DÍA DE LA LEALTAD

Share

 

Miles de obreros y manifestantes reclamaron la liberación de Juan Domingo Perón, encarcelado entonces en la isla Martín García, el 17 de octubre de 1945.

NACE UNA ESTRELLA

1895 Nace en Lobos, Argentina, Juan Domingo Perón

1944 El Ministro de Guerra Juan Domingo Perón dirige un golpe de estado en Argentina    

1945 Día de la Lealtad en Argentina, se realizaron manifestaciones masivas para liberar a Juan Perón   

1946 El general Juan Perón primero elegido Presidente de Argentina     

1955 el Papa Pío XII excomunica al presidente argentino Juan Perón    

1955 El presidente argentino, Juan Perón, renuncia y huye     

1955 El ex presidente argentino Juan Perón llega a Nicaragua    

1963 Argentina solicita la extradición del ex presidente Juan Perón     

1973 Juan Perón regresa del exilio a Argentina después de 18 años.     

1973 Elecciones generales argentinas: el ex presidente argentino Juan Perón vuelve al poder

1974 Juan Perón muere de un ataque cardíaco en Olivos, Argentina

Juan Perón como secretario de Trabajo y Previsión se hizo con la simpatía de los obreros, a través de importantes medidas, como substanciales aumentos salariales, y proyectos que poco después se concretarían, como la Justicia de Trabajo o el pago de aguinaldos y vacaciones.

Farrell
Ávalos

Estos beneficios (O la posible cancelación de estos) explicaron las movilizaciones populares que se produjeron el 17 de octubre de 1945.  
El sindicalismo argentino, hasta entonces desanimado por las propuestas de lucha de comunistas y socialistas, se aproximó a las soluciones que les ofrecía Perón.
El 8 de octubre de 1945, el General Eduardo Ávalos -Ministro de Guerra- pidió al Presidente de la Nación General Edelmiro Julián Farrell que destituyese a Perón, quien fue arrestado y llevado a la isla Martín García, y luego al Hospital Militar. No conformes con la medida amplios sectores populares marcharon a Plaza de Mayo y reclamaron la libertad de su líder.
Temprano en la mañana del 17 de octubre, comenzaron a llegar grupos de manifestantes con banderas y pancartas a la Plaza de Mayo. Los manifestantes se convertirían en todo un símbolo de un movimiento nacional popular, quizás el  mas importante de Argentina: El Peronismo. Dada la magnitud de la manifestación y el reclamo de la gente por su líder, los militares se vieron obligados a recurrir a Perón para que calmara al pueblo. Esa noche, Perónsalió al balcón a tranquilizar al pueblo que lo aclamaba. Perón emitió su discurso. “Muchas veces he asistido a reuniones de trabajadores, y siempre he sentido una enorme satisfacción, pero hoy siento un verdadero orgullo de argentino porque interpreto este movimiento colectivo como el renacimiento de la conciencia de los trabajadores”, señaló.
Después de esa demostración de fuerza, Edelmiro Farrell llamó a elecciones para 1946 y ganó la fórmula Perón-Quijano.


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 17, 2019


     

 

INSENSATEZ 

Share

.

INSENSATEZ      

Un hombre ayudaba día a día

a un vagabundo pordiosero.

Al principio con 20,  luego 10

y al final le daba solo un peso.

Indignado el vagabundo lo increpó

pareciéndole injusto tal descuento.

El hombre, comprensivo, le explicó:

yo le daba 20 de soltero,

después me casé y le di 10

y cuando fui padre le di un peso.

Demostrando la gran insensatez

de todo aquel que vive de lo ajeno

le espetó en la cara al buen señor:

¡así que usted mantiene a su familia

gastando para ellos mi dinero!

De nada va a servirle a Don Mauricio

los miles de millones de refuerzo

a gremialistas corruptos y coimeros.

El noveno círculo del Dante  

de traidores y desagradecidos

            está lleno.

 

       Luis Bardín.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 20, 2019


 

HUELGA EN GENERAL MOTORS

Share

.

El sindicato United Auto Workers se declaró en huelga contra General Motors ayer domingo por la noche, el primer paro laboral en la industria automotriz estadounidense en 12 años.

