Cartas a Amado Bodou no contestadas. Juan Giovarruscio, ayer y hoy

Share

 

 

Juan Giovarruscio, este prisionero que no se detiene y que con su valentía sigue exponiendo la burda trama de los juicios circenses llamados erroneamente de lesa humanidad, ayer (2013) y hoy (2017), Giovarruscio se dirigió a Amado Boudou, ayer vice presidente, hoy ex vice y algo más. Ayer, de tono formal. Hoy, ya no tanto.

 

 

AYER

Sr. Presidente del Honorable Senado
de la Nación Argentina
Dr. Amado Boudou
S__________________/_______________D
De mi mayor consideración:
                                                  Me dirijo a ud., en su carácter de Presidente de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación Argentina,  y en pleno conocimiento de no estar siguiendo las instancias jerárquicas ni legales correspondientes, so pena de que mi situación  no admite dilación del tiempo.
                                                    El motivo de la presente misiva es para solicitarle con todo respeto, tenga a bien disponer mediante las órdenes correspondientes, que se me otorgue el mismo trato ante la ley que al Señor  General Dn. Cesar Milani, Comandante del Ejército.
                                                       Mi pedido se basa simplemente en aplicar el principio fundamental consagrado en nuestra Carta Magna, y que dispone que todos los ciudadanos argentinos sean iguales ante la ley.
                                                        Por orden del Juzgado Federal N° 1 de San Rafael, Autos Nº 19.612 caratulados “Fiscal c/Báez y otros, me encuentro encarcelado y privado de mi libertad desde hace un año, acusado de haber cometido delitos de lesa humanidad.
                                                         Al respecto le informo que las pruebas en mi contra son: “haber pertenecido al Ejército Argentino y estar destinado en la Sección de Inteligencia 144 de “San Rafael”, poseer la especialidad de “Inteligencia” y la especialidad de “Comando”.

                                                           Esta formación no constituía o constituye ningún delito, ni da motivo para pensar que pueda cometer alguno. En todo caso siempre me asiste el principio de presunción de inocencia que consagra nuestra Constitución Nacional y/o los Pactos Internacionales con idéntica jerarquía jurídica.
                                                           Jamás en mi vida, alguien me acusó, señaló y/o me denunció ante autoridad o persona alguna. Esto fue así porque jamás “torturé, maté, ni cometí  delito alguno”.
                                                            No existe una sola prueba que acredite mi participación en ningún hecho delictivo de los que se investigan en los autos mencionados.
                                                             La reciente aprobación por parte del Senado de la designación como Jefe del Ejército del General Cesar Milani, ratifica la aplicación estricta por parte de los Senadores del principio de inocencia, es decir que hasta que no se pruebe legalmente la comisión de un delito de lesa humanidad, nadie puede ser privado de sus derechos, ni merece el mínimo reproche como ciudadano y/o como miembro de las Fuerzas Armadas.
                                                               Es específicamente esto lo que se peticiona por medio de la presente, de otra manera se estaría en presencia de un desdoblamiento del estándar de ciudadano, creando ciudadanos de segunda o desiguales ante la ley, hecho que repugnaría los elementales principios republicanos de nuestra Constitución
                                                                Es por ello que nuevamente le solicito, que interceda y denuncie  este trato desigual ante la ley, dado que las pruebas que se imponen en mi contra son inexistentes y seguramente menos  consistentes que las que se le endilgan al Sr. General Cesar Milani.
                                                                 Destaco que por mi jerarquía, jamás pude, ni tuve la menor posibilidad de organizar, conducir y/o ejecutar nada. De la noche a la mañana, me vi involucrado en un conflicto nacional, que no busqué y menos aún planifiqué.
                                                                  Por lo expuesto, y haciendo valer el principio fundamental que consagra el art. 18 de la CN., solicito que se ordene mi libertad.
                                                                   Sin otro particular, Saludo al Presidente del Honorable Senado con mi mayor consideración y respeto.
                                  Penal San Felipe, 20 de diciembre de 2013

HOY

Señor
Ex Presidente de la Nación  Argentina
Señor Amado Boudou
Hospital Penitenciario Ezeiza
De mi consideración:
                                              “…se dice que nadie conoce realmente  su país hasta haber pasado por sus cárceles. No se debe juzgar a una nación por como trata  a sus miembros más encumbrados, sino por el contrario a los más humildes, Sudáfrica trataba a los ciudadanos sudafricanos encarcelados como animales…” (NELSON MANDELA)
                                             En base a este concepto, que viene de un personaje con estatura moral  y autoridad para hablar de lo que significa estar preso, es que  te digo con toda sinceridad: BIENVENIDO A LA ARGENTINA REAL”.
                                              Con cinco años de ilegítimo e injusto encierro, puedo corroborar que Argentina es idéntica a aquella Sudáfrica señalada por MANDELA. En estos años se me ha violado desde el principio de inocencia hasta condenarme sin pruebas y a mantenerme en “Prisión Preventiva” violando el plazo máximo que son tres años, por destacar algunas.
                                                 Pero no es mi interés en contarte sobre la brutal violación a los derechos individuales de las personas a los cuales estoy sometido,  sino a decirte que a partir de ahora comenzarás a comprobar la “eficiente y maravillosa” POLITICA DE ESTADO DE DERECHOS HUMANOS” implementada por dos inescrupulosos como Kirschner y Lorenzetti. Ello permitió arrasar con el derecho y llevarse puesta la Constitución Nacional.
                                                 Vos te convertiste en una de las principales figuras de aquel equipo que motorizó y utilizó política y económicamente los DDHH.
                                                  Que tan entusiasmado habrás estado con dicha política, que el 27 de diciembre del 2013 te envié una carta al Congreso de la Nación en tu calidad de Presidente de la Cámara de Senadores, solicitando se aplicara el principio de “igualdad ante la ley” y jamás contestaste.  Menos, aún, te preocupaste por tal  violación a un principio tan fundamental.

                                                 Hoy te escribo nuevamente para enviarte dicha carta. Créeme que jamás pensé que iríamos a estar en igualdad de condiciones. Pienso que ahora tendrás más tiempo y tal vez, tengas ganas de leerla. De haberle prestado atención en aquel momento, quizás, otro hubiera sido tu destino y el de la sociedad.
                                                 Comprenderás en estos días de privación de la libertad lo que significa realmente la “violación de los Derechos Humanos más elementales” y, lo peor de ello, es que los mayores TORMENTOS lo tengan que padecer tus SERES QUERIDOS.
                                                   Al respecto te trasmito algo que aprendí sufriendo la tortura y humillación que significan las “esposas”. Para tu conocimiento te cuento que: “Los elementos de sujeción están prohibidos como castigo” (art 74 CPN). Los arts 74 y 75 de la ley 24660 contempla la posibilidad de su uso para traslados, estableciendo los tópicos para su utilización, en situaciones que deben ser verosímiles, posibles, concretos que permitan deducir posibilidad de fuga. (No fue tu caso.). Otra, el art 71 del CPN dice: “que el traslado individual o colectivo de internos se sustraerá a la curiosidad pública y estará exento de publicidad”. (Ja ja ja, en tu caso todo lo contrario). Como verás a pesar de estar en los comienzos ya te han humillado y violado  varios derechos.
                                              Bueno, mi estimado ex vice presidente y actual compañero de infortunio, espero que tus días no sean tan largos y los años tan cortos y pronto recuperes tu libertad y puedas ir a conocer a tus mellizos.
Se del tormento que significa perderse todos esos irrepetibles momentos injustamente.  Te comento que por esa situación han pasado aproximadamente 3.000 ex integrantes de fuerzas armadas, policiales, judiciales y de seguridad encarcelados por tu régimen. De ellos han muerto en cautiverio más de cuatrocientos.
                                             Simplemente chauuu.

 

Juan Giovarruscio

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 14, 2017


 

 

¿Quién revisaría las causas, doctora Carrió?

Share

 

 

 Escribe Juan Giovarruscio.

 

Señora diputada
Dra. Elisa Carrió:
De mi consideración:
Quien escribe estas líneas se encuentra preso con “prisión preventiva”, prorrogada indefinidamente por los mal llamados delitos de lesa humanidad. alojado hace cinco años en el penal de San Felipe de la provincia de Mendoza. Se me condenó a Prisión Perpetua (sentencia no firme). Esto, para una persona de 71 años – a quien “sistemáticamente” se le ha denegado la Prisión Domiciliaria en cuatro oportunidades – es igual a una pena de muerte. Condenado sin prueba, sin que ninguna persona me señale. Testificaron más de 200 presuntas víctimas y ninguno me acusó de nada.
Además, se debe recordar que se me condena por delitos que no existían hasta el 2007, fecha en que Argentina reconoce el Tratado de Roma.
No es mi propósito referirme al estudio de la génesis de este tema sino, más bien, a la opinión y tratamiento que se le ha dado al mismo a partir de su charla con personas, días previos a las elecciones, sobre una posible revisión de juicios y condenas a los cuales hemos sido sometidos.
En primer término, debo confesar que descreo de tal propósito tanto por el contenido del discurso como por la terminología utilizada.
Me explico. En sus dichos no se vislumbra la voluntad política de extirpar de raíz las bases que hicieron posible el espurio acuerdo Kirchner/Lorenzetti, el cual permitió reabrir un tema que estaba casi cerrado.  Eso sí, VIOLANDO la Constitución Nacional y el Tratado de Roma y, por lo tanto, permanecerá abierta la puerta para que los  juicios continúen indefinidamente.
En segundo lugar, advierto que se persiste con la utilización, al referirse a nosotros, de términos tales como “secuestros”, “torturas”,  “represores” y otros tantos que han sido acuñados por el relato constante de las ONG de DD.HH. que  distorsionan  la realidad.

Señora, a la tortura, al secuestro como a cualquier delito hay que “probarlos”, pero al ser ligeramente repetidos por personalidades como Ud. hace que se generalice y se lo acepte como una verdad irrefutable. Esta generalización es endilgada a todos aquellos que somos arriados como ganado a estos seudos juicios. Así, una generación de oficiales, suboficiales y policías que, sin especular, expusieron sus vidas de manera noble y desinteresada en aras de derrotar a aquellas bandas criminales, somos “considerados desde antes de ser juzgados como represores y torturadores”. Todo un despropósito, dado que hoy los argentinos, entre los cuales se encuentra Ud., viven en esta imperfecta democracia.
Yo diría que a la tortura hay que probarla, una por una, con evidencias, donde los extremos cumplan con los estándares de, por ejemplo, “más allá de toda duda razonable”.
Hoy, en estos juicios, se aplican condenas sostenidas en guiones cinematográficos. Por ello, considero que hay que reimplantar la historia real y con el lenguaje correcto.
Para corroborar lo expresado vea, a modo de ejemplo, lo siguiente:
Toda acción de detención e interrogatorio, traslado a una dependencia ya sea policial, militar o judicial de aquella época, se la denomina “secuestro”, “tortura”, “centro clandestino de detención”.
Por lo tanto, Ud., si realizó y cumplió con aquellas tareas, hoy termina siendo condenado por “secuestrador, torturador y responsable de un centro clandestino de detención y tortura”.
Por lo expuesto, no es tan simple, como usted expresa, “que el que fue culpable por torturas que se le condene”.
En cuanto a la revisión, la pregunta sería: ¿cuándo las van a revisar?; segundo: ¿quiénes las van a revisar? Y, tercero: ¿se continuará utilizando aquellos parámetros y significados que han distorsionado los hechos, tal cual se los repite y se viene utilizando?
Señora, estos juicios están instrumentados sobre un pacto canallesco entre dos inescrupulosos que Ud. conoce mejor que yo, que son Kirchner y Lorenzetti. Pacto que se vio beneficiado y motorizado por acciones políticas populistas impulsadas en el Congreso del cual Ud. formó parte.

