LOS MACRI Y LOS TIMERMAN, PARA LEER Y VOMITAR

Share

 

 Por CLAUDIO KUSSMAN.

 

¡SORPRESA! EN DICTADURA HABÍA ARRESTOS DOMICILIARIOS

A enterarme con sorpresa que durante “la dictadura” hubo arrestos domiciliarios, que en los mismos no incidían la edad y que la persona tenía la opción de irse del país, aparte de maldecir una y otra vez, la noticia me produce profundo asco.

Más, cuando en uno de los casos los personajes involucrados se llaman JACOBO TIMERMAN (f), FRANCO MACRI (f) y el hoy financista JAVIER TIMERMAN hijo del primero y hermano del excanciller y “Patriota” HECTOR TIMERMAN (f). Así por el mismo JAVIER nos podemos enterar que en el año 1978, a su padre de 55 años de edad,  lo quisieron “escrachar” los CANALLAS vecinos del edificio donde cumplía su arresto domiciliario, otorgado por un tribunal militar. En este caso quien salió en su defensa fue  FRANCO MACRI, padre del presidente de la nación y  de estrecha y ventajosa  relación empresarial con el gobierno militar y luego con todos los de diferente color político.  Dos años después el cautivo se pudo ir del país. Frente a estos acontecimientos, cuarenta años después, viviendo según dicen en DEMOCRACIA y viendo el ilícito hijoputismo al que nos someten hasta morir, a los adultos mayores imputados por los mal llamados delitos de lesa humanidad, realmente es de no creer.

Javier Timerman es un veterano reconocido en servicios financieros con extenso éxito en mercados emergentes, divisas y renta fija. Antes de unirse a AdCap, era Director Ejecutivo Senior de Bear Stearns & Co. Inc. y Miembro del Comité de Asesoramiento del Presidente. La carrera del Sr. Timerman en Bear Stearns se extendió por 15 años, donde dirigió las divisiones de Spot y Forward Foreign Exchange y co-dirigió su división de operaciones de Renta Fija Latinoamericana, manejando un equipo de 27 traders de divisas y renta fija. El Sr. Timerman fundó y capitalizó el Fondo de Mercados Emergentes de Bear Stearns, el más grande y redituable de la firma, con más $2 mil millones de dólares bajo administración. También implementó una plataforma de trading con un algoritmo que captó los patrones de correlación de la entrada al mercado de cada uno de los tipos de bienes que puedan influir el mercado de divisas. En 1992, el Sr. Timerman demostró una capacidad de trading única como GBP Spot Trader para Lehman Brothers durante la crisis de divisas extraordinariamente volátil que llevó a las autoridades Británicas a abandonar el Mecanismo de Cambio de Divisas del Sistema Monetario Europeo. El Sr. Timerman posee una Maestría en Asuntos Internacionales con especialización en Finanzas Internacionales, una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad de Columbia. También es Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad de Tel Aviv.

 Sin poder irme legalmente de este territorio llamado Argentina que solo es mi prisión y por el que no siento afecto alguno, comparo situaciones. En el presente viles togados niegan el arresto domiciliario a septuagenarios y octogenarios enfermos mientras un hipócrita GERMÁN GARAVANO Ministro de Justicia y Derechos Humanos (para algunos) emulando al presidente de la nación repite como un perico: “la justicia es independiente”.

Semana a semana organizaciones radicalizadas realizan escraches a diestra y siniestra al son de: donde vayan los iremos a buscar, en cuyo caso pareciera que  para este ser superior llamado  JAVIER TIMERMAN, no es una canallada. Me refiero a él como ser superior ya que el mes pasado dictaminó que el juez ALEJO RAMOS PADILLA, tan en boga por estos días,  “es un ser humano extraordinario, y un profesional ejemplar. No se puede permitir que se lo trate de desprestigiar”. Pasan los años, los personajes ganadores en danza, siempre se reciclan, entremezclan y son los mismos al igual que los perdedores, que en definitiva pagamos hasta con nuestras vidas, la corrupción ininterrumpida de ellos, que en lo personal me producen verdadero asco.

