LOS DEMOLEDORES ETERNOS

Share

por Enrique Guillermo Avogadro.

“Es hora de aullar porque, si nos dejamos llevar por los poderes que nos gobiernan y no

 hacemos nada por contrarrestarlos, se puede decir que nos merecemos lo que tenemos”.

 José Saramago

Hace un par de semanas, les propuse un ejercicio de imaginación al que califiqué como posible, aunque altamente improbable: ¿qué pasaría en la cúpula del kirchnerismo si el Presidente Clown renunciaba o quedaba inhabilitado para gobernar? Desde el jueves, creo que la probabilidad de que eso ocurra creció exponencialmente. Máximo Kirchner, príncipe heredero de la soñada dinastía y Presidente de la bancada oficialista en Diputados, disparó con munición gruesa contra el Gobierno (teóricamente, el suyo), preguntándole cómo reaccionaría ante el FMI si un simple laboratorio extranjero, productor de vacunas, le doblaba el brazo y le imponía un cambio en la legislación. Alberto Fernández, casi llorando, le respondió desde Tucumán ayer, diciendo que jamás cedería y que, antes de hacerlo, se iría a su casa. Si no estuvieran jugando con los 100.000 muertos que alcanzaremos la semana próxima, tal vez todos deberíamos reírnos.

Una vieja frase debiera explicar historia reciente de la Argentina: “la experiencia es lo que hace que un hombre que ha tropezado dos veces con la misma piedra, lo confiese la tercera vez”. Después de haber visto qué hizo el kirchnerismo con la República -y también lo que intentó y no logró- durante sus primeros doce años en el poder nacional, un sector importante de la ciudadanía (48%), enojado con Mauricio Macri, creyó en el nuevo truco electoral de Cristina Fernández y pensó que Alberto Fernández los haría volver mejores. A dieciocho meses de la asunción, está clarísimo que el único perfeccionamiento que este engendro llamado Frente para Todos adquirió en el llano fue cómo demoler más rápidamente la Constitución, la democracia, la economía, la libertad y hasta la propia sociedad.

Recordemos la cárcel en que nos encontramos los cuarenta y cinco millones de argentinos; el discurso de odio que baja desde el Gobierno mientras imputa a la oposición por sus continuos fracasos y la califica de nazi; las arbitrariedades contra las garantías individuales y la propiedad privada; la renovada guerra gaucha que ayer mismo tuvo su máxima expresión de rechazo en San Nicolás; la monumental inflación y el incendio del Banco Central; la hipocresía en la defensa tuerta de los derechos humanos; el aislamiento internacional, la sociedad con los regímenes asesinos de Venezuela, Nicaragua, Cuba, Rusia, China e Irán, y la repugnante cesión de soberanía; los obscenos privilegios de su clase política; la destrucción terminal de la educación; la apropiación de tantas cajas del Estado; el desempleo, la proliferación del narcotráfico y la violencia; la forzada emigración de nuestros jóvenes; la pretensión de domesticar a la Justicia; los permanentes misiles contra la casi extinguida clase media.

Contra la opinión de muchos, aplaudo sin restricciones la celebración de internas dentro de Juntos por el Cambio, ya que ratifican la unidad y permitirán a quienes resulten candidatos contar con una legitimidad de origen de la que carecen quienes son designados a dedo por los grandes popes; en particular, celebro la participación de Ricardo López Murphy en la competencia por la Ciudad Autónoma, que me parece un logro republicano notable. Por el contrario, lamentaré enormemente –si, finalmente, se confirma- que esa competencia fuera con María Eugenia Vidal; mis amigos expertos en la geopolítica provincial me aseguran que allí aportaría seis puntos adicionales a la coalición opositora. Su resistencia impone imaginar a un general negándose a comandar al ejército en una acción decisiva; ¿cuál sería, entonces, el futuro de su carrera militar?

Mientras tanto, hay algunos movimientos que agravan la preocupación general acerca de la posibilidad de un fraude masivo en las próximas elecciones; estarán a cargo de los jueces María Romilda Servini de Cubría y Alejo Ramos Padilla -muy justificadamente sospechados de servir al kirchnerismo- en los dos principales distritos electorales, y de Raúl Bejas (ex apoderado del PJ tucumano) que integra la Cámara Nacional Electoral. La declaración de quiebra del Correo Argentino, si bien apelada y con razón, puede dejar la manipulación de los telegramas del acto comicial en manos de los fieles soldados de Cristina Fernández, y circulan versiones acerca de la adquisición por el Poder Ejecutivo de un sistema informático perverso.

