PRIMER DEBATE PRESIDENCIAL . Octubre 2019

Share


PrisioneroEnArgentina.com
Octubre 13, 2019

UNA PROPUESTA UTÓPICA QUE, SIN EMBARGO, ES LA ÚNICA ALTERNATIVA PATRIÓTICA

Share

 

 Por COSME BECCAR VARELA

 

Una vez más Dios permite que los argentinos cometan nuevamente el pecado público de elegir un Presidente enemigo de su Divina Majestad, como lo son de hecho los tres candidatos principales. Ya empezaron a cometerlo cuando permitieron que a través de las diversas leyes inicuas que rigen el sistema político, por medio de la acción disolvente de los medios de comunicación, el dinero de los ladrones (ubicados en los cargos públicos o en el empresariado) y la aprobación constante de un clero que en su mayoría ha perdido la verdadera fe y el amor de Dios, sólo tres candidatos, presumiblemente apóstatas, sean elegibles (los llamo así porque creo que los tres fueron bautizados en la Iglesia Católica, para convertirse en lo que ahora son, o sea, enemigos del catolicismo). Luego, la única manera de no hacerse cómplice del pecado inmenso de sentar en el sillón presidencial a alguno de esos tres enemigos de Dios, es no votar o votar en blanco o anular el voto. El voto por Gomez Centurión, es un voto por Macri, a cuyo gobierno abortista perteneció durante 10 años y, sin duda, en un eventual “ballotage”, le dará sus votos a Macri.  Espert, acaba de asociarse a Rodriguez Larreta y se ha declarado abortista.

¿Qué hay que hacer, entonces, para cumplir con nuestros deberes cívicos? Respondo: prepararse para resistir a la tiranía que cualquiera de los tres candidatos principales impondrán como forma de gobierno. Ya lo dije antes, pero lo repito: no hay tres formas de gobierno sino dos, el gobierno de los buenos o una tiranía. Las tres supuestas formas clásicas (monarquía, aristocracia y democracia) no son más que formalidades para acceder al poder, no son verdaderas formas de un gobierno.

Como estos tres privilegiados por el “sistema” no tienen la menor intención de servir el bien común sino de servirse a sí mismos y a sus cómplices ideológicos o financieros, ciertamente tendremos una tiranía porque esa forma de ejercer el poder es precisamente la definición de “tiranía”. Estos casi cuatro años de gobierno de Macri han sido un despliegue de arbitrariedades ruinosas y de permisivismo para con la acción disolvente de los agitadores sindicales, piqueteros, corruptos y asaltantes. Si es reelecto -que creo es lo más probable, fraude electrónico mediante-, su segundo período será peor que el actual porque el papel que se le ha indicado por aquellos que realmente gobiernan desde las sombras, es el de preparar el triunfo del neo-comunismo, o sea, lo mismo que hizo Kerensky en la Rusia de 1917.

Estaremos atenazados por un lado por la constante voracidad y prepotencia de un Estado macrista en el que no existe Poder Judicial, ni funcionarios confiables y capaces, que ha matado 534 encarcelados con la “política de derechos humanos” y retiene otros 2.000 en el corredor de la muerte, ha esquilmado a la clase media con impuestos y exigencias caras y abusivas y es sordo a todo reclamo justo; y por el otro, siendo atropellados por los agitadores sindicales, grupos de extrema izquierda y sediciosos de toda clase que son dueños de las calles aproximándose cada vez más a la violencia, aún mortal, contra los que no somos más que simples habitantes desamparados de la Fuerza Pública, por cobardía y complicidad del macrismo.

Comprendo que quienes no están acostumbrados a pensar seriamente en los asuntos políticos consideren que evitar la vuelta del kirchnerismo ya es suficiente motivo para votar a Macri y aceptar que se le dé el triunfo como sea. Pero les ruego a esos incautos que recapaciten: reelegir a Macri luego de su desastroso desempeño es darle una “carta blanca” para seguir su política de no hacer nada para ordenar el país, para detener la amenaza de la extrema izquierda y continuar con la inmoralidad inducida por medio de la “política cultural” del oficialismo. O sea, es ponernos cada vez más cerca del triunfo de esa extrema izquierda que tiene amplio apoyo internacional (empezando por el propio Vaticano) y que una vez instalada en el poder será inamovible.    

Por lo tanto, si queremos cumplir como patriotas, no teniendo por quién votar en conciencia, debemos mirar más allá de la coyuntura electoral y prepararnos para el día de mañana, que será nefasto sin ninguna duda.

Para eso, los que tengan amor a la Justicia y quieran que ésta reine en el país deben unirse y organizarse mientras sea posible. Nuestro Señor Jesucristo dijo: “caminad mientras hay luz, para que las tinieblas no os sorprendan” (S. Juan 12, 35). Ahora es difícil hacerlo, pero cuando la conjura de los malvados haya conseguido ocupar el poder con suficiente fuerza como para perseguir a los que se les opongan, será cada vez más difícil y peligroso. Y la noche caerá sobre cada uno de nosotros por separado, empezando por los mejores, de tal manera que ya la argentina no tendrá hombres de bien con capacidad para actuar políticamente contra la tiranía.

No nos olvidemos que desde hace muchos años nuestras FFAA han sido destruidas, con el criminal y cobarde consentimiento de sus integrantes. No es que piense que debieron sublevarse con un nuevo golpe de Estado. No era necesario. Bastaba con cumplir con su juramento de amparar la vigencia de la Constitución Nacional contra los atropellos del poder político impidiendo, entre otras cosas, que los que lucharon contra el terrorismo en los años 70 fueran asesinados por una “política de derechos humanos” dictada por la izquierda y obedecida, “in crescendo”, por todos los gobiernos, desde 1983. Esa política tenía por objetivo destruir las FFAA, y eso fue lo que hicieron. Me acuerdo con horror cuando Kirchner, en el 2003, pocos días después de asumir, exigió el pase a retiro de una veintena de generales, varios almirantes y brigadieres y éstos, sumisamente, se evadieron de la escena. En Brasil, Chile y Uruguay las FFAA resistieron un intento similar y gracias a esa valiente actitud, los tres países tienen su defensa armada en funciones.

El “reaseguro” de unas FFAA fieles a la Constitución no existe ya en la argentina. Ese reaseguro era como una “ultima ratio regni”, o sea, una última garantía de que el comunismo, que la viola, no podría nunca adueñarse del país.

