Arrestaron al periodista Presto con la anuencia de la prensa argentina

Share

  Por David Rey

El periodista entrerriano-cordobés Eduardo Prestofelippo (28), más conocido como El Presto, fue detenido en horas de la tarde (10/09/20) tras negarse a un allanamiento que la Policía Federal pretendía realizar en su domicilio de la ciudad de Córdoba, todo esto a raíz de la denuncia que el abogado de la vicepresidente Cristina Kirchner, Gregorio Dalbón, inició por supuestas “amenazas de muerte” hacia su defendida.

Al momento en que estas líneas se escriben, no está claro si El Presto ha de recuperar pronto la libertad o si deberá pasar todo el fin de semana incomunicado; acaso alguna que otra manifestación estaría organizándose en estos momentos para reclamar por su inmediata libertad en el Patio Olmos, en el centro de la capital mediterránea. Lo que sí está SORPRENDEMENTE claro es el (inusitado) “decoro” y la (exasperante) “moderación” con que la misma prensa argentina acoge la noticia respecto de uno de los más aberrantes atropellos de los últimos tiempos, nada menos que padecidos en la piel de un “colega”.

Prestofelippo
Dalbón

Y está claro, pues, que con este secuestro de un periodista argentino se abre una nueva etapa en la vida de este país. Por cierto, que es una etapa que tuvo su semilla germinadora con Néstor Kirchner armando a su gusto la Corte Suprema de Justicia, cooptando todos los organismos de DD.HH. y acaparando cuanta expresión política o sindical hubiera a diestra y siniestra. Desde este humilde editorial, siempre mencionamos lo mismo: empezaron metiendo presos a los militares, siguieron con los policías, algún que otro civil “implicado” en el escaparate setentista… y luego seguiremos nosotros. Pero… ocurre que el argentino, mientras todo esto ocurría, elegía chuparse el dedo.

Y siguieron con el Presto. Y a la prensa sólo le falta aplaudir. La misma prensa que armó un circo porque una mujer denuncia que hace 15 años Juan Darthés la habría “violado”, es la misma que anota, con desgano, aunque con extremo rigor, que al Presto lo llevaron detenido prácticamente en calidad de terrorista… y sólo por un “twit”.

En rigor de verdad, al Presto le iniciaron una demanda penal (por más increíble que parezca) por haber publicado un twit donde escribió, refiriéndose a la “multiprocesada” vicepresidente, “Vos no vas a salir VIVA de este estallido social. Vas a ser la primera -junto con tus crías políticas- en pagar todo el daño que causaron. TE QUEDA POCO TIEMPO” (si alguien nota alguna amenaza de muerte en estas líneas, por favor… que acuda al psicólogo. Necesita ayuda).

Claro que inmediatamente la Gestapo del Pensamiento comenzó a desandar el rollo para juntar esto y aquello en función de “presentar” al periodista como un incitador del odio, necesaria deformación de la realidad a la que (al menos a los entendidos) nos tiene acostumbrados el kirchnerismo para hacerse de los medios legales que le permitan ejecutar la acción EJEMPLIFICADORA.

Néstor Kirchner
Cristina Fernández

Mientras la prensa argentina -la que lagrimea todos los años cuando se cumple el aniversario de la muerte del periodista Rodolfo Walsh- se debatía entre Messi, la hija de Rial o el racismo sexual en Kamchatka, el aparato estatal hizo lo propio por hacerse de los medios para lograr lo increíble: ¡allanar la casa de un periodista porque escribió un twit!

Tras lograr la orden de allanamiento… claro que cualquier persona NORMAL ha de resistirse a semejante atropello (le rompieron la puerta para entrar a su casa). De ahí resultó apresado el Presto pero, más interesante aún, ahí mismo resultaron pues incautados nada menos que sus elementos de trabajo y que este opinador supone como el quid de la cuestión. Buscaban eso.

Hoy, el Presto, ese periodista que nos deslumbró con su trabajo, con su capacidad, con su rebeldía “puteadora” (qué argentino no “putea”, por favor), su “pueblerinismo” maravilloso (a pesar de haberse “curado” de ese “visteee” entrerriano que suena a pájaro del monte) y su franqueza a prueba de misiles, es un hombre sin intimidad… y porque la misma ha sido profanada por la Gestapo del Pensamiento Estatal. Acaso buena parte de sus producciones periodísticas han sido más eficaces que simplemente premonitorias, y la Gestapo de los Kirchner busca acceder a las fuentes de lo mismo. ¿De dónde saca información para saber quiénes somos y qué vamos a hacer?

 


PrisioneroEnArgentina.com

Setiembre 11, 2020


 

PARODIA DEL “PAIS DE NUNCA JAMAS”                               (Paralelismo entre la novela y la actualidad)

Share

 

 

 Por el Coronel PEDRO ADOLFO LÓPEZ                                

 

Cuando el escritor escoses James Matthew Barrie escribió la novela “El País de Nunca Jamás” en 1904; fábula que combina la acción y la fantasía, la describía en una isla lejana y exótica donde los niños no crecían y vivían sin ninguna regla o responsabilidad ; pasando así la mayor parte del tiempo, divirtiéndose y viviendo aventuras.

Llamados los niños perdidos cuyo líder era Peter Pan y su hada Campanilla.

La población de dicha isla estaba también compuesta por piratas, indios, sirenas, hadas y demás criaturas de la naturaleza que habitaban en la selva y aguas profundas.

Hoy después de ver todo lo que esta sucediendo en nuestro País, recordé cuando hace 63 años me regalaron el día de  mi cumpleaños (hoy tengo 72) el libro “Peter Pan y la Isla de la fantasía” y parecía que nuevamente lo estaba leyendo, recreándolo y comparándolo paradójicamente con lo que a diario nos acosa y angustia.

Enumerar los acontecimientos que a diario se suceden en nuestra ¡ISLA! Es interminable además porque día a día son superados por otros nuevos que logran imponerse sobre los anteriores.

Vivimos recordando el pasado; mencionando la famosa generación del 80, de todos sus logros. Proclamando que somos el granero del mundo con capacidad de alimentar a 400 millones de personas; pero no lo podemos hacer con los 43 millones que somos nosotros.

Recordamos los “golpes militares” pero nos olvidamos que siempre fueron reclamados y apoyados por los políticos y la mayoría de la sociedad.

Que el Tte Grl Perón fue un estadista y mas que ello fue un oportunista, inteligente que aprovechó la debilidad de los políticos y la sociedad para crear un populismo ignorante, fácil de manejar y conducir para conseguir sus propios intereses y cuando se dio cuenta de lo que había conformado ya era tarde y fue sobrepasado perdiendo el control de sus ¡seguidores!