Por ello, es indispensable que todos nos preparemos para enfrentar ese permanente y dañino problema. Los ciudadanos de a pie, fiscalizando responsablemente en todas las mesas del país, con nuestros celulares alerta, para evitar votos falsos y alteraciones en planillas y telegramas, y recurriendo a las fuerzas de seguridad cada vez que los patoteros de siempre pretendan imponer sus malsanos criterios y sus trampas habituales. Y las autoridades partidarias, requiriendo la presencia de veedores internacionales independientes, incluyendo expertos informáticos, para verificar y garantizar la pureza y legalidad de los resultados.  Porque sin 2021 no habrá 2023 y, en medio de la pandemia y del terror inducido, hay otro peligro aún mayor: la abstención. Si no vamos a votar, si nos quedamos en casa por miedo al contagio mientras ellos llevan y pagan a los más pobres para hacerlo, cuando se dispersen el día y la batalla deforme, la victoria será de los otros y habrán ganado los bárbaros (¡gracias, don Jorge Luis Borges, por conjeturar!), a quienes habremos entregado nuestro país para que lo demuelan definitivamente.

Una vez más, el destino está en nuestras manos y debemos sacrificarnos para obtener la clara victoria de la República y de la democracia. Este año, lo único que importa, lo que determinará si ganamos o perdimos el futuro, se medirá de un único modo: si el Gobierno obtiene -o no- los diputados adicionales que necesita para contar con quórum propio o los senadores que le permitan alcanzar los dos tercios en el H° Aguantadero.

 

 

 

Bs.As., 10 Jul 21

 

Enrique Guillermo Avogadro

Abogado

Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401

Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003

Cel. en Brasil (+5521) 98128 7896

E.mail: ega1@avogadro.com.ar

E.mail: ega1avogadro@gmail.com

Site: www.avogadro.com.ar

Blog: http://egavogadro.blogspot.com

Facebook: Enrique Guillermo Avogadro

Twitter: @egavogadro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 10, 2021


 

 IL BUON MANGIARE

Share

Escribe LUIS BARDIN.

 

 IL BUON MANGIARE

De acuerdo a Máximo Kirchner,

según su nueva teoría,

tendría que ser presidente

un chef con mucha cocina.

Elegir un presidente

y gobernar el país

solo es cuestión de comidas.

Buen desayuno y almuerzo

con abundante merienda

y cena variada y rica.

La Petrona de Gandulfo,

si todavía viviera,

tendría que ser la elegida.   

Con 4 puntos vitales,

todo aquel que va a votar,

considerar debería

si a quien vamos a elegir   

con buen arte culinario

nos hace cuatro comidas.

 

   Luis Bardín

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 9, 2019


 

Una medida de la estafa de “NÉSTOR-CRISTINA & Flia”

Share

 

El monto estimado de la estafa de “Néstor, Cristina & Flia”, en la obra pública es 36.000 MM de u$a, y en la suma de todas las cajas 300.000 MM de u$a. La cifra en tan alucinante que nuestra mente no la abarca. Hago un ejemplo: 10 MM de dólares pesan 1 kilo, 36.000 MM pesan casi 3.600 Kg. Para transportarlas necesitamos 4 pick up F-100 cargadas al tope.

Y la suma de todas las cajas 300.000 MM igual 30.000 kilos, necesitaríamos 30 pick up, o más practico un camión Scania con acoplado, al tope de billetes de 100 u$a

300.000 MM de dólares, es el doble de nuestra deuda externa, pagaríamos todo y en el BCRA nos quedan 150.000 MM de reservas.

300.000 MM de u$a es 10 veces el déficit fiscal. El proyecto del nuevo Hospital Escuela de Clínicas es de 157 MM de u$a, o sea que podríamos construir 2300 hospitales modelo.

Ahora me es más claro porque estamos en la lona.

 

ROBERTO DANSEY

(danseyguido@yahoo.com.ar)

74 años, jubilado, docente de ciencias exactas

 

ESTAMOS CAMBIANDO… PASAJES. Cuánto dinero se llevó cada diputado por canje de pasajes en 2017

Share

 

Infobae reportó datos que intrigan
Cuánto dinero se llevó cada diputado por canje de pasajes en 2017 El polémico sistema que permite obtener un sobresueldo de hasta el 45% fue utilizado por casi todos los legisladores de la Cámara baja, incluso por quienes asumieron 20 días antes de que terminase el año. Aquí, el ranking completo
Una es de cuna radical, la otra, peronista. Compartieron el camino durante la breve experiencia de la Alianza, pero la grieta kirchnerista volvió a separarlas y se convirtieron en férreas adversarias políticas. Un podio las vuelve a unir: el de los diputados nacionales que más pasajes canjearon por dinero en efectivo durante el año 2017.
Elisa Carrió no utilizó ninguno de los tickets aéreos y terrestres que la Cámara le entregó, pero sí hizo los trámites cada mes para canjearlos por cash. Así, se llevó un sobresueldo mensual de $19.300 durante los primeros 6 meses del año y de $40.000 durante la segunda mitad de 2017, cuando una resolución de Emilio Monzó duplicó el valor de canje de los pasajes. En total, la líder de la Coalición Cívica percibió $355.800 pesos por los pasajes que no usó a lo largo del año. Nilda Garré quedó apenas un escalón detrás, porque en octubre utilizó dos pasajes de avión de la cuponera oficial y canjeó todos los demás para hacerse de un total de $353.100.

