SERIOS DESACUERDOS CON LA BIEN INTENCIONADA PUBLICACIÓN DEL COMODORO (R) E. CAVALLERO.

Share

 

 Escribe ARIEL VALDIVIEZO.

 

 

Estimada FAMILIA KUSSMAN, aprovechando de la bondad de esa página que ustedes conducen, y en la cual no existe ningún tipo de censura, como ocurre en otros medios de comunicación social e incluso el que trata nuestros temas, soy consciente que la única limitación es que quien escribe debe poner la cara con nombre y apellido.
He leído con sumo interés el artículo “POR UNA ARGENTINA EN UNIÓN Y LIBERTAD”, en ella el señor Comodoro CABALLERO vierte, una serie de conceptos, que, si bien estoy de acuerdo con algunos de ellos, no lo estoy en su totalidad, que son los que deseó, según mi entender, poder aclarar.
Se ha mencionado lo siguiente “A partir de la nueva composición política del Congreso, una de las prioridades de la acción de Gobierno para el Bien de la PATRIA, deberían ser las Leyes que hagan posible la  adecuación de las Fuerzas Armadas y de Seguridad a las NUEVAS AMENAZAS como el narcoterrorismo y todas sus vertientes, el narcotráfico”, las que me llevan a la siguiente reflexión.
Las leyes han de adecuarse a la verdadera naturaleza de las fuerzas armadas y no a la adecuación de las Fuerzas Armadas a las leyes, lo primero que se debe hacer es restituir el Código de Justicia Militar y anular todo lo que dé él se transcribió en el Código Penal, este acto jurídico aberrante, al igual que en los juicios truchos de lesa humanidad, asegura la condena del militar imputado, porque como se sabe ambos códigos son diametralmente opuestos, uno condena por una cachetada y el otro ordena morir o matar,  también permite a estos “brillantes jueces” interpretar sobre un mismo hecho histórico, si existió guerra, caso del juicio conocido como 13/84, el de los Comandantes en la nefasta presidencia de ALFONSÍN, o que no hubo guerra como en los juicios mal paridos de Lesa Humanidad.
La existencia de la guerra debe estar legislada en el Código de Justicia Militar, tal cual existía en el Artículo  882 de ese Código que hicieron desaparecer, si existió guerra o no, no puede ser  interpretada por ignorantes y prevaricadores jueces en temas militares,
Si mal no recuerdo dijo CARLOS PELLEGRINI, citando palabras del GENERAL JOSE DE SAN MARTIN: “El Ejército es un león al que hay que tenerlo enjaulado para soltarlo el día de la batalla”.
Esta definición es para este coya ignorante la mejor definición de todas las escuchadas o leídas, y pedir que cumpla misiones de las fuerzas de seguridad contra los narcoterroristas es realmente ignorar la verdadera esencia del Ejército, es degenerar su misión exponiéndolas todos los días a acciones de carácter policíacas.
Esto sería posible si el estado declarara la guerra al narcoterrorismo, pero solamente cuando las otras fuerzas han sido sobrepasadas, entonces estaríamos en estado de guerra y las acciones militares serían actos guerra, donde el estado tiene, en ese caso, la obligación de usar todo el poder de combate , para poder actuar en casos extremos protegidos , por leyes militares, para derrotar o aniquilar a ese enemigo y no por leyes que protejan a los delincuentes aplicadas por jueces progre y corruptos como lo vemos diariamente, en este vapuleado país.
En cuanto a “Si la política es el arte y la ciencia de hacer posible lo que es necesario, esa responsabilidad no puede delegarse ni relegarse para las “calendas griegas”, cuando ya se han superado los tiempos y el condicionamiento de una parcialidad política de la oposición legislativa y judicial….”,  me merece la siguiente consideración:
Entiendo que la política no “…es el arte y la ciencia de hacer posible lo que es necesario…”, ante esto me pregunto ¿Qué es necesario? Y me surgen miles de respuestas, ya que lo necesario en la conveniencia de la política en este país es el robar, el violar las leyes, el condenar a muerte a los viejos soldados, proteger a los delincuentes, obligar por medio de ley aberrante  a mentir sobre los 30.000 desaparecidos, tirar flores a los terroristas que asolaron al país etc. etc.
Ante tantas iniquidades que caracterizan a esta presidencia de CAMBIEMOS, solo encuentro como definición correcta de política, lo mencionado por el venerable MARTIN LUTHER KING quien dijera:La cobardía preguntó ¿Es seguro? – La conveniencia política preguntó ¿Es político? – La vanidad preguntó ¿Es popular? – La conciencia preguntó ¿Es correcto? Entonces llega el momento en que uno debe tomar una posición que no es segura, ni política, ni popular, pero que hay que tomarla porque es la correcta”  y esto, este VGMT (Veterano de Guerra en el Monte Tucumano) y PP (Preso Político) se lo manifestara el Presidente MACRI, en carta personal el 24 de Marzo de 2017, y el no recibir contestación, se la reiterada como carta abierta.