Vivimos escuchando especialistas en cada uno de los temas que a diario surgen, todos son idóneos en todo, no importa a lo que se refiere pero opinan y generan largos y tediosos programas en todos los medios de comunicación.

Los estudiantes tomando colegios y reclamando por la legalidad del aborto sin tener en cuenta que gracias a que sus madres no los abortaron hoy pueden estar presentes realizando esas absurdas peticiones; pregunto ¿Los padres dónde  están?

Las organizaciones sociales, gremiales,  partidos de izquierda y demás oportunistas cortando calles impidiendo que el resto de las personas pueda desarrollar sus actividades con normalidad; pregunto ¿Cómo y quiénes sostienen los que manifiestan? ¿Dónde está el Estado de derecho y la Justicia para impedirlo?

La década del 70, Organizaciones terroristas, Las Abuelas, Las Madres, La Guerra de Malvinas, Balza,Tráfico de armas, Voladura de Río Tercero, Julio López, La tragedia de Once, Inundaciones en La Plata, Lázaro Báez, La 125, Jaime, Milani, la RAM, Jones Huala, Sergio Maldonado, los bolsos del convento de López, la valija de Antonini Wilson, De Vido, El submarino San Juan, Fuerzas armadas, Juicios a los militares, Corrupción en la política, en la Justicia, en la Policía, Narcotráfico, Seguridad, Educación, Salud, Mundial de futbol, Campaña política, Los empresarios, La grieta, El Papa Francisco, Los motochorros, Los asesinatos de policías y gente común, Etc, Etc, Etc, …….

Pregunto ¿Vamos a continuar sumergidos en la inacción? ¿Quién ejerce el poder? ¿Esta el gobierno capacitado para afrontar y enfrentar las amenazas institucionales contra el Estado y la Sociedad? Hasta el momento no se han apreciado grandes logros y pienso que todo radica en la falta de conocimiento de lo que es convivir con la gente, con el común de la gente, de ver como se vive en zonas olvidadas por los políticos que solo las ven y conocen cuando hacen campaña prometiendo como todos, lo que jamás les darán.

Primero hay que aprender a caminar en el barro para luego saber cuál es el camino correcto; pero aquí parece que nunca nadie se ensució los zapatos ni usó “Las Pampero”.

Comparando los personajes del “País de  Nunca jamás”, creo podemos recrearlos a todos en cada una de sus actuales posiciones, funciones y actitudes; El Líder, Campanilla, Capitán Garfio, Los Piratas, Las Hadas, Las Sirenas y los animales de la selva y las profundidades.

Hoy continuamos viviendo en el País de Nunca Jamás, país imaginario de la Isla de Peter Pan; donde todos somos como niños que no queremos crecer y continuar de forma caprichosa haciendo lo que se nos antoja sin tener nada ni nadie que nos lo impida.

Vivimos mirando para atrás, echando culpas al pasado (que sin dudas las tiene) pero no le damos la solución al presente, vivimos edificando sobre las ruinas de los anteriores y nos olvidamos de construir cimientos sólidos para un futuro venturoso y así evitar el derrumbe.

El escritor Javier de Isusi en un párrafo de su novela “Juan sin tierra” en la parte que habla del Vasco y el Corto Maltes, expresa: Parece como si quisiéramos  arrastrarnos a este estadio vital que hemos dejado atrás con los años, a fin de abandonar, aunque sólo sea por el breve instante, todo ese conjunto de valores que vamos adquiriendo a medida que nos hacemos mayores. Digamos que lo que tenemos que hacer es algo así como ¡Quitémonos todas las máscaras que nos ponemos de adultos e intentemos volver a ver con la mirada de un niño!      Y ser realista.

A continuación transcribo literalmente lo publicado en el periódico El Mediterráneo del 01/06/18 por Vicent García Nebot. (Abogado-Urbanista).

“Hermanos: Hasta esta semana pasada yo creía que vivía en el País de Nunca Jamás. Un mundo mágico donde los niños no alcanzan la edad adulta, y si uno viaja allí le es difícil volver a su antigua vida y recordar su pasado. Un país en el que los jueces son juzgados (antes que los presuntos malhechores) y expulsados de la carrera judicial, Y en los que las sentencias tardan años y años en salir haciendo que las cosas pasen a ser «cosas del pasado» y los amigos del alma pasen a ser «ese señor de quien usted me habla».

Pues no, porque, aunque es pronto para decirlo, existen unos cuantos valientes que se han atrevido a romper las reglas. En Castellón un juez de Instrucción de Nules marcó el camino a seguir. En Madrid y Valencia son otros los que no han sucumbido a las presiones profesionales y personales, y demás triquiñuelas del sistema.

El País de Nunca Jamás se transforma, de repente, en el País de a Veces parece que va y sí. Y es que las cosas parece que están cambiando. Hace unos meses un amigo mío, promotor de éxito en los tiempos de la burbuja, decía ante la televisión lo que me contaba de forma reservada respecto a cómo funcionaba el sistema de comisiones dentro del partido gobernante en la Comunitat por aquellas fechas. La verdad es que desde mi País de Nunca Jamás no entendía porque lo estaba haciendo. Qué buscaba con esta declaración que (creo) que nadie le había pedido.

Pues bien, la suerte es que aún hay héroes que son libres para hacer y decir lo que su conciencia le dicta. Eso si después de haberlo meditado mucho. Hasta la prescripción. Amén.”

 ¿Podremos acá lograr y alcanzar lo mismo?

Nuestro país fue hecho por inmigrantes de todo el mundo, la mayoría de origen español e italiano y de  otros países, fundamentalmente después de las dos grandes guerras  y otras de menor significado, pero lamentablemente no hubo una política de estado y no se logró conformar una sociedad HOMOGENEA con verdadero sentido de PATRIA. (A excepción de un campeonato de futbol).

Cada uno después de lograr su bienestar solo se dedico a disfrutar del mismo y lo peor de todo es que en esa ambición sin límite se aprovechó de los más necesitados y desamparados llegando a la explotación de los mismos.

¿Cuántas banderas celeste y blanca han visto en los balcones para las fiestas patrias? Hemos perdido y olvidado las tradiciones, el significado de nuestra historia, de nuestros próceres, ¡Ah! Eso sí, lo enaltecemos al “Che” como símbolo de la libertad. A Rodolfo Walsh lo ponderamos colocando su nombre a una estación de subte olvidándonos de la bomba que hizo detonar en el comedor de coordinación federal matando 22 personas e hiriendo a cientos más. No solo estamos en “El País de Nunca Jamás” sino que también lo estamos en el “Reino del Revés”.