Emilio Monzó

“Lilita” Carrió

Nilda Garré

Ambas damas compartieron el podio con el sindicalista petrolero, ex diputado massista y actual miembro del bloque justicialista Alberto Roberti, quien al igual que Lilita canjeó todos sus pasajes y se llevó también $355.800 extras a su bolsillo.
El top 5 de canjeadores 2017 lo completaron la macrista Paula Urroz, que se llevó $349.260 y el radical Miguel Bazze, que embolsó $340.730.
Estos números salieron a la luz después de tres años de silencio en los que la Cámara baja no respondió los pedidos de acceso a la información pública que presentó Infobae junto a otros medios y diferentes ONG. Finalmente una de ellas, Directorio Legislativo, recibió hace pocos días el detalle oficial de los pasajes canjeados por los diputados durante los años 2015, 2016 y 2017, cuyas datos más relevantes se publican aquí en exclusiva.
Como ya contó Infobae, aquí no hay delito alguno. Pero el festival de pasajes del Congreso argentino es único en el mundo. El sistema, fruto de un trabajo mancomunado de las principales fuerzas políticas que se fue perfeccionando desde el retorno de la democracia, funciona así: todos los senadores, diputados y otros funcionarios como secretarios y prosecretarios de ambas cámaras y de los bloques, reciben cada mes, haya o no sesiones, 20 pasajes de avión y 20 de ómnibus para viajar a cualquier lugar del país. No hay control alguno sobre su uso: los legisladores pueden utilizarlos para trasladarse por trabajo o para irse de vacaciones. Tampoco están obligados a usarlos ellos mismos. Se los pueden obsequiar a un asesor (en el mejor de los casos), un famiiar, un amigo o a alguien que termine revendiéndolos (como ha ocurrido). Pero en esta kermese parlamentaria, el premio sale o sale porque pasaje que no se utiliza puede canjearse por dinero en efectivo con un simple trámite ante la Secretaría Administrativa.
En el Senado, cada uno de los 20 pasajes mensuales de avión se puede canjear por $3.401, mientras los terrestres cotizan hoy a $240 (aunque se permite cambiar 10 como máximo). Quien canjea todos sus tickets del mes se lleva $70.420, un sobresueldo de casi el 70% sobre salarios que rondan los $120.000 en mano. Así lo hicieron este verano varios senadores, incluso antes de que comenzara el año legislativo.
En Diputados, el valor del trueque es algo más modesto: cada aéreo cotiza a $1.350 y los terrestres (se pueden canjear los 20) a $ 650. Quien canjea todos los pasajes, entonces, se lleva $40.000, un 45% de sobresueldo sobre los cerca de $90.000 de bolsillo que cobraron el año pasado los diputados.
A la hora del canje, desaparecen las grietas. Durante 2017 cambiaron sus pasajes por efectivo diputados de casi todas los colores. El entonces jefe del bloque del FpV, Héctor Recalde, se llevó $327.800. Apenas un paso atrás se ubicó el propio presidente de la cámara, Emilio Monzó, que canjeó por $323.530. El jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot, lo hizo por $260.310, Margarita Stolbizer por $251.480, Axel Kicillof por $245.220, Máximo Kirchner por $205.690 y Sergio Massa por $191.690.

