EL TIO SAM

Share

.

Thomas Nast

El 7 de septiembre de 1813, Estados Unidos recibe su apodo, Tío Sam. El nombre está vinculado a Samuel Wilson, un empacador de carne de Troy, Nueva York, que suministró barriles de carne de res al Ejército de los Estados Unidos durante la Guerra de 1812. Wilson (1766-1854) selló los barriles con “U.S.” (United States), pero los soldados comenzaron a referirse a la comida como “tío Sam” (Uncle Sam). El periódico local expuso la historia y el tío Sam finalmente ganó una amplia aceptación como apodo y personificación del gobierno federal de los Estados Unidos.

 

A fines de la década de 1860 y 1870, el dibujante político Thomas Nast (1840-1902) comenzó a popularizar la imagen del tío Sam. Nast continuó evolucionando la imagen, y finalmente le dio a Sam la barba blanca y el traje de estrellas y rayas que están asociados con el personaje de hoy. A Nast, nacido en Alemania, también se le atribuyó la creación de la imagen moderna de Santa Claus, así como la creación del burro como símbolo del Partido Demócrata y el elefante como símbolo de los republicanos. Nast también ridiculizó la corrupción del Tammany Hall de la ciudad de Nueva York en sus dibujos animados editoriales y fue, en parte, responsable de la caída del líder de Tammany, William Tweed.

 

Mientras Thomas Nast entonces exponía corruptos desde sus clasicos dibujos, en la Argentina de hoy, su sobrino Lucio César, continúa ilegalmente arrestado por haber pertenecido a las fuerzas de seguridad que combatieron al terrorismo de los años 70s.

Quizás la imagen más famosa del tío Sam fue creada por el artista James Montgomery Flagg (1877-1960). En la versión de Flagg, el tío Sam usa un sombrero de copa alto y una chaqueta azul y apunta directamente al espectador. Durante la Primera Guerra Mundial, este retrato de Sam con las palabras “Te quiero para el ejército de los Estados Unidos” se usó como póster de reclutamiento. La imagen, que se hizo inmensamente popular, se usó por primera vez en la portada de Leslie’s Weekly en julio de 1916 con el título “¿Qué estás haciendo para la preparación?”. El póster se distribuyó ampliamente y posteriormente se ha reutilizado en numerosas ocasiones con diferentes subtítulos.

 

En septiembre de 1961, el Congreso de los Estados Unidos reconoció a Samuel Wilson como “el progenitor del símbolo nacional del Tío Sam en Estados Unidos”. Wilson murió a los 88 años en 1854 y fue enterrado junto a su esposa Betsey Mann en el cementerio de Oakwood en Troy, Nueva York. el pueblo que se llama a sí mismo “El hogar del tío Sam”.

 

Por su parte, Nast se vió envuelto en dificultados financieras debido a su fallida revista (Nast’s Weekly). El presidente Theodore Roosevelt era un admirador del artista y le ofreció una posición como Cónsul General de los Estados Unidos en Guayaquil, Ecuador, en América del Sur.  Nast aceptó el puesto y viajó a Ecuador el 1 de julio de 1902. Durante un brote posterior de fiebre amarilla, Nast permaneció en el trabajo, ayudando a numerosas personas en misiones diplomáticas y de negocios a escapar del contagio. Contrajo la enfermedad y murió el 7 de diciembre de ese año. Su cuerpo fue devuelto a los Estados Unidos, donde fue enterrado en el cementerio Woodlawn en el Bronx, Nueva York.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 6, 2019


 

RESPONDIENDO A LAS CRÍTICAS DEL DOCTOR GUILLERMO FANEGO

Share

Por CLAUDIO KUSSMAN.

 