Dada esta calamitosa situación, debe formarse una nueva protección del Derecho por medio de una iniciativa civil, en la que, por supuesto, se debe esperar que adhieran lo militares. Esa acción pública tendría como objetivo la salvación nacional, su propósito sería tan elevado que se deberían dejar de lado las diferencias personales y hasta ideológicas que no impliquen una renuncia a la moral cristiana básica que es idéntica a la moral natural; se propondría rescatar los principios básicos de la Carta Magna, las garantías individuales, la idoneidad moral e intelectual exigida para ocupar cualquier cargo en cualquiera de los tres Poderes, la existencia de un Poder Judicial que realmente sirva a la Justicia con independencia, el funcionamiento regular de una Autoridad Ejecutiva inteligente con un Estado reducido a dimensiones tales que no se convierta en una carga insoportable para la población, que use la Fuerza Pública para derrotar la rebelión de la izquierda, y un Congreso que realmente sesione todos los días hábiles del año para legislar lo estrictamente necesario para servir el bien común. Además, se deberá formar a una nueva generación de argentinos para que sepa como servir a Dios y a la Patria.

Para eso es necesario que los buenos patriotas, los de las “clases cultas” principalmente, se unan y se organicen, que se reúnan para deliberar sobre los peligros y problemas que se presenten en al ámbito público y que actúen de consuno para prevenirlos y evitarlos en toda la medida de lo posible.

Eso exige asumir algunos compromisos incómodos y hasta arriesgados. El pequeño burgués que finge cumplir una obligación cívica votando por Macri y que tiene razón cuando tiembla frente a la posibilidad de que el kirchnerismo, o sea la izquierda furiosa, recupere el poder, se negará a esta propuesta porque mucho más cómodo es cerrar los ojos a la triste realidad y molestarse sólo una hora, un sólo día, para votar. Ese hedonista inveterado rechaza como “profetas de desgracias” a quienes le queremos hacer ver lo que ha pasado en estos casi cuatro años y lo que eso implica como anticipo de lo que pasará si se le deja a Macri continuar con su desastrosa gestión otros cuatro (que, inclusive, nadie puede asegurar que terminará…).

Macri
Gómez Centurión

El primero de los deberes es asumir la realidad y unirse para la defensa. Eso implica que habrá que dedicarle algunas horas del día a ver, juzgar y actuar en la situación política, unidos mediante reuniones para analizar los hechos y juzgarlos a la luz de aquellos objetivos constitutivos. De esa unión activa surgirá un cuerpo de patriotas cuya unión y decisión le permitirá enfrentar con mejores posibilidades que la de cada uno de ellos aislado, los peligros que ya corremos y que aumentarán con el tiempo.

Es cierto que los medios materiales con que contarían esos argentinos de bien son escasos y casi impotentes frente al poder de la izquierda. Pero usando la inteligencia y asumiendo riesgos razonables, hay muchas cosas que se pueden hacer para que el pueblo argentino, que nunca fue comunista, al cual deberá llegarse con un lenguaje comprensible, se entere que existen esos nuevos dirigentes confiables y les preste su apoyo, no necesariamente por medio del voto (los partidos son todos de la “dirigencia” corrupta e inepta) sino mostrando su simpatía de alguna manera.

Espert
Rodríguez Larreta

También es cierto que si eso ocurriera la izquierda extrema trataría de aplastar a ese grupo de patriotas. Por eso sus dirigentes deberán actuar con prudencia y decisión para no embarcarse en acciones de éxito imposible y sólo hacer lo que buenamente se pueda. Pero si ese grupo no existiera, la extrema izquierda, ya sea en el gobierno o en el control de las calles, aplastará de todas maneras a quienes pudieron y debieron darle existencia.

Esto es lo que vengo proponiendo desde hace más de 20 años, sin haber logrado nada, excepto envejecer y debilitarme físicamente por lo cual, sino es para pensar, para poco sirvo a esta altura de mi vida. Pero la idea sigue siendo de necesaria aplicación y lo que yo pueda hacer desde luego que lo haré. Hasta ahora nadie me ha explicado de qué otra manera puede actuar un argentino para servir el bien común. Alguien dirá que esta propuesta es utópica. Y le doy la razón. Como decía en el artículo anterior de este periódico, la argentina está degenerada de tal manera que me doy cuenta de que esto caerá “en saco roto” y tal vez no haya quien la lea. No importa. Esto es lo que hay que hacer y si no, que alguien me diga qué otra alternativa hay que no sea dejarse arrastrar al abismo de una nueva tiranía sin el más mínimo intento de resistencia.

Cosme Beccar Varela

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 12, 2019


 

UNA CANDIDATA QUE GANA POR ROBO

Share

 

La economista Eliana Scialabba, de 36 años, se postula para senadora nacional por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por el Frente Despertar. Este movimiento tiene a José Luis Espert como candidato a presidente.  La candidata fue detenida ayer viernes, acusada de robar usando el mátodo de “mechera”. Esto sucedió en un supermercado donde recurrió a esta táctica que trata de usar un chango (Carrito de compras) con doble fondo a ser utilizado con elementos que no se registrarían por la caja al momento de abonar.

“Estoy consternado y shockeado porque
Eliana Scialabba es de las pocas economistas
de la Argentina con una trayectoria profesional
y académica intachable. Es licenciada en
Economía, magíster en Economía, terminando
su doctorado, profesora universitaria, colega
mía en la Universidad del CEMA. Hay que
esperar la resolución de la Justicia. A las 11
es la audiencia y vamos a saber cómo fue
todo. Aún no hablé con ella”
J.L. Espert

Eliana Scialabba

Empleados del mercado vieron a la economista con una golosina en la mano, que ya no estaba cuando llegó a la caja. Luego de pagar y cuando estaba por irse, motivados por esa golosina (un chocolate), la revisaron y notaron que su carro de compras tenía el mencionado doble fondo. Al revisarlo, encontraron el chocolate que ya no estaba en sus manos, y además, varios artículos que no había pagado en caja: otros chocolates, chicles, elementos de higiene y fiambre. La candidata de Espert estará detenida al menos hasta el sábado, cuando intervendrá la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Nro° 41 y decidirá los pasos a seguir.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 24, 2019


