¡TODOS A LAS BARRICADAS!

Share

 

 por Enrique Guillermo Avogadro

“Si ganamos, ¡qué importa morir!;

y si perdemos, ¡qué importa vivir!”.

Consigna en la guerra civil española

Como ya le conté, estoy colaborando para lograr la unidad de las fuerzas opositoras con vistas a las elecciones legislativas de octubre de 2021, en las cuales es altamente probable que el oficialismo pierda las cómodas mayorías de las que hoy dispone. Sin embargo, ante la constancia de la aceleración del kirchnerismo aprovechando el confinamiento, y con la certeza de que el “largo plazo” en la Argentina es sólo la semana que viene, también debemos actuar para impedir que, finalmente, esas elecciones no se produzcan o que sean amañadas, como tantas veces hicieron los criminales regímenes de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Alberto Fernández
Cristina Fernández
Nicolás Maduro

Las luces rojas están ya todas encendidas en el tablero de control nacional, no sólo por el manotazo a Vicentín o por el hartazgo de Latam ante la prepotencia de La Cámpora y los gremios, sino por los trascendidos que hablan de la intención de suprimir las primarias y, más que nada, por la generalizada convicción de que el kirchnerismo recurrirá a cualquier ardid para perpetuarse en el poder, como única forma de garantizar la impunidad de su jefa pero, en especial, por la vocación de ésta por convertirse en la líder latinoamericana del socialismo del siglo XXI. El fracaso de Nicolás Maduro y la asfixia económica de la gerontocracia cubana habilitan esas ensoñaciones, sobre todo si a ese escenario se incorpora un “dinero-ducto” proveniente de China; detrás del ya previsible default y la extensión indefinida de la cuarentena -con su falsa opción “vida o economía”- que destruye la moneda y el futuro, está la voluntad revanchista de Cristina para cerrar todos los caminos alternativos y llevarnos a ese brete. Enrique de la Torre me propuso una brillante idea; para llevarla a la práctica necesitamos la ayuda de todos los ciudadanos de bien de la Argentina. Se trata de nuclear, en todo el país, en cada pueblo, barrio y ciudad, grupos de ciudadanos que, con banderas y consignas aceptadas por aquellos que nada queremos de este ladri-populismo gobernante, se transformen en una verdadera red para defender la Constitución Nacional. Bajo esos pabellones esenciales –libertad, democracia, república- los ciudadanos de a pie exigiremos a nuestros representantes de todos los colores que se pongan a la cabeza de ese combate contra el proyecto del Foro de San Pablo se llevará puesta a la Argentina, confirmando que ésta ha dejado de ser un país independiente y viable. Cuando digo ‘todos’ me refiero a Pro, Coalición Cívica, UCR, MID, NUC, Uni2, Recrear, Peronismo Federal, a Milei, Lavagna, Espert, Gómez Centurión, etc., pero también a las entidades del campo, a los empresarios, intelectuales, economistas, educadores, periodistas y organizaciones no gubernamentales que bregan por la transparencia y contra la corrupción reinante.