CON LA VERDAD DEMOS SIEMPRE LA CARA

Respetable defensor particular, Doctor GUILLERMO FANEGO, atento a sus públicas críticas realizadas hacia mi persona en el último programa “De Esto no se Habla”, difundido el 12 del corriente por AM 830. Lamentablemente me veo en la obligación de responderle en la misma forma, para aclararle mi postura, pasada, presente y futura. Debo decirle que a través de “radio pasillo” de la unidad penitenciaria donde tiene algunos clientes de la Armada, sabía de las mismas, el mundo paralelo en el que nos encerraron aparte de asfixiante, es muy pequeño, pero por ser privadas no eran de mi incumbencia.  Ante todo le diré que yo estoy con ARRESTO DOMICILIARIO, obtenido mediante una huelga de hambre con la que llegué, según informes médicos a la posibilidad de muerte súbita,  una solicitada de mi esposa al presidente MACRI en el diario La Nación y el honesto informe realizado por un  ex funcionario del Ministerio de Justicia. No estoy fuera del alcance del Servicio Penitenciario, como usted afirma,  cuando lleguen las represalias el único que perderá seré yo, ya que pongo la cara y la firma en todo lo que digo. Acá estamos hablando de abusos y muertes de adultos mayores y mi conciencia, ni antes, ni ahora, me permite ser indiferente o cómplice de ello guardando silencio.  Con respecto a los demás presos, creer que MÍS VIDEOS, les puede traer consecuencias dignas de mención, es no conocer el mundo carcelario y el equilibrio que siempre debe tener el personal de la Institución, para quienes nosotros somos nada más que presos. Los de mejor conducta y mansedumbre, pero  presos al fin.  Volviendo al programa donde desacreditó los videos espías que publicáramos recientemente, estos no están fuera de tiempo y utilidad, en ello falta a la verdad, los delitos que allí se muestran no prescribieron. El personal médico vive y alguna de las doctoras sigue en el Servicio Penitenciario. Al día de hoy están vigentes y muy bien pueden ser utilizados por usted o cualquier otro abogado para formular cualquier denuncia. Lo que dudo es que, salvo honrosas excepciones, los mismos prisioneros se presten a testimoniar, teniendo en cuenta el ocultamiento que se está haciendo con la erisipela en la prisión de Campo de Mayo.  Le aviso que no bien tengamos tiempo con mi familia, seguiremos editando y mostrando más filmaciones que tenemos almacenadas fuera de Argentina. Con respecto al presente, me limito a escribir ya que ni siquiera se intentó coordinar una acción de conjunto  para gritar todos ¡BASTA! Por ello el día que me regresen a la cárcel reiniciaré en solitario, mi última huelga de hambre, no me dejaré realizar una inspección de cavidades (con otros términos) como me mandaron a decir algunos de los miembros del servicio penitenciario. Y el destino dispondrá de nosotros.    Tampoco es verdad como usted expresara, que los prisioneros me hayan solicitado que no publiquemos las filmaciones, en esto también hubo silencio total (sí, nos han solicitado alguna autorización para utilizarlos en trámites legales).  Desde ya, si así lo hubieran hecho ello no hubiera cambiado mi accionar. Desgraciadamente entre mis defectos está el oponerme a las injusticias, no dejarme poner de rodillas y cueste lo que cueste no retroceder ,si creo estar del lado de la verdad. Por  ello siendo preadolescente, me fijé ser policía.  A raíz de haber publicado con mi familia, múltiples notas suyas  y otras para intentar ayudar a diferentes presos  en nuestro sitio, bien sabe que  comenzamos con la página Web a principios de febrero de 2015 y desde entonces dando la cara nunca eludimos responsabilidad alguna. Ello me lleva a no comprender su actitud y opinión la que por supuesto merece respeto… al igual que la mía.

                              

 Claudio Kussman

Interno L.P.U. 345.349

Servicio Penitenciario Federal

Febrero 13, 2019

 

“Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete;

de lo contrario, échate a reír”

Epicteto de Frigia (50 dC-135 dC)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 14, 2019


 

EL EXACTO INVENTARIO DEL PLAN DE EXTERMINO QUE SE LLEVA A CABO EN ARGENTINA POR PARTE DEL PODER POLÍTICO Y JUDICIAL

Share

 

 

El día 19 de abril del año 2018, el Policía de la provincia de Santa Fe, Lucio César Nast, asistido por su representante legal, el Dr. Gonzalo Pablo Miño y ante el tribunal presidido por la juez Lilia Carnero, expuso un pormenorizado detalle del mencionado Plan de Exterminio que se lleva a cabo en Argentina. Esto, realizado pese a las reticencias de la presidente del tribunal.

Lilia Carnero

Lucio C. Nast

Gonzalo P. Miño

Lo expuesto en esta oportunidad podría ser repetido en todos y cada uno de los juicios que se han llevado y se llevan adelante en el país por la sistemática y generalizada violación de derechos de los imputados.


PRISIONEROenARGENTINA.com

Mayo 26, 2018


 

Homenajes a delincuentes: Ayer al “Ché” Guevara.  Hoy a Noemí Berros.  Mañana a los “Monos”

Share

“Vergonzoso”

 

En Rosario proponen  “Distinguir” una jueza militante por el solo hecho de haber condenado Presos Politicos.

 

Marta Noemi Berros: nombre de Guerra “Mimi” integtrante de Montoneros.

 

 

DENUNCIAS:

15 de Octubre 2015. ante la Camara de Casacion sala 2 remitidas a la Camara Federal Rosario,por el Delito de Abuso de Autoridad,incumplimiento de los Deberes del funcionario publico y prevaricato. Juzgado Federal nro.4 Rosario causa nro. 27360/216.

QUERELLANTE:

 

Nast

Miño

Berros

Lucio Cesar Nast. Abogado representante: DR. Gonzalo Miño. delitos que se le imputan a Berros,por su actuacion como Juez Subrrogante en el T.O.F. Nro 2 Rosario causa Feced II . en la misma causa se encuentran Imputados el Fiscal de Facto, sin aprobacion Senatorial, Gonzalo Stara, alias “Pitufo”, concubino de la Abogada Querellante en la misma causa,DR. Graciela Durruty y el medico psiquiatra DR. Oscar Pellegrini, pariente de la DR. Jesica Pellegrini Abogada Querellante en la misma causa.

 Ambos abogados Durruty y Pellegrini, integran el partido politico “Cuidad Futura”que proponen a traves de la secretaria de Cultura Municipal Rosario, Distinguir a la Juez Berros, por su actuacion en la Causa Feced II. Tambien se encuentra imputada la DR. Nadia Schujman, Abogada Querellante conjuntamente con las nombradas anteriormente por el delito de falsedad Ideologica. Se realizo presentacion en el año 2016 Ante la Comision Interamericana de Derechos Humanos.

LUCIO CESAR NAST. PRESO POLITICO.