Hablamos de “LA GRIETA”,  como  la separación que existe en nuestra sociedad y considero que el termino esta mal empleado ya que desde el punto de vista físico-geográfico, la grieta se puede sortear ya sea rellenándola, saltándola, construyendo un puente o por sobrevuelo: pero lamentablemente acá y ahora es imposible poder realizar una acción que permita salvarla porque la sociedad esta enferma, enferma de odio, de resentimiento, de revancha, de venganza, de desesperanza, de no tener objetivos que los conduzcan a un fin común.

Comparto en parte el artículo del periodista Pablo Sirven en el diario La Nación del 29/07/18, titulado “La Obsesión Eterna con los Militares”;  para que apreciemos una vez más que estamos, ¡valga el paralelismo! viviendo en el “País de Nunca Jamás”.

Me hubiese gustado que el Sr. Pablo Sirven, se refiriera también a aquellos terroristas que atentaron contra la democracia, que mataron inocentes y que hoy están ocupando cargos en la política y/u otros espacios, caminando por las calles sin el más mínimo sentimiento de culpa y en LIBERTAD. ¿No es que somos todos iguales ante la ley?

Tenemos una parte de la justicia autodenominada “JUSTICIA LEGÍTIMA” , de tal manera, que debemos considerar que hay otra parte que es “ILEGÍTIMA”, dentro de cuál de ellas nos encontramos?

¿EXISTE REALMENTE LA JUSTICIA?

Me pregunto: ¿Caerán nuevamente “los militares” en la trampa? O habrá una nueva camada de futuros prisioneros sin que existan los verdaderos responsables de su condena?

¿PODREMOS DEJAR DE VIVIR EN EL PAIS DE NUNCA JAMÁS?

¡QUE PARADOJA!

Alejandro Santana, el 29/04/12 escribió en El Birán NY de Rep. Dominicana lo siguiente:

“Parece que somos muy buenos para vivir añorando el pasado y colocándonos de espalda al presente sin tener en cuenta que los pueblos que viven aferrados al pasado, se quedan estancados y no pueden salir del sub-desarrollo, pero tampoco están en capacidad de luchar, de sintonizarse con la realidad del presente”.

Hoy la letra del tango “Cambalache” de Discépolo, tienen más vigencia que nunca.

¡DEJÉMONOS DE VIVIR EN “EL PAÍS DE NUNCA JAMÁS” Y VIVAMOS EN LA REALIDAD PENSANDO EN LAS FUTURAS GENERACIONES!.

Pedro Adolfo López       

    Cnl ( R ) VGM

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 31, 2018


 

A 42 años de un atentado terrorista: la justicia y el Estado se lavan las manos, la sociedad y la comunidad internacional guardan estricto silencio. Las victimas olvidadas de la Superintendencia de Seguridad Federal.

Share

 

 Por MARIO SANDOVAL.

 

A 42 años de un atentado terrorista: la justicia y el Estado se lavan las manos, la sociedad y la comunidad internacional guardan estricto silencio. Las victimas olvidadas de la Superintendencia de Seguridad Federal.  Por Mario Sandoval[1]

El 2 de julio de 1976, las 13h20, la organización terrorista Montoneros perpetró un cobarde atentado en el salón comedor del edificio de la Superintendencia de Seguridad Federal, provocando la muerte de más de veinte personas, alrededor de setenta heridos y mutilados, varios de ellos fallecidos posteriormente como consecuencia de esas heridas. Esas víctimas indefensas eran también, padres, esposos, hijos, hermanos, amigos, camaradas, ciudadanos, que merecen el recuerdo permanente y extraordinario de la sociedad argentina.

  • Montoneros emitió el siguiente «parte de guerra»: Buenos Aires, 2 de julio de 1976

“A nuestro pueblo: En la mañana del día de la fecha, el pelotón de combate “Sergio Puiggros” del Ejército Montonero, aprovechando una falla en el dispositivo de vigilancia y control de la Superintendencia de Seguridad Federal (ex Coordinación Federal), colocó en su sede central un artefacto explosivo. Cumplida su misión, los compañeros se retiraron sin novedades y, posteriormente, tal como estaba planificado, el artefacto detonó a las 13.20 en el comedor de esa dependencia. Los medios de información del Ejército Montonero estiman en 85 el número de bajas causadas al enemigo, de los cuales 25 son muertos. No se descarta el que esta cifra pueda llegar a ser superior. Los daños causados al edificio son importantes, estimándose que la capacidad operativa de este centro represivo quedó seriamente afectada por un lapso de tres meses. Este hecho de guerra demuestra —como lo demostraron en su momento, las ejecuciones de los torturadores Villar y Cardozo— que no puede haber lugar seguro para los que responden a la resistencia de los trabajadores con el secuestro, el asesinato y la tortura. Viva la patria. Hasta la victoria final. MONTONEROS”

El horroroso atentado fue ejecutado por el terrorista José María Salgado, integrante de la organización Montoneros infiltrado en la Policía Federal. El macabro plan fue diseñado por Rodolfo Walsh, Horacio Verbitsky Laura Silvia Sofovich, Miguel Ángel Lauletta, Lila Victoria Pastoriza,  y otros terroristas de Montoneros, quienes fueron sobreseídos por la justicia como autores de ese hecho criminal http://www.cij.gov.ar/nota-6482-Confirman-sobreseimientos-en-causa-por-un-atentado-ocurrido-en-el-ano-1976.html. Es incomprensible que los representantes del Poder Judicial no utilicen estos mismos argumentos jurídicos en los procesos contra los 2800 hombres y mujeres acusados de supuestos delitos de lesa humanidad.

  • El terrorista Rodolfo Walsh es “homenajeado” bautizando una Estación de Subte con su nombre.

  • Los terroristas Sofovich, Lauletta, Pastoriza, son referentes en Derechos Humanos y testigos permanentes en los ilegales procesos de lesa humanidad.

  • El terrorista Horacio Verbitsky preside un Organismo autodeterminado de Derechos Humanos. Es un reconocido militante defensor de las acciones armadas de los 70’.

  • El nombre del autor material de la masacre, José María Salgado se encuentra grabado en el Parque de la Memoria situado en la Costanera y ha sido homenajeado por Macri, Obama, Hollande, Merkel, Rajoy, Reyes de Noruega, Michele Bachelet…Además, ese lugar integra la agenda diplomática de las visitas con los jefes de estado y de gobierno que participaran en la cumbre del G20.