Axel Kicillof

Sergio Massa

Margarita Stolbizer

Sólo los legisladores de izquierda se han opuesto públicamente al canje de pasajes pero admiten, en cambio, que otorgan esos tickets a militantes de su fuerza para que viajen a diferentes encuentros partidarios. Apenas diez diputados de los que paticiparon del período de sesiones 2017 no se llevaron ni un peso de la cámara por canje de pasajes: Eduardo Costa (UCR-Santa Cruz), Nathalia González Seligra (PTS-Buenos Aires), Dulce Granados (FpV-Buenos Aires), Daniel Kroneberger (UCR-La Pampa), Pablo López (PO-Salta), Federico Masso (Libres del Sur -Tucumán), Néstor Pitrola (PO-Buenos Aires), Soledad Sosa (POMendoza), Orieta Vera González (C.Cívica-Catamarca) y Sergio Wisky – (PRO-Río Negro).
Desde ya, estar en esta lista puede significar dos cosas muy distintas: que no se utilizó ningún pasaje y tampoco se los canjeó por efectivo o que el diputado usó todos sus tickets de viajes. El informe de la Cámara no brinda precisiones.
Los mismos de siempre
Si se comparan las tablas de canjeadores de los últimos tres años -cuya información acaba de ser liberarda- se observa una marcada similitud en los primeros puestos.
Carrió y Roberti son imbatibles. Han canjeado  todos sus pasajes durante los años que llevan como diputados. En 2016, hicieron lo mismo otros tres diputados: Darío Giustozzi (Frente Renovador), Gladys González (PRO) y Carlos “Cuto” Moreno (FpV). Todos se llevaron ese año $273.000.
Carrió, Roberti, González y Moreno ya habían hecho lo mismo en 2015, pero  los acompañó en el top 5 Héctor Recalde. Aquel año, el último de la era K, cada uno de llevó un extra de $231.600.
No parece casualidad que, año tras año, los legisladores que más canjean sean porteños o del Gran Buenos Aires. Como es obvio, no necesitan pasajes de avión ni de ómnibus para llegar al Congreso. Cuando se consulta en la Cámara por qué reciben la misma cantidad de pasajes que los legisladores del interior, la respuesta es que “necesitan viajar a distintos puntos del país para informarse de las problemáticas sobre las que deben votar en el recinto”. Sin embargo, las estadísticas de canjes muestran que los diputados porteños y bonaerenses están más interesados en llevarse un adicional al bolsillo que en conocer de primera mano los dramas provinciales.
Cambio de tendencia
De acuerdo a los datos oficiales, entre 2012 y 2016 se registró un descenso (leve en términos nominales pero importante si se tiene en cuenta que fueron años de alta inflación) en el monto total que gastó la Cámara de Diputados en los canjes: de 40,9 millones se había bajado a 34,1 millones de pesos. Pero en 2017 esa tendencia se revirtió. Los 58.488 pasajes que se habían canjeado en 2016 saltaron a 66.016 en 2017, lo que significó un costo de 46,4 millones de pesos para el presupuesto de Diputados, 41% más que el año anterior. Con ese dinero se podrían haber construido tres jardines de infantes según el presupuesto nacional.
Aunque parezca extraño, las autoridades de la Cámara celebraron ese aumento. Es que, según explican, es más barato pagar los $1.350 de cada canje que abonar a las aerolineas el importe real de los pasajes que son utilizados, ya que los legisladores suelen hacer sus reservas a último momento cuando las tarifas son más caras. Así de insólito resulta este sistema cerrado de pasaje o cash.
En las últimas semanas, Monzó intentó limitar la cantidad de pasajes “innominados” (los que se pueden ceder a otra persona), pero debió morigerar la medida después de una fuerte presión de las principales bancadas. También puso en marcha algunos mecanismos para digitalizar la utilización de las cuponeras y acabar así con algunos abusos laterales. Pero el corazón del sistema -la posibilidad de canjear los pasajes no utilizadosse mantiene inalterable.
“El canje de pasajes por dinero en efectivo es una práctica opaca, clientelar e ineficiente que tiene nuestro Congreso”, dijo a Infobae Agustina de Luca, directora general de Directorio Legislativo. “Lamentablemente, ningún partido político parece querer transparentarla, sino sólo reproducir beneficios discrecionales que tienen los legisladores. Es necesario un cambio estructural del sistema que asegure los recursos de movilidad a los diputados pero que no represente el cobro de una caja negra que nadie sabe para qué se usa”.
Por ahora, los diputados cuidan esta tradición como uno de sus tesoros más preciados y la transmiten de una generación a otra. De hecho, es una de las primeras cosas que aprenden los recién llegados. De eso dan testimonio en la tabla de aquí abajo Fernanda Vallejos ($28.000), Graciela Ocaña ($28.000), Martín Lousteau ($28.000), Fernando Iglesias ($28.000), Héctor “Toti” Flores ($28.000), Daniel Filmus ($27.350) y Daniel Scioli ($23.950), entre otros que llegaron al Congreso el 10 de diciembre y antes de fin de año ya habían hecho su primer canje para llevarse un dinero extra para las fiestas.
Todos los canjes de 2017
(están incluidos los diputados que terminaron sus mandatos el 10/12 y los que asumieron en esa fecha)

 


Envío y colaboración: Marcos Acuña

PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 26, 2018


 

Futuros Tsunamis

Share

 

 

 

 Por ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO.

