Yo Soy Espía II

Share

 

Un ex-marine estadounidense detenido en Rusia bajo sospecha de espionaje, ayer viernes acusó a un investigador del servicio de seguridad de someterlo a amenazas y pidió a un tribunal que retirara al hombre de su caso.

Paul Whelan, quien tiene pasaportes estadounidenses, británicos, canadienses e irlandeses, fue detenido en una habitación de hotel en Moscú el 28 de diciembre y acusado de espionaje, un cargo que niega. Si se le encuentra culpable, enfrenta hasta 20 años de cárcel.

“Pido que el capitán investigador del FSB (servicio de seguridad) Alexei Khizhnyak sea retirado del caso. Está insultando mi dignidad y amenazando mi vida”, dijo Whelan al tribunal de Moscú.

Sus comentarios parecen agravar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia que ya se han tensado en una variedad de temas, como la guerra en Siria, las sanciones económicas y la detención de otro ciudadano estadounidense, el destacado inversor Michael Calvey, quien se encuentra bajo arresto domiciliario en Moscú por cargos de malversación.

Whelan comparecía en una audiencia convocada para decidir si se prolongaría su detención. El tribunal resolvió el martes extender su detención por tres meses.

“Extender al acusado Whelan una medida preventiva en forma de detención por tres meses, hasta el 29 de agosto de 2019”, dijo un juez.

El juez le dijo a Whelan que solo tenía el derecho bajo la ley rusa de solicitar el reemplazo de la corte o de los fiscales, pero no un investigador.

“Entiendo eso, pero qué se supone que debo hacer si mis derechos están siendo violados”, dijo Whelan.

La secretaria de prensa de la embajada de los Estados Unidos, Andrea Kalan, dijo: “Instamos a las autoridades rusas a que permitan que nuestros funcionarios consulares se reúnan de inmediato con Paul Whelan para que podamos hablar directamente con él sobre su seguridad y condición”.

[ess_grid settings='{“max-entries”:”4″,”entry-skin”:”1″,”layout-sizing”:”boxed”,”grid-layout”:”even”,”spacings”:”20″,”rows-unlimited”:”off”,”columns”:”2″,”rows”:”2″,”grid-animation”:”fade”,”use-spinner”:”0″}’ special=’related’][/ess_grid]

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 25, 2019


Posiblemente una de los espías más famosas de todos los tiempos, Mata-Hari era una bailarina exótica y prostituta de clase alta en París que espió para Alemania durante la Primera Guerra Mundial. De origen holandés, Margaretha Geertruida Zelle comenzó su carrera de espionaje después de trabajar como una cortesana para militares y políticos de alto nivel. Su pasaporte holandés (Holanda era un país neutral) le permitió, literalmente, dormir con el enemigo y trabajar para la Inteligencia del Ejército alemán.

Su carrera llegó a su fin en enero de 1917, cuando la Inteligencia francesa interceptó una señal de radio codificada de Berlín, en la que se desvelaba que estaban recibiendo información de un espía alemán con nombre en código H-21. Mata-Hari fue identificada y detenida en una habitación de hotel en París el 13 de febrero de 1917. Fue fusilada el 15 de septiembre de 1917 por espionaje.

 

Harold Adrian Rusell Philby, más conocido como Kim Philby, está considerado como el mejor espía de la historia. Nacido en la India británica en el seno de una influyente familia, Philby fue un comunista convencido que formó parte de la red de espionaje conocida como «Los cinco de Cambridge».
Trabajó como periodista (cubrió para el ´Times´ la Guerra Civil española) y fue herido en la batalla del Ebro, lo que le supuso una condecoración del propio Franco. Ingresó en el servicio secreto exterior británico, ejerciendo de agente doble tanto para el Reino Unido como para los soviéticos, a quienes proporcionó información sobre el arsenal nuclear estadounidense.
En Washington, ejerció de enlace entre la embajada del Reino Unido y la CIA, que sospechaba que espiaba para los soviéticos, aunque Philby siempre se las ingenió para evadir esas sospechas.
Gracias a su la labor para la URSS fue condecorado con la ‘Orden de la Bandera Roja’, uno de los más altos honores de la Unión Soviética. Murió en Moscú en 1988 a los 76 años.