Aún hoy se desconoce la nómina exacta de las víctimas del 02 julio 1976 por la cobardía y complicidad de las autoridades del Ministerio de Seguridad (cuya ministra Patricia Bullrich es ex miembro de Montoneros) y de la Policía Federal Argentina. Esta última (sus responsables institucionales son abogados) hipócritamente considera que ese atentado terrorista fue en realidad un “trágico y lamentable suceso” y que no puede comunicar los nombres de los muertos, heridos, mutilados, dado que esa información es reservada.  Es sorprendente la calificación de “reservada”, considerando que, en cambio, no fueron así calificadas, las informaciones enviadas a los organismos como: CELS, Museo de la Memoria, Asociaciones de ex-terroristas, HIJOS, Abuelas, Madres…contenidas en los legajos personales del personal que prestó servicios en la Superintendencia de Seguridad Federal y, además, acusados por supuestos delitos de lesa humanidad. Estas posiciones denotan la falta de interés por parte de las instituciones del Estado en homenajear a las victimas del atentado de Seguridad Federal.  ¿Es por ideología, temor profesional o estar de acuerdo con las decisiones aplicadas?

Estos hombres y mujeres asesinados durante el almuerzo, deben ser recordados por sus familias y la sociedad no solamente como víctimas de un atentado terrorista, sino que fueron revictimizados por la venganza de un gobierno con la complicidad de la justicia hasta la fecha.

Finalmente,

Los “intelectuales, las ONG, los supuestos defensores de Derechos Humanos, la justicia politizada, militante, los periodistas y otros expertos” prefieren “justificar el contexto” del porque se realizó el atentado sin interesarse en las victimas que provocó ese acto terrorista.







Hasta para algunos es un diploma de honor haber participado en el hecho criminal. La justicia y el Estado argentino prefieren utilizar argumentos jurídicos para declarar inocentes los autores directos, indirectos, intelectuales que provocaron la muerte de numerosas personas, dejando otras gravemente heridas, con consecuencias traumáticas, psicológicas, de por vida. La sociedad las ignoró o las olvidó como si esos muertos nunca existieron. Para el Gobierno Argentino y el Poder Judicial, los hombres y mujeres víctimas del atentado de Seguridad Federal no tienen derechos, y aún menos derechos humanos. El hecho jamás existió, no hubo responsables, no es necesario investigar. Las obligaciones positivas del Estado son inexistentes.

Quizás para un sector de la comunicad internacional, algunos militantes de los derechos humanos y para ciertos miembros de la sociedad nacional, los que cometieron ese atentado en los 70’ eran terroristas buenos y los terroristas malos son los que hoy día actúan en Europa, América del Norte, etc….

Actualmente, el terrorismo internacional deja numerosas víctimas en diversas capitales del mundo, la comunidad internacional y los medios de comunicación se solidarizan con ellos, pero olvidan los atentados y sus víctimas de los años 70’ en otros países. En Argentina, más que nunca debemos tener presente aquellos que dejaron sus vidas en el comedor de Seguridad Federal y acompañar sus familias.

Por ello, recordamos las oraciones de esperanza del obispo Louis Bougaud[2] , quien, en homenajes similares, expresó:

“El gran y triste error de algunos, incluso buenos, es el de imaginar que aquellos que la muerte se lleva nos dejan. No nos dejan. Se quedan.

¿Dónde están? ¿En la sombra? ¡Oh, no! Somos nosotros los que estamos en la sombra. Ellos están a nuestro lado, bajo un velo, más presentes que nunca. No los vemos porque una nube oscura nos envuelve, pero ellos nos ven. Tienen sus ojos hermosos llenos de gloria puestos sobre nuestros ojos llenos de lágrimas. Oh, consolación inefable, los muertos son invisibles, no están ausentes.

Yo he pensado mucho en lo que podría consolar mejor a los que lloran. Helo aquí: es la fe de pensar en esta presencia auténtica e ininterrumpida de nuestros seres queridos, que han muerto. Es la intuición clara, penetrante de que, por la muerte, no se han apagado, ni alejado, ni están ni siquiera ausentes, sino vivos, cerca de nosotros; felices, transfigurados sin haber perdido en ese cambio glorioso ni una sola delicadeza de su alma, ni la ternura de su corazón, ni una sola preferencia de su amor; habiendo, por el contrario, en sus dulces y profundos sentimientos, crecido cien codos. La muerte para los buenos es una subida en la luz, en el poder y en el amor. ¡Aquellos que, hasta ahora, no eran más que cristianos ordinarios, son perfectos; los que no eran más que hermosos pasan a ser buenos; los que eran buenos son sublimes!”.

Yo elegí defender los derechos humanos de todos los hombres y mujeres por igual, la justicia, el gobierno y las ONG argentinas, no.

Paris, Prof. Mario Sandoval,

marios46@hotmail.com.

 

[1] Mario Sandoval, francés, nació en Buenos Aires. Formación y actividades en ciencias políticas y filosofía, habiendo ocupado funciones en la docencia superior y consultorías, a nivel nacional e internacional en los campos de las relaciones internacionales, la geopolítica y una trayectoria publica conocida. Regularmente realiza à nivel internacional conferencias, asesorías y publicaciones. Miembro de centros de investigaciones, asociaciones multidisciplinarias.

[2] Monseñor Louis-Victor-Emile Bougaud, (28-02-1823 / 07-11-1888), Obispo de Laval en Mayenne, Francia.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 30, 2018


 

Atención, miembros del G-20: La Provincia de Buenos Aires por ley 14910 impone una “historia oficial.” Nadie puede oponerse ni discutirla, bajo pena de ser acusado de negacionista

Share

 

 Por Mario Sandoval.

