Lo que está en juego de la agresión rusa para Ucrania

Share

🌍

  Por Antony J. Blinken, Secretario de Estado de los Estados Unidos de América.

 

Rusia se ha alejado repetidamente de los acuerdos que han mantenido la paz en todo el continente durante décadas. Y continúa apuntando a la OTAN, una alianza defensiva y voluntaria que protege a casi mil millones de personas en Europa y América del Norte, y a los principios rectores de la paz y la seguridad internacionales que todos tenemos interés en defender.

Esos principios, establecidos a raíz de dos guerras mundiales y una guerra fría, rechazan el derecho de un país a cambiar las fronteras de otro por la fuerza; dictar a otro las políticas que sigue o las elecciones que hace, incluso con quién asociarse; o ejercer una esfera de influencia que subyugaría a los vecinos soberanos a su voluntad.

Permitir que Rusia viole impunemente esos principios nos arrastraría a todos a una época mucho más peligrosa e inestable, cuando este continente y esta ciudad estaban divididos en dos, separados por tierras de nadie, patrullados por soldados, con la amenaza de todos- fuera la guerra pendiendo sobre las cabezas de todos. También enviaría un mensaje a otros en todo el mundo de que estos principios son prescindibles, y eso también tendría resultados catastróficos.

Bush

Es por eso que Estados Unidos y nuestros aliados y socios en Europa se han centrado tanto en lo que está sucediendo en Ucrania. Es más grande que un conflicto entre dos países. Es más grande que Rusia y la OTAN. Es una crisis con consecuencias globales y requiere atención y acción globales.

Me gustaría abordar los hechos del asunto.

Para empezar, Rusia afirma que esta crisis se trata de su defensa nacional, de ejercicios militares, sistemas de armas y acuerdos de seguridad. Ahora, si eso es cierto, podemos resolver las cosas pacífica y diplomáticamente. Hay pasos que podemos tomar (Estados Unidos, Rusia, los países de Europa) para aumentar la transparencia, reducir los riesgos, avanzar en el control de armas, generar confianza. Lo hemos hecho con éxito en el pasado y podemos hacerlo de nuevo.

Y, de hecho, es lo que nos propusimos hacer la semana pasada en las discusiones que presentamos en el Diálogo de Estabilidad Estratégica entre los Estados Unidos y Rusia, en el Consejo OTAN-Rusia y en la OSCE. En esas reuniones y muchas otras, Estados Unidos y nuestros aliados y socios europeos se han acercado repetidamente a Rusia con ofertas de diplomacia en un espíritu de reciprocidad.

Hasta ahora, nuestra disposición a participar de buena fe ha sido rechazada porque, en verdad, esta crisis no se trata principalmente de armas o bases militares. Se trata de la soberanía y la autodeterminación de Ucrania y todos los estados. Y, en esencia, se trata del rechazo de Rusia a una Europa posterior a la Guerra Fría que sea completa, libre y en paz.

A pesar de todas nuestras profundas preocupaciones con la agresión, las provocaciones y la interferencia política de Rusia, incluso contra los Estados Unidos, la administración Biden ha dejado en claro nuestra voluntad de buscar una relación más estable y predecible; negociar acuerdos de control de armas, como la renovación del Nuevo START, y lanzar nuestro Diálogo de Estabilidad Estratégica; buscar una acción común para abordar la crisis climática y trabajar en una causa común para revivir el acuerdo nuclear con Irán. Y apreciamos cómo Rusia se ha comprometido con nosotros en estos esfuerzos.

Y a pesar de las imprudentes amenazas de Moscú contra Ucrania y la peligrosa movilización militar, a pesar de su ofuscación y desinformación, Estados Unidos, junto con nuestros aliados y socios, han ofrecido un camino diplomático para salir de esta crisis artificial. Es por eso que he regresado a Europa: Ucrania ayer, Alemania aquí hoy, Suiza mañana, donde me reuniré con el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Lavrov, y una vez más buscaré soluciones diplomáticas.

Estados Unidos preferiría que ese fuera el caso, y ciertamente preferiría la diplomacia a las alternativas. Sabemos que nuestros socios en Europa sienten lo mismo. Lo mismo hacen las personas y las familias de todo el continente, porque saben que soportarán la mayor carga si Rusia rechaza la diplomacia. Y miramos a los países más allá de Europa, a la comunidad internacional en su conjunto para dejar en claro los costos para Rusia si busca un conflicto, y para defender todos los principios que nos protegen a todos.

Entonces, veamos claramente lo que está en juego en este momento, quién se verá realmente afectado y quién es el responsable. En 1991, millones de ucranianos acudieron a las urnas para decir que Ucrania ya no sería gobernada por autócratas sino que se gobernaría a sí misma. En 2014, el pueblo ucraniano se levantó para defender su elección de un futuro democrático y europeo. Han estado viviendo bajo la sombra de la ocupación rusa en Crimea y la agresión en Donbas desde entonces.

La guerra en el este de Ucrania, orquestada por Rusia con representantes que lidera, entrena, suministra y financia, bueno, eso mató a más de 14,000 ucranianos. Miles más han resultado heridos. Pueblos enteros han sido destruidos. Casi un millón y medio de ucranianos han huido de sus hogares para escapar de la violencia. Para los ucranianos en Crimea y Donbas, la represión es aguda. Rusia impide que los ucranianos crucen la línea de contacto, aislándolos del resto del país. Cientos de ucranianos están detenidos como presos políticos por Rusia y sus representantes. Cientos de familias no saben si sus seres queridos están vivos o muertos.

Biden

Y las necesidades humanitarias están creciendo. Casi 3 millones de ucranianos, incluidos un millón de ancianos y medio millón de niños, necesitan urgentemente alimentos, refugio y otra asistencia vital. Pero, por supuesto, incluso los ucranianos que viven lejos de los combates se ven afectados. Este es su país; estos son sus conciudadanos. Y en ninguna parte de Ucrania hay personas libres de las actividades malignas de Rusia. Moscú ha tratado de socavar las instituciones democráticas de Ucrania, interfirió en la política y las elecciones de Ucrania, bloqueó la energía y el comercio para intimidar a los líderes de Ucrania y presionar a sus ciudadanos, utilizó propaganda y desinformación para sembrar desconfianza, lanzó ataques cibernéticos contra la infraestructura crítica del país. La campaña para desestabilizar Ucrania ha sido implacable.

Y ahora Rusia está lista para ir aún más lejos. El costo humano de la agresión renovada por parte de Rusia sería mucho más alto de lo que hemos visto hasta la fecha. Rusia justifica sus acciones alegando que Ucrania de alguna manera representa una amenaza para su seguridad. Esto le da la vuelta a la realidad. ¿De quién son las tropas que rodean a quién? ¿Qué país ha reclamado el territorio de otro por la fuerza? ¿Qué ejército es muchas veces más grande que el otro? ¿Qué país tiene armas nucleares? Ucrania no es el agresor aquí; Ucrania solo está tratando de sobrevivir. Nadie debería sorprenderse si Rusia instiga una provocación o un incidente y luego trata de usarlo para justificar una intervención militar, con la esperanza de que cuando el mundo se dé cuenta de la artimaña, ya sea demasiado tarde.

Ha habido mucha especulación sobre las verdaderas intenciones del presidente Putin, pero en realidad no tenemos que adivinar. Nos lo ha dicho en repetidas ocasiones. Está sentando las bases para una invasión porque no cree que Ucrania sea una nación soberana. Se lo dijo rotundamente al presidente Bush en 2008, y cito: “Ucrania no es un país real”. Dijo en 2020, y cito: “Los ucranianos y los rusos son la misma gente”. Hace solo unos días, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia tuiteó en celebración del aniversario de la unificación de Ucrania y Rusia en el año 1654. Ese es un mensaje bastante inconfundible esta semana de todas las semanas.

Y así, lo que está en juego para Ucrania se hace más visible. No se trata sólo de una posible invasión y guerra. Se trata de si Ucrania tiene derecho a existir como nación soberana. Se trata de si Ucrania tiene derecho a ser una democracia.

Esto no se ha detenido en Ucrania. Todas las antiguas repúblicas socialistas soviéticas se convirtieron en naciones soberanas en 1990 y 1991. Una de ellas es Georgia. Rusia lo invadió en 2008. Trece años después, casi 300.000 georgianos siguen desplazados de sus hogares. Otro es Moldavia. Rusia mantiene allí tropas y municiones contra la voluntad de su pueblo. Si Rusia invade y ocupa Ucrania, ¿qué sigue? Ciertamente, se intensificarán los esfuerzos de Rusia para convertir a sus vecinos en estados títeres, para controlar sus actividades, para acabar con cualquier chispa de expresión democrática. Una vez que se descartan los principios de soberanía y autodeterminación, se vuelve a un mundo en el que las reglas que creamos juntos durante décadas se erosionan y luego desaparecen.

Y eso animó a algunos gobiernos a hacer lo que sea necesario para obtener lo que quieren, incluso si eso significa cerrar el Internet de otro país, cortar el combustible para calefacción en pleno invierno o enviar tanques: todas las tácticas que Rusia ha usado contra otros países en años recientes. Por eso, los gobiernos y los ciudadanos de todo el mundo deberían preocuparse por lo que sucede en Ucrania. Puede parecer una disputa regional lejana u otro ejemplo más del acoso ruso, pero lo que está en juego, una vez más, son principios que han hecho que el mundo sea más seguro y estable durante décadas.

Ahora, alternativamente, Rusia dice que el problema es la OTAN. A primera vista, eso es absurdo. La OTAN no invadió Georgia; La OTAN no invadió Ucrania. Rusia lo hizo. La OTAN es una Alianza defensiva sin intenciones agresivas hacia Rusia. Por el contrario, los esfuerzos de la OTAN para involucrar a Rusia se han prolongado durante años y, lamentablemente, han sido rechazados. Por ejemplo, en el Acta Fundacional de Rusia de la OTAN, cuyo objetivo era generar confianza y aumentar las consultas y la cooperación, la OTAN se comprometió a reducir significativamente su fuerza militar en Europa del Este. Y se ha hecho precisamente eso.

