HABLÁNDOLE A LA PARED

Share

 

 Por Claudio Kussman.

 

MENTALMENTE ANESTESIADOS

Si yo le pregunto a usted: ¿aproximadamente cuantos policías murieron asesinados el año pasado en Argentina? ¿Una, dos, tres, cuatro decenas? ¿Este año? ¿Hubo muchos heridos por los delincuentes? ¿Hay policías presos por abatir delincuentes en enfrentamientos armados? ¿Sabe cómo fue la muerte violenta de algún hombre de azul? ¿En la Web entró a alguna de las páginas policiales para informarse?  Aun siendo un uniformado retirado de cualquier fuerza o familiar directo de este, seguramente NO LO SABE porque  NO LE IMPORTA. Sí supone, aún sin haberlo experimentado ni visto,  porque los medios y alguien se lo repitió (los mismos que dicen 30.000 desaparecidos), que los integrantes de esa fuerza son todos corruptos, que liberan zonas para que la delincuencia actúe libremente y mil maldades más. Vuelvo a repetir usted SUPONE. Si un policía le relata sus sacrificios y desvelos A USTED NO LE INTERESA. Usted solo quiere no ser víctima de la delincuencia y si para ello el policía muere, es herido, está mal pago  o va preso lo tiene sin cuidado, porque en Argentina mentalmente estamos anestesiados.

 

INTRATABLES

Eso mismo y mucho más pasa, cuando una persona como SILVIA PATRICIA IBARZABAL expone como lo hizo anoche en el programa de TV Intratables, contando sobre las muy dramáticas experiencias vividas a partir del día que no debió existir, o sea el 19 de enero de 1974, cuando su vida cambió para siempre.  Casi como una beata mostró sus altruistas sentimientos-pensamientos y para el bien del país propuso CONCORDIA. Enfrente, diferentes personajes, algunos de ellos verdaderos impresentables con cargos de dirigentes, con “más de un muerto en su placar” (1)  no escucharon, porque incapaces de actuar noblemente y también de percibir actitudes nobles no les importa en nada el país.  Son parte de una pared infranqueable, que compartimenta y aísla a la sociedad Argentina en general. En cada uno de esos compartimentos se supone de los otros y así no se los escucha. Similar a lo que ocurre con nosotros, los adultos mayores, sometidos a juicio por los mal llamados delitos de lesa humanidad. En ellos se cambia  suposición por inferencias  y con ello los togados tienen  la condena establecida, desde el mismo momento de la detención.  Si es legal o ilegal la misma, es lo de menos ya que no perciben su propia e inmoral  transgresión.  Como anoche manifestaban los panelistas en su negativa a escuchar, bien presos están y así deberán seguir estando, refiriéndose a nosotros.

 

UTÓPICAS RECONCILIACIONES

Frente a este dilema con una antigüedad de décadas en la cual hubo centenas de muertos en cautiverio, se reza  muchísimo y se proponen utópicas reconciliaciones  unilaterales. Estas no son ni serán escuchadas, ya que quienes las proponen son los perdedores, no aquellos que remontaron y de asesinos terroristas mutaron en  jóvenes idealistas víctimas, indemnizados, con buenos cargos públicos y espacios en los medios. Ellos siguen con su “revolución” iniciada  por las armas. Hoy se multiplicaron y renovaron  e ideológicamente están en todos los estamentos y quehaceres de la vida en sociedad. Escuchar anoche al reconocido CHICHE GELBLUNG, uno de los tantos profetas de los medios, que destrozan a cuanto uniformado pasó en funciones por los años 60 y 70 del siglo pasado, es realmente llamativo. Digo esto teniendo en cuenta que es señalado por algunos sectores como colaborador del Proceso de Reorganización Nacional (2) que como tantos otros luego lo olvidaron.  Frente a esta avalancha ideológica, en un país caótico como Argentina, en donde su clase dirigente en mayoría son verdaderos depredadores impunes (Menem- Cristina-Boudou- Timerman, etc.) o encubridores de ellos, nosotros estamos muertos. No puede ser que  conformen  honores parciales de un Jefe de Ejército como DIEGO SUÑER  a quienes murieron “en democracia”, desconociendo a cientos que lo hicieron durante un gobierno militar.
Es deshonroso discriminar a las víctimas asesinadas por los terroristas, legalizando así el accionar de estos.  ¿Como puede ser que exista conformidad con un arresto domiciliario que puede ser transitorio, mientras milicias golpean a su puerta escrachándolos? Así,  nuestro fin indigno está sellado. La solución real a este dilema  no existe ya que la grieta es gigantesca. Hoy no hay enfrentamientos como en el pasado, porque una sola de las partes es activa y ganadora, mientras que la otra es pasiva. Imposible pedir justicia, esta se debe exigir gritando muy fuerte ¡BASTA! PARA QUE DE VERDAD NOS PUEDAN LLEGAR A ESCUCHAR.