Actualmente, los miembros del G-20 como el resto de otros países, viven bajo formas diversas las amenazas y los actos del terrorismo internacional. Numerosas familias lloran sus muertos y sus heridos, los gobiernos elaboran legislaciones y programa para proteger sus ciudadanos. El dolor, el recuerdo de esas víctimas o denunciar los autores de esos hechos criminales, no pueden borrarse por voluntad política. Son los historiadores que deben confrontar sus investigaciones, oponer tesis, analizar y validar hechos históricos, pero jamás el Estado puede imponer una dictadura de la historia oficial (virtual) como dogma porque significaría decretar la muerte de la historia real e ignorar hechos, indultar verdaderos culpables o acusar inocentes reales.
– En los años 70 en Argentina (como otros países de la región), instituciones, empresas, hombres, mujeres, infantes, familias sufrieron los hechos criminales de grupos terroristas que causaron víctimas ignoradas a la fecha. Los autores de esos hechos hoy en libertad gozan de la inmunidad política, jurídica y de una parte de la sociedad. La reivindicación de esa lucha armada permanece aún en los genes de algunos sectores mimetizados en militantes de derechos humanos, parlamentarios, periodistas, académicos…
– Esos defensores de la lucha armada de los 70’ que se auto titulan militantes de derechos humanos, rechazan todo debate histórico de esos años, violan con orgullo los derechos humanos los cuales dicen defender. Se oponen visceralmente al reconocimiento de derechos fundamentales a un grupo socio-profesional representativo de los años 70’.
I) La inconstitucional ley 14910
Sabiendo que la ley no puede interferir en la historia, y que es únicamente el resultado multidisciplinario de la historia objetiva, la que debe establecer lo que existió o no. Pese a ello, el Poder Legislativo de la Provincia de Buenos Aires, sancionó la escandalosa Ley 14910 http://www.gob.gba.gov.ar/legislacion/legislacion/l-14910.html, del 23marzo2017, BO 19mayo2017, cuyo texto dice: “Incorpórase de manera permanente en las publicaciones, ediciones gráficas y/o audiovisuales y en los actos públicos de gobierno, de los tres poderes de la provincia de Buenos Aires, el término Dictadura Cívico-Militar, y el número de 30.000 junto a la expresión Desaparecidos, cada vez que se haga referencia al accionar genocida en nuestro país, durante el 24 de marzo de 1976 al 9 de diciembre de 1983”.
El proyecto de la inconstitucional ley 14910 fue presentado por el senador Darío Hugo Diaz Pérez , del Frente para la Victoria, Provincia Bs As, expediente E: 204/16-17 http://www.senado-ba.gov.ar/secleg_busqueda_acypro_detalle.aspx?expe=99531 cuyo alucinantes fundamentos son: http://www.gob.gba.gov.ar/legislacion/legislacion/f-14910.html
– A partir del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 se instauró en el país una dictadura que implantó el “terror más profundo que ha conocido la sociedad argentina” como dijera Rodolfo Walsh en su Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar poco antes de su asesinato y desaparición, a los fines de imponer un modelo de acumulación con lo financiero en el centro, de apertura económica, disminuyendo el Estado social, avanzando hacia la concentración económica.
– El golpe se instauró mediante la violencia estatal y paraestatal, y fue la instancia más reciente de un proceso de alternancia de dictaduras militares y democracias restringidas durante el siglo XX, donde las FF.AA. fueron actores de poder clave (golpe del año 1930-1932, el del año 1943-1946, la “Revolución Libertadora” del año 1955-1958, luego el de los años1962-1963 y 1966-1973).

 