También se menciona que: “…que subordinaron el Derecho interno al Derecho Internacional con carácter retroactivo, para penalizar al sector de la comunidad que cumpliendo las órdenes del Estado…”
Entiendo que aquí existe un error en el léxico en esta frase, no es lo correcto mencionar que se subordinó la Constitución Nacional (base del derecho interno), al Derecho Internacional, más aún como militares sabemos que la subordinación no es en nada negativa, al contrario en el caso de las Fuerzas Armadas o en cualquier organización, junto con la disciplina son los pilares fundamentales de estas instituciones, esta expresión me da la sensación de que se hizo algo bueno y con carácter retroactivo para penalizar al sector….
El uso correcto del léxico evita serios problemas de interpretación, este error fue también muy serio cuando se llamó al enemigo de los años de la década de 1970, de varias maneras, como subversivos, delincuentes, Ejercito Irregular, terroristas, guerrilleros y otros nombres de los cuales no me acuerdo, es verdad fueron eso y mucho más, fueron también asesinos, calificación legal que nunca se les dio, entiendo que deberían estas agrupaciones ser llamadas de guerrilleros terroristas, porque hay guerrilleros que no son terroristas, y terroristas que no son guerrilleros, ejemplo los atentados terroristas aislados que sufre Europa, y el caso de guerrilleros que defienden su libertad y territorio, ejemplo caso Vietnam, o de los maquis en la resistencia francesa ante el invasor alemán.
Pero estas agrupaciones de MONTONERO y ERP cumplían sobradamente las dos calificaciones, guerrilleros para lograr la toma del poder mediante la destitución de los gobiernos democráticos o no, y como terrorista asesinando niños, civiles inocentes, industriales etc., como operación secundaria a la toma del poder.
Y últimamente estos guerrilleros terroristas, que pavimentaron su camino de cadáveres, ahora son llamados jóvenes idealistas, dando vuelta la historia donde ellos son los buenos, y las fuerzas armadas que salieron a combatirlos por orden del Estado son genocidas.
Cuando el señor Comodoro menciona que: “El Comandante en jefe de las FFAA dispone de   personal altamente capacitado en Estrategia y Juristas de reconocida solvencia profesional para realizar el estudio de la necesaria reestructuración de las fuerzas a su mando, y la legislación pertinente, cuya convocatoria afianzaría la mejor solución y la más pronta concreción de esos objetivos específicos para la DEFENSA Y LA SEGURIDAD NACIONAL.”. En esto entiendo que se aleja de la realidad, tanto el Presidente y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas como sus ministros carecen de conocimientos básicos sobre tema de Seguridad Nacional, a mi entender esta rama engloba la Defensa Nacional, que es responsabilidad de las Fuerzas Armadas y la Seguridad Nacional, responsabilidad de las Fuerzas de Seguridad, a esta falta de idoneidad de los magistrados, debemos agregarles la inoperancia de los miembros del gabinete, tal es así que el Ministro de Defensa se enteró por los medios de comunicación social de la pérdida del Submarino SAN JUAN.
Por ultimo habla de “LEALTAD y el ESPÍRITU DE CUERPO” y se olvida del honor, que es el padre de todas las virtudes Militares, como así mismo de la humildad que es la madre de todas las virtudes cristianas.
La historia reciente nos demuestra que la LEALTAD y el ESPIRITU DE CUERPO, habrían desaparecido al parecer con el advenimiento de la democracia en 1983, donde fue esto mucho más notorio, particularmente creo esto viene de mucho más atrás, no podemos contar actualmente, salvo honrosas excepciones, con nuestros generales, como la marina ni aeronáutica, fuerzas de seguridad y policiales  con sus Oficiales Superiores, todos nos entregaron atados de pies y manos el anterior y a este gobierno, quienes nos asesinan, en las cárceles, con falsas sentencias que son en realidad condenas a muerte.
La lealtad de MACRI hacia las Fuerzas Armadas, la podemos calificar sobre un total de 10 puntos en menos 10 puntos, con desprecio total a sus Fuerzas Armadas y una lealtad sin límites hacia los subversivos a quienes honra tirándoles flores a los guerrilleros terroristas en el Rio de la Plata, y los mantiene en importantes puestos de su gobierno, con cinismo absoluto al mentir que se acabarían el curro de los Derechos Humanos, al hacer votar una ley totalmente ilegal con todos sus secuaces en el Congreso, por la cual se anulaba una sentencia firme de la Corte Suprema de Justicia respecto a la obligación del cumplimiento del 2×1 etc. etc. etc.
¿Se puede creer que esto es ignorancia o casualidad? Sinceramente pienso que no, que todo está orquestado para seguir destruyendo las fuerzas armadas.
PP – VGMT (PRISIONERO POLÍTICO Y VETERANO DE GUERRA EN EL MONTE TUCUMANO)