 

Claudio Kussman

Claudio@PrisioneroEnArgentina.com

PrisioneroEnArgentina.com

Enero 23, 2018

 

 

“Algunos oyen con las orejas, algunos con el estómago,

algunos con el bolsillo y algunos no oyen en absoluto”.

Khalil Gibran (1883-1931)

 

 

1) Es una metáfora. Quiere decir  que tiene algo que esconder, o avergonzarse.

2) http://investigaciontiempoargentino.blogspot.com.ar/2012/05/el-rol-de-chiche-gelblung-durante-la.html

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 23, 2018


 

De Hombres, Mujeres y el Argumento de la Ignorancia

Share

Contestación a María Lilia Genta y la arrogancia del desconocimiento sobre maltrato animal.


 

[one_half padding=”0 30px 0 0″]

De galgos, caballos y otros bichos.

Por María Lilia Genta

Cuando el mundo era teocéntrico -qué antigüedad- el hombre adoraba a Dios y gozaba de los frutos de la tierra. Dios puso todo lo creado al servicio del hombre que con su trabajo debía dominarlo para alimentarse, abrigarse o, simplemente, contemplarlo para su gozo.

Un día, unos filósofos decidieron prescindir de Dios y pusieron al hombre en su lugar. El hombre moderno fue poco a poco destruyendo el orden natural: aborto, eutanasia, experimentos con embriones, teoría de género, feminismo, matrimonio gay, trans, etc.

En las estribaciones de la modernidad -la que alcanzamos nosotros- comenzó a gestarse la abolición del sentido común. Llegamos a la posmodernidad. El hombre posmoderno suele ser ambientalista, animalista, abstemio -¡qué horror!-, vegano… en la enumeración llegaríamos casi al infinito. Todo esto ha echado al hombre de su puesto de suprema deidad entronizando en su lugar al animal y, si nos descuidamos, dentro de poco a las plantitas.

Dios, hombre, animal. Con una adorante imbecilidad, las hordas de “militantes proteccionistas” se lanzan por las calles aullando sus premisas histéricas contrarias al maltrato de animales, con enormes carteles, unos más estúpidos que otros; y para peor, los más sesudos y solemnes periodistas, los de mayor rating, invitan a sus programas a los representantes de estos desvaríos y, después de oír sus aullidos, concluyen dándoles la razón con tono grave y serio.

Toda esta prédica “proteccionista” es una manera más de terminar con las tradiciones. Así, por ejemplo, se abolió la caza del zorro en Inglaterra (es de esperar que la buena gente del Brexit logre restablecer esa tan británica tradición). Intentan, también, ir por los toros en España (una Plaza de Toros, una gran Catedral, un Castillo y un Alcázar presiden casi todas las ciudades españolas).

Y volviendo al pago, después de la reciente exitosa embestida contra las carreras de galgos (¿tendremos que prohibir también el dicho échame un galgo?) ahora van por los caballos. A pesar de ser un bicho de ciudad tuve ocasión de vivir unos años en un Regimiento de Caballería y disfrutar de espectáculos de polo y de salto… y también de tomarles el pelo a nuestros amigos oficiales diciéndoles que amaban primero a su caballo y después a los hijos y a la esposa. Este cuidado de los caballos lo he observado también en multitud de películas y series. No hay animal más cuidado y mejor tratado que el caballo de raza, corra o salte.

Estamos en el reino subversivo de la estupidez humana. ¡Oh, Babieca y Rocinante y el Malacara del Cura Brochero! Démosle un tiempito e irán contra San Martín: ¡que se borre de la historia el cruce de los Andes por el maltrato infligido a las pobres mulas y caballos obligándolos a cruzar la Cordillera cargando hombres y pertrechos! ¿Sacarán al Libertador de los monumentos y dejarán sólo al sufrido equino?

El hombre posmoderno expresa la perversidad en una mueca estúpida. Esto me trae a la memoria los versos de Chesterton “traducidos a la Castellani”:

Si yo fuera un pagano, querido,

mi copero mayor y mi grey

llenarían mi vaso de plata

de Falerno, de Chipre y Jerez…

 

Pero Hirt es pagano, pagano,

y sus siervos le dan de beber

¡tres tazones de leche por día

y espinacas cocidas con té!

………………………………..

 

Te regalo el problema, querido.

