Capriles advirtió que la dictadura de Maduro planea realizar allanamientos en Caracas

Share

 

 

.
Henrique Capriles advirtió este que el régimen militar de Nicolás Maduro planea realizar allanamientos en cinco lugares de Caracas a partir de las 4 de la madrugada del lunes.
“Esta es una guerra del gobierno para sembrar terror, para que el miedo paralice a los venezolanos”, declaró el gobernador del estado Miranda.
El opositor detalló que el régimen tiene previsto utilizar grupos mixtos de uniformados, que incluye a agentes de la Policía Nacional Bolivariana, de la Guardia Nacional Bolivariana y la Contrainteligencia Militar.
Coche, la Candelaria, Altamira y los Palos Grandes serían los lugares a ser allanados por el régimen, de acuerdo a lo denunciado por Capriles.

El gobernador de Miranda reiteró que el chavismo pretende sembrar el terror en la sociedad, en medio de la oleada de protestas que ya lleva más de dos meses y medio.
Para este lunes, la oposición llamó a la población a marchar hacia el Consejo Nacional Electoral (CNE) para rechazar, una vez más, la Asamblea Nacional Constituyente que pretende impulsar Maduro.
La movilización “Todos a Caracas” planea congregar a manifestantes de Caracas y de otros estado del país, para marchar desde 31 puntos de la capital hacia el CNE.
Por su parte, durante una entrevista al canal privado Televén, Capriles aseguró que el 70% de los venezolanos quiere que Maduro se vaya este año, citando datos de la encuestadora Datanálisis.
“Casi 40 % de los venezolanos no sabe para qué es una Constituyente, el Gobierno ni siquiera explica, todo es atropellado y apurado. ¿Por qué? Porque el Gobierno pretende con la Constituyente, de forma apresurada, sin consulta, la quiere convertir en un poder supremo”, advirtió el gobernador de Miranda.

.

PrisioneroEnArgentina.com

Junio 18, 2017


 

Venezuela: La “Vinotinto” de Sangre

Share

 

 

Al menos 12 personas murieron en la noche durante el saqueo y la violencia que se desarrolla en la capital de Venezuela en medio de una crisis política que va escalando.

La mayoría de las muertes ocurrieron en El Valle, un barrio de clase trabajadora cerca de la mayor base militar de Caracas, donde los líderes de la oposición dicen que un grupo de personas fue impactado con corriente eléctrica mientras trataban de robar un refrigerador de una panadería.

Dos días de enormes protestas en las calles de Caracas contra el gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro se transformaron en un violento encuentro. El jueves por la noche en varias partes de la ciudad, donde los residentes de El Valle presenciaron disparos repetitivos, se incendiaron barricadas callejeras y más de dos docenas de negocios fueron saqueados en medio de la confusión. Madres y sus recién nacidos tuvieron que ser evacuados de un hospital de maternidad cuando fue inundado con gases lacrimógenos.

El Ministerio Público dijo que la violencia dejó 11 personas muertas en El Valle, todos hombres entre los 17 y 45 años. Otra muerte fue reportada al este de Caracas en El Sucre. Otras seis personas fueron heridas.

Los líderes de la oposición acusaron al gobierno de reprimir a los manifestantes con gases lacrimógenos y balas de goma, pero la policía chavista permaneció de brazos cruzados mientras los negocios eran saqueados.

La canciller Delcy Rodríguez apuntó con el dedo a la oposición, diciendo que los grupos armados controlados por los enemigos del gobierno eran responsables del ataque en el hospital.

Henrique Capriles, ex candidato de la oposición a la presidencia, rechazó estas acusaciones de la beligerante Rodríguez.

En total, por lo menos 20 personas han muerto en los disturbios que estallaron después de que la Suprema Corte, empujada por el gobierno como en todos los movimientos populistas sudamericanos, desvistiera de poder al Congreso, hace tres semanas, una medida más tarde revertida en medio de una tormenta de críticas internacionales. Los manifestantes enojados exigen nuevas elecciones y denuncian a un gobierno que consideran una dictadura responsable de la inflación de tres dígitos, el aumento de la delincuencia y la escasez generalizada de alimentos y suministros médicos.

La violencia comenzó el jueves por la noche y se extendió hasta el viernes en El Valle, un área históricamente conocida como un punto caliente para la protesta política.

El caos se volvió mortal cuando los saqueadores entraron en una panadería protegida por una cerca eléctrica e intentaron quitar un refrigerador. Las cuentas variaron, pero un líder de la oposición dijo que 13 personas fueron golpeadas con corriente eléctrica después de lanzar recipientes llenos de agua y hacer contacto con el cable de alimentación del refrigerador.

El viernes, funcionarios informaron sobre la muerte de Mervins Guitian. El joven venezolano fue asesinado cuando volvía a su casa del trabajo el jueves y fue atrapado en medio de los enfrentamientos callejeros nocturnos. Vicente Páez, un concejal local, dijo que Guitian era un empleado de la ciudad de Caracas, gobernada por un alcalde de la oposición, pero que no se unió a las protestas. No estaba claro quién le disparó y no hubo comentarios inmediatos de las autoridades.