ARIEL VALDIVIEZO

DNI: 8.196.717

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 22, 2018


 

LA GUERRA SIGUE SIENDO LO MISMO, PERO MÁS GRAVE

Share

 

 

 

 Escribe Carlos Españadero.

 

  • Me ha parecido interesante algunas reflexiones del Dr. Carlos Pellegrini expresadas con referencia a la guerra argentina – paraguaya y brasileña en 1866.

  • “El ataque paraguayo a Corrientes me hizo sentir la necesidad de servir a la patria atacada, con mi cuerpo, y mi propio sacrificio si fuera necesario.”

  • “Yo no constituía un caso aislado. Este era el sentimiento unánime entre los jóvenes que todavía no habíamos dejado las bromas y la superficialidad de la edad. De pronto deseamos ardientemente hacernos hombres al servicio de la Nación, con el fusil y la pólvora.”

  • “Fuimos a la guerra formando una legión especial que proveyó Buenos Aires, el Batallón Fui luego destinado al Regimiento de Artillería Ligera.”

  • “Tuyutí me viene a la memoria. Ver tanta gente masacrada tal vez influyó para que adquiriera esa intensa aversión a los alzamientos revolucionarios, cargados de violencia estéril.”

  • “Habíamos levantado las carpas al borde de un naranjal, y nuestras baterías estaban situadas entre los regimientos.”

  • “El estero que teníamos al frente era posible vadearlo por varios pasos. Antes del mediodía sentimos en la lejanía un toque de generala que inmediatamente electrizó el campamento. Instantáneamente el coronel De Vedia me ordenó subir con un gemelo de campaña a un mangrullo e informar lo que ocurría en el frente.

