1990: REUNIFICACIÓN DE ALEMANIA

Share

.

Menos de un año después de la destrucción del Muro de Berlín, Alemania Oriental y Occidental se unen en lo que se conoce como el “Día de la Unidad”.

Kohl

Desde 1945, cuando las fuerzas soviéticas ocuparon el este de Alemania, y los Estados Unidos y otras fuerzas aliadas ocuparon la mitad occidental de la nación al final de la Segunda Guerra Mundial, Alemania dividida había llegado a servir como uno de los símbolos más duraderos de la Guerra Fría .

Algunos de los episodios más dramáticos de la Guerra Fría tuvieron lugar allí. El Bloqueo de Berlín (junio de 1948 a mayo de 1949), durante el cual la Unión Soviética bloqueó todos los viajes por tierra a Berlín Occidental, y la construcción del Muro de Berlín en 1961 fueron quizás los más famosos. Con la disminución gradual del poder soviético a fines de la década de 1980, el Partido Comunista en Alemania Oriental comenzó a perder el control del poder. Decenas de miles de alemanes orientales comenzaron a huir de la nación y, a fines de 1989, el Muro de Berlín comenzó a derrumbarse.

Poco después, las conversaciones entre funcionarios de Alemania Oriental y Occidental, junto con funcionarios de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la URSS, comenzaron a explorar la posibilidad de la reunificación. Dos meses después de la reunificación, se celebraron elecciones alemanas y Helmut Kohl se convirtió en el primer canciller de la Alemania reunificada. Aunque esta acción se produjo más de un año antes de la disolución de la Unión Soviética, para muchos observadores la reunificación de Alemania marcó efectivamente el final de la Guerra Fría.

El Proceso

El 9 de noviembre de 1989, el día que cayó el Muro de Berlín, fue el momento culminante de un proceso casi revolucionario. Las ciudadanas y los ciudadanos de la RDA tuvieron un protagonismo muy destacado: en unos casos, porque trataron a toda costa de abandonar un Estado que les negaba la libertad de circulación y, mediante la ocupación de embajadas en países extranjeros, finalmente forzaron su salida; en otros, porque proclamaron a gritos su voluntad de permanecer en la RDA, pero siempre y cuando se introdujeran reformas sustanciales, algo que el régimen no podía consentir, so pena de precipitar su hundimiento. Presa de esa doble acometida, la RDA se desmoronó como un castillo de naipes en cuestión de meses y pese a las inmensas medidas de seguridad imperantes. Ello allanó el camino para superar la división de Alemania y alcanzar su reunificación el 3 de octubre de 1990.

En Alemania a comienzos del año 1989 apenas había nadie –ni en el Este ni en el Oeste– que siquiera barruntara que la celebración, ese mismo otoño, del cuadragésimo aniversario de la RDA sería la última, que el Muro de Berlín desaparecería de inmediato y que la Alemania dividida en dos Estados se (re)unificaría. Nadie intuyó que a la postre y como consecuencia de ello se disolverían las constelaciones políticas mundiales que venían marcando la política europea de posguerra desde hacía más de cuatro décadas. Las cosas sucedieron de manera muy distinta. De repente la historia, esa historia que en Europa se había movido a un ritmo cansino durante décadas, aceleró el paso y terminó por desbocarse. La velocidad del proceso desconcertó incluso a quienes no intervinieron directamente en el curso de los acontecimientos sino que fueron meros espectadores. El 12 de septiembre de 1990, solo diez meses después de la caída del Muro, la reunificación de Alemania se hizo posible en virtud del Tratado 2+4.

Por poco tiempo la Unidad Alemana, que constitucionalmente se consumó el 3 de octubre de 1990 mediante la adhesión de los cinco nuevos Estados Federados “al ámbito de aplicación de la Ley Fundamental de la República Federal de Alemania”, desembocó en una incontenible explosión de júbilo colectivo, alentada por la certeza de que los retos del proceso de reunificación podrían supe-rarse. Pero luego siguieron las “penalidades de la llanura” (Bertolt Brecht). Las dificultades que les causaría la unidad recién conquistada a muchos alemanes también fueron consecuencia de que ésta llegó cuando ya casi nadie la esperaba y los cambios se sucedieron a un ritmo al que no se estaba acostumbrado.

El reto del “Despegue Este”

Tras el desplome de la RDA se comprobó que la productividad media del país solo representaba un tercio de la registrada en la República Federal, de modo que la Treuhandanstalt, la agencia fiduciaria encargada de la privatización de las empresas propiedad del pueblo, finalmente registró un déficit de 230.000 millones de marcos, en lugar de los 600.000 millones de marcos de beneficio calculados (unos 300.000 millones de euros). 

La esperanza de poder financiar las inversiones necesarias en la infraestructura de los nuevos Estados Federados con cargo al producto de la privatización de la llamada “propiedad popular” había resultado engañosa. La evolución de los costes de la unidad alemana fue mucho más dinámica de lo que pronosticaban las estimaciones más pesimistas. Las cargas sociales de la unidad tuvo que soportarlas la población del Este; las financieras, en gran medida, la del Oeste. Así fue como el annus mirabilis de 1989/1990 dio paso a un prosaico proceso de convergencia con una perspectiva a largo plazo. Ello trajo consigo que los logros del “Despegue Este”, que de hecho se iban haciendo visibles de forma progresiva, no siempre se percibieran adecuadamente.

Entre los resultados más sobresalientes del “Despegue Este” se encuentra el saneamiento de los barrios residenciales del centro de las ciudades y los núcleos urbanos en general, más allá de Dresde, Leipzig, Chemnitz o Halle, que en tiempos de la RDA sufrieron una continua degradación. Otros ejemplos son la dotación de telecomunicaciones de los nuevos Estados Federados, una de las más modernas de Europa, y la organización de una oferta universitaria competitiva, así como el liderazgo mundial de las nuevas empresas de tecnología solar y ambiental que se han instalado en esas regiones. También se han realizado inmensos esfuerzos en el sector de las infraestructuras, la protección del medio ambiente y la naturaleza, el desarrollo turístico y la conservación del patrimonio cultural.

A ello se contrapone el movimiento migratorio, principalmente de gente joven –aunque ciertamente menos intenso en comparación con los primeros años de la unidad–, hacia el oeste del país, con la consiguiente contracción y envejecimiento poblacional en los Estados Federados orientales. La emigración de habitantes de los Estados Federados orientales contrasta con las transferencias desde los Estados Federados occidentales, que hasta 2009 totalizaron una cifra estimada de 1,6 billones de euros en términos netos (descontando las aportaciones de Alemania oriental). Los esfuerzos canalizados a través del “Despegue Este” son un ejemplo de solidaridad nacional de proporciones insospechadas en una atmósfera política marcada por los discursos postnacionales. Pese a todos los avances logrados, la homologación de las condiciones de vida en el Este y el Oeste sigue siendo de cara al futuro un asunto prioritario para la culminación de la unidad interna. El Informe Anual del Gobierno Federal sobre el Estado de la Unidad Alemana expone periódicamente la marcha de los diferentes procesos.

Berlín, centro político

Berlin

Berlín ya fue designada capital de la Alemania unida en el mismo Tratado de Unificación de 1990. El 20 de junio de 1991 el Bundestag Alemán decidió, además, trasladar la sede del Gobierno y del Parlamento de Bonn –capital de la República Federal de Alemania desde 1949– a Berlín. Desde la reubicación, en 1999, Alemania dispone nuevamente de un centro político palpitante en Berlín, equiparable a las metrópolis de los grandes países vecinos europeos. Así lo simbolizan, además del remodelado edificio del Reichstag, la Cancillería Federal y la Puerta de Brandeburgo, que, abierta al paso, representa la superación de la división. En algún momento se temió que el traslado del Gobierno a Berlín podría llegar a ser expresión de una nueva megalomanía alemana. Esos temores se revelaron infundados. Antes al contrario, la unidad alemana fue el detonante para superar la división de Europa entre Este y Oeste. Alemania efectivamente ha desempeñado un papel precursor en la integración política y económica del continente. Y lo ha hecho renunciando a uno de los instrumentos y símbolos más importantes del proceso de unificación, el marco alemán, para crear un espacio monetario europeo, la llamada Eurozona, que no existiría sin Alemania. Asimismo, pese a estar absorbida su atención por el proceso de unificación, desde 1990 los distintos Gobiernos Federales nunca han perdido de vista la integración europea, lo cual se tradujo en el Proceso de Lisboa.

En el transcurso de la década de los noventa finalmente también varió el papel de Alemania en la política mundial. La participación de soldados alemanes en misiones internacionales de paz y operaciones de estabilización visibiliza hacia el exterior esa responsabilidad redoblada. En la expectativa de los aliados de la OTAN de que la República Federal de Alemania asuma una parte de las responsabilidades comunes acorde con su tamaño y su peso político se patentiza a la postre que en la época de su división Alemania gozó de un status político que desapareció con el final del orden mundial bipolar.