Si eres brujo podrás resolver

cómo hay seres que a Dios han perdido

y lo pierden al diablo también.

 

Yo me he roto la testa pensando

y ya he dado mi brazo a torcer

cómo hay tipos que viven sin Cristo

y no tienen tampoco el placer.

 

¡Qué no escribirían hoy, ante tanta estulticia, Chesterton y Castellani!

 

galgo12 galgo13 galgos14 galgos15polo1 polo2 polo3 polo4

[/one_half]

[one_half_last padding=”0 0 0 30px”]

De Hombres, mujeres y el argumento de la ignorancia

fabian11 Por Fabian Kussman

Bill O’Reilly es un periodista, escritor y conductor de un popular programa de comentarios políticos en la cadena Fox. O’Reilly es entretenido, es elocuente, tiene un ritmo que hace de su hora un fragmento de mucho interés. O’Reilly debate con sus entrevistados, es provocador y no es temeroso. Es decir, arriesga a perder la contienda en pos del éxito de su segmento. Se observan nítidamente su cultura e inteligencia. De todas maneras, en pocas oportunidades he encontrado un punto de acuerdo con sus expresiones. Pero entiendo que es su personaje. Tiene un contrato para incendiar a la audiencia y envolverlos en controversias. Gana dinero por ello.

Hoy, no me sorprendió avistar las declaraciones de otra persona -que es remunerada por los propios argentinos- sobre las carreras de galgos. Diana Conti y su necedad la lleva a esgrimir malas ideas en pos de la desmedida y desesperada puja por el poder.

Si me sorprendió la señora Genta. Sus artículos interesantes han logrado que lea, analice e incluso disfrute de su prosa, sus conocimientos y sus significaciones.

Hasta hoy.

“Cuando el mundo era teocéntrico…”, comienza la señora Genta tal vez olvidándose que de lo que habla es una porción de tierra donde se desarrollan las aventuras narradas en la biblia y erradicando millones de años de civilizaciones que creían en más de un dios. El dios judeo-cristiano puso en la tierra a los animales para servir al hombre. Otras divinidades no. No en la India, por ejemplo. Pero siempre nuestro dios es el que vale.

La culpa es de los filósofos que decidieron prescindir de Dios y lo sustituyeron por el hombre moderno que destruyó el orden natural: Aborto, eutanasia, experimentos con embriones, teoría de género, feminismo y -según Genta- más bestialidades como el matrimonio gay y los transexuales. “El hombre camina, pero Dios guía sus pasos”, dice Timoteo 1.

María Lilia Genta critica al hombre posmoderno por preocuparse por el deterioro del Medio Ambiente cuando el 98% de la comunidad científica afirma que el cambio climático es un sensible problema, pero el amor es más fuerte… ¿el amor por Trump es más fuerte? Claro, ¿Qué saben los académicos? Cuando tenemos dolencias o enfermedades recurrimos al instructor de karate de nuestro sobrino. Entre estas reprochas, caen los veganos y los animalistas, estos últimos preocupados por hacer respetar los derechos del animal. En pocas palabras, la ley.

La calma antes de la tempestad no se divisa y la pluma sigue distribuyendo incoherencias a las que ahora se suman algunos insultos. Los imbéciles que aullamos premisas histéricas somos alcanzados por su látigo. No tengo una respuesta inteligente ya que debería considerarlo un elogio. Marlon Brando fue llamado idiota por defender los derechos del indio americano. Martin Luther King fue llamado imbécil por reclamar las libertades civiles de los afroamericanos.1

Lo curioso es que hay sesudos periodistas -que al parecer tienen mucho rating- que dejan que los proteccionistas de animales inunden las emisoras de televisión con enormes carteles (Unos más estúpidos que otros -afirma Genta-) y asienten luego de oír los aullidos de los estúpidos amantes de los animales. Gracias al modernismo por YouTube, ya que en mi vida no he visto más de dos exitosos programas recibiendo Animales Humanos preocupados por el maltrato hacia Animales no Humanos.

María Lilia Genta acusa con razón a la prédica proteccionista (Entre comillas, ya que confusamente no protegen nada, ¿o si, señora Genta? Es medianoche en Florida Central y el cansancio me produce cierta confusión) de abolir la caza del zorro en Inglaterra. Esta tradición que comenzó con Carlos II era solo permitida entre los miembros de la familia real. Esta tradición cambió con los años autorizando a amigos de los monarcas a participar. Esta tradición se amplió para que la “disfrutaran” los integrantes de la Alta Sociedad británica, para finalmente ser ejecutada por los súbditos también. Esta tradición ha tenido tantos cambios que al parecer dejó de serlo hasta -en nuestros días- desaparecer. Para la tranquilidad de la autora de De Galgos, Caballos y otros Bichos, la cacería de zorros con trampas tristemente no está prohibida, aunque tiene menos glamour.