Milei
Lavagna
Espert
Centurión

Ya habrá tiempo de contar los porotos de cada partido político de cara a esas elecciones tan lejanas. Sólo con una red capilar única así podremos eludir el colapso definitivo de la democracia y de la república en nuestro país. Tenemos que gritar, en cada rincón de la Patria, “NO PASARÁN” ante cada avance del kirchnerismo sobre las instituciones, ante toda negociación espuria entre los legisladores de distintos partidos, ante toda tentativa de trucar las normas electorales para permitir la eternización del castro-chavismo en la Argentina, ante cualquier pretensión de desconocer la propiedad privada, ante todo intento de sojuzgar a la prensa independiente, ante la renovada genuflexión de los jueces frente a los corruptos, ante el renovado saqueo a las cajas del Estado, ante la tentativa de adoptar el “garantismo” a favor de los delincuentes, ante la pretensión de “democratizar” al Poder Judicial, ante la utilización de los recursos del Estado para domesticar a la población. Si lo logramos, si conseguimos frenar a esta banda de delincuentes a la que hemos permitido –con nuestro imbécil voto- hacerse con el poder, podremos avanzar hacia una Justicia independiente, seria y veloz, modificar el sistema tributario para hacerlo más simple y efectivo, impulsar la transparencia y la competitividad de nuestra economía, volver a confiar en nuestra moneda, recuperar la educación y la salud pública, dotar a nuestras fuerzas de la capacidad de defender nuestras fronteras y recursos naturales; podremos, en definitiva, presentarnos ante la faz de la tierra como una nueva y gloriosa nación, tal como soñaba nuestro Himno original.   Hoy, precisamente, se cumplen doscientos años de la muerte del General Manuel Belgrano, tal vez el más indiscutido de nuestros próceres y de cuya memoria pretende arteramente apropiarse el Instituto Patria, quien sacrificó vida y hacienda en el altar de la libertad. ¿Qué mejor que forma de honrarlo que salir esta tarde, a las 16:00 horas, en caravanas con banderas por todo el país para reclamar por esas mismas libertades que vemos asfixiadas por las maníacas aspiraciones de la jefa de la asociación corrupta más grande que haya conocido la Argentina? Porque terminó la ficción: Alberto Fernández, es nada más que un Presidente delegado y el vocero, disfrazado de contemporizador, del siniestro relato kirchnerista.

Bs.As., 20 Jun 20

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 98128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar
E.mail: ega1avogadro@gmail.com
Site: www.avogadro.com.ar
Blog: http://egavogadro.blogspot.com
Facebook: Enrique Guillermo Avogadro
Twitter: @egavogadro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 20, 2020


 

Roberto Lavagna: “QUEREMOS QUE LOS PRÉSTAMOS DEL BANCO MUNDIAL SEAN EN PESOS”

Share

.

El candidato presidencial de Consenso Federal, Roberto Lavagna, se reunió ayer con las autoridades del Banco Mundial y les pidió que analicen la posibilidad de que los préstamos que realicen para obra pública “sean en pesos”.

El economista se reunió con las nuevas autoridades del Banco Mundial para la región Cono Sur y, además, les manifestó su punto de vista sobre la economía argentina.

Sobre el encuentro, Lavagna declaró: “Les planteamos uno de los problemas que tenemos en Argentina que son los préstamos en dólares que nos financian para inversiones público-privadas. Necesariamente, desde nuestro punto de vista, esos créditos deberían ser en pesos, para no volver a caer en una deuda en dólares con un país que gana en pesos”.

“Les hicimos una advertencia sobre ese tipo de préstamos en dólares que puedan llegar a realizar. En el momento en que se ofrecen son atractivos, pero después se puede terminar en una crisis”, señaló Lavagna.

“En el momento en que se ofrecen son atractivos, pero después se puede terminar en una crisis”, señaló Lavagna.

Acompañado por los referentes económicos de su espacio (el diputado Marco Lavagna y el economista Leonardo Madcur), el líder de Consenso Federal recibió en su centro de campaña a Jordan Schwartz, director del Banco Mundial para Cono Sur; Davil Tinel, Director de IFC para Cono Sur; Paul Procee, Manager de Operaciones para Cono Sur; Peter Siegenthaler, Economista Principal y Líder del Programa de Economía para Cono Sur; Carole Megevand y Yanina Vudkin, vocera del Banco Mundial.

Un día antes, los funcionarios del Banco Mundial se reunieron con Alberto Fernández en su búnker de campaña de la calle México.