Recuperación de la memoria histórica

Winkler

La cuestión de cómo encarar políticamente la reconstrucción del pasado –en cuanto proceso de indagación, esclarecimiento y asimilación colectiva de los hechos– en relación con el régimen del Partido Unitario Socialista (SED) que gobernó la RDA de 1949 a 1989/1990 es uno de los capítulos más difíciles de la unidad alemana. Aparte de que en el campo de la cultura de la memoria y la recuperación de la memoria histórica invariablemente también se manifiestan posiciones partidistas, siguen aflorando diferencias entre los alemanes occidentales y orientales; pero sobre todo ocurre que con los instrumentos de la política de la memoria en este terreno se libran a posteriori aquellos debates que quedaron truncados cuando la RDA en vías de descomposición del otoño e invierno de 1989/1990 fue incorporada a toda prisa al proceso de la reunificación. Aunque muchos afectados no lo vean así: por esa vía las élites de la RDA quedaron bajo la protección del sistema jurídico de la República Federal (y el amparo del Estado social), lo cual contribuyó decisivamente a que esa subversión casi revolucionaria discurriera pacíficamente.

Los alemanes, que a diferencia de sus vecinos franceses hasta ahora no pueden reclamar para sí el haber intervenido revolucionariamente en el curso de la historia universal, a la postre sí que se inscribieron con fuerza, exactamente dos siglos después de los franceses, en la historia de las revoluciones europeas con esa revolución pacífica que formó parte del gran movimiento por la libertad y los derechos civiles de Europa central y oriental. Puede afirmarse que fue éste un paso decisivo en el „camino hacia Occidente“ (Heinrich August Winkler), con el cual también la Alemania reunificada desistió de pretensiones particularistas.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 3, 2019


 

ALEMANIA DIVIDIDA

Share

 

Poco después de la medianoche el 12 de agosto de 1961, los soldados de Alemania Oriental comienzan a colocar alambre de púas y ladrillos como una barrera entre el Berlín Oriental controlado por los soviéticos y la sección occidental democrática de la ciudad.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania derrotada se dividió en zonas de ocupación soviéticas, estadounidenses, británicas y francesas. La ciudad de Berlín, aunque técnicamente era parte de la zona soviética, también se dividió, y los soviéticos tomaron la parte oriental de la ciudad. Después de que un puente aéreo aliado masivo en junio de 1948 frustrara un intento soviético de bloquear Berlín Occidental, la sección oriental se vio aún más estrecha en el redil soviético. Durante los siguientes 12 años, aislada de su contraparte occidental y básicamente reducida a un satélite soviético, Alemania Oriental vio que entre 2.5 y 3 millones de sus ciudadanos se dirigían a Alemania Occidental en busca de mejores oportunidades. En 1961, unos 1.000 alemanes orientales, incluidos muchos trabajadores calificados, profesionales e intelectuales, se iban todos los días.

En agosto, Walter Ulbricht, el líder comunista de Alemania del Este, recibió el visto bueno del primer ministro soviético Nikita Khrushchev para comenzar a cerrar todos los accesos entre Berlín Oriental y Occidental. Los soldados comenzaron el trabajo durante la noche del 12 al 13 de agosto, colocando más de 100 millas de alambre de púas ligeramente dentro de la frontera de Berlín Este. El cable pronto fue reemplazado por una pared de bloques de concreto de seis pies de alto y 96 millas de largo, completa con torres de protección, postes de ametralladoras y reflectores. Oficiales de Alemania Oriental conocidos como Volkspolizei (“Volpos”) patrullaban el Muro de Berlín día y noche.

Ulbricht
Khruschev
Brandt
Kenndy

Muchos residentes de Berlín en la primera mañana se encontraron repentinamente aislados de amigos o familiares en la otra mitad de la ciudad. Dirigidos por su alcalde, Willi Brandt, los berlineses occidentales se manifestaron contra el muro, mientras Brandt criticaba a las democracias occidentales, particularmente a los Estados Unidos, por no tomar una posición en contra de él. El presidente John F. Kennedy había dicho anteriormente públicamente que Estados Unidos solo podía ayudar realmente a los berlineses y alemanes occidentales, y que cualquier tipo de acción en nombre de los alemanes orientales solo resultaría en un fracaso.

El Muro de Berlín fue uno de los símbolos más poderosos e icónicos de la Guerra Fría. En junio de 1963, Kennedy pronunció su famoso discurso “Ich bin ein Berliner” (“Soy berlinés”) frente al Muro, celebrando a la ciudad como un símbolo de libertad y democracia en su resistencia a la tiranía y la opresión. La altura del muro se elevó a 10 pies en 1970 en un esfuerzo por detener los intentos de fuga, que en ese momento llegaban casi a diario. De 1961 a 1989, un total de 5,000 alemanes orientales escaparon; muchos más intentaron y fracasaron. Los disparos de alto perfil de algunos posibles desertores solo intensificaron el odio del mundo occidental hacia el Muro.

Finalmente, a fines de la década de 1980, Alemania Oriental, impulsada por el declive de la Unión Soviética, comenzó a implementar una serie de reformas liberales. El 9 de noviembre de 1989, masas de alemanes orientales y occidentales se reunieron en el Muro de Berlín y comenzaron a trepar y desmantelarlo. Cuando se destruyó este símbolo de la represión de la Guerra Fría, Alemania Oriental y Occidental se convirtieron nuevamente en una nación, firmando un tratado formal de unificación el 3 de octubre de 1990.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 12, 2019


 

La Curiosa Historia de Yuri Andropov y Samantha Smith

Share

 

El 24 de abril de 1983, la Unión Soviética publica una carta que el líder ruso Yuri Andropov le escribió a Samantha Smith, una estudiante de quinto grado estadounidense de Manchester, Maine, invitándola a visitar su país. La carta de Andropov llegó en respuesta a una nota que Smith le había enviado en diciembre de 1982, preguntando si los soviéticos planeaban iniciar una guerra nuclear. En ese momento, los Estados Unidos y la Unión Soviética eran enemigos de la Guerra Fría.

 

El presidente Ronald Reagan, un apasionado anticomunista, apodó a la Unión Soviética el “imperio del mal” y pidió aumentos masivos en el gasto de defensa de los Estados Unidos para enfrentar la percepción de la amenaza soviética. En su duelo de relaciones públicas con Reagan, conocido como el “Gran Comunicador”, Andropov, quien había tenido éxito durante mucho tiempo con el líder soviético Leonid Brezhnev en 1982, asumió un enfoque popular, casi abuelo, que era incongruente con la imagen negativa que la mayoría de los estadounidenses tenían de los soviéticos.

 

La carta de Andropov decía que los rusos querían “vivir en paz, comerciar y cooperar con todos nuestros vecinos en el mundo, sin importar cuán cerca o lejos estén y, ciertamente, con un país tan grande como los Estados Unidos de América”. . “En respuesta a la pregunta de Smith sobre si la Unión Soviética deseaba evitar la guerra nuclear, Andropov declaró:” Sí, Samantha, nosotros en la Unión Soviética estamos haciendo todo lo posible para que no haya guerra entre nuestros dos países, para que “No habrá guerra en absoluto en la tierra”. Andropov también felicitó a Smith, comparándola con el personaje valiente Becky Thatcher de “Las aventuras de Tom Sawyer” de Mark Twain.

 

Smith, nacida el 29 de junio de 1972, aceptó la invitación de Andropov y voló a la Unión Soviética con sus padres para una visita. Después, se convirtió en una celebridad internacional y embajadora de la paz, pronunciando discursos, escribiendo un libro e incluso consiguiendo un papel en una serie de televisión estadounidense. En febrero de 1984, Yuri Andropov murió de insuficiencia renal y fue sucedido por Konstantin Chernenko. Al año siguiente, en agosto de 1985, Samantha Smith murió trágicamente en un accidente aéreo a los 13 años.