Los 48,000 trabajadores del sindicato abandonaron 31 fábricas de GM y otras 21 instalaciones, repartidas en nueve estados, principalmente en el centro del país. Es la huelga más grande de cualquier sindicato contra cualquier empresa desde la última huelga en GM en 2007. La huelga comenzó a las 11:59 pm del domingo por la noche. Las dos partes no se reunieron formalmente el domingo después de que el sindicato declaró su intención de huelga en una conferencia de prensa matutina, aunque el portavoz del sindicato Brian Rothenberg dijo que el diálogo entre las dos partes estaba en curso. Una nueva reunión de las dos partes está programada para las 10 a.m. de el día de hoy, lunes.

El sindicato dijo que GM estaba poniendo ganancias por encima de los empleados que ayudaron a cambiar la empresa cuando se declaró en bancarrota y el rescate federal hace una década.

Las negociaciones se producen cuando el sindicato se ve afectado por un escándalo que involucra la apropiación indebida de fondos sindicales y, en algunos casos, los funcionarios sindicales aceptan sobornos de los funcionarios de Fiat Chrysler. Nueve personas asociadas con el sindicato o con Fiat Chrysler ya se han declarado culpables de cargos federales.
La semana pasada, Detroit News informó que el presidente del sindicato, Gary Jones, era el funcionario sin nombre del sindicato identificado en la acusación más reciente como “Oficial A de UAW”. El sindicato no ha respondido a una solicitud de comentarios sobre ese informe.


y su casita…
Gary Jones

Los expertos dicen que el escándalo hará que sea más difícil lograr que los miembros del sindicato de rango y archivo en los fabricantes de automóviles ratifiquen cualquier acuerdo tentativo alcanzado por los líderes sindicales. Hace cuatro años, todos los acuerdos pasaron solo por márgenes estrechos, aunque no hubo escándalo en ese momento. Ahora, Gary Jones y el sudor de su trabajo como sindicalista son el objeto de una investigación del FBI. Estos dirigentes, al parecer, son una plaga internacional. 
La última huelga hace 12 años duró solo tres días, pero algunas huelgas contra GM en el pasado se han prolongado durante meses. Para muchos de los empleados contratados desde 2007, este es su primer paro laboral.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 16, 2019


 

SINDICALISTAS DE PERÓN

Share

 

Escribe Luis Bardín.

 

 Sindicalistas de Perón.

 

Otra huelga general que convocan porque sí

gremialistas insensatos..

Opulentos dirigentes, venidos a millonarios,

de gran viveza criolla parecen estar dotados.

La mayoría de ellos no tiene ni el secundario

y hay otros que con esfuerzo llegaron al tercer  grado.

Pero les gustan los verdes: tienen mente de empresarios

y más que sindicalistas son unos privilegiados

que usan aportes ajenos para hacer sus negociados.

 

Cada nueva votación, una huelga les permite

mantener sus liderazgos. Contra nadie ellos compiten.

El comicio es puro teatro y pueden re reeligirse

cuantas veces lo deseen al frente del sindicato.

 

Ellos manejan los votos de todo aquel que labura.

Los comicios no los cuidan ni la Metropolitana,

ni ejército o Prefectura, lo que les permite hacer

toda clase de diabluras. y aunque truchan escrutinios

nunca nadie los censura. Los periodistas se abstienen.

Jamás les hacen encuestas ni tampoco a boca de urna.

 

Nunca fueron repudiados como “personas non gratas”.

Rodeados de barrabravas, requisito indispensable,

hasta hay uno que pretende ser presidente de AFA.

 

No necesitan reforma de Constitución alguna.

No hay fiscales que investiguen sus tan dudosas fortunas.

Dirigentes vitalicios nos han demostrado ser

corruptos con armadura.

 

             Luis Bardín.

 

MAESTROS DEL SINDICATO

Share

Por Fabian Kussman.

 

¿Qué tan necesarios son los paros de trabajadores, y en el mismo sentido, qué tan útiles son los sindicatos?

 

[two_third padding=”0 30px 0 0″]

La alarmante frecuencia de las huelgas de profesores de escuelas públicas sugiere que los estatutos de la negociación colectiva aplicables necesitan cambios. Partiendo de la premisa de que estos empleados públicos tienen en sus manos grandes responsabilidades y pocos medios, deben sufrir y caer en manos de sus sindicatos. Los maestros, cuya acción de huelga contra un gobierno es lícita, deberían debatir otras prácticas cuando sienten que estas siendo utilizados como herramientas de un interés político y no como damnificados de una desgraciada situación económica.

Una maestra amiga, cuyo nombre me reservo ante la duda de que pueda ser víctima de censuras stalinistas como las que promueve Nilda Garré, sugiere que en el fin del ciclo lectivo no sean entregadas las planillas de promoción en las cueles se reporta el desenvolvimiento y desarrollo del alumno a través del año. Estos formularios son estadísticas de uso local, regional, provincial y nacional, para ser -finalmente- un reflejo de la obra educativa del país en el planeta.

