aunque Yamaguchi es el único doble sobreviviente oficialmente reconocido de los bombardeos atómicos, hasta 165 personas experimentaron ambas armas atómicas en carne propia. A pesar de enfermarse con envenenamiento por radiación, Tsutomu Yamaguchi sobrevivió, y eventualmente se convirtió en un defensor vocal del desarme nuclear. 

Yamaguchi falleció en 2010.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 12, 2019


 

LA MUERTE BLANCA

Share

 

En la época de las batallas cuerpo a cuerpo, los letales francotiradores tenían en sus manos más que un arma, poseían la capacidad de cambiar el curso de la contienda.

 

Simo Häyhä, también conocido como “La Muerte Blanca” es considerado como el francotirador más hábil y exitoso que haya existido, con más de 500 muertes a su nombre. Ayudó a defender Finlandia de los soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial.
Según los registros, Simo Häyhä nació en 1905 en el pueblo agrícola de Rautjärvi. Una vez que se formó la Unión Soviética, Finlandia obtuvo su independencia, pese a esto, la ciudad nativa de Häyhä se encontraba a muy poca distancia de la frontera rusa. Su infancia estuvo llena de un arduo trabajo en la granja, que junto con el desierto finlandés lo convirtió en un hombre muy duro, aunque paciente. Unos años más tarde, en 1925, Häyhä prestó un servicio obligatorio de un año en el ejército de Finlandia. Si bien un año parece ser poco, obviamente lo mejoró: en el momento en que fue dado de alta honorablemente, había sido ascendido al rango de “Upseerioppilas Officerselev” (cabo).
Más tarde, Häyhä se unió a la Guardia Civil finlandesa, una organización militar comparable a la Guardia Nacional en los Estados Unidos. Durante su tiempo en la Guardia Civil, recibió una gran cantidad de entrenamiento, que incluyó disparos a blancos. Disparar siempre fue un interés para Häyhä, y cualquier tiempo libre que pasara se dedicaba a disparar al aire libre a cualquier objetivo que pudiera encontrar. Su primer rifle fue un cerrojo Mosin-Nagant M91 de fabricación rusa, y más tarde le fue presentado el M28 / 30 de mejor rendimiento y al subfusil Suomi de 9 mm. Gracias a su entrenamiento y al disfrute natural de los disparos, Häyhä pudo finalmente alcanzar un objetivo 16 veces por minuto a unos 500 pies de distancia, lo que lo convirtió en un excelente francotirador, una habilidad que más tarde le serviría muy bien.
En 1939, la Unión Soviética intentó invadir Finlandia. Siendo miembro de la Guardia Civil, Häyhä fue llamada al servicio, sirviendo bajo la 6ta Compañía de JR 34 en el río Kollaa. Al mando del general de división Uiluo Tuompo, los finlandeses se enfrentaron a los regimientos 9 y 14  de los Ejércitos soviéticos, y en un momento dado lucharon contra 12 divisiones, unos 160,000 soldados. También en un punto en la misma zona solo había 32 finlandeses luchando contra más de 4,000 soviéticos.
A pesar de ser superados en número, los finlandeses aún eran victoriosos al final del día. Los soviéticos invasores no estaban tan organizados como uno podría esperar: hablaban muchos idiomas diferentes y tampoco estaban acostumbrados a los duros inviernos finlandeses. De hecho, el invierno de 1939-40 fue muy nevoso y las temperaturas oscilaron entre -40 y -20 grados centígrados.
Los finlandeses también fueron inteligentes en sus tácticas, las más notables de las cuales fueron conocidas como tácticas “Motti”. Como los soviéticos invadían por las carreteras, los finlandeses se escondían en el desierto circundante. Luego dejarían que los invasores cruzaran la frontera, y los atacarían desde atrás.
La participación de Simo Hayha en la Guerra de Invierno fue muy extraordinaria. Con su rifle Mosin-Nagant M91, se vestía de camuflaje blanco de invierno y llevaba consigo suministros y municiones de un solo día. Mientras se escondía en la nieve, sacaba de circulación a cualquier ruso que entrara en su zona de conflicto. Hayha prefirió usar miras de hierro en su pistola en lugar de miras, ya que las miras tenían una tendencia a deslumbrar a la luz del sol y revelar su posición. Se pondría nieve en la boca para ocultar el aliento de ser visto en el aire frío. Si bien puede sonar como un francotirador común, esto estaba lejos de ser el caso: en el transcurso de 100 días durante el invierno acumuló más de 500 muertes, lo que le valió el apodo de “La Muerte Blanca”. Los soviéticos le temían tanto que organizaron numerosos ataques de francotiradores y artillería para deshacerse de él, todo lo cual fracasó estrepitosamente. Sin embargo, el 6 de marzo de 1940, fue golpeado en la mandíbula por una ronda explosiva de un francotirador. Cayó en un coma de 11 días y se despertó el día en que terminó la guerra.
A Hayha se le otorgaron numerosos premios, y también se le ascendió de cabo a subteniente, un salto en las filas que nunca se había visto en la historia de Finlandia. A pesar de estar ligeramente desfigurado, se recuperó de su lesión y continuó viviendo hasta los 96 años. Al parecer, atribuyó sus habilidades letales de francotirador a la “práctica”.
A pesar de ganar alrededor de 22,000 millas cuadradas de suelo finlandés, los soviéticos perdieron la Guerra de Invierno, con 1,000,000 de sus 1,500,000 soldados originales que fueron asesinados por los finlandeses defensores. Un general ruso luego comentó que la tierra que habían conquistado era “lo suficiente extensa para enterrar a sus muertos”.
Hayha murió el primer día de abril del año 2002, en Hamina, Finlandia.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 5, 2019


