EL MONSTRUO DE METAL

Share

.

Durante la era de los gángsters de las décadas de 1920 y 1930, en EEUU los hombres de la ley se vieron obligados a obtener armamento más poderoso para contrarrestar a los delincuentes fuertemente armados que corrían de ciudad en ciudad robando bancos o cometiendo otros delitos. A menudo, estos bandidos usaban Browning Automatic Rifles (BAR) o Thompson SMG, así como una variedad de pistolas y revólveres. Un problema que enfrentaron los legisladores (Policías, Agentes de la era de la prohibición y jueces) fue que sus revólveres 38 especial disparaban proyectiles de plomo de punta redonda de 158 granos, que no eran lo suficientemente potentes como para detener los vehículos en los que los gángsters huían tras cometer delitos. Tampoco  eran efectivos contra los “chalecos antibalas” usados por algunos delincuentes

Patton
Walsh
Hoover
Baughman

Colt introdujo su 38 Super Automatic en 1929 como un contador para los “bandidos motorizados”. Construido originalmente para el 1911A1, el .38 Super ofreció una bala con camisa de 130 granos que viajaba a 1.280 fps. Fue diseñado para penetrar la armadura del cuerpo o los cuerpos pesados de los vehículos de acero. Aunque algunos de los principales departamentos de policía compraron .38 Super semiautomáticos,  las agencias de aplicación de la ley todavía estaban orientadas hacia los revólveres.

Como resultado, Smith & Wesson introdujo su revólver .38 / 44 Heavy Duty en 1930. Algunas cargas .38 / 44 utilizaron una bala especial de metal a 1.125 fps, a diferencia de los 755 fps de la carga especial estándar .38. Para soportar la carga más potente, el revólver N-Frame, normalmente con una cámara de .44 Special, .45 Colt o .45 ACP, tenía una cámara para el nuevo cartucho. En 1931, se ofreció una versión con vista ajustable del .38 / 44 como Outdoorsman. Mientras que el Heavy Duty estaba disponible con cañones de 4, 5 o 6,5 pulgadas, casi todos los revólveres Outdoorsman tenían cañones de 6,5 pulgadas.

Estos cartuchos y armas ayudaron a la policía local y a los oficiales federales a atacar a delincuentes peligrosos de manera más efectiva, al igual que el Thompson SMG, el BAR y los antidisturbios o trincheras Modelo 97 y Modelo 12. Aunque la amenaza de los gángsters disminuía a mediados de la década de 1930, Smith & Wesson introdujeron lo que se anunció como el “Arma de mano más poderosa del mundo” en 1935: la Magnum .357. Usando un cartucho desarrollado por Remington con una potencia de 158 granos de alrededor de 1,500 fps y con un proyectil de 0.135 pulgadas más largo que el .38 Special (lo que significa que no se alojaría en .38 revólveres especiales), el revólver .357 Magnum tenía un receso para cabezales de cartucho para dar resistencia adicional y un cilindro especialmente tratado térmicamente.

Diseñado para atraer a los policías que deseaban lo último en potencia de arma de fuego, el primer revólver Magnum .357 de Smith & Wesson fue presentado a J. Edgar Hoover. Más tarde, el FBI compró una cantidad considerable de .357 Mags con barriles de 3.5, 4 y 5 pulgadas, y muchos agentes del FBI compraron sus propios revólveres. Quizás el usuario más famoso del FBI del Magnum de antes de la guerra fue Walter Walsh, una leyenda del FBI y USMC (QUE SON ESTAS SIGLAS??) que murió a los 107 años el 29 de abril de 2014. Walsh usó su Magnum durante un tiroteo contra la banda de  Brady  en octubre de 1937. La mayoría de los magnums del FBI fueron puestos fuera de servicio. Un agente que encontró uno en el arsenal de su oficina durante la década de 1990 y continuó llevándolo hasta que llegaron las órdenes de Quantico para enviarlo de vuelta bajo pena de despido.

Cada revólver se puede pedir como prácticamente un arma personalizada. El comprador podría especificar cualquier longitud de cañón entre 3,5 y 8,75 pulgadas en incrementos de 0,25 pulgadas, los tipos de miras delantera y trasera, las empuñaduras, el acabado, el gatillo y la distancia a la que se vio el revólver. Cada revólver tenía un número de registro estampado en el marco del revólver junto a la grúa, y el comprador podía solicitar un certificado de registro. El registro conlleva una garantía de por vida. Debido a los números de registro, los coleccionistas se refieren a estos revólveres como “Magnums registrados”.

En octubre de 1939, S&W decidió suspender el sellado del número de registro y estandarizar cinco longitudes de barril; sin embargo, se pueden pedir otras longitudes de barril por $ 1 extra. En un momento en que el S&W .38 / 44 Outdoorsman se vendió por $ 45, el Magnum se vendió por $ 60. Eso es aproximadamente $ 725.62 en dólares de 2015, pero en la Gran Depresión, el poder adquisitivo real de $ 60 fue mucho más. El salario promedio anual de quienes trabajaban en 1935 fue de $ 1,500. El .357 Mag de antes de la guerra fue descontinuado por S&W en diciembre de 1940, cuando la compañía se preparó para la producción en tiempos de guerra.
 
Las órdenes de aplicación de la ley para el Mag .357 generalmente eran para barriles de 3.5, 4 o 5 pulgadas. Sin embargo, los legisladores individuales ordenaron longitudes que se ajustan a sus preferencias. Por ejemplo, se estima que más de 100 se vendieron con barriles de 4.5 pulgadas, aunque no todos a la policía. La longitud más popular fue de 6.5 pulgadas, con un estimado de 1,518 vendidas. Esta longitud atrajo al personal de aplicación de la ley, así como a los hombres al aire libre. Alrededor del 10 por ciento de los .357 Mags vendidos fueron a agencias de aplicación de la ley. Además del FBI, uno de los mayores compradores para uso policial fue el Departamento de Policía de Kansas City, que adquirió versiones de cañón de 3.5 pulgadas. Muchos agentes del FBI compraron armas de cañón de 3.5 pulgadas, incluido Frank Baughman, un instructor de armas de fuego del FBI durante la década de 1930. Baughman diseñó su propia mira frontal de combate para el S&W Magnum, una vista que todavía se conoce como la “mira delantera Baughman” hoy en día. Otro fanático del Magnum de cañón de 3.5 pulgadas fue el general George Patton, quien ordenó uno el 9 de septiembre de 1935.

Una serie de otros agentes de la ley utilizaron el magnum de antes de la guerra, incluidos los alguaciles, los patrulleros fronterizos, los Rangers de Texas y más. Sin embargo, para el policía promedio, el magnum era muy costoso. Aunque este artículo se centra principalmente en los magnums registrados y no registrados antes de la Segunda Guerra Mundial para la aplicación de la ley, debe tenerse en cuenta que muchos también fueron comprados por deportistas para su uso contra grandes juegos. ¡Estaban más interesados en detener a los osos que en los delincuentes!

Aspéctos técnicos
En pocas ocasiones, un arma y un cartucho han estado tan unidos como en el caso del revólver Smith & Wesson M29 y el cartucho .44 Remington Magnum. Popularizados gracias a su aparición en la saga cinematográfica del inspector Harry Callahan, el M29 y el .44 Magnum representaron durante varias décadas la máxima potencia en armas cortas. Y es que sólo los más osados se han atrevido a disparar con esta bestia y su cañón de 8 pulgadas (212,8 milímetros).

“Esto es un .44 Magnum, el revólver más potente del mundo. ¿Quieres comprobar si hoy es tu día de suerte?”. Esta era una de las frases preferidas de Harry Callahan, el mítico inspector del SFPD (San Francisco Police Department) que interpretó en varias ocasiones en la gran pantalla el popular actor Clint Eastwood. El imponente aspecto del revólver empuñado por Harry “el sucio” solía amedrentar a los delincuentes, algo que no resulta extraño viendo el larguísimo cañón de su M29. Este legendario revólver, que fue lanzado al mercado en 1956, muy pronto consiguió erigirse en un arma soñada y deseada por la gran mayoría de aficionados a las armas cortas. Una bestia indomable que siempre ha hecho las delicias de sus afortunados propietarios.

