¡FELIZ NAVIDAD A TODOS LOS HOMBRES DEL MUNDO!

Share

 

Me complace profundamente saludar a todos en esta fiesta de Navidad,  que representa tanto para los cristianos, no obstante hago extensible mi saludos a todos los creyentes y no creyentes,  a mi  amigos y enemigos sin excluir a ninguno.

 

Hoy debería ser una Noche de paz y amor, dejar de lado todos los sentimientos de odios o venganza, que tanto mal hacen, a todos los que ocupamos esta hermosa tierra que Dios nos regaló.

 

He decidido olvidar con la llegada del niño Dios, todos los pesares que a tanta gente preocupa y afligen, por eso una vez más de la siguiente manera me encomiendo al altísimo, para que me indique la senda a seguir y haga sobre mí su voluntad:

 

“Niño Jesús, a todos los hombres del mundo, ateos o que sean tibios o traidores a la fe, con tu inmensa misericordia y con tu sangre báñanos de todas nuestras miserias y pecados, y con la luz del Espíritu Santo ilumínanos para que podamos encontrar el camino a la gloria eterna”

NOCHE DE PAZ por Ariel Valdiviezo

 

Por eso es que el regalo que les hago llegar es la canción Noche de Paz,  espero sepan disculpar mi atrevimiento y si escuchan errores sepan disculpar a este coya que solo sabe cantar coplas.

 

Ariel Valdiviezo.

PP – VGMT

(PRESO POLÍTICO – VETERANO DE GUERRA EN EL MONTE TUCUMANO)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 24, 2018


 

Feliz Navidad

Share

 

La Navidad es el momento de tocar cada corazón con amor y cuidado. La Navidad es el momento de recibir y enviar bendiciones. Es el momento de respirar la magia en el aire.

Que la alegría y la paz de la Navidad estén con ustedes durante todo el año.

Que tu mundo se llene de calidez y buen ánimo.

Familia Kussman

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 24, 2018


 

La Navidad: Tiempo para la meditación y reflexión

Share

 

Jesús  en el pesebre y todos alrededor de él, es casi la imagen que seguramente podremos ver en los hogares de millones de argentinos. Muchos regalos si la situación  lo  permite. Llega la hora de festejar y de levantar las copas para celebrar su nacimiento.  ¿Que es lo más importante al menos para mí? Creo en principio que entre todos los presentes, generalmente hijos, yernos  nueras y nietos  renovemos una vez más el compromiso de la importancia de la “unión familiar” esta que es el sostén psicológico ante las penas y dolores que podríamos tener en nuestras vidas. La familia es el mejor “refugio” que podremos encontrar. Base de la felicidad de los seres humanos.

Que las Navidades  nos permitan reflexionar  y meditar sobre nuestro rol ciudadano, nuestro compromiso con la sociedad en la que vivimos, para  que pensemos seriamente  cual puede ser el aporte  “positivo” de cada uno con una Patria Argentina que viene llorando hace añares  por tantos fracasos, que son el resultado de la falta de amor a ella.  Son tiempos de “crisis” no solo económicas sino “morales”, son tiempos que nos exigen ser lo más honestos posibles. Reflexionemos bien. meditemos bien sobre cuáles son las causas del eterno fracaso argentino. Tratemos de ser lo más honestos posibles, seamos “autocríticos”, los argentinos nos merecemos un país diferente al que hoy tenemos. Dios nuestro Señor nos regaló muchas riquezas naturales, dejamos poco a poco de ser un país respetado en el mundo a ser uno en el que nadie confía. Esto para mi es inaceptable. No aceptemos y rechacemos la corrupción que es la madre de la pobreza y de la indigencia. No seamos indiferentes a este “cáncer social” que ha destruido la economía de un país rico que hoy por hoy solo administra pobreza.  Seamos justos con Dios que todo nos dio. Seamos más razonables, “usemos bien el cerebro”. Que la Navidad nos llame a ser más solidarios que nunca, no seamos insensibles al dolor de tantos hermanos necesitados, pobres e indigentes. Exijámosle a nuestros gobernantes honestidad y ética, pensemos en estos días todos los males que nos acarrea la falta de ellas.

Si queremos un país mejor que el que tenemos pensemos bien en estos días de descanso que es lo que no tenemos que aceptar más como sociedad para volver a tener un país grande y respetado en el mundo. No repitamos y repitamos siempre los errores del pasado.

La Navidad es un tiempo de profunda reflexión y meditación. En lo estrictamente personal pensar cómo podemos ser mejores “individuos”, mejores padres, mejores hijos y como ciudadanos nunca olvidemos nuestro compromiso con la Patria Argentina. Amémosla con todo nuestro corazón.