A través de ese pacto “se llevaron puesta” la Justicia, abrieron las puertas para que una jauría de jueces prevaricadores, disfrazados de imparciales, comenzaran a encarcelar a miembros ya gerontes, de las FFPP, FFSS y FFAA, tal cual si fueran a cazar en un zoológico. A la par, bombardearon psicológicamente a la sociedad, con una historia inventada tal lo que pretenden imponer con Santiago Maldonado.
Luego, a partir de fallos nacidos de aquel espurio acuerdo, produjeron los fallos Simón, Arancibia Clavel, etc. y, con ellos, respaldan las condenas.
Por eso, el 90% que cae en estas garras es condenado.
Doctora, esto, desde el mismo momento que se celebró aquel mafioso pacto y el congreso dictó, sainete mediante, la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final, se dio paso a la justicia ordinaria con la cual no se puede resolver un conflicto bélico.
Doctora, aquello fue un conflicto armado, una guerra no declarada, dado que estos bandos fueron apoyados económica y militarmente por estados extranjeros tales como la ex URSS, Cuba, Libia y otros países del tercer mundo.
Por lo tanto, sino se cambia el discurso público y no se da un corte político, este tema no cerrará y tal Unitarios y Federales perdurará.
Entiéndase que los tribunales ya están conformados por exintegrantes del ERP, Montoneros y familiares de personas “desaparecidas” o que estuvieron detenidas en aquella época.
Estos jueces nunca podrán ser imparciales.
Por eso, cuando Ud. habla de “revisión”, yo pregunto:
¿Quiénes revisarán? ¿Los Slokar, David, Ruiz López, Diamante, Grosso, Rosansky, los tribunales de Córdoba, La Plata, Bahía Blanca, Neuquén, Tucumán? ¿Los van a desplazar a todos? ¿Cuánto tiempo llevará esa tarea? Lamentablemente, nosotros ya estamos mirando de cerca nuestro horizonte.
No nos engañe y menos engañe a nuestras familias, es cruel. Eso se llama “tortura” psicológica. Hace tiempo que escucho comentarios sobre estas intenciones (desde antes de las elecciones del 2015), pero los hechos, acciones y discursos, me demuestran lo contrario.
Esto no se puede reparar con la justicia “normal” dado que se trató de un conflicto bélico. Fue una guerra no declarada. En una guerra, los límites humanos se sobrepasan. Hoy, todo me indica que se utiliza a la justicia como un arma para continuar la guerra.
No pretendo justificar la violencia y la tortura. Solo digo que se llevó a los miembros de las FFAA, FFSS y FFPP al límite y estos no preguntaron si corrían riesgos legales, simplemente cumplieron.

Hoy se nos juzga considerando que todo lo que se hizo fue ilegal y se constituye en una prueba en contra. Toda la información acusatoria es tomada, principalmente, de nuestros legajos. Es decir, ayer el Estado me ordenó actividades legales, las asentó en mi legajo y hoy me dice que aquello es ilegal. Es lisa y llanamente una trampa. Una traición. Nadie actuó por decisión propia. Por eso, no carguen toda la culpa en los que obedecieron.
Hablar hoy de “tortura, secuestro…” cuando se trató de una detención e interrogatorio legal es lisa y llana una trampa tendida por el mismo Estado argentino que ayer me ordenó tales actividades como lícitas y, hoy, las transformó en ilícitas.
En la actualidad, el Estado se ve en la misma coyuntura y ordena reprimir, por ello, pregunto: ¿Qué tal que no se le obedeciera y se plantea que antes se les de todas las garantías legales? En el caso Maldonado, vimos que se estuvo a milésimas de condenar a un grupo de gendarmes inocentes, producto de la presión política mediática y carroñera de ONG subversivas.
Recordar que a aquel enfrentamiento de los 70 se llegó, pura y exclusivamente, por el fracaso del cuadro político corrupto de la época y NO por culpa de las FFAA.
Señora, háganse cargo (y con Ud. todos los políticos) de sus errores. Ud. es de origen radical. Recuerde que Balbín expresó que “no tenía la solución” y no quiso tomar el poder.
Señora Diputada, es hora que el estado Argentino, deje de engañar tanto a la sociedad Argentina como al mundo haciendo creer que juzga a los “genocidas” sin importarle que para ello “VIOLA LA CONSTITUCIÓN” y condena a personas inocentes que están en su ocaso y, junto a ellos, a sus seres queridos.
Sin otro particular, saludo a Ud. cordialmente, deseando que Dios la acompañe en este camino.

Juan Giovarruscio

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 3, 2017


 

La sociedad argentina no se merece que se le siga mintiendo

Share

 

 

 Escribe Juan Givarruscio.

 

 

Sr. Ministro de Justicia y Derechos Humanos
Dr. German Garavano:
De mi mayor consideración.
Leer su nota en el diario “La Nación” del día 02 de Octubre del corriente año y, no obstante mi injusto y traicionero encierro como Preso Político detenido en el penal de San Felipe de la ciudad de Mendoza, fue el disparador de una serie de reflexiones que me permito expresarle.
En primer lugar, esclarecer. Es primordial que todo ciudadano que ejerce un cargo público debe por sobre todo ser honesto, tanto intelectual como moralmente.
Esta consideración, viene a colación de sus dichos que “…para construir el futuro, es necesario conocer el presente…”.
Ello contrasta con la realidad, dado que de conocer usted bien el presente no podría dejar pasar por alto un aspecto central que originó el caos de la justicia cual fue el pacto tramposo entre Kirchner y Lorenzetti. Acuerdo que permitió el avasallamiento del derecho en la Argentina, especialmente la Constitución Nacional (C.N.) y, además, intoxicó la justicia (tal lo expresado por el Presidente en el cierre del Coloquio de IDEAS) e impuso por vías de la extorsión y la trampa la llamada “política de estado de DD.HH.”, tras utilizar a estos derechos como un telón para tapar la ola de corrupción que desbastó al país. Por ello, suena patético y brutal cuando ustedes expresan estas “ilusiones” mágicas de pretender “cambiar” y, por otro lado, continúan utilizando la justicia como arma de venganza y exterminio cínico con forma legal.
No se puede pretender reformular, o generar nuevas políticas públicas en materia de justicia, sobre la base de estos pactos corruptos. De esta manera es construir sobre un campo minado. Ignorar y tapar ese pasado reciente que originó este presente no permite generar una justicia sana y creíble. Por ello sus expresiones suenan a una nueva estafa.
Primero se debe extirpar ese tumor para poder implementar nuevos planes. Pues, por más ingeniosos que sean, no producirán el resultado esperado porque, como expresé, estará apoyado sobre acuerdos mafiosos y quienes deben aplicarlos son parte de ella.
De nada valdrá una justicia con nuevas herramientas tanto tecnológicas como modernas, si sus hombres ignoran que actualmente se permite la violación de la C.N., en especial su artículo señero como lo es el art. 18. Violación que, a estas alturas, es tomada por las autoridades judiciales, comenzando por usted, como “muy normal”, tras ignorar que ello es consecuencia de aquel pacto mafioso Kirchner/Lorenzetti.

Funcionarios como usted que hoy, también de manera premeditada, ignoran este presente judicial, por más esfuerzo tecnológico que incorporen, lo único que logran es dejar un campo minado de injusticias cometidas que, como una maldición, asolará a través del tiempo al sistema judicial de la Nación.

Esto permite que se conformen tribunales con miembros de las bandas terroristas ERP y Montoneros, o con familiares y/o integrantes extremistas de “Justicia Legítima”. Tribunales que juzgan y condenan, sin pruebas, solo por ser militar o policía y por haber estado en un determinado destino, respaldando tales decisiones en fallos nacidos de aquel pacto vengativo.
Estos jueces ignoran deliberadamente el sistema jurídico/legal que imperaba en aquella época y todo es convertido a un relato imaginario, digno de Franz Kafka.
Ejemplos: detenciones legales que, a 40 años, se denominan “secuestros”; a un interrogatorio legal que se le dice “tortura”; lugar de detención como “centro clandestino de detención y tortura” (por más que se trate de tribunales de justicia o de unidades policiales). Leyes, decretos, disposiciones legales emanadas del estado constitucional de aquellos años es desconocido y considerado ilegítimo y, por ello, toda actividad o función desempeñada se la considera dentro de la teoría del “plan sistemático de terrorismo de Estado”.
Funcionarios como usted que hoy, también de manera premeditada, ignoran este presente judicial, por más esfuerzo tecnológico que incorporen, lo único que logran es dejar un campo minado de injusticias cometidas que, como una maldición, asolará a través del tiempo al sistema judicial de la Nación.
Usted habla de “modernizar” la justicia con nuevas herramientas y que a ellas hay que cargarle la información para que esta sea efectiva. Yo pregunto: ¿a qué información se refiere? ¿Será aquella que permita apresar a ladrones de gallina? Esto es manipular a la opinión pública con falsos discursos.
Señor, la información más importante de hoy, para iniciar el camino del cambio de paradigmas, no necesita herramientas tecnológicas, solo necesita decisión  política y coraje, para, bruscamente poner fin al pacto Kirchner/Lorenzetti y restituir la vigencia plena de la C.N. y aplicar correctamente el Tratado de Roma, pues la C.N. es el máximo instrumento jurídico que rige la República y hoy es violada especialmente en su aspecto de que no hay delito sin ley previa y las leyes no se pueden aplicar en forma retroactiva.
Aquel pacto espurio abrió las puertas para que la legión de jueces prevaricadores arrasara con el estado de derecho, sepultando en el decenio 2003/2015 todo el prestigio del sistema legal argentino. Esto ha sido expresado por una mayoría de excelsos juristas de la talla de Badeni, Soler, Fayt, entre otros. También es bueno resaltar al ex integrante de la CSJN, Dr. Adolfo Vázquez, con su libro “Asalto a la Justicia”.
Tampoco es necesario modernizar la justicia para que el “Estado argentino” denuncie de una vez por todas a los máximos funcionarios que gobernaron el país en los últimos 12 años y le digan a la sociedad cuánto dinero le robaron estas personas, dado que hoy se presentan como nuevos candidatos como si recién llegaran de Marte.
Señor, no mientan más. No pongan como excusa que hay que dejar actuar a la Justicia y que estamos en un estado democrático, etc. etc., dado que denunciar el robo, malversación, administración fraudulenta, dilapidación de reservas, estafas a los tenedores de bonos, firma de pactos traicioneros no significa avasallar ningún poder del Estado.
Es simple, Ud., como funcionario público, denuncie el robo de los 500 millones de dólares que Néstor Kirchner le saqueó a la provincia de Santa Cruz. ¿Dónde están?
¡Por favor, alguna vez ríndanle cuentas a la sociedad!

La sociedad argentina no se merece que se le siga mintiendo y engañando con discursos gramscianos. No le vendan humo.

Pregunto, ahora que esta justicia nos destruyó la vida, y la de nuestras familias… ¿salen a decir que hay que “cambiar el modo en el cual trabaja”? (Estos dichos de Lorenzetti fueron publicados en el diario MDZ Mendoza el 11 de octubre 2017). Es decir, este mamarracho de justicia, ¿ puede ser utilizado y puesto de ejemplo ante el mundo para condenarnos sin pruebas y, con ello, tapar los errores políticos del pasado, pero no para encarcelar a las bandas de saqueadores de las arcas del Estado?
Como verá, seguimos escuchando a este señor de la SCJN que nos dice: “… un ciudadano que se acerca a pedir justicia se encuentra con una estructura del siglo XIX…”. Esto es un discurso falso y cínico, pues pactó con Kirchner utilizar esa justicia para cometer un genocidio disfrazado de legalidad y de esa forma construir poder y permitirles a las bandas terroristas alcanzar la tan ansiada venganza y continuar la lucha hacia la toma del poder para instalar un gobierno totalitario.
La sociedad argentina no se merece que se le siga mintiendo y engañando con discursos gramscianos. No le vendan humo.
Si bien no hay que vivir del pasado, sí hay que modificar los atajos mafiosos construidos durante 12 años.
Ya vivimos experiencias de “nuevas oportunidades”, por ejemplo el regreso de Perón en el ´73, Alfonsín y su “plan Austral”, Menen y su “pizza y champagne” y ni qué hablar de los últimos 15 años.
Ustedes no escapan a las generales de esa ley, son hijos de ese pasado ruinoso, vienen de distintos sectores que se beneficiaron durante esos años de caos.
Por ello, omitir aquel pacto espurio, disfrazado de política de Estado y permitir que uno de sus responsables continúe dentro del máximo tribunal de justicia de la Nación es, lisa y llanamente, una mentira y una estafa a la confianza y al futuro de la sociedad.
Así, la suerte de éste pretendido cambio está cantada: será EL FRACASO.
Por último, tampoco puede continuar ignorando en sus discursos a los cientos de integrantes de las FF.AA., FF.SS. y Policiales, los cuales debieron descender al infierno para llegar a las entrañas de las columnas de combatientes de Montoneros y las compañías militarizadas del ERP para poder derrotarlas.
Así, Ud. hoy es ministro y goza del placer de ocupar un despacho climatizado y confortable, en libertad, cuando miles de aquellos silenciosos y obedientes soldados están injusta e ilegítimamente presos.
Sin otro particular, lo saludo Atte.
Juan Giovarruscio

Preso Político
Penal de San Felipe, Mendoza.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 24, 2017


 

Despierte. Presidente… que hasta usted puede terminar preso!

