GORRIARÁN MERLO, futuro prócer

Share

.

El ex director de la Biblioteca Nacional, Horacio González pidió una reescritura de la historia argentina pero no desde “una multiplicidad graciosa y finita” que según él es una “especie de neoliberalismo inspirado en las academias norteamericanas de los estudios culturales” sino “que tiene que ser una historia dura y dramática, que incorpore una valoración positiva de la guerrilla de los años 70 y que escape un poco de los estudios sociales que hoy la ven como una elección desviada, peligrosa e inaceptable”. De esto se desprende que nuevos héroes se presentarán en la história argentina.

[pullquote]El ERP, como terroristas, eran superiores operativamente a Montoneros[/pullquote]

Gorriarán Merlo fue uno de los fundadores del Ejército Revolucionario Popular (ERP), el brazo armado del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). En los años 70s tomó las armas tanto contra los gobiernos militares de la época y luego continuó su campaña de violencia incluso después de las elecciones frmocráticas y el triunfal regreso del exilio del ex presidente Juan Domingo Perón en 1973, una política que Gorriarán admitió más tarde fue un error.

El ERP, siguiendo la teoría cubana de moda de la guerra de guerrillas, intentó crear una “zona libre” en la provincia rural pobre de Tucumán, mientras que Gorriarán se hizo cargo de las operaciones de apoyo en las ciudades, incluidos los secuestros y la extorsión para recaudar fondos. En 1974, él y otro comandante de ERP, Benito Urteaga, encabezaron una operación que recaudó $ 12 millones del secuestro por el rescate de un alto ejecutivo de Esso, Víctor Samuelsson.

[pullquote]El ERP en Tucumán fue aplastado por parte de los militares argentinos, que recibieron orden de aniquilación por parte del caótico gobierno de la presidenta María Estela Martínez de Perón.[/pullquote]

Pero, después de algunos éxitos iniciales, la campaña del ERP en Tucumán fue aplastada por parte de los militares argentinos, que recibieron orden de aniquilación por parte del caótico gobierno de la presidenta María Estela Martínez (“Isabelita”), viuda de Perón. Cuando las fuerzas armadas suplantaron el gobierno de Isabelita  en marzo de 1976, rastrearon, confrontaron y ultimaron al comandante general del ERP, Mario Roberto Santucho, quien fue reemplazado por Gorriarán. Pero a fines de 1977, el ERP era una fuerza gastada, y el terrorista huyó al extranjero.

Luego funcionó durante varios años como arma revolucionaria de alquiler, forjando estrechos vínculos con los rebeldes nicaragüenses del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en su guerra de guerrillas contra el dictador Somoza, que terminó en victoria en 1979. Somoza huyó a Paraguay, donde fue recibido por su compañero autócrata general Alfredo Stroessner. Somoza estaba estrechamente vigilado, pero se encontró con un final violento el 16 de septiembre de 1980. Gorriarán afirmó que dirigió el escuadrón de ataque que, a instancias del servicio de seguridad sandinista, se metió en la capital paraguaya, Asunción, y usó una bazuca para destruir el blindaje del automóvil de Somoza. -asesinado mientras lo conducían por una tranquila calle suburbana.

Gorriarán regresó a Argentina después de que los militares se retiraron a sus cuarteles en 1983, luego de la Guerra de las Malvinas. El nuevo gobierno civil aprobó una ley de amnistía, beneficiando, entre otros, a Gorriarán.

Pero este terrorista siendo un hombre de acción en lugar de ideología, no pudo reconciliarse con la nueva era de la política democrática. En 1985 formó otra organización revolucionaria, el MTP (Movimiento Todos por la Patria), y en 1989 dirigió un asalto al Regimiento de La Tablada, en las afueras de Buenos Aires, alegando que se estaba tramando un complot golpista. El resultado fue un fracaso desastroso: en dos días de combates, 39 personas de ambos bandos murieron , más de 70 resultaron heridas y una docena de terroristas del MTP fueron capturados. Pero Gorriarán logró escapar en la confusión y reanudó la vida de un fugitivo errante.