 

Michael Wittmann, el As Mortal de la División Panzer

Share

 

Entre el mito y la realidad se encuentra una figura de gran importancia en la historia de la guerra blindada. Michael Wittmann, el as panzer más exitoso de la Segunda Guerra Mundial y en la historia de la guerra fue una persona carismática y sus logros en el campo de batalla a menudo fueron recibidos con elogios. Antes de convertirse en el famoso Ace, se desempeñó como miembro privado y se unió al Ejército en 1934. Después de dos años de servicio en el que obtuvo el rango de oficial no comisionado, Wittmann se unió a la SS y más tarde solicitó la 1ª SS recién formada. -Panzer-Division Leibstandarte SS Adolf Hitler donde adquirió su formación como piloto. Después de participar en la ocupación de Austria y Sudetenland, se convirtió en miembro del Partido Nazi.
A pesar de que Wittmann mostró entusiasmo y ambición por ser un piloto de tanques, debido a su rango e inexperiencia (y a pesar de su talento), fue asignado a una unidad de reconocimiento dentro de la 1ª División SS-Panzer. Se le dio el comando de un carro blindado Sd.Kfz.232 (un carro blindado pesado de seis ruedas).
Como el Liebstandarte SS (formación de elite de seguridad) se formó inicialmente como unidad de guardaespaldas personal de Hitler, sus divisiones de tanques se consideraron de élite. La unidad comprendía varios futuros ases de tanques como Hannes Philipsen y Helmut Wendorff. Wittmann se ganó su confianza y respeto, a pesar de que solo operaba como conductor de reconocimiento de vehículos. Wittmann pasó por la campaña polaca como parte de la 17ª Compañía de Scouts Panzer de Liebstandarte SS. Después de Polonia, recibió entrenamiento adicional en Berlín y fue transferido a la SS-Sturm-Batterie (batería de pistola de asalto – Sturmartillerie) de LSSAH, equipado con pistolas de asalto Sturmgeschutz III. Fue a partir de este momento que Wittmann mostró su habilidad milagrosa que lo convertiría en leyenda.
Después de una exitosa campaña en los Balcanes, donde Wittmann demostró su valor al conducir un Stug III (especialmente en Grecia), su división fue transferida para asistir a las tropas alemanas en el Frente Oriental. Apenas un mes después de la campaña, recibió la Segunda Clase de Iron Cross por su excelente servicio contra tanques enemigos. Wittmann fue herido pero se negó a abandonar el campo de batalla, lo que le valió una Insignia de herida. Su Cruz de Hierro se convirtió en Primera Clase después de derribar 6 tanques soviéticos en un solo combate. Avanzó a través de los rangos y se le ofreció entrenamiento adicional, después de lo cual finalmente fue presentado a su arma de elección: el PzKpfw VI Tiger.
Regresó al campo de batalla en 1943, justo a tiempo para participar en la batalla de tanques más grande de la historia: la batalla de Kursk, o como lo llamaron los alemanes, la Operación Ciudadela. Su cuenta de la muerte comenzó a aumentar. Wittmann destruyó 12 tanques soviéticos T-34 solo en el primer día. En esta ocasión, rescató a Helmut Wendorff y su escuadrón que fueron atrapados por la armadura del Ejército Rojo. Esto fue el 5 de julio de 1943. La batalla que incluyó la sangrienta batalla de la ciudad de Kharkov terminó el 17 de julio y la puntuación de Wittmann incluyó 30 tanques y 28 cañones antitanques.
Michael Wittmann no fue el único que contribuyó al éxito y la superioridad de la armadura alemana, siempre estuvo rodeado por un equipo de primera categoría cuidadosamente seleccionado. Aunque cambió a varios miembros de la tripulación, pasó la mayor parte de la guerra acompañado por su artillero, Balthasar “Bobby” Woll. Woll era famoso en el ejército alemán, tanto como el propio Wittmann.
La capacidad de Woll para disparar objetivos mientras el tanque se movía a alta velocidad era asombrosa. Wittmann y Woll demostraron ser todo un equipo. Pasaron la mayor parte de su tiempo en el frente oriental, adquiriendo muertes diariamente. Los dos eran amigos cercanos y Woll incluso fue testigo de la boda de Wittmann. Balthasar Woll recibió la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro en 1944. Poco después, se le dio el mando de un tanque propio. Fue herido de gravedad en 1945, en Francia, cuando su escuadrón de tanques fue bombardeado por aviones aliados y diezmado. Woll estaba en un hospital cuando terminó la guerra. Después, se convirtió en electricista en Alemania Occidental. Murió en 1996.
Cuando los contraataques soviéticos comenzaron a expulsar a los alemanes de Rusia, el único que parecía no verse afectado por este giro de los acontecimientos fue Michael Wittmann. Su cuenta de matanzas continuó creciendo. Recibió la Cruz de los Caballeros por neutralizar 88 tanques y destructores de tanques. Además de esto, Wittmann destruyó varios cañones antitanque y anti-infantería. Él controló el campo de batalla, sintiéndose más seguro y seguro de sí mismo después de cada victoria.