Además, Lavagna presentó la propuesta de su espacio, que salió tercero en las PASO, para el corto plazo: “El desafío que tenemos es movilizar los recursos que están instalados y que hoy están parados. El propio Indec muestra que, prácticamente, el 50% de la capacidad instalada de las industrias está ocioso porque no hay demanda suficiente. En una economía de mercado no se produce si no hay demanda y esta cae porque las jubilaciones y los sueldos se han reducido entre 18% y 20% en un año”.

Además, Lavagna ayer almorzó con el presidente Hugo Belcastro y los directivos de la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (CIDOA). También mantuvo un encuentro con organizaciones de la sociedad civil que trabajan para salvaguardar la fauna y flora nativas.

El martes a la noche, el candidato se refirió a uno de los temas del momento: la suba de Bienes Personales que planteó Alberto Fernández. En un encuentro en Morón, Lavagna destacó que una de las prioridades que tiene Argentina “es crear trabajo”. Debido a eso, señaló: “No hay que subir ningún impuesto. Hay que bajarlos y yo tengo uno preferido: todo aquel que impida crear trabajo”.

Prensa Roberto Lavagna

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 16, 2019


 

PRIMER DEBATE PRESIDENCIAL . Octubre 2019

Share


PrisioneroEnArgentina.com
Octubre 13, 2019

CRÓNICA EN CLAVE POÉTICA DE UNA ARGENTINA DEGENERADA

Share

 Por COSME BECCAR VARELA

 

No se puede escribir sobre la situación agónica del país en una clave política racional y objetiva descarnada porque está comprobado hasta la saciedad que los argumentos y las observaciones de la realidad, que están a la vista, son inaceptables por esta generación perversa. Una generación cuya perversidad ha llegado a tales extremos que hasta los más o menos buenos (que es todo lo que se le puede pedir a la generalidad de los seres humanos) se han contaminado con ella y han tirado por la borda el amor a la Verdad y al Bien. Consecuentemente, que venga uno a hablarles sobre esos atributos supremos del Ser los deja indiferentes y hasta enojados con quien a tal se atreve.

Lo único que alegan es que no se debe buscar lo ideal sino “el mal menor” lo que, traducido a lenguaje llano, quiere decir “el mal mayor posible en el estado actual de corrupción”.

Siendo así, quien escriba para el público de esta argentina degenerada, no debe aspirar a ser comprendido y aceptado. Sería suficiente que alguien (o sea, uno o dos o poco más) lo lea y menee la cabeza despectivamente considerando al autor como un pobre infeliz que sueña y cree en la realidad de las quimeras.

Sin embargo, debo cumplir con la obligación que San Pablo le imponía a su discípulo Timoteo, y que vale para todos los católicos: “Predica la palabra, insiste con ocasión y sin ella, reprende, ruega, exhorta con toda paciencia y doctrina ” (2da. Epist. a Timoteo, 4,2). Y en cumplimiento de esa obligación me parece aplicable el ejemplo de aquella pesca milagrosa, cuando Nuestro Señor Jesucristo le ordenó a San Pedro bogar mar adentro y echar las redes, a pesar de que había estado toda la noche tratando de pescar sin haber logrado apresar ni un sólo pez. Su obediencia le procuró tantos pescados que “la red se rompía” (S. Lucas, 4, 4-6).

Así pues, aquí va mi artículo sobre la argentina de Octubre del 2019, en clave poética, en vísperas de una ominosa elección presidencial.

Dejo de lado el pormenor de los datos y las especulaciones  de los “analistas” (ciegos que guían a otros ciegos) y paso a exponer lo que intuyo, basado, eso sí en la realidad y en los principios inmutables de la doctrina católica. Será, por lo tanto, poesía política, mala o buena, no me importa, con tal de que sea fiel reflejo de mi intuición, confiando en que para alguien eso significará algo.

En el silencio y en la soledad de una total falta de poder y sin otra información que la lectura entre líneas de los diarios, creo que la argentina está quebrada, moral, social, política y económicamente.