Finalmente, en octubre de 1995, fue rastreado y capturado en Tepoztlán, cerca de la Ciudad de México. Deportado a Argentina, fue sentenciado a cadena perpetua. Solo había cumplido ocho años de prisión cuando el presidente Eduardo Duhalde le otorgó el indulto en mayo de 2003. Esta vez se conformó con una vida tranquila y pasó su tiempo compilando sus memorias: De los sesenta a La Tablada (“De los años sesenta a La Tablada”, 2003)

“Soy parte de una generación que se levantó en armas contra los golpistas militares. La historia dirá si esa fue la forma correcta de responder”, dijo.

Gorriarán Merlo murió el 23 de Septiembre del año 2003, en Buenos Aires, Argentina. 

Hoy, trece años de su muerte, Horacio González hace campaña para reivindicar a este asesino como nuevo prócer argentino.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 23, 2019


 

UNA “SINCERA” Y EXITOSA ABOGADA LLAMADA CRISTINA KIRCHNER

Share

 

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO*

Corría el mes de septiembre del año 2012 cuando CRISTINA KIRCHNER, en la Universidad de  Harvard, frente a periodistas y estudiantes  expresara: haber sido una exitosa abogada y ser una exitosa Presidenta (sic). Esto desató una serie de notas adversas, bromas y burlas que llegan hasta nuestros días y seguramente proseguirán en el tiempo. ¿Pero que pasa si hacemos un balance de la trayectoria de esta mujer nacida hace 66 años en un humilde hogar de la ciudad de La Plata? Primero habría que decir que no se detiene ante nada ni ante nadie, que va al frente, atributo que no muchos poseen. Es más, seguramente no experimenta  temor alguno de terminar en la cárcel, como se merece. Mientras que en contraposición tenemos hasta un fiscal que aún con fueros y siendo miembro de la misma justicia, prefirió dar el peor mal ejemplo  y no comparecer a una indagatoria ante un juez militante, hasta ser declarado en rebeldía.

Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, festejando porque “estamos condenados al éxito”.

Eduardo Duhalde y Cristina Kirchner en tiempos de cómplice unión

Esta señora, ¿no se podría considerar exitosa si junto con su esposo y otros argentinos y argentinas, durante VEINTE años impunemente vaciaron la provincia de Santa Cruz y luego llegaron a la presidencia para hacer lo mismo con todo el país durante DOCE años más? Lo hicieron llevados de la mano por EDUARDO DUHALDE quien aseguraba que estábamos “condenados al éxito”. Democráticamente fueron elegidos por tres periodos presidenciales, tras lo cual junto con su hijo pasó a ser a través de los fueros, una protegida legisladora nacional. ¿Acaso no fue otro éxito lograr que la justicia independiente autorizara a su procesada  hija FLORENCIA a concurrir al médico en Cuba, territorio de donde no podrá ser extraditada? Ahora en el más absoluto secreto logra editar, publicar y vender un best seller del que están superando los 300.000 ejemplares. Todo gracias a una gigantesca publicidad gratuita, que como nunca se dio en la historia de la literatura y que abarcó  todos los medios nacionales e inclusive internacionales,  la que de tener que pagarse costaría  millones de dólares.

2012 – Cristina Kirchner autocalificándose de exitosa

 

¿Y qué decir de haber instalado junto con NESTOR una POLÍTICA DE ESTADO, a través de la cual más de 2500 “duros o semiduros”, muchos acostumbrados poco menos que a “comerse los chicos crudos” fuimos a parar a prisión, de donde silenciosamente estamos saliendo muertos? Simultánea y exitosamente le quitaron el habla a un par de cientos de miles de uniformados, que no se expresan ni para dar el pésame en caso de que el fallecido esté imputado por los mal llamados delitos de lesa humanidad, lo cual sigue vigente aún, con el cambio de gobierno. Anoche en todos los medios, como en una cadena nacional, se la   pudo ver en la Feria Internacional del Libro presentando “SINCERAMENTE”. Allí mismo donde días pasados las autoridades del evento, calificaran hipócrita y despreciativamente  el lanzamiento de  “CRONICA DE UNA GUERRA NEGADA”, escrito por el  Teniente Coronel JORGE HÉCTOR DI PASCUALE como apología del terrorismo de estado.