Wittmann ganó el apodo de The Black Baron, como una referencia a Manfred von Richthofen, quien era conocido como el Baron Rojo. Este apodo no solo reflejaba su éxito en el campo de batalla, sino también la caballerosidad que practicaba. Hay una anécdota que indica que Wittmann noqueó un T-34 soviético en una ocasión y que la tripulación enemiga estaba en llamas cuando salieron del casco en llamas del tanque. Wittmann detuvo su tanque y ordenó a sus hombres que ayudaran a la tripulación enemiga cubriéndolos con mantas para extinguir el fuego. Después de que todo terminó, las dos partes se separaron, preservando su honor militar.
Quizás la victoria más famosa lograda por Michael Wittmann es la de Villers-Bocage. Estuvo destinado en Francia en 1944, como parte de la fuerza de defensa contra la invasión aliada. En ese momento, se confió en Wittmann para proteger la ciudad de Villers-Bocage junto con otros cinco tanques Tiger aparte de los suyos. Estaban estacionados cerca de la ciudad en el punto de nombre código Hill 213.
Los elementos principales de la séptima división blindada británica (las famosas ratas del desierto) estaban en movimiento, y uno de sus objetivos era tomar Villers-Bocage. Wittmann no esperaba que los Aliados llegaran tan pronto. A pesar de que no fueron detectados en el momento en que los tanques británicos se acercaban a la ciudad, estaba claro que pronto serían vistos y invadidos. Los británicos se llevaron a Villers-Bocage sin pelear, pero a la mañana siguiente se desató un infierno. Mientras que la mayor parte de la columna Aliada continuaba hacia la Colina 213, Wittmann organizó un ataque sorpresa.
Solo, procedió a atacar la parte posterior de la columna mientras los otros cuatro Tigres luchaban contra el frente británico. Wittmann causó un pánico masivo al derribar 8 tanques aliados y una serie de medias pistas y cañones antitanques. Luego cargó contra la ciudad de Villers-Bocage. El elemento sorpresa sorprendió aún más su bombardeo, ya que los Aliados no respondieron rápidamente, mientras que Wittmann neutralizó sus tanques y sufrió daños mínimos.
Las cuentas difieren en cuanto a lo que sucedió después. Los historiadores registran que, luego de la destrucción de los tanques OP, Wittmann se enfrentó brevemente sin éxito con un Sherman Firefly antes de retirarse. Se reporta que el Tigre ha continuado hacia el este hasta las afueras de la ciudad antes de ser inhabilitado por un arma antitanque. Sin embargo, la propia cuenta de Wittmann contradice esto; declaró que su tanque fue deshabilitado por un arma antitanque en el centro de la ciudad. En menos de quince minutos, trece o catorce tanques, dos cañones antitanques y entre trece y quince vehículos de transporte habían sido destruidos por el Batallón Pesado SS-Panzer 101, la gran mayoría atribuida a Wittmann.
Aunque Michael Wittmann se convirtió en un nombre familiar en Alemania después del Villiers-Bocage, gracias a la propaganda nazi que, en 1944, tenía una gran necesidad de héroes inspiradores, muchos historiadores han cuestionado las decisiones estratégicas de Wittmann. Algunos historiadores de finales del siglo XX elogiaron la emboscada de Wittmann en Hill 213 con palabras como: “uno de los compromisos más asombrosos en la historia de la guerra blindada” y “una de las acciones más devastadoras de la guerra”.
Otros, como el comandante de tanques e historiador alemán Wolfgang Schneider, descartan la imagen ideal que le fue otorgada a la figura de Michael Wittmann, considerando sus acciones imprudentes y apresuradas. Considera que Wittmann abandonó irresponsablemente al resto de su escuadrón para enfrentarse a los británicos que para entonces ya estaban en la posición defensiva. El historiador Steven Zaloga atribuyó muchas de sus victorias en el Frente Oriental a la excelente tecnología de la armadura y el poder de fuego alemanes, desacreditando así el estatus de culto de Wittmann. Indica que Wittmann duró solo dos meses en el frente occidental porque los tanques aliados habían alcanzado los criterios necesarios para combatir a los alemanes por igual.
Confusión sobre la muerte de Wittmann
Se ha sugerido una gran cantidad de teorías sobre la muerte de Wittmann. Una fuente declaró que los británicos le dieron una recompensa por la escaramuza de Villers-Bocage, pero el ejército británico negó esta afirmación. Sin embargo, Wittmann murió en batalla el 8 de agosto de 1944, cuando su tanque Tiger (número 007) fue destruido durante una emboscada cerca de la ciudad francesa de Saint-Aignan-de-Cramesnil. Las SS querían representar su muerte como heroica al declarar que murió en una redada de la RAF de la que se encontraba indefenso, enfatizando así el carácter cobarde de los Aliados.
Esta afirmación fue desestimada debido a pruebas sustanciales que demuestran que Wittmann fue víctima del artillero británico Joe Ekins de la 1ª Northamptonshire Yeomanry, que estaba a cargo del arma de un Sherman Firefly. Se sugirieron otras unidades, como la 1ª División Blindada Polaca, la 4ª División Blindada Canadiense, el 144º Regimiento del Cuerpo Blindado Real, pero todas estas afirmaciones fueron descartadas luego de un exhaustivo examen realizado por un historiador, Brian Reid. La tripulación del tanque destruido fue enterrada en una tumba sin marcas. En 1983, la comisión de tumbas de guerra alemana localizó el lugar de enterramiento. Wittmann y su tripulación fueron enterrados juntos en el cementerio de guerra alemán de La Cambe, parcela 47, fila 3, tumba 120, en Francia.