Share

Escribe Juan Giovarruscio.

 

Señor presidente de la

Nación Argentina

Ing. Mauricio Macri

S———-/————-D

De mi consideración:

                                               Pesa la mano y es difícil coordinar las ideas de manera coherente al sobrellevar ya, una injusta prisión perpetua.

Pero el temple y los valores que trasmitiera aquel contratista de viña, hijo de gringo, quien fuera mi padre, moldeó mi espíritu en la fragua del sacrificio para ser un luchador, hoy, me ayuda a redoblar el esfuerzo y las ganas de vivir.

El 14 de junio de 2017 fui condenado a prisión perpetua por el solo hecho de pertenecer al Ejército Argentino y ostentar la especialidad de Inteligencia.

Nada más. El resto es relato. Conjetura. Imaginación diabólica.

                                               ¿Pero sabe qué? No estoy dolido por eso, estoy dolido porque “me robaron la libertad” con mentiras y suposiciones.

                                               El 14 de junio de 2017, se concretó la obra sobre 27 hombres, de los cuales fuimos condenados 24, de ellos, 12 a prisión perpetua y el resto a penas menores.

                                               Ello ocurrió luego de un simulacro de juicio que duró casi cinco años, ejecutado por talibanes del derecho.

Testimoniaron cerca de 200 personas, ninguna “me reconoció, acusó, señaló o denunció”. Cabe la pregunta; ¿para qué escuchar tantos testigos de la fiscalía, si luego al no denunciar nada contra el imputado se los ignora deliberadamente? Si esto no es una parodia y farsa, ¿cómo se llama?

                                               ¿Ingeniero, cual es el “curro” que prometió en campaña se terminaba?

                                          ¿De qué cambio en la justicia y DDHH, habló? ¿El de Julio Alak por Germán Garavano y el subsecretario Avruj?

                                               Pregunto señor Macri: ¿estos son los fallos que usted quiere para justificar que los juicios continúen? ¿Esto es justicia? ¿Estos son los fiscales y jueces de la Nación independientes e imparciales?

                                               Con condenas a perpetua sin haber probado en lo mínimo la participación mas allá de la de haber pertenecido y estar destinado en una subunidad de Inteligencia militar. Con fallos como este, engañan a la población haciendo creer que han juzgado y sentenciado a peligrosos represores, tal lo declarado públicamente por el Fiscal luego de la sentencia, quien expresó: “este es el primer juicio en el interior del país que desenmascara como trabajó la inteligencia en San Rafael”.

Pregunto: ¿cuál inteligencia desenmascaró? ¿La realizada por dos sargentos sobre el ambiente geográfico y terreno? Nada más perverso y repugnante, digno de un Estado totalitario.

                                               Publique, dígale al mundo, que el 14 de junio la justicia argentina, condenó a perpetuidad, (SIN PRUEBAS), a 12 personas, acusadas de violar los DDHH.

Tal vez con ello logre que vengan muchos inversores al país.

                                               Hoy… desearía…un juicio oral y público, pero en Plaza de Mayo y no en el oscuro salón de una Universidad (donde no existió estrado, símbolos Nacionales y nada que significara solemnidad de un juicio de la Nación). Por ello, cabe la denominación de “juicio Popular”, realizado en un lugar clandestino, bajo la fachada de la Universidad Tecnológica de San Rafael y, ejecutado por un tribunal compuesto por “jueces NO NATURALES”.

                                               Me detuvieron por conjeturas y, sin probarlo, me condenaron. De ahora en más, este fallo será revisado por jueces que confirmaran todo mediante la aplicación de la teoría de Roxin.

                                               ¿Cómo hacer para escapar a esta trampa tendida por el Estado Argentino?

Apelaré, pero ya de entrada pierdo 10 a 0, dado que, ni el art. 18, ni lo que establece el Estatuto de Roma, será tenido en cuenta. Se guiarán por fallos nacidos de la corrupción política entre Kirschner y Lorenzetti, como Simón, Arancibia Clavel, Mazzeo, Batalla, entre otros. Asimismo, apelarán a una norma consuetudinaria como el Ius Cogens y esto seguirá igual. La revisión será de formula.

                                               Cada día que pasa, su Justicia Independiente les roba la libertad a personas inocentes, con condenas exageradas.

Usted sabe que Lorenzetti y Kirschner se pusieron de acuerdo para declarar la inconstitucionalidad de dos leyes plenamente constitucionales. Alberto Fernández, explica que aun cuando los asesores le indicaban que el tema estaba cerrado, la férrea voluntad política de Carlos Kirchner, permitió la reapertura de las causas por lesa humanidad, (Radio La Red, marzo de 2009, programa de Dante Aliverti).

De esa manera sacaron luego fallos, violando la irretroactividad de las leyes.

                                               Esta prisión perpetua, a mis 70 años, es lisa y llana la pena de muerte. Pero lo más doloroso es que, fue aplicada por una Justicia “dependiente”. Justicia que en más de un año y medio de su gobierno no ha modificado ni una coma del fondo del problema.

Señor, para cambiar ésta “no justicia”, no se necesita dinero, se necesitan “agallas”. No como autoritario, sino con inteligencia, ingenio, con funcionarios capaces que rompan con viejas argumentaciones. También se necesita un “Proyecto de País”, que contenga a todos los sectores con sus diversos matices y diferencias.

No eslóganes publicitarios ni gurúes ecuatorianos del marketing.

Se necesita criterio y sentido común. Darse cuenta que con los mismos actores no va a cambiar nada.

Si en el Congreso no puede prevalecer porque sus diputados y senadores se alinean y negocian con la oposición para sacar una ley en contra de un fallo de la Suprema Corte, (2×1) entonces, ejerza la acción del Poder Ejecutivo, vete la ley y luego decrete.

Rompa con el modelo de sociedad uniformada, piramidal y homogénea en torno a ideas únicas.

                                               Si por ello, se tiene que ir, váyase con la frente en alto y no por la puerta de atrás, aunque creo que no será necesario. La sociedad verá el cambio de no estar sometidos a mercenarios de la política.

                                               ¡¡Cuidado!! arregle primero la justicia, sin ella no va a lograr cambiar el resto.

Apure el cambio en la justicia para que los corruptos del gobierno anterior vayan presos. “Ya”, NO el año que viene. El que viene puede ir preso usted por esta justicia. ¡Despierte! Se está violando la C.N. y los Tratados Internacionales.

Que no le vendan humo sus asesores.

El cambio lo tiene que iniciar, desplazando a los que le rodean y le están haciendo equivocar.

Rodéese de personas que tengan la convicción de cambiar.

                                               El “Nunca mas” es una mentira más. En la Argentina pasarán estas desgracias cien mil veces más, de continuar por este camino minado de injusticias. Miremos el ejemplo de Alemania, se repuso del nazismo y de la tragedia de la guerra y se convirtió en una potencia. Luego derrumbó el muro y no salieron a perseguir a los jerarcas marxistas que la sometieron durante 70 años. Por el contrario, ayudaron a Alemania del Este a nivelarse con la occidental. Hoy es una sola, sin resentimientos.

                                                Ud tiene en su equipo de gobierno “gramscianos” que en forma continua llevan adelante campañas de engaño, haciendo creer a la sociedad, que los juicios son justos y que por ello deben continuar. 

Nada más cínico, y engañoso. Estos juicios son llevados adelante por un acuerdo entre tránsfugas e inescrupulosos y el corrupto e impune arco político que posibilitó anular las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Esto derrumbó todo lo que se había avanzado hacia la integración de la sociedad sin la injerencia y manipulación de los DDHH. Transformándolo, luego, en un gran negocio.

Es por ello que, hoy fuimos juzgados y condenados a prisión perpetua, sin pruebas, suboficiales, que por más que nos hubiéramos propuesto, jamás podríamos haber cometido los delitos que se nos endilgan.  

¿Claro, pero quien nos condena? Nos condena un Tribunal integrado por jueces Subrogantes, designados a dedo, todos ellos simpatizantes y/o adherentes de Justicia Legítima. Vinculados familiarmente con ex subversivos que fueron condenados a prisión por actividades subversivas que se conocieron en la cárcel y desde entones caminan juntos por la vida.

Señor, su gobierno esconde detrás del cacareo de los DDHH, dictadura militar y justicia independiente, la realidad. Estos juicios son una imitación, de lo que deberían ser. Es decir, “no son juicios imparciales. Se condena sin pruebas y  bajo el contexto del relato  y  simbolismo inventado de los treinta mil desaparecidos. Todo ello sostenido por su subsecretario Avruj y la gobernadora Vidal, (ley mediante) que obliga a repetir la mentira de los 30 mil al mejor estilo Estalinista.  

Lamentablemente, Ud. no tiene la menor idea como se desarrollan y se llevan adelante estos seudos juicios plagados de arbitrariedades e irregularidades

Juicios que violan la CN y el Tratado de Roma. Esto, sostenido tanto por la Academia Nacional de Derecho, como por excelentes y honestos constitucionalistas tal el caso del fallecido integrante de la CSJN Dr. Carlos Fayt en su disidente voto en el caso Simón. 

                                               La ignorancia, soberbia y falta de capacidad y decisión   de los dirigentes políticos y en especial los que están en función de gobierno, como Ud., permiten que se continúe con estos juicios que aplican condenas a miembros subalternos como si hubiesen sido “jerarcas”. responsables. 

Con este argumento se les llena la boca expresando que Argentina es un ejemplo en juzgar a los responsables de violar los DDHH.

¿Esta es la seguridad JURÍDICA que practica Argentina? ´

                                               Señor presidente, no puede tener en el gobierno a un subsecretario de DDHH que sigue los lineamientos dictados por el CELS. Que emite opiniones públicas engañosas tales como las formuladas en el programa del periodista Lanata del 29 de junio del 2017, en el cual sostuvo: … “que no se puede comparar bis a bis los crímenes cometidos por el terrorismo que asoló a la sociedad argentina en la década del 70, con los que cometieron las FFAA y FFSS durante la lucha con estas bandas, argumentando, que éstas, FFAA, los cometieron con el apoyo y complicidad del Estado”.

                                               Hay que decirle a este señor y a todos los que hoy se manejan con la “pos verdad”, que quienes contaron con la complicidad y apoyo de un Estado, fueron precisamente las bandas criminales que agredieron a la sociedad y al Estado Argentino con el apoyo político, militar y económico de estados extranjeros tales como la ex. URSS, Cuba, Nicaragua, Libia etc.

                                               Por ello, usted, con funcionarios ignorantes de la verdadera historia, no podrá jamás producir cambios.

                                               Señor, cuando hablan de esa historia son “tuertos” y “rengos”, por no decir nuevamente cínicos. Es bueno tener presente que cuando hablan, lo hacen en nombre del gobierno y el gobierno hoy, es usted, por lo tanto, si no los aleja es usted el responsable.

Para finalizar y como conclusión, el 24 de marzo de 1976 no me dijeron que a partir de dicha fecha nos apartábamos de las leyes y del Código de Justicia Militar. 
                                                  Así, señor presidente, hoy fui juzgado y condenado por el mismo estado nacional que hace 40 años, con un gobierno constitucional, legitimo, elegido por el voto popular, (luego sustituido por uno de facto), pero que continuó aplicando las mismas leyes y decretos. Con la C.N. y su inequívoco Art. 18 que consagra los derechos y garantías individuales, me vi involucrado en un acontecimiento (armado) del cual no tuve la mínima oportunidad de decidir ni opinar sobre su desarrollo.