Millones de dólares en publicidad gratuita a través de todos los medios nacionales e inclusive algunos extranjeros, hicieron de “Sinceramente” un best seller.

Cristina Kirchner presenta su libro junto a la presidente de la Feria del Libro María Teresa Carbano y a Juan Ignacio Boido director en Argentina de Penguin Random House, que imprimen el libro las 24 horas del día en Argentina y en el exterior.

Este tipo de éxitos alcanzados por esta abogada de 1 metro con 63 centímetros  de estatura pese a sus corruptos comportamientos delictuales y por los que amplios sectores de nuestra sociedad sienten admiración, ¿no es la muestra  palpable del padecimiento colectivo de un arraigado SÍNDROME DE ESTOCOLMO? En pocos meses con las elecciones, veremos si la enfermedad persiste y se agravó, o se pudo superar definitivamente.  Ahora el tiempo tiene la palabra.      

Claudio Kussman

Interno L.P.U. 345.349  

Servicio Penitenciario Federal

Mayo 10, 2019

 

*  El síndrome de Estocolmo es una reacción psicológica en la que la víctima de un secuestro o retención en contra de su voluntad desarrolla una relación de complicidad y un fuerte vínculo afectivo​ con su captor.

 

 

“Mírame con desprecio, verás un idiota. Obsérvame con admiración,

verás a tu señor. Contémplame con atención, te verás a ti mismo”

Charles Manson (1934-2017)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 10,2019


 

Bailar sobre el flan elegido

Share

 

 Por ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO.

 

“Si quieres ser recordado como un buen monarca, sólo tienes dos posibilidades:

 reinar en época de paz y tener la suerte de estar en el trono en años de

 bonanza, o ser el rey que guía a la patria hasta librarla del infortunio”.

       Jo Nesbø

 