Siempre a la vanguardia y dispuesta a experimentar en el terreno armamentístico, la norteamericana Smith & Wesson fue la encargada de diseñar el M29. Y lo hizo atendiendo a las indicaciones de Elmer Keith, uno de los más reconocidos y respetados gurús estadounidenses en el sector de las armas cortas. Keith solicitó la colaboración de Smith & Wesson para crear lo que él consideraba como el revólver más potente del mundo. La firma norteamericana respondío y cumplió su parte con la fabricación del modelo 29, pero faltaba una parte esencial para completar el proyecto: la alimentación del revólver. ¿Y con qué tenía pensado Elmer Keith “dar de comer” al S&W M29? Pues con un nuevo cartucho de gran potencia que fue desarrollado por la no menos prestigiosa Remington Arms. La compañía estadounidense se encargó del desarrollo y la producción del cartucho .44 Remington Mag, una munición de gran potencia y con la que el M29 alcanzó una perfecta simbiosis. Si hablamos de datos concretos, el cartucho estándar diseñado en 1956 por Remington contaba con un proyectil de 240 grains que era capaz de generar una velocidad en boca cercana a los 1.400 pies por segundo.

En un principio, el Smith & Wesson M29 nació con un objetivo fundamental: la caza con arma corta, una actividad permitida en diversas regiones de Estados Unidos.
Sin embargo, las continuas apariciones de este arma en películas policiales de la década de los 70 (principalmente en la saga del inspector Harry Callahan), propició que su uso se extendiera a otros terrenos, como por ejemplo el tiro deportivo o el ámbito policial. Sin embargo, en este último caso, pronto se vio que su excesivo peso y su incómodo retroceso iban a ser razones más que suficientes para que los agentes de la ley le fueran dando la espalda como arma de servicio.Por el contrario, su utilización dentro del tiro deportivo, y especialmente en la modalidad de tiro a siluetas metálicas, fue creciendo como la espuma. Y es que, además de potente, el revólver M29 .44 Magnum se muestra como un arma bastante precisa en disparos a corta distancia (25-50 metros).
Diseño y funcionamiento
El revólver que hizo famoso Harry el Sucio se caracteriza, además de por su incuestionable potencia, por su rígida estructura. Para conseguir esta notable rigidez, el M29 dispone del clásico armazón “N” que la casa Smith & Wesson suele incorporar en la mayoría de sus revólveres. Este peculiar diseño garantiza al usuario un excelente empuñamiento y un encare prácticamente intuitivo. Por otro lado, su característico cargador de tambor con capacidad para 6 cartuchos del calibre .44 Magnum, puede alimentarse de golpe con un cargador simultáneo que agiliza todo el proceso. La versión estándar del M29 presenta un acabado en acero pavonado de alta resistencia, miras abiertas y cachas de madera de primera calidad.El Smith &Wesson M29 cuenta con un cañón de 101mm (4 pulgadas). Pero, posteriormente, la compañía estadounidense fue ampliando las posibilidades de su revólver con cañones de diversos tamaños: 152mm (6 pulgadas), 165mm y 212,8mm (8 pulgadas). El uso de cada uno de estos cañones condiciona el rendimiento del arma. De hecho, la longitud del cañón es uno de los elementos que más influyen en el mayor o menor efecto de retroceso.Además de modificar el tamaño del cañón, para reducir el retroceso del M29 también podemos utilizar cartuchos de carga reducida, los cuales gozan de gran aceptación en el tiro deportivo. Después del gran éxito cosechado por el M29, en 1971 la casa norteamericana apostó por el lanzamiento de un nuevo revólver derivado del modelo clásico. Se trata del S&W 629, un arma también calibrada para el .44 Magnum con armazón en acero inoxidable, y que también alcanzó notoriedad mundial.
Historias de expertos

Según cualquier estándar razonable, el cartucho .44 Magnum es un hito en la historia de las armas de mano. La gran novedad llegó a mediados de la década de 1950, cuando Estados Unidos estaba en la cima del mundo y la industria estadounidense podía hacer cualquier cosa que un artillero deportivo deseara. Por consenso, el gurú de las armas de mano en esos tiempos era un pequeño ranchero de Idaho con un gran sombrero y un arma inteligente para las edades: Elmer Keith. Había perdurado durante muchos años, disparando y probando armas, experimentando y escribiendo para las principales revistas al aire libre. Keith fue ampliamente leído a mediados de la década de 1930 cuando Smith & Wesson dio el paso audaz de estirar el .38  y crear el primer revólver magnum: el .357 Magnum. Keith, uno de los primeros en escribir una reseña de este nuevo concepto, transitaba tiempos duros cuando terminó la Segunda Guerra Mundial y el tiro deportivo volvió a ser popular.

Durante muchos años, Keith portó una .44 con balas de su propio diseño y las vendió a través del correo de EE. UU. Desarrolló una gran cantidad de información sobre la viabilidad de tal arma en una base comercial. Smith & Wesson tenía una mentalidad excepcionalmente abierta a principios de los años 50 y cooperó con él en un cartucho de calibre .44, que era paralelo al concepto utilizado en el programa .357. Estiró el .44 Special lo suficiente para aumentar su capacidad y se encontró con un revólver ultra fuerte para disparar una nueva ronda. El arma y la munición resultantes se abrieron a la aclamación y a las ventas. El ahora famoso Modelo 29 .44 Magnum fue un éxito espectacular como producto.

Smith & Wesson entregó la primera de estas grandes armas de fuego en 1956. Algunas muestras fueron enviadas a escritores de la industria ya en 1955, pero había relativamente pocas armas en circulación antes de 1957. En 1960, la reputación positiva de las armas de fuego fue tal que todo lo producido se vendió de inmediato. Los distribuidores comenzaron a mantener listas de espera o incluso a aumentar el precio al doble del precio minorista. Los comerciantes éticos, como Nate Posner en San Francisco, se negaron a adoptar esta práctica y prosperaron a largo plazo. El punto de este pequeño aparte sobre la popularidad y la economía de las armas es simple: cuando aparece un producto realmente atractivo, las personas sensatas a menudo hacen cosas irracionales.

Además, la popularidad del Modelo 29 de Smith & Wesson era bastante sólida a mediados de la década de 1960. Cuando Clint Eastwood hizo “Dirty Harry”, en la escena de apertura introdujo el personaje de un detective de la policía de San Francisco y su arma, un Smith & Wesson de 6.5 pulgadas .44 Magnum. La escena, la película, el personaje, el actor y la pistola fueron muy populares, especialmente entre los policías que trabajaban y anhelaban imitar las aventuras de este héroe del celuloide. Pero, a pesar de la acusación de que la película fue responsable del éxito del revólver, el nuevo .44 fue difícil de encontrar durante un buen tiempo. El inspector Callahan claramente aumentó la popularidad y la demanda de .44 Magnum.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 26, 2019

VEINTE AÑOS SIN GEORGE C. SCOTT

Share

.

George C. Scott en PATTON

Algunos afirmaron que bebía en exceso; otros que exceso era una palabra demasiado suave para describir su adicción. Hubo un sentimiento generalizado de que podía ser voluntario, testarudo, difícil, violento, peligroso, inmanejable y poco confiable. Si hubiera sido acusado de esa lista de discapacidades, él era el tipo de hombre que se reía y gruñía y decía: “Por supuesto, pero ¿qué esperas de un actor serio?” Era serio y de aspecto severo, pero también tenía un tono cómico triste.
George C. Scott era alto, moreno y guapo, con la mirada de un águila: era físicamente mucho más dominante que el general George Patton, el papel con el que siempre estará asociado. Tenía autoridad innata, inteligencia, una voz fina y algo que uno debía llamar pasión. Tenía solo tres años menos que Marlon Brando y, sin embargo, estaba tan dotado como Brando para desafiar los grandes papeles clásicos en el escenario. Era impresionante como Antony y Shylock, pero debería haber habido más. Pudo haber sido un gigante, y parecía en años posteriores que estaba herido por haber dejado caer sus grandes dones.

Mucho antes del final, una reputación rebelde había afectado el trabajo disponible para él. A fines de los años setenta y ochenta, se había convertido en un gran actor desvaído, a veces en el escenario o en el cine, pero con mayor frecuencia en películas de televisión y especiales. Aunque, 25 años antes, después de que el valiente y realista East Side / West Side (en el que interpretaba a un trabajador social idealista) había fallado, había jurado que nunca volvería a hacer una serie de televisión.

Era un hombre de votos sinceros y posturas comprometidas; después de todo, estuvo casado cinco veces, siempre con actrices, con quienes tuvo cinco hijos. Dos de estos matrimonios fueron con Colleen Dewhurst, quien lo hizo parecer más grande que la vida. Por algún dulce misterio, su hijo, Campbell Scott, resultó ser un actor extraordinariamente sutil y delicado.