Hoy, ese mismo Estado, con otro gobierno constitucional, con la misma C.N., con el mismo Art. 18, más la incorporación del Tratado de Roma, vigente desde el 2007, el cual reafirma el Art. 18 de la C.N., en el sentido que no se puede ni debe aplicar la Ley y este tratado retroactivamente. Además, eso sí, sin el Código de Justicia Militar, con otras leyes no vigentes al momento de los hechos, me condena a “prisión perpetua”, sentenciando, que para lo que aquel Estado me preparó, hoy se considera un delito ¡¡¡DE LESA HUMANIDAD!!!  Agrega además dicho fallo, que las FFAA y FFSS, se convirtieron en un “aparato represivo”, ignorando su organización y doctrina.

                                               Esta condena a prisión perpetua alcanza a la familia.  A mi esposa, que me acompañó, sufrió y padeció el flagelo del terrorismo en aquellos años, en los que cuando salía de casa para ir al cuartel no sabia si volvía por ser victima de un secuestro y/o atentado.

A mis hijos, mis nietos, mis hermanas, sobrinos y mi madre de 90 años, quienes padecen la estigmatización y la discriminación por tener a su marido, padre, abuelo, hermano, hijo, condenado (sin pruebas) por los mal llamados “delitos de lesa humanidad”. (Esta injusticia afecta aproximadamente a 60 mil familiares directos de los más de tres mil presos políticos.

                                               Señor, esto es una locura. No se puede resolver un conflicto armado de origen político/ideológico, como el vivido en nuestro país en la década del 70, con un Código Penal, máxime si la aplicación del mismo es parcial, sesgado y retroactivo para un solo sector de aquel enfrentamiento.

 Por último, vale la pena destacar lo siguiente: “La alegría que usted reflejo con la liberación del preso político de Venezuela, Leopoldo López”, permite reflexionar que Argentina también tiene apresados a mas de dos mil ex miembros de las FFAA y FFSS, jueces, empresarios, clérigos etc. por razones políticas. (No perder de vista que la decisión de reabrir estas causas, fue, política)

Y, si hacemos un parangón con otras sociedades, nos permitirá entender por qué existen sociedades que progresan y avanzan en paz a pesar de sus tragedias. Como ejemplo podemos destacar lo siguiente: el 01 de junio de 2017 falleció el ex miembro de los guardias del campo de concentración de Auschwitz a los 95 años, Reinold Hanning. En junio de 2016 se lo acusó de colaborar en más de 170.000 asesinatos y en la deportación de 425.000 judíos húngaros, por ello le impusieron 5 años de prisión y nunca pisó la cárcel.

Otro ejemplo, la justicia alemana, condenó a 5 años de prisión a John Demjanjuk por su complicidad en más de 28 mil asesinatos en el campo de exterminio de Sobibor y, en 1968 en la localidad de My Lai- Vietnam, el Tte. 2do del Ejército de los Estados Unidos Williams Laws Colley, cometió una masacre aberrante al asesinar más de 120 personas civiles. Por ello fue juzgado, por un Tribunal militar y condenado a prisión perpetua. A los 3 años fue indultado por el presidente norteamericano Richard Nixon.

                                               La justicia argentina, sin prueba alguna, por “conjeturas, analogías y anacronismo” … ¡prisión perpetua!  Y, para ser más crueles niegan beneficios como la prisión domiciliaria a personas mayores de 70 años.

                                         Sin otro particular saludo a usted con consideración.

 

 

Juan A. Giovarruscio

L.E. Nº: 8.247.353

PRESO POLITICO

Contacto: Mabel Giovarruscio (Hermana)

Cell: XXX-XXXX-XXXXX


Colaboración: David Rey

 

 

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 30, 2017


 

Carta de un Preso Político al Presidente Macri

Share

 

 

 Escribe Juan Giovarruscio.

 

 

Señor Presidente de la Nación Argentina
Ingeniero Mauricio Macri

 

De mi consideración:
Ha transcurrido más de un año de gobierno. La “pesada herencia” lo está aplastando, a tal punto ha llegado este aplastamiento que ya no funcionan los “timbres” de la Casa Rosada y, por ello, no recibe al cartero (pueda ser, que en la futura reparación sea tenido en cuenta).
La presente es la décima carta que le escribo como Preso Político desde que asumió. No he obtenido respuesta alguna.
Al principio de la gestión pareció que algo cambiaba. Una corte de secretarias y operadores comunicaban la recepción y derrotero que seguían las correspondencias. Luego se ensayaban tibias y evasivas respuestas. Con el correr de los días esto se diluyó y poco a poco se cayó el velo de la mentira y el engaño.
Las declaraciones, emitidas por funcionarios y colaboradoresinfiltrados en la estructura de poder, han puesto de manifiesto el verdadero rasgo ideológico del gobierno en materia de DD.HH.: son más de lo mismo.
Por ello, nada ha cambiado en este delicado tema. El ‘curro’ continúa tal cual en el anterior régimen. En el Ministerio de Justicia sobresalen comisarios políticos especialmente entrenados para llevar a cabo campañas de desinformación que con astutas alteraciones de hechos y cronologías que engañan a la población.
Para ello, utiliza un repertorio de frases meticulosamente seleccionadas, que disfrazan un pobre discurso, tales como: “independencia de poderes”, “apego a la justicia”, “proyecto de justicia veinte/veinte”, “debate sobre imputabilidad de menores”, “Justicia independiente”, los 30 mil son un símbolo, dictadura militar, represión, torturas, plan sistemático. O la última de Avruj: ¡el número de desaparecidos es un número en construcción!
Señor, ¡¡¡basta!!! Basta de utilizar frases y eslóganes inventados en los laboratorios ideológicos de las autodenominadas organizaciones de DD.HH. y/o extraídas de fallos judiciales emanados de jueces, tribunales y hasta la misma CSJN infectados ideológicamente, y que encima desnaturalizan el derecho.
Todo esto no es otra cosa que una cortina de humo, con la cual se trastoca el camino de la concordia en odio.
En nuestros juicios solo existe “un plan”, que consiste en condenar de cualquier manera
Todos estos argumentos son repudiables, cínicos e hipócritas, en boca de funcionarios que prometieron cambiar el rumbo, especialmente en materia judicial.
Usted sabe, conoce a la perfección, que para llevar adelante el resurgimiento de estos juicios se pusieron de acuerdo dos inescrupulosos y pactaron cómo hacer para dejar de lado la Constitución Nacional y causar un nuevo daño a la justicia e imagen del país en materia de respeto y apego al Derecho.

Para ello, utiliza un repertorio de frases meticulosamente seleccionadas, que disfrazan un pobre discurso, tales como: “independencia de poderes”, “apego a la justicia”, “proyecto de justicia veinte/veinte”, “debate sobre imputabilidad de menores”, “Justicia independiente”, los 30 mil son un símbolo, dictadura militar, represión, torturas, plan sistemático. O la última de Avruj: ¡el número de desaparecidos es un número en construcción!

Hoy, usted, mantiene ese “pacto ilegal”, “ilegítimo”, “tramposo” y lo respalda con discursos idealizados en una estructura jurídica/judicial que en Argentina no existe.
En nuestros juicios solo existe “un plan”, que consiste en condenar de cualquier manera.
En su condición de Jefe de Estado, debe denunciar estos procesos dado que se viola la C.N. y el Tratado de Roma.
Hoy, la CSJN se presta para llevar adelante estos pseudos juicios y en “el mientras tanto” nos vamos muriendo de a uno en estos inmundos Gulag, tal si fuéramos condenados a pena de muerte.
Por favor, desplace a sus asesores en esta materia. Lo están haciendo equivocar, a menos que usted sea consciente. No son juristas, son comisarios ideologizados.

Señor Presidente, si aún le queda duda sobre lo expresado, lo invito a leer las resoluciones de la Audiencia de España, negando la extradición de María Estela Martínez de Perón y de los Cnles. Gori y Jorge Pedro Wagner.
Primero, porque en la Argentina no hubo genocidio y segundo, los delitos de lesa humanidad rigen a partir de la vigencia y reglamentación del Tratado de Roma (2007).
¡¡¡Por favor, Presidente!!! Lea y hágale leer a su equipo el Tratado de Roma.
Allí se ilustra qué son los delitos de lesa humanidad, qué es el genocidio y quiénes son los que lo cometen. Los pueden cometer el Estado y cualquier organización armada, tal eran las organizaciones terroristas. ¡Basta de ignorancia! Es intolerable que el gobierno y la justicia engañen a la sociedad distorsionando el Derecho e instrumentos internacionales.
Es decir, tanto en España como en Argentina, los hechos ocurridos durante aquella tragedia están prescriptos. Por  lo tanto, no se puede aplicar retroactivamente, como se hace en la actualidad en nuestro país.
Para mayor ilustración, existen fallos similares en Brasil, EE.UU. e Italia.
Señor Presidente, recupere el significado de las palabras. Acá no hubo un plan sistemático, sí operaciones militares que fueron ordenadas desde el Poder Ejecutivo, mediante decretos constitucionales y canalizados a través de la estructura orgánica de cada Fuerza.
¡¡¡Por favor, Presidente!!! Lea y hágale leer a su equipo el Tratado de Roma.
En todo caso, sí hubo un ataque sistemático mediante sabotajes, asesinatos, secuestros, torturas, robos y eliminación de gente inocente por parte de organizaciones terroristas armadas e instruidas política y militarmente en el exterior, con el objetivo de tomar el poder en la Argentina y someterla a una dictadura de pensamiento único.
En 1973, 1974, 1975 y parte de 1976 regía un gobierno constitucional elegido por un 62% de la sociedad.
No gobernaban las FF.AA. Ese gobierno sufrió la agresión terrorista más sangrienta de la historia Argentina. Y ese gobierno decidió la lucha y de qué manera ejecutarla (Juan D. Perón, Isabel Perón e Italo Luder, respectivamente).
Sería importante que todos los políticos, especialmente los peronistas, se hagan cargo de dicho “plan sistemático” de eliminar al oponente en forma clandestina, con López Rega a la cabeza. Terminemos con esta parodia donde los terroristas nos marquen la cancha con un relato rengo.
¿Hasta cuándo la hipocresía con este tema? ¿Hasta cuándo negar la realidad de la historia, los hechos y de no reconocer las actuales violaciones al Derecho Argentino?
¿Hasta cuándo van a seguir asesinando en nombre de la Ley?
Sería importante que todos los políticos, especialmente los peronistas, se hagan cargo de dicho “plan sistemático” de eliminar al oponente en forma clandestina.
Señor Presidente, este tema estaba cerrado, pero liderado por sus actuales socios políticos, radicales y ARI, con Carrió a la cabeza, le posibilitaron a un truhán, devenido en presidente de la Nación, armar una estructura política y a partir de allí aplicar los manuales populistas totalitarios del Foro de San Pablo. Especialmente la destrucción de las FF.AA. y FF.SS.
Esto, con la complicidad de un periodismo, en su mayoría de formación popular/marxista, cuasi mercenarios, deshonestos, que se esconden detrás de una máscara de independencia. A estos y a la gran mayoría de los medios de comunicación social hoy les cuesta aceptar que los han engañado durante varias décadas y ahora, avergonzados, les resulta difícil reconocer el error de haber sido cómodos, de no investigar la verdad, dejarse llevar por un relato tuerto y no ir en busca de la verdad completa. Son víctimas de su propio veneno.
Por parte del gobierno, no se visualiza coraje para romper con ese relato y reconocer verdades incontrastables. No hay valor para aceptar que durante 40 años nos mintieron sobre los números de desaparecidosNos han escondido las miles de víctimas inocentes y daños materiales causados por estas bandas asesinas.
No se tiene la grandeza de reconocer los errores políticos y por ello se continúa violando la C.N. y los Pactos Internacionales, y se descarga en los cuadros subalternos de las FF.AA. y FF.SS. toda la responsabilidad de la tragedia.
No se tiene valor para sostener la verdad y por ello es más fácil continuar con la mentira de los simbólicos 30 mil. Por ello, estas organizaciones terroristas, mutadas en ONG de DD.HH. le torcieron el brazo con el feriado del 24 de marzo.
Señor Presidente, para recomponer esto, usted debe separar funcionarios que con cínico desparpajo mienten, tal el caso del Secretario de DD.HH., Claudio Avruj, y del Ministro de justicia Germán Garavano, quienes manifiestamente comulgan con la metodología de estos juicios plagados de irregularidades e ilegalidades. Garantizan la continuidad del proyecto kirchnerista. Por si fuera poco, el Estado continúa presentándose en estos juicios como querellantes, acusa a personas inocentes que solo cometieron el “crimen” de haber usado un uniforme y haber estado destinado en un determinado lugar.
No pueden, como funcionarios, mentir, como tampoco mirar para el costado ante actos ilegítimos como son la violación del art. 18 de la C.N., entre otros.
En lo que va de gobierno, no se ha revisado ningún fallo de estos juicios con jueces probos e imparciales.  ¿Cómo van a saber la forma en que procede la justicia?
Tampoco se ha revisado la “caja negra” de gastos en este tema y menos se ha informado a la ciudadanía, en qué y cómo se han gastado cerca de 2 mil millones de dólares.
Tan cerrado estaba este tema, que Menem, por pedido de los montoneros que estaban presos y/o prófugos (Firmenich, Vaca Narvaja, Perdía, Bonasso, Kunkel, Diana Conti, entre otros), dictó el indulto, instrumento constitucional, al igual que las leyes de obediencia debida y punto final.
Señor Presidente, no se haga más el distraído. El tema es político/judicial. Tiene en su equipo de gobierno personas honorables y con profundo conocimiento científico y profesional de la historia trágica de los años 70, ellos le pueden brindar propuestas superadoras. Debería escucharlos y por sobre todo respaldarlos.
No puede admitirse que, a cuarenta años, una minoría, liderada por dos o tres ONG y laboratorios como el CELS, que en nombre de los DD.HH., no le permita a la Nación cerrar la herida abierta por aquella tragedia.