Orlando Agustín GAUNA

 

 

Visite

http://orlando-gauna.blogspot.com/

 


PRISIONEROenARGENTINA.com

Abril 30, 2018


 

CARLOS ROZANSKI, EL MUTANTE

Share

 

Escribe CLAUDIO KUSSMAN.

 

 

DE “JUEZ” A “PERIODISTA”

Si los asesinos terroristas de la década del 60 y 70 del siglo pasado, mutaron en “jóvenes idealistas” del presente, recibieron importantes sumas de dinero como indemnización por sembrar el terror y ocuparon u ocupan cargos en el gobierno. Si estos desde los medios, nos dan clases de democracia. Si los que murieron asesinando, hoy están en el bronce y como “próceres” reciben honores reales y presidenciales vernáculos y también internacionales, como no puede mutar de la misma forma CARLOS ROZANSKI? Así, de cobarde juez militante, hoy pasó a ser un eximio opinólogo periodista  del diario Página 12. Ello gracias a la acción del sindicalista JULIO PIUMATO quien saliera en defensa de los empleados judiciales maltratados por este ex juez federal de la nación, hoy jubilado de privilegio.  En lo que no mutó, es en su actuación falaz. Lo fue en sus fallos impregnados de odio y militancia y hoy lo repite, en sus escritos periodísticos. Su reciente nota, “IIMPUNIDAD DOMICILIARIA PARA GENOCIDAS” está plagada de conceptos sesgados, que no discutiré ya que tiene derecho a ver todo con un solo ojo, o con la parte de su cuerpo que más le guste. Lo que si rechazo rotundamente es cuando oponiéndose a toda prisión domiciliaria de adultos mayores cautivos, sobre   el Hospital Penitenciario Federal de Ezeiza  opina:
“en caso de requerir auxilio médico urgente, lo recibiría en el plazo aproximado de 5 minutos. Para situaciones de mayor riesgo que requirieran una complejidad de atención superior a la que dispone el HPC (que de por sí es bastante alta y competente), se podría trasladar al interno a un nosocomio de alta complejidad en un lapso de alrededor de 15 minutos”.

UN VERDADERO MENTIROSO MALPARIDO

Para afirmar esto sin pudor alguno, realmente hay que ser un verdadero MALPARIDO, ya que el hospital penitenciario es una total mentira. Debo recordarle a este energúmeno que un HOSPITAL o NOSOCOMIO se define como:
“Establecimiento destinado para la atención y asistencia a enfermos por medio de personal facultativo, enfermería, personal auxiliar y de servicios técnicos durante 24 horas, 365 días del año y disponiendo de tecnología, aparatología, instrumental y farmacología adecuadas. Existen tres clases de hospitales: de Primer, Segundo y Tercer niveles, siendo su asistencia de menor a mayor complejidad. Dentro de ellos se atiende a pacientes con afectaciones que irán de simples a gravísimas, críticas, cuidados paliativos o incluso terminales”.

En la realidad cuando cualquier prisionero sufre una descompostura, dolor de estómago, o evidente malestar es llevado al destartalado hospital público Inter zonal de Ezeiza y que Dios lo ayude. Esa es la mayor demostración de su mentira.

EL SILENCIO FAVORECE A LOS ROZANSKI.

He sido testigo como otros, de prisioneros-discapacitados-despojos humanos que enviara a la cárcel este resentido social, a los que junto con otros prisioneros asistíamos y ayudábamos en el pabellón 19 de la U 31 de Ezeiza. Dos fallecieron y uno sobrevivió de casualidad, gracias al accionar del prisionero LUCIO NAST.
Habiéndome ofrecido a sus familiares como testigo de la salvaje e inhumana actuación de ROZANSKI, para suerte del mismo increíblemente prefirieron callar a denunciar. Fenómeno que incomprensiblemente se repite una y otra vez, entre prisioneros ex uniformados y sus familiares.  Impera el silencio ante la iniquidad, lo cual favorece y da impunidad a este personaje y a otros como él.   Sé que nuestras denuncias son desestimadas por los miembros del poder judicial, que encubren el accionar asesino de sus pares. De cualquier forma, deben hacerse, algún día servirán como historia de este mentiroso ciclo, en el que los falaces miembros de los tres poderes gubernamentales dicen ser los defensores de la memoria, la verdad y la justicia.

EN MEMORIA DE LOS QUE SILENCIOSAMENTE MURIERON A MANOS DE CARLOS ROZANSKI U OTROS COBARDES COMO ÉL, QUE SIN MIRAR LA CARA DE SUS VICTIMAS, LOS EJECUTARON A LA DISTANCIA MAL EMPLEANDO UNA LAPICERA.

 

 

Claudio Kussman

Interno L.U.P 345.349

Servicio Penitenciario Federal

Marzo 11, 2018

 

 

“Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez”.