George C. Scott
Profesion: Actor
Nacionalidad: Estados Unidos de América
americano
Las mejores películas: Patton, The Hospital y 12 Angry Men.
Nacido: 18 de octubre de 1927
Lugar de nacimiento: Wise, Virginia, EE. UU.
Murió: 22 de septiembre de 1999 (71 años)
Causa de la muerte: ruptura de un aneurisma aórtico abdominal

Scott nació en Wise, Virginia, y se crió en el área de Detroit, Michigan. En el último año de la guerra, ingresó en el Cuerpo de Marines y sirvió cuatro años. Luego fue a la Universidad de Missouri, donde estudió inglés y teatro. Fue solo entonces que vio la actuación como una posible carrera.

En 1956, tuvo un notable éxito interpretando a Ricardo III para el Festival de Shakespeare de Nueva York. Durante varios años estuvo activo en producciones fuera de Broadway; estaba en un renacimiento de Los hijos de la oscuridad de Edwin Justus Mayer (1958), con Colleen Dewhurst, e interpretó al juez defensor en el juicio de Andersonville (1959).

Con Marlon Brando en LA FÓRMULA

Muy pronto fue reclutado para la televisión y el cine. En 1958, interpretó a Sydney Carton en una producción de A Tale of Two Cities, y al año siguiente debutó en la pantalla grande como el villano en uno de los últimos westerns de Gary Cooper, The Hanging Tree. Al mismo tiempo, era rival para el astuto abogado del país de James Stewart, interpretando al fiscal de Lansing, en Anatomía de un asesinato de Otto Preminger (1959). Su silencios parecían latigazos en esa película, su cortesía helada y la competitividad letal lo hicieron parecer un veterano en medio de un elenco muy experimentado.

Pero eso no fue nada comparado con su gángster de la sala de billar en The Hustler (1961) de Robert Rossen, un hombre cuya repugnante explotación de los demás nunca oculta su inteligencia. Hay un momento en esa película, durante el primer gran partido entre Paul Newman y Jackie Gleason, cuando Scott mira al personaje de Newman y lo llama “un perdedor” con una finalidad tan decisiva que su juego comienza a desmoronarse.

Scott obtuvo nominaciones al Oscar como actor de reparto por Anatomy of a Murder y The Hustler (la vergonzosa historia tiene que admitir que Hugh Griffith ganó por Ben-Hur y George Chakiris por West Side Story en los años correspondientes, un momento en el que Scott podría haber aceptado La estatuilla).

Era una estrella, pero no siempre muy sensible en los años de gloria. En Broadway, apareció en The Little Foxes (1967) y en los tres papeles masculinos en Neil Simon’s Plaza Suite (1968), este último un gran éxito. En televisión, fue el policía del sacerdote de Olivier en una versión de The Power and the Glory (1961) de Graham Greene. Luego, después de East Side / West Side, interpretó el papel principal en las versiones televisivas de dos obras de Arthur Miller, The Crucible (1967) y The Price (1971). Este último le ganó un Emmy, pero rechazó el premio.

En el cine, sus papeles fueron más allá de una explicación fácil. Estaba en La coja de John Huston, The List of Adrian Messenger (1963); fue una de las muchas estrellas en The Yellow Rolls-Royce (1964); pero fue brillante y divertido como el general “Buck” Turgidson, obsesionado con sus fluidos corporales, en el Dr. Strangelove (1964) de Stanley Kubrick. Él fue Abraham en La Biblia de Huston (todo el tiempo enamorado de su Sarah, Ava Gardner). Estaba en una fatigada comedia romántica, ¡No con mi esposa, tú no! (1966), pero fue muy inteligente interpretando a un tramposo en The Flim-Flam Man (1967).

Eventos en la vida de George C. Scott
1964-01-29 “Dr Strangelove”, dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por Peter Sellers y George C. Scott.
1970-02-04 “Patton” dirigida por Franklin J. Schaffner y protagonizada por George C. Scott se estrena en Nueva York.
1984-12-18 “A Christmas Carol” dirigida por Clive Donner protagonizada por George C. Scott se estrena en los Estados Unidos
1985-11-24 Miniserie de NBC “Mussolini: The Untold Story” protagonizada por George C. Scott se estrena en los Estados Unidos

Luego vino su mejor trabajo como protagonista en películas: era el hombre divorciado enamorado de Petulia (1968), la película que estableció su estatus como una figura de gran talento. Dos años después, para Franklin Schaffner, fue Patton, el controvertido general de la Segunda Guerra Mundial. Fue una gran parte, muy bien escrita por Francis Ford Coppola y Edmund H North. 

Cuando fue nominado como mejor actor, pidió que la reunión de los premios de la Academia fuera clausurada. De hecho, había hecho la misma solicitud en el momento de la nominación de The Hustler. Algunos dijeron que había estado tan decepcionado por no haber ganado Anatomy of a Murder que se sintió agriado por todo el negocio de los premios. Scott dijo que la carrera de los Oscar fue “ofensiva, bárbara e innatamente corrupta”. Le dijo a la Academia que no asistiría a los premios de 1970, y hubo una controversia por adelantado, coronada por “¡Oh, Dios mío! ¡El ganador es George C Scott!” cuando ella abrió el sobre. Brando envió a una “doncella india” dos años más tarde, para declinar en su nombre, pero eso fue por otros motivos políticos. Scott fue el primero en hacer una desautorización tan completa del concurso. Fue honrado por eso, pero nadie que lo conociera pensó menos en su impulso competitivo.

Scott en DR. STRANGELOVE

Interpretó a Rochester junto a Jane Eyre (interpretada por )Susannah York, y también en 1971, fue el excéntrico que cree ser Sherlock Holmes en They Might Be Giants de Anthony Harvey (con Joanne Woodward como su Watson). Esa película podría haberse derrumbado fácilmente como una fantasía pretenciosa. Pero el proyecto aún hoy sigue siendo suavemente cómico debido al fiel trastorno y vueltas de tuerca de los vuelos mercuriales en la actuación de Scott. La película no fue un éxito, pero nunca fue más eléctrico o trágico, y el papel muy complicado requirió un actor de refinamiento incuestionable. El mismo año, fue nominado una vez más como mejor actor para The Hospital, dirigido por Arthur Hiller y escrito por Paddy Chayefsky, donde es el último portavoz del orden humano en un sistema que se está desmoronando. Raramente el noble agotamiento y el idealismo demente se transmiten mejor en la película.

Terminaron su tercer y cuarto matrimonio (1960-65 y 1967-72), ambos con Colleen Dewhurst. Se casó por quinta vez con una actriz aparentemente más flexible, Trish Van Devere. Sin embargo, por dentro parecía volverse más salvaje o más difícil de contener. En 1970, dirigió The Andersonville Trial para televisión, y en 1972 dirigió y protagonizó la película Rage (sobre un ranchero que busca vengarse del estúpido sistema). Luego, en 1974, dirigió The Savage is Loose (un melodrama que involucra incesto). Ambas películas fracasaron, y Scott quedó amargado: siempre se había enorgullecido de sus habilidades y conocimientos más allá de los de la mayoría de los actores. Pero en el mismo período, hizo un trabajo notable en el escenario: Astrov en Tío Vanya (1973); Willy Loman en un renacimiento de La muerte de un vendedor (1975); y otro triunfo cómico rico como Foxwell J Sly en la reelaboración de Volpone de Larry Gelbart, Sly Fox (1976).

Sin embargo, su actuación en películas comenzó a declinar. Tuvo una gran escena suicida como policía en The New Centurions (1972); fue divertido en Oklahoma Crude (1973), un western moderno sobre el petróleo; habló con credibilidad a los delfines en El día del delfín (1973); e hizo un intento respetable de ser Hemingway en la película de Schaffner Islands in the Stream (1977). Pero la mayoría de sus películas fueron intrascendentes.

La última gran prueba de Scott fue el padre calvinista que persigue a su hija fugitiva en el mundo del cine pornográfico en Hardcore (1979) de Paul Schrader. Su actuación fue errática; a veces parecía aburrido o perdido, pero el momento en que tiene que ver una película de su hija en acciones pornográficas fue desgarrador.

Después de eso, sus películas fueron más allá de la rima o la razón: The Changeling (1980); La fórmula (1980); otro comandante militar en Taps (1981); Firestarter (1984); Exorcista III (1990); y un papel secundario en Malicia (1993). Tuvo mejores oportunidades en televisión donde interpretó a Fagin en Oliver Twist (1982); Scrooge en A Christmas Carol (1984); il Duce en Mussolini: La historia no contada (1985); y una triste repetición de la vieja gloria en The Last Days of Patton (1986). Fue perseguido por una enfermedad e incluso cuando tuvo un éxito en Broadway y una nominación a Tony, en un resurgimiento de Inherit the Wind (1996), se perdió muchas actuaciones de su propio programa.