Como dije, los juicios son parte del acuerdo Kirchner y Lorenzetti. Esto abrió la puerta del odio y la venganza contra un sector de la sociedad, cuya parte más visible somos los ex integrantes de las FF.AA. y FF.SS., y se oculta el propósito criminal del plan y el saqueo del dinero de la justicia. Por lo tanto, esto no lo soluciona esa justicia independiente que usted menciona, dado que no existe. Tanto es así, que lo que se tiene por Poder Judicial, hace 10 años es presidido por un sospechado personaje que ejerce un manejo absoluto y privilegiado de dicho poder.
Solo existen tribunales digitados por esa política de Estado, que encarcelan y condenan.
Usted y el Poder Judicial de esta republiqueta saben, tienen pleno conocimiento, son conscientes de que estamos injustamente detenidos, procesados y encarcelados, personas que no fuimos los responsables de los errores de aquel pasado.
Los responsables políticos nunca fueron cuestionados ni encarcelados. (Luder, Cafiero, Ruckauf, Menem, Rodríguez Saá, De la Sota, Storani, Manzano, Duhalde, Morou, etc.), por el contrario, cuando la agresión pasó “resurgieron como los luchadores por la democracia”. Tampoco al arco dirigencial, ya sea político, empresarios, gremialistas, incluida la iglesia, se les pidió rendición de cuentas.
Usted y el Poder Judicial de esta republiqueta saben, tienen pleno conocimiento, son conscientes de que estamos injustamente detenidos, procesados y encarcelados.
Hoy, los terroristas asesinos se encuentran libres, indultados y resarcidos social y económicamente. Por ello vemos hoy asesinos que se pasean por programas periodísticos dando clases de democracia.
El escaso coraje no les permite asumir el rol de gobernantes sanos al servicio del ciudadano y por eso no denuncian estos hechos plagados de ilegitimidades. Señor Presidente, a Usted se lo votó para “cambiar”, ahora, ¿qué es lo que no entiende? ¿Qué es lo que le impide el cambio y terminar con esta cacería humana que cada día daña más a la sociedad?
Desde ya, “cambio”, a esta altura de los acontecimientos, no es “estudiar la situación”. Es cambiar, sustituir las viejas estructuras y sus conductores. De lo contrario, con las mismas organizaciones y actores no podrá producir ninguna modificación o cambio.
Los nuevos funcionarios no pueden estar infectados de aquella ideología revanchista y llena de un disimulado odio.
Señor Presidente, Usted no llegó a la presidencia de Suiza o Dinamarca, donde se pueda mover con conceptos de justicia imparcial e independiente y donde existe normalidad jurídica. Acá, en su Argentina, tiene una estructura dinamitada y corroída en todos sus estamentos.
Antes de hablar de justicia independiente, hay que bregar por una justicia imparcial, y esto es lo que no se ejercita en estos juicios. No es posible lograr tal imparcialidad con jueces subrograntes o postulantes a cubrir cargos de jueces, todos ellos presionados.
Jueces integrantes de organizaciones terroristas y/o familiares de presuntas víctimas, integrantes de autodenominadas organizaciones de DD.HH. Presidente, esto no es justicia, es persecución. Es un linchamiento popular.
Con un Presidente de la Corte de Justicia que negoció/pactó (ver declaraciones del ex integrante de la CSJN Adolfo Vázquez) con el anterior régimen corrupto de gobierno para avasallar la C.N., extorsionar al Congreso, lograr así, mentira mediante, de implementar una “política de Estado de DD.HH.” y declarar nulas leyes constitucionales que habían posibilitado el camino hacia la paz y reconciliación de los Argentinos.
Presidente, esto no es justicia, es persecución. Es un linchamiento popular.
Este señor, con el cual Usted también ha pactado, continúa sosteniendo la misma posición anárquica de justicia. Utiliza el derecho para convertir a la justicia en un sistema totalitario.
Se respaldan en fallos surgidos de aquel pacto clandestino.
Usted ha “comprado”, ha “aceptado”, ha “consentido” este sistema de justicia que tortura y mata en nombre de los DD.HH.
Este plan criminal mantiene presas a personas totalmente inocentes, como son los familiares y amigos. Pues ellos son los que sufren en carne propia el resultado de esta “política de Estado” cuyo verdadero nombre es un plan criminal de exterminio de ex agentes del Estado que combatieron al terrorismo marxista que quiso instalar un socialismo totalitario similar a ex URSS o Cuba.
Como dije, personas de 70/80 años y más, padres, madres, esposas, hijos, nietos, personas honestas que lo votaron y hoy se sienten frustrados y engañados.
Hoy Usted no toca el timbre de mi casa, o el de mi hermana, o mi madre de 90 años. Usted ganó por una diferencia de 600 mil votos aproximadamente. Gran parte de ellos pertenecen a dichas personas. Los engañó cruelmente. No quiere oír ni reconocer cómo fueron los hechos. Se deja llevar por la facilidad del relato falso instalado.
Señor Presidente, para cambiar hace falta imaginación y coraje, dos virtudes que no sobresalen en su gestión. No se han animado a sentar las bases para modificar la realidad del país. Les resulta más fácil “copiar y pegar” viejas recetas.
Nos engañó cruelmente. No quiere oír ni reconocer cómo fueron los hechos. Se deja llevar por la facilidad del relato falso instalado.
No existe grandeza y generosidad para el sacrificio. Las apetencias eleccionarias de corto plazo son prioritarias. Por ello, continuar con la vieja política es más cómodo. No se puede gobernar y estar pensando en las próximas elecciones.
No hubo coraje para hablar claro ante la sociedad y decir cuál fue la “pesada herencia”. Ésta se va enterando a cuenta gotas.
No hay valor para denunciar ante el pueblo los acuerdos espurios, cuasi mafiosos establecidos por miembros de la CSJN, donde se sentaron las bases para avasallar el Derecho y sumir nuevamente a la Argentina en el túnel del tiempo, cambiando a las nuevas generaciones la historia mediante constantes campañas de manipulación psicológica dirigidas por terroristas espías como Horacio Verbitsky, Anguita y otros, quienes deberían ser juzgados por los delitos cometidos como integrantes de bandas terroristas Montoneros y ERP.
Hoy nos encontramos sometidos a tribunales compuestos por ex terroristas (ejemplo: los integrantes del TOF de Santiago del Estero, recientemente separados por la Cámara de Casación Penal, por no ser imparciales dado que son ex integrantes del ERP y miembros de una organización defensora de Derechos humanos). Así, como este caso, en la mayoría de los tribunales y fiscalías se puede encontrar personajes comprometidos ideológicamente, ya sea profesional y/o familiarmente.
Esto ocasiona situaciones como la que sintetizaré: “…un imputado presenta una recusación al Tribunal por existir causales de no ser imparciales, éste da vista al Ministerio Fiscal, compuesto por un fiscal de Justicia Legítima y otro, mal designado, Ad Honorem. Ambos rechazan el pedido. Luego, un tribunal que actúa en otro juicio de ‘lesa humanidad’, también compuesto por militantes de Justicia Legítima, desestima el recurso por extemporáneo, sin importar el fondo de la irregularidad planteada”.

Presidente: ¿cómo se hace para saltar este “corralito”? ¿Para zafar de esta trampa? ¿Ésta es la justicia que ustedes quieren para estos juicios? ¿A esto usted y sus ministros le llaman justicia independiente?. Señor ¡¡¡Tengo bronca!!! No me tome por idiota (por no usar el término que utilizó la expresidente con su funcionario).  
La discusión de 30 mil/8 mil, es estéril. Eso ya pasó.
Deje que cada uno sostenga su cifra. El Estado no debe entrar en esa polémica inconducente. Sí, el Estado, debe ser imparcial; decir, transmitir y comunicar los datos oficiales. Con responsabilidad. No se puede mentir con datos comprobados y reconocidos oficialmente. Debe rechazar con fuerza la idea de un pensamiento único.
Señor Presidente, el tema preocupante, urgente a resolver ya, es terminar con el accionar vengativo del Poder Judicial. Pues Argentina está cometiendo, ahora sí, delitos de lesa humanidad. Señor Presidente, ¡¡¡que el árbol no nos tape el bosque!!!
Está malversando la oportunidad de cambio. En lugar de sentar bases para terminar con aquel pasado trágico, continúa por la misma senda de la división por más que declame la unión nacional.
Argentina está cometiendo,ahora sí, delitos de lesa humanidad.
No habrá concordia mientras se persista en condenar a un sector de la sociedad que en los 70 fue agredido y hoy se lo apresa por haber defendido el estilo de vida, suyo, nuestro, el de las futuras generaciones. De haber triunfado aquellos, tenga por seguro que Usted hoy no sería presidente de los argentinos.
La verdad en este tema aún no ve la luz y la mayor parte de la sociedad no conoce lo que pasa verdaderamente en estos enjuiciamientos.
Se continúa vendiendo carne podrida con los DD.HH. La estructura del Ministerio de Justicia continúa intacta, tanto en sus costos como en su política ideológica, conducida por sombríos personajes que mediante encantadores discursos, llenos de palabras, tienden un velo engañoso, disfrazado de justicia, escondiendo bajo la alfombra la mugre de arrastre de este tema.
Miembros de este gobierno continúan sosteniendo una defensa acérrima del “plan de solución final” al que estamos sometidos.
Para cambiar hace falta coraje, imaginación, sueños grandes, humildad y generosidad.
Argentina debe reconocer y decirle al mundo la verdad sobre este tema. Tiene la obligación jurídica y moral de hacerlo. De lo contrario es mentir, igual a como se mintió con el INDEC durante tantos años.
Se debe reconocer este error, producto de una política equivocada, llevada a cabo por políticos corruptos, mercenarios y oportunistas que, mentira mediante, decidieron cambiar el rumbo de la reconciliación iniciada a partir de 1983.
Dígale al mundo, el que hoy vive ocupado en combatir al terrorismo (y lo hace con todos los medios posibles… hasta con torturas), que Argentina sufrió en la década del ´70 la peor agresión terrorista de su historia.
Por último, rescato unas palabras del ex presidente norteamericano Franklin Roosevelt, que dijo: “Una de las principales libertades es liberarse del miedo”.
En nuestro caso, liberarse del miedo que han impuesto estas bandas terroristas significa hacer más libre a la sociedad. Esto debería convertirse en el objetivo común. Muchos otros problemas serían entonces más sencillos de resolver.
Desde ya, no existirían presos por razones políticas ni ideológicas en la Argentina.
Decir la verdad, desenmascarar la mentira y reconocer los errores no generará polémica, por el contrario, nos quitará de encima la pesada mochila de la trágica década de los 70.
De otro modo, la sociedad deberá esperar 40 años para darse cuenta de los asesinatos que aquí y ahora se cometen en nombre de la justicia, violando premeditadamente la Constitución Nacional.
Sin otro particular, saludo al señor Presidente, con distinguida consideración.