Rusia se comprometió a ejercer una moderación similar en sus despliegues de fuerzas convencionales en Europa. Nuevamente, en cambio, invadió dos países. Rusia dice que la OTAN está cercando a Rusia. De hecho, solo el 6 por ciento de las fronteras de Rusia toca países de la OTAN. Compare eso con Ucrania, que ahora está realmente rodeada por tropas rusas. En los países bálticos y Polonia hay alrededor de 5.000 soldados de la OTAN que no son de esos países, y su presencia es rotativa, no permanente. Rusia ha puesto al menos 20 veces más en las fronteras de Ucrania.

El presidente Putin dice que la OTAN está, y cito, “estacionando misiles en el porche de nuestra casa”. Pero es Rusia la que ha desarrollado misiles de alcance intermedio lanzados desde tierra que pueden alcanzar Alemania y casi todo el territorio europeo de la OTAN a pesar de que Rusia es parte del Tratado INF que prohíbe estos misiles. De hecho, la violación de Rusia llevó a la terminación de ese tratado, lo que nos ha dejado a todos menos seguros.

Putin

También vale la pena señalar que, aunque Rusia no es miembro de la OTAN, al igual que muchos países que no pertenecen a la OTAN, en realidad se ha beneficiado de la paz, la estabilidad y la prosperidad que la OTAN ha ayudado a hacer posibles. Muchos de nosotros recordamos vívidamente las tensiones y los temores de la era de la Guerra Fría. Los pasos que la Unión Soviética y Occidente dieron entre sí durante esos años para generar entendimiento y establecer reglas acordadas sobre cómo actuarían nuestros países fueron bien recibidos por la gente en todas partes porque bajaron la presión e hicieron que el conflicto militar fuera menos probable. Esos avances son el resultado de una gran cantidad de trabajo duro por parte de personas de todos los lados. Ahora estamos viendo que el trabajo duro se deshace.

Por ejemplo, en 1975, todos los países de la OSCE, incluida Rusia, firmaron el Acta Final de Helsinki, que estableció 10 principios rectores para el comportamiento internacional, incluido el respeto por la soberanía nacional, abstenerse de la amenaza o el uso de la fuerza, la inviolabilidad de las fronteras, el derecho territorial integridad de los estados, la solución pacífica de controversias y la no intervención en los asuntos internos. Desde entonces, Rusia ha violado todos y cada uno de esos principios en Ucrania y ha dejado en claro en repetidas ocasiones su desdén por ellos.

En 1990, los países de la OSCE, incluida Rusia, acordaron el Documento de Viena, un conjunto de medidas de fomento de la confianza y la seguridad para aumentar la transparencia y la previsibilidad de las actividades militares, incluidos los ejercicios militares. Ahora, Rusia sigue selectivamente esas disposiciones. Por ejemplo, realiza ejercicios militares a gran escala que, según afirma, están exentos de los requisitos de notificación y observación del Documento de Viena porque se llevan a cabo sin previo aviso a las tropas involucradas. El otoño pasado, Rusia realizó ejercicios militares en Bielorrusia con más de 100.000 soldados. Es imposible que esos ejercicios fueran sin previo aviso. Y Moscú no proporcionó información sobre sus fuerzas militares en Georgia, ni notificó a la OSCE sobre su acumulación masiva de tropas alrededor de Ucrania la primavera pasada, ni respondió a las preguntas de Ucrania sobre lo que estaba haciendo, todo lo cual es requerido por ese acuerdo de 1990.

Gorbachov
J.F. Kennedy
Reagan

En 1994, en un pacto conocido como el Memorándum de Budapest, Rusia, Estados Unidos y Gran Bretaña se comprometieron, y cito, a “respetar la independencia y soberanía y las fronteras existentes de Ucrania y abstenerse de la amenaza o el uso de la fuerza contra” el país. Esas promesas ayudaron a persuadir a Ucrania a renunciar a su arsenal nuclear heredado tras la disolución de la URSS y que entonces era el tercer arsenal nuclear más grande del mundo. Bueno, solo tenemos que preguntar a las personas que viven en Crimea y Donbas qué pasó con esas promesas.

Hay muchos más ejemplos que podría citar. Todos apoyan la misma conclusión: un país se ha retractado repetidamente de sus compromisos e ignorado las mismas reglas que acordó, a pesar de que otros han trabajado arduamente para llevarlo adelante en cada paso. Ese país es Rusia. Por supuesto, Rusia tiene derecho a protegerse a sí misma, y ​​Estados Unidos y Europa están preparados para discutir las preocupaciones de seguridad de Rusia y cómo podemos abordarlas de manera recíproca. Rusia está preocupada por su seguridad y las acciones que dice que están tomando Estados Unidos, Europa y la OTAN que de alguna manera amenazan esa seguridad. Tenemos profundas preocupaciones sobre las acciones que está tomando Rusia que amenazan nuestra seguridad. Podemos hablar de todo eso. Pero no trataremos los principios de soberanía o integridad territorial consagrados en la Carta de la ONU, afirmados por el Consejo de Seguridad de la ONU, como negociables.

Y si pudiera hablar con el pueblo ruso, les diría que merecen vivir con seguridad y dignidad como todas las personas en todas partes, y nadie, ni Ucrania, ni Estados Unidos, ni la OTAN ni sus miembros, está tratando de poner en peligro ese. Pero lo que realmente pone en riesgo su seguridad es una guerra sin sentido con sus vecinos en Ucrania con todos los costos que conlleva, sobre todo para los jóvenes que arriesgarán o incluso darán sus vidas por ella.

Lavrov

En un momento en que COVID se está extendiendo por todo el planeta, tenemos una crisis climática, necesitamos reconstruir la economía global, todo lo cual exige gran parte de nuestra atención y recursos, ¿es esto realmente lo que necesita? un conflicto violento que probablemente ¿continuar? ¿Eso realmente haría que sus vidas fueran más seguras, más prósperas, más llenas de oportunidades? Y pensemos en lo que podría lograr una gran nación como Rusia si dedicara sus recursos, especialmente el notable talento de sus recursos humanos, su gente, a los desafíos más importantes de nuestro tiempo. Nosotros en los Estados Unidos, nuestros socios en Europa, lo agradeceríamos.

Me reuniré con el Ministro de Relaciones Exteriores Sergei Lavrov e instaré a Rusia a encontrar el camino de regreso a los acuerdos que juró durante décadas y a trabajar con los Estados Unidos y nuestros aliados y socios en Europa para escribir un futuro que pueda garantizar nuestra seguridad mutua, sino también dejar en claro que esa posibilidad se extinguirá con la agresión rusa contra Ucrania, que también haría exactamente lo que se queja Moscú: reforzar la alianza defensiva de la OTAN.

Estos son problemas difíciles a los que nos enfrentamos. Resolverlos no sucederá rápidamente. Ciertamente no espero que los resolvamos mañana en Ginebra. Pero podemos avanzar en nuestra comprensión mutua. Y eso, combinado con la reducción de la concentración militar de Rusia en las fronteras de Ucrania, puede alejarnos de esta crisis en las próximas semanas. Al mismo tiempo, Estados Unidos continuará trabajando con nuestros aliados y socios en la OTAN, la Unión Europea, la OSCE, el G7, las Naciones Unidas, en toda la comunidad internacional para dejar claro que Rusia tiene dos caminos: el camino hacia la diplomacia que puede conducir a la paz y la seguridad; y el camino de la agresión que sólo conducirá al conflicto, a graves consecuencias, a la condena internacional. Estados Unidos y nuestros aliados seguirán apoyando a Ucrania y listos para encontrarse con Rusia en cualquiera de los dos caminos.

No es casualidad que esté ofreciendo estos pensamientos aquí en Berlín. Quizás ningún lugar en el mundo experimentó más las divisiones de la Guerra Fría que esta ciudad. Aquí, el presidente Kennedy declaró a todas las personas libres ciudadanos de Berlín. Aquí, el presidente Reagan instó al Sr. Gorbachov a derribar ese muro. Parece un momento en que el presidente Putin quiere volver a esa era. Esperamos que no. Pero si elige hacerlo, se encontrará con la misma determinación, la misma unidad que las generaciones pasadas de líderes y ciudadanos ejercieron para promover la paz, la libertad y la dignidad humana en Europa y en todo el mundo.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 21, 2022


 

El Gran Comunicador

Share

El presidente Ronald Reagan ayudó a redefinir el propósito del gobierno y presionó a la Unión Soviética para que pusiera fin a la Guerra Fría. Solidificó la agenda conservadora durante décadas después de su presidencia.

El 5 de junio de 2004, muere Ronald Wilson Reagan, el cuadragésimo presidente de los Estados Unidos, después de una larga lucha contra la enfermedad de Alzheimer. Reagan, quien también fue un actor conocido y se desempeñó como gobernador de California, fue un presidente popular conocido por restaurar la confianza estadounidense después de los problemas de la década de 1970 y ayudar a derrotar al comunismo.

Nacido el 6 de febrero de 1911, Reagan, apodado Dutch (Holandés) cuando era joven, nació y se crió en varios pueblos pequeños de Illinois. A pesar de una educación desfavorecida (su padre abusaba del alcohol y tenía problemas para mantener el trabajo) Reagan era un estudiante popular y extrovertido. Se desempeñó como presidente del consejo estudiantil de su escuela secundaria y se destacó en fútbol, ​​baloncesto y atletismo, además de actuar en varias jugadas. Durante el verano, trabajó como salvavidas y, según los informes, salvó a 77 personas en seis años.

Después de la secundaria, Reagan se matriculó en Eureka College, una pequeña escuela cristiana de artes liberales en Eureka, Illinois, de la que recibió una beca. Allí, continuó mostrando destreza atlética, jugando fútbol y natación, además de perfeccionar sus habilidades en sus dos futuras actividades: la actuación y la política. Reagan, entonces demócrata, se desempeñó como presidente del cuerpo estudiantil de Eureka y actuó en las producciones teatrales de la universidad.

En 1932, Reagan se graduó de Eureka con una licenciatura en sociología y economía y encontró un trabajo como locutor deportivo de radio. Trabajó en la radio durante cinco años, antes de ir a una prueba de pantalla en Los Ángeles mientras estaba en California para cubrir el campo de entrenamiento primaveral de los Cachorros de Chicago. Warner Brothers le ofreció al futuro presidente un contrato de siete años, pero le pidió que usara su nombre de pila Ronald en lugar de Dutch en las películas.