Quizás Scott era su peor enemigo, pero era un luchador y un actor de raro coraje. La gente todavía habla sobre la desastrosa producción de A Three Studio de The Three Sisters, en Londres, en la que Scott interpretó a Vershinin. Los críticos fueron despiadados. Al día siguiente, el director y el jefe del estudio, Lee Strasberg, reunieron al elenco para decirles que las críticas eran correctas. Strasberg Comenzó una diatriba contra su propio elenco. Pero Scott se puso de pie, se enfrentó al gran maestro de la actuación estadounidense y lo silenció con un discurso colorido y violento sobre asumir la responsabilidad del director. Luego, se dice, se fue a emborrachar con Ava Gardner. Era tan dominante, pero también era un paria.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 22, 2019


 

Locos de la Guerra

Share

 

HISTORIAS DE LA HISTORIA QUE LA MAESTRA NUNCA NOS ENSEÑÓ

 

PATTON Y LA TUMBA DE EXCREMENTOS

En 1917, cuando George S. Patton estaba estacionado en Francia, el alcalde de una ciudad francesa confundió un pozo de letrinas cubierto con la tumba de uno de los soldados de Patton. Patton no corrigió al alcalde, y cuando visitó la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial, descubrió que los locales todavía estaban respetuosamente manteniendo la “tumba”.

Patton escribió sobre el incidente en sus memorias. Ocurrió en la ciudad francesa de Bourg, donde estaba ubicada la sede de la Brigada de tanques de Patton. Un día, en 1917, el alcalde vino a Patton llorando y preguntando por qué Patton no había mencionado que un soldado había muerto.

Patton no estaba al tanto de las bajas entre sus hombres, así que fue con el alcalde a visitar la tumba. Resultó que era un pozo de letrinas que había sido cubierto recientemente con tierra. El último soldado que usó el foso había hecho una señal en forma de cruz que decía “Trasero abandonado”. Cuando Patton se dio cuenta de que el alcalde había confundido un inodoro improvisado con la tumba de un soldado, decidió no corregirlo.

En sus memorias, Patton escribió que cuando volvió a visitar la ciudad 26 años más tarde, “la tumba de ese héroe nacional,’Trasero abandonado’, todavía era mantenida por los residentes”. Bueno, a veces se honra a cada político de m…

 

HAGÁMOS EL DULCE, NO LA GUERRA

En 1950, durante la Guerra de Corea, algunos infantes de marina estadounidenses se quedaron sin morteros. Entonces, usaron una radio para pedir más municiones. Pero cuando hicieron su pedido, los soldados usaron su nombre en clave para los proyectiles de mortero, que era “Tootsie Rolls”. La persona en el otro extremo de la radio lo tomó literalmente, y cuando llegó la gota de aire se llenó de Tootsie Rolls reales.

Un veterano que estaba allí dijo que sobrevivió durante dos semanas en Tootsie Rolls. Después, los soldados comenzaron a referirse a sí mismos como los “Marines de Tootsie Roll”. Según algunos informes, los soldados dieron un buen uso a algunos de los Tootsie Rolls lanzados desde el aire.

El incidente ocurrió en diciembre, y las temperaturas se estaban congelando. Los soldados se dieron cuenta de que los caramelos se congelarían en el frío, pero podrían convertirse en una especie de masilla calentándolos. Entonces, usaron los dulces para parchar los agujeros en las mangueras y otros equipos. En ese momento, 15,000 soldados estadounidenses luchaban contra 120,000 hombres. Finalmente, los marines perforaron un agujero a través de las líneas enemigas y lograron su objetivo. Cualquiera que fuera este, lo segundo que hicieron fue ir al dentista… 

 

EL LOCO DON JULIO CÉSAR
En el 75 a. C., Julio César fue capturado y rescatado por piratas que no se dieron cuenta de quién era él. Todo el tiempo que estuvo cautivo, los mandó a todos. De vez en cuando, también les advirtió que los crucificaría. Los piratas asumieron que estaba loco. Pero después de ser liberado, regresó para capturar a los piratas y luego los crucificó.

César tenía 25 años y viajaba a estudiar a Rodas cuando fue capturado por los piratas. Cuando se enteró de que los piratas estaban pidiendo un rescate de 20 talentos para su liberación, se rió y sugirió que pidieran 50. A lo largo de su cautiverio, se negó a actuar como un prisionero. Él los mandó alrededor y los hizo callar cuando quería dormir. También les hizo escuchar los discursos y poemas en los que estaba trabajando. Cada vez que los piratas no estaban impresionados por sus escritos, decía que eran demasiado estúpidos para apreciarlos.

El rescate fue entregado después de 38 días y César fue liberado. Luego reunió una fuerza naval y regresó a la isla donde había estado cautivo. Encontró que los piratas todavía estaban allí y los capturó. Más tarde, cuando el gobernador de Asia pareció vacilar en castigar a los piratas, César fue personalmente a la prisión y los crucificó a todos. Por eso el Emperador Maradona no perdonaba en el área…

LIBRE COMERCIO CON LOS HABITANTES DEL CENTRO DE LA TIERRA

En la década de 1820, John Quincy Adams aprobó una expedición al centro de la Tierra. Parte del plan era conocer la raza de personas que viven dentro de la tierra y realizar intercambios comerciales con ellos.

La propuesta fue hecha por un oficial del ejército estadounidense llamado John Cleves Symmes, Jr. Él había estado recorriendo el país y dando conferencias sobre su teoría de una Tierra hueca. Él creía que la Tierra estaba formada por varias esferas, y que había aberturas en los polos Norte y Sur que podían usarse para entrar a la Tierra y explorar su interior hueco. Entonces, planeó llevar a cien hombres al Ártico y usar trineos tirados por renos para viajar al polo norte y entrar en la Tierra. También creía que podría haber una raza de personas viviendo dentro de la Tierra, y parte de su plan para la expedición era establecer un comercio con ellos.

La teoría era considerada ridícula por la mayoría de las personas, pero cuando Symmes presionó al gobierno para financiar su expedición, John Quincy Adams dijo que sí. Sin embargo, el mandato de Adams finalizó antes de que se ejecutara el plan. Una vez que Andrew Jackson llegó a la presidencia, detuvo el plan. Una idea tipo Parlasur, aunque actualmente Symmes pensaba trabajar…

 

BAILANDO POR UN SUEÑO

En 1518, en la ciudad romana de Estrasburgo, cientos de personas contrajeron la “manía del baile”, donde bailaron durante días y pareciendo incapaces de detenerse. Algunos de los bailarines siguieron yendo hasta que murieron de agotamiento, accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. Los expertos dicen que pudo haber sido una forma de histeria masiva. El evento se conoció como la plaga del baile de 1518.
Este no fue el único caso de grupos de personas afectadas por la manía del baile. Hubo una serie de brotes que ocurrieron en Europa entre los siglos XIV y XVI. Los historiadores médicos dicen que probablemente fue una forma de histeria masiva causada por el estrés extremo combinada con la creencia de que estaban siendo obligados a bailar.

Por ejemplo, en Estrasburgo, existía la creencia local de que San Vito, el santo patrón de los bailarines, maldeciría a la gente y los obligaría a bailar. Otras explicaciones en ese momento incluían que los bailarines estaban poseídos, o que la danza era provocada por picaduras de arañas. Cuando 400 personas se unieron al baile en Estrasburgo, los funcionarios trataron de ayudar pero probablemente contribuyeron al problema. Asumieron que la gente solo necesitaba sacar el baile de sus sistemas, así que crearon salas para los bailarines con músicos y bailarines profesionales para ayudar. 

 

HABEMUS TRES PAPAS

Desde 1409 hasta 1417, la Iglesia católica tenía tres papas rivales que denunciaron a los demás como ilegítimos.

En 1378, los cardenales de la Iglesia católica estaban descontentos con el papa recién elegido, por lo que eligieron uno diferente. Los dos papas rivales afirmaron que eran el verdadero papa y el otro era ilegítimo. Esto creó mucha confusión para los católicos y dañó la reputación de la Iglesia. A los papas se les pidió que renunciaran mutuamente o permitieran que un consejo seleccionara a cuál se llamaría verdadero Papa. Ambos se negaron. Así que en 1409, la Iglesia trató de resolver el problema eligiendo un tercer papa que solo confundía aún más las cosas. Este período de papas rivales se conoció como el “cisma occidental”.