Si miramos a su gente, vemos una plebe rebelde e insolente que ocupa con violencia las calles y cobra sin trabajar o trabajando mal; una clase política ladrona y espesamente ignorante; periodistas mentirosos y sofistas que se venden al mejor postor o se guían únicamente por suS ideologías falsas o por sus odios personales; clases cultas, desde la antigua “aristocracia” hasta el más reciente “trepador” exitoso, convertidas en una masa de ignorantes satisfechos de serlo y egoístas; militares que ni para custodios de un almacén servirían; clero que no cree en Dios (salvo honrosas y escasas excepciones); jueces prevaricadores enriquecidos por el soborno de sus grandes e inmerecidas remuneraciones; mujeres sin pudor y aunque muchas de ellas sean honestas, se dejan representar por feministas prostituidas y que, por no enfrentar al mundo abren a sus hijas el ancho camino de la perdición, en fin, un espectáculo dantesco que repugna y que hace mal mirar aunque más no sea caminando por cualquier calle de una ciudad viendo las caras de los que pasan.

¿Cómo puede suceder algo bueno en un basural como ese? ¿Cómo puede nacer una flor de un bloque de cemento? ¿Cómo puede surgir una chispa de inteligencia de una masa de almas embrutecidas por el vicio y por la estupidez?

No, no puede ser. No nos hagamos ilusiones. El horror está instalado entre nosotros y nos domina. De él sólo puede emerger una tiranía de uno o de unos pocos, coaligados entre sí por pactos desconocidos, pero efectivos para conseguir la sumisión de una nación que vendió su alma el día en que resolvió adorar a los ídolos de la masonería, antes, o de la demagogia peronista, después, y desterrar a quienes le dijeran la verdad y le mostraran el camino del catolicismo, del honor y de la verdadera prosperidad.

No quiero verla, decía un poeta refiriéndose a la sangre de su amigo torero vencido y muerto que coloreaba la arena de la plaza. No quiero ver esta argentina degenerada que es el cadáver putrefacto de la Argentina en que nací y que no veré otra vez. La mortaja ya está echada. La muerte no es menos muerte porque esté disimulada por las mentiras de quienes quieren fingir que vive para seguir robándole la vida.

Faltan pocos días para la elección presidencial en la que tendremos que elegir entre el adúltero, concubinario y deshonesto Macri o el corrupto, servil, mutante Fernandez (mascarón de proa de la ex-usurpadora Kirchner) o el ordinario mentiroso Lavagna que junto con el otro Kirchner deshonró al país repudiando la deuda nacional en Dubai en el 2003, todos peronistas. ¿Quién se atreve a abrir esa “caja de Pandora” votando por cualquiera de esos estafadores políticos?  Yo no. Por eso, no votaré en la próxima elección. Y no por desesperación, sino por decencia y a la espera de la “manifestación de los hijos de Dios” o sea, de los argentinos de bien que deben presentarse y actuar contra todo este sistema de ruina, con inteligencia, buenos principios y coraje.

Cosme Beccar Varela  

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 3, 2019


 