Claudio Kussman

Interno L.P.U. 345.349

Servicio Penitenciario Federal

Marzo 3, 2019

 

“Ahora sabía la respuesta exacta a aquella pregunta y a algunas más.

Lo suficiente para saber que a veces el conocimiento da asco”. 

James Dashner (1972-  )

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 3, 2019


 

La cobardía está servida

Share

 

 

 Por Fabian Kussman.

 

 

Uno de los programas más populares (y catalogado como inteligente) en la historia de la TV norteamericana es la situación de comedia Seinfeld. Su desarrollo gira alrededor de las pequeñas cosas. Un actor que hace stand-up que busca su camino al reconocimiento y su pequeño grupo de disfuncionales amigos. Entre ellos, George Constanza -un Jason Alexander que será por siempre recordado en su rol-. George, tratando de impresionar a una dama, visita un hogar de ancianos mostrando su “solidaridad” y en el transcurso de su estadía se produce -o se cree que existe- un principio de incendio. Ganado por su instinto natural, George se hace espacio entre los longevos residentes, empujando y hasta casi caminando sobre ellos, para salvar su piel. Argentina, 2018 y su reflejo en la pared: El ex embajador Héctor Timerman llora por ayuda y lo hace a través de medios internacionales como el New York Times, un periódico que para su propia desgracia y para nuestra propia suerte, se está descubriendo como un representante de la farsa en este mundo de las noticias que hoy, en Estados Unidos -y por que no decir en el mundo- se ha convertido en un espectáculo mas interesante que las ficciones. El señor Timerman es el ejemplo de la elaboración de la víctima. Respetables razones legales le dan el derecho a defenderse e indicar que los procedimientos en su contra son ilegales, pero es su foto en el diccionario lo que me recuerda al Capitán de un crucero a punto de ser devorado por el océano, saltando al primer bote salvavidas, sin mirar atrás a las caras de mujeres, niños u octogenarios pasajeros. El señor Timerman -en su queja- no recuerda que el fue parte de un gobierno que encadenó a agentes del estado, mujeres y civiles por el solo hecho de haber pasado cerca de un cuartel o una unidad policial. Y claro, tampoco recurrió al New York Times para ello.

Permítame desviar mi atención y señalar mi humilde opinión en cuanto al manejo de las noticias. En su concepto, tal vez seré insistente en este ataque (intransigente, si usted prefiere) pero servirá para mostrar un dibujo de la fuerza que nos empuja al abismo. Gore Vidal, además de una exitosa carrera literaria, intentaba volcar su destino hacia el vilipendiado mundo de la política y para ello enfocó su atención en primera instancia a ser candidato demócrata como representante de su condado. El prestigioso New York Times entonces, se dedicó a trazar un esquema del perfil del escritor hasta allí elaborador de casi una decena de novelas, algunas obras de teatro y hasta el guion cinematográfico de la película Ben Hur… Vidal, en sus treinta y cuatro años. El reportero del Times también, entre líneas, descerrajó la noticia de que la pluma en cuestión había escrito discurso para el presidente Dwight David “Ike” Eisenhower, algo que no se sabe de donde salió y nunca fue comprobado, resultando suficiente para que los demócratas que se dejaron arrollar por ese detalle, no lo votaran. Por supuesto, Vidal fue derrotado en esa elección.

El New York Times ha decidido ponerse de lado de Timerman, quien muestra sus huesos en pena, pero no respeta los de su padre Jacobo (Prisionero sin nombre, celda sin número). Nada más lejos de mi intención está enjuiciar o defender a Jacobo Timerman, pero le reconozco el valor de criticar al comunismo en tierra cubana y al capitalismo en suelos estadounidenses. Su retoño, Héctor, solo lame sus heridas sin mirar atrás a esos ancianos que ayudó a asesinar sin los derechos que solo para él reclama.