NO HAY QUE ENTREGAR OCTUBRE

Share

 Por Alberto Asseff

Parte de la clase media y los sectores más humildes han castigado fuerte al gobierno ayer.
Ante esta realidad, existe una opción para el presidente: o prepara la transición o se apronta para dar batalla electoral en octubre.
La peor y más decisiva derrota se configura cuando uno se entrega de antemano.
Las primarias fueron una costosa encuesta. Ahora hay dos meses largos para trabajar intentando revertir el escenario.
Harto difícil, ciertamente. Pero no imposible. Una peculiaridad de las sociedades es su mutación. Nada es estático.
Lo primero que debe hacerse es política. Más y mejor política. Convocarlo a Lavagna, a Gomez Centurion, a Espert y al propio Fernández para decirles que es necesario tranquilizar la economía y que Juntos deben dar buenas señales. Los votantes castigantes no quieren que la Argentina se autoflagele. Quieren si una economía que retome el crecimiento. Si el gobierno le dice a sus contendientes y a toda la nación que pretende eso mismo y que lo desea ya y por eso convoca a todos, el balón se pone en juego de inmediato y todos los actores políticos pasan a ser corresponsables. Precisamente lo contrario de lo que busca Fernández quien esta mañana se desligó aduciendo que “es el gobierno quien debe asumir su responsabilidad en esta transición”.
Da toda la sensación que Fernández apuesta a una hiperinflacion que opere como doble factor: ajuste para no tener que hacerlo el y debacle electoral del oficialismo para que octubre sea una catástrofe para el presidente y una victoria para el exoperador político devenido en inesperado líder.
Quiere algo parecido al final de Alfonsin.
Tiene Macri que cambiar algunos ministros? No necesariamente, pero si debe dar intensas e inequívocas señales de que está resuelto a dar combate y a ganarlo.
Tejer y tejer. Hay que ensanchar el paño propio. Debe asegurarse el voto de quienes enarbolan valores como la vida – más allá del respeto que la coalición de gobierno mantiene por todas las posturas al respecto -, la gran familia militar y de seguridad, los investigadores y científicos, los emprendedores, los productores, la cultura – ambito donde no hay que dar la idea de que se está a la defensiva. La clase media está harta de piquetes y vagos. Algo debe hacerse en esta materia formulando con claridad que el orden social es la única garantía de progreso.
El gobierno debe minimizar discursivamente el respaldo evidente que brinda el mundo central y apostar a recuperar el apoyo interno. Inclusive de e decirlo con todas las letras: el primer capital que buscamos no es el externo sino el del ahorro nacional hace décadas fugado del circuito económico interno. Esa es la “lluvia” que queremos suscitar. La foránea sobrevendrá instantáneamente cuando se palpe esa corriente inversora vernácula.
El énfasis hay que ponerlo en nuestras propias fuerzas, apelar emotivamente a ellas. Inclusive reconociendo que puede ser tardío, pero que siempre se está a tiempo de automejorarse.

Hay dirigentes muy valiosos como Maria Eugenia Vidal que estamos seguros que pueden librar una epopeya. Que la gobernadora lo desafíe democráticamente a Kicillof a un debate sobre el futuro bonaerense donde lo interpele acerca de que hará con las mafias, con La Campora, con la impunidad, con el ánimo de revancha y venganza que alientan sus seguidores.
El candidato a vicepresidente Pichetto debe hacer lo propio con Cristina. Hay que hacerla salir a hablar, a que se muestre tal cual es. La queremos en su genio y figura, contrastando con la visión de estadista del nuestro.
El presidente está obligado legalmente a dos debates con Alberto Fernández. Pues que le proponga dos más, específicamente para abordar la corrupción, los juicios pendientes y la ostensible decisión de indultar de algún modo a los responsables. Y para tratar si la Argentina se volverá estatista y proteccionista o persistirá en la modernización de su sistema productivo, laboral e impositivo. En una palabra: hay que exigirle al contendiente para que esclarezca si lo suyo es mancia o si tiene una propuesta para crecer genuinamente. Debemos lograr que se definan.
No se puede estar a la defensiva en estos dos meses. Esa actitud agravaría la incertidumbre.
Se necesita una batería de medidas y propuesta políticas. La economía es el flanco débil. Entonces hay que ir por el otro lado.
Hay que convocar al peronismo republicano entero y a todos los liberales que de verdad creen en la libertad.
Debe decírsele al país que si el Cambio triunfa el primer compromiso es sepultar la grieta. El segundo mandato será de Unidad Nacional. Este contrato social incluye una segunda gran cláusula: haremos realidad un Acuerdo de Estado para reducir la pobreza comenzando por revertir la tendencia a su agrandamiento en la franja joven de la Argentina.
Si bien el voto tiene que ver con el bolsillo, las urnas son eminentemente una cuestión política. Política es la gran gesta que debe producirse en estos dos meses.
Adiós a la segunda vuelta de noviembre. Ahora octubre es el ballotage.
Produzcamos el hecho memorable de revertir una encuesta que nos conmovió. Pero que no nos paralizó.
Nada está perdido mientras exista voluntad de ganar.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com
Agosto 12, 2019


 

Inutilidad o barbarie

Share

 

 Por NAHUEL SOTELO

 

“Deseo de todo corazón que la izquierda supere las PASO”

Antes de comenzar a hablar sobre las elecciones, claramente tendre que responder una pregunta que me han hecho decenas de veces…

 -Nahuel, ¿A quién votas?

 Mi respuesta es clara, mi voto en estas PASO, irá para Juan José Gómez Centurión. Por lo cual, cada vez que he respondido esta primera pregunta, automáticamente surge la segunda.

-¿Por qué Gómez Centurión y no Espert?