Finalmente terminó en 1417 cuando se creó un consejo especial y se le dio la autoridad para despojar a los papas rivales de sus títulos. Esto permitió la elección de un nuevo y único papa, Martín V.

Parece que el celular de Dios ya lo tenía Bianchi en esas épocas.

EL TANGALANGA CHINO

En 1921, el emperador de China de 15 años, Puyi, decidió que quería instalar un teléfono en el palacio para su uso personal. Sus asesores trataron de evitar que obtuviera uno porque temían que eso le diera demasiada independencia, ya que Puyi generalmente no tenía contacto con el mundo exterior. Pero cuando finalmente consiguió su teléfono, lo usó para hacer bromas.

Puyi fue el último emperador de China. Perdió su título cuando el Imperio fue abolido en 1912. Después de eso, se convirtió en un líder simbólico y aún vivía en el Palacio Imperial.

Puyi se enteró de los teléfonos de uno de sus tutores y decidió que quería uno. Al principio, sus asesores le dijeron que era una mala idea porque iría en contra de la tradición. Más tarde, hicieron que su padre le dijera que dar a los extranjeros la capacidad de llamar al santuario interior del palacio perjudicaría la dignidad imperial. Pero en su autobiografía, Puyi dijo que la verdadera razón por la que trataron de detenerlo era porque temían lo que sucedería una vez que tuviera contacto con el mundo exterior desde que estaba recluido en el palacio desde que era pequeño.

Una vez que Puyi tomó su teléfono, usó un directorio telefónico de Beijing para comenzar a hacer llamadas telefónicas de broma. Llamó a un famoso cantante de ópera en Beijing prometiéndole grandos contratos y colgó sin decirle donde debía or a firmarlos y cobrarlos. Varias veces llamó a restaurantes y mandó comidas grandes a direcciones falsas. Un jodón de aquellos, el Puyi…

 

SUSPENDIERON EL CAMPEONATO MUNDIAL DE LIUBO POR LA VIOLENCIA
Hubo un antiguo juego de mesa chino llamado Liubo, y hay dos casos registrados de nobles chinos que mataron a sus oponentes al golpearlos con el tablero de juego.

Liubo se remonta a mediados del primer milenio antes de Cristo, y con los años se perdieron las reglas. Pero, se cree que era un juego para dos jugadores donde cada jugador tenía seis piezas. En lugar de dados, los jugadores lanzaban seis palos para determinar cómo mover sus piezas. Aparentemente, las personas tomaron el juego muy en serio, ya que esto causó al menos dos muertes.

El primer caso tuvo lugar en 682 a. C., cuando Nangong Wan golpeó a Duke Min-Song con el tablero Liubo. El segundo caso ocurrió cientos de años más tarde, en algún momento antes del 156 aC, cuando el emperador Jing de Han todavía era un príncipe heredero. Estaba jugando a Liubo con el Príncipe de Wu, se enojó con su oponente y lo mató arrojándole el tablero. Lo curioso es que ambos crímenes se cometieron antes de comenzar las partidas. Las barras bravas del liubo eran tan peligrosas como las del fubol

 

MANTEQUITA

El rey Carlos VI de Francia, quien reinó desde 1380-1422, luchó con enfermedades mentales y delirios durante toda su vida. Hubo momentos en que pensó que estaba hecho de vidrio, y por eso le reforzaron la ropa para protegerlo de que se rompiera.

Cuando el rey Carlos VI comenzó a creer que estaba hecho de vidrio, se negó a dejar que la gente lo tocara y le habían cosido varillas de hierro en la ropa. Pensó que las varillas evitarían que se rompiera en caso de que entrara en contacto con otra persona.

La condición que el rey Carlos sufrió más tarde se conoció como “ilusión de vidrio”. Ocurrió principalmente en la Edad Media tardía y generalmente afectó a las personas en las clases ricas y educadas. Como resultado, se asoció con el trastorno más amplio de la “melancolía del erudito”. Además de la ilusión del vidrio, algunos de los que la sufrían creían que estaban hechos de corcho, eran tan pesados ​​como el plomo, o que sus cabezas se caerían de los hombros. En fin, los ricos también lloran…

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 26, 2019


 

EL INVENCIBLE SUVOROV

Share

 

No parecía estar en búsqueda de la fama y la fortuna … sin embargo, el brillo militar sobresaliente de Aleksandr Suvorov le trajo honores y gloriosas victorias. Es recordado como uno de los pocos grandes generales de la historia que nunca perdió una batalla.

Aleksandr Vasílievich Suvórov es una figura histórica rusa que tuvo un gran impacto en la historia militar de su país. Sus éxitos en el campo de batalla le otorgaron el sobrenombre de “el general invencible”.
No perdió ninguna batalla y logró imponerse a férreos rivales. Su coraje, valentía y brillantez pasaron a los anales de la historia militar rusa, de forma que hasta los soviéticos le situaron como uno de los grandes defensores de la nación rusa.
Suvórov nació el 24 de noviembre de 1729 en Moscú en el seno de una familia noble procedente de la región de Nóvgorod. Esta tradición familiar aristocrática hizo que se incorporara al ejército ya desde niño.
Sirvió en la lucha contra los suecos en Finlandia y contra los prusianos durante la Guerra de los Siete Años. En ambos conflictos consiguió destacar por su brillantez militar, su disciplina y su habilidad a la hora de comandar las tropas.
Ese fue el motivo por el que le nombraron coronel en 1762, dando comienzo a una espectacular carrera militar.
Con el nuevo rango le trasladaron Polonia durante la Confederación de Bar. De nuevo volvió a demostrar su calidad como militar al dispersar a las fuerzas polacas que se habían sublevado. En 1768, Suvórov atacó Cracovia y los éxitos le llevaron a ser proclamado mayor general.
El Alto Mando ruso estaba muy contento con la labor que desempeñaba, así que le eligieron para participar en la guerra ruso-turca entre 1768 y 1774. La campaña fue un verdadero triunfo para Suvórov, quien centró toda la atención sobre su persona durante la batalla de Kozludsí y se aseguró una reputación de invencibilidad.
En 1775, el gobierno ruso decidió enviarle al frente en Crimea y en el Cáucaso. Allí alcanzó el rango de general en 1783 y, tan solo cinco años después, volvieron a mandarle a luchar contra los turcos.
En esta ocasión, aunque Suvórov logró una gran cantidad de victorias, fue herido en dos ocasiones en Kínburn. Su éxito en esta contienda hizo que la propia zarina Catalina II le concediera el título de Conde del Sacro Imperio Romano.
Tras la paz con Turquía, lo destinaron en Polonia. Su misión consistía en tomar el mando de un contingente que luchase en la batalla de Maciejowice. El resultado fue demoledor: no sólo ganó, sino que capturó al jefe de la insurrección polaca, Tadeusz Kościuszko.
Sin embargo, el resto de la campaña en Polonia no fue tan agradable. Las tropas de Suvórov realizaron la llamada “Masacre de Varsovia”, donde mataron a muchos civiles ante la impotencia del general.
Poco a poco, Varsovia fue cayendo hasta que definitivamente firmó el armisticio. Este triunfo volvió a reportarle grandes beneficios, pues la zarina le nombró mariscal de campo.
La fama de ser un general invicto le trajo gran cantidad de respeto, aunque tras la muerte de Catalina II, fue despedido por Pablo I. No sólo se le relegó de las tareas militares, sino que también le defenestraron de la vida pública.
En esta época oscura, Suvórov simplemente se limitó a criticar las medidas emprendidas por el zar. Pero todo cambió cuando en 1799 le convocaron para participar en la lucha contra los ejércitos revolucionarios franceses en Italia.
Durante esta segunda coalición, venció a los galos, pero tuvo que detenerse en Suiza ante la victoria francesa sobre el general Kórsakov en Zúrich en 1799. Los austríacos traicionaron a los rusos, de forma que Suvórov quedó completamente aislado y rodeado en los Alpes.
Fue entonces cuando el veterano estratega ideó un plan para salvar a las tropas y mantener la victoria: una retirada a través de las montañas. Las condiciones climáticas eran extremadamente adversas, pero los soldados rusos consiguieron replegarse con éxito y no ser vencidos.
Debido a esta maniobra, Suvórov obtuvo el rango de “Generalísimo”, una posición que crearon especialmente para él.
Pero la guerra le había dañado y desgastado lo suficiente como para que el 18 de mayo de 1800 falleciera en San Petersburgo a la edad de 70 años.
Dejó tras de sí un símbolo militar que perduraría durante siglos en la conciencia común de los rusos. Tanto es así que en 1942, se creó en la URSS una orden de Suvórov, haciendo que su nombre fuese el símbolo de la tradición militar de la antigua Rusia.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 20, 2019