Francisco de Quevedo (1580-1645) 

 

 


07 de marzo de 2018

Impunidad domiciliaria para genocidas

Por Carlos Rozanski

 

La descabellada iniciativa del Gobierno, de mandar a su casa a 96 genocidas, con la excusa de que eso “descomprimiría” las cárceles, hiere a una parte importante de la sociedad. Si bien es cierto que las cárceles federales y provinciales, en violación de la Constitución Nacional, mantienen hacinados a decenas de miles de detenidos, es falso que al Poder Ejecutivo le interesen esos presos. No al menos los presos sociales –que son la inmensa mayoría- y los presos políticos, que sólo están encarcelados por decisión del régimen. Lo que en realidad les importa son aquellos procesados y condenados por delitos de lesa humanidad, cuya prisión colisiona con la ideología de quienes, por el momento, conducen la política oficial. No podemos soslayar que, desde el primer día de gestión, la banalización y negacionismo de las violaciones a derechos humanos cometidas por la dictadura de los 70, fue la regla y el precedente de este nuevo atropello.
En ese sentido, cabe recordar que los delitos de lesa humanidad, que son aquellos cuya gravedad trasciende al daño individual ya que afectan a la humanidad toda, son los que, en nuestro sistema legal, reciben la mayor sanción prevista por el Código Penal. En nuestro país, los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar configuraron, además, el delito internacional de genocidio. A partir del año 2003, se dieron en la República Argentina las condiciones para que numerosos genocidas fueran juzgados y condenados por los tribunales locales, en un proceso histórico que no reconoce antecedente en el mundo. En ese proceso, cientos de represores han sido condenados por delitos gravísimos como homicidios, desaparición forzada de personas, apropiación de bebés, violaciones, torturas y robos calificados. Por la magnitud y características de las penas aplicadas y los delitos cometidos, los procesados y condenados, han permanecido en cárceles de nuestro país, ya sea durante los procesos, o bien cumpliendo sus condenas. Ante esa realidad, como sucede con todos los avances sociales que generan pérdida de privilegios o el fin de la impunidad, como la que gozaron durante décadas los genocidas, se producen reacciones. Esas reacciones pueden traducirse en amenazas o daños concretos a víctimas y testigos que los incriminen, llegando en el trágico caso del testigo Jorge Julio López a su desaparición forzada en el año 2006 durante la última etapa del juicio a Miguel Osvaldo Etchecolatz. El nombrado ex jefe policial – hoy en su hogar- resultó en esa oportunidad condenado a reclusión perpetua, pena máxima prevista por nuestro ordenamiento jurídico. Otro aspecto de las citadas reacciones reside en las estrategias llevadas adelante para lograr una impunidad de hecho, conocida como “prisión domiciliaria”.
Se trata de un instituto regulado en la Ley 24660, que implica una opción y no una obligación de los jueces de conceder ese beneficio. Esto resulta fundamental porque pone en evidencia que esas prebendas son otorgadas por clara y explícita voluntad de los magistrados y no por obligación legal. La razón sistemáticamente esgrimida en las resoluciones favorables -en los casos de lesa humanidad- es la de que se otorga por “estrictas razones humanitarias”. Se impone explicar sintéticamente la falacia de esa argumentación. Las personas mayores de 70 años de edad suelen presentar algunos problemas de salud derivados de la etapa etaria que atraviesan. En diversos casos llegan a afecciones que incluso ponen en riesgo su vida, de no contarse con ayuda médica inmediata o lo más rápida posible. En ese sentido, algunos casos de detenidos por delitos de lesa humanidad ayudan a tener claro el tema. En el caso del nombrado Etchecolatz, se tramitaron –previo a su actual libertad domiciliaria- diversos pedidos de ese beneficio. Allí, el Hospital Penitenciario Central (HPC) respondió en su momento a preguntas específicas del tribunal actuante que el condenado en cuestión –o cualquier otro allí alojado-, en caso de requerir auxilio médico urgente, lo recibiría en el plazo aproximado de 5 minutos. Para situaciones de mayor riesgo que requirieran una complejidad de atención superior a la que dispone el HPC (que de por sí es bastante alta y competente), se podría trasladar al interno a un nosocomio de alta complejidad en un lapso de alrededor de 15 minutos. Resulta obvio que un detenido que gozara del beneficio de cumplir su pena en su casa en ningún caso estaría en condiciones de recibir ayuda médica en lapsos tan reducidos de tiempo. Esto, no por obvio deja de ser impactante, ya que da por tierra la excusa “humanitaria” en el caso de detenidos enfermos, sean leves o graves. Resulta claramente más humanitario proveer condiciones de ayuda médica rápida a quien la necesita, que mandarlo a su casa.
Una prueba dramática de lo dicho es el caso del represor Miguel Colicigno, quien durante 1976 fue jefe del centro clandestino de detención y tortura “Protobanco” que funcionó en Camino de Cintura y Autopista Riccheri. El represor había estado prófugo de la justicia durante 2 años antes de ser detenido. El 16 de junio de 2016, ya apresado, Colicigno se encontraba en su casa gozando de la denominada “prisión domiciliaria” por su edad (86 años) y alegadas condiciones de salud. Sin embargo, su deceso se produjo a raíz de un suceso ocurrido mientras se encontraba subido a una escalera, podando un limonero. Desde allí cayó hacia una pileta de natación que no tenía agua y como consecuencia de las lesiones de la caída falleció. Emblemático desenlace para el tema en análisis. Está demás aclarar que la casa de Colicigno no fue precisamente un espacio seguro para su salud. En segundo lugar, su estado le permitió subir a una escalera para podar un árbol. Finalmente, los limoneros y la pileta de natación dan cuenta claramente del nivel de vida de quien, luego de permanecer dos años prófugo de la justicia, acusado de gravísimos delitos, es enviado a su casa por “razones humanitarias”.
Si bien el tema permitiría un desarrollo más extenso, baste para finalizar este breve análisis, efectuar algunas conclusiones que considero oportunas. Los procesados o condenados por delitos de lesa humanidad deben afrontar el proceso y una eventual condena en prisión. Lo contrario viola el compromiso del Estado argentino ante la comunidad internacional de juzgar y sancionar adecuadamente a dichos perpetradores. En los casos en que la salud de los genocidas lo requiera, deben ser atendidos eficiente y humanitariamente en un hospital penitenciario y en su caso, ser trasladados a nosocomios extramuros. Finalmente, cabe afirmar que la verdad se conoce al juzgarse los casos, la justicia se obtiene cuando se condena a los responsables y la memoria se cultiva con los genocidas en prisión real y no con ficciones que encubren indultos

¿DONDE ESTÁN LOS VALIENTES?