 Bueno, en principio me gusta aclarar que yo, me defino como un conservador y no un liberal. Para mí, los valores, los principios y las tradiciones estarán siempre por encima de lo económico. Como he dicho muchas veces, un error económico, posiblemente se puede solucionar en 5 o 10 años. Un error social, condena a un pueblo a 25, 50 o una eternidad de años con él. Y no, no es que no me importe si “el pueblo” come o no come. Es justamente que creo que en un país donde, a los niños se les enseña a odiar a toda autoridad, donde los jóvenes crecen recibiendo ideas de que el que tiene siempre es malo y le tiene que dar al que no por una cuestión de “justicia social”, donde en los colegios secundarios se enseña a odiar y repudiar a todos los que valientemente dieron su vida en una guerra interna. Donde los docentes imparten ideologías marxistas en el aula porque si no se quedan sin trabajo, donde chicos de 16 o 17 años toman colegios y dicen que eso es “pelear por sus derechos” ya que no reciben ningún castigo, donde la justicia sigue avanzando en el “garantismo” defendiendo a los delincuentes y no a las personas de bien. Sobre todo, en un país, donde a las generaciones más jóvenes no se les enseña amar a su patria, su bandera y sus tradiciones; es un país que estará condenado al fracaso. Porque si tenemos todos estos problemas y los políticos solo se centran en lo económico, nuestro país terminará olvidando sus raíces y un pueblo que olvida sus raíces, es un pueblo que se autodestruye. Respeto por demás a la gente que pertenece al espacio de Espert, hay gente muy valiosa y sabia; pero cuando se tocan temas de índole social hay demasiadas corrientes y muchas de ellas terminan siendo totalmente funcionales a la agenda que quiere imponer la izquierda. Aclarado este tema, creo que luego de las PASO, este domingo solo quedarán dos opciones reales de poder. Y en octubre nos encontraremos nuevamente ante la opción de elegir “inutilidad” o barbarie. Y en estas dos opciones, yo, no tengo dudas de que prefiero la incapacidad o inutilidad antes que la barbarie. Es por ello que mi decisión en octubre ya está tomada y elegiré la boleta de Mauricio Macri como Presidente y votaré todos los diputados y senadores del espacio que representen mis ideas culturales. Será muy peligroso hacer un voto inútil a presidente en octubre, sabiendo que hay solo dos opciones concretas y reales de poder. Macri o Fernández. Lamentablemente es una realidad y votaré con todo el dolor y la angustia al ver que, como país, aún no hemos aprendido a votar y seguimos eligiendo siempre entre los dos males. Por otro lado, quisiera aclarar que he recibido críticas y muchas preguntas, cuando dije en una de mis redes sociales que deseo de todo corazón que los candidatos de la izquierda, tanto Nicolás del Caño como Manuela Castañeira, superen las PASO y puedan participar en las elecciones de octubre. Los que me conocen saben que esto no es ni por asomo, una simpatía mía por la izquierda, todo lo contrario. La izquierda siempre ha tenido un voto muy fiel y cautivo, ese voto es un numero de una cifra en cuanto a porcentaje, pero es muy importante a la hora que se analiza una elección tan reñida como la que se viene en octubre, donde debemos decidir entre el incapaz de Mauricio Macri o el totalitarismo de Alberto Fernández acompañado de la ex Presidente, Cristina Fernández. Ya que en caso de no pasar Nicolás del Caño y Manuela Castañeira la mayoría de este pequeño, pero dadas las circunstancias, importante porcentaje no se iría ni a Espert, ni a Gómez Centurión, ni a Lavagna y mucho menos a Macri. Este porcentaje se trasladaría directamente a los números de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Cosa que no sucedería si estos dos candidatos participaran en octubre; ya que, como dije anteriormente, la izquierda cuenta con un voto muy fiel que de ninguna manera se trasladaría a otro candidato si sus candidatos están presentes en octubre. A los que no nos sentimos representados por estas dos únicas opciones, que, siendo realistas, son las únicas con chances de ganar. No nos queda otra que seguir trabajando para poder construir una verdadera opción de poder de cara al 2023, dejando de lado los egoísmos, el ego y el orgullo de los dirigentes. Una opción donde la prioridad sea la Patria, las costumbres, la moral, nuestros valores, la defensa de nuestra bandera nacional y nuestras tradiciones que nos dieron la identidad para decir con todo orgullo y con el pecho inflado “Soy argentino carajo”.

 

Nahuel Sotelo

Autor del libro “Cartas de los ´70; el dolor de la otra parte”

Candidatos y aborto

Share

.

 

 

Ratzinger

Solo quisiera transcribir un pequeño párrafo de una carta que en su momento hiciera llegar Joseph Ratzinger (ahora papa emérito Benedicto XVI) a los obispos de los Estados Unidos en 2004, y que creo oportuno recordar ahora, en vísperas de las elecciones PASO: en nuestro país: “Un católico sería culpable de cooperación formal en el mal, y tan indigno para presentarse a la Sagrada Comunión, si deliberadamente votara a favor de un candidato precisamente por la postura permisiva del candidato respecto del aborto y/o la eutanasia”. Y añade: “Cuando un católico no comparte la posición a favor del aborto o la eutanasia de un candidato, pero vota a favor de ese candidato por otras razones, esto es considerado una cooperación material remota, la cual puede ser permitida ante la presencia de razones proporcionales”.

Dolores Seeber de Castaños

.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 10, 2019


 

¿Se jugará?

Share

 Por ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO

“Los lugares más oscuros del infierno están
reservados para maquellos que se mantienen
neutrales en tiempos de crisis moral”.

 

Dante Alighieri

 

Hoy no voy a dirigirme a usted, que está convencido de votar a Juntos por el Cambio (Mauricio Macri/Miguel Angel Pichetto y María Eugenia Vidal), pero sí le pediré que, cualquiera sea su edad, vaya el domingo próximo a votar porque, como le contaré más adelante, nos jugamos el 11 de agosto la República.

Le aclaro, y puede verificarlo en mi blog, donde están publicadas mis notas semanales de los últimos quince años, que no pertenezco al Pro ni a Cambiemos y que tengo graves y justificadas críticas a la gestión de gobierno de Macri, comenzando por la falta de respeto a la sociedad que implicó no decirle la verdad al principio de su mandato sobre el contenido envenenado de la herencia que recibió en 2015; de haberlo hecho, de haberle explicado claramente que sólo podía esperar sangre, sudor, lágrimas y esfuerzos, quizás otro hubiera sido este cantar.

También pretendo hoy, con el respeto del caso, que reflexione usted, que piensa votar a Consenso Federal (Roberto Lavagna), a Despertar (José Luis Espert) o a Nos (Juan José Gómez Centurión). Los tres postulantes no reaccionaron frente quienes les pedimos que renunciaran a sus candidaturas presidenciales –ya que, polarizada la elección como está, es hartamente improbable que puedan llegar a participar del ballotage y, así, sólo resultan funcionales al kirchnerismo- y mantuvieran las legislativas, un objetivo claramente útil para sus posiciones y sus aspiraciones políticas.

Usted, que cree firmemente en las propuestas económicas de Lavagna, en el liberalismo de Espert o en la férrea defensa de la vida de Gómez Centurión, lo que pretende en realidad es que haya voces que las representen y que lo expresen así en el Congreso. Me atrevo a pensar que, si renunciaran a esas candidaturas presidenciales, que nunca podrán ser otra cosa que testimoniales, el peso de sus respectivas agrupaciones políticas en la configuración de las futuras cámaras parlamentarias se potenciaría.

No dudo de la honorabilidad de ninguno de ellos, dos de los cuales son, además, amigos míos. Pero, me parece, su vanidad está haciéndonos correr, como país y como sociedad, riesgos inaceptables; si éstos se convirtieran en realidad y perdiéramos definitivamente la República y el futuro, la historia será inmisericorde con los tres.

Analicemos juntos, ahora, en qué radica necesidad de concurrir a votar en las PASO y, además, cortar la boleta de estos tres candidatos tan tozudos, partiendo del presupuesto de que el kirchnerismo movilizará, con seguridad, a toda su militancia para esa contienda. Para percibir qué significa eso basta con recordar que, en las últimas elecciones, en la primera vuelta hubo dos millones de votos más que en las primarias.

Ahora bien; como seguramente ya sabe, los famosos mercados descuentan –ya lo tienen en sus cálculos- que la fórmula Fernández² obtendrá más votos que la de Macri-Pichetto. Si esa diferencia fuera, digamos, hasta un 5%, no pasaría demasiado porque en las elecciones reales ese porcentaje creen que puede revertirse; sin embargo, si fuera mayor, pongamos entre 8 y 10%, la situación sería la contraria y considerarían inevitable el retorno de nuestro propio “socialismo del siglo XXI”.