    “Trepé en un suspiro con la elasticidad de los 19 años y, al escrutar el horizonte divisé dos columnas de caballería enemigas que atacaban por el frente y por nuestra derecha, mientras una división de infantería se dirigía a tomar contacto con los brasileños.”

  • “Había subido al mangrullo dispuesto a no inmutarme si había fuego enemigo. Cuando comenzaron los disparos apreté más fuerte los gemelos y continué informando porque me había propuesto ni mosquear a pesar del silbido de las balas. Me mantuve ubicado en lo alto del mangrullo hasta que el mismo coronel De Vedia se percató de mi exposición y me ordenó bajar. Lo hice inmediatamente y como un rayo me precipité a mi puesto de combate.”

  • “El fragor del combate se hacía cada vez más violento. Cumplí con fidelidad mis órdenes y me aseguré que el fuego de las piezas a mi cargo se mantuviera a discreción. Procuraba producir el mayor efecto posible en los escuadrones enemigos que hacían un esfuerzo supremo por alcanzar nuestra artillería a cualquier costo.”

  • “Tan ofensivo era el ataque y cercano el asedio paraguayo que habíamos tomado fusiles y armas de puño y comenzado a balear las arremetidas más audaces que ya llegaban hasta los cañones argentinos. Un joven oficial paraguayo, desprendido de toda lógica y sin más sustento que su desesperado arrojo, embistió contra mi reducto para caer entre nuestros cohetes con un balazo en la cien. Un charco de culpa invadió mi conciencia: certera y cruel era mi puntería.”

  • “No pude sustraerme a la conmoción: era un hombre de aspecto hermoso, gallardo, que quedó mirando al cielo con la espada en una mano y el rostro con la expresión de audacia y soberbia con que había cargado.”

  • “El fragor del combate y el peligro hicieron que me sobrepusiera y continuara atendiendo el servicio de mi batería. Ahora nos sentíamos más libres de la presión de la caballería porque el ímpetu que la llevó hasta nuestros emplazamientos le había costado muy caro y empezaba a retirarse deshecha.”

  • “En cambio se había incrementado el fuego de fusilería, porque en el borde izquierdo del estero se encontraron las infanterías y numerosos compañeros nuestros yacían muertos y malheridos.”

  • “Vi al coronel Riveros, que había recibido un balazo en medio del pecho, caer del caballo y ser arrastrado lejos por la corrida aterrorizada del animal, de cuyo estribo colgaba.”

  • “Pero las fuerzas paraguayas no pudieron continuar su asalto y se retiraban con pérdidas tremendas.”

  • “Sin embargo, a eso de las tres de la tarde intentaron la última carga de Tuyutí. Pero ya para entonces fueron recibidos con el fuego unánime de toda la artillería argentina más el de dos batallones que habían sido dispersados en la mañana y se habían recuperado.

   El espectáculo fue dantesco; los pobres infelices fueron arrojados a una verdadera masacre, literalmente apuntando con sus pechos a la boca de nuestros cañones.”

  • “A las cuatro de la tarde todo había terminado. De los 24.000 paraguayos que se abalanzaron sobre nosotros, 10.000 murieron en ese campo y convirtieron los esteros de Tuyutí en una de las batallas más sangrientas de América.”

  • “Esa noche estuve taciturno. No dejaba de pensar en esa carga desesperada de la caballería paraguaya que terminó con un mayor muerto a mis píes de un tiro en la cabeza.”

  • “Me fui al catre farfullando entre sueños conmigo mismo que a pesar de todo yo no había buscado ni preparado el destino de aquel hombre. Pero no pude dormirme.”

  • “Volvía a ver los caballos con expresión de terror, a punto de estallarle los ojos, chorreando sangre, acicateados sin contemplaciones por los jinetes que iban a la muerte. Escuchaba los gritos de dolor y de furia; los juramentos, la cara y el olor de la muerte, como había dicho mi padre… ¡Qué valentía de esos varones!


 

PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 1, 2017