 


[ess_grid settings='{“max-entries”:”10″,”entry-skin”:”1″,”layout-sizing”:”boxed”,”grid-layout”:”even”,”spacings”:”20″,”rows-unlimited”:”off”,”columns”:”5″,”rows”:”2″,”grid-animation”:”fade”,”use-spinner”:”0″}’ special=’related’][/ess_grid]


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 23, 2019


 

1989, El Partido Comunista de Checoslovaquia renuncia al monopolio del poder político

Share

 

Enfrentados por el colapso de los regímenes comunistas en los países vecinos y las crecientes protestas en las calles, los funcionarios del Partido Comunista de Checoslovaquia anuncian que renunciarán a su monopolio del poder político. Las elecciones celebradas el mes siguiente trajeron al primer gobierno no comunista en el poder en más de 40 años. Checoslovaquia, liderada por el linaje comunista Gustav Husak, intentó ignorar las señales de que los vientos políticos estaban cambiando en el este de Europa. Mikhail Gorbachov estaba en el poder en la Unión Soviética, pidiendo reformas políticas y económicas. Funcionarios comunistas de la vieja línea, como Erich Honecker en el este de Alemania, estaban cayendo del poder. Husak y sus partidarios intentaron retener su base de poder en Checoslovaquia incorporando nuevas caras comunistas al gobierno, pero estos cambios estéticos no reprimieron las crecientes demandas del pueblo de la nación de una dramática reestructuración política. En noviembre de 1989, decenas de miles de manifestantes tomaron las calles de Praga y otras ciudades checas pidiendo la eliminación del régimen de Husak. Aunque la administración de Husak respondió con brutales golpizas, esta violencia solo endureció la resolución de los manifestantes. Husak, sin la esperanza de recibir ayuda de la Unión Soviética, anunció el 28 de noviembre que el Partido Comunista estaría de acuerdo en eliminar el sistema político de partido único de la nación. Pocos días después, Husak renunció. Se estableció un gobierno de coalición, con los comunistas una minoría distinta. El 29 de diciembre, Vaclav Havel fue elegido presidente, convirtiéndose en el primer líder no comunista de Checoslovaquia en más de 40 años. El éxito de la “Revolución de terciopelo” en Checoslovaquia (llamada así por su carácter relativamente pacífico) fue otro signo de la fortuna del comunismo en Europa del Este. El hecho de que la Unión Soviética se abstuvo de actuar (a diferencia de 1968, cuando los tanques soviéticos aplastaron a los manifestantes en Praga) señaló el poder menguante del gigante comunista, así como el compromiso de Gorbachov con la reforma económica y política en el bloque oriental.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 26, 2018


 

K-141 TRAGEDIA DE OTRO SUBMARINO  

Share

 

 Por CLAUDIO KUSSMAN.

 

KURSK SIN OLVIDO

La construcción del poderoso submarino nuclear ruso, Kursk, destinado a cazar portaaviones, se inició en 1990 siendo botado en diciembre de 1994, pasando a ser parte de la Flota del Norte con base en Vidyayevo en el Oblast de Murmansk. Se trataba de una nave de la clase  Oscar-II, tenía una eslora de 154 metros, una manga de 18 y un desplazamiento de 13.400 toneladas (Ara San Juan 65, 8.66 y 2.140 toneladas  respectivamente). Debía su nombre al de la ciudad homónima donde en l943, se libró una de  las batallas  más grande de la historia de la segunda guerra mundial, en la que participaron alrededor de tres millones de soldados, más de 6300 tanques y unos 4400 aviones. La clase a la que pertenecía este submarino fue calificada como insumergible (si esta palabra tiene aplicación en un submarino), gracias a su doble casco, siendo el externo de acero al cromoníquel que lo hacía resistente a la corrosión. Con la disolución de la Unión Soviética (1990-1991), toda la flota soviética había experimentado recortes presupuestarios. Así muchos submarinos y equipo pesado de guerra  fueron abandonados para oxidarse, excepto el  más esencial de primera línea que igualmente comenzó a ser inadecuadamente inspeccionado.

El 12 de agosto de 2000  durante un ejercicio en el mar de Barents, según la versión oficial, basada en los resultados de la investigación de la Fiscalía General, a las 11:28 hora local (7:28 UTC-Tiempo Universal Coordinado) se produjo una explosión al disparar un torpedo sin carga, en la sala que los contenía. Ocurrió cuando el peróxido de hidrógeno usado como propelente para el torpedo, se filtró a través de la herrumbre de la carcasa de este y reaccionó en contacto con cobre y latón, causando una reacción en cadena que marcó el principio del fin. La compuerta estanca que separaba este compartimiento del resto del submarino, como era costumbre había quedado abierta a raíz del exceso de aire comprimido que se expulsaba cada vez que se efectuaba un disparo. Así la onda expansiva se propagó a los dos primeros compartimentos, de un total de nueve que tenía este gigantesco submarino. Inicialmente murieron 7 tripulantes y otros 36 resultaron heridos. Tras declararse un incendio que pasó a otros compartimentos, las llamas y el humo llegaron al puesto de mando. Se cree que el capitán intentó ordenar un soplado de emergencia, pero el humo los venció. La boya de emergencia, diseñada para soltarse del submarino automáticamente y ayudar a los rescatadores a encontrarlo, no se desplegó. Increíblemente el verano anterior en una misión llevada  a cabo en el Mediterráneo, por temor a que la misma se soltara accidentalmente y revelara la presencia de la nave a la flota estadounidense, había sido desactivada.  Dos minutos y quince segundos después de la explosión inicial, tuvo lugar otra mucho más grande estando el submarino  apoyado en el fondo marino a 108 metros de profundidad. La información sismográfica de las estaciones existentes a lo largo del norte de Europa midió una magnitud de 3.50 en la escala de Richter. Tras esa explosión, los reactores nucleares se desactivaron para evitar un desastre nuclear, pero quedó abierto en el casco diseñado para descender a mil metros de profundidad,  un agujero de unos dos metros cuadrados. El agua inundó otros compartimentos a razón de 90.000 metros por segundo, matando a gran parte de la tripulación. Entonces una vez más se impuso la mentira y la Armada rusa  intentó al principio, mantener en secreto el accidente.  Al pasar los días y ante las presiones internacionales y la de los familiares de los marineros y oficiales del Kursk, el 16 de agosto se reconoció la tragedia y la imposibilidad de resolverla. El presidente VLADIMIR PUTIN que se había hecho cargo del gobierno cuatro meses antes,  da la orden de aceptar la ayuda extranjera,  después de hablar con el presidente de Estados Unidos BILL CLINTON. El día 19 el gobierno ruso informa a los familiares que no hay sobrevivientes, pese a ello el patriarca ortodoxo, Alejo II, preside un oficio religioso para pedir el milagro en la catedral Cristo Salvador de Moscú, el mayor templo de Rusia.

Al anochecer llega a la zona del desastre el buque de Noruega Normand Pioneer con 27 buzos especialistas y un mini sumergible -el LR5- todos ellos del Reino Unido. Más tarde  se incorpora otro buque noruego, el Seaway Eagleen con otros 12 buzos noruegos.

ISMERLO La Oficina Internacional para el Rescate y Escape de Submarinos o Ismerlo por sus siglas en inglés (International Submarine Escape and Rescue Liaison Office), es una organización internacional que actúa cuando hay submarinos accidentados en el mar.

Fue creada en el año 2003, inicialmente por la OTAN y el Grupo de Trabajo para el rescate submarino (SMERWG) luego del hundimiento del submarino K-141 Kursk,  para asistir en la coordinación global de búsqueda y operaciones de rescate donde hay submarinos accidentados. Como pudimos comprobar, actuó en el caso del submarino ARA San Juan.

Al día siguiente los buzos inspeccionan la nave siniestrada y el 21 ingresan a la misma, comprobándose que todo su interior estaba inundado y todos los tripulantes fallecidos. El gigantesco submarino fue reflotado finalmente el 8 de octubre de 2001 por dos empresas holandesas Mammut y Smit International, a un costo de 65 millones de dólares siendo  la operación  televisada en directo a todo el mundo. Se recuperaron 115 cuerpos del total de 118 víctimas. En ello no imperaron las razones humanitarias, en este caso el gran peligro eran los explosivos que llevaba el submarino y los reactores nucleares, que finalmente fueron desactivados en el año 2003.   Si bien las versiones oficiales hablaban de muerte inmediata, luego se estableció  23  tripulantes habrían logrado sobrevivir,  después de la tragedia en la parte trasera del submarino. Esto lo hizo saber una nota del Capitán Teniente DMITRI KOLÉSNIKOV hallada en un bolsillo de su pantalón, escritas el mismo día del desastre.

En una de sus partes expresa: “13.15. Todos los tripulantes de los compartimentos sexto, séptimo y octavo pasaron al noveno. Hay 23 personas aquí. Tomamos esta decisión como consecuencia del accidente. Ninguno de nosotros puede subir a la superficie. Escribo a ciegas”.  “Parece que no tenemos grandes posibilidades. Un 10 o 20%”. Es la última entrada escrita el 12 de agosto, a las 15:15 (cuatro horas después de la explosión). El Kremlin vio su imagen afectada debido a las acusaciones sobre su pésima forma de llevar el asunto; repleta de secretismos y de informaciones oficiales que llegaban con cuentagotas. PUTIN,  de vacaciones en Sochi al momento de la tragedia, las continuó cinco días más. Todo ello hizo que se generaran especulaciones y rumores de todo tipo, llegando algunos diarios rusos a afirmar que el sumergible había sido embestido por otro estadounidense o que se había producido una colisión con boyas inglesas. Pasaron los años, diferentes tragedias marítimas se sucedieron en el mundo, pero nunca se deja de mencionar y destacar esta por su dramatismo y ser la peor catástrofe naval de la historia postsoviética.

 

Claudio Kussman

Interno L.U.P 345.349

Servicio Penitenciario Federal

Noviembre 18, 2018

 

 

 

 

“Sea lo que sea que pierdas, siempre nos encontraremos a nosotros mismos en el mar”

E.E. Cummings (1894-1962)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 18, 2018


 

EL PENSAMIENTO NACIONAL EN TIEMPOS DE GLOBALIZACION PLANETARIA.