 

 

 

“Del triunfo al fracaso no hay más que un paso. Lo he visto en los asuntos más

importantes, un pequeño detalle siempre ha decidido los grandes acontecimientos”.

Napoleón Bonaparte

 

 

Como era previsible, al menos para quienes conocemos a los magistrados de Comodoro Py, el Juez Claudio Bonadío se desmarcó de sus pares para desatar una tormenta política cuyas consecuencias aún resultan difíciles de prever, toda vez que puede afectar las expectativas legislativas del Gobierno y, sobre todo, al interior del peronismo.
Mauricio Macri espera (¿esperaba?) contar con un gran paquete de leyes antes de fin de año, incluyendo el presupuesto 2018, la reforma fiscal, la modificación del sistema de cálculo de las actualizaciones previsionales, etc.; y el pedido de desafuero y detención de Cristina Elisabet Fernández, Senadora electa, por traición a la Patria, impactó directamente sobre el diseño parlamentario que había construido, como un verdadero orfebre, el Senador Miguel Piccheto para aislar al kirchnerismo, dejarlo en franca minoría y separarlo del bloque del PJ.
Los colegas de Bonadío, varios de los cuales hubieran podido adoptar idénticas medidas en varias causas por corrupción en las que está imputada, pusieron a trabajar sus narices para descubrir qué prefería la Casa Rosada y, prudentemente, se abstuvieron de ejecutarlas. Hoy, dada la necesidad de contar con el voto de dos tercios de los miembros presentes para lograr el desafuero solicitado, lo cierto es que no se producirá, al menos en el mediano plazo; si la causa adquiriera mayor consistencia cuando, dentro de mucho tiempo, llegue a la etapa oral, la exposición pública de los hechos podría hacer que muchos de los que hoy se amparan en posturas garantistas para proteger la libertad ambulatoria de la viuda se vieran obligados a modificar su postura para evitar pagar un alto costo político.
Pero, como decía Napoleón, el Juez Bonadío, ahora convertido en francotirador, podría producir en breve un pequeño hecho que generaría otro tsunami, éste sí difícil de defender con invocaciones persecutorias. Si las investigaciones hoteleras avanzan, bien podría suceder que en febrero ordenara similares medidas contra Máximo y Florencia Kirchner; el primero está protegido por fueros en su condición de Diputado en ejercicio, pero no sucede lo mismo con su hermana, dueña de incalculables fortunas y de pilas de dólares en efectivo. Herida así en su flanco más doloroso, es complicado imaginar qué hará entonces la leona destronada.
Por televisión, asistí a la conferencia de prensa que brindó la rea en la Cámara de Diputados. Imaginé cuánto hubiera ganado la nación si aparecía un celular de culata para trasladar muy amablemente a prisión a la mayoría de los asistentes; descollaban, por supuesto, Nilda Garré y Agustín Rossi (ex ministros de Defensa ahora investigados por la tragedia del “San Juan”), Martín Sabbatella (un prócer de la libertad de prensa), Daniel Scioli (un corrupto mayor), Fernando Espinosa y Verónica Magario (coautores recientes y sucesivos del verdadero genocidio cometido en La Matanza) y, ¿qué menos?, Andrés Larroque (imputado también por traición a la Patria). Ausentes con aviso: Luis D’Elía, Fernando Esteche, Ricardo Jaime, Julio de Vido, Carlos Zannini, Lázaro Báez, Milagro Salas, Amado Boudou, José López, Roberto Baratta, Omar Caballo Suárez, Pata Medina y César Milani.
Pero lo que más me llamó la atención fue el tenor de los argumentos utilizados para descalificar la resolución de Bonadío y para imputar, como autor intelectual de la misma, a Mauricio Macri. Sus críticas al fallo (desconocimiento de la presunción de inocencia, limitaciones a la prisión preventiva, prevaricato del juez, causas amañadas para condenar sin pruebas, violación de normas constitucionales, invención de tipos penales, obediencia del magistrado a la voluntad del Gobierno, etc.), corresponden con exactitud a los principios jurídicos que, al ser violados impunemente desde 2003 hasta ahora, mantienen en prisión a casi dos mil militares, muchos hace más de una década y sin condena.