Share

 

 

 

 Escribe Claudio Kussman.

 

 

NO PASA NADA

A los prisioneros no se le reconocen sus derechos constitucionales ni procesales y…no pasa nada.
Un prisionero por falta de atención médica muere en su celda, se llevan el cadáver sin labrar actuaciones legales y se registra como fallecido en el hospital y… no pasa nada.
Un prisionero muere en el mentiroso Hospital Penitenciario Central con una septicemia general, que descubre su hijo médico que llegó de visita y…no pasa nada.
Un prisionero con graves problemas de salud, muere en una “perrera” mientras es trasladado para ver a su madre en el día de su cumpleaños y…no pasa nada.
Un prisionero casi agonizante se lo obliga asistir a su juicio para lo cual se lo instala, próximo al estrado,  en una cama con máscara de oxígeno y…no pasa nada.
Un prisionero con grandes dolores por el cáncer que lo carcomía, es mantenido en prisión hasta casi el momento de su fallecimiento y…no pasa nada.
Un prisionero no es atendido por su afección cardíaca, hasta que muere apenas lo llevan a un hospital. Un militar hace la denuncia, el juez la “cajonea” y…no pasa nada.
Un prisionero con graves problemas de salud, sufre descompensaciones, hasta que llevado al hospital fallece presentando EPOC, diabetes, enfermedades cardíacas,  6 úlceras sangrantes y…no pasa nada.
Un prisionero con diabetes, es trasladado por la fuerza al mentiroso HPC donde estará peor atendido y obligado a caminar descalzo pese a las secuelas de su enfermedad en los pies, el resto de sus mudos camaradas  también prisioneros miran  y …no pasa nada.

Mentiroso Hospital Penitenciario Central Ezeiza
Frecuentemente los prisioneros llegan a juicio, sin saber  que elementos de prueba lo involucran en un hecho,  pese a que la ley  establece que debe conocerlos apenas detenido y…no pasa nada.
Los jueces decretan prisiones preventivas que se extienden entre 5 y más de 10 años y…no pasa nada.
Los jueces que juzgan a los prisioneros a veces fueron terroristas, otras son militantes o destacados coimeros, otras acosadores sexuales o protegen proxenetas y…no pasa nada.
Los jueces nos condenan a como dé lugar, sin testigos, sin pruebas y solo por inferencias y…no pasa nada.
Los jueces niegan la prisión domiciliaria a prisioneros septuagenarios, octogenarios y nonagenarios, que lógicamente tienen problemas de salud  y…no pasa nada.
Jefes de los 70 falazmente declaran contra personal subalterno, hoy prisioneros, salvándose ellos de ser detenidos como si no fueran responsables  y…no pasa nada.

Los prisioneros no son vacunados en tiempo y forma contra la gripe y neumonía y…no pasa nada.
Los prisioneros no son escuchados por políticos, legisladores ni autoridades gubernamentales y…no pasa nada.
Lo prisioneros son trasladados en “perreras” desvencijadas y sucias por largas horas, siendo sometidos a temperaturas extremas y…no pasa nada.
Los prisioneros en traslados a larga distancia son obligados a orinar en botellas plásticas de lavandina, dentro de la “perrera” y…no pasa nada.
Los prisioneros pese a lo establecido por ley, son exhibidos como animales de circo y en los juicios sometidos al escarnio del populacho  con la anuencia de jueces, fiscales y defensores y…no pasa nada.
Los prisioneros muy enfermos son internados en el mentiroso HPC (Hospital Penitenciario Central) de donde ante una pequeña urgencia son trasladados  a los hospitales municipales de la zona y… no pasa nada.
Los prisioneros deben cuidar y ayudar a quienes están muy deteriorados y enfermos, bañándolos, armándoles la mesa cuando van a recibir visita, llevarle la comida cuando está postrado en la cama, o el pedido de cantina y…no pasa nada.
El prisionero debe donar ropa, calzado, elementos de higiene y vajilla, cuando traen de zonas lejanas un nuevo prisionero con lo puesto y…no pasa nada.
Las esposas de los prisioneros deben sobreponerse y sonreír, pese al cansancio de las visitas a sus esposos  y a la burocracia carcelaria y…no pasa nada.
Las esposas de los prisioneros que no pertenecen al ejército,  no pueden utilizar  los transportes habilitados   para las visitas por esa arma  y…no pasa nada.
Las distintas fuerzas desconocen a los prisioneros y…no pasa nada.
A los prisioneros en una requisa y traslado,  les roban parte de sus efectos personales, hacen la denuncia. El juzgado “cajonea” el hecho y…no pasa nada.
Cuando los prisioneros enfermos  son trasladados del penal donde se encuentran, o internados, el SPF (Servicio Penitenciario Federal)  o autoridad alguna, no se lo informa a la familia como es su obligación legal  y…no pasa nada.