Share

 

El  presente ensayo fue escrito por el General Heriberto J. Auel en el año 2002. Había indicios de una reacción al multilateralismo globalizador. Hoy, con la llegada de Bolsonaro a Brasilia y luego de reacciones nacionalistas en Europa y EEUU, se verá un fenómeno de reacción al “progresismo de izquierda” que afectó a la Argentina desde 1984.

Observemos lo que decía el General 16 años atrás:

 

 

 

Grl Br Heriberto Justo Auel

Octubre de 2002

 

 

“Aquel a quien no le preocupa el futuro, se topará con la desgracia.”

Confucio

“He aquí la recta manera de estudiar; la que no se limita al saber histórico, sino que transforma cada vez lo histórico en actualidad, mediante la aplicación de ese saber.”

I Ching

 

 EL PENSAMIENTO NACIONAL.
El pensamiento nacional es, de hecho, el germen y núcleo de una teoría política nacional y ésta, situada en nuestro espacio y tiempo histórico, la base de una doctrina política nacional. Hoy ambas son las grandes ausentes en nuestra circunstancia nacional y, consecuentemente, fuentes de ansiedad e incertidumbre social.
Una doctrina, es decir, un actualizado pensamiento nacional desarrollado en forma sistematizada y orgánica, con plena posibilidad de aplicación real, da lugar a la unidad y homogeneidad de una sociedad, que alcanza así la categoría de comunidad nacional. Impulsa a la sinergia y felicidad del país a través de la construcción de su propio futuro.
Una comunidad, en libertad y diversidad, al alcanzar ese rango ostenta un solo y común escenario a lograr. Es su “destino manifiesto”, su “proyecto de vida en común”, un ramillete de objetivos políticos en el horizonte que reúne a un pueblo y le da vigor monolítico y esperanzas.
Esa comunión proyectada de intereses e ideales producirá –naturalmente- la unidad nacional, que se traducirá en poder y fortaleza política, sobre el soporte de una identidad, de una cultura singular que unifica, diferencia y define a una personalidad nacional, -en el concierto de la variada multiplicidad universal- y en una necesidad insoslayable en la relación con “el otro” o con “los otros” en la presente e ineludible globalización planetaria, que nos hace a todos vecinos cercanos.
Establecida la unidad de fines –unidad objetiva- alcanzaríamos en consecuencia el enlace espiritual de la Nación. En ese estadio, es lícita y  necesaria la confrontación de ideas, la oposición inteligente en la elección de las prioridades, de los medios y caminos para alcanzar aquellos fines u objetivos, optimizando así el empleo del Poder Público, siempre escaso y de uso alternativo. Éste es el rol de las organizaciones sociales y de los partidos políticos que representan a los diversos sectores de la sociedad. Para la acción operativa comunitaria están las instituciones estatales, en sus diversos niveles. Sin ellas, es imposible el progreso.
Por el contrario, la ausencia de un pensamiento nacional, originario y originante, se traduce en la ausencia de la unidad actora-soberana y en la presencia de un “pueblo arena”, objeto de las circunstancias y no sujeto de su propia historia, como “pueblo roca”.
Un “pueblo roca”, unido, exige el aglutinante de una Doctrina Nacional fundada en un Pensamiento Nacional. Colegimos así que un Pensamiento Nacional – Doctrina Nacional- es la base de la unión y de la unidad resultante, condición sine-qua-non que nos hace actores del propio destino posible, es decir, de un futuro real a prever y lograr, para “no toparnos con la desgracia”, según la sentencia confuciana que encabeza estas líneas.
Es el “pensar, para luego obrar”, que nos legó el Estagirita y que, desde Moltke El Viejo, orienta a los modernos estados mayores y a sus correlatos privados o públicos.
LA DOCTRINA NACIONAL.
Hemos señalado que un pensamiento sistematizado –teoría-, con un objeto definido, deriva en doctrina. Ésta, definida por uno o varios principios, es el instrumento que ilumina al Plan Estratégico consecuente, como sendero para lograr con eficiencia las metas de largo, mediano y corto plazo y a la vez sortear la complejidad de situaciones conflictivas que nos presenta un mundo complejo, en vertiginosa evolución.
Cuando ese ejercicio intelectivo logra transformar cada vez lo histórico en actualidad“, según la sentencia del I Ching, estamos en presencia de una doctrina nacional, de un aglutinador pensamiento singular, que es de aplicación en un espacio y en un tiempo definido y dinámico. No estaremos pensando ni obrando en abstracto y/o improvisadamente, sino accionando en un determinado espacio y en un determinado tiempo, en pos de fines deseados y queridos, interpretados por “la aplicación de ese saber” histórico –nuestra cultura-.
Una doctrina nacional se sitúa en un espacio, -en el espacio de la Patria-, entendida ésta como el hogar común de quienes están hermanados por una cultura, una tradición, un pasado histórico común. Quienes tienen Patria, tienen padres, tienen identidad. Comparten un origen histórico, un espacio y una forma específica de sentir y vivir: una tradición. Desde esos espacios, nos situaremos también en un tiempo. Desde “el saber histórico”, desde el pasado trascendente, vamos hacia el presente y el futuro, descifrando su clave, su naturaleza y su ritmo.
Entonces sí estaremos en presencia de una actualizada y dinámica doctrina nacional, de un pensamiento elaborado y sistematizado de posible aplicación y relacionado con un determinado, dinámico y singular espacio y tiempo. Sostenido por una cultura que irradia confianza, credibilidad.
Estaremos en presencia de “una realidad innovadora y expansiva” y en el ámbito de la ciencia y arte de la Política y de la Estrategia, por cuanto ambas como ciencias persiguen la verdad; ambas por su objeto transitan sobre los acontecimientos socio-políticos proyectados sobre el futuro. Y ambas como artes desarrollaran creativamente el espíritu del estadista, en pos de la Nación a lograr.
Queda así abierta la posibilidad del ejercicio creador –arquitectónico- de la Política y de la Estrategia, como puesta en acto de la transformación posible –apta, factible y aceptable-  de las realidades actuales, con el trasfondo de la voluntad unificada de la Nación, en el complejo ámbito de la mundialización acelerada, para el logro de un futuro de grandeza y a fin de cumplir con los mandatos de los Padres Fundadores.
LOS TIEMPOS DE LA GLOBALIZACION PLANETARIA.
Queda claro que el pensamiento nacionalque hemos señalado como origen y núcleo de una doctrina nacional-, no debe ser considerado en forma abstracta, sino en un aquí y ahora, en relación con ésta compleja circunstancia de globalización planetaria, según el enunciado del tema que nos convoca.
La Globalización o Mundialización Planetaria, es hoy una situación insoslayable que nos abarca, condiciona y a veces nos determina. Es esa realidad comprobable que está omnipresente en el universo, como “única verdad”. En nuestro entender, es un efecto ineludible de la etapa de la civilización en la que ya vivimos y que, según diferentes autores, conocemos como posindustrial, hiper-industrial, tecnotrónica, de las comunicaciones, de la informática, de la cibernética, de la tercera ola, etc., etc., que está exigiendo y originando a la “sociedad del conocimiento”, condición -sine qua non- para ingresar con éxito al Siglo XXI.
Podríamos expresar, en consecuencia, que en la era antropozoica y en la edad contemporánea, hemos alcanzado a través de las culturas la etapa de la civilización posindustrial, o como quiera llamársele, que nos hace testigos privilegiados de un punto de inflexión hacia una nueva e insoslayable situación, hacia un nuevo estadio internacional estructural, cuyo efecto más notable es el de la actual globalización:
  • la transformación progresiva del mundo en una “aldea global” y
  • la aceleración constante del ritmo histórico.
Queda dicho, en otros términos, que son afectados en su naturaleza y dimensión factores básicos de la acción política y estratégica:
  • el espacio (hoy uno-global),
  • el tiempo (acelerado en su ritmo) y que un tercer factor,
  • el Poder, se construye actualmente desde la comunidad, desde su cultura, desarrollando su educación espiritual y adquiriendo las destrezas que exigen los nuevos medios en una masa crítica de la sociedad nacional/regional.
Los catalizadores que han impulsado a éste complejo fenómeno, provienen del ámbito de la Revolución Científico-Tecnológica: el ordenador o computadora, las telecomunicaciones, los vectores aeroespaciales, etc. La Ciencia y la Tecnología han desarrollado su propio impulso, retroalimentándose a escala geométrica. El efecto causado por este hecho en las ciencias sociales, ha sido de carácter “tectónico”, en términos de Lester Thurow. No afectó a los sistemas, sino a las estructuras.
En parte del mundo académico, el fenómeno quedó evidenciado. Surgió allí una perversa confusión conceptual, parálisis intelectual o perplejidad ideológica, manifestaciones claramente observables en las publicaciones de la última década del siglo XX y aun en los 2000.
LA GLOBALIZACION IMPERIAL.
En 1989/91 al implosionar la URSS, se quiebra en el ámbito político-estratégico la lógica imperial bipolar. Esta crisis geopolítica y aquella otra, la ya citada Revolución Científico-Tecnológica, -que da lugar a la Iniciativa de Defensa Estratégica-, se potenciaron mutuamente, creando un inédito Poder Imperial Global, un Unicato Multipolar corporizado por los Países Desarrollados Norte, que conforman el Grupo de los Siete / Ocho.
Este “Nuevo Orden Internacional” adopta el modelo de la Revolución de Filadelfia, triunfante en la Guerra Fría y acepta a un “primum inter pares”, EE.UU., en reconocimiento de su liderazgo estratégico indiscutido en la nueva etapa de la presente civilización, la de ” la Tercera Ola”, que lo consagra como el único poder nacional con capacidad de “proyección de fuerza”, hacia cualquier punto del Universo.
Este es el escenario emergente de la posguerra fría, signado por el “economicismo pragmático” de quienes imperan desde el Norte y cuya impronta es la no resuelta crisis del internacionalismo liberal triunfante. Anthony Lake, ex asesor del Presidente Clinton en temas de Seguridad, le ha llamado “wilsonianismo pragmático”, que pareciera acentuarse con Obama, en el 2009, bajo la presión abarcadora de la crisis financiera internacional, emergente en el 2008.
El liberalismo, en el ápice de su hegemonía universal, no encontró aun el principio aplicable a la enorme variedad de conflictos a enfrentar…” Ha prohibido la guerra, impulsado el desarme o el control de armas, ha creado un sinnúmero de burocracias internacionales para la promoción y el sostenimiento de la Paz Internacional, pero no ha podido evitar los conflictos, aun entre Estados liberales, mientras éstos manifiesten y sostengan sus intereses nacionales.