Genta señala que los imbéciles intentamos ir por los toros en España. Personalmente no iría por los toros a ningún lado. Si para protestar por las corridas de toros en España. Y en Francia, Portugal, México, Colombia, Perú, Venezuela o Ecuador.

La escritora se pregunta si se debería prohibir el dicho échame un galgo, al mejor estilo telenovela caribeña. Si mal no recuerdo esta popular exclamación -más famosa como en su opción echame los galgos, para conservar las tradiciones- siempre fue utilizada por personas que son difíciles de atrapar o deslindan responsabilidades. Un apostador clandestino de carreras de galgos (penado por la ley), un cuidador que utiliza fármacos para envigorizar al perro corredor acortándole la vida (penado por la ley) o un político que apoya estos abusos a animales obteniendo un sueldo extra bajo el escritorio (penado por la ley) ¿Tendremos que prohibir también el dicho échame un galgo?, se pregunta Genta. Nunca lo debimos haber utilizado.

La señora Genta ha tenido la suerte de disfrutar de espectáculos de Polo. No he tenido la misma sensación cuando me retiré al ver demasiados backhanders donde la bola terminó impactando el rostro de los equinos. Pero hablo utilizando el argumento de la ignorancia: Debí haber presenciado los seis chuckers y entrevistar al caballo para preguntarle qué tan cuidado se sentía con su morro sangrando y saliva colgando de su boca.

De acuerdo con la lógica de Genta, prontamente iremos contra San Martín. Ya fuimos contra San Martín, ¿recuerdan? Terminó exiliado en Francia. El análisis de la necesidad de San Martín hace doscientos años ya de utilizar mulas y caballos, es un insulto a la inteligencia del Libertador. ¿Usaría el correntino mulas y caballos en nuestros días? Además, por más que los imbéciles protestemos, nunca se podrá borrar la historia. Ni los cuadros descolgados por Kirchner pudieron.

Para culminar, Gento opta por traducir -o utiliza una traducción de Leonardo Castelini- unos versos de Chesterton, ese prolífico y talentoso escritor que fue un baluarte en su apego a los valores de las tradiciones y al mundo antiguo pero su transformación de agnóstico a anglicano, de anglicano a cristiano, del cristianismo otra vez al anglicanismo y de allí al catolicismo pareciera haberlo incorporado a lo que Genta llama el Hombre Moderno, tan afecto a los cambios como considerar inocente y luego culpable al capitán Dreyfus o pintar a todos los judíos como shylocks, malolientes y mezquinos al mejor estilo Hitler. Como Bill O’Reilly, otro talentoso con el cual no siempre se está de acuerdo.

Las malas ideas deben ser combatidas. Las tradiciones que producen daños o incluso la muerte son usanzas salvajes. En ciertas universidades americanas se tienen -entre las hermandades- tradiciones y reglas para que un candidato pueda pertenecer a ellas, y muchas veces terminan en tragedia. Las fiestas de San Fermín son una aventura riesgosa. Entiendo que los toros no importan, pero tal vez las vidas humanas que esta tradición se cobra, sí. En algunas tribus africanas se practica la mutilación genital femenina. Se trata de una tradicional práctica cultural.

Es la hora de las brujas en Orlando y comienzo a creer debido a mi pobre poder de discernimiento y escasa intelectualidad que la narrativa de la señora Gento era solo el mal uso del sarcasmo y no producto de unas hojas con quinientas palabras mal fundamentadas.  

 

 

1 Cuando Martin Luther King fue en busca de apoyo en otras comunidades cristianas, sacerdotes y pastores le dijeron que, según las epístolas de Pablo, los creyentes debían regocijarse en el sufrimiento en pos de sus creencias. Algo similar a lo que el Vaticano viene sugiriendo a los presos políticos y a las víctimas del terrorismo en Argentina.

[/one_half_last]

 

 

 

 

Diana Conti, o la prueba de que los animales no humanos son superiores al Hombre.

Share

 

fabian11 Por Fabian Kussman.

Está bien, usted dirá que me aprovecho de un blanco fácil como es la diputada Conti, sus extrañas ideas, su fanatismo, su admiración por Stalin y ahora con la intransigencia desmedida de regular el sufrimiento de nuestros primos los perros que son utilizados para carreras.

La intolerancia por contradecir a sus rivales políticos lleva esta dirigente a pisotear buenas ideas.  