 

 PRISIONEROS CON SU SILENCIO, CÓMPLICES  DE LOS ABUSOS Y MUERTES

La enumeración de abusos y muertes por parte del estado podría continuar, pero más allá de ello, gran parte del problema están en los mismos prisioneros. Estos aceptan mansamente cuanta ilegalidad se le ocurra al gobierno de turno aplicar o avalar, no respetando derecho legal y humano alguno del  prisionero y de su familia. Se ha formado un círculo vicioso en el cual aún la muerte ilegal puede ser llevada a cabo A LA VISTA DE TODOS, sin que absolutamente nadie pague ese atroz delito.
Por un lado existe el encubrimiento de los tres poderes gubernamentales y por otro el silencio de prisioneros y familiares. Los primeros evocan al asesinado con un minuto de silencio. Finalizados esos escasos 60 segundos,  se impone la preocupación de lo que se comerá y los partidos de futbol que se puedan ver ese día. De la persona con la que se compartió confidencias a través de meses o años en cautiverio, nunca más se volverá a hablar.  No existió. Es un desaparecido más.

 

FAMILIARES CON SU SILENCIO, CÓMPLICES  DE LOS ABUSOS Y MUERTES

Recibido el cuerpo del asesinado, sus seres queridos proceden a su sepelio y luego todo se diluye en la intimidad familiar. Mientras el prisionero evidenciaba el deterioro del estrés carcelario  y de la desatención médica, esto era consentido mansamente y lo peor es que si esa familia  protesta, lo hace en soledad. Porque entre uniformados el espíritu de cuerpo se ha degenerado y pervertido hasta su extinción, SI ES QUE ALGUNA VEZ EXISTIÓ.

EN SOLEDAD

La conclusión es que cada uno de nosotros así, está solo. Los casos de quienes están predispuestos a la lucha por la dignidad, sus derechos, la legalidad y el respeto para sí y su familia con el apoyo incondicional de la misma, son excepción, por lo que en soledad no es escuchado. En una palabra “los valientes” están muertos, aún antes de estarlo.

 

Claudio Kussman

Claudio@PrisioneroEnArgentina.com

PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 29, 2017

 

 

“La excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia;

templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía”.

Aristóteles (384 AC-322 AC)

 

 


Otro preso político asesinado ante la indolencia de la sociedad que ignora que dos mil personas y sus familiares son rehenes de un negociado inmenso. Dos mil personas y sus familiares son torturados para solaz de los terroristas vencidos, resentidos, perversos. Hugo José Delmé. Muerto en su celda.

CRIMEN POR INASISTENCIA DOLOSA


Diego Portillo teniendo una imputación por Tormentos, en los años 70, es detenido en el año 2010. Con prisión preventiva, en el año 2011 se le descubre cáncer de páncreas negándosele el arresto domiciliario.

 


Edgardo Mastandrea
Ayer finalmente la muerte tocó a la puerta de EDGARDO MASTRANDREA, el policía-prisionero  sin piernas.  Esta fue benigna con él. Murió digna y pacíficamente junto a sus seres queridos. Él, de siempre fue nada más que un honesto, digno y rebelde policía, que nunca se prestó a acto indigno alguno.


 

 

Espero que sepa disculpar que no lo trate de doctor ni tampoco de juez, ni su señoría, ni nada que se le parezca. Una de sus víctimas es justamente  Aldo Chiacchietta. Sobre él usted hipócritamente en el artículo  expresa: “Se trata de la muerte del represor de Junín, Aldo Chiacchietta, que falleció en la cárcel como producto de una enfermedad. Estos datos los doy para ilustrar lo que se puede llegar a afirmar cuando el objetivo es otro”. Señalo y reitero  su fariseísmo, ya que este hombre llegó  enfermo casi terminal a la prisión por mandato suyo.


Víctor David Becerra Araoz, fue citado a concurrir a la Fiscalía Federal de la ciudad de San Luís, provincia del mismo nombre, por la Agente Fiscal Federal, y se presentó voluntariamente y por sus propios medios el día 20 de septiembre del 2006 y por orden de la Fiscal Mónica Spagnuolo fue detenido -ya que el Juez Federal de la jurisdicción, Juan Esteban Maqueda, delegó sus facultades investigativas en esta fiscal. La citación tenía por finalidad proceder a indagarlo.


Comisario Inspector (R) Roberto Ramón Bustos
“Al llegar al primer piso del “Hospital” y bajar con la custodia del ascensor  nos encontramos de frente,  con  un Comisario Inspector (R) de nuestra policía, de apellido Bustos quien permanentemente se  quejaba de intensos dolores. En silla de ruedas lo llevaban para inyectarle calmantes. Impotente solo puede apretarle muy fuerte sus manos, deseándole lo mejor. No daré más detalles por respeto a su familia,  pero parte de mi  impotencia es por las condiciones con que “los jueces” hacen mérito y  mantienen detenidos a ancianos muy enfermos como Bustos”.