Aunque nunca se convirtió en una estrella de primera, Reagan pasó 20 años en Hollywood y apareció en más de 50 películas y varios programas de televisión. Su apodo tan utilizado como presidente, The Gipper, vino de su turno de interpretar a la estrella de fútbol de Notre Dame George The Gipper Gipp en la película de 1940 Knute Rockne: All American. En 1940, Reagan se casó con la actriz Jane Wyman. La pareja tuvo dos hijos: Maureen, en 1941, y Michael, a quien adoptaron en 1945. Reagan y Wyman se divorciaron en 1949.

Aunque Reagan no sirvió en combate en la Segunda Guerra Mundial debido a su mala vista, comenzó el servicio activo en 1942 e hizo películas de entrenamiento para el ejército hasta su baja en 1945. Políticamente, fue durante la década de 1940 cuando Reagan se volvió gradualmente más conservador y también se involucró en el floreciente movimiento anticomunista del país.

Reagan en Prisionero de Guerra (1954)

En 1947, testificó ante el controvertido Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes (HUAC, por sus siglas en inglés), nombrando elementos en Hollywood que sentía que estaban aliados con causas comunistas. Más tarde ese año, fue elegido presidente del Screen Actors Guild (SAG), cargo que ocupó de 1947 a 1952 y nuevamente de 1959 a 1960.

A lo largo de su trabajo con SAG, Reagan conoció a Nancy Davis, una actriz que acudió a Reagan en busca de ayuda cuando la etiquetaron incorrectamente como simpatizante comunista. Como había hecho con los demás, Reagan la ayudó a limpiar su nombre. La pareja también comenzó un romance de por vida y se casó en 1952. Sus dos hijos, Patricia y Ronald, nacieron en 1953 y 1959, respectivamente.

Después de registrarse como republicano en 1962 y hacer campaña para Barry Goldwater en su fallida campaña presidencial de 1964, Reagan decidió postularse para gobernador de California en 1966. Ganó cómodamente, a pesar de su falta de experiencia. Su plan para California presagió el que finalmente trajo consigo al escenario nacional: impuestos más bajos, recortes en el gasto y el fin del “gran gobierno”. A pesar de las protestas estudiantiles y los aumentos impositivos forzados que se produjeron durante su primer mandato, volvió a postularse y fue reelegido fácilmente en 1970. Apenas 18 meses después, anunció su fallida candidatura a la presidencia en la Convención Nacional Republicana. En 1975, dejó el cargo en California y se postuló nuevamente para la nominación presidencial republicana, perdiendo en una reñida carrera ante Gerald Ford.

En 1980, Reagan se postuló una vez más y ganó la nominación, eligiendo a George H.W. Bush como su compañero de fórmula. Con una plataforma de gobierno pequeño, un ejército más fuerte y recortes de impuestos, Reagan apeló a un público estadounidense frustrado con la inflación y los problemas de política exterior, como la crisis de los rehenes en Irán. Ganó y, a los 69 años, se convirtió en el hombre de mayor edad en ser elegido para el cargo. Un orador público talentoso y practicado, el encanto personal, los modales cálidos y el mensaje optimista de Reagan lo hicieron querer por muchos estadounidenses. Fue reelegido en 1984.

Reagan y Gorbachev
Durante el intento de asesinato
Con Nancy, recuperándose del atentado

Apenas 69 días después de asumir el cargo, Ronald Reagan recibió un disparo de John Hinckley después de dar un discurso en un hotel a una milla de la Casa Blanca. Después de la cirugía para extraer la bala, que se había alojado cerca de su corazón, se recuperó rápidamente, lo que se sumó a su imagen de líder fuerte. A lo largo de sus dos mandatos en el cargo, Reagan siguió su programa económico característico, Reaganomics, una teoría económica del lado de la oferta que implicaba recortes drásticos tanto en impuestos como en gastos. En ese momento, y cada vez más en los años transcurridos desde su presidencia, Reagan recibió críticas por recortar despiadadamente los programas sociales mientras acumulaba un enorme déficit con gastos militares masivos. También se le critica por su parcialidad hacia los intereses comerciales, eliminando muchas regulaciones sobre las grandes empresas que, en su opinión, estaban impidiendo el crecimiento, además de autorizar el despido de controladores de tráfico aéreo en huelga en 1981.

Sin embargo, fue su campaña para poner fin a la Guerra Fría lo que definió la presidencia de Reagan para muchos estadounidenses. Su plan era utilizar una acumulación militar sin precedentes para negociar tratados de reducción de armas desde una posición de fuerza. Durante una visita a Alemania, instó al entonces premier soviético Mikhail Gorbachev a derribar ese muro.

nancy Reagan y el último adiós

En 1989, el Muro de Berlín fue derribado y la Unión Soviética a la que Reagan se había referido una vez como un imperio del mal ya no existía. Si bien muchos le dan crédito a Reagan por este giro histórico de los acontecimientos, y es seguro que desempeñó un papel importante, otros señalan los problemas internos de la Unión Soviética por su desaparición final.

La política exterior de Reagan incluyó intervenciones militares en el Líbano, Granada y Libia, que tuvieron resultados mixtos. También es conocido por respaldar a los rebeldes anticomunistas en Nicaragua y autorizar una operación militar secreta de la CIA allí a principios de la década de 1980. Esto condujo al escándalo Irán-Contra, en el que se descubrió que la venta ilegal de armas a Irán se utilizó para financiar el apoyo de la administración a los rebeldes de la Contra de Nicaragua. Nunca se encontró evidencia que sugiriera que el propio Reagan o el vicepresidente Bush violaran la ley. A pesar del escándalo, George H.W. Bush sucedió a Reagan en la presidencia en 1988.

Conocido como el Gran Comunicador, Reagan dejó la Oficina Oval como uno de los presidentes más populares de la historia y se retiró a su rancho de California, Rancho del Cielo.

Su anuncio en 1994 de que le habían diagnosticado la enfermedad de Alzheimer fue recibido con gran tristeza por muchos en todo el país. Escribió, en una carta abierta al pueblo estadounidense, “Ahora comienzo el viaje que me llevará al ocaso de mi vida. Sé que para Estados Unidos siempre habrá un amanecer brillante por delante”. Vivió el resto de sus días en el rancho, con su esposa Nancy, quien permaneció dedicada a él hasta el final. Fue enterrado en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan en Simi Valley, California.


PrisioneroEnArgentna.com

Junio 5, 2021


 

KGB DESPUÉS DE LA CAÍDA DE LA UNIÓN SOVIÉTICA

Share
.
KGB, o Komitet Gosudarstvennoy Bezopasnosti (Comité de Seguridad del Estado), fue la principal agencia de seguridad de la Unión Soviética desde 1954 hasta su colapso en 1991. El KGB desempeñó un papel multifacético fuera y dentro de la Unión Soviética, trabajando como una agencia de inteligencia y una fuerza de “policía secreta”. También se le asignaron algunas de las mismas funciones que el Departamento de Seguridad Nacional en los Estados Unidos hoy en día, salvaguardar al país de las amenazas nacionales y extranjeras. La KGB se estableció bajo el liderazgo del primer ministro soviético Nikita Khrushchev. Su precursor fue el Comisariado del Pueblo para la Seguridad del Estado, o NKGB, que funcionó inmediatamente antes y durante la Segunda Guerra Mundial cuando Joseph Stalin era el jefe de Estado. Georgi Malenkov, quien lideró la Unión Soviética antes de Khrushchev, había redactado algunos esquemas de como debería funcionar ese comité. 
Khrushchev

En 1991, después del colapso de la Unión Soviética, KGB se dividió en varias agencias. Entre ellos estaban el Servicio Federal de Seguridad (FSB), la principal agencia de seguridad nacional y el Servicio de Inteligencia Externa (SVR), el equivalente de la C.I.A, que maneja la inteligencia en el extranjero. Los rusos a menudo todavía se referían a estas organizaciones como la KGB. En la década de 1990 hubo rumores de que parte de la sede de la KGB había sido alquilada para lavandería.

A las agencias de seguridad interna les ha ido mejor que a los militares en la era postsoviética. Durante todo el período soviético, estas agencias estuvieron entre las instituciones nacionales más firmemente arraigadas y respetadas. Una sucesión de agencias de seguridad interna, que terminó con KGB, causó temor en la población soviética al penetrar a fondo en toda la sociedad y lanzar purgas periódicas contra elementos de la sociedad considerados perjudiciales para el estado socialista.

En la era post-soviética, las agencias de seguridad interna generalmente recibían un apoyo más sólido del gobierno de Yeltsin que las fuerzas armadas, aunque las agencias específicas fueron sido favorecidas. El Servicio Federal de Seguridad (FSB), el sucesor más directo de la KGB, tenía un amplio mandato para la recopilación de inteligencia dentro de Rusia y en el extranjero cuando la seguridad nacional está amenazada, y la legislación no prescribe una supervisión gubernamental concreta. Los defensores de los derechos humanos en Rusia y en otros lugares, sensibles al precedente del poder desenfrenado de la KGB, criticaron el control presidencial directo de las agencias de seguridad interna como el FSB, y se han documentado violaciones de los derechos humanos. Las unidades armadas del FSB y el Ministerio del Interior (MVD) estuvieron muy involucradas en la campaña de Chechenia. 

Las aún poderosas agencias de seguridad interna de Rusia también se vieron afectadas por el escándalo en 1996 cuando el ex jefe financiero de la Agencia Federal de Comunicaciones e Información del Gobierno (FAPSI) fue encarcelado por su agencia hermana, la FSB, por malversar grandes sumas del presupuesto de la FAPSI. Aunque el asunto no recibió reconocimiento oficial, la prensa independiente informó de una importante lucha de poder entre las poderosas agencias sucesoras de la KGB. Tal escenario continuaría una serie de reordenamientos de las antiguas agencias de la KGB que ocurrieron en la década de 1990 debido a luchas de poder político en lugar de consideraciones de seguridad. 