 

[ess_grid settings='{“max-entries”:”5″,”entry-skin”:”1″,”layout-sizing”:”boxed”,”grid-layout”:”even”,”spacings”:”50″,”rows-unlimited”:”off”,”columns”:”5″,”rows”:”1″,”grid-animation”:”fade”,”use-spinner”:”0″}’ special=’related’][/ess_grid]

UNA PEQUEÑA HISTORIA DE CUATRO PATAS, DETRÁS DE LA HISTORIA

Share

 

 

 

Por María Ferreyra

 

WILLIE

El General George Patton amante de los perros de toda la vida, cuando llegó a Inglaterra hizo saber a la esposa de un general británico, sus deseos de tener un perro. Ella le consiguió un Bull Terrier que era piél y huesos. Habia pertenecido a un oficial de la Fuerza Aérea Británica. El perro siempre lo acompañaba en sus misiones aéreas. Cuando le tocó ir a bombardear en Alemania, decidió no llevarlo. Ese día su avión fue derribado y murió.    Patton lo llamo Willie, porque verlo tan delgado y hambriento le recordó a Willy Whiffle un niño que había conocido durante un asado,  tiempo atrás, el cual había terminado toda su comida viéndose entonces   satisfecho y contento, con un mejor semblante. Patton y Willie se amaron,  rara vez se separaron en Inglaterra. A veces, Willie entraba en una habitación u oficina  y todos los soldados en la sala sabian que Patton lo seguiría en breve. Esto continuó durante toda la guerra. Willie dormía en los mismos lugares que el general, incluso comían en la misma mesa y lo acompañaba en sus actividades diarias. Por su raza, su personalidad lo hacía amante de la diversión.  Un día tomó de una silla el cinturón con las armas tan conocidas de Patton y escapó corriendo por un pasillo, mientras era perseguido de cerca por el militar. Pasó el tiempo y el caos de la guerra y  una foto que lo dice todo, refleja la tristeza de Willie junto a los efectos personales del General. Este había muerto y él así, había    perdido a  su mejor amigo.  Patton fue enterrado en Luxemburgo y el perro fue enviado a los Estados Unidos con la esposa e hijas de él.  Vivió durante 12 largos años mas,  después de haber sobrevivido junto a un amigo aviador inglés y un general americano, a una de las guerras más mortales y sangrientas,  en la historia de la humanidad.

Willie junto a las pertenencias del General Patton después de su muerte

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 11, 2017


 

PATTON

Share

 

 

George Patton, cuyo nombre completo era George Smith Patton, Jr. nació el 11 de noviembre de 1885, en San Gabriel, California, EE. UU., y murió el 21 de diciembre de 1945, en Heidelberg, Alemania, fue un oficial del ejército estadounidense y un destacado practicante de guerra de tanques móviles en los Teatros Europeos y Mediterráneos durante la Segunda Guerra Mundial. Su estricta disciplina, su dureza y su sacrificio provocaron un orgullo excepcional dentro de sus filas, y sus hombres llamaron al general “Viejo Sangre y Tripas”. Sin embargo, sus acciones descaradas y temperamento irascible llevaron a numerosas controversias durante su carrera.

Patton nació en una familia adinerada de California y disfrutó de una infancia privilegiada. Sin embargo, sus primeros años se vieron empañados por dificultades en la ortografía y la lectura, lo que ha llevado a algunos historiadores a especular que sufría de dislexia no diagnosticada. Su educación formal no comenzó hasta los 11 años, pero, con el tiempo, se convirtió en un lector voraz y más tarde en la vida publicó numerosos artículos sobre temas militares. Patton disfrutó de la historia militar en particular, especialmente libros sobre la Guerra Civil estadounidense, un conflicto en el que su abuelo y su tío abuelo habían sido asesinados mientras luchaban por la Confederación. Patton pasó un año en el Instituto Militar de Virginia y luego fue transferido a la Academia Militar de EE. UU. En West Point, Nueva York, donde se vio obligado a repetir su plebe (primer año) debido a malas notas. Su rendimiento académico mejoró, y, después de graduarse en el junio de 1909, Patton se encargó como un segundo teniente en la caballería. El 26 de mayo de 1910, se casó con Beatrice Banning Ayer, la hija del magnate industrial de Boston Frederick Ayer.

Como oficial de caballería del ejército de 26 años, Patton fue seleccionado como el único competidor estadounidense en el primer pentatlón olímpico moderno en los Juegos de Verano de 1912 en Estocolmo. De los 42 competidores, terminó en el quinto lugar, aunque podría haber ganado medallas si no fuera por una controversia en el evento de lanzamiento de pistola. Mientras los jueces creían que Patton erró al blanco con uno de sus tiros, argumentó que era tan buen tirador que una de sus balas en realidad viajó por un agujero de bala que ya había hecho. Patton también fue seleccionado para el equipo olímpico de 1916, pero los Juegos fueron cancelados debido a la Primera Guerra Mundial.

En 1912 Patton fue seleccionado para representar a los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Estocolmo, Suecia. Allí compitió contra oficiales militares de todo el mundo en el pentatlón moderno, un evento que incluyó natación, tiro con pistola, correr, esgrima y montar a caballo. Patton hizo una actuación respetable, llegando a ser el quinto de 42 concursantes. Había aprendido esgrima en West Point y continuó su estudio de la espada mientras estaba en Europa. Más tarde, mientras asistía a la Escuela de Servicio Montada en Fort Riley, Kansas, Patton fue designado instructor de esgrima y recibió el título de Maestro de la Espada. En ese papel, diseñó el Modelo 1913 de Alistado de Caballería Sable, conocido como la “Espada de Patton”. Patton también amaba el polo, y lo jugó, como persiguió tantas cosas, con un abandono violento e imprudente, frecuentemente hiriéndose en el proceso. El biógrafo Martin Blumenson ha sugerido que sus frecuentes lesiones en la cabeza pueden haber contribuido al comportamiento errático atribuido a él en sus últimos años.

Patton vio su primer combate poco después de dejar Fort Riley. Cuando el revolucionario mexicano Pancho Villa dirigió un ataque contra la ciudad fronteriza de Columbus, Nuevo México, en 1916, Patton se unió al personal de Brig. El general John J. Pershing lo acompañó en una expedición punitiva a México. Aunque la misión no detuvo a Villa, Patton fue responsable de liderar una redada que mató a tres de los hombres de Villa. El ataque obtuvo mucha publicidad y fue notable por ser la primera vez que los automóviles fueron utilizados en combate por el ejército de los EE. UU.

Patton afirmó que había visto combate muchas veces en vidas anteriores, incluso como legionario romano. Antes de la invasión de Sicilia en 1943, el general británico Harold Alexander le dijo a Patton: “Sabes, George, hubieras sido un gran mariscal de Napoleón si hubieras vivido en el siglo XIX”. Patton respondió: “Pero lo hice”. El general creía que después de su muerte volvería a liderar una vez más ejércitos en la batalla.

Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial en abril de 1917, Pershing se convirtió en el comandante de la Fuerza Expedicionaria Americana (AEF), y Patton, ascendido a capitán, se unió a él en Francia. En noviembre de 1917, Patton, ahora mayor, dejó el personal de la sede de Pershing y se convirtió en el primer oficial en ser nombrado para el nuevo Cuerpo de Tanques del Ejército de EE. UU. Durante los siguientes meses organizó, entrenó e incluso diseñó los uniformes para las nuevas unidades de tanques; también fue ascendido a teniente coronel. El 12 de septiembre de 1918, Patton, ignorando las órdenes de permanecer en contacto por radio, condujo personalmente a las primeras unidades de tanques de los EE. UU. A la batalla durante la ofensiva de Saint-Mihiel. En la ofensiva de Meuse-Argonne unas semanas más tarde, Patton resultó gravemente herido por una bala de ametralladora. Estuvo encerrado en un agujero durante horas antes de que fuera seguro evacuarlo, pero se negó a ser llevado al hospital hasta que se lo informó a su comandante. Fue promovido al rango temporal de coronel y recibió la Cruz de Servicio Distinguido por valentía bajo fuego.

Patton tuvo problemas académicos durante su primer año en la Academia Militar de EE. UU. Y tuvo que repetir su primer año después de reprobar las matemáticas. El plebe (Colegio Secundario) comenzó a trabajar con un tutor y redobló sus esfuerzos por recibir las calificaciones adecuadas durante el resto de su mandato en West Point, y finalmente se graduó 46 en su clase de 103 cadetes.