En otro orden de cosas, si bien es cierto que el 60% de la ciudadanía muestra en todas las encuestas su optimismo sobre la gestión del Gobierno y la figura de Mauricio Macri, y se siente confortada con el efecto reparador del accionar de los jueces sobre los funcionarios y pseudo empresarios kirchneristas, no lo es menos que espera ansiosa que avancen sobre quienes bailaron tantos tangos con ellos, pagando las coimas que después incluían como sobreprecios en las obras públicas; y se pregunta qué pasará cuando la ola se acerque al círculo de las actuales autoridades.
El escándalo Odebrecht (“Lava Jato”) está arrasando con ese mundo secreto y fétido en toda la región. En la Argentina, hay muchos nombres importantes, y de todos los colores políticos, que deben dar explicaciones a los jueces: Enrique y Sebastián Ezkenazi (YPF y Petersen), Jorge Brito (Banco Macro), Osvaldo Acosta y Gustavo Ferreyra (Electroingeniería), Ángelo Calcaterra (IECSA), Cristiano Ratazzi (Flight Express), Enrique Wagner (Constructora) y muchos más. Hasta tanto ocurra, y de modo transparente, el escepticismo que tanto nos caracteriza seguirá imperando.
Al tope de nuestras preocupaciones están la seguridad y la administración de justicia. Recuerdo que ya en 1130, el Rey Enrique I concedió a los londinenses el derecho a escoger como su propio sheriff y juez a quienes ellos quisieran. Y esa anécdota viene a cuento porque una de las causas de esas preocupaciones es la enorme desconfianza que tenemos sobre la conducta de nuestras policías, funcionarios, fiscales y jueces, muchas veces involucrados en el narcotráfico, la trata de personas, el lavado de dinero o la exhibición de fortunas inexplicables; pero aún si adoptáramos ese sistema, no debemos olvidar la responsabilidad del Consejo de la Magistratura, que tiene a su cargo el deber constitucional de ejercer el control del Poder Judicial, y de nombrar y remover a los jueces.
Como sucede con la defensa nacional, tristemente vuelta a poner sobre el tapete a raíz de la inevitable tragedia del submarino “San Juan”, en el terreno de la Justicia también debemos darnos políticas de Estado, con una clara, consistente y, sobre todo, permanente planificación del objetivo al cual queremos llegar. Si no lo hacemos, no tendremos derecho a quejarnos, aunque sigan depredándose nuestros recursos naturales, continúen los movimientos subversivos secesionistas, imperen las más violentas bandas de narcotraficantes y toleremos la inmigración descontrolada.
Cambiando absolutamente de escenario, recuerdo que Karl Marx, citando a Hegel (“los grandes hechos y personajes de la historia se repiten”), agregó que la primera vez lo hacen como tragedia y, la segunda, como comedia. Nicolás Maduro que, imitando a los gerontes cubanos, sumió a su pueblo en el hambre, la miseria y la desesperanza, ahora obliga a los ciudadanos a obtener un “carnet de la Patria”; el nuevo documento resulta indispensable para realizar cualquier tipo de trámite, contar con libretas de racionamiento de comida, acceder a centros médicos y remedios, estudiar en todos los niveles y votar, en un siniestro sistema de control de la ciudadanía. Nada importó, para dictar tamaño disparate, que sus númenes hayan visto fracasar en la isla, uno tras otro, todos los programas económicos que inventaron a contramano del mundo. Así como nos duele en el alma el régimen de terror asesino que se implantó en Cuba a partir de 1956, hoy nos conmueve hasta la médula lo que sucede en Venezuela, que se acerca a una situación igual y muere cada día.