 

Juan Giovarruscio
Preso Político
4 años con prisión preventiva
Penal de San Felipe- Mendoza

 



PrisioneroEnArgentina.com

Junio 16, 2017



 

EL ÁRBOL TAPA EL BOSQUE

Share

La Décima de Giovarruscio…

 

 

“Debemos usar el tiempo sabiamente y darnos cuenta de que siempre es el momento oportuno para hacer las cosas”

NESLON MANDELA.

 

 

 

Señor Presidente de la Nación Argentina

Mauricio Macri

S———————//———————–D

De mi consideración:

                                    Ha transcurrido y consumido, más de un año de gobierno. La “pesada herencia” lo está aplastando, a tal punto ha llegado este aplastamiento que ya no funcionan los “timbres” de la Casa Rosada y por ello, no recibe al cartero. (Pueda ser, que en la futura reparación sea tenido en cuenta).

                                    La presente es la décima carta que le escribo como Preso Político desde que asumió. No he obtenido respuesta alguna.

Al principio de la gestión, pareció que algo cambiaba. Una corte de secretarias y operadores comunicaban la recepción y derrotero que seguían las correspondencias. Luego se ensayaban tibias y evasivas respuestas. Con el correr de los días esto se diluyó y poco a poco se cayó el velo de la mentira y el engaño.

                   Esas respuestas, emitidas por funcionarios y colaboradores, infiltrados en la estructura de poder han puesto de manifiesto el verdadero rasgo ideológico del gobierno en materia de DDHH, son mas de lo mismo.

Por ello, nada ha cambiado en este delicado tema. El curro continúa tal cual en el anterior régimen. En el  Ministerio de Justicia, sobresalen comisarios políticos, especialmente entrenados para llevar a cabo campañas de desinformación que con astutas alteraciones de los hechos y cronología engañan a la población.

Para ello, utiliza un repertorio de frases meticulosamente seleccionadas, que disfrazan un pobre discurso, tales como: “independencia de poderes”, “apego a la justicia”, “proyecto de justicia veinte/ veinte”, “debate sobre imputabilidad de menores”. “Justicia independiente”. Los 30 mil son un símbolo, dictadura militar. Represión. Torturas. Plan sistemático. O la última de AVRUJ: ¡¡el número de desaparecidos es un número en construcción!!. etc.

                                    Señor, ¡¡basta!! de utilizar frases y eslogan inventados en los laboratorios ideológicos de las autodenominadas organizaciones de DDHH y/o extraídas de fallos judiciales emanados de jueces, tribunales y hasta la misma CSJN, infectados ideológicamente que desnaturalizan el derecho.

                                    Todo esto no es otra cosa que una cortina de humo, con la cual se trastoca el camino de la concordia en odio.

                                    Todos estos argumentos son repudiables, cínicos e hipócritas, en boca de funcionarios que prometieron cambiar el rumbo, especialmente en materia judicial.

Usted sabe, conoce a la perfección, que para llevar adelante el resurgimiento de estos juicios, se pusieron de acuerdo dos inescrupulosos y pactaron como hacer para dejar de lado la C.N. y causar un nuevo daño a la justicia e imagen del país en materia de respeto y apego al Derecho.

                                    Hoy, usted, mantiene ese “pacto ilegal” “ilegitimo”, “tramposo” y lo respalda con discursos idealizados en una estructura jurídica/judicial que en Argentina no existe.

                                    En nuestros juicios solo existe “un plan”, que consiste en condenar de cualquier manera.

                                    En su condición de Jefe de Estado, debe denunciar estos procesos dado que se viola la C.N. y el Tratado de Roma.

Hoy, la CSJN se presta para llevar adelante estos pseudos juicios y en “el mientras tanto” nos vamos muriendo de a uno en estos inmundos gulag, tal si fuésemos condenados a pena de muerte.

                                    Por favor, desplace a sus asesores en esta materia. Lo están haciendo equivocar, a menos que usted sea conciente. No son juristas, son comisarios ideologizados.

                                    Señor Presidente, si aún le queda duda sobre lo expresado, lo invito a leer las resoluciones de la Audiencia de España, negando la extradición de María Estela Martinez de Perón y de los Cnles. Gori y Jorge Pedro Wagner.

Primero, porque en la Argentina no hubo genocidio y segundo, los delitos de lesa humanidad rigen a partir de la vigencia y reglamentación del Tratado de Roma. (2007)

Por favor!! Señor lea y hágale leer a su equipo el Tratado de Roma.

Allí dice qué son delitos de lesa humanidad y genocidio y quiénes los cometen. Los pueden cometer el estado y cualquier organización armada, tal eran las organizaciones terroristas. ¡Basta de ignorancia!. Es intolerable que el gobierno y la justicia engañen a la sociedad distorsionando el Derecho e instrumentos internacionales.

Es decir, que  en España al igual que en Argentina los hechos ocurridos durante aquella tragedia, están prescriptos. Por  lo tanto no se puede aplicar retroactivamente, como se hace en la actualidad en nuestro país.

Para mayor ilustración, existen fallos similares en Brasil, EEUU e Italia.

                                    Señor, recupere el significado de las palabras. Acá  no hubo un plan sistemático, sí operaciones militares, que fueron ordenadas desde el Poder Ejecutivo, mediante decretos constitucionales y canalizados a través de la estructura orgánica de cada Fuerza.

                                    En todo caso, sí, hubo un ataque sistemático mediante sabotajes, asesinatos, secuestros, torturas, robos y eliminación de gente inocente por parte de organizaciones terroristas armadas e instruidas política y militarmente en el exterior, con el objetivo de tomar el poder en la Argentina y someterla a una dictadura de pensamiento único.

                                    En 1973, 1974, 1975 y parte de 1976 regía un gobierno constitucional, elegido por un 62% de la sociedad.

                                    No gobernaban las FFAA. Ese gobierno sufrió la agresión terrorista más sangrienta de la historia Argentina.

Y ese gobierno, decidió la lucha y de que manera ejecutarla (Juan D. Perón, Isabel Perón e Italo Luder, respectivamente).

Seria importante que todos los políticos, especialmente el peronismo, se hagan cargo de dicho “plan sistemático” de eliminar al oponente en forma clandestina, con López Rega a la cabeza. Terminemos con esta parodia y que los terroristas nos marquen la cancha con el relato rengo.

                                    Hasta cuando la hipocresía con este tema? Hasta cuándo negar la realidad de la historia, los hechos y no querer reconocer las actuales  violaciones al Derecho Argentino y sus Leyes?

Hasta cuando van a seguir asesinando  en nombre de la ley?

                                    Presidente, este tema estaba cerrado, pero liderado por sus actuales socios políticos, radicales y ARI con Carrió a la cabeza, le posibilitaron a un truhán, devenido en presidente de la nación, armar una estructura política y a partir de allí, aplicar los manuales populistas totalitarios del Foro de San Pablo. Especialmente la destrucción de las FFAA. Y FFSS.

                                    Esto, con la complicidad de un periodismo, en su mayoría de formación popular/marxista, cuasi mercenarios, deshonestos, que se esconden detrás de una máscara de independencia. A estos y a la gran mayoría de los medios de comunicación social, hoy, les cuesta aceptar que los han engañado durante varias décadas y ahora, avergonzados, les resulta difícil reconocer el error de haber sido cómodos, de no investigar la verdad, dejarse llevar por un relato tuerto y no ir en busca de la verdad completa.

                                    Son victimas de su propio veneno.

                                    Por parte del gobierno, no se visualiza coraje para romper con ese relato y reconocer verdades incontrastables. No hay valor para aceptar que durante 40 años nos han estado mintiendo sobre los números de desaparecidos. Nos han escondido las miles de victimas inocentes, personas, niños y daños materiales causados por estas bandas asesinas.

                                    No se tiene la grandeza de reconocer los errores políticos y por ello se continúa violando la C.N. y los Pactos Internacionales, y se descarga en los cuadros subalternos de las FFAA y FFSS toda la responsabilidad de la tragedia.

                                    No se tiene valor para sostener la verdad y por ello es más fácil continuar con la mentira de los simbólicos 30 mil. Por ello, estas organizaciones terroristas, mutadas en ONG de DDHH le torcieron el brazo con el feriado del 24 de marzo.

                                    Presidente, para recomponer esto, usted, debe separar funcionarios que con cínico desparpajo mienten, tal el caso del Secretario de DDHH Claudio Avruj y Ministro de justicia Germán Garavano, quienes manifiestamente comulgan con la metodología de estos juicios plagados de irregularidades e ilegalidades. Estos, garantizan la continuidad del proyecto Kirchnerista. Por si fuera poco, el Estado continúa presentándose en estos juicios, como querellantes, acusando a personas inocentes, que solo cometieron el crimen de haber usado un uniforme y haber estado destinado en un determinado lugar.

No pueden, como funcionarios, mentir, como tampoco mirar para el costado ante actos ilegítimos como son la violación del art. 18 de la C.N. entre otros.

En lo que va de gobierno, no se ha revisado ningún fallo de estos juicios con jueces probos e imparciales.  Cómo van a saber como está procediendo la justicia?

Tampoco se ha revisado la “caja negra” de gastos en este tema y menos se ha informado a la ciudadanía, en qué y cómo se han gastado cerca de 2000 mil millones de dólares.                                 Tan cerrado estaba este tema, que Menen, por pedido de los montoneros que estaban presos y/o prófugos (Firmenich, Vaca Narvaja, Perdía, Bonasso, Kunkel, Diana Conti, entre otros), dictó el indulto. Instrumento constitucional. Al igual que las leyes de obediencia debida y punto final.

Señor, no se haga mas el distraído. El tema es político/judicial. Tiene en su equipo de gobierno personas honorables y con profundo conocimiento científico y profesional de la historia trágica de los años 70, ellos le pueden brindar propuestas superadoras.

Debería escucharlos y por sobre todo respaldarlos.

                                    No puede admitirse que a cuarenta años, una minoría, liderada por dos o tres ONG y laboratorios como el CELS, que en nombre de los DDHH, no le permita a la Nación cerrar la herida abierta por aquella tragedia.

Como dije, los juicios son parte del acuerdo Kirchner y Lorenzetti. Esto abrió la puerta del odio y la venganza contra un sector de la sociedad, cuya parte más visible somos los ex integrantes de las FFAA y FFSS y se oculta el propósito criminal del plan y el saqueo del dinero de la justicia. Por lo tanto, esto no lo soluciona esa justicia independiente que usted menciona, dado que no existe tanto es así, que lo que se tiene por poder judicial, hace 10 años es presidido por un sospechado personaje que ejerce un manejo absoluto y privilegiado de dicho poder.

Solo existen tribunales digitados por esa política de estado, que encarcelan y  condenan.

                                    Usted y el Poder Judicial de esta republiqueta, saben, tienen pleno conocimiento, son concientes que estamos injustamente detenidos, procesados y encarcelados, personas que no fuimos los responsables de los errores de aquel pasado. Que los responsables de las FFAA y FFSS fueron juzgados y condenados.

Que los responsables políticos nunca fueron cuestionados ni encarcelados. (Los Luder, Cafiero, Ruckauf, Menen, Rodríguez Saa, De la Sota, Storani, Manzano, Duhalde, Morou etc.), por el contrario, cuando la agresión paso, “resurgieron como los luchadores por la democracia”. Tampoco el arco dirigencial, ya sea político, empresarios, gremialistas, incluida la iglesia, se les pidió rendición de cuentas.

Hoy, los terroristas asesinos se encuentran libres, indultados y resarcidos social y económicamente. Por ello vemos hoy asesinos, que se pasean por programas periodísticos dando clases de democracia.

El escaso coraje no les permite asumir el rol de gobernantes sanos al servicio del ciudadano y por eso no denuncian estos hechos plagados de ilegitimidades. Señor a ud. se lo votó para “cambiar”, ahora, que es lo que no entiende?,qué es lo que le impide el cambio y terminar con esta casería humana que cada día daña más a la sociedad?

                                    Desde ya, que cambio, a esta altura de los acontecimientos, no es “estudiar la situación”. Es cambiar, sustituir las de viejas estructuras y sus conductores. De lo contrario, con las mismas organizaciones y actores no podrá producir ninguna modificación o cambio.

Los nuevos funcionarios no pueden estar infectados de aquella ideología revanchista y llena de un disimulado odio.

                                    Señor, ud. no llegó a la presidencia de Suiza o Dinamarca, donde se puede mover con conceptos de justicia imparcial e independiente y donde existe normalidad jurídica.