En el debate íntimo, chocan los liberales cosmopolitas (Kant, Bentham, Wilson) con los liberales nacionales (Rousseau) y el resultado se traduce el llamado “caos desintegrador” político o institucional, mientras esos mismos actores se integran en bloques económicos regionales y/o continentales.
Frente al marxismo desacreditado y al realismo estratificado, el liberalismo está paralizado por su propia incongruencia ante una situación compleja y no resuelta, que Obama intenta superar con estrategias aparentemente idealistas, que producen vivas desconfianzas en antiguos aliados. Por el momento se duda si esta actitud “blanda”, es hija de la crisis financiera o de una ideología “progresista”. La complejidad de la guerra mundial contra el terrorismo global, a fines del 2009, tiene en Afganistán una prueba paradigmática para el nuevo gobierno demócrata que, junto a la actitud política frente a la situación interna de Honduras, constituyen indicativos clarificadores de las opciones “carterianas” que pareciera asumir hoy la superpotencia imperial.
Se llega siempre al “estado de guerra” que han planteado a lo largo de la historia Tucídides, Maquiavelo, Hobbes o Rousseau. La eficiencia económica no se armoniza con la seguridad estratégica. La globalización económica es un triunfo liberal obtenido a un alto costo, con consecuencias inesperadas y aun irresueltas.
Se ha reconocido la independencia de Croacia, Bosnia o Eritrea, pero no se lo hizo con Biafra o Chechenia, con los kurdos o tibetanos, legitimándose estas diferentes resoluciones con la apelación a las conveniencias económicas o para no “aumentar el caos” existente. El mercantilismo, que se inició y expandió con “el mare liberum” de Grocio, fue normado para el comercio. Actualmente, cuando debe incluirse en la internacionalización a la producción y la distribución, hay áreas que quedan fuera del control de los Estados.
El liberalismo, triunfante en el último medio siglo sobre los diversos totalitarismos socialistas, redujo el poder del Estado-Nación en favor de la esfera protegida de los derechos individuales, creando progresivamente otro poder, ANONIMO Y FORMIDABLE, fuera de los Estados, que afecta al concepto tradicional de soberanía estatal y que, por el momento, es solo considerado como una mera extensión de los derechos individuales.
Sin embargo, la euforia idealista inicial -Fukuyama- luego de la caída del muro de Berlín y hasta la llegada de la Guerra del Golfo, se ha transformado en el pesimismo de la violencia dispersa, de los conflictos de exclusión, de la amenaza de “los nuevos bárbaros” o de las polaridades indefinidas.
En los últimos años, ni republicanos ni demócratas han definido con claridad los intereses externos de los EE.UU., apareciendo una significativa grieta entre los ideales liberales y las políticas en acto del gobierno demócrata, en el período Clinton, siendo las de la actual administración un enorme interrogante. Ha llegado el momento de decidir la continuidad de la transición estructural iniciada por nosotros en los ’90 y de reflexionar acerca de los efectos públicos de ciertas actividades privadas y públicas fuera de control con posterioridad al caos decadente conducido por el “progresismo” de los últimos años. El caos institucional nos está llevando al “estado fallido”, santuario de las mafias ya presentes en Ibero América y en nuestro querido país.
EL NARCOTERRORISMO.
Ha llegado el momento, en la Región, de repensar al “Estado Residual” para rehabilitarlo como Estado Necesario”. Debiera de ser esta una preocupación central de la Gran Política y del Derecho Político, una responsabilidad primaria de las dirigencias y materia obligada de quienes nos ocupamos de la Seguridad Nacional y de la Política de Defensa, hoy inexistentes. La guerra fría, como una guerra diferente, -la primera en ambiente nuclear- nos ha deparado una posguerra también distinta, con un inventario de riesgos y amenazas estratégicas sin antecedentes teóricos, que ponen en riesgo la enorme oportunidad que la misma crisis nos ha abierto.
Escuetamente, podemos enumerarlos así:
  • Desintegración o feudalización de Estados.
  • Presencia generalizada del crimen organizado internacional.
  • Conflictos étnicos.
  • Luchas facciosas, religiosas o políticas. Indigenismo radical. Fundamentalismos.
  • Fracaso de Estados-poscoloniales.
  • Terrorismo globalizado. Insurgencias.
  • Desecularización del Estado.
  • Refugiados y migraciones, con su corolario xenófobo.
  • Marginamiento estructural, estatal y social.
  • Aplicación distorsionada de los Derechos Humanos.
  • Agresión al medio ambiente.
  • Intervención selectiva, etc.
Los análisis superficiales, los planteos abstractos, las inclinaciones cuestionadoras e ideológicas y la permanente receta copiada, nos llevaron al error constante; éste a la decadencia y, en 1989 al estado de necesidad. Esta situación impuso el comienzo improvisado de una situación regresiva, irrazonable, conflictiva y sin salida. Permanecemos paralizados, detenidos en el tiempo, con la ansiedad que proporciona la escasa/nula claridad de los discursos electorales, en total incertidumbre cuando se trata de nuestro futuro. Esa es la razón de haber colocado a la cabeza de estos renglones las dos sentencias de la sabia y vieja cultura china. El pensamiento nacional tiene hoy un enorme desafío por delante: “preocuparse por el futuro, para no toparnos con la desgracia.”
LA SEGUNDA ARGENTINA EN TIEMPOS DE GLOBALIZACION PLANETARIA.
La Primera Argentina, (la Argentina Agropecuaria), pensada por la Generación del ’37 y llevada a los hechos por la Generación del ’80, tuvo un magnífico resultado económico y un gran fracaso socio-político. Luego de una prolongada guerra civil, logró modernizar el sistema económico, mantuvo estratificado el sistema político e ignoró al sistema social.
El propio éxito económico del ´80 y la naciente clase media, movilizaron a la “democracia incivilizada” de toda nuestra geografía, en pos de la modernización del sistema político: la participación. El desarrollo económico exigía desarrollo político. La cultura hispano-criolla-cristiana de la Proto-Argentina había sido avasallada por los copistas de ayer. Estos, desde la civilización mercantilista impusieron las instituciones de moda y desataron una guerra civil campal, contenida brevemente por la Revolución del ’80 y su consecuente Primera Argentina. Sin embargo, con otras formas, la guerra civil se reactivó a partir de la Revolución del ’90. En el Parque de Artillería, manzana hoy ocupada por los Tribunales, se inició el ciclo de los golpes de estado del siglo XX. El sistema político no logra establecerse. El cuestionamiento social sin propuestas políticas cubre al siglo XX. La Argentina queda envuelta en los ideologismos.
La guerra civil cambia de formas.
La participación llegará tardíamente, a fines de la Primera Guerra Mundial, sin re-dinamizar al éxito económico de Roca, sin ideas, manteniendo la inercia quejosa que legitimó su origen, pero vacía de arraigo y de proyección  hacia el futuro. Ello le vale un relevo definitivo, un 17 de Octubre. Será la nueva sociedad de masas, consecuencia de la incipiente industrialización provocada por las guerras europeas, -la sustitución de importaciones-, la que llegará desde el interior profundo a las “orillas urbanas” e intentará darle continuidad a la modernización de los sistemas. Los elementos más cultos y menos civilizados, intentaran ingresar a la industrialización y a la urbanización ordenada. La clase media urbana se sintió agredida por el “aluvión zoológico”. La Gran Política quedó paralizada.
La clase media, que debió liderar esta nueva etapa, desertó de su responsabilidad histórica. Prefirió buscar el reemplazo del patriciado agrario o bien especuló, al amparo de las crisis sucesivas. El enfrentamiento social se hizo maniqueo y fue cabalgado por el conflicto hemisférico Este-Oeste, iniciado en 1947 -y en Ibero América  a partir de la revolución cubana-, agravando la violencia de la guerra civil, que se hace revolucionaria, desquiciando al maltrecho y débil Estado Nacional.
En 1982, la Guerra del Atlántico Sur pone fin a la recurrencia de los “democratistas” a los golpes de estado cívico-militares, como alternativa a la no-aceptación de las “mayorías emergentes” o a la “falta de soluciones”, en las repetidas y cíclicas crisis del sistema político.
Emerge la Posibilidad de una Segunda Argentina.
Luego de las hiperinflaciones, la licuación de los partidos y las crisis institucionales, el electorado argentino enfrenta en los 2000 la responsabilidad de cambios estructurales insoslayables, exigidos por el entorno internacional y regional y el incuestionable agotamiento del proyecto de la Primera Argentina.
La Revolución del Parque y el 17 de Octubre, tienen su correlato histórico en la Gesta del Atlántico Sur. Los tres constituyen hitos históricos dentro de una decadencia centenaria, en lo que hace a la actualización funcional de los sistemas. Del mismo modo, la Generación del ’37, la del ’80 y la del 43 -Forja y el GOU-, tienen su correlato en la presente Generación Malvinas, que abarca a la juventud argentina menor de 45 años.
A diferencia de sus predecesoras, la Generación Malvinas tiene por delante algo más que adelantar el reloj de la historia y hacer congruentes a los sistemas de un país con constitución liberal, economía socialista y sociedad corporativa. El nivel de irracional decadencia alcanzado está comprendido por un proceso revolucionario neo-estalinista que, abarca a todo el sub-continente iberoamericano y una crisis financiera internacional.
En breve, la comunidad argentina deberá lograr restablecer el “Estado Necesario”, recuperar la República y las instituciones; restablecer la identidad a través de la educación y de la comunicación social. La cultura –identidad- es el firme soporte de la construcción de nuestro futuro. A éste lo imaginamos como el de una Segunda Argentina Posindustrial, designio central de la Gran Política, que por el momento no aparece. El Estado, en sus diferentes niveles, es el instrumento imprescindible para la acción constructiva de nuestro futuro y las instituciones, para ser tales, deben ser funcionales a la globalización planetaria que nos abarca.
En síntesis: debemos dentro de un corto lapso, recuperar nuestra identidad, establecer el escenario a lograr en el largo plazo y comprender a nuestra compleja circunstancia global. Estas son las bases imprescindibles para desarrollar un Pensamiento Nacional en Tiempos de Globalización Planetaria.
No ” limitarnos al saber histórico, sino transformar cada vez lo histórico en actualidad, mediante la aplicación de ese saber… “, sin olvidar, en momento alguno, que el procesohistórico está acelerado. El ritmo del tiempo ha cambiado.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 1, 2018