 

Nacido en 1912, Isser Harel llegó a Palestina en 1930 como inmigrante ruso y se instaló en un kibutz. Años más tarde fundaría su propia compañía de naranjas.

Participó en la creación del legendario servicio secreto israelí, el Mossad, que dirigió personalmente entre 1952 y 1963. El hecho más notorio de la carrera de espía fue la caza y captura en 1960 del criminal de guera alemán Adolf Eichmann en un suburbio de Buenos Aires.
Sidney Reilly, nacido como Sigmund Georgievich Rosenblum en Rusia en 1873, se dice que inspiró a Ian Fleming su personaje de James Bond. Apodado el «As of Spies», se cree que Reilly espió a cuatro naciones. Al igual que su homólogo literario, Reilly fue un mujeriego (algunos también lo apodaron como el «caballero espía») y vivió un estilo de vida extravagante. Se le atribuye algunas de las empresas más audaces, como su participación en la trama de asesinar al líder soviético Lenin. El complot falló, pero Reilly escapó espectacularmente. En 1925, volvió a Rusia para ayudar a derrocar al régimen soviético, pero esta vez no tuvo suerte. Fue capturado por los soviéticos y ejecutado ese mismo año.

 

Richard Sorge era un espía soviético nacido en Alemania que es considerado como uno de los mayores agentes de inteligencia de todos los tiempos. Mientras se recuperaba de una lesión sufrida en el Frente Occidental durante la Primera Guerra Mundial, se convirtió en un comunista apasionado. En la década de 1920, fue a la Unión Soviética y pronto comenzó a trabajar como agente de inteligencia. Antes y durante la Segunda Guerra Mundial, trabajó en Japón y proporcionaba a los soviéticos información importante sobre las intenciones tanto de Japón como de la Alemania nazi.
Gracias a Sorge, los soviéticos supieron que Japón no planeaba atacar a Rusia, pero también conocieron lo que hacía Hitler. Sorge incluso les informó de la fecha del ataque alemán planeado. En 1941, fue descubierto por los japoneses y arrestado. Fue ejecutado tres años después. En 1964, Sorge fue galardonado póstumamente con la distinción de héroe de la Unión Soviética, el título honorario más alto en la Unión Soviética.

 

En varias novelas de John Le Carré,el héroe Smiley tiene como antagonista a Karla,enigmático jefe del espionaje de Moscú que no duda en usar cualquier medio para lograr sus objetivos.Siempre se ha dicho que el modelo real que usó Le Carré para crear a Karla no era otro que Markus Wolf, pero el escritor lo ha desmentido en varias ocasiones.Wolf fue apodado Romeo por su táctica de infiltrar espías en la RFA (República Federal Alemana) dedicados a seducir a secretarias de altos cargos del gobierno.

 

Dušan Popov era un agente doble nacido en Serbia que trabajó para el MI6 durante la Segunda Guerra Mundial. Su vida era muy similar a la de James Bond y, según muchos, era Popov quien al espía de ficción más famoso del mundo, James Bond. Pero además de su estilo de vida playboy y misiones atrevidas, Popov también es famoso por advertir al FBI sobre el ataque japonés contra Peal Harbour en agosto de 1941. Sin embargo, su advertencia no fue enviada porque Edgar Hoover, que en ese momento era el director del FBI, no confiaba en él. El ataque tendría lugar en diciembre. Popov murió en su casa en Francia en 1981, de 68 años.

 

La espía que vino del frío

Share

 

La agente rusa Maria Butina fue sentenciada a 18 meses de prisión el viernes 26 de abril luego de que la voz de la nativa de Siberia se rompiera de emoción, le pidiera piedad a una juez y expresara su remordimiento por haber conspirado con un oficial ruso para infiltrarse en un grupo de derechos de portación de armas e influyera en los activistas conservadores y republicanos de Estados Unidos.
La Jueza del Tribunal de Distrito de EE. UU., Tanya Chutkan, impuso una sentencia que coincidía con la pena de prisión solicitada por los fiscales y también acordó que Butina, de 30 años, fuera deportada a Rusia después de que ella completara su encarcelamiento.