NO HAY QUE ENTREGAR OCTUBRE

Share

 Por Alberto Asseff

Parte de la clase media y los sectores más humildes han castigado fuerte al gobierno ayer.
Ante esta realidad, existe una opción para el presidente: o prepara la transición o se apronta para dar batalla electoral en octubre.
La peor y más decisiva derrota se configura cuando uno se entrega de antemano.
Las primarias fueron una costosa encuesta. Ahora hay dos meses largos para trabajar intentando revertir el escenario.
Harto difícil, ciertamente. Pero no imposible. Una peculiaridad de las sociedades es su mutación. Nada es estático.
Lo primero que debe hacerse es política. Más y mejor política. Convocarlo a Lavagna, a Gomez Centurion, a Espert y al propio Fernández para decirles que es necesario tranquilizar la economía y que Juntos deben dar buenas señales. Los votantes castigantes no quieren que la Argentina se autoflagele. Quieren si una economía que retome el crecimiento. Si el gobierno le dice a sus contendientes y a toda la nación que pretende eso mismo y que lo desea ya y por eso convoca a todos, el balón se pone en juego de inmediato y todos los actores políticos pasan a ser corresponsables. Precisamente lo contrario de lo que busca Fernández quien esta mañana se desligó aduciendo que “es el gobierno quien debe asumir su responsabilidad en esta transición”.
Da toda la sensación que Fernández apuesta a una hiperinflacion que opere como doble factor: ajuste para no tener que hacerlo el y debacle electoral del oficialismo para que octubre sea una catástrofe para el presidente y una victoria para el exoperador político devenido en inesperado líder.
Quiere algo parecido al final de Alfonsin.
Tiene Macri que cambiar algunos ministros? No necesariamente, pero si debe dar intensas e inequívocas señales de que está resuelto a dar combate y a ganarlo.
Tejer y tejer. Hay que ensanchar el paño propio. Debe asegurarse el voto de quienes enarbolan valores como la vida – más allá del respeto que la coalición de gobierno mantiene por todas las posturas al respecto -, la gran familia militar y de seguridad, los investigadores y científicos, los emprendedores, los productores, la cultura – ambito donde no hay que dar la idea de que se está a la defensiva. La clase media está harta de piquetes y vagos. Algo debe hacerse en esta materia formulando con claridad que el orden social es la única garantía de progreso.
El gobierno debe minimizar discursivamente el respaldo evidente que brinda el mundo central y apostar a recuperar el apoyo interno. Inclusive de e decirlo con todas las letras: el primer capital que buscamos no es el externo sino el del ahorro nacional hace décadas fugado del circuito económico interno. Esa es la “lluvia” que queremos suscitar. La foránea sobrevendrá instantáneamente cuando se palpe esa corriente inversora vernácula.
El énfasis hay que ponerlo en nuestras propias fuerzas, apelar emotivamente a ellas. Inclusive reconociendo que puede ser tardío, pero que siempre se está a tiempo de automejorarse.

Hay dirigentes muy valiosos como Maria Eugenia Vidal que estamos seguros que pueden librar una epopeya. Que la gobernadora lo desafíe democráticamente a Kicillof a un debate sobre el futuro bonaerense donde lo interpele acerca de que hará con las mafias, con La Campora, con la impunidad, con el ánimo de revancha y venganza que alientan sus seguidores.
El candidato a vicepresidente Pichetto debe hacer lo propio con Cristina. Hay que hacerla salir a hablar, a que se muestre tal cual es. La queremos en su genio y figura, contrastando con la visión de estadista del nuestro.
El presidente está obligado legalmente a dos debates con Alberto Fernández. Pues que le proponga dos más, específicamente para abordar la corrupción, los juicios pendientes y la ostensible decisión de indultar de algún modo a los responsables. Y para tratar si la Argentina se volverá estatista y proteccionista o persistirá en la modernización de su sistema productivo, laboral e impositivo. En una palabra: hay que exigirle al contendiente para que esclarezca si lo suyo es mancia o si tiene una propuesta para crecer genuinamente. Debemos lograr que se definan.
No se puede estar a la defensiva en estos dos meses. Esa actitud agravaría la incertidumbre.
Se necesita una batería de medidas y propuesta políticas. La economía es el flanco débil. Entonces hay que ir por el otro lado.
Hay que convocar al peronismo republicano entero y a todos los liberales que de verdad creen en la libertad.
Debe decírsele al país que si el Cambio triunfa el primer compromiso es sepultar la grieta. El segundo mandato será de Unidad Nacional. Este contrato social incluye una segunda gran cláusula: haremos realidad un Acuerdo de Estado para reducir la pobreza comenzando por revertir la tendencia a su agrandamiento en la franja joven de la Argentina.
Si bien el voto tiene que ver con el bolsillo, las urnas son eminentemente una cuestión política. Política es la gran gesta que debe producirse en estos dos meses.
Adiós a la segunda vuelta de noviembre. Ahora octubre es el ballotage.
Produzcamos el hecho memorable de revertir una encuesta que nos conmovió. Pero que no nos paralizó.
Nada está perdido mientras exista voluntad de ganar.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com
Agosto 12, 2019


 

¿Grieta o abismo?