 


Nuestro agradecimiento a Patricio por recordar las habilidades, vida y obra de Michael Wittman


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 6, 2019


 

Vida de Yokoi

Share

 

Después de 28 años de esconderse en las selvas de Guam, los granjeros locales descubren a Shoichi Yokoi, un sargento japonés que desconocía que la Segunda Guerra Mundial había terminado.

Guam, una isla de 200 millas cuadradas en el Pacífico occidental, se convirtió en una posesión de los Estados Unidos en 1898 después de la guerra hispanoamericana. En 1941, los japoneses la atacaron y la capturaron, y en 1944, después de tres años de ocupación japonesa, las fuerzas estadounidenses retomaron Guam. Fue en este momento que Yokoi, abandonado por las fuerzas japonesas en retirada, se ocultó en lugar de rendirse ante los estadounidenses. En las selvas de Guam, esculpió herramientas de supervivencia y durante las siguientes tres décadas esperó el regreso de los japoneses y sus próximas órdenes. Después de ser descubierto el 24 de Enero de 1972, finalmente fue dado de alta y enviado a casa a Japón, donde fue aclamado como un héroe nacional. Posteriormente se casó y regresó a Guam para su luna de miel. Sus herramientas de supervivencia hechas a mano y su uniforme gastado se exhiben en el Museo Guam en Agana.

Según informes oficiales, el sargento Yokoi (Ejército Imperial Japonés) fue encontrado el 24 de enero de 1972, después de haberse escondido en las selvas de Guam durante veintiocho años. La captura del Sargento Yokoi fue noticia de primer nivel en todo el mundo. La historia de los veintiocho años del hombre solitario, de esconderse y sobrevivir con muy poco contacto con la “civilización” capturó la atención del mundo. Cuando Yokoi salió de las selvas de Guam, salió del silencio del valle del río Talofofo a la era del jet. Sorprendentemente, Yokoi había calculado correctamente el tiempo que había pasado en la jungla. Yokoi, un sastre de oficio, era especialmente adecuado para la supervivencia en la isla de Guam. Era práctico hasta cierto punto, rara vez imaginaba problemas, o dejaba que su imaginación obstaculizara su percepción de necesidad de esconderse. Yokoi no estuvo solo en las selvas de Guam todo el tiempo que estuvo escondido. Años antes otros dos soldados japoneses murieron de desnutrición y enfermedad. Los dos soldados que se escondieron en la misma zona fueron los únicos humanos con los que Yokoi tuvo contacto. Los tres soldados japoneses acordaron que deberían limitar su contacto entre ellos para evitar la detección. Yokoi enterró a sus compatriotas en una cueva y dirigió a los funcionarios a este sitio poco después de ser encontrado. Yokoi fue capaz de evitar contraer hongos, infestaciones de piojos y otras enfermedades infecciosas al bañarse con frecuencia y en profundidad. Estaba notablemente sano cuando lo encontraron. Vivió atrapando camarones, peces y ratas y comiendo vegetación de la selva. Sus movimientos estaban restringidos a las horas nocturnas. La espesa jungla en el área donde se encontraba Yokoi lo ayudó a permanecer oculto.