La sentencia incluyó los nueve meses que Butina ya estuvo en la cárcel desde su arresto en julio, lo que significa que permanecerá nueve meses más tras las rejas.
Los abogados de Butina, una ex estudiante graduado de la American University en Washington que abogó públicamente por los derechos de las armas, le pidieron a Chutkan que impusiera una sentencia de tiempo cumplido y la dejara regresar a Rusia.
Vestida con un traje naranja de prisión, Butina le suplicó a Chutkan por indulgencia, y la llamó “querida juez”.
“Por todo el escándalo internacional que causó mi arresto, me siento avergonzada. Mis padres me enseñaron la virtud de la educación superior, cómo vivir la vida legalmente y cómo ser buenos y amables con los demás”, dijo Butina.
Hasta el viernes, Butina no había hecho comentarios públicos importantes desde su arresto. Sus comentarios fueron contrarios a la versión del Kremlin de que Butina fue obligada por los Estados Unidos a confesar falsamente la acusación “ridícula” de ser un agente ruso.
“Destruí mi propia vida”, le dijo Butina al juez.
“Si bien sé que no soy esta persona malvada que ha sido representada en los medios, soy responsable de estas consecuencias”, agregó Butina.
“Ahora pido misericordia, la oportunidad de ir a casa y reiniciar mi vida”, dijo.
Sus abogados restaron importancia a su crimen como una simple falta de notificación al Departamento de Justicia de sus actividades en nombre de Rusia.
“Si hubiera sabido registrarme como agente extranjero, lo habría hecho sin demora”, dijo Butina al juez.

“Simplemente no me registré porque no lo sabía”.
El fiscal Erik Kenerson dijo a la corte que las actividades de Butina eran más serias.
“Esto no es un delito de registro”, dijo Kenerson. “Este es un caso en el que el acusado actuó en los Estados Unidos como agente del gobierno ruso”.
Chutkan dijo que determinar la sentencia de Butina era “mucho más complicado” que la mayoría de los casos. Los 18 meses recomendados por los fiscales fueron menos de lo que podrían haber buscado, lo que refleja la cooperación de Butina luego de su declaración de culpabilidad, que incluyó su discurso ante un comité del Congreso, el FBI y los fiscales federales.
Reuters informó anteriormente que Butina era un partidario público de Trump que se jactaba de las fiestas de Washington y que ella podía usar sus conexiones políticas para ayudar a las personas a conseguir empleo en su gobierno.
Uno de los dos estadounidenses mencionados por los fiscales fue el activista político conservador Paul Erickson, el entonces novio de Butina. No se lo acusó en el caso de Butina, pero enfrenta cargos de fraude y lavado de dinero en un proceso separado en Dakota del Sur.
Muchas de las reuniones de Butina fueron documentadas en sus páginas de redes sociales, con fotos de ella en conferencias de la NRA, un desayuno de oración anual de alto perfil en Washington y con dignatarios, incluido el ex gobernador republicano de Wisconsin Scott Walker, candidato presidencial para 2016.

PrisioneroEnArgentina.com

Abril 28, 2019


 

LA ESPÍA QUE LOS AMÓ

Share

 

 

 

 

Maria Butina es una ciudadana rusa que nació en esa fría región conocida como Siberia.

Se mudó a Moscú en 2010 con el sueño de comenzar un negocio.

La mujer es conocida como una activista a favor de las armas, ya que fundó un grupo ruso de derechos de armas llamado Derecho de Portar Armas.

Fue a través de esto que comenzó a trabajar para Alexander Torshin, una figura importante en la política rusa que ha servido en la cámara alta del Parlamento del país.

A través de un interés compartido en los derechos de armas, la pareja se presentó a los principales funcionarios de la NRA (Asociación Nacional de Rifle)  y comenzó a asistir a las convenciones en los Estados Unidos.

La joven estaba en los Estados Unidos con una visa de estudiante y se graduó de la American University en Washington, D.C. en mayo.

Los fiscales acusaron a Butina de usar sexo y engaño para forjar conexiones influyentes con personas en los EE. UU.

El Departamento de Justicia afirma que formó parte de un elaborado plan para influenciar al Partido Republicano para que sea más amigable con Moscú, usando sus conexiones con figuras de alto perfil en la NRA.

También se alega que estuvo en contacto constante con el FSB, el Servicio Federal de Seguridad de Rusia.