La corrupción desenfrenada y bien publicitada en las agencias de seguridad ha erosionado la confianza del público en todas las fuerzas del orden rusas. En julio de 1996, el Ministerio del Interior (MVD) informó que 1.400 empleados de la policía regular (milicias) habían sido arrestados en 1995 por diversos tipos de actividades delictivas, incluida la participación en delitos de organizaciones criminales de la mafia. Ese informe fue el resultado de la Campaña de Manos Limpias de MVD, un programa de confianza pública muy publicitado que comenzó en 1995 para purgar a las agencias de aplicación de la ley de miembros deshonestos. Pero, según la mayoría de las cuentas, los arrestos de 1995 eliminaron solo una parte muy pequeña de la corrupción de seguridad interna de Rusia. 

KGB y el golpe intentan expulsar a Gorbachev

Gorbachev

El intento de golpe de estado contra Mikhail Gorbachev que ayudó a allanar el camino para que Boris Yeltsin tomara el poder fue orquestado por el jefe de la KGB, Vladamir Kryuchkov y otros siete, incluido el primer ministro Valentin Pavlov y el ministro de Asuntos Internos, Boris Pugo.

Kryuchkov, Pugo y Pavlov habían subido a sus puestos bajo Gorbachov. Lukyanov era un ex amigo del protegido de Gorbachov. Su relación se remonta a la Universidad de Moscú en la década de 1950. Fue miembro del Politburó y presidente del Soviet Supremo. Los otros golpistas fueron personas que Gorbachov había designado.

Más tarde, Lukyanov le dijo al New Yorker: Lo que sucedió en agosto de 1991 “no fue un golpe, no un complot. Fue un intento de salvar al país, y eso es todo. En Gorbachov estábamos tratando con un político que estaba fuera de su alcance, un hombre que nunca había sabido nada más que la política de Komsomal y la política del partido … Todo lo que sucedió con Gorbachov podría haber predicho … Era un político confundido. Era un niño que se negó a ver que algunas historias tienen finales aterradores … ”Quizás el error principal del líder golpista fue su incapacidad para arrestar a Yeltsin.

Putin y la KGB

En julio de 1998, en un gran salto profesional aproximadamente un año antes de convertirse en presidente de Rusia, Vladimir Putin fue nombrado jefe del FSB, el sucesor del KGB. A la promoción se le atribuyó su postura dura contra los líderes regionales y la supresión de una investigación criminal de Yeltsin y su familia. En el puesto, Putin ayudó a Yeltsin al despedir a personas que eran leales al principal rival de Yeltsin en ese momento, Vevgeny Primakov, quien concurrentemente se estaba mudando a Yeltsin, su familia y seguidores.

El 9 de agosto de 1999, Putin fue nombrado primer ministro por Yeltsin después del despido de su predecesor Sergei Stepashin. Algunos dicen que Putin fue seleccionado por Yeltsin debido a sus conexiones con el FSB (KGB) y su capacidad para proteger a Yeltsin después de que dejó el cargo (el primer decreto de Putin fue otorgarle a Yeltsin y su familia inmunidad de cualquier enjuiciamiento futuro).

Como presidente ruso, Putin ha sido muy sistemático y paciente, analizando cuidadosamente las políticas a través del análisis de costo-beneficio. La mitad de las decisiones oficiales de Putin fueron clasificadas como secretas. Le gustaba hacer las cosas de una manera vertical “Poder vertical” y esperaba la lealtad de los que estaban debajo de él de la misma manera en que era leal a los que estaban por encima de él en el pasado.

Las maquinaciones de poder bajo Putin han sido en gran medida opacas. Putin colocó a miembros de la KGB en puestos clave en su gobierno. Explicando por qué, dijo, “los conozco desde hace muchos años y confío en ellos. No tuvo nada que ver con la ideología. Es solo una cuestión de sus cualidades profesionales y relaciones personales”.

Ex KGB en el gobierno de Putin

Putin fue acusado de intentar restaurar todo el sistema KGB en una operación llamada “poner las cosas en orden en el país”. Unos meses después de convertirse en presidente por primera vez, participó en una ceremonia especial a puerta cerrada a la que asistieron 300 KGB generales en la antigua sede de la KGB para marcar la fundación de la cheka, la policía secreta soviética original. Durante un discurso, Putin anunció: “La instrucción n. ° 1 para obtener el poder completo se ha completado”. Más tarde elogió a Stalin, describió la ruptura de la Unión Soviética como una “tragedia” y llamó al hombre que intentó derrocar a Gorbachov en 1990 como “noble.”

Los ex hombres de la KGB y el FSB fueron nombrados ministro de defensa, ministro del interior y jefe de la agencia antidrogas. También se les otorgaron poderosos puestos en la política regional y se convirtieron en líderes empresariales. El golpista Kryuchkov fue invitado a la inauguración de Putin.

Muchos ex miembros de la KGB recibieron puestos poderosos en la burocracia y los gobiernos regionales. A partir de 2005, el 25 por ciento de todos los puestos de alto nivel estaban ocupados por hombres con experiencia en servicios de inteligencia. Cinco de los siete gobernadores nombrados por el Kremlin y el 70 por ciento del personal y el 35 por ciento de todos los viceministros nombrados por la administración de Putin tenían antecedentes de inteligencia. Un analista político ruso le dijo al Washington Post: “Hay un efecto de bola de nieve causado por la estructura de poder del clan en Rusia. Putin, por ejemplo, trae al poder a 10 agentes del FSB, y cada uno de ellos trae 10 más, y así sucesivamente … Es una hermandad “.

Putin y el siloviki

Putin se rodeó de antiguos hombres de la KGB, de segunda categoría, cuyo deber era proteger a Putin y al estado y sofocar cualquier desafío a la autoridad de Putin; Estos hombres tenían puntos de vista conservadores y de línea dura y eran conocidos en Rusia como el “siloviki”, que significa “hombres con poder”.

Putin

El hombre principal detrás de escena en los primeros años de Putin fue Alexander Voloshin, su jefe de gabinete profesional. Era una figura sombría y dura, vista por algunos como un Rasputín moderno y el hombre que moldeó a Putin en lo que se convirtió. Voloshin fue considerado como el miembro más amigable para los negocios del círculo íntimo de Putin. Trabajó bajo Yeltsin y renunció a raíz del arresto de Khodorkovsky. El poder del siloviki aumentó después de que se fue.

Con el tiempo, el siloviki entró, exprimiendo los restos del equipo de Yeltsin. Una ex ayuda de Yeltsin describió el proceso como un “golpe progresivo”. Otro le dijo al Washington Post: “Para el verano de 2003, la marea había cambiado claramente”. Un alumno de Yeltsin le dijo al Post: “Tenemos la sensación de que algo cambió para el dirección equivocada “. Cuando iba al Kremlin todos los días, dijo que el lugar estaba lleno de caras nuevas,” un piso entero de KGB anterior y actual “.

Entre los principales miembros del personal se encontraban los subdirectores del personal: Igor Sechin, un ex traductor y amigo cercano de Putin. y Viktor Ivanaov, veterano de 20 años de la KGB y ex subdirector de la FSB (ex KGB). En 1999 y 2000, Ivanov dirigió la División de Seguridad Económica de la agencia. que entre otras cosas se encargaba de vigilar a los oligarcas. Bajo Putin fue puesto a cargo del personal mientras Sechin controlaba el acceso y el flujo de papel a Putin.

Nuevos empleos para ex agentes de la KGB

Después del colapso de la Unión Soviética, muchos miembros de la KGB atravesaron una “crisis moral” y experimentaron fuertes dolores de dudas. Cualquiera que supiera que eran ex miembros de la KGB los trató sospechosamente. Después de que el capitalismo se arraigó en Rusia, hubo una demanda de analistas y muchos hombres de la KGB consiguieron trabajar con compañías como analistas. Un ex agente de la KGB le dijo a la prensa norteamericana: “Todo nuestro trabajo a lo largo de los años se centró en procesar y analizar información y sacar conclusiones y mantener la boca cerrada sobre lo que sabemos, y eso es exactamente lo que las compañías necesitaban ”. Además, los antiguos hombres de la KGB tenían acceso a información y personas importantes, a través de su conexión soviética, que los ciudadanos comunes no tenían.

Ex agencias enteras de la KGB se dedicaron a sus propios negocios, la Agencia Federal de Comunicaciones e Información del Gobierno buscó el suministro de servicios de encriptación para los bancos. Los almacenes y las empresas estaban protegidos por ex miembros del grupo Alpha de élite de la KGB.

El ex-KGB entró en negocios privados y estableció alianzas con hombres de negocios, gángsters y miembros actuales del FSB en la “antigua red de espías”. Alexander Lebedev, presidente del Banco de la Reserva Nacional y gran accionista de Aeroflot, es un ex espía de la KGB. Los ex hombres de la KGB también encabezaron Petersburg Fuel Co., Domodevo Airlines, St. Petersburg Telephone Network, Slvanet Oil Co. y la central de abastecimiento de agua de Moscú. Estos hombres son considerados siloviki. En algunos casos se mudaron para reemplazar a los oligarcas musculosos.

Muchas personas con antecedentes en el KGB y el FSB han entrado en la política. Entre ellos estaba el mayor general Viktor Maslov, un ex agente y gángster del FSB que se convirtió en gobernador de Smolensk. Al referirse a sí mismo como un “soldado del zar”, siendo el zar Putin, no tuvo reparos en usar tácticas de balonmano. Ordenó escuchas telefónicas de su rival, el ex vicegobernador, y utilizó la información que obtuvo para detenerlo por cargos de corrupción. En una entrevista, Maslov expresó su frustración porque los delincuentes no podían ser procesados ​​con un mínimo de alboroto como lo eran en la época de Stalin.

Agencias sucesoras de la KGB

A principios de 1991, la poderosa organización de la KGB estaba siendo desmantelada. El desarrollo del aparato de seguridad interna post-soviético tuvo lugar en un entorno político altamente volátil, con el presidente Yeltsin amenazado por la oposición política, las crisis económicas, los brotes de conflictos étnicos y la delincuencia agudamente en aumento. En estas circunstancias, Yeltsin y sus asesores tuvieron que depender de la seguridad del estado y de las agencias de policía interna para obtener apoyo en el diseño e implementación de estrategias de seguridad interna. 