Los pobladores de la isla Jesús Denas y Manuel DeGracia estaban afuera revisando las trampas para peces cuando vieron a Yokoi cerca de un pequeño río. Manuel y Jesús pensaron al principio que Yokoi era un joven de su aldea que a veces vagaba por la jungla. Se acercaron a Yokoi bajo esta impresión. Yokoi fue tomado por sorpresa y lucho para apartarse de esos hombres. DeGracia y Duenas pudieron someter a Yokoi y sacaron al hombre de la jungla atado y solo ligeramente magullado.

Otra sorpresa para Yokoi fue encontrarse -pese a las circunstancias- con dos hombres amables ya que al fin de la guerra los rezagados soldados japoneses fueron perseguidos despiadadamente y asesinados por hombres locales que despreciaban a los militares del país del sol naciente como resultado de las atrocidades cometidas por las fuerzas imperiales japonesas durante su ocupación de Guam.

Dos granadas y un proyectil de artillería de 155 mm fueron las únicas armas encontradas en las cuevas. La cueva donde estaban enterrados los dos compatriotas, así como la cueva de Yokoi, estaban hábilmente ocultas y eran casi imposible de encontrar.

Los veintiocho años de ocultación y privación de Yokoi pueden verse como un testimonio de la fortaleza del espíritu humano, o simplemente como otro episodio triste en la saga de la guerra en curso. Yokoi regresó a Guam varias veces desde su captura. Visitó Jeff’s Pirates Cove y disfrutó de la excelente comida y del entorno costero. El sargento Yokoi murió en 1997.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 24, 2019


 

“…Niño…

Share

 

 

 JORGE BERNABE LOBO ARAGON·

Una mañana destemplada, gris, fría; con un vientito que amenaza convertirse en garrotillo, decidí caminar por mi Tafí en busca de un pañuelo que abrigara mi pescuezo y de un regalo por el día del niño. Me pregunte a mí mismo si la fecha especial era una celebración o un homenaje al consumo y a la egoísta complacencia. Si… dedicarle un día al jolgorio está bien, pero la sociedad está obligada a pensar y educar a nuestros pequeños todos los días. Enseñar a desarrollar y perfeccionar sus cualidades intelectuales y morales es una obligación que clama al cielo. Me pare ofuscado frente a un comercio que parecía un bazar chino. Advertí que lo que me hacía falta era un pañuelo tejido en un telar por las manos artesanales de las mujeres del lugar. Extraño… en la capital del turismo, no lo encontré… seguí caminando en el frio por el simple placer de poder andar en medio de extraños recovecos que para nada se identificaba con el valle de mis ancestros. Me plante enojado en una local que parecía una tienda del primer mundo y que ofrecían en ingles productos solamente extranjeros. Me pregunte: ¿Cómo puede haber decaído tanto la industria argentina y nuestra artesanía que para algo de tan simple elaboración como es un pañuelo de algodón, haya que recurrir a los países campeones de la eficiencia competitiva? No pretendía ninguna obra de arte – como esas maravillas que me tejía mi mujer cuando novios-, sino una linda tira de lana tejida por las manos callosas de las mujeres tafinistas que me abrigara el cogote que ya me dolía. Siendo tucumano y orgulloso de mi valle, me pareció lógico y natural comprar un pañuelo hechos por los lugareños. Entonces en búsqueda de un juguete para mis nietas enfile para otra parte y encontré un reducto de artesanos. Allí me metí. Mucho menos lujosos que las tiendas de apariencias inglesas pero con mayor cordialidad. Me hizo recordar a la “petaca” de mi madre reducto artesanal en donde estudio con placer su carrera de abogacía. Antes de soltar una lagrima, escuche voces. ¿Qué anda buscando? Me preguntaban solícitamente en cada puesto que me acercaba. Hasta que di con un personaje de pelo largo, desaliñado y con traje colorido. Era los que en nuestra infancia llamábamos hippie que seguramente apartado de las grandes ciudades se enamoró del paisaje y se quedó a vivir. La compre de inmediato un pañuelo que me parecía de la zona. Un pañuelo idéntico a los tejidos por nuestros orfebres de un azul machazo, no desteñido. Me lo puse y sentí un enorme calorcito que me caldeó el ánimo. Seguí caminando en búsqueda de un juguete casi con culpa. Es que educar a los niños es darle preceptos, doctrinas, ejercicios, ejemplos. Dedicar solamente un día para inducirlos al jolgorio es nada más que una forma de acallar la conciencia que clama por el abandono y la miseria en que se ve sumida una gran parte de la infancia, afligida por el infortunio y la desesperanza. Por supuesto que en todo hay excepciones. Pero en ese tiempo de encontrarme con la naturaleza y caminando por lugares de mi infancia tenia ganar de pedir perdón porque esta celebración se presenta como un homenaje a la jarana y no por velar por lo que menos pueden y tienen.