Los maestros son el grupo más contribuyente del sector público, tanto por moldear jóvenes mentes o por su movilización para lograr sus demandas de negociación colectiva. Aunque las fuentes de la militancia -en el buen sentido de la palabra- del maestro son variadas, los estudios empíricos suelen atribuir este fenómeno a la creciente ola de personas más jóvenes y más altamente educadas que enseñan a tiempo completo, lo que no significa decir capacitadas. Es un hecho, además, que estas no necesitan improvisados sindicalistas para guiarlos, aunque van con esa corriente ya que, en ciertas latitudes, no se puede imponer la cultura del trabajo.

Sandra, una maestra de educación especial, dice que está harta de seguidillas de huelgas. Su solución es la creación de un organismo separado para intervenir. Ella está segura que el problema es casi como un tipo de conflicto entre barras bravas: Todo el mundo está lanzando piedras entre sí y no hay solución. La educadora cree que tiene que haber una mejor manera de negociar. Debe haber un tercero, una junta de participantes, partes interesadas, administradores, maestros, padres. Tienen que unirse y tener un modelo mejor para el futuro. Es decir, muchos maestros (está bien, no quiero usar el argumento de la prepotencia, algunos) de esta manera, demuestran desconfianza por el gobierno y a su vez por su sindicato. Necesitan de un mediador neutral que trate de acercar a las partes. En un hábitat tan contaminado como el laboral, se necesitaría un ente para controlar a ese negociador. Y una agrupación para vigilar a ese ente. Ad nauseam.

En Estados Unidos hay una gran compulsa sobre si los educadores deben ser considerados como la policía o médicos de hospitales públicos que, debiéndose a su profesión, no deberían realizar huelgas. En la fría sociedad norteamericana priorizan la indispensabilidad del profesional/individuo. Si cumple o excede sus labores, el concepto sobre su idoneidad, sobre su competencia, sobre sus virtudes, será remunerado.

En el imaginario colectivo la sociedad japonesa ha sido sido identificada como un pueblo educado en la cultura del trabajo, que cuando no están satisfechos con su salario o sus condiciones laborales responden trabajando aún más. Esto -se ha debatido- no es un mito y si bien existen huelgas, el método tradicional continúa ejercitándose. Si bien los maestros no pueden sobrecargar estanterías con productos, pueden seguir aportando al país con horas extras evaluando senadores y diputados, a sus asistentes y ayudantes en sus tareas en un país que cada vez se torna más infectado de masa burocrática y menos eficiencia. Al fin, ¿es necesario un legislador cuyo trabajo ha sido cambiar el nombre de una calle o declarar una fecha el Día Nacional del Holgazán? Expuesto, juzgado, despedido. Ese asambleísta inepto ya tendrá tiempo de formar el sindicato de parlamentarios.

En Argentina, es cierto, me he topado con maestros que deben pagar de su propia billetera (o cartera) no solo fotocopias, sino tizas o borradores. Los salarios no son lo suficientemente acordes para cubrir sus gastos. La tensión y ese desfasaje financiero hace que pierdan oportunidades para capacitarse. Sin duda que algo falla. Es el gobierno o son los sindicatos. Lamentablemente no podemos deshacernos de la primera especie. Por miedo o mediocridad, no podemos desligarnos de los segundos.

Los sindicatos, no se engañe, operan políticamente. Establecen un control grosero sobre la huelga. Intoxican demandas justas con fines ocultos (o no tanto) sin buscar otra solución que la de marchar, conseguir que los estudiantes pierdan horas irrecuperables y demostrar ciertas habilidades con el bombo. No hablo tanto del sufrido maestro que puede oficiar como enlace con el gremio. Se trata de El Gremio.

Tal vez se trate de mi desconfianza a todo lo que suene a sindicatos en su total, creo que las huelgas deben utilizarse como última alternativa. El paro debería ser un recurso desesperado y definitivo en las negociaciones entre empleadores y docentes, no sindicatos. Los maestros tienen una responsabilidad especial con los estudiantes a los que nutren de conceptos, oxigenan sus mentes, les hacen pensar y por lo tanto no deben ir a la huelga a menos que todos los demás medios de negociación hayan fracasado.

[/two_third]

[one_fourth_last padding=”0 0 0 30px”]

    Por Fabian Kussman

 

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 25, 2017


 

[/one_fourth_last]