El KGB se disolvió oficialmente en diciembre de 1991, unas semanas antes de la propia Unión Soviética. Los observadores extranjeros vieron el final de la KGB como una señal de que la democracia prevalecería en la recién creada Federación de Rusia. Pero el presidente Yeltsin no eliminó por completo el aparato de seguridad. En cambio, dispersó las funciones de la antigua KGB entre varias agencias diferentes, la mayoría de las cuales realizaron tareas similares a las de las distintas direcciones de la KGB. 

Después de la creación de quince nuevos estados de las repúblicas de la antigua Unión Soviética, las ramas territoriales de la antigua KGB fueron transferidas al control de los nuevos gobiernos de estos estados, cada uno de los cuales hizo reformas consideradas apropiadas para las necesidades de seguridad política y nacional. del régimen en el poder. Sin embargo, la Federación de Rusia, que como RSFSR había alojado las operaciones centrales de la KGB en Moscú, heredó la mayor parte de los recursos y el personal de la KGB. Ya en enero de 1992, cinco agencias de seguridad separadas habían surgido en Rusia para tomar el lugar de la KGB. Cuatro de ellos estaban preocupados por la seguridad interna; el quinto fue el Servicio de Inteligencia Extranjera, que reemplazó al Primer Director General de la KGB. 

Ministerio de Seguridad (MB)

Dentro de Rusia, la mayor agencia sucesora de la KGB fue el Ministerio de Seguridad (Ministerstvo bezopasnosti – MB), que contaba con unos 137,000 empleados y fue designada una agencia de contrainteligencia. El Ministerio de Seguridad heredó las tareas de varias direcciones y direcciones generales de la KGB: la Segunda Dirección Principal (contrainteligencia contra extranjeros), la Tercera Dirección Principal (contrainteligencia militar), la Cuarta Dirección (seguridad del transporte), la Quinta Dirección Principal (seguridad política interna). ), la Sexta Dirección (actividades contra la delincuencia económica y la corrupción oficial) y la Séptima Dirección (actividades de vigilancia).

En julio de 1992, Yeltsin firmó, y el Soviet Supremo de Rusia (parlamento) ratificó una ley sobre la gobernanza del Ministerio de Seguridad. La ley otorgó a Yeltsin una amplia autoridad sobre las operaciones de seguridad y despertó la preocupación entre los demócratas rusos. Se preocuparon porque la nueva ley se parecía tanto a la del KGB que había sido promulgada por el gobierno soviético solo catorce meses antes. La ley confería esencialmente la misma misión y poderes al Ministerio de Seguridad que la ley anterior había otorgado a la KGB, en algunos casos casi al pie de la letra. La principal diferencia era que en el pasado el KGB había sido controlado por el liderazgo del PCUS, mientras que la ley de 1992 le dio a Yeltsin, como presidente, el control del Ministerio de Seguridad. Al parlamento ruso se le otorgaron algunas funciones de supervisión teórica, pero nunca se ejercitaron en la práctica.

El primer ministro de seguridad de Yeltsin, el ex jefe de MVD, Viktor Barannikov, dejó en su lugar a la mayoría de los ex funcionarios de la KGB de la organización. En la primavera de 1993, cuando se rompió una incómoda tregua entre Yeltsin y el parlamento ruso y el Soviet Supremo votó para privar a Yeltsin de sus extraordinarios poderes presidenciales, Yeltsin pidió apoyo a Barannikov y al Ministerio de Seguridad cuando el presidente declaró la imposición de “regla especial” que le otorga poder de veto sobre la legislación parlamentaria hasta que se celebren nuevas elecciones. Sin embargo, Barannikov declinó involucrar a su ministerio en la confrontación política entre los poderes ejecutivo y legislativo, instando a que se llegue a un compromiso. Cuando el Ministerio de Defensa tampoco pudo apoyar su posición, Yeltsin retrocedió de su postura de confrontación.

La división entre Yeltsin y Barannikov fue exacerbada por la respuesta de Barannikov al problema de corrupción del gobierno en 1992-93. La toma de sobornos y los acuerdos detrás de escena, que habían sido prácticas aceptadas por los funcionarios soviéticos, eran tradiciones que murieron mucho, especialmente en ausencia de leyes y reglamentos que prohibieran a los funcionarios abusar de sus cargos. Cuando comenzó la privatización de la propiedad estatal, la escala de corrupción aumentó dramáticamente. La superposición entre las empresas económicas controladas por el gobierno y las empresas empresariales privadas crearon grandes oportunidades para la actividad económica ilegal en los niveles más altos.

A partir de 1992, el Ministerio de Seguridad se involucró en la guerra contra el crimen organizado y la corrupción oficial. En poco tiempo, sin embargo, la campaña se convirtió en un intercambio de acusaciones de corrupción entre los líderes políticos de Rusia, con el Ministerio de Seguridad en el medio. Yeltsin quería utilizar la campaña de corrupción como arma política para luchar contra sus oponentes, pero su séquito pronto fue acusado de encubrir crímenes, una táctica de los enemigos de Yeltsin a la que Barannikov prestó al menos apoyo pasivo. Los fracasos de Barannikov para apoyar a Yeltsin llevaron a la destitución del ministro de seguridad a mediados de 1993.

El reemplazo de Barannikov, Nikolay Golushko, no duró mucho en su trabajo. Después de la amenaza de Yeltsin de disolver el parlamento ruso en septiembre de 1993, que terminó en un derramamiento de sangre en las calles de Moscú, el presidente se dio cuenta de que Golushko tampoco estaba dispuesto a utilizar las fuerzas del Ministerio de Seguridad para respaldar al presidente. En este caso, Yeltsin no solo despidió a su ministro de seguridad, sino que también disolvió el ministerio y lo reemplazó con una nueva agencia, el Servicio Federal de Contrainteligencia (Federal’naya sluzhba kontrarazvedki – FSK).

Servicio Federal de Contrainteligencia (FSK)

La ley que creó el FSK, firmada en enero de 1994, le otorgó al presidente el control exclusivo de la agencia, eliminando la función de supervisión teórica otorgada al parlamento y al poder judicial en la ley de 1992 sobre el Ministerio de Seguridad. El esquema original de los poderes del FSK eliminó los poderes de investigación criminal del Ministerio de Seguridad, conservando solo poderes de investigación. Pero el estatuto final fue ambiguo sobre este tema, asignando a la FSK la tarea de “llevar a cabo medidas técnico-operativas, y evaluaciones e investigaciones criminológicas y de otros expertos”. El estatuto también estipulaba que el FSK debía “desarrollar e implementar medidas para combatir el contrabando y la corrupción”. Tal lenguaje aparentemente asignó un papel clave al sucesor del Ministerio de Seguridad en la intensificación de la lucha contra el crimen económico y la corrupción oficial.

Según su estatuto habilitante, la FSK tenía dieciocho direcciones o departamentos, además de una secretaría y un centro de relaciones públicas. Debido a que algunas de las funciones del Ministerio de Seguridad se dispersaron a otras agencias de seguridad, el personal inicial de FSK ascendió a aproximadamente 75,000, una reducción sustancial de las 135,000 personas que habían estado trabajando para el Ministerio de Seguridad en 1992. El proceso de reducción comenzó a revertirse unos meses, sin embargo, cuando el FSK recuperó las funciones de investigación criminal del Ministerio de Seguridad. Para julio de 1994, el FSK informó de un personal de 100,000.

El reemplazo de Golushko como ministro de seguridad fue su ex primer diputado, Sergey Stepashin, quien había sido jefe de la Comisión Parlamentaria de Defensa y Seguridad durante 1992-93. La llegada de Stepashin coincidió con el establecimiento de una nueva dirección de contrainteligencia económica en el FSK y el desarrollo de nuevas leyes para mejorar la capacidad del FSK para combatir la corrupción. Stepashin anunció medidas contra los mercados subterráneos y el “capital en la sombra”, fenómenos del período de transición que se habían defendido como estímulos para la economía nacional. También defendió el FSK contra los críticos que acusaron a la agencia de perseguir a empresarios privados. * *

Además de combatir el crimen y la corrupción, el FSK desempeñó un papel destacado en el tratamiento de los problemas étnicos. Una preocupación para la agencia era la posibilidad de actos terroristas por parte de disidentes de nacionalidades no rusas dentro de la Federación Rusa. Aproximadamente el 20 por ciento de la población de Rusia no es rusa, incluidas más de 100 nacionalidades concentradas en las treinta y dos unidades territoriales étnicamente designadas de Rusia. La tensión sobre los problemas étnicos y económicos no resueltos había aumentado de manera constante desde 1990, a medida que las minorías no rusas se volvían cada vez más beligerantes en sus demandas de autonomía de Moscú. El FSK fue responsable de cooperar con otras agencias del gobierno de Yeltsin en el monitoreo de los problemas étnicos, la represión de los disturbios separatistas y la prevención de conflictos violentos o terrorismo. De acuerdo con este mandato, las tropas del FSK se unieron a las fuerzas de MVD para respaldar a las fuerzas armadas regulares rusas en la ocupación de Chechenia. Los elementos de seguridad rusos también han estado activos en Georgia, donde han ayudado a las fuerzas regulares a contener el impulso de independencia de las tropas abjasias y a vigilar un alto el fuego de dos años que no mostró signos de evolucionar hacia un asentamiento permanente a mediados de 1996.

Servicio Federal de Seguridad (FSB)

 

Yeltsin

El Servicio Federal de Seguridad (FSB) cuenta con un personal de varios miles de personas responsables de investigar delitos de alcance nacional e internacional, como terrorismo, contrabando, traición, violaciones de las leyes de secreto y delitos económicos y corrupción a gran escala, un área de jurisdicción similar a la de la Oficina Federal de Investigaciones de los Estados Unidos (FBI). Varias otras organizaciones estatales también han designado responsabilidades de investigación criminal.

El FSK fue reemplazado por el Servicio Federal de Seguridad (Federal’naya sluzhba bezopasnosti – FSB) en abril de 1995. La nueva Ley de Órganos del Servicio Federal de Seguridad describió en detalle la misión del FSB. El FSB recuperó una serie de funciones que habían sido eliminadas en reorganizaciones anteriores a la KGB. La autoridad de investigación fue completamente restaurada por la ley, aunque el FSK ya había estado llevando a cabo investigaciones penales sobre la base de un decreto presidencial emitido meses antes. Las catorce prisiones de detención de investigación de Rusia y varios destacamentos especiales de tropas también volvieron al control del servicio de seguridad.