María Eugenia Vidal

Rodolfo Walsh

Eduardo Luis Duhalde

– El régimen militar que toma el poder en 1976 fue la expresión más álgida en ese proceso histórico al cristalizar un verdadero genocidio. El objetivo fue instaurar el modelo de país mencionado, para lo cual se hacía necesario eliminar al activismo social, desmantelar la organización popular, disciplinar a la sociedad y vaciarla hasta de su propia memoria, lo que requirió poner la totalidad de las instituciones del Estado al servicio del terror.
– A 40 años de la más atroz dictadura que nuestra Patria haya soportado, no podemos permitir que aún hoy, en actos públicos, quienes deben representar las expresiones y valores de la democracia se pronuncien subestimando las atrocidades llevadas a cabo esos años, o minimizando su impacto, en lo que constituye un verdadero “negacionismo”.
– El “negacionismo”, término acuñado para la negación del genocidio perpetrado por los nazis a la población judía y restantes minorías durante la segunda guerra mundial, se ha extendido a la negación de los genocidios en general. Son comportamientos y discursos que niegan, al menos parcialmente, la realidad de ciertos sucesos históricos percibidos por la mayor parte de la sociedad como hechos de máxima injusticia, objeto de procesos de elaboración científica y/o judicial de las responsabilidades que de ellos derivan. A nivel mundial se han incrementado los esfuerzos para el efectivo combate al negacionismo de todos los genocidios. Es un delito en Suiza, Alemania, Austria, Francia, Portugal, Luxemburgo, República Checa, Lituania, Polonia, Rumania, Liechtenstein, Malta, Eslovenia, Eslovaquia, Letonia, Andorra, Hungría, Grecia, entre otros.
– Los discursos negacionistas hacen renacer el dolor de las víctimas y familiares, renovando las humillaciones de los sobrevivientes. El cuestionamiento del número de víctimas y el uso de eufemismos para referirse a procesos históricos son los argumentos prototípicos.
– Por eso, desde un espíritu pedagógico, en pos del fortalecimiento de la grandeza de nuestro pueblo como nación, se hace necesario aportar a la superación de este debate recatando de forma irreversible a ese “pueblo de las sombras”, esos 30.000 desaparecidos, y con la fortaleza de las palabras Nunca Más dar lugar al “cómodo país del olvido”, tal como declarara Julio Cortázar en su discurso pronunciado en el “Coloquio de París”, 1 de febrero de 1981, construyendo “desde el presente hacia el futuro un muro que impida que vuelvan a ocurrir cosas como las que vivimos en Argentina en la larga noche del horror”. (Eduardo Luis Duhalde)
No hay ningún principio pedagógico en esos fundamentos, porque se constata la imposición de argumentos radicales, subjetivos, inexactos, sirviendo de pilares orientados a promulgar una Ley de un estado totalitario y no de un gobierno declarado democrático.
También indecentes e inquietantes fueron las palabras de los diputados provinciales en la sesión del 23 marzo 2017 como lo demuestra el Diario de Sesiones n°1 de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, https://intranet.hcdiputados-ba.gov.ar/diarios/diario1451.pdf bajo la presidencia del Diputado Carlos Ramiro Gutiérrez y de Manuel Mosca. El supuesto debate parlamentario fue en realidad el centro de numerosas reivindicaciones propias de una asamblea de militantes combativo de una unidad básica de los 70 y no de discusiones o proposiciones de representantes del legislativo.
– La diputada Karina María Nazábal finalizó su ilegal argumentario con: “Son, fueron y serán 30.000. Fue un genocidio. Memoria Verdad y Justicia. Nunca más. Viva la Patria, compañeros”.
– Siguieron las preocupantes afirmaciones del diputado Miguel Angel Funes, quien afirmó: “Fueron 30.000, señor Presidente; 30.000, es bueno repetirlo; fueron, son y serán siempre 30.000. La cifra, que no es arbitraria ni discutible, es a esta altura, parte de nuestra memoria colectiva y, como tal, no le pertenece a un investigador ni a un organismo, le pertenece al pueblo que la consagró como verdadera, que la pintó en paredes, que la pintó en sus banderas y que la defendió, junto a las Madres y las Abuelas en la Plaza de Mayo…”
– Continuaron en esa misma línea reivindicativa, los parlamentarios Graciela Nora Rego, Marcelo Eduardo Díaz, Mario Pablo Giacobbe, Mónica Schlotthauer.
– El solo voto negativo fue la del diputado Guillermo Castello (página 26 del Diario de Sesiones) quien contesta abiertamente esa ley.
II) Visto la ley 14910, los fundamentos y las declaraciones de la sesión parlamentaria del 23 marzo 2017. Es sorprendente y preocupante el texto de ley, sus fundamentos y los discursos de los parlamentarios bonaerenses, jurídicamente debe ser sujeto de análisis para que un magistrado se interese y determine si corresponde la intervención de la justicia o no,
Con la ley 14910, el poder ejecutivo bonaerense reescribió la historia argentina, impone una verdad política-ideológica, prohíbe la confrontación democrática, histórica, jurídica de hechos existentes, politiza la función pública. Esa ley viola principios constitucionales, convencionales, el principio de libertad de expresión, de opinión, de pensar libremente sus ideas, censura toda actividad de investigación e interpretación histórica. Toda manifestación opuesta a esa “verdad oficial”, seria contraria al diktat del gobierno provincial.
¿Cuál fue el objetivo de la gobernadora María Eugenia Vidal del partido Cambiemos y de su Secretario de Derechos Humanos Santiago Cantón con esa ley? Ambos comprenden su ilegalidad, pero sobre todo el significado e impacto de imponer una ley de historia oficial. Si con ella el objetivo era crear una cohesión y pacificación social el resultado es todo lo contrario. La sociedad no puede observar pasivamente cuando se promueve la impunidad de la violencia armada de los 70, no se reconocen las victimas que dejaron los grupos terroristas de esa época, cuando ellos mismos se dicen defensores de los derechos humanos. Hay que escuchar el silencio.
El gobierno de María Vidal hace caso omiso al principio reconocido que el objetivo de una ley no es proscribir o limitar la libertad, sino que. “Así, pues, yérrese o no en el particular, el fin de la ley no es abolir o restringir sino preservar y ensanchar la libertad. Pues en todos los estados de las criaturas capaces de leyes, donde no hay ley no hay libertad. Porque libertad es hallarse libre de opresión y violencia ajenas, lo que no puede acaecer cuando no hay ley; y no se trata, como ya dijimos, de “libertad de hacer cada cual lo que le apetezca”. ¿Quién podría ser libre, cuando la apetencia de cualquier otro hombre pudiera sojuzgarle? Mas se trata de la libertad de disponer y ordenar libremente, como le plazca, su persona, acciones, posesiones y todos sus bienes dentro de lo que consintieren las leyes a que está sometido; y, por lo tanto, no verse sujeto a la voluntad arbitraria de otro, sino seguir libremente la suya (John Locke)
La ley 14910 no solo es inconstitucional y violatoria de principios convencionales, sino también es una ley oportunista, electoralista, populista, porque ni la gobernadora Vidal ni el secretario de Derechos Humanos Cantón, promueven un encuentro, seden un espacio o reconocen públicamente a las víctimas que dejaron las organizaciones terroristas que ellos mismos en nombre del gobierno provincial reciben, acogen, reconocen a los familiares de esos terroristas o los “militantes” que continúan con la doctrina de venganza, mentira, injusticia. Las autoridades de gobiernos y los parlamentarios tuvieron la intensión deliberada de falsificar los hechos.
En el texto de la ley 14910, los fundamentos presentados por el senador Darío Hugo Diaz Pérez y las declamaciones de los parlamentarios provinciales, las explicaciones o palabras utilizados más que errores son mentiras. Estos defensores de una tautología ideologizada aprovechan la impresión de una verdad para comunicar falsas ideas, sus argumentos son en realidad un sofisma con la finalidad de inducir en error a la sociedad y la comunidad internacional. Las “referencias”, que reemplazan el estudio de impacto de todo proyecto de ley, son discursos políticos de ex miembros de organizaciones terrorista s, responsables de crímenes y delitos, que amenazaron la sociedad y las instituciones del Estado. Las autoridades del gobierno bonaerense, sus parlamentarios y los defensores de su doctrina, no quieren reconocer una realidad histórica y jurídica: En Argentina jurídicamente no hubo genocidio, jurídicamente no existe el concepto o delito de Terrorismo de Estado que es una definición política e ideológica y el número de 30000 desaparecidos no tiene validación jurídica. Nadie mínimamente honesto puede decir lo contrario. No modificando su posición, el gobierno de la Provincia de Buenos Aires no garantiza las obligaciones positivas de los ciudadanos, viola los principios del Estado de Derecho y comete un crimen de Estado.
– Los promotores de la ley hablan impunemente de genocidio, terrorismo de Estado, negacionismo, elimina, disciplinar, 30000 desaparecidos, vaciarla de su memoria… utilizando una estrategia de intimidación a la sociedad y a todo opositor a esa historia oficial.
– Estos defensores de una justicia humanista teatralizada dicen defender los derechos humanos y al mismo tiempo violan esos derechos a terceros que no comparten su ideología. Ese mismo método lo repiten al designar con el vocablo negacionista a aquellos que no comparten su falsa historia política, cuando ellos mismos niegan una realidad histórica. Por ejemplo: Para los “militantes detentores de la verdad dogmáticas, refractarios al principio de duda cartesiana”, en la Argentina “virtual” del periodo 76-83 hubo genocidio, terrorismo de estado, asesinatos, secuestros, desaparecidos, pero en la Argentina “real”, la que ellos ignoran voluntariamente su existencia temporal, en ese mismo periodo hubo asesinatos, secuestros extorsivos, atentados terroristas, víctimas de grupos diversos, que para los primeros (los defensores de la Argentina virtual) son inexistentes, los niegan o hacen abstracción. Los otros muertos de la verdadera historia argentina son en realidad seres no vivos pero que nadie se interesa.
La ley 14910 y sus diversos promotores, emplean para negar la verdad histórica, objetiva, completa, los mismos métodos y técnicas de los negacionistas que ellos dicen combatir. Por ejemplo:
– Utilizando la retórica del espantapájaros: sofisma que consiste en presentar voluntariamente la posición del adversario de forma deliberadamente errónea. Es formular un argumento fácilmente refutable y luego atribuirlo al adversario. Luchar contra la representación debilitada del adversario garantiza una victoria fácil, es imponer una historia oficial que en realidad es una historia falsa (argumento de falsa declaración).
– Esa falacia es para Schopenhauer la estratagema de la extensión: retomar la afirmación del adversario llevándola más allá de sus límites naturales, dándole un significado lo más amplio y general posible y exagerándolo, manteniendo los límites de sus propias posiciones lo más restringidos posible. La historia oficial mismo falsa se instala.
– Ejerciendo la hipercrítica de fuentes (pruebas insuficientes): Método que consiste a denunciar que los detalles no son claros o son contradictorios, entonces toda la explicación es falsa, en consecuencia, las pruebas avanzadas por esta explicación son en realidad de refutaciones. La ausencia de pruebas vale prueba de ausencia de los hechos invocados. Es la negación pura y simple de una serie de hechos establecidos.
– Abogan por la libertad de expresión y la libertad de investigación histórica (que por naturaleza no puede considerar ninguna “verdad oficial” como definitiva) para legitimar sus mentiras.
Finalmente,
La ley 14910 viola las obligaciones del preámbulo de la Constitución Nacional: “…de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad…”. Prohíbe que historiadores e investigadores nacionales o extranjeros, puedan manifestar estudios contrarios a la legislación impuesta. ¿Como responder a académicos extranjeros que saquen conclusiones diferentes de las determinadas en el texto de ley? Y las victimas extranjeras como pueden contestar las disposiciones del gobierno bonaerense sin prohibirles el acceso a la justicia.
– Visto la pasividad cómplice del Gobierno Nacional y sus autoridades respectivas en particular el Ministro de Justicia, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, los parlamentarios de la Nación en particular la comisión de Derechos Humanos y el silencio de los medios,
La inconstitucional ley 14910, legitima y victimiza la violencia armada de los 70’ en Argentina, victimiza los autores de más de 17000 crímenes y delitos cometidos por terroristas, victimiza los que actualmente continúan a revindicar la acción de los terroristas en los años 70’ en nombre de jóvenes idealistas que únicamente querían un mundo mejor, en paz y sin violencia.
Recordando que el negacionismo no existe como infracción penal en Argentina, que la creación y objetivo del vocablo fue definido por el historiador Henry Rousso en 1987 . La utilización de ese término en el debate de la historia política argentina no solamente es inoperante, inexacto e ilegal, sino que moralmente infundado porque que jurídicamente en Argentina no hubo genocidio, no existiendo en consecuencia genocidas.
– La palabra negacionismo, no puede ser utilizada para criminalizar, callar, perseguir, escrachar o intimidar los opositores a las afirmaciones dictatoriales de la historia oficial sin posibilidad de ejercitar el principio del debate contradictorio, propio de la historia. No se puede asociar ese vocablo creado por una situación dolorosa, muy grave, particular, para así justificar toda aventura política.
– El argumento de negacionismo de los detentores de la historia oficial es en la practica la negación como mecanismo de defensa, rechazando aspectos de la realidad que se consideran desagradables, negando la existencia y responsabilidad de hechos. Es negar la verdadera historia de los 70 en Argentina. Es negar los actos terroristas, los crímenes y delitos de la lucha armada o de los que intentaron tomar por las armas el gobierno, que cometieron atentados, secuestraron, asesinaron…y hoy día se presentan como inocentes que solo querían un mundo mejor. En realidad, son verdaderos cobardes, falsos revolucionarios, puro oportunistas. No hacen honor a sus camaradas combatientes que armas en mano dieron sus vidas por una causa, una idea.
La Ley 14910 al violar la Constitución automáticamente habilita y legitima la obligación ciudadana de defender la Patria y la Constitución Nacional conforme al artículo 21 de la Carta Magna. La gobernadora de la Provincia de Buenos Aires María Vidal, su secretario de Derechos Humanos Santiago Cantón, el senador Darío Hugo Diaz Pérez, los diputados Carlos Ramiro Gutiérrez, Manuel Mosca, Karina María Nazábal, Miguel Angel Funes, Graciela Nora Rego, Marcelo Eduardo Díaz, Mario Pablo Giacobbe, Mónica Schlotthauer así como los parlamentarios que votaron el proyecto de ley, violan la Constitución Nacional, convenciones internacionales, amenazan el orden público y el orden constitucional, son enemigos de la Nación que promueven lo contrario de la pacificación y cohesión social. Como tal deben ser sancionados en todo tiempo y lugar. Los métodos y medios deben sin límites con aquellos sectores que una vez más buscan dividir la sociedad y llevarlas a una confrontación.
Yo repudio y contesto la ley 14910 de la Provincia de Buenos Aires que impone una historia oficial, habiendo utilizado para su promulgación métodos propios de una dictadura. Esa norma viola impunemente principios jurídicos fundamentales, bases democráticas y los derechos humanos de la mayoría de los argentinos, no es una verdad irrefutable ¿quiere decir que soy negacionista?