Los medios de comunicación social venezolanos estaban en llamas a altas horas de la noche, con videos de teléfonos celulares de vehículos ligeros blindados que arrasaban calles oscuras para controlar los bolsillos de manifestantes que instalaban barricadas en varios barrios.

El vicepresidente multimillonario Tareck El Aissami dijo el viernes que el país se enfrenta a una “guerra no convencional” dirigida por grupos de oposición que trabajan en concierto con bandas criminales. Dijo que la oposición afirma que las fuerzas gubernamentales fueron responsables de lanzar gases lacrimógenos en el hospital de maternidad fueron otro intento de desmoralizar a un pueblo que “ha decidido romper los lazos con la burguesía para siempre”.

Los miembros de la oposición dijeron que no tienen intención de aliviar las protestas. “Veinte días de resistencia y nos sentimos como recién nacidos”, dijo el legislador de oposición Freddy Guevara en una conferencia de prensa al aire libre el jueves, mientras los residentes que miraban desde balcones en un barrio en el corazón del movimiento de protesta aplaudían enérgicamente.

La próxima protesta prevista es el sábado, cuando se les pide a los opositores que se vistan de blanco y marchen en silencio para conmemorar a las víctimas de la manifestación. Las sentadas para bloquear las principales autopistas están planeadas para el lunes.

General Motors -tal como comentamos el miércoles- anunció el jueves que estaba cerrando sus operaciones en Venezuela luego de que las autoridades expropiaron su fábrica en la ciudad industrial de Valencia, una medida que podría hacer que la administración Trump observe con atención el caos creciente que envuelve a la nación.

Varios gobiernos latinoamericanos, como México, Argentina y Brasil, instaron a Venezuela a tomar medidas para incrementar el orden democrático y detener la violencia que ha estado girando alrededor de las protestas.

El fallo de la Corte Suprema revitalizó la opositora oposición venezolana, que había estado luchando para canalizar el creciente descontento con Maduro.

Los opositores están presionando para el retiro de Maduro a través de elecciones anticipadas y la liberación de decenas de presos políticos. El gobierno suspendió abruptamente el año pasado las elecciones regionales que la oposición estaba fuertemente favorecida para ganar y cortó una campaña de petición dirigida a forzar un referéndum en busca de la expulsión de Maduro antes de las elecciones programadas para finales del próximo año.

Pero el gobierno no ha retrocedido.

Maduro anunció el jueves que quería una investigación sobre la empresa Movistar por supuestamente ser parte de la “marcha golpista” organizada por sus adversarios políticos. Esa marcha fue la más grande y más dramática que el país haya visto en años. Dijo que la filial de la telefónica “envió millones de mensajes a los usuarios cada dos horas” en apoyo de las protestas del miércoles.

A medida que las tensiones aumentan, el gobierno está usando su control casi completo de las instituciones venezolanas para perseguir a sus oponentes. Sólo el miércoles, 565 manifestantes fueron arrestados en todo el país, según el Foro Penal, un grupo local que brinda asistencia jurídica a los detenidos. Dijo que 334 permanecieron en la cárcel el jueves.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 21, 2017


 

Venezolanos por el mundo protestan contra Maduro

Share

 

 

Desde Buenos Aires a Frankfurt, desde Madrid a Denver, los venezolanos manifiestan su encono contra la dictadura del tirano Nicolás Maduro.  La corrupción, la violencia y las libertades civiles han sido los tópicos más reclamados por este grupo de caribeños residentes en otros países. Los mismos, autoconvocados por redes sociales coinciden que Venezuela ha tocado fondo. Las seis muertes días pasados indican que Maduro ha logrado devastar una nación que supo conocer otras realidades. La inhabilitación al líder opositor Henrique Capriles de poder presentarse en los comicios avivó aún más el llamado a las calles en distintas ciudades en las que perdieron la vida media docena de ciudadanos en los últimos días.

 

Una semana atrás, el líder opositor venezolano Henrique Capriles denunció que el edificio donde realiza sus actividades políticas fue “atacado con bombas”, poco después de haber participado en una manifestación contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Es muy común detectar infiltrados chavistas en las marchas opositoras con el propósito de crear hechos de violencia e inculpar a los que claman la renuncia del presidente.

 

Esto no es desconocido por venezolanos viviendo en Escocia, Miami o México DF, quienes no ven otra salida que las que estampan en sus banderas o gritan sin dudar: “No más dictadura”… “Elecciones, ya”.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 15, 2017


 

Capriles, tarjeta roja

Share

 

 

El líder venezolano de la oposición, Henrique Capriles, fue suspendido del cargo durante 15 años, lo que podría impulsar las protestas contra el gobierno izquierdista/ populista de Maduro y comprometer las elecciones presidenciales de 2018.