Share

 

 

 Por ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO

“Seguridad jurídica y clima de negocios son
palabras horribles”.

 

Axel Kicillof


 

 La noticia de la semana, sin duda alguna, después de veinte años de negociaciones, fue la firma del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Comunidad Europea. Dada su importancia, deberé referirme al mismo la semana próxima, pero adelanto mi satisfacción enorme por su concreción.

 

Con las candidaturas ya oficializadas, los argentinos nos enfrentamos no ya a una grieta a la cual estábamos acostumbrados, sino a un paso de caer al abismo de la desaparición de la República, tal como surge de los dichos de todos quienes giran alrededor de Cristina Fernández. A pesar de mi convencimiento acerca de la imposibilidad que tienen los encuestadores para determinar con exactitud el resultado de unas elecciones tan cruciales, debido a la cantidad de indecisos que aún se detectan, se pueden hacer algunas deducciones.

 

La primera de ellas es la magnitud de los núcleos duros que reúnen tras de sí las fórmulas Macri-Pichetto y Fernández², es decir, entre un 30/35% de fidelidad total de sus votantes; sin embargo, los demás candidatos (Lavagna, Gómez Centurión, Espert, Del Caño, etc.) podrán causar daños a los resultados que obtengan cada una de aquéllas en las tan discutibles PASO, pero ya nadie duda que sólo serán testimoniales.

 

Tiemblo de sólo pensar qué puede pasar en la economía –inflación, riesgo-país y dólar- si en esa inútil “gran encuesta nacional”, por cierto muy costosa ($ 4500 millones, que debieran tener mejor destino), Alberto y Cristina obtuvieran una marcada ventaja ante la fórmula reeleccionista; que cada uno saque sus propias conclusiones.

 

Y así, llegaremos a la primera vuelta de octubre, se abrirá el telón del verdadero escenario y el abismo se nos mostrará en toda su dimensión. Porque es posible que cualquiera de ambas alcance el 45% que, en el original sistema electoral que nos hemos dado, la lleve automáticamente al triunfo; pero debe quedar claro que la responsabilidad por el riesgo actual de que el kirchnerismo populista y ladrón regrese, cae exclusivamente sobre las espaldas del Gobierno.

 

Precisamente por eso, en mi columna del sábado pasado, apelé al buen sentido y al patriotismo de Juan José Gómez Calderón y de José Luis Espert, proponiéndoles que renunciaran a competir por un cargo al que les resultará imposible acceder, pero mantuvieran sus razonables pretensiones de llevar a sus candidatos a legisladores al Congreso. A pesar de haberlas inscripto, aún están a tiempo de concretarlo; si no lo hicieran y los resultados probaran que, debido a su obstinación, perdimos la República, la historia será inmisericorde con ellos.

 

En la crucial Provincia de Buenos Aires, donde se gana por un solo voto, el panorama es similar entre María Eugenia Vidal y el autor de la singular frase que sirve de epígrafe a esta nota; es el mismo personaje que se regodeaba en no contar a los pobres, porque implicaba estigmatizarlos, o en celebrar acuerdos con tono triunfalista que, en verdad, fueron monumentalmente ruinosos para el erario público, como el que nos costará otros US$ 5.000 millones por la ‘estatización’ del 51% de YPF.

 

Esa decisión, tan aplaudida en su momento por una chusma ignorante e inescrupulosa, debiera ser revisada por varias razones, ya que curiosamente no afectó a las acciones en poder de los Eskenazi –eternos testaferros de los Kirchner con sus empresas Petersen- y por la razonable sospecha de que, detrás del fondo Burford que reclama en Nueva York contra la Argentina, están también los sucesores de don Néstor.