 

Paris,

Prof. Mario Sandoval,

26 marzo 2018,

marios46@hotmail.com


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 26, 2018


 

CUARENTA Y UN AÑOS DEL ATENTADO EN EL COMEDOR DE SEGURIDAD FEDERAL

Share

 

Misa en la memoria de los caidos en el atentado en el comedor de Seguridad Policial, en 1976.

 

( 1976 – 2 DEJULIO – 2017 ) El 2 de Julio de 1976 se perpetró un cruel y violento atentado en el comedor del edificio de la Superintendencia de Seguridad Federal. El estallido del artefacto explosivo especialmente diseñado para producir el mayor número de víctimas y daños materiales posibles, fue fabricado con 9 Kg de Trotyl y 5 Kg de bolas de acero. (bomba del tipo Vietnamita). El cobarde atentado fue ejecutado por un integrante de la organización terrorista montoneros,el “miliciano” José María Salgado , se había infiltrado en las filas de la Policia Federal como Agente de Comunicaciones. El macabro Plan fue diseñado por los integrantes del Aparato de Inteligencia y el Área Federal de montoneros, los terroristas Rodolfo Walsh, Horacio Verbitsky y Carlos Goldman. El salvaje accionar delictivo estuvo dirigido a provocar los mayores daños y víctimas posibles en un comedor frecuentado habitualmente por personal civil o de baja graduación Policial, circunstancia perfectamente conocida por el asesino Salgado.