A partir de entonces, todos los indicadores económicos -cotización del dólar, inflación, riesgo-país, precio de las acciones y de los bonos, depósitos en los bancos, etc.- saltarían por el aire, y así la profecía clepto-populista (“vamo a volvé, vamo a volvé”) se vería cumplida y habremos perdido definitivamente la República.

Terminarán los procesos por corrupción y la jefa de la organización ilícita continuará impune, la plata robada habrá desaparecido para siempre, los ladrones saldrán de la cárcel, tendremos definitivamente una Justicia militante, la prensa libre habrá dejado de existir y nuestro inexorable destino será la triste y horrorosa Venezuela actual. Para comprobarlo basta con escuchar las demenciales propuestas que brotan del Instituto Patria y de todos quienes acompañan a Cristina.

De Macri -y de quienes lo acompañan- se puede decir mucho (inexperiencia, soberbia, mala praxis, graves errores no forzados, incumplimiento de la promesa de acabar con el curro de los derechos humanos y con la bastarda persecución a los militares, etc.), sobre todo en el tema económico, pero nos sacó del cepo y del default, recuperó el Indec y la credibilidad de las estadísticas públicas, consiguió revertir el monumental déficit energético que Néstor nos legara, nos reinsertó en el mundo y nos alejó del “eje del mal” bolivariano, terminó con la persecución a los opositores y a la prensa, está peleando día a día con éxito contra el narcotráfico, ha realizado obras públicas importantísimas que nos han costado la mitad de las kirchneristas, poco a poco va limpiando el ambiente sindical y encarcelando a sus grandes y eternos caciques corruptos, largos etcéteras, y el país respira una libertad como no existió en los veinte años que lleva este siglo.

Por quedarse el domingo 11 en su casa, ¿está usted dispuesto a perder todo eso?, ¿privilegiará su comodidad a la vida de la República?, ¿facilitará el retorno de una fuerza política que lleva a tantos delincuentes condenados como candidatos?, ¿aceptará que vengan por lo poco que queda?, ¿tolerará una nueva guerra contra el campo?, ¿quiere que los narcotraficantes vuelvan a imponer su ley?, ¿desea que, para no estigmatizarlos, se deje de contar a los pobres o cree que en la Argentina hay menos que en Alemania?, ¿olvidó el memorándum con Irán, el asesinato de Alberto Nisman y sus circunstancias?, ¿prefiere negar la inflación?, ¿quiere que se vuelva a emitir moneda sin respaldo?, ¿cuánto cree que valdrán sus propiedades si La Cámpora se hace cargo del país?

En resumen, ¿usted se jugará?

 

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 3, 2019


 

TODAS LAS OPCIONES POLÍTICAS OFRECIDAS OFENDEN A DIOS

Share

 

ELECCIONES PRESIDENCIALES 2019

 Por COSME BECCAR VARELA

Dios existe, eso lo saben aun los que se dicen ateos o no creyentes. Es imposible pensar lo contrario. Hay demasiadas pruebas de su existencia como para que una persona que esté en sus cabales pueda pensar seriamente que Dios no existe. No sólo es evidente que Dios existe sino que, además, también lo es que ha creado todas las cosas de la nada y las ha dispuesto de tal manera que el universo material funciona ordenadamente en forma constante. No sólo las cosas puramente materiales sino también el hombre que es un compuesto de alma (espiritual) y de cuerpo. Es decir que, por lo menos, hay algo creado que no es materia, o sea, el alma humana que sin duda también tiene su orden a seguir, sólo que éste, a diferencia de lo material, ese orden depende de la voluntad libre que es una cualidad del alma y se rige por leyes naturales y divinas. Los fingidos ateos no pueden negar a Dios pero sí pueden atreverse a negar los ángeles, puros espíritus, porque no hay evidencia tan notoria de su existencia pero para eso, tienen que tener la audacia de negar la Revelación para lo cual tienen que negar la existencia de los milagros con los que ha sido corroborada durante todos los siglos, especialmente desde que se produjo el mayor de todos ellos que es la Encarnación del Verbo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, y toda la vida y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. 

Para negar los milagros hay que negar toda la Historia porque los datos que tenemos de sus personajes no están mejor probados que los milagros, que son otros tantos datos de la Historia. Si negamos que Nuestro Señor Jesucristo resucitó, también podemos negar que existió Julio César y hasta otros potentados más cercanos a nuestro tiempo a los cuales no hemos visto ni hablado como para poder sostener que sólo creemos en lo que vemos y tocamos con nuestras manos. Luego, no hay más remedio que declararse ignorante irremediable o aceptar el testimonio del pasado, debidamente estudiado y acreditado. Y bien, ese pasado prueba que la Iglesia Católica, Apostólica y Romana fue fundada por Nuestro Señor Jesucristo sobre la base de la autoridad de Pedro y que existe todo un cuerpo de doctrinas de fe y moral que son mandatos de Dios mismo, puesto que su Fundador es Dios hecho hombre y habla como Dios. Negarlo sería asemejarse a los fariseos que se enfurecieron cuando Jesús curó al ciego. Este pobre hombre les dio una lección cuando “lo llenaron de maldiciones” por decir que el Señor lo había curado de su ceguera acusándolo de idólatra por reconocer al Salvador como Hijo de Dios alegando ellos que no sabían quién era ni de dónde venía. Y el ex-ciego con toda sencillez les contestó:  “Aquí está la maravilla, que vosotros no sabéis de donde es este y con todo ha abierto mis ojos.  Lo que sabemos es que Dios no oye a los pecadores; sino a aquel que honra a Dios  y hace su voluntad , éste es a quien Dios oye.  Desde que el mundo es mundo no se ha oído jamás que alguno haya abierto los ojos de un ciego de nacimiento. Si este hombre no fuese de Dios no podría hacer nada.” (San Juan, 9, 28-33) Luego, ese cuerpo de doctrina que dejó Nuestro Señor en manos de la Santa Iglesia, ampliado sin contradicción por obra del Espíritu Santo reflejada en la Tradición, es un mandato para toda la humanidad pues el mismo Señor mandó predicarlo a todas la naciones y dijo expresamente: “Id por todo el mundo ; predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y se bautizare se salvará ; pero el que no creyere será condenado” (San Marcos 16, 15-16). No sólo creer, sino también cumplir con la ley de Dios y sus divinos mandatos, con la ayuda esencial de la gracia. Siendo Dios Creador y Legislador, también es Juez de las naciones. A veces nos parece que Dios no vigila a los hombres y los deja contrariarlo gravemente sin castigarlos, a la espera del Juicio Final. Pero quien estudie la Historia de la Iglesia y de la Cristiandad, verá que no es así. La Divina Providencia muchas veces ha castigado a las naciones antes del fin del mundo y de una manera terrible. La Historia está llena de pruebas de esa divina indignación, desde los más antiguos tiempos de la Iglesia. Si se lee, por ejemplo, la historia de las Cruzadas se ve cómo una gesta generosa como esa, sin embargo, se corrompió por la codicia de los príncipes y lo que empezó como una gloriosa epopeya terminó en una horrenda hecatombe en la que salieron victoriosos los criminales islamitas y miles de católicos fueron asesinados o vendidos como esclavos. Lo mismo puede verse en la historia moderna. La revolución francesa, vomitada desde el infierno dominó una nación tras otra, por la guillotina, la ferocidad de Napoleón y de los demás sectarios de la nefasta revolución, hasta conquistar todo el antiguo Occidente cristiano e imponer sus impíos dogmas y los del comunismo, hijo sacrílego de ella, a todo el orbe. Desde hace más de dos siglos esa lepra moral está infectando a todo el mundo y los pueblos la están aceptando con una fruición masoquista. Miremos ahora el asunto desde el punto de vista teológico. ¿Cuáles han sido las consecuencias de ese desafío a la ley de Dios de proporciones apocalípticas? Un castigo también apocalíptico: dos guerras mundiales con millones de muertos, el triunfo del comunismo con más millones de muertos, el desbocamiento satánico del islamismo y otras sectas infernales  con millones de crímenes cometidos en todo el mundo. ¿Quién se atreve a negar la relación de causa y efecto entre aquellos pecados inmensos del mundo ex-cristiano y las tragedias de las que apenas he mencionado  los casos más notables? 