Durante la desmovilización que siguió a la Primera Guerra Mundial, Patton volvió al rango permanente de capitán. Se graduó con distinción del Army War College en 1932, y siguió siendo un enérgico defensor de la guerra de tanques a lo largo de los años de entreguerras. Fue ascendido a coronel en 1938 y general de brigada temporario en 1940. El 4 de abril de 1941, fue ascendido a general mayor temporario, y una semana después fue nombrado comandante de la 2da División Blindada. Poco después del ataque japonés a Pearl Harbor (7 de diciembre de 1941), Patton organizó el Desert Training Center cerca de Indio, California, para simular combates y maniobras en el duro clima del norte de África. Patton fue comandante general de la fuerza de tarea occidental durante el exitoso desembarco de los EE. UU. En Casablanca en noviembre de 1942. Fue ascendido al rango temporal de teniente general en marzo de 1943 y condujo al Séptimo Ejército estadounidense a Sicilia, empleando su armadura en una unidad rápida que capturó Palermo en julio y Messina en agosto.

El apogeo de la carrera de Patton llegó con la dramática barrida de su Tercer Ejército en el norte de Francia en el verano de 1944 en una campaña marcada por la gran iniciativa, el instinto despiadado y el desprecio de las reglas militares clásicas. Antes de la invasión de Normandía, fue puesto públicamente al mando del Primer Grupo de Ejércitos de los EE. UU. (FUSAG), un ejército ficticio cuya supuesta alineación en el este de Inglaterra ayudó a engañar a los comandantes alemanes haciéndoles creer que la invasión se produciría en Pas-de- Región de Calais de Francia. Las unidades blindadas de Patton no estaban operativas hasta el 1 de agosto, casi dos meses después del Día D, pero a fin de mes ya habían capturado a Mayenne, Laval, Le Mans, Reims y Châlons.

En respuesta a una incursión mortal de 1916 por Pancho Villa en Columbus, Nuevo México, el presidente Woodrow Wilson ordenó a las tropas estadounidenses cruzar la frontera con México para capturar o matar al revolucionario mexicano. Patton se desempeñó como ayudante de campo del comandante de la misión, el general John J. Pershing, y participó en el primer ataque motorizado en la historia de la guerra estadounidense el 14 de mayo de 1916, en el cual el segundo al mando de Villa y dos de sus los guardias fueron asesinados. Patton obtuvo popularidad colocando a los tres cadáveres atados como animales de trofeo en las capuchas de los automóviles de su unidad antes de regresar a la base.

A medida que la resistencia alemana en Normandía comenzó a colapsar, se formó una bolsa entre las fuerzas estadounidenses y británicas que amenazaban con atrapar a dos ejércitos alemanes en Falaise. Patton quería desesperadamente completar un cerco de los alemanes, pero su comandante, el general Omar Bradley, temía que un ataque semejante dejara a los flancos de Patton débiles y expuestos al contraataque. Para el momento en que la brecha entre Falaise y Argentan se cerró el 20 de agosto, unos 20,000-40,000 alemanes habían escapado. Cuando el Tercer Ejército se aproximaba a la frontera con Alemania, el avance se desaceleró debido a la escasez de suministros, pero no se detuvo hasta que se encontró con las fuertes defensas alemanas en Nancy y Metz en noviembre.
En diciembre de 1944, los alemanes lanzaron un masivo contraataque sorpresa en el Bosque de las Ardenas, que rodeaba la 101. ° División Aerotransportada de los Estados Unidos en Bastogne, Bélgica. El Comandante Supremo Aliado, el General Dwight D. Eisenhower, ordenó al Tercer Ejército que relevara a Bastogne, y Patton recolocó su fuerza con una velocidad asombrosa. Tal hazaña fue posible en gran parte por el oficial de inteligencia de Patton, coronel Oscar Koch, que había predicho la ofensiva alemana sobre la base de un análisis astuto de la fuerza y ​​disposición de la tropa enemiga. Los elementos avanzados del Tercer Ejército alcanzaron a los tenaces defensores de Bastogne el 26 de diciembre, y se siguieron refuerzos adicionales en días posteriores. Las fuerzas de Patton continuaron empujando a los alemanes hacia atrás, y para fines de enero de 1945, el Tercer Ejército había alcanzado la frontera alemana. El 1 de marzo esas fuerzas tomaron Trier, precipitando uno de los intercambios más famosos de la guerra. Cuando Patton recibió un mensaje que le ordenaba evitar la ciudad porque tomaría cuatro divisiones para capturarla, Patton respondió: “Han tomado a Trier con dos divisiones. ¿Quieres que te lo devuelva? “Durante los siguientes 10 días, limpiaron toda la región al norte del río Moselle, atrapando a miles de alemanes. Luego se unieron al Séptimo Ejército en barrer el Sarre y el Palatinado, donde tomaron 100.000 prisioneros.

Mientras dirigía personalmente un ataque contra posiciones de ametralladoras alemanas como parte de la ofensiva de Meuse-Argonne el 26 de septiembre de 1918, Patton fue golpeado por una bala que se rasgó en su muslo izquierdo. Herido gravemente, continuó comandando la batalla durante la siguiente hora desde un pozo e insistió en presentar su informe en la sede de la división antes de ser llevado al hospital de evacuación. Cuando el Corazón Púrpura fue restituido en 1932, Patton recibió el honor por sus heridas de combate.

Patton había querido seguir hacia Berlín, pero Eisenhower rechazó la idea, considerando el costo demasiado alto para una ciudad ya asignada a los soviéticos por los términos del acuerdo de Yalta. Los partidarios de Patton afirman que la Guerra Fría pudo haberse desarrollado de forma diferente si Occidente hubiera tomado la capital, pero esto ignora en gran medida la situación militar en el este de Europa. En V-E Day (8 de mayo de 1945), el Tercer Ejército de Patton había luchado durante nueve meses desde que estaba en funcionamiento, capturando más de 80,000 millas cuadradas (más de 200,000 km cuadrados) de territorio. Durante ese tiempo, el Tercer Ejército sufrió aproximadamente 137,000 bajas, pero había infligido más de 10 veces eso al enemigo.

Después de la rendición alemana, Patton hizo una campaña enérgica por un comando en el teatro del Pacífico en la guerra en curso contra Japón. Esto no se materializó, y en su lugar se convirtió en el gobernador militar de Baviera, una posición política para la que no estaba capacitado por el entrenamiento y el temperamento. Sus críticas públicas a la política de desnazificación de la posguerra aliada en Alemania, junto con comentarios desacertados a la prensa, llevaron a su eliminación del mando del Tercer Ejército en octubre de 1945. El último comando de Patton fue dirigir el Decimoquinto Ejército de EE. UU. En Bad Nauheim , Alemania, donde supervisó la redacción de una historia de la guerra en Europa, un papel que Patton describió como “funerario en mi propio funeral”. El 9 de diciembre de 1945, Patton sufrió heridas graves en la cabeza y la columna vertebral en un accidente automovilístico a baja velocidad; después de 12 días de terrible dolor, murió. Varios libros y películas tienen teorías de conspiración avanzadas que sugieren que Patton fue asesinado por órdenes de Washington o Moscú. Sin embargo, tales acusaciones tienden a basarse en pruebas circunstanciales, y no ha surgido ninguna prueba definitiva de ninguna conspiración.
Las memorias de Patton, War as I Knew It, aparecieron póstumamente en 1947. Patton (1970), una biografía de la película dirigida por Franklin Schaffner y protagonizada por George C. Scott en el papel principal, ganó siete premios de la Academia, incluyendo uno a la mejor película.

 


Redacción

PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 10, 2017


 

EL PROBLEMA DE LA GUERRA CIVIL (CONFLICTO ARMADO NO INTERNACIONAL[1]

Share

 

 

 

 Escribe: Carlos Españadero.

 

Los militares como todas las profesiones, tienen limitaciones para tratar cuestiones nuevas o que rompen esquemas. En este caso, me referiré a una cuestión antiquísima, tanto que tendríamos que acercarnos a Adán y Eva. Pero, sin embargo, en el siglo XX y XXI, los encuentra medio “desnudos” para encararlo. Y cuando ocurre esto muchas veces se manotea a lo que se tiene para otra cosa, o a pensadores que han explicado cuestiones de manera muy valiosa, pero refiriéndose a algo distinto.

