Argentina, primer país en el mundo en prohibir la Salmonicultura

Share

Tierra del Fuego se encamina a ser pionera en protección ambiental a nivel global sobre la puesta de límites a la Salmonicultura a escala industrial.

La semana pasada, en la Legislatura de la Provincia de Tierra del Fuego, el proyecto presentado por el Legislador Pablo Villegas, del Movimiento Popular Fueguino, logró una sentencia favorable para su tratamiento en sesión ordinaria, lo que genera un hecho histórico y ubica a la argentina como pionera en materia de protección ambiental contra un proceso de producción muy nocivo para el medio ambiente y el ecosistema natural como lo es la Salmonicultura a escala industrial.

Pablo Villegas resaltó “el compromiso de los vecinos de la ciudad, activistas de distintas organizaciones ambientales, los legisladores provinciales que entendieron el impacto negativo de esta actividad, y del Chef local Lino Adillon, por su gran acompañamiento en esta lucha.”

La iniciativa legislativa surge luego de que se conociera en marzo del 2018 la suscripción de un convenio entre el gobierno local y Noruega para estudiar la factibilidad de la explotación de la cría de salmónidos a escala industrial en la zona del Canal Beagle.

Este hecho causó la inmediata a reacción de distintos grupos ambientalistas locales, vecinos y generó una campaña impulsada por chefs de todo el país para ayudar a visibilizar la amenaza que implicaría avanzar con este proyecto en las prístinas aguas fueguinas con procesos productivos que generan muy pocos puestos de trabajo y dejan tras su paso un impacto ambiental irreparable.

En los últimos tiempos, en las aguas del sur de chile, más específicamente en el Fiordo de Comau, se conoció el impacto de una catástrofe ambiental que generó la muerte de más de seis mil toneladas de salmones y una contaminación sin precedentes en la zona. 

Adillon
Villegas

Este hecho volvió a visibilizar la gran amenaza de esta actividad para la zona e impulsó nuevamente la atención sobre la necesidad de proteger el entorno marino fueguino. En tal sentido activistas locales realizaron una nueva acción de visibilización, uniendo Ushuaia y Puerto Williams en kayaks en medio del Canal Beagle.

En este contexto, logró avanzar el proyecto presentado por el Legislador Pablo Villegas, que busca la prohibición de la Salmonicultura a escala industrial en Tierra del Fuego y que se encamina a ser una ley que tendrá un impacto global.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 1, 2021


 

Ermitaño excéntrico

Share

Según el Cambridge Dictionary, un ermitaño es “una persona que vive sola y apartada del resto de la sociedad, especialmente por motivos religiosos”. Pero en realidad, estos personajes pueden ser mucho más complejos. Durante más de 1.500 años, los reclusos santos, excéntricos o multimillonarios han sido figuras fascinantes, pero también llenas de paradojas.


Cuando Howard Hughes murió en abril de 1976, oficialmente por insuficiencia renal, Hughes medía 188 centímetros (6 pies 2 pulgadas) y pesaba solo 41 kilogramos (90 libras). Había sido una vez el gran hombre de la Renovación de América: un aviador temerario, un cineasta visionario y una figura de glamour de alto nivel. Cuando los millonarios aún eran seres míticos, inalcanzables, Hughes era multimillonario.

En 1950, Hughes ya estaba tan obsesionado con los gérmenes que las ventanas sin usar de sus autos y casas estaban selladas con cinta adhesiva. Los ayudantes, mucamos, conductores y empleados de mensajería tenían que usar guantes de algodón blanco del tipo que se usa en la edición de películas. Ppara abrir una lata de comida para Hughes se necesitaba un periódico sin abrir, un abrelatas estéril, un plato grande estéril, un tenedor estéril, una cuchara estéril, dos cepillos estériles, dos barras de jabón y papel-toalla estéril.

En la primavera de 1957, Hughes vivía en el hotel Beverley Hills en Bungalow Four. Se negó a permitir que los conserjes limpiaran y prohibió a sus proyeccionistas y guardias ir al baño, sugiriendo que usaran cartones de leche para hacer sus necesidades. Usando la misma camisa marrón y pantalones durante semanas, de repente se quitó la ropa y anduvo desnudo. Negándose a tocar los picaportes de las puertas, pateaba las aberturas como señal para que un ayudante las abriera. Durante largos períodos, Hughes, con el pelo y la barba desordenados y sin lavar, y las uñas de los pies y las manos tan largas que se enroscaban sobre sí mismas, debió parecer indistinguible de cualquier vagabundo estadounidense.

Más allá de toda ayuda ordinaria, Hughes fue la víctima suprema de la opulencia. No tenia amigos. Cuando el hotel Las Vegas Desert Inn trató de expulsarlo a él y a su séquito en 1966 para acomodar a los huéspedes adinerados del Año Nuevo, Hughes compró el lugar. Como el Rey Lear, Hughes pudo haber sido víctima de sus propios engaños de poder. Pero Lear, al menos, tuvo una epifanía tardía con su hija Cordelia.

Dólar por dólar, Howard Hughes fue quizás el hombre miserablemente más caro del siglo XX.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 1, 2021