Kicillof

Alberto F.

Samid

Del Caño

Suárez

G. Centurión

Espert

Flor K.

Cristina F.

Lavagna

La Justicia dio la nota otra vez esta semana ya que, además de elevar a juicio oral otras causas que tienen a la ex Presidente como principal imputada, repitió con Alberto Samid –sí, el mismo que hubo que ir a buscar a Belice tras fuga del país- la decisión que había beneficiado a Omar “Caballo” Suárez, el ex Secretario del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos juzgado por extorsionar a las compañías de transporte para permitirles operar en nuestros puertos, es decir, le otorgó la prisión domiciliaria por teóricos problemas de salud no susceptibles de ser tratados en la cárcel.

 

Leer en los diarios cuáles son esas afecciones me produjo una sideral indignación porque, lisa y llanamente, los jueces nuevamente se nos ríen en la cara, tanto como cuando aceptan que Florencia Kirchner permanezca en Cuba a pesar de las dudas del Cuerpo Médico Forense respecto a su tan oportuna e inventada enfermedad, o se conceden a su madre reiterados permisos para visitarla –el martes viajará otra vez- o para faltar a las audiencias aduciendo falsas actividades parlamentarias.

 

Porque, mientras eso sucede, dos mil soldados ancianos, muchos de los cuales llevan más de una década en prisión preventiva, sufren gravísimos problemas de salud tan desatendidos que han llevado a la muerte, en las mazmorras del mismo Estado que defendieron frente al terrorismo, a más de quinientos de ellos.

 

Pensar en ellos me lleva, necesariamente, a hacer una pregunta retórica: ¿el Vaticano se habrá quedado sin rosarios? SS Francisco ha sido enormemente dadivoso regalándolos a los políticos presos por el genocida saqueo al que sometieron al país durante doce años, pero no ha enviado uno solo a los militares ni a los sacerdotes que los acompañan tras las rejas. ¡Curiosa actitud de quien tanto habla de los pobres, principales damnificados por los siderales robos kirchneristas!

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 29, 2019


 

ARGENTINA: Los Candidatos

Share

 

American Quaterly ha dado un perfil de los candidatos a la presidencia argentina. Que necesita el país, que pueden brindarle y que probablemente harán en caso de llegar a la Casa Rosada. 

 

Mauricio Macri, 60, presidente

Cómo llegó hasta aquí: un hombre de negocios bien conectado que se desempeñó durante dos períodos como alcalde de Buenos Aires, Macri hizo historia en 2015 como el primer presidente elegido en un siglo fuera de los movimientos políticos históricamente dominantes de Argentina, los peronistas y los radicales. El pragmatismo pro-negocios y el compromiso con la integridad fiscal ayudaron a que la coalición de Macri ganara en grande en las elecciones de medio término, pero una crisis monetaria en 2018 impidió cualquier certeza sobre su reelección. Algunos atribuyen la desaceleración a la insistencia de Macri en el “gradualismo”, su estrategia para evitar el dolor de las reformas demasiado duras.

Por qué podría ganar: Macri se beneficia de una oposición dividida, cuyas fuerzas principales son el movimiento liderado por la ex presidenta y ahora candidata a la vicepresidencia Cristina Fernández de Kirchner y una coalición de peronistas que la critican. Podría beneficiarse si los votantes ven la candidatura a la vicepresidencia de Kirchner como un intento de obtener el poder, si no el cargo, de la presidencia. Su administración ha dado seguimiento a proyectos de infraestructura en todo el país, un beneficio tangible para muchos votantes incluso en una recesión. El peso también parece haberse estabilizado por ahora, y una recuperación económica más sólida podría aumentar las posibilidades de Macri.