Gracias al Times, Timerman puede soltar frases como: La traición es una acusación sin precedentes relevantes en la historia moderna de nuestro país. Para que un ciudadano argentino pudiera cometer traición, el país tendría que estar en guerra. Argentina e Irán no están en guerra y nunca lo han estado.”  Llama mi atención ya que, en Derecho, la traición se refiere al conjunto de crímenes que abarcan los episodios más extremos en contra del país de cada uno. Pero, en definitiva, esto es solo un intercambio de decires emocionales.  La canción es la misma: La política del marinero cobarde y que los demás ardan en el infierno.

Entiendo que es una moda correcta, como quienes atraviesan por el periodo de Salvemos las ballenas o defensa del Indio Americano, pero se comprueba que el New York Times prefiere olvidarse de los nuevos Alfred Dreyfus y enarbolar banderas en defensa de la otra cara, cuando se trata de responsables de muertes como en este hecho puntual el señor Héctor Timerman y su tenacidad para salvarse solo en el medio de un naufragio por solo él provocado.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 25, 2018


 

Argentina País Antiterrorista?

Share

 

 

 Escribe Francisco Bénard.

 

Señor Presidente Mauricio Macri

No voy a negar que el gobierno militar de la decada de los setenta cometio excesos y crimenes que no voy a justificar y no voy a negar que muchos estan bien condenados, pero hay muchos inocentes sin condena en la carcel que incluso muy enfermos mueren en las

carceles.Ud. mismo hablo en reiteradas veces sobre el negocio de los juicios de lesa humanidad y luego se olvido, pero yo no me olvido de sus palabras.Me pregunto
porque el Estado oculta las indemnizaciones a los terroristas asesinos montoneros y erpianos. Ud fue secuestrado y sabra lo que es eso, pues bien yo y mi mujer somos hijos de militares, antes del golpe militar de 1976 que el pueblo argentino, no por lo que se lee en los diarios sino en las sesiones del Senado y de la Camara de Diputados de la Nacion de los meses de noviembre y diciembre de 1975 pedia a los gritos la caida de la Sra. de Peron, incluso apoyado por el Diario la Tarde de Timmerman se habian cansado de los asesinatos de los montoneros.

Bueno Sr. Presidente le cuento que mi señora, madre de mis tres hijos termino cayendose de un cuarto piso al vacío y quedo maltrecha y herida de gravedad. Seguramente sus autores gozan de amplia libertad. Hasta fueron indemnizados los asesinos terroristas que mataron a Cristina Viola de solo 3 añitos casi la edad de su hija, puede ud. imaginarse el dolor de esa madre. Su politica de derechos humanos no me convence y se lo digo con toda sinceridad quizas así pueda repensar porque dijo que los juicios de lesa humanidad eran un curro. Por algo dijo lo que dijo. Cuando se habla de Verdad de que verdad se habla? Hoy esos asesinos montoneros y erpianos estan en el Congreso y en la television hablando de derechos humanos y contando sus asesinatos libremente.

Disculpe que sea sincero. Solo trato de que ud. recapacite una vez mas, porque dijo que esos juicios eran un curro. Saludos.

Francisco Bénard
CIUDADANO JUBILADO

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 16, 2018


 

Me patea el hígado la cobarde hipocresía de un pueblo que repudia a sus soldados

Share

 

Escribe Mario Carotti.

 

Comienzo afirmando que no creo que Jorge Rafael Videla haya sido inocente. Habrá merecido ir a la cárcel, como muchos de los que hoy están en el gobierno. Seguramente hubiera aceptado ese destino, como aceptó tantos otros siendo soldado. Pero no merecía el desprecio y la mentira.

Lo digo de nuevo, con todas la letras: HIPOCRESÍA. La hipocresía de quien se esconde, de quien se avergüenza, de quien quisiera olvidar lo que hizo. No me refiero a lo que hizo Videla, sino a lo que hizo esta sociedad. Porque a Videla lo pidieron. Por mas que traten, frenéticamente, de reescribir la historia, usar las aulas, el cine, los libros, todo lo que tengan a mano.., conmigo no funciona.