¡Qué semana vivimos, y cuántas parecidas tendremos que vivir por lo menos hasta agosto, cuando votaremos en las PASO! Los mercados, sin piedad e impulsados por algunas encuestas más que dudosas (aparece un enorme porcentaje de indecisos), castigaron al Gobierno por haber escogido a Cristina Elisabet Fernández como sparring en las próximas elecciones; haberlo hecho cuando las aguas estaban casi calmas no lo excusa del mortal pecado de haber puesto, nuevamente, a la Argentina al borde del abismo.
Para contribuir a la tormenta perfecta -inflación, recesión y cotización del dólar- aparecieron cisnes negros internacionales de la mano de la suba en el precio del petróleo, el fortalecimiento de la economía norteamericana, la crisis turca, etc.. Hasta es probable que hayan contribuido a generarla algunos delincuentes locales interesados en una futura impunidad tribunalicia, ya que disponen de sobrados medios financieros para hacerlo: con la libertad y la fortuna propias no se juega.
Fue sintomático que, al día siguiente de los coincidentes titulares de La Nación y de Clarín que reflejaban claramente el miedo de los jueces federales a sentar en el banquillo a Cristina y sus testaferros, la Cámara de Casación pusiera un límite a la pusilanimidad expuesta y confirmara que el 21 de mayo comenzará el primer juicio oral y público a la banda de delincuentes que saqueó el país durante la prolongada década kirchnerista. Por supuesto, sigue llamando la atención la notoria inacción judicial frente a los Eskenazi y Jorge Horacio Brito, máximos cómplices de ese desmadre, culpable de todos nuestros males actuales.
Pero por una vez, “Sinceramente .”, el Gobierno tuvo suerte cuando su contendiente publicó su libro. El texto no deja duda alguna acerca de la falsedad del disfraz de “yegua herbívora” (sic) que ha adoptado para tranquilizar a los votantes; las confesiones escritas confirman que, de volver al poder, creará el “Ministerio de la Venganza” y con él arrasará la pequeña porción de institucionalidad que hemos recuperado. Por si fuera poco, Guillermo Moreno se ocupó de explicar cuáles serán las características morales que imperarán aquí si volviera a la Casa Rosada.
A mi modo de ver, y lo puedo decir porque lo hago desde 2015, el error más grave cometido por Mauricio Macri fue no detallar profundamente, al asumir, la magnitud del desastre que heredaba, puesto que hacerlo le hubiera permitido apelar a la Historia y convocar a la ciudadanía a pagar con “sangre, sudor y lágrimas” el precio de la reconstrucción nacional.
Veníamos de un desastre macroeconómico, pero no todos lo sabían y creían que los regalos en materia de energía y transporte, entre otros, podían continuar hasta la eternidad; nadie les dijo que era imposible salir del pantano de décadas de populismo irresponsable y ladrón en sólo cuatro años. Pero, cuando ya ha transcurrido casi todo el mandato, no vale llorar sobre la leche derramada.
Porque el otro déficit del Gobierno atañe a su comunicación, que debiera centrarse en la inmensa cantidad de obras públicas terminadas o en marcha, que en general resulta desconocida para los habitantes de las ciudades, pero que beneficia -cloacas, pavimentos y cloacas- a los más pobres, amén de reducir el costo -rutas, autopistas, puentes, ferrocarriles y puertos- de la logística nacional.
Ya no creo en un triunfo de Macri en octubre, porque hay muchos dispuestos a ejercer en su contra el voto-castigo, sea por los serios problemas que afectan nuestros bolsillos, sea por la falta de cumplimiento de sus promesas respecto a “terminar con el curro de los derechos humanos” (sic), habilitar la discusión sobre el aborto libre e impulsar la difusión de la retorcida educación sexual. Habrá candidatos que, levantando esas banderas, morderán con fuerza la base electoral de Cambiemos.
Pero sigo pensando que lo logrará en noviembre, ya que muchos volveremos a optar por el mal menor. Me parece, entonces, que debiera explicarnos qué hará, en los primeros cien días de ese segundo mandato, con la política y con la economía; necesitamos imperiosamente de un plan concreto, que nos presente una meta temporal para salir de nuestras eternas dificultades. En esa breve luna de miel, que toda sociedad mantiene con el ganador de una elección, es cuando deberá adoptar las medidas más necesarias aunque sean impopulares, porque la composición del H° Aguantadero no cambiará demasiado (para diputados y senadores no hay ballotage) y en él subsistirán kirchneristas irredentos, más que dispuestos a trabar en todo lo posible al Ejecutivo.
Las estadísticas del riesgo-país, tan meneado el jueves cuando superó por un rato los 1000 puntos, nos recuerdan algunos valores que alcanzó en períodos recientes: 4753 con De la Rúa, 7720 con Duhalde, 6769 con Kirchner y 1965 con Cristina. O sea, no nos asustemos más de lo debido, ni permitamos que tantos economistas, encuestadores y periodistas agoreros nos induzcan a creer que estamos aún peor de lo mal que sí estamos.

Enrique Guillermo Avogadro

Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar

 


[ess_grid settings='{“max-entries”:”6″,”entry-skin”:”1″,”layout-sizing”:”boxed”,”grid-layout”:”even”,”spacings”:”50″,”rows-unlimited”:”off”,”columns”:”3″,”rows”:”2″,”grid-animation”:”fade”,”use-spinner”:”0″}’ special=’related’][/ess_grid]


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 27, 2019


 

CAMARADAS -Parte Cinco-

Share

 

 

Una opinión más publicada en Apropoba (Asociación Profesional de Policías de la Provincia de Buenos Aires)

 

Escribe el Comisario Inspector Eduardo Moltedo.

 