 

 

Enrique Guillermo Avogadro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 9, 2017


 

Tragedia anunciada

Share

 

 

 Escribe Enrique Guillermo Avogadro.

 

 

 

                            “El que no quiera vivir sino entre justos, que viva en el desierto”.

Séneca

Voy a decirlo claro: la utilización política de la desaparición de Santiago Maldonado anuncia, mal que nos pese como sociedad, una inevitable tragedia. Sólo el Gobierno se beneficiaría con su aparición con vida, ya que todos los demás actores, principales y secundarios, de este drama lo necesitan ausente para siempre o, lisa y llanamente, muerto.
La hipocresía y la necesidad política llevan a estos últimos a reclamar, permanentemente y en cualquier ámbito, la aparición con vida de este joven, pero el costo que pagarían Cristina Elisabet Fernández y la Unidad Ciudadana, Horacio Perro Verbitsky y el CELS, Adolfo Pérez Esquivel y su inexplicable Premio Nobel de la Paz, Hebe de Bonafini y las Madres, Estela Carlotto y las Abuelas, H.I.J.O.S, Facundo Jones Huala (¿Jones Wallace?) y su falsa RAM, Quebracho y tantos otros subversivos si llegara a encontrarse ileso al tatuador sería inmenso. Son demasiados quienes resultarían perjudicados, y tan carentes de límites morales, que resulta imposible imaginar siquiera un final feliz.
A la luz del párrafo anterior, desde mi punto de vista indiscutible, el reclamo y el escándalo construido alrededor del caso suenan, literalmente, repugnantes. ¿De qué se disfrazarían todos los nombrados y los idiotas útiles que siempre los acompañan si un buen día se lo encontrara?, ¿se refugiarían en el silencio, sin pedir siquiera disculpas, como hicieron cuando quedó demostrado que los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble no eran hijos de desaparecidos, después de años de canalla persecución física y moral encabezada nada menos que por la propia ex Presidente?
Después del fallido intento de utilizar a la economía y al inexistente ajuste como motores de la campaña electoral, la intención de utilizar el tema Maldonado (de por sí, indiscutiblemente preocupante), como ariete para voltear sucesivamente a la Gendarmería (blanco especial por su rol esencial en las pericias por el asesinato de Alberto Nisman, amén de brazo armado del Estado), a la Ministro de Seguridad y, por elevación, al propio Presidente de la República, se ha revelado como un idéntico fracaso.
Todo el escándalo que han armado hasta ahora, incluyendo el embarrado de la investigación con la implantación de testigos y documentos falsos, no sólo no ha disminuido un ápice la intención de voto a Cambiemos en las próximas legislativas sino que, por el contrario, ésta se ha incrementado y, salvo que ocurra algo extraordinario, convertirá a la ex Presidente en la renovada “mariscala” de la derrota en el territorio más peronista del país.
El jueves la ex Presidente concedió a Infobae, representada por Luis Novaresio, la primera entrevista a un medio hostil desde que asumió en 2011. Pese a que el periodista se comportó con –para mi gusto- demasiado buenos modales, la noble viuda demostró que conserva en plenitud sus reconocidas virtudes histriónicas, aplaudidas hasta por Francis Ford que la calificó como una soberbia actriz pero, sobre todo, su enorme cinismo. Cada vez que recibió una pregunta que hubiera podido complicarla, hizo una “verónica” taurina y pidió hablar del presente y no del pasado. Huyó hacia adelante comparándose con Mauricio Macri y la corrupción que, según dijo, lo rodea; no reconoció ninguno de la pléyade de males con los cuales arrasó el país hasta los cimientos y negó firmemente su responsabilidad en cada uno de los innumerables latrocinios cometidos.
Dada la obvia y contemporánea aceleración que han impuesto, con su finísimo olfato, los jueces federales a los procesos por corrupción que afectan a Cristina Kirchner, sus hijos, sus ministros y sus cómplices y testaferros de toda laya, es dable suponer que los conflictos violentos, en las calles y en el sur, se incrementarán en similar medida, por lo cual veremos escenarios complicados en la materia hasta, al menos, el 22 de octubre; el narcotráfico, preocupado por la exitosa campaña en su contra que encabeza Patricia Bullrich, se ocupará de la financiación. Algo de eso ya se percibe en las numerosas amenazas de bombas e injustificadas y crecientes tomas de escuelas en la ciudad de Buenos Aires por alumnos k-ideologizados, bancados por padres imbéciles y maestros politizados.
En la materia, debemos reconocer que somos un país rarísimo y absurdo, donde todo está subvertido; es más, creo que estamos todos locos. Valgan como ejemplos dos sucesos de esta misma semana: los sindicatos vinculados con la navegación aérea hicieron una huelga salvaje para frenar el ingreso de nuevos y más baratos operadores a ese mercado, pese a que han asumido el compromiso de crear miles de puestos de trabajo; y, como dije, los estudiantes, que debieran aspirar a una rápida salida laboral, ocuparon colegios para rechazar la posibilidad de realizar, durante el último año del ciclo secundario, pasantías en empresas y organismos públicos de la especialidad que han elegido, arguyendo que se transformarían en mano de obra esclava.
El seguro ingreso de la noble viuda al Senado, aún cuando para el 10 de diciembre acumule más procesamientos –recuerde el reciente y favorable fallo de la Corte en relación con el caso de Carlos Menem, afectado de idéntica incapacidad moral- continuará actuando como revulsivo al interior del PJ, pero será obligada a conformar un bloque separado por la Unidad Ciudadana, que no tiene nada que ver con el tradicional movimiento.
Se habrá quedado, entonces, sin su decisiva influencia sobre la voluntad de los gobernadores feudales que, hasta ahora, le han guardado fidelidad; me refiero a las provincias de Tucumán, Santiago del Estero, Formosa, Chaco, La Pampa, Santa Cruz, San Luis y San Juan, en muchas de las cuales, además, el kirchnerismo perderá en octubre por amplio margen. El peronismo sabe mucho de la importancia de la “caja”, disciplinadora tradicional de la política, y esta se encuentra hoy en manos de Cambiemos, por lo cual es presumible que se sienta inclinado a negociar su apoyo a las leyes que el Gobierno necesita.
La señora enfrenta ya la causa más complicada, que la vincula al encubrimiento del terrorismo que voló la sede de la AMIA, y que fuera anunciada por el Fiscal Alberto Nisman, asesinado antes de poder explicarla ante el Congreso; en ella, la acusación pretende que sea procesada por un delito de lesa humanidad y, si lo consigue, transformará el tema en imprescriptible. Por lo demás, en los próximos días será elevada a juicio oral la megacausa unificada por el direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz a Lázaro Báez y los retornos que pagaron a su familia ese testaferro y otros socios, como Cristóbal López, donde se ha probado la asociación ilícita que encabezaban don Néstor y, luego, Cristina misma.
Y tiene otras preocupaciones adicionales porque, mientras ella y su hijo Máximo se encontrarán amparados por los fueros parlamentarios que les evitarán la detención, no ocurrirá lo mismo en el caso de su hija Florencia, acusada ya de la comisión de una larga lista de delitos gravísimos y no excarcelables; y siempre estará pendiente la espada de Damocles de los “arrepentidos”, dispuestos a negociar la reducción de su pena complicando a sus superiores en la organización corrupta. Finalmente, le ha llegado la hora de pagar por el gigantesco daño producido, a costa de la vida de tantos argentinos, con el sólo objeto de enriquecerse sin tasa.
Enrique Guillermo Avogadro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 16, 2017