La ley de 1995 autoriza a la policía de seguridad a ingresar a residencias privadas si “hay razones suficientes para suponer que se está cometiendo o se ha cometido un delito allí … o si se persigue a personas sospechosas de haber cometido un delito”. En tales casos, las leyes relacionadas requieren que el oficial a cargo solo informe al fiscal dentro de las veinticuatro horas después de ingresar a la residencia. Al igual que el estatuto FSK, la nueva ley le dio al presidente la dirección de las actividades del servicio de seguridad, que tiene el estatus de un órgano ejecutivo federal. El artículo 23 de la ley estipula que el presidente, la Asamblea Federal (parlamento) y los órganos judiciales vigilan el servicio de seguridad. Pero el único derecho otorgado a los diputados de la Duma del Estado (la cámara baja más poderosa de la asamblea) a este respecto era una vaga estipulación de que los diputados podían obtener información sobre la actividad de los órganos del FSB de acuerdo con los procedimientos establecidos por la legislación. La imprecisión de las funciones de supervisión reales se vio agravada por la disposición de la ley de seguridad de que los “actos normativos” no publicados gobernarían gran parte de las operaciones del FSB.

La ley otorgó al FSB el derecho de llevar a cabo operaciones de inteligencia tanto en el país como en el extranjero con el propósito de “mejorar el potencial económico, científico-técnico y de defensa” de Rusia. Aunque las operaciones de inteligencia del FSB en el extranjero se llevarán a cabo en colaboración con el Servicio de Inteligencia Extranjera, no se detallaron los detalles de la colaboración. La prensa liberal reaccionó con gran escepticismo ante el potencial de la nueva ley para las violaciones de los derechos humanos y la reencarnación de la KGB.

Aunque el FSB es más poderoso que su predecesor, el jefe del FSB, Stepashin, operaba bajo una nube política debido a su apoyo a la fallida invasión de Chechenia. En julio de 1995, presionado por la Duma del Estado y miembros de su administración, Yeltsin reemplazó a Stepashin con el jefe de la Dirección de la Guardia Principal, el general Mikhail Barsukov. Barsukov estaba estrechamente relacionado con el director de la organización de guardaespaldas personal de Yeltsin (el Servicio de Seguridad Presidencial), Aleksandr Korzhakov, quien había adquirido una poderosa influencia política en el Kremlin.

A mediados de la década de 1990, el FSB tenía 76,000 empleados, ganando en promedio alrededor de $ 160 por mes (1994). Tenía la autoridad de escuchar conversaciones telefónicas, abrir correos y monitorear computadoras con “cajas negras”. Sus funciones principales eran combatir el crimen doméstico, el terrorismo y la contrainteligencia extranjera. Según algunas fuentes, también se estaba utilizando para llevar a cabo asesinatos, apoderarse de rehenes, extorsionar dinero de grandes empresas y hostigar y asesinar a empresarios. Un agente del FBI le dijo al New York Times que la agencia estaba siendo utilizada “para liquidar cuentas con personas indeseables, para llevar a cabo órdenes políticas y criminales privadas por una tarifa, y algunas veces simplemente como un instrumento para ganar dinero”.

Agencia Federal de Comunicaciones e Información del Gobierno (FAPSI)

La Octava Dirección General de la KGB, que supervisaba las comunicaciones gubernamentales y los sistemas de cifrado, y otra dirección técnica, la decimosexta, se combinaron como la Agencia Federal de Comunicaciones e Información del Gobierno (Federal’noye agentstvo pravitel’stvennykh svyazi i informatsii – FAPSI), de que el ex jefe de la Octava Dirección General, Aleksandr Starovoytov, fue nombrado director. FAPSI tiene capacidades técnicas ilimitadas para monitorear comunicaciones y recopilar inteligencia. Cuando se publicó la Ley de Órganos Federales de Comunicaciones e Información del Gobierno en febrero de 1993, la prensa liberal de Rusia protestó en voz alta. El periódico Nezavisimaya gazeta lo llamó la “ley del Gran Hermano”, señalando que no solo otorga a los órganos ejecutivos del gobierno un monopolio sobre las comunicaciones e información del gobierno, sino que permite la interferencia injustificada en las redes de comunicaciones de bancos y empresas privadas.

La ley de comunicaciones e información autorizó a FAPSI a emitir licencias para la exportación e importación de tecnología de la información, así como para las telecomunicaciones de todas las instituciones financieras privadas. Equipado con un cuerpo de tropas de comunicaciones especiales (autorizadas por el presupuesto de 1996 a 54,000), se le otorgó a FAPSI el derecho de monitorear las comunicaciones codificadas de agencias gubernamentales y empresas no estatales. Esto significa que la agencia puede penetrar en todos los sistemas de información privados. La ley estipulaba poca supervisión parlamentaria de FAPSI, aparte de una vaga declaración de que los funcionarios de la agencia debían presentar informes al poder legislativo. Al presidente, por el contrario, se le otorgó un poder específico para monitorear la ejecución de las tareas básicas asignadas a FAPSI y para “sancionar sus operaciones”.

Algunas de las funciones de FAPSI se superponen con las del FSB. La ley de habilitación del FSB ordenó que detecte señales de transmisores radioelectrónicos, realice trabajos de cifrado dentro de su propia agencia y proteja la información codificada en otras organizaciones estatales e incluso empresas privadas. No se delineó ningún límite específico entre las funciones de cifrado y comunicación de las dos agencias en su legislación habilitante, e incluso se especuló que FAPSI se fusionaría con el FSB. Un decreto presidencial de abril de 1995 definió las responsabilidades de la agencia en el área de licencias de telecomunicaciones.

Un área crítica de superposición – y competencia – es la protección de datos de importancia económica y estratégica crucial. A mediados de 1995, el director de FAPSI, Starovoytov, estaba presionando por un papel más importante para FAPSI en esta área. Comenzó a emitir advertencias sobre la amenaza intensificada a los datos económicos secretos (incluido el del Banco Central de Rusia) de los servicios especiales occidentales, que según él requerían que su agencia tomara medidas de seguridad más estrictas.

Dirección de la Guardia Principal (GUO)

A mediados de 1992, la Novena Dirección de la KGB, encargada de proteger a los líderes gubernamentales y edificios e instalaciones clave, se convirtió en la Dirección Principal de la Guardia (Glavnoye upravleniye okhraneniya – GUO), que hasta julio de 1995 estuvo dirigida por Mikhail Barsukov. Cuando Barsukov se mudó al FSB, fue reemplazado como jefe de la GUO por su adjunto, el general Yuriy Krapivin. Hasta mediados de 1996, la GUO incluía una subdivisión autónoma, el Servicio de Seguridad Presidencial, encabezado por Aleksandr Korzhakov. A partir de 1991, tanto el servicio de GUO como el de Korzhakov crecieron constantemente. A fines de 1994, el personal de la GUO había aumentado de 8,000 a más de 20,000 personas asignadas para vigilar las oficinas, automóviles, apartamentos y casas de los más altos líderes de Rusia, junto con una variedad de “objetos secretos de importancia estatal”.

Las tareas y misiones de la GUO se describen en la Ley de protección estatal de los organismos gubernamentales y sus funcionarios, aprobada en abril de 1993. A mediados de 1996, la agencia tenía el mismo estatus que un comité estatal, pero de hecho los estatutos generales Al describir el gobierno y la oficina de la presidencia no se previó dicha estructura. La autorización legal de la GUO para participar en operaciones de investigación les da a sus oficiales el poder de realizar actividades invasivas, como vigilar a los ciudadanos y tocar teléfonos. Se informó que la GUO tenía un presupuesto ilimitado, que utilizó para adquirir sofisticados dispositivos de escucha occidentales para su uso en las oficinas del Kremlin.

Poco después de la creación de la GUO, Yeltsin incluyó en él al grupo Alpha de élite, una unidad antiterrorista crack de 500 personas (200 en Moscú, 300 en otras partes de Rusia) que habían participado en operaciones en Afganistán, Azerbaiyán y Lituania. El Grupo Alpha había jugado un papel decisivo en el golpe de estado de agosto de 1991 al rechazar las órdenes de los líderes del golpe de Estado de asaltar el edificio del parlamento, a pesar de la subordinación del grupo al KGB, cuyo jefe, Vladimir Kryuchkov, era un líder golpista. En los años siguientes, el Grupo Alpha ganó una reputación nacional y se conectó con figuras de negocios legítimos, crimen organizado y política. A principios de 1996, los veteranos del Grupo Alpha encabezaron unas treinta y cinco empresas comerciales en Moscú.

En junio de 1995, el Grupo Alpha fue enviado a romper la crisis de rehenes de Budennovsk cuando los rebeldes chechenos tomaron un hospital en el sur de Rusia. Yeltsin rechazó la responsabilidad por el fracaso posterior del ataque, y dos meses después transfirió el Grupo Alpha a la jurisdicción del FSB. En 1995, bajo el liderazgo de Sergey Goncharov, la asociación de veteranos Alpha se volvió políticamente activa, oponiéndose fuertemente a los leales a Yeltsin en las elecciones parlamentarias de diciembre. Esta actividad antigubernamental de ex miembros de la fuerza de seguridad de Yeltsin planteó dudas sobre la lealtad de las agencias de seguridad activas. Después de las elecciones de 1995, el grupo de Goncharov continuó abogando por la restauración de la influencia militar de Rusia entre las antiguas repúblicas soviéticas que conforman su “casi en el extranjero”, así como medidas duras contra el crimen organizado interno.