La Anunciación (circa 1650) Bartolomé Esteban Murillo

Alberto Fernández y Cristina Fernández

Mauricio Macri y Miguel Pichetto

José Luis Espert

Juan José Gómez Centurión

Traspongamos estos razonamientos a la argentina. Desde su fundación, en 1810, hemos aceptado el dominio de la masonería liberal enemiga de Dios y la consecuencia de esa apostasía ha sido el peronismo que se impuso hace 60 años, destruyó la convivencia social y acabó con casi todos restos del Estado de Derecho. A pesar de la evidente perversidad de la ideología nacional-marxista del peronismo, pertinazmente nos hemos negado a formar una clase política mínimamente justa y capaz para enfrentarlo eficazmente, aceptando con un especie de sadismo suicida que el gobierno del país esté exclusivamente en las manos de una “dirigencia” corrupta e inepta, toda ella peronista y atea práctica, inmoral y destructiva. Para colmo del cinismo hemos convertido a Macri, un farsante adúltero, pro-homosexual, corruptor de la niñez y de la adolescencia, abortista, deshonesto, peronista pseudo-capitalista , como la única opción frente a una banda de asaltantes simpatizantes del comunismo que nos tiranizó durante doce años. El haber convertido a un inmoral como Macri, que después de tres años y medio de inepcia ilícita ha demostrado que está muy lejos de ser una alternativa aceptable a la mencionada banda y muy lejos de haberla desprestigiado sino más bien ha dado indicio claros de tener un pacto con ella que la ha dejado impune y al borde de tomar nuevamente el poder,  constituye un pecado grave de las “clases cultas” de la argentina, especialmente de las más altas. Para colmo, en vez de arrepentirnos y hacer todos los esfuerzos que fueran necesarios para reparar el daño que le hemos hecho al país y a su población, especialmente a los más débiles, esas “clases cultas” y la prensa que las adoctrina, propone reelegir a Macri, pasando por alto la ofensa a Dios que significa mantener como Presidente de la Nación a un adúltero, que vive públicamente en concubinato en abierta violación de la ley de Dios, que favorece el aborto y es responsable de todo lo que he dicho más arriba para no caer en manos del kirchnerismo, también enemigo de Dios pero que molesta más a las “clases cultas” porque es abiertamente marxista y corrupto. 
He ahí la situación. Elegir entre dos males moralmente inaceptables. Frente a ese descarado insulto a Dios sostengo que ninguno de los dos males es elegible. Tampoco las pequeñas salidas ilusorias de un abortista liberal como Espert, ni la del macrista hasta ayer nomás, Gonzalez Centurión, verdadero “colector” de votos macristas “desencantados”. De la izquierda, ni hablar. ¿Qué se puede hacer? Le digo lo que a mí me parece a la luz del preámbulo teológico que he expuesto más arriba: Elegir ofender a Dios votando a Macri o a sus comparsas, es una falsa opción por el “mal menor”. En materia grave de moral -como se da en el caso de ambas alternativas políticas- no existe mal menor: ambos son mal mayor. Si elegimos el mal nos hacemos cómplices de esas dos corrientes políticas y contribuimos deliberadamente a ofender a Dios. Y creyendo que evitamos un mal con la excusa de que es mayor, nos atraemos un castigo que no puede tardar de la Justicia divina. Le aconsejo abandonar toda idea optimista de que Dios hace “la vista gorda” ante las reiteradas ofensas que cometemos contra Él. Pregunten a los europeo del siglo XX como les fue en ese siglo. Aquí todavía no hemos tenido castigos extraordinarios como las dos guerras mundiales (aunque el peronismo ha sido un castigo no pequeño por los primeros años de liberalismo masónico). Pero hay otras formas de castigar que pueden caer sobre nosotros y sin duda caerán. Miremos a nuestro alrededor. Simplemente en Iberoamérica ya hay cuatro países comunistas: Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia. No me extrañaría nada que fuéramos el quinto,  llevados a empujones por el Kerensky Macri o por la ex-usurpadora Kirchner. Por eso, frente al atolladero sin salida moralmente aceptable en que nos hemos puesto para las próximas elecciones, creo que la única solución lógica es votar por nadie y hacer penitencia por nuestra cobardía política de tantos años aceptando con resignación cristiana el castigo que Dios pueda mandar a la argentina, sin dejar de rezar para que Su misericordia nos perdone y nos dé una solución inesperada e inmerecida.—————————————— 

Doctor Cosme Beccar Varela

 

.

.

PrisioneroEnArgentina.com

Julio 22, 2019


 

CARTA ABIERTA A MI AMIGO JOSÉ LUIS ESPERT

Share

 

 Por ALBERTO BENEGAS LYNCH (h)

 

Lo primero que quiero marcar es mi amistad y coincidencias con José Luis. Hemos participado los dos en varios actos pero destaco muy especialmente en uno invitados ambos por la Fundación Alberdi donde elaboramos sobre el tema “La batalla cultural”, de modo que queda clara su preocupación por estudiar y difundir las ideas de fondo sobre la tradición de pensamiento liberal que nos une.