 

LA OPCIÓN CATALANA

Share

 

 

 

No suele haber un único responsable, ni hay una sola explicación de lo que sucede. Más aún en un caso tan complejo como un sentimiento político, cultural y lingüístico que se remonta décadas atrás. Si a ese cóctel se le añade episodios de violencia y crecientes intereses políticos y económicos de ambos lados, el resultado es el que se observa ahora: una sociedad polarizada entre dos opiniones, fracturada en muchos casos y de difícil entendimiento mutuo en sus extremos. Es la nueva conquista de Cataluña, su independencia y sus opciones.
En lo que sugiere el derecho internacional, un territorio se convierte en un estado si es reconocido por otros estados. El derecho a la autodeterminación de los pueblos no suele aplicarse a las minorías en un estado. Normalmente solo se aplica a poblaciones que han sido colonizadas, a personas sujetas a un asentamiento que viene del extranjero, o que han sido sometidas a un gobierno de apartheid o a poblaciones que han sido ocupadas militarmente. Esta idea de la autodeterminación, popularizada por el presidente estadounidense Woodrow Wilson (1856-1924) hace un siglo en respuesta a las ideas del revolucionario ruso Vladimir Ulyanov, más conocido como Lenin (1870-1924), se incluyó en la Carta de las Naciones Unidas en 1945. Otros acuerdos posteriores de la ONU aclararon que no debe haber interferencias por parte de otros estados, aunque las colonias y otros territorios que no se autogobiernan tienen un estatus diferente y el derecho de la autodeterminación. Sin embargo, No hay una ley exacta acerca de cuántos países deben dar su reconocimiento para que un estado se reconozca como tal. Taiwán -por citar un ejemplo- no está reconocido universalmente como un estado, pero funciona mayormente de forma independiente de China.

La sangrienta guerra en Yugoslavia originó que la separación de Checoslovaquia – desencadenado tras la victoria de los partidos independentistas eslovacos en unas elecciones regionales- fuese pacífica. Pero las encuestas de opinión mostraron que una mayoría en ambos lados hubieran preferido permanecer juntas.
En Escocia y en Quebec, los separatistas llevaron a cabo sondeos tras años de campañas políticas, pero en ambos casos salió ganadora, por poco, la opción no independentista. A ambas regiones se les ha concedido una mayor autonomía para debilitar la opción separatista.
Aquellos que apoyan un estado palestino independiente consiguieron avanzar mucho cuando la Asamblea General de la ONU lo reconoció como un estado no miembro observador en 2012, dándole así un acceso para unirse a cuerpos internacionales como la Interpol. Pero otros países -sobre todo, Israel y Estados Unidos- no lo reconocen, y Palestina aún lucha por funcionar de forma independiente.
En 1933, la Convención de Montevideo fijó cuatro criterios para ser considerado un estado: un gobierno que funcione como tal, una población definida, el control sobre el territorio y la capacidad de relacionarse con otros estados.

En los intentos para conseguir ser considerado un Estado, esas cuatro condiciones no son suficientes. Una entidad como Somalilandia, que tiene su propia moneda, territorio y gobierno, no está reconocida como un estado. La pertenencia a la ONU también es irrelevante para la condición de estado -Suiza, por ejemplo- no fue un estado miembro de la ONU hasta 2002 pero nadie sospechaba que no fuese un país.
Asimismo, desde la desintegración de la Unión Soviética en 1991, han surgido varios nuevos países tras años de guerras, como en la antigua Yugoslavia. En Sudán del Sur y Timor Oriental, la comunidad internacional aprobó sendos referéndums de autodeterminación con la esperanza de sellar así la paz tras décadas de un gran derramamiento de sangre.
Algunos otros referéndums no fueron reconocidos internacionalmente, como el impulsado por los pro-rusos en Crimea para separarse de Ucrania, y la votación del mes pasado en el Kurdistán iraquí.
En la ex Yugoslavia, Kosovo declaró su secesión unilateral en 2008 de Serbia, que se dirigió a los tribunales para impedirlo. La Corte Internacional de Justicia decretó que “la ley internacional no contiene una prohibición aplicable a la declaración de independencia” aunque un juez discrepante dijo que creó “un precedente muy peligroso”.

 


Martín Di Giorgi

PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 10, 2017


 

Sobre el otro terrorismo de estado

Share

 

Escribe Roberto Cachanosky.

El grado de cinismo de buena parte del periodismo llega a niveles tales como querer hacer un arbitrario corte el 24 de marzo de 1976

 

[two_third padding=”0 30px 0 0″]

En las últimas semanas, algunas víctimas del terrorismo han transitado por algunos medios exponiendo sus sufrimientos. Se ve a periodistas y juristas escucharlos con atención y decir que lamentan los que les pasó pero que como hubo terrorismo de estado no tienen nada que reclamar. Algo así como: tengo que darte la razón para no quedar mal ante el público, pero me importa un carajo si los terroristas mataron a niños, a gente inocente, si secuestraron o torturaron. Nunca se ve una condena explícita y categórica hacia el terrorismo e inmediatamente remiten a la represión militar a partir del 24 de marzo de 1976 para desviar el eje del debate, no mostrar las atrocidades que cometieron los terroristas y volver a centrar la atención en el golpe militar.

En rigor hacen casi lo mismo que cuando entrevistan a una persona que se defendió de un acto delictivo. ¿Usó el agredido una fuerza excesiva contra el delincuente que lo amenazaba con un arma? ¿No podía defenderse de otra manera? ¿Tenía balas el revólver con que lo amenazaba el delincuente? ¿Estaba seguro que el delincuente le iba a disparar? Nuevamente la víctima del delito pasa a ser sospechosa para muchos periodistas, con lo cual alientan la criminalidad y las muertes de inocentes porque terminan envalentonando a los criminales, cuando no terminan justificándolos.

Volviendo al tema principal, este sistemático comportamiento de buena parte del periodismo demuestra que su supuesta defensa de los derecho humanos es solo una postura y que en última instancia comparten el proyecto autoritario que a sangre y fuego quisieron establecer en Argentina y en buena parte de América Latina organizaciones terroristas entrenadas en Cuba, Libia y con el apoyo de la Unión Soviética.