En primer lugar me hago eco de las palabras sencillas pero no menos ciertas del camarada Mayor Zapata. Si mal no lo interpreto, quiso decir que muchos retirados de otras épocas estamos vivos y gozando de nuestra libertad, gracias a los presos políticos, que para mí siguen siendo Jefes Superiores, que están condenados a PENA DE MUERTE EN CUOTAS. Y si a ese calvario todavía le sumamos tener que convivir con narcos policías, es de imaginar lo que debe sentir nuestros Jefes detenidos. Tengo que decir para que se entienda mi posición, que una vez por TV, un par de personajes nefastos entre los que metía púa el actor fracasado De Rozas, pequeño en su época de la Familia Falcón, impulsando a un idiota, este  decía que reconoció a Patti, después de 20 años, mientras estaba tabicado por su voz. Esos fueron fundamentos judiciales que se vieron por los medios de comunicación al servicio de los DDHH. Me dijo, le dije,me contaron etc etc. Dicho esto me agradecimiento a esos Jefes hoy privados de su libertad y como exprese condenados a pena de muerte en cuotas. Además del camarada Zapata coincido en este tema con lo dicho por BM. No quiero dejar de recordar al nefasto tándem DUHALDE/ARSLANIAN, millonarios estos, causantes directos de la destruccion de la Policia de la Provincia de Buenos Aires, con la colaboración del Jefe y SubJefe previo a la maldita intervención de 1997, que nos entregaron atados de pies y manos. Al Jefe ni lo nombro y el SubJefe partió. Desde ese momento se perdió uno de los mayores valores que alguna vez tuvimos, las colectas mensuales para los que caían en desgracia y sus familias. Desde Subayudante, no hubo época en que no se realizarán juntes, por camaradas que ni conocíamos pero eran Policías. En 1997 se terminó una Policia y llegamos a la actual cuyo peor engendro es la POLICIA LOCAL, de otro nefasto, el motonauta que hoy  figura en un 5to puesto de la  lista de la vergüenza.

Atte.

 

Eduardo Moltedo

Crío. Insp. (RA)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 7, 2017


 

¿Maldad o Demencia?

Share

 

 

Por Enrique Guillermo Avogadro.

 

 

“Todas las intenciones lícitas y ecuánimes son de por sí equilibradas y mesuradas;

de lo contrario, se tornan sediciosas e ilícitas”.

Michel de Montaigne

 

 