Dr. Jorge B. Lobo Aragón

PrisioneroEnArgentina.com

Agosto21, 2018

PATTON

Share

 

 

George Patton, cuyo nombre completo era George Smith Patton, Jr. nació el 11 de noviembre de 1885, en San Gabriel, California, EE. UU., y murió el 21 de diciembre de 1945, en Heidelberg, Alemania, fue un oficial del ejército estadounidense y un destacado practicante de guerra de tanques móviles en los Teatros Europeos y Mediterráneos durante la Segunda Guerra Mundial. Su estricta disciplina, su dureza y su sacrificio provocaron un orgullo excepcional dentro de sus filas, y sus hombres llamaron al general “Viejo Sangre y Tripas”. Sin embargo, sus acciones descaradas y temperamento irascible llevaron a numerosas controversias durante su carrera.

Patton nació en una familia adinerada de California y disfrutó de una infancia privilegiada. Sin embargo, sus primeros años se vieron empañados por dificultades en la ortografía y la lectura, lo que ha llevado a algunos historiadores a especular que sufría de dislexia no diagnosticada. Su educación formal no comenzó hasta los 11 años, pero, con el tiempo, se convirtió en un lector voraz y más tarde en la vida publicó numerosos artículos sobre temas militares. Patton disfrutó de la historia militar en particular, especialmente libros sobre la Guerra Civil estadounidense, un conflicto en el que su abuelo y su tío abuelo habían sido asesinados mientras luchaban por la Confederación. Patton pasó un año en el Instituto Militar de Virginia y luego fue transferido a la Academia Militar de EE. UU. En West Point, Nueva York, donde se vio obligado a repetir su plebe (primer año) debido a malas notas. Su rendimiento académico mejoró, y, después de graduarse en el junio de 1909, Patton se encargó como un segundo teniente en la caballería. El 26 de mayo de 1910, se casó con Beatrice Banning Ayer, la hija del magnate industrial de Boston Frederick Ayer.

Como oficial de caballería del ejército de 26 años, Patton fue seleccionado como el único competidor estadounidense en el primer pentatlón olímpico moderno en los Juegos de Verano de 1912 en Estocolmo. De los 42 competidores, terminó en el quinto lugar, aunque podría haber ganado medallas si no fuera por una controversia en el evento de lanzamiento de pistola. Mientras los jueces creían que Patton erró al blanco con uno de sus tiros, argumentó que era tan buen tirador que una de sus balas en realidad viajó por un agujero de bala que ya había hecho. Patton también fue seleccionado para el equipo olímpico de 1916, pero los Juegos fueron cancelados debido a la Primera Guerra Mundial.

En 1912 Patton fue seleccionado para representar a los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Estocolmo, Suecia. Allí compitió contra oficiales militares de todo el mundo en el pentatlón moderno, un evento que incluyó natación, tiro con pistola, correr, esgrima y montar a caballo. Patton hizo una actuación respetable, llegando a ser el quinto de 42 concursantes. Había aprendido esgrima en West Point y continuó su estudio de la espada mientras estaba en Europa. Más tarde, mientras asistía a la Escuela de Servicio Montada en Fort Riley, Kansas, Patton fue designado instructor de esgrima y recibió el título de Maestro de la Espada. En ese papel, diseñó el Modelo 1913 de Alistado de Caballería Sable, conocido como la “Espada de Patton”. Patton también amaba el polo, y lo jugó, como persiguió tantas cosas, con un abandono violento e imprudente, frecuentemente hiriéndose en el proceso. El biógrafo Martin Blumenson ha sugerido que sus frecuentes lesiones en la cabeza pueden haber contribuido al comportamiento errático atribuido a él en sus últimos años.

Patton vio su primer combate poco después de dejar Fort Riley. Cuando el revolucionario mexicano Pancho Villa dirigió un ataque contra la ciudad fronteriza de Columbus, Nuevo México, en 1916, Patton se unió al personal de Brig. El general John J. Pershing lo acompañó en una expedición punitiva a México. Aunque la misión no detuvo a Villa, Patton fue responsable de liderar una redada que mató a tres de los hombres de Villa. El ataque obtuvo mucha publicidad y fue notable por ser la primera vez que los automóviles fueron utilizados en combate por el ejército de los EE. UU.