En diciembre de 1993, el Servicio de Seguridad Presidencial de Korzhakov se había independizado de la GUO, colocando a Korzhakov en una posición subordinada solo a Yeltsin. Desde el momento de su nombramiento, Korzhakov estuvo constantemente al lado de Yeltsin, convirtiéndose en el miembro más indispensable de la fuerza de seguridad presidencial. Además de supervisar a unos 4,000 guardias, Korzhakov vino a supervisar todos los servicios en apoyo de las operaciones del presidente. Estos incluyen comunicaciones, aviones presidenciales y el búnker secreto que se ocupará en caso de que estalle la guerra. Este destacado papel llevó a especular sobre la influencia de Korzhakov en asuntos de política fuera del área de seguridad, y sus infrecuentes declaraciones de política fueron analizadas de cerca por los medios de comunicación. En junio de 1996, Yeltsin despidió a Korzhakov, junto con el jefe del FSB Barsukov y el primer viceprimer ministro Oleg Soskovets, eliminando algunas de las figuras gubernamentales más influyentes de la facción política antioccidental antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Fuentes: Librería del Congreso EE.UU . KGB La Historia Interna de Christopher Andrew y Oleg Gordievsky . Desde Lenin a Litvinenko de Boris Volodarsky . Muerte y Renacimiento de Martin Ebon . Tras los pasos de Putin de  Nina Khrushchevay Jeffrey Tayler

Octubre 13, 2019

Politicadas

Share

 

La segunda vuelta de las elecciones del año 2002 a la presidencia de la república francesa se encontraba en plena carrera. En ese entonces se celebró un debate televisado en el que, los dos contrincantes, Lionel Jospin y Jacques Chirac pondrían sobre la mesa sus diferentes programas electorales.


El candidato socialista Jospin se dirigió a su oponente, haciendo gala de su fair play, de la siguiente manera:
– Que gane el mejor.
– Muchas gracias- respondió Chirac.


Un periodista se encontraba entrevistando al Presidente de la República Popular China, Mao Tse-tung, cuando le realizó la siguiente pregunta:


-¿Qué habría pasado si, en lugar de haber matado a John F. Kennedy, hubieran matado a Kruschev?
-Hay una cosa que es segura: Onassis no se habría casado con la señora de Kruschev- respondió el líder chino


En cierta ocasión, le preguntaron al Primer Ministro Británico Benjamin Disraeli sobre la “diferencia ente una desgracia y una catástrofe”:


-Lo entenderá usted enseguida: Si William Ewart Gladstone (Rival político de Disraeli) cayera al río Támesis y se ahogara, eso sería una desgracia; pero si alguien lo sacara del agua, eso sería una catástrofe

El en ese entonces presidente argentino Fernando De La Rua que le pidió al fotógrafo oficial de Casa de Gobierno que todos los años le sacara una foto sentado en el sillón de su despacho para ver como se envejece en el poder.

No llego a cumplir los 2 años de gobierno, porque renuncio a su cargo durante una crisis institucional.


Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.


En 1987, Mijaíl Gorbachov (1931), comentando durante una entrevista las principales diferencias políticas entre los sistemas políticos estadounidense y soviético, declaró a un periodista:

—Si cualquier ciudadano norteamericano es libre para presentarse ante Reagan e insultarlo, nosotros no seremos menos. A partir de ahora, cualquier ciudadano ruso es libre de presentarse ante mí… e insultar a Reagan.


  • Lo que está en juego de la agresión rusa para Ucrania
  • PRT
  • El Gran Comunicador
  • LA PANDILLA DE LOS CUATRO

PrisioneroEnArgentina.com

Abril 23, 2019


 

VACLAV HAVEL, o EL HOMBRE QUE HIRIÓ AL COMUNISMO

Share

“Los derechos humanos ahora deben anteponerse a los derechos estatales”.

Vaclav Havel.

 

[five_sixth padding=”0 0 0 20px”]

Caía el Muro de Berlín y comenzaba a debilitarse el Imperio Soviético, pero otro evento -tal vez con menor sonido- se gestaba en Praga y fue igualmente profundo. En ese entonces, el dramaturgo y filósofo Vaclav Havel fue juramentado como presidente de Checoslovaquia y declaraba uno de los discursos más conmovedores que se escucharan: “Ciudadanos, tu gobierno ha vuelto a ti”.

Raramente se reconoce hoy en día a Vaclav Havel como una de las tres grandes figuras -junto con, directa o indirectamente, Lech Walesa y Mikhail Gorbachev- que desempeñaron papeles claves en la lucha contra el Comunismo.  En el caso de Havel, un hombre que no tuvo mucha prensa, se puede esperar que algún día se reintroduzca esta importante figura en la historia moderna y en las retinas de una nueva generación.

Havel nació en el privilegio. Su abuelo hizo una fortuna en la especulación de la tierra, pero Havel tenía 12 años cuando el régimen comunista se apoderó de los bienes de la familia en 1948. Como “burgués” se le negó la educación formal más allá de la escuela primaria; Se convirtió en un autodidacto impresionante. Havel estaba destinado, por antecedentes y por elección, a oponerse al Estado comunista. En su adolescencia se convirtió en un actor en un teatro de Praga y comenzó a escribir obras de teatro en su tiempo libre, sátiras elípticas y absurdas sobre la burocracia, que eran populares en el extranjero, pero nunca se les permitió ser escenificados en Checoslovaquia. Más conocido como ensayista, la gran visión de Havel, que influyó a todos los disidentes en Europa del Este, es difícil de explicar a las personas que viven en una democracia liberal. Bajo un sistema totalitario en el que, como el mismo Havel alguna vez afirmó, “el Estado tiene un puesto de avanzada en la mente de todos”, una protesta eficaz es pasar por alto lo oficial en la medida de lo posible.

En los años 70 -después de que los miembros de una de sus bandas de rock favoritas fueran arrestados – Havel se dedicó cada vez más al activismo. Él escribió peticiones interminables al gobierno, entre la línea más dura en el bloque del este, y dirigió cada grupo de la protesta. Cuando en 1979 describió el período desde que los tanques rusos aplastaron la primavera de Praga como “los años de olvido”, fue encarcelado durante cuatro años.

Un puñado de disidentes no derribaron físicamente la Cortina de Hierro, aunque desempeñaron un papel valeroso. Una serie de factores
estuvieron involucrados: los soviéticos perdieron una guerra en Afganistán, la caída de los precios del petróleo en los años ochenta. Havel havel1tampoco parecía un líder carismático. Era corto, tenía un andar incómodo y se parecía a un profesor distraído. Pero tenía un talento indiscutible como hombre de acciones revolucionarias, autoridad moral intachable y táctica al intentar poner el comunismo fuera del poder. Entre sus efectivos movimientos, debió sufrir la cárcel y el desequilibrio mental de su esposa por semejante injusticia.

Pocos tenían el estómago para luchar contra el comunismo debido al poder brutal que estos ejercían. Muchos checos y eslovacos resolvieron hacer lo mejor de una mala situación y habituarse a la tempestad. No fue la decisión del señor Havel: las palabras eran sus armas, y tenía la intención de usarlas. A comienzos de 1975, escribió una carta cáustica al líder comunista Gustav Husak, diciendo que la “calma” que las autoridades consideraban su gran logro era en realidad una “inercia hambrienta … como la morgue o una tumba”. Bajo la tapa del ataúd del comunismo, el país se estaba pudriendo: “Es lo peor de nosotros que se está activando y ampliando sistemáticamente: el egoísmo, la hipocresía, la indiferencia, la cobardía, el miedo, la resignación y el deseo de escapar de toda responsabilidad personal …”

Havel emergió como uno de los líderes del movimiento de oposición de noviembre, también conocido como la Revolución de Terciopelo, que provocó el fin del gobierno comunista. Fue electo Presidente de Checoslovaquia el 29 de diciembre. En 1990, El nuevo Parlamento, escogido libremente, lo reeligió el 5 de julio. Como Presidente de la República Federativa Checa y Eslovaca, estableció nuevas relaciones con muchos líderes mundiales y ayudó a sentar las bases de la nueva política exterior de Checoslovaquia. Olga Havlová -su esposa- fundó la Fundación Olga Havel, que brinda asistencia humanitaria a personas con problemas de salud a largo plazo. En su mandato, siempre despertó interrogantes sobre como un hombre con poca experiencia en administración pudiera tomar medidas ejecutivas. Superó las dudas, pero -no todo es perfecto- cometió un grueso error: Se quedó en el escenario demasiado tiempo. Su logro duradero fue asegurar una transición ordenada a una democracia genuina, a diferencia de otros países del antiguo bloque soviético. En el lado de débito, como reconoció Havel, no logró impedir el divorcio entre la República Checa y Eslovaquia en 1992.

Su objetivo era asegurar que su país regresara a Europa. Si se hubiera retirado cuando la República Checa estuviera en camino a la pertenencia a la OTAN y a la Unión Europea, ambas causas altamente populares, podría haber dejado el cargo con su dignidad intacta. En cambio, continuó durante 13 años, enfermo durante largos períodos y dependiendo de una variedad de drogas estimulantes y analgésicas. ¿Por qué se aferró cuando no necesitaba el poder y a su vez el país demandaba nueva energía?  Havel no estaba corrompido por el poder. Pero es difícil no concluir que fue seducido por la creencia de que era insustituible.

Era el más irritante de los políticos, pero a su vez el más seductor. Era difícil obtener una respuesta directa de un hombre que en medio de una frase sobre los males del comunismo cambiaría el tema trayendo a la conversación las letras de John Lennon o preguntar sobre el significado de la vida, y parecer estar genuinamente interesado en una respuesta. Y cómo muchos en el mundo político podrían admitir simplemente que en el ejercicio del poder “Yo parezco cada día más imbécil”.  A diferencia de la mayoría de los demás, Havel podría exhibir su vida y su carrera política para explicar la inutilidad de muchos dirigentes en ese ámbito.

 

Vaclav Havel nació en Praga, el 5 de octubre de 1936. Fue un político, escritor y dramaturgo checo. Fue el último presidente de Checoslovaquia y el primer Presidente de la República Checa. Murió en Vicice el 18 de diciembre del 2011, a los 75 años de edad.

 

[/five_sixth]

[one_sixth_last padding=”0 0 0 20px”]


fabian1

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Enero 22, 2017

[/one_sixth_last]


Noticias de nuestro globo

Share

 

Muerte de migrantes. La Abstención de Estados Unidos sobre los asentamientos israelíes. El Racista, Carl Paladino. El Avión libio. La Carrera de armas nucleares.