El grado de cinismo de buena parte del periodismo llega a niveles tales como querer hacer un arbitrario corte el 24 de marzo de 1976. ¿Por qué ese deliberado corte histórico? ¿Es que ese día se levantaron de mal humor una docena de generales y empezaron matar y desaparecer gente? No, el corte se hace deliberadamente el 24 de marzo de 1976 porque durante la época de Perón comienza el terrorismo de estado con la creación de la Triple A. Un grupo que fuera de la ley empezó a combatir al terrorismo.

En rigor desde España, Perón  alentó a los terroristas en sus fechorías y luego, cando llegó a la Argentina y vio que los terroristas querían coparle el poder, es Perón el que inicia la acción contra los terroristas. El punto de máxima tensión llega el 25 de septiembre de 1973, dos días después de que Perón gana las elecciones de septiembre de 1973, cuando Montoneros asesina al dirigente sindical José Ignacio Rucci, amigo de Perón. El mensaje de Montoneros fue muy claro a Perón, o hacía una revolución al estilo cubano para establecer una dictadura o ellos la iban a hacer por su cuenta desalojando a los tiros y los bombazos al gobierno de Perón.

La realidad es que el periodismo nunca dice que los terroristas atacaron a un gobierno elegido en las urnas, el de Perón. En ese momento no combatían contra el gobierno militar, combatían contra un gobierno elegido por el voto.

Frente a este asesinato y tantos otros, Perón reacciona y lanza todas las fuerzas legales y no legales para combatir a los terroristas, pero por conveniencia política muchos dirigentes políticos y periodistas hacen silencio sobre el período previo al 24 de marzo de 1976. ¿Por qué no hablan de esos años anteriores a marzo de 1976? Tal vez por ignorancia o, lo que es más grave, porque es políticamente incorrecto señalar a Perón como el que inicia la cacería fuera de la ley de los terroristas. Es esa postura la que los hace poco serios como periodistas.

Pero ojo que también fue terrorismo de estado lo que hicieron los terroristas. En efecto, el apoyo logístico, entrenamiento y financiamiento que recibían de Cuba los transforma en una fuerza agresora externa que mediante el terror apoyado en estados extranjeros intentaron tomar por la fuerza el poder en Argentina para establecer una dictadura. En otras palabras, muchos de los terroristas hoy andan dando vueltas por los medios hicieron terrorismo de estado y deberían estar presos. Es más, siendo que el terrorismo de estado de los terroristas se apoyaba en estados extranjeros, es, a mi juicio, mucho más grave que el terrorismo de estado de los militares, porque mediante el terror otro estado quiso tomar el poder en Argentina. En todo caso acá hubo dos terrorismos de estado, pero el más grave fue el de los terroristas apoyados por estados extranjeros.

Cabe aclarar, también, que hay serias sospechas que acciones terroristas utilizaron el apoyo logístico de gobiernos provinciales que simpatizaban con los sectores marxistas, lo cual los hace terroristas de estado, como fue el caso del mencionado asesinato de Rucci.

Luce patético también que algunos periodistas sostengan que si bien la cifra de los 30.000 desaparecidos no es cierta, hay que mantenerla como un emblema nacional. Ninguna mentira puede ser emblema nacional y menos se puede construir un país basándose en la mentira. Eso muestra, una vez más, que mucho periodista y político no tienen realmente interés en los derechos humanos, sino que solo pretenden defender a los terroristas con los que simpatizan forzando el argumento hasta el ridículo para no reconocer que los montoneros, ERP y demás bandas armadas también cometieron crímenes de lesa humanidad.

Ahora que se está levantando el velo de tanta mentira y hechos que tratan de ocultarse de la década del 70, pareciera ser que los falsos defensores de los derechos humanos buscan nuevos argumentos para defender a los terroristas de estado apoyados en estado extranjeros.

Como última reflexión le formulo la siguiente pregunta: ¿cómo llamaría Ud. a un argentino que se levanta en armas contra un gobierno elegido por el voto para establecer una dictadura mediante el terror, siendo apoyado, estimulado e impulsado por un gobierno extranjero?

[/two_third]

[one_fifth_last padding=”0 0 0 30px”]

 

Por

Roberto Cachanosky

[/one_fifth_last]

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 13, 2017


 

 

YO, COMUNISTA

Share

 

fabian11 Por Fabian Kussman.

 

El Partido Comunista de Estados Unidos de América

 

Mientras en Argentina el número de afiliados al Partido Comunista es de 22.523 (De los cuales 12.485 son hombres) en un país de 330 millones como Estados Unidos, los guarismos -se cree- que rondan entre los 3.000 y 3.500 miembros, llegando -en su época dorada- a ser unos 25.000.

El pasado 29 de noviembre, un interesante número de personas -para Estados Unidos- asistieron a una celebración sobre la vida de Fidel Castro en Los Ángeles, California. Allí se destacó la contribución del fallecido líder cubano a la unidad del mundo socialista y el mundo comunista, así como los actos prácticos que este llevara a cabo desde Cuba para solidarizar a los pueblos y países necesitados de asistencia. Los participantes en el programa ofrecieron tandas de música, poesía, comedia y testimonios personales sobre el impacto de Fidel en el movimiento por el socialismo y el progreso mundial. Rosalía Muñoz, líder del Partido Comunista desde hace mucho tiempo, habló de la huella que dejara Fidel Castro en los acontecimientos mundiales, la importancia de los esfuerzos solidarios de Cuba y su escuela de medicina que ha entrenado a cientos de médicos estadounidenses.

Entre los patrocinadores de la celebración estuvieron los grupos locales del FMLN (Farabundo Martí National Liberation Front), MORENA (Movimiento Nacional de Regeneración), LA Sandinistas y el distrito del Partido Comunista del Sur de California.

En sus estatutos, el Partido Comunista de América representa los intereses de la clase obrera y del pueblo. Representa los intereses tanto en el presente como en el futuro. La solidaridad con los trabajadores de otros países también es parte del trabajo del partido. La asociación ejecuta sus acciones en coalición con el movimiento obrero, el movimiento por la paz, el movimiento estudiantil, las organizaciones que luchan por la igualdad y la justicia social, el movimiento ambiental, los grupos de derechos de los inmigrantes y la campaña de salud para todos.

Pero para obtener una vida mejor para las familias trabajadoras, el partido cree que deben ir más allá. Creen que el pueblo estadounidense puede reemplazar al capitalismo con un sistema que pone a las personas antes de las ganancias: el socialismo.

Los comunistas americanos se manifiestan arraigados en la historia revolucionaria del país y en su lucha por la democracia. Hacen un llamado al socialismo de la “Declaración de Derechos”, garantizando las libertades individuales.

No hay muchas variaciones de este movimiento, desde su creación. Fundado en 1919, el Partido Comunista de los Estados Unidos manifiesta que ha defendido las luchas por la democracia, los derechos laborales, la igualdad de las mujeres, la justicia racial y la paz durante 97 años. El Partido Comunista tiene una historia inigualable en el movimiento progresista de los Estados Unidos, desde la lucha contra la segregación de Jim Crow, la organización de los sindicatos industriales, de las fábricas de conservas de California, hasta las fábricas de Nueva York.

El Comunismo americano no presenta un candidato presidencial desde 1988. Sin exigir, las autoridades deslizan apoyar a ciertos aspirantes. Ese año fue el senador Lloyd Bentsen Jr. -candidato a vicepresidente, siendo Michael Dukakis el máximo representante. Bill Clinton fue el seleccionado en el ’92 y ’96. En el año 2.000 Al Gore recibió el favoritismo mientras que, en el año 2004, la predilección recayó en John Kerry. Por communist-party-ny-buildingdos términos Barack Obama fue avalado para finalmente, en las últimas elecciones, ese honor indicó una preferencia hacia Hillary Clinton. Todos demócratas, aunque el nivel de influencia del Partido Comunista raramente llega a más del 0.07%

Hoy en día, No muy lejos de Wall Street, en el séptimo piso de un elegante edificio de ocho plantas en la calle 23, hacia el oeste de Nueva York, funciona la sede de un improbable sobreviviente político: el Partido Comunista USA (CPUSA). La oficina es iluminada y moderna. En un muro hay fotografías en blanco y negro de las mayores figuras de la historia del partido. Las obras de Marx, Engels y Lenin sobresalen entre las que descansan sobre las estanterías.

El edificio fue comprado para albergar al partido en la década de 1970, antes de que Chelsea – el barrio en donde se localiza- se volviera una región de moda. Además de esta oficina central, el partido posee oficinas, representantes y organizadores en varios puntos del país, desde Maine o Minnesota hasta Texas o Florida.