                                    Acá, en su Argentina, tiene una estructura dinamitada y corroída en todos sus estamentos.

                                    Antes de hablar de justicia independiente, hay que bregar por una justicia imparcial, y esto, es lo que no se ejercita en estos juicios. No es posible lograr tal imparcialidad con jueces subrograntes o postulantes a cubrir cargos de jueces, todos ellos presionados.

Jueces integrantes de organizaciones terroristas y/o familiares de presuntas víctimas, integrantes de autodenominadas organizaciones de DDHH. Presidente, esto no es justicia, es persecución. Es un linchamiento popular.

                                    Con un Presidente de la Corte de Justicia que negoció/pactó (ver declaraciones del ex integrante de la CSJN Adolfo Vázquez), con el anterior régimen corrupto de gobierno para avasallar la CN, extorsionar al Congreso, lograr así, mentira mediante, de implementar una “política de Estado de DDHH” y declarar nulas leyes constitucionales que habían posibilitado el camino hacia la paz y reconciliación de los Argentinos.

                                    Este señor, con el cual, ud. también ha pactado,  continúa sosteniendo la misma posición anárquica de justicia. Utiliza el derecho, para convertir a la justicia en un sistema totalitario.

Se respaldan en fallos surgidos de aquel pacto clandestino.

                                    Ud. ha “comprado”, ha “aceptado”, ha “consentido” este sistema de justicia, que tortura y mata en nombre de los DDHH.

                                    Este plan criminal mantiene presa a personas totalmente inocentes, como son los familiares y amigos. Pues ellos son los que sufren en carne propia el resultado de esta “política de estado”, cuyo verdadero nombre es un plan criminal de exterminio de ex agentes del estado que combatieron al terrorismo marxista que pretendió instalar al socialismo totalitario similar a ex URSS o Cuba.

                                    Como dije, personas de 70/80 años y más, padres, madres, esposas, hijos, nietos, personas honestas que lo votaron y hoy se sienten frustrados y engañados.

                                    Hoy, no toca el timbre de mi casa, o el de mi hermana, o mi madre de 90 años. Ud. ganó por una diferencia de 600.000 votos aproximadamente. Gran parte de ellos pertenecen a dichas personas.

                                    Los engañó cruelmente. No quiere oír ni reconocer como fueron los hechos. Se deja llevar por la facilidad del relato falso instalado.

Señor, para cambiar hace falta imaginación y coraje. Dos virtudes que no sobresalen en su gestión. No se han animado a sentar las bases para modificar la realidad del país. Les resulta más fácil “copiar y pegar” viejas recetas.

                                    No existe grandeza y generosidad para el sacrificio. Las apetencias eleccionarias de corto plazo son prioritarias. Por ello, continuar con la vieja política es más cómodo. No se puede gobernar y estar pensando en las próximas elecciones.

                                    No hubo coraje para hablar claro ante la sociedad y decir cual fue la “pesada herencia”. Ésta se va enterando a cuenta gotas.

                               No hay valor para denunciar ante el pueblo los acuerdos espurios, cuasi mafiosos establecidos por miembros de la CSJN, donde se sentaron las bases para avasallar el Derecho y sumir nuevamente a la Argentina en el túnel del tiempo, cambiando a las nuevas generaciones la historia, mediante constantes campañas de manipulación psicológica dirigidas por terroristas espías como Horacio Verbinski, Anguita y otros,  quienes deberían ser juzgados por los delitos cometidos como integrantes de bandas terroristas Montoneros y ERP.

                               Hoy nos encontramos sometidos a tribunales compuestos por ex terroristas (ejemplo: Los integrantes del TOF de Santiago del Estero, recientemente separados por una Cámara de Casación Penal, por no ser imparciales dado que son ex integrantes del ERP y miembros de una organización defensora de Derechos humanos). Así, como este caso, en la mayoría de los tribunales y fiscalías se puede encontrar personajes comprometidos ideológicamente, ya sea profesional y/o familiarmente.

                               Esto ocasiona situaciones como la que sintetizaré: “… un imputado presenta una recusación al Tribunal por existir causales de no ser imparciales, este, da vista al Ministerio Fiscal, compuesto por un fiscal de justicia legítima y otro, mal designado, Ad Honorem. Ambos rechazan el pedido. Luego, un tribunal que actúa en otro juicio de “lesa humanidad”, también compuesto por militantes de justicia legitima, desestima el recurso por extemporáneo, sin importar el fondo de la irregularidad planteada.

                               Presidente: ¿cómo se hace para saltar este “corralito”? ¿Para zafar de esta trampa? Esta es la justicia que ustedes quieren para estos juicios? A esto, usted y sus ministros le llaman justicia independiente?. Señor ¡¡Tengo bronca!!. No me tome por idiota (por no usar el término que utilizó la ex presidente con su funcionario). 

                               La discusión de 30 mil/8 mil, es estéril. Eso ya pasó.

Deje que cada uno sostenga su cifra. El Estado no debe entrar en esa polémica inconducente. Sí, el Estado, debe ser imparcial, decir, transmitir y comunicar los datos oficiales. Con responsabilidad. No se puede mentir con datos comprobados y reconocidos oficialmente.

Debe rechazar con fuerza la idea de un pensamiento único.

                               Señor Presidente, el tema preocupante, urgente a resolver ya, es terminar con el accionar vengativo del Poder Judicial. Pues Argentina está cometiendo, ahora sí, delitos de lesa humanidad.  Señor, ¡¡que el árbol no nos tape el bosque!!

 

                               Está malversando la oportunidad de cambio. En lugar de sentar bases para terminar con aquel pasado trágico, continúa por la misma senda de la división por más que declame la unión nacional.

                               No habrá concordia mientras se persista en condenar a un sector de la sociedad que en los 70 fue agredido y  hoy se lo apresa por haber defendido el estilo de vida, suyo, nuestro, el de las futuras generaciones. De haber triunfado aquellos, tenga por seguro que usted hoy no seria presidente de los argentinos.

                               La verdad en este tema aún no ve la luz y la mayor parte de la sociedad no conoce lo que pasa verdaderamente en estos enjuiciamientos.

                               Se continúa vendiendo carne podrida con los DDHH. La estructura del Ministerio de Justicia continúa intacta, tanto en sus costos como en su política ideológica, conducida por sombríos personajes que mediante encantadores discursos, llenos de palabras, tienden un velo engañoso, disfrazado de justicia, escondiendo bajo la alfombra la mugre de arrastre de este tema.

                               Miembros de este gobierno continúan sosteniendo una defensa acérrima del “plan de solución final” al que estamos sometidos.

                               Para cambiar hace falta coraje, imaginación, sueños grandes, humildad y generosidad.

                                    Argentina debe reconocer y decirle al mundo la verdad sobre este tema. Tiene la obligación jurídica y moral de hacerlo. De lo contrario es mentir, como se mintió con el INDEC durante tantos años.

                                    Se debe reconocer este error, producto de una política equivocada, llevada a cabo por políticos corruptos, mercenarios y oportunistas, que mentira mediante, decidieron cambiar el rumbo de la reconciliación iniciada a partir de 1983.

                                    Dígale al mundo, que hoy vive ocupado en combatir al terrorismo, (y lo hace con todos los medios posibles,… hasta con torturas), que Argentina sufrió en la década del ´70 la peor agresión terrorista de su historia.

                                    Por último rescato unas palabras del ex presidente norteamericano Franklin Roosevelt que dijo: una de las principales libertades es liberarse del miedo”.

                                    En nuestro caso, liberarse del miedo que han impuesto estas bandas terroristas, significa, hacer más libre a la sociedad.

                                    Esto debería convertirse en el objetivo común. Muchos otros problemas serían entonces más sencillos de resolver.

Desde ya, no existirían presos por razones  políticas ni ideológicas en la Argentina.

                                    Decir la verdad, desenmascarar la mentira y reconocer los errores no generará polémica, por el contrario, nos quitará de encima la pesada mochila de la trágica década de los 70.

                                    De otro modo, la sociedad deberá esperar 40 años para darse cuenta de los asesinatos que aquí, ahora y en estos precisos momentos, se cometen en nombre de la justicia, violando premeditadamente la Constitución Nacional.

 

                                    Sin otro particular, saludo al señor Presidente, con distinguida consideración.

Juan A. Giovarruscio

Preso Político

4 años con prisión preventiva

Penal de San Felipe- Mendoza

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 1, 2017


 

DOCTORA CARRIÓ…

Share

giovarruscio-juan-mug Por Juan Giovarruscio.

 

A la Dra. Elisa Carrió

De mi mayor consideración:

Le escribo estas líneas desde el “Guantánamo” mendocino de “San Felipe”, cárcel denunciada ante la CIDH e ignorada por la hipócrita dirigencia política argentina, sin distinción de partidos. Con el derecho que me asiste como ciudadano argentino y el de haber prestado servicio leal y honestamente a la Nación durante 35 años, como suboficial del “ex” Ejercito Argentino; hoy encarcelado por una política criminal implementada por el anterior régimen totalitario populista Kirchnerista, sostenida hoy por “Cambiemos”. Éste sólo modificó el modo de materializarla. No ha cambiado nada, dado el desconocimiento del entramado sistema de su Poder Judicial vergonzosamente politizado e infiltrado ideológicamente. Con un ministro de justicia pusilánime y carente de pericia política para enfrentar la corrupción judicial; corrupción ésta que se materializa peligrosamente a partir de una justicia lenta y anarquizada. Manteniendo en el actual esquema del Ministerio Público Fiscal a una figura denunciada reiteradamente y que debió ser separada al inicio de la nueva gestión. Pero la falta de convicción política, les ha permitido, no solo mantenerse en el cargo, sino, lo más grave les ha posibilitado afirmar su andamiaje. Esto se puede apreciar en el reciente recambio de la presidencia de la Cámara de Casación Penal, oportunidad que mediante “pícaras” disposiciones les permitió al infiltrado grupo de “justicia legitima” quedarse con el cargo. Estoy hacinado, junto a otros presos políticos, acusado porque se presume que violé los DDHH en los años 70. “Sin pruebas”, “por conjeturas”, donde se juzga “el contexto” y no la actuación individual de cada uno. De esa manera se cierra la farsa creada con este tema. Política criminal que ha provocado el asesinado de más de 380 personas INOCENTES. Muchos de ellos murieron, luego de interminables años aún en prisión preventiva. Mal asistidos sanitariamente, fueron asesinados sutilmente, luego se mimetizó como “muertes naturales”. Política criminal que tortura física y psicológicamente las 24 horas del día los 365 días del año, encuadrado en engañosos protocolos, directivas y leyes. Estas torturas se materializan de infinitas maneras con cortes de agua, duchas con agua fría durante los meses de invierno, (como en los años 2013, 2014 y 2015), cortes de energía, alojados en celdas de 3×4 m2 para tres personas, con un solo retrete. Estamos hablando de personas mayores de 60. 70, 80 y más de 90 años en algunos casos. (Se puede decir que vivimos en un precario baño). Política criminal mal llamada “política de Estado” para los delitos de lesa humanidad. Esto de por si, ya muestra el doble estándar de justicia para estos juicios. Es dable destacar que Argentina tiene la obligación y compromiso de respetar los Derechos Humanos, dado que así lo disponen los instrumentos Internacionales a los cuales está sometida. Dichos tratados “no dicen” que solo debe respetar los DDHH de hace 40 años. Señora, basta de atropellar a las leyes y engañar a la sociedad. Al respecto le pido por favor, que estudie como profesional del derecho, cuales son los “delitos de lesa humanidad” qué es “genocidio”. Las FFAA y de Seguridad no incurrieron en esos delitos. Estos términos, construidos en laboratorios sicológicos como el CELS, Madres de plaza de Mayo, Instituto “Fernando Ulloa”, entre otros, distorsionan la historia real. Dichas denominaciones son similares a los “30 mil desaparecidos”. Para ustedes emblemáticos. Simbólico. Señora, no venda más humo con este tema. Señora, le recuerdo, dado que percibo, que estos serpentarios han hecho mella en usted y por lo tanto repite junto a otras muletillas, “dictadura, represión, violación, torturas, desaparecidos etc.” Por ello, le refresco la memoria Sra.: “las FFAA, FFSS, Poder Judicial” nunca estuvo contra la sociedad argentina. No la atacó. La defendió de una agresión interna y externa. Aquella guerra fue contra bandas terroristas, asesinas de masas. Por lo tanto, todos aquellos que creen en la paz, democracia y los valores que hicieron progresar este país, tienen el derecho de conocer la verdad sobre aquel pasado y la verdad no está en ese relato inventado. Usted y la sociedad no pueden ignorar frases y/o acciones como: “para lograr instalar un gobierno socialista en Argentina hay que eliminar un millón de personas”. O, para ser aceptados por las ordas terroristas, se debía asesinar a un policía o militar. O aquellas frases terribles del Che “el odio intransigente al enemigo lo convierte en una efectiva, violenta y fría máquina de matar”. Esos eran los valores que alentaban a la juventud maravillosa. El enemigo era usted, su familia, la sociedad toda. Señora, las FFAA y FFSS, menos nosotros, integrantes subalternos en aquellos años “escogimos participar en aquella lucha”. Nos fue impuesta. No haber cumplido hubiera sido traición a la Patria. Además, hoy, a ustedes no les resultaría tan fácil hacer política. Por eso “basta de vender humo”. Aquella agresión llegó a los hogares, lugares públicos, pueblos rurales y urbanos, con matanza de gente inocente. Acá no hubo dos demonios. Hubo uno solo que fue el terrorismo asesino, guiado, impulsado, apoyado, instruido por gobiernos asesinos como el cubano, encabezado por los hermanos Castro y sus bandidos terroristas. No confundamos a la sociedad señora. A menos que usted sea Gramsciana y le haga creer al ciudadano común que preserva lo que realmente pretende destruir. Señora, hablemos claro, acá hubo una represión ordenada por el poder político. Poder que se quedó sin poder, por ineficiencia, incapacidad, corrupción, inutilidad de la clase política de aquella época que no supo manejar aquella agresión armada, luego de haberse involucrado en ella. Si en esa represión, hubo algún exceso, pues hay que comprobarlo, con nombre y apellido, con elementos probatorios. Luego se juzgue a dichos responsables. No al granel, como se ha hecho con nosotros. Por “haber sido integrante de FFAA, FFSS, haber pertenecido, haber estado”. ¡¡Pero cuidado!! Que aquellos que abatieron terroristas en enfrentamientos o en combate, deben ser honrados. ¿Usted tiene valor para eso? Usted tiene valor para aceptar el respeto irrestricto del Art. 18 de la C.N. y digerir que como resultado de su aplicación, quedemos en libertad, en virtud de que todos aquellos hechos están prescriptos? Por favor, nuevamente, no venda más humo con este tema, ni usted ni el gobierno que integra. Basta de hipocresía. Basta de hacer creer a la gente que van por el cambio y tienen en sus equipos de gobierno tanto o más terroristas como Patricia Bullrich, entre otros. Basta de verborragia dialéctica. Señora, esta política criminal se inicia con la anulación de leyes constitucionales, votadas por el congreso de la Nación. Aceptadas por el Poder Judicial en numerosos fallos. Con el reconocimiento de excelentes juristas como el Dr. Fayt y Vázquez (quien renunció por estar en desacuerdo con esta política criminal, violatoria de la C.N.). Anulada, solo por intereses políticos partidarios. Usted fue la principal conductora de aquel proyecto de anulación y con ello le ayudó a construir un poder que no tenia el ex presidente Néstor Carlos Kirschner. Ud sabía, conocía, a quien estaba ayudando a construir poder. Este villano, ya se había robado mas de 500 millones de dólares de la Provincia de Santa cruz. Ud conocía a los montoneros Nilda Garre, Patricia Bullrich, Bonasso, el doble o triple agente Horacio Verbinski, entre otros, que interactuaron a su lado en el Congreso, tanto en él como fuera de él. Esto, además permitió el avance destructivo del instrumento de defensa nacional (FFAA), proceso iniciado durante el gobierno de Alfonsín, bajo la máscara de una “política de DDHH”. Por ello, hoy el país “su República”, es una marioneta. No es valido ni creíble que Ud no sabia que dichas anulaciones serian usadas para iniciar una cruel cacería contra un grupo de gerontes de más de 60/70años. Que en nada tuvieron incidencia en la decisión de aquella contienda trágica. Y luego llevarlos a la cárcel hasta su muerte. Aplicando así, un verdadero “Plan Criminal de exterminio sobre ex miembros de las FFAA, FFSS y en menor medida, de otros sectores de la sociedad. Dio paso también, a la construcción de un aparato judicial represivo que tritura a los presos políticos bajo una fachada legal. Este andamiaje comprende tanto al Ministerio Fiscal como a la Defensoría General de la Nación. El primero acusa sin pruebas y presenta testigos preparados en escuelas creadas para tal fin. El segundo, apenas desarrolla una tímida defensa sutilmente condicionada, por su máxima autoridad. Defensa esta, que se diluye ante un aparato que solo está direccionado para aplicar condenas y/o denegar beneficios legales que pudieran corresponder al imputado. Señora Carrió, para redondear y refrescar memorias. En aquel entonces, la sociedad Argentina se vio agredida y entendió que era casi una guerra. Por ello no toleró que se amenazara más su paz interior y por lo tanto acepto la defensa de su sistema democrático mediante la participación de todos los sectores incluyendo las FFAA y de Seguridad. Todos defendieron implacablemente. Nadie se quedó de brazos cruzados, excepto los políticos. Por eso, no se le puede seguir mintiendo a las nuevas generaciones. Hay que reconocer aquellas familias que perdieron seres queridos por la acción violenta del terrorismo montonero y ERP. Responsables del asesinato de miles de hombres, mujeres y niños inocentes. Si aquellas leyes, especialmente la de Obediencia Debida hubiese continuado, hoy el país no sería denunciado ante los Organismos Internacionales por nuevas violaciones a los DDHH y garantías individuales. Aquella Ley, (obediencia debida), no era para dar impunidad. Era justa, dado que no permitía la caza de brujas, llevada adelante por Kirschner y las organizaciones terroristas, mutadas como ONG defensoras de los DDHH, y como dije, sostenida y reafirmada por este gobierno. Establecía una separación entre los responsables políticos y conductores de las operaciones y los que éramos subalternos sin poder de decisión. Hoy estamos presos por el solo hecho de “haber estado” y/o “haber pertenecido”. Qué debimos hacer para no serlo? Lo que ustedes hicieron anulando aquella ley, aparte de atropellar la C.N., fue abrir la puerta de la venganza y el odio contra un sector de la sociedad que siempre apoyó y reconoció el rol de las FFAA en la lucha contra la subversión marxista. Ustedes se arrogaron de manera “soberbia la razón”. Se creyeron los dueños de la verdad absoluta y nos condenaron antes que los jueces. Pues hoy, desde el mismo instante que somos detenidos sin pruebas y motivo, (luego de cuarenta años), ya estamos condenados. Los juicios son meras parodias circenses que se realizan para satisfacer el placer de venganza de los militantes de las ONG de DDHH y que sirven de pantalla para encubrir una falsa justicia ejecutada por comisarios judiciales adictos a las ex bandas de delincuentes terroristas. (Ejemplo: los tres integrantes destituidos del TOF de Santiago del Estero, por ser miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo). Así podemos enumerar muchos casos donde sus integrantes están vinculados familiar y sentimentalmente a ex miembros de bandas terroristas, y/o ONG defensoras de los mal llamados DDHH. (Investigue). Hoy, nuestros familiares, inocentes, son castigados, humillados, estigmatizados, cada vez que nos vienen a visitar. Deben soportar que se los marque como a ganado con sellos de tinta en sus brazos, tanto tengan 90 como 12 años. Igual que en campos de concentración nazis. Por eso, señora Carrió, no nos tome más el pelo. No hable de nosotros. Ni bien ni mal. El daño que nos ha causado es irreparable. No son los dueños de la verdad. Tampoco son iluminados. Realicen política con otros temas, pero basta de mentir con “dictadura” “desaparecidos”, “represión” y todo ese folclore hueco y mentiroso. Cuenten la verdad completa sin esconder los errores de la dirigencia política. Para finalizar, quiero que sepa que por las decisiones equivocadas de los políticos, mueren ciudadanos inocentes. En este caso, pagamos sus errores con nuestra libertad. Muriendo en cárceles de exterminio y ustedes, dirigentes, ignoran y hacen la vista gorda. Finalizo la presente con una frase de un actor, humorista, escritor estadounidense del siglo 19, Groucho Marx, que le cabe a la dirigencia política argentina: “….la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar, después, los remedios equivocados…”.

Sin otro particular saludo a usted con mi mayor consideración y respeto.

 

JUAN A. GIOVARRUSCIO.

PRESO POLITICO (Más de 4 años con prisión preventiva) (¿Como se llama esto?)

Mendoza, 18 de diciembre de 2016-


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 22, 2016


 

Un día de Furia: David Rey y el General Balza

Share

 

David Rey y su pelea por la verdad choca contra los grandes muros de la hipocresía. El periodista recorrió el camino de recoger testimonios de una más que considerable cantidad presos políticos abandonados en las cárceles argentinas y emprende su lucha desde un lugar muy difícil, lleno de trabas y alterado por una ideología enfrentada que repite el mismo discurso sin evidencias. Rey, luego de ver y escuchar con sus sentidos bien despiertos arremete contra Martín Balza y su política del “yo no fui… yo no estuve” tan famosa y presente en los labios del militar. Sobre todo, embiste y toma posición ante las opiniones del controvertido militar y las tan distantes del prisionero de guerra Juan Giovarruscio.

David Rey, en lo que el titula Caradura Humanista, declara:

“Qué cara rota que es el General Balza, por favor… Acaba de publicar un artículo en Infobae hablando sobre “Derechos Humanos”.

david-rey-2Balza, ¿y qué hay de los Derechos Humanos que no mencionás, es decir, los de tus camaradas del Ejército que cumplen ilegal presidio en condición de PRESOS POLÍTICOS?

Tus propios camaradas, los que están vivos, los que murieron defendiendo esta Patria y los que hoy penan ilegalmente en cárceles comunes, ¿no tienen Derechos Humanos?

Por qué antes de hablar estupideces no leés la carta que te escribió hace un tiempo atrás el Suboficial Mayor Juan Giovarruscio y que jamás tuviste el compañerismo, la educación y el valor de responder (subscribo carta en artículo subyacente).

Ah, y ya que estás… también podés leer los “cariñosos” mensajes que te deja la gente después del artículo.

Estimado Balza… pocas veces una hipocresía tan insoportable como la suya. Personas como usted han ensuciado el Ejército del General José de San Martín, y eso es algo que usted sabe muy bien que no tiene perdón.

Mi más sincero desprecio”.

 

 






Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 10, 2016






 

“Nos entregaron al enemigo”, la tremenda carta de un militar a los Generales argentinos

Share

Juan Giovarruscio en DavidRey.com.ar

 

Generalmente, respecto de la cuestión “Juicios de Lesa Humanidad”, suelen oírse reproches hacia el presidente de la Nación, hacia los políticos en general y hacia los diversos organismos de Derechos Humanos, todos ellos cómplices (tanto por acción u omisión) del actual orden de cosas. Pero prácticamente nunca se ha generado un cuestionamiento al curioso silencio nada menos que de los actuales generales de las distintas armas del Ejército Nacional. Por este motivo cobra especial relevancia la carta que a ellos dirige el Suboficial Mayor (R) Juan Armando Giovarruscio. Sabrá el lector digerir e interpretar las duras expresiones que siguen a continuación y que, aunque pocas veces han sido pronunciadas, seguramente reflejarán el sentir de miles de familias argentinas.

 


Escribe: Juan Armando Giovarruscio

Señores
Generales de la Nación Argentina

De mi mayor consideración:

En mi calidad de Suboficial Mayor Retirado del Arma de Infantería, prisionero del estado argentino, detenido ilegítimamente, procesado, con ya casi cuatro años de prisión preventiva, me nace la inquietud de hacerles llegar estas líneas.

Me dirijo a todos los Generales en actividad tras haberlo hecho en su momento y en particular con los señores Jefes de Estado Mayor Gral. César Milani y Luis Cúndom, sin haber obtenido ninguna respuesta. ¿Por qué será así?

Particularmente, a mí se me acusa de haber violado, siendo suboficial – sargento – los derechos humanos hace 38 años. Todo esto… sin absolutamente ninguna prueba.

 

Continúe leyendo

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 1, 2016