 

[one_half padding=”0 30px 0 0″]

Migrantes

Se teme que unas 100 personas podrían haber perecido en dos naufragios frente a la costa de Italia, lo que eleva el número de inmigrantes que -se estima- se han ahogado en el Mar Mediterráneo este año a un récord de 5.000, dijeron el viernes agencias de las Naciones Unidas.

La cuenta de los muertos, mientras trataban de cruzar la vasta extensión de aguas traicioneras para llegar a Europa, se disparó en 2016 a pesar de los cruces mucho menos frecuentes que el año pasado.

En el año 2015, más de un millón de personas cruzaron el océano y cerca de 3.800 murieron durante el viaje, según la Organización Internacional de Migraciones.

En lo que va del año, cerca de 359.000 inmigrantes y refugiados que huyen de las zonas de Oriente Medio y África afectadas por la guerra han llegado a Europa por mar, según cifras de la misma organización. En su mayoría, intentan hacer el cruce entre Libia e Italia.

 

Abstención Americana

En una medida diplomática sin precedentes, los Estados Unidos se abstuvieron el viernes de una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que exigía el fin de los asentamientos israelíes.

La resolución fue aprobada 14-0 con una abstención. La votación fue recibida con fuertes aplausos en la repleta sala del Consejo de Seguridad.

La medida exige que Israel “deje de inmediato y completamente todas las actividades de asentamiento en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental”. Declara que el establecimiento de asentamientos por Israel no tiene “validez legal y constituye una violación flagrante en virtud del derecho internacional”.

Al abstenerse, los Estados Unidos rechazaron las peticiones de un veto del presidente electo, Donald Trump, quien, en una medida sin precedentes, logró retrasar la votación al día, ponderando con Egipto, el patrocinador inicial de la resolución.

 

Avión secuestrado

Dos secuestradores de un avión de pasajeros libio, supuestamente partidarios del difunto líder de ese país, Moammar Gadafi, se rindieron tras desviar el avión Afriqiyah Airways del país de África del Norte a la isla de Malta. Las 118 personas a bordo salieron del avión con seguridad.

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, dijo: “Los secuestradores se rindieron y fueron puestos bajo custodia”. Joseph Muscat dijo que los secuestradores del avión tenían una pistola y una granada de mano.

La televisión estatal de Malta TVM dijo que los dos secuestradores amenazaron con volar el Airbus A320. Todos los vuelos al aeropuerto internacional de Malta fueron desviados inmediatamente después del aterrizaje y los equipos de emergencia, incluyendo negociadores, fueron enviados a la pista del aeropuerto.

El Primer Ministro Muscat dijo que había 111 pasajeros a bordo – 82 varones, 28 mujeres y un bebé- y siete miembros de la tripulación.

 

Carl Paladino, el racista

El ex candidato a gobernador de Nueva York, Carl Paladino, se enfrenta a una reacción violenta en las redes sociales por un comentario racista sobre la primera dama Michelle Obama.

Paladino, quien fue copresidente honorario de la campaña de Nueva York del presidente electo Donald Trump, fue una de las pocas docenas de prominentes figuras de la ciudad de Buffalo para un reportaje de fin de año sobre sus esperanzas para el 2017.

En respuesta a una pregunta sobre quién debe “irse”, Paladino sugirió que la primera dama debería “volver a ser un hombre” y trasladarse a una cueva africana.

“Me gustaría que (Michelle Obama) volviera a ser un macho y fuera soltada en el interior de la jungla de Zimbabwe, donde viviría cómodamente en una cueva con Maxie, el gorila”, respondió Paladino.

 

Carrera armamentista

La historia de la carrera de armamentos nucleares entre Estados Unidos y Rusia ganó relevancia esta semana después de que el presidente electo Donald Trump se expresara sobre la expansión de la capacidad nuclear de Estados Unidos y expusiera sus comentarios sobre si estaría dispuesto a permitir otra carrera de armamentos si fuera necesario.

Entre 1945, cuando Estados Unidos lanzó dos bombas atómicas sobre Japón para finalizar la Segunda Guerra Mundial y 1972, cuando se firmó el primer tratado global de reducción de armas nucleares entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, ambas naciones emprendieron una carrera para construir, desarrollar y desplegar tantas armas nucleares como sea posible.

Aquí hay algunas preguntas y respuestas sobre la carrera de armamentos, su historia y conclusión:

¿Cuándo comenzó la carrera de armamentos?

Comenzó en 1945, cuando Estados Unidos explotó su primera bomba atómica el 16 de julio en Alamogordo, Nuevo México, después de una masiva campaña de investigación conocida como el Proyecto Manhattan. La exitosa prueba de la bomba llevó a su uso en dos ciudades japonesas en agosto de 1945, Hiroshima y Nagasaki. La Unión Soviética sabía de la labor de Estados Unidos en cuanto a la bomba atómica y comenzó a trabajar en una unidad propia.

¿Cuándo los soviéticos consiguen la bomba?

Los soviéticos hicieron explotar su primera bomba atómica el 29 de agosto de 1949, en sus instalaciones de Semipalatinsk, en lo que ahora es Kazajstán. Los funcionarios estadounidenses, que creían que tendrían un mayor monopolio sobre las armas atómicas, detectaron la explosión soviética el 3 de septiembre, cuando un avión espía que sobrevolaba Siberia divisó señales de material radiactivo en el aire. El presidente Harry Truman le dijo al pueblo estadounidense más tarde ese mes sobre la bomba soviética.

¿Qué es la bomba de hidrógeno?

La bomba termonuclear o de hidrógeno, que algunos de

[/one_half]

[one_half_last padding=”0 0 0 30px”]

sus desarrolladores llamaron el “Super”, fue utilizada y probada por primera vez sobre el atolón pacífico de Eniwetak el 1 de noviembre de 1952. Los soviéticos explotaron su primera bomba de hidrógeno el 22 de noviembre de 1955. Las bombas de hidrógeno son mucho más potentes que las bombas atómicas y los isótopos fusibles de hidrógeno sirven para crear una explosión más potente.

¿Qué es la destrucción mutuamente asegurada?

nuclear-bomb

Esta fue una política desarrollada durante el gobierno de Kennedy en los años 60, en la cual tanto Estados Unidos como la Unión Soviética serían disuadidos de iniciar una guerra nuclear debido al conocimiento de que cada lado sería destruido por el otro. Ni los Estados Unidos, ni la Unión Soviética podían estar seguros de que el equipo que golpearía primero eliminaría suficientes armas del otro para evitar ser destruido en una cadena de represalias.

¿Cuál fue el pico de la carrera armamentista?

Según el Boletín de Científicos Atómicos, los Estados Unidos tenían 32.040 ojivas nucleares en 1967, mientras que los Soviets alcanzaron un máximo de 45.000 en 1986.

¿Qué tratados frenaron la carrera armamentista?

El 5 de agosto de 1963, los ministros de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos y la Unión Soviética firmaron el Tratado de Prohibición de Pruebas que detuvo los ensayos nucleares en la atmósfera terrestre. El 26 de mayo de 1972, el Presidente Richard Nixon y el líder soviético Leonid Brezhnev firmaron el primer Tratado de Limitación de Armas Estratégicas, que pedía las primeras reducciones en el número de armas nucleares. También se firmó un segundo tratado que limitaba los sistemas de misiles antibalísticos.

¿Qué es la Iniciativa de Defensa Estratégica?

SDI, popularmente conocida como Star Wars, fue propuesta por primera vez por el presidente Ronald Reagan el 23 de marzo de 1983. Solicitó una serie de satélites y misiles terrestres que dispararían los misiles entrantes de la Unión Soviética y otras naciones. Los opositores, entre ellos los soviéticos, creían que desestabilizaría el tratado de misiles antibalísticos de 1972 y alentaron e incentivaron a creer que Estados Unidos podría lanzar un primer ataque contra los soviéticos. Uno de sus principales defensores fue Edward Teller, el científico nuclear que ayudó a desarrollar precisamente la bomba de hidrógeno.

¿Qué hizo Ronald Reagan?

reagan-gorbachev

Reagan entró en la Casa Blanca en 1981 después de oponerse a la segunda ronda de conversaciones SALT y hablar muy crudamente sobre la Unión Soviética. Propuso la Iniciativa de Defensa Estratégica y también se refirió a la Unión Soviética como el Imperio del Mal. En 1985, sin embargo, Reagan hablaba abiertamente sobre la eliminación de todas las armas nucleares. Se reunió con el nuevo líder soviético Mikhail Gorbachov en 1985 y 1986 para conversaciones nucleares altamente publicitadas. En diciembre de 1987 firmó un tratado que limitaría los misiles nucleares de corto y mediano alcance. En 1988, los Estados Unidos y la Unión Soviética habían acordado un marco que exigía reducciones drásticas de las armas nucleares. En julio de 1991, el Presidente George H.W. Bush y Gorbachov firmaron el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas que bloqueó esas reducciones.

¿Cuál fue el último tratado importante entre los Estados Unidos y Rusia?

El 8 de abril de 2010, el presidente Obama y el presidente ruso Dmitry Medvedev firmaron el nuevo Tratado START en Praga. Pidió el corte de lanzadores estratégicos de misiles nucleares a la mitad y un número total de ojivas nucleares desplegadas a un límite de 1.550. El Senado ratificó el tratado en diciembre de 2010 por una votación de 71-26.

¿Cuántas armas nucleares tienen Estados Unidos y Rusia?

Rusia tiene 7.300 ojivas nucleares, mientras que Estados Unidos tiene 6.970.

ojivas-nucleares

¿Dónde se puede aprender más sobre la carrera armamentista?

La fabricación de la bomba atómica por Richard Rhodes es una historia excelente sobre el proyecto de Manhattan y sus consecuencias. La fabricación de la bomba de hidrógeno detalla el trabajo de Teller y de otros para terminar ese proyecto. Comando y control: Las armas nucleares, el accidente de Damasco y la ilusión de la seguridad Eric Schlosser muestra los problemas de mantenimiento de los misiles estadounidenses y los riesgos de una guerra nuclear accidental. Rhodes cerró su trilogía sobre la historia nuclear con Arsenals of Folly: La realización de la carrera de armas nucleares.

[/one_half_last]

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 23, 2016