Cuando también estuvimos juntos en la fiesta de liberales en La City, me comentó su proyecto de lanzamiento como candidato a presidente a lo que le respondí que a mi modo de ver estamos tan atrasados en el debate de ideas que aun no hay un plafón suficiente como para captar un número razonable de votos y que su propuesta me trae a colación el interrogante de que hubiera sido del mundo si Einstein en lugar  de dedicarse a la física hubiera sido intendente de Chivilcoy (sin desmedro de Chivilcoy), a lo que me dijo que le halagaba el correlato pero que pensaba que había un número de personas (especialmente jóvenes) que podían beneficiarse con el proyecto.

Esta conjetura de José Luis fue correcta pues como he señalado públicamente realizó con mucho provecho una formidable campaña de difusión muy apreciada por los liberales que en verdad priorizan las ideas y no se dejan arrastrar por mezquindades, envidias y bajezas de igual tenor.

A este cuadro de situación agrego con mucho énfasis la suerte que tiene José Luis de tener una socia de características extraordinarias, no solo personales sino de una notable profesionalidad para manejar relaciones humanas. Me refiero naturalmente a Mechi, que está imbuida también de conocimientos sólidos en las materias que trata con mucha solvencia su marido.

También dejo constancia de la inteligencia de José Luis de contribuir a que se lo elija a Luis Rosales como candidato a vicepresidente, lo cual constituye un gran acierto no solo por sus condiciones excepcionales de periodista brillante con mucha experiencia en los medios, sino por sus características descollantes como persona de bien y como un liberal de fuste. Hace mucho tiempo participamos juntos en una mesa redonda, oportunidad en la que me regaló uno de sus libros con una muy afectuosa dedicatoria (Otra oportunidad. La Argentina en un mundo multipolar).

Habiendo dicho todo esto, ahora dadas las peligrosas circunstancias por las que atravesamos estimo que la fórmula de lujo a la que me referí debiera considerar la posibilidad de bajarse, fortalecer los cargos legislativos y juntar fuerzas para una futura contienda electoral. Digo esto puesto que los sucesos que son del dominio público son de tal magnitud en sus amenazas concretas que no puede restarse votos a la lamentable inoperancia que nos gobierna.

Me detengo un minuto en lo obvio: la actual gestión ha comenzado con un bailecito impropio de un republicano con la banda presidencial en la Casa Rosada y sus primeras medidas fueron aumentar los ministerios y la pretensión de designar dos miembros de la Corte por decreto, a lo que se agrega incrementos en lo valores absolutos del gasto público consolidado, en el aumento sideral en el neto tributario, en la disparada inaudita de la deuda estatal, en la consiguiente trepada del déficit total y en una inflación mensual equivalente a la anual que tiene lugar en países normales.

Como también he consignado públicamente, estamos en la desgraciada situación que nos lleva a elegir entre la inoperancia y el abismo, inoperancia que nos da tiempo para eventualmente rectificar o, por lo menos, juntar fuerzas para operar en otras direcciones en un futuro electoral sin estar acogotados por candidatos que nos están gritando que destrozarán lo que queda y se concentrarán en implantar modelos totalitarios a pesar de algún disimulo bastante burdo por cierto.

Y no se trata -como en otras oportunidades- de estar atentos a fulanos que “llevan el cuchillo bajo el poncho”, sino que reiteradamente han manifestado los titulares y sus múltiples adlateres y compinches que lo tienen arriba del poncho y anuncian que nos lo clavarán varias veces en el pecho en un contexto de alarmante impunidad y atropello a la prensa y a la Justicia.

Hay ingenuos que proponen con entusiasmo infantil que probemos la gimnasia en las PASO a votar por el candidato liberal y luego en la contienda definitiva habrá tiempo de votar por la inoperancia, o el menos malo. Si nos guiamos por lo escrito por diversos consultores locales y, sobre todo, internacionales, con esta política se corre el fenomenal riesgo de que en esas pruebas de precalentamiento se adelanten de un modo significativo los impresentables de un modo tal que repercuta como efecto catarata en los mercados de forma que las corridas bancarias dado el empapelamiento de las carteras bancarias con títulos públicos, la cotización del dólar, el riesgo país y demás indicadores incidan tan negativamente en la actual administración que el triunfo del totalitarismo se haga inevitable en el acto electoral definitivo. Entre nosotros tal vez quien mejor expresó con gran claridad y contundencia esta catástrofe fue Alfredo Leuco en el programa de Luis Majul en el que resumió su preocupación de lo que puede suceder en las PASO por ensayar el referido ejercicio tremebundo con las palabras: “agarrate Catalina”.

Hay entusiastas de buena fe que opinan que debe seguirse hasta el final con la fórmula liberal sin percatarse que podemos no salir vivos de esta experiencia. Hay otros, en general partidarios del menemanto -cuyo balance ha sido, la corrupción, el aumento desenfrenado del gasto público y  la deuda- desaforados que sostienen que la actual gestión es igual a la que se vislumbra en la vereda de enfrente en base a lo actuado por el gobierno anterior. Esto no es aceptable ni razonable si usamos la materia gris con algún cuidado, puesto que no resulta seria la pretendida equivalencia. Se podrá decir mucho sobre la ineptitud pero, entre otros puntos centrales, la prensa independiente y sin persecuciones criminales no es poca cosa que debe valorarse de esta administración.

Reitero que es un error garrafal confundir el plano político con el académico. El político es un cazador de votos, si formula propuestas que la opinión pública o el sector al que se dirige no comparte ni comprende está perdido como político. Al contrario, si antes de su clase el profesor intenta averiguar que mensaje quieren recibir sus alumnos, está perdido como profesor. Siempre me ha disgustado que intelectuales la jueguen de políticos en lugar de apuntar al óptimo y dejar que las negociaciones las realicen los políticos.

En nuestro caso, hay jóvenes que con la mejor de las intenciones confunden los planos políticos con los intelectuales y no parecen percatarse de la grave situación en la que estamos sumidos por lo que no podemos correr el riesgo de colocarnos al filo del abismo pues será un punto de no retorno.

Comprendo que haya muchos resentidos con este gobierno debido a las trapisondas horribles y zancadillas que han pretendido hacerle a José Luis y al frente electoral, pero lo relevante no es detenerse en mengano o zutano sino que está en juego el futuro de todos los que necesitamos vivir en libertad en base al respeto recíproco que es inherente a lo que demandamos tenga lugar después de siete décadas de estatismo bajo diferentes denominaciones al efecto de ser, como alguna vez fuimos, la vanguardia de los países más progresistas del orbe.

Creo que en definitiva un renunciamiento por estos motivos de la fórmula de marras en pos de un reaseguro para nuestro futuro inmediato será muy apreciado y valorado por todas las personas sensatas y prudentes que priorizan la sociedad abierta.