 

Los FUEROS PARLAMENTARIOS en los casos de Corrupción

Share

 

 

Es un hecho de extrema gravedad política que a más de un año de haber asumido el Presidente Mauricio Macri no se haya presentado ningún proyecto para eliminar los fueros parlamentarios en los casos de corrupción. Un diputado o un senador “corrupto” puede ser condenado pero la condena no es de cumplimiento efectivo, no puede ser detenido, ni ir a la cárcel. Esto es gravísimo. No se contribuye de esa manera a luchar contra la corrupción que es “el cáncer” de nuestra sociedad y que nos impide progresar economicamente y mejorar nuestra democracia.

Recién despues de un año de gobierno el Presidente Mauricio Macri habla de un proyecto para tratar el tema de “los conflictos de intereses” lo que es también lamentable. Debería haber sido uno de sus primeros proyectos al asumir la Primera Magistratura. Los políticos “corruptos” conocen bien como funciona el sistema político y también conocen la insensibilidad del pueblo con los temas de corrupción, que poco parecen importarle, motivo por lo cual siguen votando a los corruptos. No se pregunta el pueblo como tampoco “los compañeros políticos” como han hecho algunos para enriquecerse desmedidamente y haber dejado al pueblo sumiso en una gran pobreza e indigencia.

Nos quejamos del estado de los hospitales, del calamitoso estado en que se encuentran pero no hay manifestaciones populares que reclamen adonde esta el dinero que se robaron de esas obras. El problema de la educación es un “drama nacional”, problemas con la infraestructura y con los salarios pauperrimos de los maestros. Somos todos víctimas de un “gran robo nacional”

 

En el mundo se dice ” que no hay desarrollo economico sin desarrollo moral” esto significa con toda claridad que la corrupción mata. Nos quejamos que no hay caminos y rutas, pero no hay muchas voces que levanten una gran protesta popular cuando nos enteramos que se pagaron el total de las obras y que solo se han terminado en un cincuenta o menos por ciento. Nos quejamos del estado de los hospitales, del calamitoso estado en que se encuentran pero no hay manifestaciones populares que reclamen adonde esta el dinero que se robaron de esas obras. El problema de la educación es un “drama nacional”, problemas con la infraestructura y con los salarios pauperrimos de los maestros. Somos todos víctimas de un “gran robo nacional”

Ud. yo y muchos argentinos se preguntaran que necesidad de presentarse en elecciones tuvo el Sr. Máximo Kirchner y acceder al cargo de diputado nacional por Santa Cruz? Solo veo una sola razón y son los “fueros parlamentarios” Qué ha ocurrido con de Vido? Los mismos motivos. Qué esperamos que ocurra con Cristina Kirchner? Los mismos motivos. Siempre están presentes los fueros parlamentarios. Todos o muchos analistas son concientes de esta situación, el tiempo pasa y no vemos que el tema se debata en el Parlamento de nuestro país.

Es hora que los políticos de Cambiemos a quienes mucho votamos -me incluyo- tomen de forma seria y responsable este problema. Si realmente quieren demostrar que están decididos a terminar con la corrupción no dudo que a la brevedad presentaran algun proyecto en este sentido.

Dr.Francisco Bénard

Abogado y Periodista

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 21, 2017