Misa

In Memoriam

 

2 de julio

Catedral Metropolitana

 

LISTADO DE VÍCTIMAS:

HÉCTOR CASTRO (fallece 11 JUL),

DOMINGO D RON,

JOSE H CARRASCO,

JUAN PAULIK,

BERNARDO R TAPIA,

MARIA E PEREZ CANTO,

MARÍA O PÉREZ de BRAVO (fallece 09 JUL),

RAFAEL M MUÑIZ,

RÓMULO RODRIGUEZ,

ERNESTO A SUANI,

GENARO B RODRIGUEZ,

ELBA I TEJEDO de GAZPIO,

CARLOS SHAND,

JOSE R IACOVELLO,

JUAN C BLANCO,

ALICIA E LUNATI,

ERNESTO O MATIENZO,

ADOLFO CHIARINI,

DAMIAN E DI NUNCIO,

RAMÓN ARIAS (fallece 06 JUL),

.JOSEFINA CEPEDA (visita civil).

 

– El terrorista Rodolfo Walsh es “homenajeado” bautizando una Estación de Subte con su nombre. – El terrorista Horacio Verbitsky preside el CELS , Organismo de Derechos Humanos. – El nombre del autor material de la masacre , José María Salgado se encuentra grabado en el monumento a la Memoria situado en la Costanera y ha sido homenajeado por Macri, Obama, Hollande y Merkel.

 

GLORIA Y HONOR A LOS HOMBRES Y MUJERES QUE COMBATIERON A LA DELINCUENCIA TERRORISTA Y QUE HOY ESTAN PRIVADOS ILEGALMENTE DE LA LIBERTAD Y JUSTICIA.

 

Colaboración: Dra, Andrea Palomas Alarcón

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 21, 2017


 

30.000 DESAPARECIDOS. LA MENTIRA ERIGIDA EN LEY

Share

 

 Escribe Mauricio Ortín.

 

El Senado bonaerense transformó en ley la iniciativa kirchnerista originada en diputados que deja establecido como inamovible que el número de los desaparecidos en el gobierno de facto, iniciado el 24 de marzo de 1976, es de 30.000. Al parecer los legisladores que aprobaron la ley creen que las mayorías simple que obtuvieron en las votaciones respectivas poseen el poder suficiente para cambiar la realidad. A su vez, el informe del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, sostiene que el número de desaparecidos durante la última dictadura fue de 6.348 (662 casos ocurrieron durante el gobierno de Isabel Perón), Luego, la diferencia entre la cifra de la legislatura, que ya es ley provincial, y la oficial del Ministerio de la Nación es casi de un 80% ¿Acaso se trata de un error? Para nada. Treinta y cinco años de gobiernos constitucionales fueron más que suficientes para que familiares o allegados de personas desaparecidas hayan denunciado esa situación en los organismos correspondientes estatales y no estatales. Que son 30.000 no es un error sino una burda y cochina mentira. Mentira que Bonafini y Carlotto esgrimen con cinismo impune contra la montaña de evidencias que la refutan y mentira con la que los legisladores bonaerenses envilecen la política. No existe un solo fundamento en los considerandos de la ley que avale la cifra de 30.000. Apenas y como si se tratara de una gran verdad una cita, que a los efectos nada agrega, de la carta abierta del terrorista-homicida Rodolfo Walsh. Si Buenos Aires fuera provincia de verdad y no de mentira y si este país no fuera bananero, la sola presentación del mendaz y evidente proyecto de ley hubiera desencadenado sobre su autor, el legislador kirchnerista Darío Díaz Pérez, el correspondiente juicio político y destitución. Como es obvio sucedió lo contario. Ni el sindicalista opositor Baradel, ni el ministro de Educación, Esteban Bullrich, ni los becarios del CONICET, ni obispo alguno de la Conferencia Episcopal Argentina, ni Carrió, Lanata, Leuco o Nelson Castro se pronunciaron en contra de semejante atentado a la verdad. Son COM-PLI-CES. Tampoco, la gobernadora Vidal acusó recibo. Ahora tiene la obligación de vetar la patraña convertida en ley so pena de convertirse en encubridora del delito de envenenar a los niños vía los textos escolares. De no suceder tal cosa estamos en el horno. La posibilidad de que, de oficio, algún fiscal se ocupe de denunciar a los legisladores ante la justicia es más que remota si tenemos en cuenta que la gran mayoría de ellos repite la mentira de los 30.000 en los juicios de lesa humanidad.

Usar el poder del Estado, aventando el odio hacia al colectivo de las FF.AA. instalando, por ley, 24.000 crímenes que jamás sucedieron bien podría encuadrarse tranquilamente en la figura de crimen de lesa humanidad. El cual no prescribe y por él que, si llegamos a recuperar al país de la decadencia en que está sumido, los corruptos y los pusilánimes tendrán que rendir cuentas de su traición.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 26, 2017


 

Gracias Silvia Ibarzábal.

Share

 

 

 Escribe Sebastián Miranda.

 

 

Gracias SILVIA IBARZÁBAL

 

– Por hacer hablar a Anguita y Labraña, lentamente el relato se va cayendo.
– Por acordarte de los caídos en Formosa, de María Cristina y el Capitán Viola.
– Por recordar que la orden de terminar con el terrorismo vino de un gobierno constitucional.
– Por recordar que existieron las llamadas “cárceles del pueblo”.
– Por recordar el ataque al Comando de Sanidad del cual el terrorista Anguita fue partícipe.
– Por pedir que en las escuelas cambien los programas y se conozca la verdad completa que es uno de los principales reclamos.
– Por mostrar que, salvo situaciones de extrema necesidad, para los que luchan por la verdad y la justicia el dinero no importa. Importa la historia verdadera, no lucrar con el dolor.
– Porque, a pesar del enorme dolor que seguís teniendo, no te victimizás y no usás tu dolor para beneficiarte.
– Por decir que los gobiernos le tienen miedo a las organizaciones de derechos humanos.
– Por hacer que se diga que Rodolfo Walsh y Horacio Verbitsky fueron terrroristas.
– Igual no creo que 8.000 es igual a 30.000. ¿Saben por qué no hay que ceder en este punto? Porque si se difunde, como está ya demostrado, que fueron 8.000 lo que se cae es la careta de muchas de las organizaciones de DDHH que mienten descaradamente, que se les cae el negocio, el relato y se muestra lo que verdaderamente son: agentes del marxismo y de intereses exranjeros que las financian como pasa con el CELS y Amnesty que funcionan con dinero inglés.


– Silvia, me honrás con tu amistad.

 


Sebastián Miranda es profesor y licenciado en historia. Se desempeña como asesor de historia e integrante de la unidad de análisis de la revista Defensa y Seguridad Mercosur. Es autor -entre otras tantas publicaciones- de Cronología del Terror en Argentina, La Guerra contra el Terrorismo en Argentina y Los Secretos de La Tablada.


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 9, 2017