Para conocer un poco más de lo que llamo una rareza en estas tierras, tuve la oportunidad de dialogar con Rick Nagin, el organizador del distrito de Ohio para el Partido Comunista de América. El señor Nagin fue precisamente -de acuerdo a las políticas del partido- líder de equipo en la última campaña de la señora Clinton, en la carrera presidencial. Rick Nagin ha escrito para la publicación People’s World y sus predecesores desde 1970. Ha estado activo durante muchos años en la política de Cleveland y el movimiento obrero. Es, como mencioné, el Organizador del Distrito de Ohio del Partido Comunista de EE. UU.,  pero admás, Miembro de The Newspaper Guild y delegado a la Federación de Trabajadores de North Shore AFL-CIO (La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales), sirviendo en sus Coordinadores Políticos y Comités de Justicia Racial. Es co-coordinador del Comité de Justicia de Tamir Rice, un pre-adolescente muerto en más que extrañas circunstancias.

PrisioneroEnArgentina.com: Es mi parecer que ideológicamente, tradicionalmente, históricamente, y hasta geográficamente, los Estados Unidos de América sería el país menos propenso en convertirse en un Estado comunista.

rick-naginRick Nagin: No estoy tan seguro. Es el país más capitalista más representativo, es cierto. Por ello y pese a ello, las condiciones para transformarse en una forma socialista de sociedad, están latentes.

PEA: Como es su historia personal. ¿Cómo llega un ciudadano americano como usted a ser un comunista en América?

Rick Nagin: En mi caso personal, comencé a actuar en los sesentas, debido a la guerra de Vietnam.

PEA: Las protestas en contra de esa guerra.

Rick Nagin: Si, estuve muy activo en aquel movimiento de protestas y en el curso de las mismas, tomé contacto con gente que pertenecía al partido. Marxistas, que hicieron que me decantara y me uniera al Partido Comunista.

PEA: Cuando se refiere al Capitalismo, el Partido Comunista se refiere a este con palabras como “Explotación” y “Opresión” del hombre. ¿Hay algún país en el que esto no se vea, incluyendo al Mundo Comunista?

Rick Nagin: Explotación y opresión son muy prominentes en los Estados Unidos. Existe en todos los países capitalistas, incluyendo a la Argentina.

PEA: ¿Usted diría que esto no sucede en Cuba, en Corea del Norte, Vietnam… no sucedía en la ex Unión Soviética?

Rick Nagin: El bienestar social era producido por la clase trabajadora en los países socialistas. La riqueza que los trabajadores producen les es devuelta al pueblo, por ejemplo, en la forma de educación, mejores salarios y otros beneficios.

PEA: ¿Usted cree que eso sucedía en la Unión Soviética o pasa en Cuba? ¿En China? ¿O China después de los experimentos fracasados de Mao, ahora es un país capitalsta?

Rick Nagin: Bueno, probablemente China sea una mezcla. Tiene elementos de ambos.

PEA: Comunismo y religión. El Partido Comunista de Estados Unidos declara en sus escritos que no hay un conflicto entre ser comunista y ser creyente.

Rick Nagin: Eso es correcto. Nosotros consideramos que la religión es una elección personal. No tiene relevancia en nuestro programa político.

PEA: Un punto de diferencia en lo que fue recibida la religión en la Unión Soviética. O Cuba, por ejemplo.

Rick Nagin: No. Creo que en esos países también elijen… es concebida como un tema de conciencia personal. Siempre ha habido muchas religiones en China. La gente es libre de creer en lo que deseen creer. Edificar Iglesias, asistir a servicios religiosos. Si ha habido diferentes etapas en las que ha sido un tanto diferente a Estados Unidos. La Iglesia siempre estuvo del lado de los zares, y en determinados momentos se tuvo que expropiar esos terrenos. Para expulsar a los zares, y desterrar el capitalismo, se tuvo que expropiar las iglesias, la riqueza de la Iglesia y sus terrenos. Sobre todo, el poder de la Iglesia para con los ciudadanos, pero las creencias de esas personas siempre fueron respetadas. Es un derecho ejercitar las creencias personales. De allí en más, no hubo influencia o educación impartida por la Iglesia. Eso se convirtió en tarea del gobierno, no por la Iglesia o por instituciones privadas, como pasa en Los Estados Unidos hoy en día.

PEA: Hay escuelas y colegios del gobierno hoy en día en Estados Unidos.

Rick Nagin: Si…

PEA: El Partido Comunista de América, mediante presentaciones y eventos, guía a personas… no es mi intención decir guía… informa a los ciudadanos locales acerca de que es comunismo en América.

Rick Nagin: Si, tenemos una publicación y una página web. Explicamos a los ciudadanos sobre los problemas con los que nos enfrentamos en Estados Unidos hoy. No solo los defectos que encontramos en el sistema capitalista, pueden ser los resultados magros del sistema capitalista que pueden ser resueltos si culminamos con la explotación y opresión del Hombre.

PEA: Para ser totalmente honesto, esto es algo que durante la Guerra Fría o antes, hubiera sido imposible de hacer para ustedes.

Rick Nagin: Era mucho más duro durante esos tiempos. Especialmente en los años cincuenta. El Partido nunca fue oficialmente prohibido por la ley, pese a que trataron de hacerlo. Incluso en aquellos años seguíamos siendo una organización legal participando de eventos y diversas funciones, comunicando las ideas. Quienes fueron encarcelados, sufrieron estas medidas con falsas acusaciones de que querían hacer un golpe de estado. Una conspiración.

PEA: ¿En el futuro, ve usted a los Estados Unidos de América como un Estado bajo una administración comunista?

Rick Nagin: Primero debemos atravesar un período socialista. Cuando el sistema capitalista cae, quiere decir que la clase trabajadora se convierte en la que hace las reglas. Ese es el lapso en que la clase trabajadora manejará al país. Luego vendrá el comunismo donde todos seremos clase trabajadora. No habrá más diferencias de clases. Es un paso más, evolucionando desde el socialismo. Es esencial atravesar ese periodo socialista antes de arribar al comunismo.

 

 


Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 27, 2016


 

EL QUE QUIERE COMUNISMO, QUE LE CUESTE

Share

 

fabian11Por Fabian Kussman.

La famosa y tan promocionada distribución real de la riqueza a menudo se ha comparado con un hipotético ideal o utopía, en lugar de la experiencia real en cualquier país, en cualquier momento de la historia.

Muchos occidentales una vez creyeron que los ingresos eran casi iguales en la antigua Unión Soviética, por ejemplo. Ahora sabemos que existían sustanciales privilegios para unos pocos elegidos, basado en el poder político en lugar de la contribución económica. Incluso al margen del soborno y la corrupción, el acceso especial a la atención de salud, educación, vivienda y tiendas especiales se concede a menudo a la jerarquía del Partido Comunista y la clase burocrática. En todos los casos, una porción de la población ha sido subvencionada. En ciertos casos la policía para atender los designios del dictador (Venezuela), el ejército (La Unión Soviética, la Venezuela de Chávez, la Cuba castrista) grupos paramilitares (La China de Mao) o sectores ciudadanos a cambio de un voto (La Argentina K)

A finales de los años 70, sólo un puñado de mandatarios de izquierda en occidente siguió defendiendo dictaduras como la Unión Soviética de Stalin, la China de Mao, la Cuba de Castro, o Corea del Norte, Kim Jong-il (Si, aquel que en un juego de golf podía hacer 18 hoyos con un solo golpe).

En los últimos años, el romanticismo anterior de la izquierda del comunismo a veces que ha sido recuperado con un disfraz, pero en realidad es un socialismo-populista que maquilla a ladrones. Este socialismo-comunismo suena mejor bajo esa denominación, pero no lo es. Otros han cambiado a idealizar una edad de oro del pasado. En los EE.UU., por ejemplo, se dice que la edad de oro de la equidad se produjo entre 1930 y 1973. Sin embargo, en Estados Unidos manda la eficiencia y quien no se prepara para competir, sufre.

El discurso populista siempre hace alusiones a la justicia social. Se emplea a menudo para sugerir que una mayor fracción de los beneficios de la economía (alimentos, vivienda, atención de salud, etc.) puede y debe ser distribuido por el gobierno en lugar de por los mercados. En teoría, se podrían entregar todos nuestros ingresos a los funcionarios elegidos democráticamente y dejarlos decidir quién obtiene qué. Sin embargo, la distribución sobre la base de criterios políticos, no es necesariamente el más conveniente. Sospeche usted donde terminara su sueldo si le entregara un sobre a José López -ex secretario de obras públicas del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, hoy entrenando para las próximas olimpíadas en lanzamiento de maletas-.

El mejor ejemplo de las distribuciones puede darse en Cuba, donde ciudadanos que ganan veinte dólares por mes distribuyen habitaciones en lujosos hoteles, sin tener oportunidad de reservar una para ellos. O un granjero especializado en cultivo de tabaco que debe distribuir el 90% de sus ingresos entre funcionarios del gobierno y hacer magia para distribuir las plantas en su campo para su nueva cosecha con mil dólares, 10% de lo que podría haber recaudado en un año.

Es decir, la distribución de la riqueza en países comunistas, o populistas, es en sentido inverso. El pueblo distribuye sangre, sudor y lágrimas (Y sus alcancías) para que los líderes los puedan seguir extorsionando.

Napoleón -el cerdo, no el militar francés- la tenía clara.