   Buscando una denominación para el tema, podría referirme a lo explicado por la OTAN después de la II Guerra mundial: Guerra interna. O por las mencionadas convenciones, Conflicto armado no internacional. O por los pensadores políticos o del derecho o sociólogos: guerra civil. En realidad, es una expresión más común, más antigua y popular. No selecciono a los marxistas, no solo por razones de buen gusto, sino por su habilidad de ser malabaristas de la palabra. Para ellos, utilizarían mejor la palabra “revolución” cuando luchan por alcanzar la dictadura del proletariado, y “contrarrevolución”, o “represión” o “nazismo” o “fascismo” si se refiere a los que lo enfrentan, en una fase superior, combatiendo contra la dictadura del proletariado.

   Yo creo que las más ajustada a lo que se quiere definir, es guerra interna. Pero los hombres de derecho han descubierto que se puede regimentar el pensamiento mediante leyes y decretos. Sabemos que hoy por ley, en la guerra de los 70 hubo 30.000 desaparecidos. Y el que discrepe, tendrá las sanciones pertinentes. Mañana podrán sacar una ley que diga que el ERP y Montoneros son los herederos de San Martín, y el que diga lo contrario deberá ir a la cárcel.

    Como se verá la “guerra interna” ya presenta problema para encontrar un título que ayude a definirla. Los marxistas, como digo buenos malabaristas de las palabras, tienen por ley, que si lo dice la OTAN está al servicio del capitalismo internacional y el imperialismo, y por lo tanto si la OTAN dice “Buenos días” esa frase pasa a encumbrar al imperialismo y a tratar de agredir a todo buen marxista que transita esta tierra, pese a sus tremendas disputas internas.

Juan XXIII

Martin L. King Jr.

George Patton

     Pero no hay que intimidarse, y por lo menos en mi caso, y aunque se enojen la denominaré “guerra interna”. Y para el neófito que lee esto, es lo mismo que decir guerra civil.

     Me voy a apartar de definiciones de muchos pensadores que definen a la guerra, de una manera que podríamos decir que es más simpática.

     Yo me animo aquí a explicarle que es una guerra convencional (que no es una guerra interna, pero es un punto de partida para entender el tema). Para ello recurro a lo que escribí en mi libro: “El problema del terrorismo”:

  CONCEPTO DE LA GUERRA

  • La guerra es un conflicto. Pero se desarrolla teniendo en el uso sistemático de la violencia un instrumento imprescindible.

  • Podremos decir que el uso sistemático de la violencia es proporcionalmente mínimo, dado que la estrategia en desarrollo, contiene aspectos económicos, culturales, jurídicos, sociales, etc. cuantitativamente más importantes. Pero al existir la primera, ya estamos en la guerra.

  • Por eso, de no existir violencia aplicada sistemáticamente, no hay guerra. Es un conflicto, que podemos denominar de otra manera (económico, financiero, de intereses, etc.).

  • Hay que destacar que generalmente, el estado de guerra, enfrenta a los beligerantes a una situación límite.

  • Una guerra entraña el peligro de marcar el fin de la existencia de una nación, con todas las consecuencias colectivas e individuales que esto supone.

  • O por lo menos, de cercenar su extensión territorial o su personalidad nacional. Es indudablemente, la Patria (ruego me disculpen aquellos que han convertido en pecaminosa esta palabra) en peligro de muerte.

  • Por lo tanto, toda la nación es convocada incluso por la fuerza (mediante la modificación del sistema legal imperante en la paz), y toda la población es obligada a participar, sea incorporando grandes efectivos al aparato armado, sea limitando derechos laborales, para producir materiales y equipos de guerra, sea estableciendo privaciones para el manejo financiero al servicio de las operaciones militares, sea ajustándose a medidas de seguridad limitativas de la libertad privada, etc.

  • En general, para una nación es una situación límite. Para hacer la guerra debe poseer una cierta preparación.

  • En un mundo como el nuestro, no existe adjetivo positivo sin utilizar en los justificativos de las guerras (la guerra justa, la guerra en defensa propia, la guerra para defender a Díos, la guerra para defender la democracia, la guerra para defender la libertad, la guerra para defender la justicia, la guerra por la justicia social, la guerra por el hombre nuevo, etc.).

  • Observe que nadie habla de la guerra para robar a otro, ni la guerra para obligar a un pueblo a ser explotado.

  • Casi ningún país tiene un ministerio de la Guerra (a principios de siglo XX, los había). El avance de la psicología y de los especialistas en acción psicológica ha logrado que todos sean de defensa nacional. ……¡Nadie tiene un ministerio de agresión internacional!

  • Pero es momento de escarbar un poco. ¿Qué es el uso sistemático de la violencia?

  • Amigo mío, el uso sistemático de la violencia es…matar en cantidad industrial. Y hacerlo con toda premeditación, mediante sesudas planificaciones que tienen por finalidad aniquilar al enemigo.

  • Muchos aclararán que aniquilar no es matar sino quitar la voluntad de lucha. Es cierto, pero para quitar la voluntad de lucha; en la guerra, se realizan matanzas colectivas.

  • Sabemos que alguien podrá pensar que se puede quitar la voluntad de lucha repartiendo caramelos o dulces, o enviando hermosas odaliscas.

  • Es probable, pero para eso no necesita emplear la violencia sistemática. Y entonces no será guerra. Será un conflicto donde intervendrán diversos ministerios que son más adecuados para el empleo de estos procedimientos.

  • No se hablaría de guerra, sino de un estado de paz, donde mediante el dulce o el sexo pensamos alcanzar nuestras finalidades.

  • Esto no lo sugiero, sino que lo muestra la historia, los documentos de las guerras, las directivas y órdenes que se han impartido, los reglamentos militares de cualquier país, las benditas leyes de la guerra escritas trabajosamente en Ginebra.

  • Y si decimos uso sistemático de la violencia, entenderemos que es una actividad (no digo arte, aunque para el caso es lo mismo) que se debe estudiar, ejercitar, entrenar para lograr continuadamente, “las mejores matanzas colectivas” (¡esto es eficiencia!).

  • Si Ud. es un activista de los derechos humanos, puede comenzar a juntar piedras para lanzarlas sobre mí. Pero le aseguro que esto es cierto.

  • Además, para conformar a un “idealista” de esta naturaleza, podríamos calmarlo afirmando que la matanza colectiva la podemos hacer con todos aquellos que él califique de nazi y por si acaso podemos agregar a los militares (a los que le prohibiremos que actúen como tales).

  • Ahora imagínese lo que es organizar un equipo de miles de personas adiestradas para producir matanzas colectivas. Necesita entrenadores (y disculpe si lastimo su sensibilidad). A la vez, hay que entrenarse para evitar que nos hagan a nosotros las matanzas colectivas.

  • Quedamos tranquilos porque esto es solucionado por las naciones constituyendo su aparato militar desde tiempo de paz.

  • Claro que tanto Ud. como yo lo aprobamos cuando hablamos de nuestra “defensa nacional”. Además, somos contribuyentes para sostenerlo.

  • Admiro a Luther King y a Juan XXIII, pero si hay guerra prefiero al general Patton o al general Rommel. O en Argentina a un militar como Seineldín.

  • Pero para encabezar la lucha por los derechos humanos, estoy seguro que podemos pensar en muchos, pero no elegiríamos ni a Patton ni a Rommel ni a Seneildin.

  • Esta posición irreducible, se fundamenta en que cada cosa tiene su función. Y consecuentemente, no podemos organizar una lechería para trabajar como una carnicería. Parece ilógico.

  • La guerra ha sido escrita como una aventura, como una película de suspenso, o como las proezas de un héroe (con el cual Ud. termina identificándose) que arrasa con el enemigo.

  • Claro que ahora, en plena vigencia de los derechos humanos, uno se siente apabullado ante la crueldad de los héroes de “Mortal combat” y de los “Caballeros del Zodíaco”; que hacen las delicias de los niños, y según cuentas de un episodio que tuve que soportar, matan uno por minuto.

  • Vamos a vivenciar la guerra. Tibiamente, porque hay que vivirla, para medir lo que se pueda describir. Y para entonces sí, formular un coherente rechazo a la misma.

  • Tenga en cuenta, que lo explicado se refiere a la guerra convencional, entre países, que las convenciones denominan “conflicto armado internacional”. Pero esto es necesario para que tratemos la “guerra interna” (o conflicto armado no internacional o guerra civil), para someramente observar las notables diferencias que hay que tener en cuenta.

  • Si mis apreciados editores lo permiten, y no recibo un aluvión de protestas de los respetables lectores, los trataremos en varios trabajos. Si es que no me envían a la cárcel los conductores gubernamentales.

[1]    Para el art. 3 (común) de las convenciones de Ginebra, esta es la denominación de: Guerra Civil.

 


Carlos Españadero

PrisioneroEnArgentina.com

Abril 29, 2017