Patton afirmó que había visto combate muchas veces en vidas anteriores, incluso como legionario romano. Antes de la invasión de Sicilia en 1943, el general británico Harold Alexander le dijo a Patton: “Sabes, George, hubieras sido un gran mariscal de Napoleón si hubieras vivido en el siglo XIX”. Patton respondió: “Pero lo hice”. El general creía que después de su muerte volvería a liderar una vez más ejércitos en la batalla.

Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial en abril de 1917, Pershing se convirtió en el comandante de la Fuerza Expedicionaria Americana (AEF), y Patton, ascendido a capitán, se unió a él en Francia. En noviembre de 1917, Patton, ahora mayor, dejó el personal de la sede de Pershing y se convirtió en el primer oficial en ser nombrado para el nuevo Cuerpo de Tanques del Ejército de EE. UU. Durante los siguientes meses organizó, entrenó e incluso diseñó los uniformes para las nuevas unidades de tanques; también fue ascendido a teniente coronel. El 12 de septiembre de 1918, Patton, ignorando las órdenes de permanecer en contacto por radio, condujo personalmente a las primeras unidades de tanques de los EE. UU. A la batalla durante la ofensiva de Saint-Mihiel. En la ofensiva de Meuse-Argonne unas semanas más tarde, Patton resultó gravemente herido por una bala de ametralladora. Estuvo encerrado en un agujero durante horas antes de que fuera seguro evacuarlo, pero se negó a ser llevado al hospital hasta que se lo informó a su comandante. Fue promovido al rango temporal de coronel y recibió la Cruz de Servicio Distinguido por valentía bajo fuego.

Patton tuvo problemas académicos durante su primer año en la Academia Militar de EE. UU. Y tuvo que repetir su primer año después de reprobar las matemáticas. El plebe (Colegio Secundario) comenzó a trabajar con un tutor y redobló sus esfuerzos por recibir las calificaciones adecuadas durante el resto de su mandato en West Point, y finalmente se graduó 46 en su clase de 103 cadetes.

Durante la desmovilización que siguió a la Primera Guerra Mundial, Patton volvió al rango permanente de capitán. Se graduó con distinción del Army War College en 1932, y siguió siendo un enérgico defensor de la guerra de tanques a lo largo de los años de entreguerras. Fue ascendido a coronel en 1938 y general de brigada temporario en 1940. El 4 de abril de 1941, fue ascendido a general mayor temporario, y una semana después fue nombrado comandante de la 2da División Blindada. Poco después del ataque japonés a Pearl Harbor (7 de diciembre de 1941), Patton organizó el Desert Training Center cerca de Indio, California, para simular combates y maniobras en el duro clima del norte de África. Patton fue comandante general de la fuerza de tarea occidental durante el exitoso desembarco de los EE. UU. En Casablanca en noviembre de 1942. Fue ascendido al rango temporal de teniente general en marzo de 1943 y condujo al Séptimo Ejército estadounidense a Sicilia, empleando su armadura en una unidad rápida que capturó Palermo en julio y Messina en agosto.

El apogeo de la carrera de Patton llegó con la dramática barrida de su Tercer Ejército en el norte de Francia en el verano de 1944 en una campaña marcada por la gran iniciativa, el instinto despiadado y el desprecio de las reglas militares clásicas. Antes de la invasión de Normandía, fue puesto públicamente al mando del Primer Grupo de Ejércitos de los EE. UU. (FUSAG), un ejército ficticio cuya supuesta alineación en el este de Inglaterra ayudó a engañar a los comandantes alemanes haciéndoles creer que la invasión se produciría en Pas-de- Región de Calais de Francia. Las unidades blindadas de Patton no estaban operativas hasta el 1 de agosto, casi dos meses después del Día D, pero a fin de mes ya habían capturado a Mayenne, Laval, Le Mans, Reims y Châlons.

En respuesta a una incursión mortal de 1916 por Pancho Villa en Columbus, Nuevo México, el presidente Woodrow Wilson ordenó a las tropas estadounidenses cruzar la frontera con México para capturar o matar al revolucionario mexicano. Patton se desempeñó como ayudante de campo del comandante de la misión, el general John J. Pershing, y participó en el primer ataque motorizado en la historia de la guerra estadounidense el 14 de mayo de 1916, en el cual el segundo al mando de Villa y dos de sus los guardias fueron asesinados. Patton obtuvo popularidad colocando a los tres cadáveres atados como animales de trofeo en las capuchas de los automóviles de su unidad antes de regresar a la base.