(Claudio Kussman, de VICISITUDES DE UN DIA COMO CUALQUIER OTRO)


VALDIVIEZO también denuncia que el domingo 05/08/2012 en el módulo 4 del Pabellón 4 de la prisión de Marcos Paz, el Comisario de la Policía Federal FÉLIX ALAIS  se descompone como consecuencia de sus problemas cardíacos, siendo llevado a lo que era el Hospital Penitenciario Centrál 2 de Marcos Paz,  el cual era y es nulo para estas emergencias. Todo con conocimiento pleno del Dr. penitenciario Walter Sosa, médico cardiólogo. Ya moribundo lo llevan al hospital municipal de Marcos Paz donde falleció. Este doctor 18 días antes le había negado a ALAIS, como en otras oportunidades anteriores, su internación en el Hospital Churruca, alegando que “estaba bien y que quería ir a ese nosocomio a  pasar unas vacaciones”.


Se conoció la triste noticia del deceso del Coronel Ernesto Luchini. Preso Político en la Unidad Penal 31 de Ezeiza, el señor Luchini presentaba varias enfermedades entre ellas EPOC, severos problemas cardíacos y diabetes, contraídos y desarrollados en su estadía en la cárcel. El miercoles pasado fue trasladado de urgencia al hospital donde se le detectaron seis úlceras sangrantes. Permaneció allí, hasta que hoy dejó de existir.

Fallecimiento de un Preso Político: Coronel Ernesto Luchini


El 27 de Septiembre del 2015, en horas de la mañana, falleció otro prisionero más. Ariel Porra, de 60 años de edad,  pertenecía al Ejercito Argentino. Estaba alojado en la cárcel de Marcos Paz, desde donde era trasladado con destino a la ciudad de Rosario, interín en el cual dejó de existir.
El citado Prisionero Político era trasladado en uno de los “vehículos” sobre los cuales ya hemos comentado en varias oportunidades en páginas de este sitio. Estos vehículos son comúnmente llamados “Perreras”. Era el cumpleaños de su madre.
Ariel Porra tenía una afección cardíaca, a pesar de lo cual continuaba encarcelado.


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 29, 2017


 

MARCOS PAZ, YA FUE

Share

 

 Escribe Claudio Kussman.

 

 

ANEXO U 31 EZEIZA, VOLVIENDO A LA NORMALIDAD

 

MARCOS PAZ como alojamiento para prisioneros imputados de los mal llamados delitos de lesa humanidad, “ya fue”, hoy solo contiene a presos imputados por delitos comunes. El domingo 30 de abril, sobre las 18 horas  llegaron a la U 31 los últimos treinta prisioneros procedentes del Complejo Penitenciario II de Marcos Paz. Todos los pabellones se sellaron y los recién llegados fueron mantenidos por horas en la sala de visitas, al que pretenciosamente se lo llama SUM (Salón de usos múltiples)  realizando los trámites de registro e ingreso. Finalizados sobre la media noche, y ya cada uno con un lugar asignado, se apagaron las luces. Con la capacidad de prisioneros casi colmada, entonces  se comenzó a volver a la “normalidad”, en ese mundo paralelo en donde permanecen encerrados.

 

Pasaron las horas y se pudo ver  que entre los recién llegados hay gente joven, que evidencian haber nacido más acá de la década de los 70, diferenciándose notablemente de los adultos mayores.  Se tratan de miembros de fuerzas de seguridad detenidos con imputaciones, principalmente de narcotráfico. Esta “mezcla” es así una  variante más de los cambios que se están produciendo en estos días. Mientras desde la U 34 Campo de Mayo se reciben frecuentes llamados telefónicos de LUCIO NAST, interesado en saber novedades  del pabellón 19, al cual se ilusiona en volver.

 

 

 

“El hombre tiene ilusiones como el pájaro alas. Eso es lo que lo sostiene”.

Blaise Pascal (1623-1662)

 

 


Claudio Kussman

claudio@PrisioneroEnArgentina.com

www.PrisioneroEnArgentina.com

@PrisioneroA

Mayo 2, 2017


 

César Milani: “Poseo información muy valiosa de…”

Share

 

 

 Por Fabian Kussman.

 

Milani y las conversaciones tras los barrotes:

Como Ganar Amigos e Influenciar sobre las Personas.

 

“Mis amigos estaban cayendo tan rápido como la guillotina podría cortar sus cabezas”, dijo Thomas Paine dirigiendo su mirada a Samuel Adams. También le recordó que había escrito La Edad de la Razón tan de prisa como pudo, ya que su intención era que fuera rápidamente traducido al francés y sirviera como argumento para detener la violencia que dominó la corriente durante veinte años en el país europeo. Claro, el ex Jefe del Ejército no es Thomas Paine, no tiene su brillo intelectual ni un costado moral al cual apreciar. Sin embargo, el ex militar mimado del movimiento Nac &Pop ahora se encuentra -tal como Paine, por distintos motivos- alojado en una cárcel. Y esta es en el Penal de Ezeiza.

Para que conozca usted mi posición, César Gerardo Santos del Corazón de Jesús Milani, en mi experiencia, debería estar libre aguardando su juicio ya que las pruebas en su contra -como en tantos otros casos de lesa humanidad, son poco contundentes. Testimonios en su contra y una firma que podrá ser o no la suya son las evidencias comprometedoras. Pero no categóricas. Esto no significa que el militar kirchnerista sea culpable o no. Lo será hasta que demuestre su inocencia, de acuerdo a la justicia independiente a la cual el presidente Macri se refiere tan a menudo. El tema con Milani es su actitud Balzista de “yo no fui, fueron los malos” o “los que están sueltos” -como le confesó quienes eran su preocupación a la señora Hebe de Bonafini, su nodriza en tiempos de rapiña. Esa desmedida pretensión por desligarse de sus posibles pecados de juventud le llevó a venderse al discurso del otrora enemigo.