 

Dr.Francisco Bènard

Abogado,Periodista,Escritor y Poeta

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 23, 2018


 

“…Esta Noche te pido un beso…

Share

 

 

Esta noche solo te pido un beso que mañana será Navidad. Es que través del milagro del nacimiento eterno deseo revalidar que estoy con vida. Alzo la mirada desde un caballo zaino y desde mi nido ancestral los valles del Aconquija rodeado de montañas que se extienden sin límites entre  laderas, vertientes y quebradas observo la espesa briza bajar. Percibo impetuoso el verdor de las montañas, el color de las flores, el aroma de la tierra mojada, el baile de los árboles con el aire, la roca que a pesar que no se mueve se hace sentir. Sentado en mi montura criolla puedo desde la loma alta captar la música del  viento y contemplar la danza de los halcones revoloteando  en búsqueda de su presa.  Sí…Como los pastores en aquella noche eterna pudo en el silencio escuchar  la sublime melodía de un Gloria a Dios en las alturas. Dejarme transportar con la naturaleza viva en la armonía infinita de paz a los hombres de buena voluntad entonada en lo más secreto de los corazones.  Frente a esta Navidad mayúscula que es la única y la verdadera, olvidamos que el pino, el nacimiento y los adornos tienen un sentido cristiano profundo, de gran recuerdo y enseñanza. Es con el “muérdago” de la paz, de baya blanquecina con troncos y ramas de árboles, que deseo trasmitir a todos mis lectores y quienes editaron mis opiniones un saludo permanente de navidad.  Esta noche de paz mi querido amigo cierra los ojos y pide un deseo. Sentirás entre luces de colores un repique navideño. Esta nochebuena quédate conmigo, porque tú lector eres el mejor regalo que me puede llegar. Esta noche espacial solo hazme un favor, dame un tierno beso debajo del muérdago y del cielo universal. Con tu color amarillo rama del amor ayúdame descubrir  con mi pluma  los tesoros enterrados del universo. Arbusto predestinado te invito a volar para ofrecer, junto con el pino o el abeto, de robles, encinas y álamos un toque de color a las fiestas de Navidad.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 22, 2018


 

Navidad la Esperanza Cristiana

Share

 

lobo-aragon27272 Por Jorge B. Lobo Aragón.

Reflexión

Ningún acontecimiento tiene tanto impacto en nuestro mundo actual como la Navidad. Siempre anunciaremos su llegada. La Navidad es la gran fiesta de paz y de alegría para todoscristianos o no-, porque es el acontecimiento siempre actual del nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, en el humilde pueblo de Belén. Si no se reconoce que Dios se hizo hombre, ¿qué sentido tiene celebrar la Navidad, después de dos mil años de su comienzo? ¿Por qué tanta alegría e ilusión? El Papa Benedicto XVI, publicó en su encíclica sobre la esperanza cristiana, bajo el lema “Spe Salvi”Salvados por la esperanza – . El Santo Padre expone, en carta encíclica, los distintos mesianismos, utopías de una felicidad universal, que se han dado en la historia. Todos han terminado en el olvido, por estar cerrados a toda trascendencia de la vida humana. Desde la fe en el progreso, que imaginaba liberar al hombre de toda opresión; al cientifismo que pretendía poner en la ciencia experimental toda la explicación y la finalidad de la vida humana; hasta últimamente el marxismo, que en busca de una necesaria justicia social, empobreció a tantos países, despojando a las personas de su dignidad y libertad. Jesucristo, desde su pobre nacimiento en un establo de animales y teniendo un pesebre por cuna, anuncia a la humanidad una gran noticia, el amor de Dios que se hace presente. Es la esperanza que se muestra en el Evangelio. Eso significa que el Evangelio no es solamente una comunicación de cosas que se pueden saber, sino una mensaje que comporta hechos y cambia la vida. La puerta oscura del tiempo, del futuro ha sido abierta de par en par. Quien tiene esperanza vive de otra manera; se la ha dado una vida nueva”. Acerquémonos con sencillez al establo de Belén. Como lo hicieron los pobres y humildes pastores ante el anuncio de un ángel, que le dijo: “No teman. Vengo a anunciarles una noticia de gran alegría, que lo será para todo el pueblo: Hoy ha nacido, en la ciudad de David, el salvador, que es el Mesías, el Señor. Esto les servirá de señal: encontrarán a un niño envuelto en pañales y dormido en un pesebre”. Los pastores reconocieron todas las cosas que les habían dicho sobre el Niño. Y regresaron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto. Sin Dios no hay plena esperanza ni felicidad permanente. El niño de Belén enseña el camino y la verdad. La esperanza busca compartir con los demás el bien. La esperanza cristiana nos compromete con los demás. Por eso, la felicidad de la Navidad nos lleva a compartir con los más necesitados nuestros bienes, a vivir la caridad generosamente y a hacer felices a todos. Feliz Navidad.

 

Dr. Jorge B. Lobo Aragón

jorgeloboaragon@gmail.com

NAVIDAD

Share

 

 

 

Es esa época del año otra vez. Diciembre ha llegado y con él todas las alegrías de la Navidad. Pero, ¿cuál es el verdadero significado de la Navidad? ¿Son los regalos bajo el árbol, las luces en las ventanas, las tarjetas en el correo, las cenas con la familia y los amigos, las medias colgadas en el salón y los gritos de “Feliz Navidad” a los que pasan junto a nosotros en las calles? ¿Es esto realmente Navidad?

 

Para muchas personas, la Navidad es un tiempo de dolor. No tienen el dinero extra para comprar regalos para sus hijos, familiares y amigos. Muchos se entristecen en Navidad cuando piensan en sus seres cercanos que no podrán volver a casa por varias razones. Una cena puede ser sólo un deseo y no una realidad para algunos.

 

 

navidad1

 

 

Sin embargo, la Navidad puede ser una temporada de gran alegría. Puede ser un tiempo de curación y una fuerza renovada. Puede ser la expectativa por los regalos. Es para algunos el nacimiento del niño de Dios. Para otros una simple excusa para pasar unas horas junto a seres queridos.

 

¡Cualquiera sea su razón, Feliz Navidad!

 

PrisioneroEnArgentina.com

 

 


www.PrisioneroEnArgentina.com