Capriles, dos veces candidato presidencial y actual gobernador del estado de Miranda, fue visto como la mejor esperanza de la oposición para derrotar al presidente Nicolás Maduro.

La Contraloría Nacional le prohibió el cargo debido a “irregularidades administrativas”, incluyendo la violación de las leyes de contratación y el manejo inadecuado de las donaciones de las embajadas británica y polaca, según una copia de la prohibición.

El castigo es un duro revés para la oposición luego de las intensas protestas de esta semana debido al autogolpe y las acusaciones de que Maduro, el impopular sucesor del fallecido Hugo Chávez, llevó al país a la dictadura y se opuso a la disidencia.

Capriles respondió a la medida en un discurso desafiante a partidarios emotivos en una pequeño estadio deportivo de Caracas, describiendo la medida como una apuesta desesperada de una dictadura en decadencia.

“Usted puede meter su descalificación donde el sol no brilla”, dijo Capriles, flanqueado por líderes de la oposición. “Esta no es la lucha de una persona, ésta no es la lucha de Capriles, ésta es la lucha del pueblo venezolano”.

La decisión también alimentaría la ira antes de una protesta de la oposición planeada para mañana sábado después de una serie de marchas violentas, estimulada por el Tribunal Supremo que asume el control del congreso desde la semana pasada.

En los últimos días, las autoridades han acusado a Capriles de fomentar la violencia y el derramamiento de sangre al liderar protestas cada vez más intensas contra Maduro.

El castigo de Capriles se realizó bajo una medida de la oficina de la Contraloría conocida como “descalificación” que impide que los políticos ocupen cargos si se considera que han cometido “irregularidades” en la administración de los recursos estatales.

La notificación de la Contraloría a Capriles dijo que tenía 15 días hábiles para apelar la decisión en esa oficina o 180 días para pedir su anulación en la corte superior. Ambos son pro-gubernamentales y poco probable que cambien la decisión.

Cuando se le preguntó sobre las donaciones mencionadas en la prohibición, la Embajada Británica remitió preguntas al Ministerio de Relaciones Exteriores, que no respondió inmediatamente a un correo electrónico. La embajada de Polonia no respondió inmediatamente.

El gobierno dice que las investigaciones de la Contraloría son parte de sus esfuerzos anticorrupción. Los líderes de la oposición dicen que es un mecanismo arbitrario que permite al gobernante Partido Socialista marginar a los políticos populares sin el debido proceso.

La decisión de neutralizar políticamente a Capriles probablemente provoque tensiones en Venezuela, donde más de 100 presos políticos permanecen detenidos, según la oposición y grupos de derechos humanos.

La prohibición de Capriles, un abogado amante del deporte que ha intentado sacudir la reputación de elitismo de la oposición centrándose en los esfuerzos de base con los venezolanos pobres, significaría que los dos principales políticos de la oposición del país no pueden competir con Maduro.

Leopoldo López, el político más conocido de Venezuela, fue expulsado de su cargo en 2008 cuando era alcalde popular de un distrito de Caracas.

Se esperaba que López desafiara a Chávez en las elecciones presidenciales de 2012, pero se vio obligado a entregar el testigo a Capriles, que perdió ese voto de manera dudosa. López fue encarcelado más tarde en medio de violentas protestas en 2014.

El gobierno de Maduro dice que una élite empresarial respaldada por Estados Unidos es responsable de la recesión económica de Venezuela y que está tratando de fomentar un golpe para imponer el gobierno de la derecha bajo el disfraz de protestas.

“Sr. Capriles, usted está tratando de incendiar el país”, dijo el funcionario del Partido Socialista, Freddy Bernal, durante una manifestación del gobierno el jueves. “Estás buscando muertes, entonces no vengas como una mariquita diciendo que eres un prisionero político”.

Las autoridades venezolanas confirmaron que un hombre de 19 años murió el jueves durante las manifestaciones, la primera muerte desde que la controversia de la Corte Suprema explotó la semana pasada.

El fiscal dijo el viernes que acusaría al policía Rohenluis Mata de la muerte de Jairo Ortiz, quien, según el ministro del Interior, no era un manifestante.

Los líderes de la oposición dicen que Ortiz fue baleado cuando las autoridades intentaron romper la protesta en la zona de bajos ingresos de Carrizal en las afueras de Caracas.

Los medios locales informaron que Ortiz era un estudiante universitario que planeaba emigrar de Venezuela, como muchos en la clase media.

La economía dependiente del petróleo de Venezuela está sufriendo una brutal recesión que ha llevado a millones de personas a saltarse las comidas por la fuerte inflación y bajos salarios.

“No sólo estamos protestando por el asesinato de Jairo, sino que también estamos protestando por este golpe y estamos pidiendo la apertura de un canal humanitario”, dijo Carlos Arancibia, un escritor de 25 años que protestaba contra la muerte de Ortiz en un pequeña marcha el viernes.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 7, 2017