Cuando el sábado Cristina Elizabet Fernández decidió postularse como candidata a senadora por la Provincia de Buenos Aires (al negarle la interna a Florencio Randazzo consiguió quitarse el “pre”) me pregunté qué la había movido a hacerlo. En el mundo de la política todo, absolutamente todo, es posible pero el grado de probabilidad de su ocurrencia depende de la mirada de quien lo evalúe o de hechos reales y concretos; los tiempos están llenos de “cisnes negros”.
Es probable que la viuda de Kirchner salga tercera y, de tal modo, no acceda a la banca que pretende; si fuera así, si no lograra entrar, habría confirmado que se trata de un cadáver político. Y esa probabilidad crecerá geométricamente si se cuela en el imaginario de los intendentes que aún se proclaman leales a su liderazgo; como siempre, estarán dispuestos a acompañarla hasta la puerta del cementerio, pero no a enterrarse con ella.
Entonces, otra vez, ¿por qué lo hizo? ¿Por los fueros parlamentarios, tan mal entendidos entre nosotros? Tampoco, ya que los hubiera obtenido más fácilmente postulándose como diputada, cargo para el cual sus probabilidades de ingresar al Congreso llegarían, sin duda, al cien por ciento.
Por lo demás, esa autoprotección e impunidad que se han concedido nuestros legisladores, en contra del sentido de su origen, que sólo buscaba garantizar la libertad de expresión en el ejercicio del mandato parlamentario, cede cuando los jueces lo requieren y la Cámara a que integra el imputado lo conceden, con una mayoría especial.
Pero, en tren de imaginar probabilidades, también es razonable pensar que esa cantidad de senadores, hartos de Cristina, de su corrupción desaforada y de sus modos autoritarios, y hasta en defensa propia, podría lograrse más fácilmente a partir del 10 de diciembre, claro, si al menos saliera segunda en la elección provincial.
¿Lo hizo, tal vez, para asustar a los jueces que la tienen contra las cuerdas con el fantasma de la restauración de su régimen? Puede haber sido, pero sería una jugada muy corta, ya que en octubre estará totalmente definida.
El país, finalmente, ha conseguido empezar a salir de la depresión en que ingresara, precisamente, por el populismo que impulsó y justificó la aplicación de la política económica del kirchnerismo, una crisis que el Gobierno se abstuvo de denunciar al asumir. Pero el comienzo del fin del horrendo sacrificio que esas locas medidas impusieron a los argentinos y que implicaron una herencia de 30% de pobreza y 40% de inflación anual, amén de haber dejado exangüe al Banco Central, no resulta óbice para que la ahora candidata quiera destruirlo todo otra vez.
¿Por qué lo hace? ¿Todavía no está satisfecha con lo que robó a tantos, mientras los condenaba a la miseria y a la desnutrición? Con cualquiera de los “negocios” que saltan a la luz todos los días, se podría haber dado agua y cloacas a muchos de los enclaves más terribles del Conurbano, amén de construir allí escuelas y hospitales. Me refiero, precisamente, a esos en los cuales campea el tráfico de drogas y la violencia que lo circunda, producto de la sociedad que armó su régimen con los grandes carteles mexicanos, peruanos y bolivianos.
Esta semana, Cristina nuevamente ha desatado la confrontación en la calle y, de continuar con el método de los encapuchados y de los palos, es más que probable que haya muertos, desangrados en el altar que cuida tan celosamente esta diosa malvada y, con seguridad, imputados al accionar represivo de un Gobierno que ha dado muestras de una absurda tolerancia, que tanto rechazo ha producido entre sus mismos adherentes. Pero que no se equivoque, porque ni Mauricio Macri, ni María Eugenia Vidal ni Horacio Rodríguez Larreta son comparables a Eduardo Duhalde frente a la muerte de Kosteki y Santillán.
¿Pretende, entonces, llevar al país a una guerra civil o, al menos, a un estado de conmoción interna? Si lo intentara demostraría que está totalmente loca, porque a los violentos que pudieran hoy intentar un disparate semejante las fuerzas de seguridad los sacarían de la calle a sopapos. ¿Y para qué lo haría?, ¿qué obtendría con ello? Desde ya, no la recuperación del poder porque al menos el 70% de nuestros connacionales tiene una pésima opinión de ella, y tampoco dispone de elementos que pudieran asegurarle el férreo y desalmado control de la realidad, como sucede en Venezuela.
El mundo ha cambiado mucho desde el ábside del poder kirchnerista, cuando Cristina obtuvo el 54% de los votos en 2011. Sus principales compañeros de ruta, como Hugo Chávez Frías y Fidel Castro Ruz, han muerto; otros, como Luis Inácio Lula da Silva, Dilma Rousseff, Rafael Correa y Mahmoud Ahmadineyad han dejado ya el poder; mientras Daniel Ortega, Raúl Castro Ruz y Evo Morales se encaminan a una segura decadencia final.
También se ha modificado muy gravemente en su contra el mundo financiero, que se ha hartado de la corrupción de empresas y funcionarios, y ahora lucha arduamente contra el lavado de dinero. Su viaje a Angola, a cambiar los billetes de € 500, que su miserable marido muerto gustaba coleccionar para tocar y entrar en éxtasis, por diamantes de sangre, tampoco parece ya tan fácil de replicar.
Hace unos años, se hubiera podido exiliar en alguno de los países que, según declamaba, le hubiera gustado hacernos imitar; debo reconocer que nunca creí en esta opción, porque no es lo mismo pasearse con carteras Louis Vuitton por Nueva York o Paris que hacerlo en Caracas, Managua o Teherán. Hoy, ni siquiera esos destinos le resultarían asequibles, ya que en todos ellos impera la violencia más desenfrenada y el aroma a calas marchitas impregna el ambiente.
¿Qué caminos quedan, entonces, a nuestra destronada emperatriz patagónica? Difícil decirlo, a pesar de estar convencido de que todos sus bienes inmuebles en la Argentina son una mera muestra de su verdadero capital en el exterior.
Mientras lo decide, seguirá haciendo de las suyas aquí, tratando de reconstruir un pasado imposible que ya se le ha ido de las manos; por lo demás, tampoco está dispuesta a empeñar su fortuna mal habida en arriesgadas jugadas políticas ni, mucho menos aún, en recomprar la voluntad de los votantes que la han abandonado.
Enrique Guillermo Avogadro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 2, 2017