Share

.

El ex director de la Biblioteca Nacional, Horacio González pidió una reescritura de la historia argentina pero no desde “una multiplicidad graciosa y finita” que según él es una “especie de neoliberalismo inspirado en las academias norteamericanas de los estudios culturales” sino “que tiene que ser una historia dura y dramática, que incorpore una valoración positiva de la guerrilla de los años 70 y que escape un poco de los estudios sociales que hoy la ven como una elección desviada, peligrosa e inaceptable”. De esto se desprende que nuevos héroes se presentarán en la história argentina.

[pullquote]El ERP, como terroristas, eran superiores operativamente a Montoneros[/pullquote]

Gorriarán Merlo fue uno de los fundadores del Ejército Revolucionario Popular (ERP), el brazo armado del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). En los años 70s tomó las armas tanto contra los gobiernos militares de la época y luego continuó su campaña de violencia incluso después de las elecciones frmocráticas y el triunfal regreso del exilio del ex presidente Juan Domingo Perón en 1973, una política que Gorriarán admitió más tarde fue un error.

El ERP, siguiendo la teoría cubana de moda de la guerra de guerrillas, intentó crear una “zona libre” en la provincia rural pobre de Tucumán, mientras que Gorriarán se hizo cargo de las operaciones de apoyo en las ciudades, incluidos los secuestros y la extorsión para recaudar fondos. En 1974, él y otro comandante de ERP, Benito Urteaga, encabezaron una operación que recaudó $ 12 millones del secuestro por el rescate de un alto ejecutivo de Esso, Víctor Samuelsson.

[pullquote]El ERP en Tucumán fue aplastado por parte de los militares argentinos, que recibieron orden de aniquilación por parte del caótico gobierno de la presidenta María Estela Martínez de Perón.[/pullquote]

Pero, después de algunos éxitos iniciales, la campaña del ERP en Tucumán fue aplastada por parte de los militares argentinos, que recibieron orden de aniquilación por parte del caótico gobierno de la presidenta María Estela Martínez (“Isabelita”), viuda de Perón. Cuando las fuerzas armadas suplantaron el gobierno de Isabelita  en marzo de 1976, rastrearon, confrontaron y ultimaron al comandante general del ERP, Mario Roberto Santucho, quien fue reemplazado por Gorriarán. Pero a fines de 1977, el ERP era una fuerza gastada, y el terrorista huyó al extranjero.

Luego funcionó durante varios años como arma revolucionaria de alquiler, forjando estrechos vínculos con los rebeldes nicaragüenses del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en su guerra de guerrillas contra el dictador Somoza, que terminó en victoria en 1979. Somoza huyó a Paraguay, donde fue recibido por su compañero autócrata general Alfredo Stroessner. Somoza estaba estrechamente vigilado, pero se encontró con un final violento el 16 de septiembre de 1980. Gorriarán afirmó que dirigió el escuadrón de ataque que, a instancias del servicio de seguridad sandinista, se metió en la capital paraguaya, Asunción, y usó una bazuca para destruir el blindaje del automóvil de Somoza. -asesinado mientras lo conducían por una tranquila calle suburbana.

Gorriarán regresó a Argentina después de que los militares se retiraron a sus cuarteles en 1983, luego de la Guerra de las Malvinas. El nuevo gobierno civil aprobó una ley de amnistía, beneficiando, entre otros, a Gorriarán.

Pero este terrorista siendo un hombre de acción en lugar de ideología, no pudo reconciliarse con la nueva era de la política democrática. En 1985 formó otra organización revolucionaria, el MTP (Movimiento Todos por la Patria), y en 1989 dirigió un asalto al Regimiento de La Tablada, en las afueras de Buenos Aires, alegando que se estaba tramando un complot golpista. El resultado fue un fracaso desastroso: en dos días de combates, 39 personas de ambos bandos murieron , más de 70 resultaron heridas y una docena de terroristas del MTP fueron capturados. Pero Gorriarán logró escapar en la confusión y reanudó la vida de un fugitivo errante.

Finalmente, en octubre de 1995, fue rastreado y capturado en Tepoztlán, cerca de la Ciudad de México. Deportado a Argentina, fue sentenciado a cadena perpetua. Solo había cumplido ocho años de prisión cuando el presidente Eduardo Duhalde le otorgó el indulto en mayo de 2003. Esta vez se conformó con una vida tranquila y pasó su tiempo compilando sus memorias: De los sesenta a La Tablada (“De los años sesenta a La Tablada”, 2003)

“Soy parte de una generación que se levantó en armas contra los golpistas militares. La historia dirá si esa fue la forma correcta de responder”, dijo.

Gorriarán Merlo murió el 23 de Septiembre del año 2003, en Buenos Aires, Argentina. 

Hoy, trece años de su muerte, Horacio González hace campaña para reivindicar a este asesino como nuevo prócer argentino.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 23, 2019