Como una nota al pie vuelvo a decir que no comparto con José Luis su posición respecto al llamado “aborto” (sobre lo que he escrito mucho, la última vez en Infobae en un texto extenso titulado “¿Es aborto el aborto?”). Creo que esta postura es una pena pero aliento la esperanza de convencerlo en una próxima reunión, puesto que la amistad incluye el intercambio de ideas. He visto con tristeza las rencillas entre liberales en las que se recurre a ofensas personales en lugar de argumentar puesto que como nos ha enseñado Karl Popper el conocimiento es provisional abierto a refutaciones, entre liberales no se trata para nada de renunciar a valores, principios y propuestas que cada cual estime conveniente, se trata de intercambios en base a argumentos y civilizadamente como siempre hemos hecho con José Luis.

@ABENEGASLYNCH_h 

16 DE Julio de 2019

 


ENVÍO y COLABORACIÓN Enrique Guillermo Avogadro – Abogado

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 16, 2019


[ess_grid settings='{“max-entries”:”4″,”entry-skin”:”1″,”layout-sizing”:”boxed”,”grid-layout”:”even”,”spacings”:”30″,”rows-unlimited”:”off”,”columns”:”4″,”rows”:”1″,”grid-animation”:”fade”,”use-spinner”:”0″}’ special=’popular’][/ess_grid]

¿Grieta o abismo?

Share

 

 

 Por ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO

“Seguridad jurídica y clima de negocios son
palabras horribles”.

 

Axel Kicillof


 

 La noticia de la semana, sin duda alguna, después de veinte años de negociaciones, fue la firma del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Comunidad Europea. Dada su importancia, deberé referirme al mismo la semana próxima, pero adelanto mi satisfacción enorme por su concreción.

 

Con las candidaturas ya oficializadas, los argentinos nos enfrentamos no ya a una grieta a la cual estábamos acostumbrados, sino a un paso de caer al abismo de la desaparición de la República, tal como surge de los dichos de todos quienes giran alrededor de Cristina Fernández. A pesar de mi convencimiento acerca de la imposibilidad que tienen los encuestadores para determinar con exactitud el resultado de unas elecciones tan cruciales, debido a la cantidad de indecisos que aún se detectan, se pueden hacer algunas deducciones.

 

La primera de ellas es la magnitud de los núcleos duros que reúnen tras de sí las fórmulas Macri-Pichetto y Fernández², es decir, entre un 30/35% de fidelidad total de sus votantes; sin embargo, los demás candidatos (Lavagna, Gómez Centurión, Espert, Del Caño, etc.) podrán causar daños a los resultados que obtengan cada una de aquéllas en las tan discutibles PASO, pero ya nadie duda que sólo serán testimoniales.

 

Tiemblo de sólo pensar qué puede pasar en la economía –inflación, riesgo-país y dólar- si en esa inútil “gran encuesta nacional”, por cierto muy costosa ($ 4500 millones, que debieran tener mejor destino), Alberto y Cristina obtuvieran una marcada ventaja ante la fórmula reeleccionista; que cada uno saque sus propias conclusiones.

 

Y así, llegaremos a la primera vuelta de octubre, se abrirá el telón del verdadero escenario y el abismo se nos mostrará en toda su dimensión. Porque es posible que cualquiera de ambas alcance el 45% que, en el original sistema electoral que nos hemos dado, la lleve automáticamente al triunfo; pero debe quedar claro que la responsabilidad por el riesgo actual de que el kirchnerismo populista y ladrón regrese, cae exclusivamente sobre las espaldas del Gobierno.

 

Precisamente por eso, en mi columna del sábado pasado, apelé al buen sentido y al patriotismo de Juan José Gómez Calderón y de José Luis Espert, proponiéndoles que renunciaran a competir por un cargo al que les resultará imposible acceder, pero mantuvieran sus razonables pretensiones de llevar a sus candidatos a legisladores al Congreso. A pesar de haberlas inscripto, aún están a tiempo de concretarlo; si no lo hicieran y los resultados probaran que, debido a su obstinación, perdimos la República, la historia será inmisericorde con ellos.

 

En la crucial Provincia de Buenos Aires, donde se gana por un solo voto, el panorama es similar entre María Eugenia Vidal y el autor de la singular frase que sirve de epígrafe a esta nota; es el mismo personaje que se regodeaba en no contar a los pobres, porque implicaba estigmatizarlos, o en celebrar acuerdos con tono triunfalista que, en verdad, fueron monumentalmente ruinosos para el erario público, como el que nos costará otros US$ 5.000 millones por la ‘estatización’ del 51% de YPF.

 

Esa decisión, tan aplaudida en su momento por una chusma ignorante e inescrupulosa, debiera ser revisada por varias razones, ya que curiosamente no afectó a las acciones en poder de los Eskenazi –eternos testaferros de los Kirchner con sus empresas Petersen- y por la razonable sospecha de que, detrás del fondo Burford que reclama en Nueva York contra la Argentina, están también los sucesores de don Néstor.

Kicillof

Alberto F.

Samid

Del Caño

Suárez

G. Centurión

Espert

Flor K.

Cristina F.

Lavagna

La Justicia dio la nota otra vez esta semana ya que, además de elevar a juicio oral otras causas que tienen a la ex Presidente como principal imputada, repitió con Alberto Samid –sí, el mismo que hubo que ir a buscar a Belice tras fuga del país- la decisión que había beneficiado a Omar “Caballo” Suárez, el ex Secretario del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos juzgado por extorsionar a las compañías de transporte para permitirles operar en nuestros puertos, es decir, le otorgó la prisión domiciliaria por teóricos problemas de salud no susceptibles de ser tratados en la cárcel.

 

Leer en los diarios cuáles son esas afecciones me produjo una sideral indignación porque, lisa y llanamente, los jueces nuevamente se nos ríen en la cara, tanto como cuando aceptan que Florencia Kirchner permanezca en Cuba a pesar de las dudas del Cuerpo Médico Forense respecto a su tan oportuna e inventada enfermedad, o se conceden a su madre reiterados permisos para visitarla –el martes viajará otra vez- o para faltar a las audiencias aduciendo falsas actividades parlamentarias.

 

Porque, mientras eso sucede, dos mil soldados ancianos, muchos de los cuales llevan más de una década en prisión preventiva, sufren gravísimos problemas de salud tan desatendidos que han llevado a la muerte, en las mazmorras del mismo Estado que defendieron frente al terrorismo, a más de quinientos de ellos.

 

Pensar en ellos me lleva, necesariamente, a hacer una pregunta retórica: ¿el Vaticano se habrá quedado sin rosarios? SS Francisco ha sido enormemente dadivoso regalándolos a los políticos presos por el genocida saqueo al que sometieron al país durante doce años, pero no ha enviado uno solo a los militares ni a los sacerdotes que los acompañan tras las rejas. ¡Curiosa actitud de quien tanto habla de los pobres, principales damnificados por los siderales robos kirchneristas!

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 29, 2019