A medida que la resistencia alemana en Normandía comenzó a colapsar, se formó una bolsa entre las fuerzas estadounidenses y británicas que amenazaban con atrapar a dos ejércitos alemanes en Falaise. Patton quería desesperadamente completar un cerco de los alemanes, pero su comandante, el general Omar Bradley, temía que un ataque semejante dejara a los flancos de Patton débiles y expuestos al contraataque. Para el momento en que la brecha entre Falaise y Argentan se cerró el 20 de agosto, unos 20,000-40,000 alemanes habían escapado. Cuando el Tercer Ejército se aproximaba a la frontera con Alemania, el avance se desaceleró debido a la escasez de suministros, pero no se detuvo hasta que se encontró con las fuertes defensas alemanas en Nancy y Metz en noviembre.
En diciembre de 1944, los alemanes lanzaron un masivo contraataque sorpresa en el Bosque de las Ardenas, que rodeaba la 101. ° División Aerotransportada de los Estados Unidos en Bastogne, Bélgica. El Comandante Supremo Aliado, el General Dwight D. Eisenhower, ordenó al Tercer Ejército que relevara a Bastogne, y Patton recolocó su fuerza con una velocidad asombrosa. Tal hazaña fue posible en gran parte por el oficial de inteligencia de Patton, coronel Oscar Koch, que había predicho la ofensiva alemana sobre la base de un análisis astuto de la fuerza y ​​disposición de la tropa enemiga. Los elementos avanzados del Tercer Ejército alcanzaron a los tenaces defensores de Bastogne el 26 de diciembre, y se siguieron refuerzos adicionales en días posteriores. Las fuerzas de Patton continuaron empujando a los alemanes hacia atrás, y para fines de enero de 1945, el Tercer Ejército había alcanzado la frontera alemana. El 1 de marzo esas fuerzas tomaron Trier, precipitando uno de los intercambios más famosos de la guerra. Cuando Patton recibió un mensaje que le ordenaba evitar la ciudad porque tomaría cuatro divisiones para capturarla, Patton respondió: “Han tomado a Trier con dos divisiones. ¿Quieres que te lo devuelva? “Durante los siguientes 10 días, limpiaron toda la región al norte del río Moselle, atrapando a miles de alemanes. Luego se unieron al Séptimo Ejército en barrer el Sarre y el Palatinado, donde tomaron 100.000 prisioneros.

Mientras dirigía personalmente un ataque contra posiciones de ametralladoras alemanas como parte de la ofensiva de Meuse-Argonne el 26 de septiembre de 1918, Patton fue golpeado por una bala que se rasgó en su muslo izquierdo. Herido gravemente, continuó comandando la batalla durante la siguiente hora desde un pozo e insistió en presentar su informe en la sede de la división antes de ser llevado al hospital de evacuación. Cuando el Corazón Púrpura fue restituido en 1932, Patton recibió el honor por sus heridas de combate.

Patton había querido seguir hacia Berlín, pero Eisenhower rechazó la idea, considerando el costo demasiado alto para una ciudad ya asignada a los soviéticos por los términos del acuerdo de Yalta. Los partidarios de Patton afirman que la Guerra Fría pudo haberse desarrollado de forma diferente si Occidente hubiera tomado la capital, pero esto ignora en gran medida la situación militar en el este de Europa. En V-E Day (8 de mayo de 1945), el Tercer Ejército de Patton había luchado durante nueve meses desde que estaba en funcionamiento, capturando más de 80,000 millas cuadradas (más de 200,000 km cuadrados) de territorio. Durante ese tiempo, el Tercer Ejército sufrió aproximadamente 137,000 bajas, pero había infligido más de 10 veces eso al enemigo.

Después de la rendición alemana, Patton hizo una campaña enérgica por un comando en el teatro del Pacífico en la guerra en curso contra Japón. Esto no se materializó, y en su lugar se convirtió en el gobernador militar de Baviera, una posición política para la que no estaba capacitado por el entrenamiento y el temperamento. Sus críticas públicas a la política de desnazificación de la posguerra aliada en Alemania, junto con comentarios desacertados a la prensa, llevaron a su eliminación del mando del Tercer Ejército en octubre de 1945. El último comando de Patton fue dirigir el Decimoquinto Ejército de EE. UU. En Bad Nauheim , Alemania, donde supervisó la redacción de una historia de la guerra en Europa, un papel que Patton describió como “funerario en mi propio funeral”. El 9 de diciembre de 1945, Patton sufrió heridas graves en la cabeza y la columna vertebral en un accidente automovilístico a baja velocidad; después de 12 días de terrible dolor, murió. Varios libros y películas tienen teorías de conspiración avanzadas que sugieren que Patton fue asesinado por órdenes de Washington o Moscú. Sin embargo, tales acusaciones tienden a basarse en pruebas circunstanciales, y no ha surgido ninguna prueba definitiva de ninguna conspiración.
Las memorias de Patton, War as I Knew It, aparecieron póstumamente en 1947. Patton (1970), una biografía de la película dirigida por Franklin Schaffner y protagonizada por George C. Scott en el papel principal, ganó siete premios de la Academia, incluyendo uno a la mejor película.

 


Redacción

PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 10, 2017


 

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com