“Lo dije en comisión, lo hablé hoy con las proteccionistas y expliqué el porqué de mi oposición a esta ley. No se está votando ahora la prohibición de la carrera de los galgos. Se está votando la criminalización de argentinos y argentinas, la mayoría de bien, que encuentran un trabajo digno en ese tipo de actividad. Así que no se me coman las propaganditas que están pasando en la tele, porque esa no es la única verdad” dice la fanática kirchnerista en su alegato.

¿Dónde está la dignidad de una persona que trabaja en un ámbito donde se abusa de un animal? ¿Dónde está la criminalización de una persona que se encuentra cometiendo un delito?

La legisladora stanilista va más allá, enumerando tres motivos por los cuales considera que esta ley es bochornosa: “las autonomías no han delegado (en el Congreso) las facultades de policía ni las de sanidad ni de ningún otro tipo”

galgo2No se otorga una mueca de risa ya que es triste. La Argentina no puede permitirse el lujo de esperar a que un burócrata se
encomiende al congreso por encontrarse preocupado en cambiar el nombre de una calle u ocupando a cinco asistentes para promulgar una ley para considerar el 31 de febrero el Día Regional de la Banana Silvestre. La esclavitud, la trata de personas, la explotación de menores, si la diputada Conti piensa que es un ser superior debido a que tiene la facultad de emitir palabras y un can no, estamos frente a un escalofriante panorama.

Luego continúa: “Por eso hay provincias y municipios que tienen permitidas las carreras con tal regulación y otros que las tienen prohibidas; y así ha funcionado la Argentina”.

galgo4Así ha funcionado la Argentina. Así ha funcionado mal la Argentina. Así funcionan estas mentes retrógradas pero locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes – decía Einstein y todos sabemos cuan equivocado él estaba.

“Es inconstitucional que por una ley nacional se prohíban las carreras de galgos. También es inconstitucional y bochornoso y de fascistas poner una pena de hasta cuatro años de prisión -o sea, no excarcelable- a todo aquel que organice una carrera de galgos o la difunda”

Existe una ley nacional (14.346) entre cuyos artículos figuran los que serán considerados malos tratos. Entre estos se destaca someter a un animal para el trabajo mediante instrumentos que, no siendo de simple estímulo les provoquen sufrimiento o castigarlos duramente para causarles padecimientos, o suministrarles drogas o fármacos sin fines terapéuticos o de manejo sin indicaciones de médico veterinario.

Estos considerandos -según Conti- no aplican a los galgos a quienes les aplican diversos tipos de drogas para que expandan sus pulmones y desarrollen sus músculos, como bronco-dilatadores, hormonas de crecimiento, anabólicos, galgo6cócteles con sustancias prohibidas, efedrina, viagra y cocaína. Mantenerlos encerrados en pequeñas jaulas, colocarles piedras entre los dedos para perder o ganar según las escaladas de las apuestas, no dejarle beber hasta que termina la carrera rebajan -en el concepto de la dirigente ultra kirchnerista- a los animales a la categoría de objetos inanimados como puede ser una botella o un sacacorchos. Y una prueba de esto es que la señora Conti (otro día explicaré el verdadero significado de doctor) no le interesa saber que grupos de rescatistas de animales recuperan a los galgos que asustados vagan en los campos y basurales en los que fueron abandonados por haber alcanzado la vejez o víctimas de graves fracturas expuestas. Estos perros son rescatados golpeados, heridos, con quebraduras, desnutridos, agusanados, mutilados, preñados, con hambre y con miedo.

La ignorancia o poco respeto por la ley de la abogada Conti en notable ya que se considera acto de crueldad a prácticas como tiro a la paloma, riña de animales o de personas con animales, corridas de toros, novilladas y parodias, y todo otro acto similar que cause la muerte, se hiera u hostilice a los animales. Creo que ha quedado demostrado -en el caso de las carreras de perros- el fin al que arriban estos animales.

Conti -en su oscura agenda- porta una obcecación por la recuperación del poder para el kirchnerismo y no duda en transmitir su intolerancia a aquellos que, sin culpa, ni arrepentimientos hacen un culto de la barbarie. Pero -he de admitir- es coherente con sus pensamientos. Una mujer que declama su admiración por Iosif Vissarionovich Dzhugashvili, disparador de setenta millones de muertes, o profesa su devoción por Néstor y Cristina Kirchner abanderados del latrocinio más espectacular que un país supiera conocer, no puede tener una participación feliz cuando se trata del respeto y simpatía por otras vidas.

 

PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 17, 2016



galgo3marta-wagergalgo5