En su nueva morada, Milani accedió a reunirse con otros prisioneros en el salón de visitas del edificio. René Langlois y Lucio César Nast, de la policía de Santa Fe -hoy rehenes del Kirchnerismo y el Macrismo-, el Coronel Uruguayo Cordero Piacentini -también secuestrado por ambas administraciones- y un cuarto, quien prefirió el anonimato, pero se trataría de alguien vinculado al Poder Judicial. En este encuentro, bajo un trato cordial, los cuatro prisioneros veteranos conversaron con el “rookie” en cuestión. Langlois -orquestador del concilió que se produjo luego de la entonación del Himno nacional y un minuto de silencio por los caídos en el conflicto bélico de Malvinas- le dejó saber de qué encontraría pocos admiradores en las instalaciones y la poca simpatía se debe a su condición de kirchnerista militante. Esta conversación se interrumpió debido a que César Milani fue convocado de urgencia por la Jefa de la Unidad Penitenciaria. Allí, según inferencias (Si la “justicia” infiere, muy bien puedo hacerlo yo) la titular, Cristina Mesa, habría solicitado al General en desgracia, tratar de no realizar tertulia o velada alguna. Ni un simple cóctel para los nuevos vecinos.

Nast, Langlois, Cordero Piacentini y el cuarto en discordia volvieron sobre sus pasos y continuaron lo podado entrada la tarde, retomando el hilo de la charla. Allí se volvió a hablar del malestar que los presos políticos sentían gracias a Milani con sus licencias ideológicas (Llámese poder acomodaticio) y su actitud de Capitán del Costa Concordia. Ante esto, Schettino (Perdón, Milani) permaneció en silencio, pero cuando fue abordado con respecto a lo vertido por Langlois (“El neo comunismo mira hacia el costado cuando se trata de tiranías hermanas, distorsiona la historia a comodidad y siempre sacrifica a un chivo para salir airosos”) El chivo, usted sabrá, sería el General domiciliado en el barrio La Horqueta. Frente a esta hipótesis, Milani asintió y se comprometió a la acción.

-Estoy dispuesto a buscar una solución para todos los presos políticos -afirmó el nacido en Cosquín.

Este nuevo intercambio de palabras también se efectuó en un corto lapso de tiempo, cerrándose con un concepto también deslizado por René Langlois.

-Usted Milani, podría haber pasado a la historia para cerrar la grieta y llegar a la ansiada reconciliación…

Milani aseguró que trató el tema en varias oportunidades, pero siempre había recibido una respuesta negativa, pero dejó constado que el “posee información muy valiosa sobre jueces y funcionarios” que podría ayudar.

Iniciando el camino de retorno a su pabellón, una última pregunta hizo que Milani se detuviera.

– ¿Usted se da cuenta de lo que estamos viviendo, y de lo que usted está viviendo ahora?

Milani acusó el impacto. La universidad de la calle trae muchos beneficios, la escuela política descreimiento generalizado. De camarada a camarada, de preso a preso, es otra historia que desconozco.

-Es como si me hubieran soltado la mano -dijo Milani, perdiéndose entre los pasillos de la Unidad penal 31.

La conversación se cerró con la promesa de un nuevo mitin en días cercanos.

Si las verdaderas intenciones de Milani no son promesas, deberían tener resultados pronto. Esto obedece a mi sospecha que, de ser liberado, el egresado del Liceo Militar General Paz volverá sobre sus pasos y de los camaradas se acordará el día de los inocentes. En otro orden, si buscamos y pedimos legalidad, recorramos el camino de la misma. Si Milani busca una solución -y no quiero pecar de inocente, ya que en política el moho trepa por las paredes- que esta sea la ley y no un arreglo de sus doradas épocas kirchneristas.

Es alto, tal vez 190 centímetros de estatura, pero para quienes lo han visto con antelación luce demacrado -tal vez producto de los pocos días de confinamiento- pero sabemos (Y espero que los prisioneros ilegalmente arrestados también lo sepan) que estamos frente a un hombre inteligente u oportunista -o ambos- quién también prometió defender la Constitución… y el Movimiento Nacional y Popular… y la gesta de las Madres de Plaza de Mayo… y su comercio de perros calientes.

Milani aún goza de sus privilegios Nacionales y Populares. Tiene dos escoltas que van tras sus pasos dispuestos por el Servicio Penitenciario Federal, cada vez que se aleja del Pabellón 8. Anoche fue invitado a degustar pizza (sin champán) por dos Sub Oficiales de su Fuerza con los que comparte espacio en el mencionado sector número 8 y además, ciertos oficiales cuyos hijos son miembros del Ejército aún son devotos de su jerarquía (Militar, claro)

 

 


Fabian Kussman

email@PrisioneroEnArgentina.com

www.PrisioneroEnArgentina.com

Abril 3, 2017


 

Luz, Cámara, Acción. El Circo de los juicios.

Share

Argentina y los circos de los juicios de los casos de “lesa Humanidad”
Rosario, Argentina. La verguenza…