Yo estaba ahí y tengo memoria. Y no me refiero a la memoria de los obreros, líderes sindicales, soldados, chicos, adolescentes,policías, estudiantes y empresarios asesinados por la subversión, sino a la memoria de haber visto a una sociedad entera pidiendo que alguien los rescatara del baño de sangre “liberador” al que nos sometían aquellos jóvenes idealistas.

No hay Pacho O’Donell, Beatriz Sarlo, Forster o Feinmann que puedan convencerme de lo contrario, porque por más prosa y filosofía que le metan, yo la vi a nuestra Presidenta firmando el decreto que pedía aniquilación, con la aprobación de aquel parlamento, peronistas y no peronistas. Y TODOS éramos bien conscientes de lo que significaba “aniquilación” en aquellos años de fuego. No, no se hagan los boludos, que son patéticos. Que venga uno de aquellos hoy, a mirarme a los ojos y a decirme que no entendía lo que estaba pasando y lo que iba a pasar.

Yo lo vi a Balbín diciendo que ya no era hora de votos sino de botas. Lo leí en las revistas, lo escuche por la radio, lo leí en las editoriales de los diarios (todos, no solo La Nación) También en el diario de Timerman y su hijo, el que hoy es canciller. Era el clamor de la calle. Y no solo en Barrio Norte (a Barrio Norte llegue bien más tarde, mi infancia y mi adolescencia son de Villa Martelli y Munro.

Videla no fue un general al mando de un ejército extranjero de ocupación, ni esto fue la Francia de 1939. Videla era bien argentino y nuestro, y vino con los suyos a hacer el trabajo que todos les pedimos. El problema es que hoy no tenemos los huevos para reconocerlo. Lo enterraron en vida en Marcos Paz para que no nos recuerde como somos. Para no tener que mirarnos en el espejo.

Hoy se habla del 24 de marzo de 1976 como de un día terrible pero en el fondo, lo que esta sociedad más quisiera olvidar de aquel 24 de marzo es el suspiro de alivio, la sensación de esperanza, el sentimiento generalizado de que llegaba la salvación. Yo estaba allí, y lo recuerdo perfectamente.

Tal vez Videla mereció ir a la cárcel. Como soldado, tuvo la responsabilidad del mando y del comando, y debió pagar por los crímenes de aquellos años. Le tocó pelear una guerra y la peleó, e hizo lo que se esperaba de todo soldado: ganarla. Esa fue su tragedia y la tragedia de este pueblo.

Pero por favor, no me mientan. Ni siquiera lo intenten. Yo no tengo problemas en mirar al pasado y reconocer como fuimos. Se ve que para la mayoría, ese es un ejercicio insoportable. Pobre Argentina, un pueblo que desprecia a sus soldados no merece tenerlos.

 

PD: Y por favor no me vengan con que había que juzgarlos y meterlos en la cárcel. En primer lugar, esto era una guerra, y pregúntenles por ejemplo a los norteamericanos, que entienden bien cómo es esto de ganar guerras, de los drones y de Guantánamo (por no mencionar a los dark sites) que se hace con un combatiente enemigo. En segundo lugar, juzgarlos y meterlos en la cárcel es exactamente lo que se había logrado hacia 1973, y lo primero que hizo Cámpora fue dejarlos sueltos a todos. Lanusse convenció a los suyos de que ese era un sacrificio aceptable, si conducía hacia la pacificación. Seis meses después esto era un baño de sangre a manos de los indultados de 1973. El resto es tragedia conocida. Uso el término “tragedia” en su sentido griego, la épica de los hombres sometidos a un destino inescapable, en manos de dioses que los conducen invisiblemente.

 

 

Mario Carotti es un ex cadete del Liceo Militar General San Martín que reside en Estados Unidos.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 6, 2017