Las autoridades han afirmado que fue fotografiada por el FBI cenando en privado con un diplomático ruso sospechoso de ser un agente de inteligencia en las semanas previas a la salida del enviado de los EE. UU. En marzo pasado.

También se dice que organizó un viaje a Moscú para los miembros de la NRA y organizó reuniones para informantes políticos rusos en Nueva York y Washington.

Al mismo tiempo, se decía que Butina estaba en una relación con un hombre mayor que no le gustaba, pero con quién tenía relaciones sexuales regularmente. Fue referido como “US Person 1”, y más tarde identificado como el político republicano Paul Erickson.

Documentos de la corte indican que Butina expresó “desdén” por tener que vivir con él, pero sacó algo de esa relación: presuntamente el hombre hizo las tareas educativas que Butina debía haber hecho, lo que le permitió mantener su alto puntaje de 4.0 en la American University.

Supuestamente, le ofreció sexo a otra persona a cambio de un puesto en una organización de intereses especiales.

Butina se declaró inocente de dos cargos: conspiración y actuar como agente secreto de un gobierno extranjero.

“La campaña de influencia encubierta de la acusada involucró una planificación sustancial, coordinación internacional y preparación”, detallaron los fiscales. “El plan para Butina también requería, y ella demostró, una voluntad de utilizar el engaño en pos de conseguir una visa para mudarse a los Estados Unidos y llevar el plan a buen término”.

La magistrada estadounidense Deborah Robinson ordenó que la mujer permaneciera en la cárcel a medida que avanzaba el caso, diciendo que era un “riesgo extremo de fuga”, muy probable que huyera de los EE. UU.

Ella fue encarcelada sin fianza.

Su abogado, Robert Driscoll, dijo que la mujer no era una agente rusa, sino más bien una “joven estudiante que busca abrirse camino en Estados Unidos”.

Pero los fiscales han argumentado que su visa de estudiante e inscripción en la American University eran solo una forma elaborada de cubrir su trabajo.

Butina fue arrestada durante el fin de semana en medio de indicios de que planeaba abandonar el área de Washington y posiblemente el país.

Su contrato de renta en un departamento termina a fines de este mes, sus pertenencias estaban empacadas en el momento de su arresto y ella había solicitado una visa que le permitiera viajar hacia y desde los Estados Unidos, dijeron los fiscales.

Butina es comparada con Anna Chapman, una famosa agente de inteligencia rusa que ganó notoriedad después de ser arrestada en los Estados Unidos como parte de un círculo de espías.

Los fiscales dijeron que un funcionario ruso con el que estaba en contacto la comparó con Chapman, en mensajes de texto descubiertos por el FBI.

En marzo de 2017, después de la cobertura de noticias de Butina, el funcionario ruso escribió: “¿Sus admiradores están pidiendo sus autógrafos todavía? Has eclipsado a Anna Chapman. Ella posa con pistolas de juguete, mientras que usted está siendo publicado con las reales “, según la presentación de la corte.

Butina y el funcionario ruso se intercambiaron mensajes en Twitter, según los fiscales.

Uno de esos intercambios tuvo lugar un mes antes de las elecciones presidenciales de EE. UU., Cuando Butina dijo que entendía que “todo tiene que ser tranquilo y cuidadoso”.

También hablaron el 20 de enero de 2017, cuando Butina le envió al oficial una foto suya cerca del Capitolio de los Estados Unidos el día en que Donald Trump fue elegido presidente.

Según documentos judiciales, el funcionario ruso respondió: “¡Eres una chica temeraria! ¡Qué puedo decir!”

Butina respondió: “¡Buenos maestros!”

La NRA no ha comentado sobre los cargos contra Butina, y la mujer permanece en prisión mientras el caso continúa.

La ciudadana rusa -de 29 años- ha sido acusada de espiar a los Estados Unidos, utilizando el sexo y el engaño para obtener valiosos contactos e información.

Ha sido arrestada bajo cargos de conspiración y de actuar como agente de un gobierno extranjero.

El gobierno alega que la mujer estaba llevando a cabo un plan para influir en la política estadounidense en nombre de un funcionario del gobierno ruso e influyó en el Partido Republicano, actualmente dirigido por el presidente Donald Trump, para ser más amigable con Rusia a través de la Asociación Nacional del Rifle.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 20, 2018