Por qué podría perder: En general, los esfuerzos de Macri por arreglar las distorsiones macroeconómicas que heredó han fracasado. La inflación fue peor en 2018 de lo que nunca fue bajo Kirchner. Los votantes centristas pueden optar por Alberto Fernández, cuya candidatura priva a Macri de la ventaja de enfrentarse a una figura divisiva como Kirchner. Las tasas de pobreza son peores que en cualquier otro punto de su presidencia.

Quien lo apoya: Empresas, sector agropecuario y algunos sindicatos. Votantes de clase media y pobres que se han beneficiado de sus gastos en obras públicas, así como de los subsidios que ha introducido.

Lo que él haría: Macri se está ejecutando en la corrupción y la seguridad. Pero si es reelegido, deberá apuntalar de manera decisiva la situación fiscal de Argentina. Es el candidato con más probabilidades de intentar una reforma políticamente difícil del sistema de pensiones de Argentina.

Alberto Fernández, 60, ex jefe de gabinete.

Cómo llegó hasta aquí: la candidata sorpresa de la campaña, Fernández fue empujada hacia el centro de atención cuando Cristina Kirchner abandonó sus propias esperanzas presidenciales y decidió ser su compañera de carrera. Anteriormente, Fernández era más conocido por ser jefe de gabinete de su esposo, el fallecido presidente Néstor Kirchner. Se quedó después de que Cristina lo sucediera en 2007, pero se fue menos de un año después de no estar de acuerdo con su decisión de aumentar los impuestos a las exportaciones de los agricultores. Se convirtió en un crítico a menudo feroz de Kirchner en los últimos años, calificando al de ella de “mal gobierno”, una razón por la que su decisión fue una sorpresa. Fernández solo se ha postulado para un cargo público una vez antes, para un puesto en la legislatura de Buenos Aires.

Por qué podría ganar: Fernández es menos polarizante que Kirchner, y es considerada una de las figuras más pragmáticas de su movimiento. Puede sacar votos de peronistas que no estaban dispuestos a votar por ella. Una alianza con el ex alcalde y congresista Sergio Massa, un aliado de Kirchner convertido en crítico, sugiere que esto es posible. Una clara mayoría de los votantes argentinos están frustrados con Macri y la economía; Si él puede capturar suficientes de ellos, puede ganar.

Por qué podría perder: los votantes pueden llegar a la conclusión de que Fernández es solo una marioneta de Kirchner, y no es realmente independiente. Si eso sucede, él será tan polarizante como una candidata como lo habría sido ella. Aunque la economía es tan mala como ahora, muchos también tienen malos recuerdos de los controles monetarios, la corrupción y el drama constante durante la presidencia de Kirchner en 2007-2015.

Quien lo apoya: Fernández no tiene una base propia. Más bien, se beneficiará de los fieles seguidores de Kirchner de los votantes de la clase trabajadora en el Gran Buenos Aires, además de algunos peronistas que han roto con ella.

Lo que haría: por ahora, no está del todo claro. Él es algo más pragmático que Kirchner, y ha mostrado su independencia de ella en el pasado, lo que sugiere un pivote más cerca del centro-izquierda. Desde que Kirchner anunció su candidatura, reafirmó los compromisos de la Argentina de pagar sus deudas internacionales. Sin embargo, también ha criticado abiertamente las políticas del FMI y “neoliberales”, y es probable que las figuras de línea dura en el movimiento de Kirchner, incluido el ex ministro de finanzas Axel Kicilof, sigan teniendo influencia en su gobierno.

Lavagna

Roberto Lavagna, 77, ex ministro de economía

Cómo llegó hasta aquí: Lavagna tomó el timón del ministerio de economía de Néstor Kirchner en 2002 en el punto más alto de la peor crisis de Argentina. La economía se recuperó bajo su supervisión, aunque un aumento en los precios de la soja no resultó perjudicial. Fue despedido en 2005 y dos años más tarde corrió contra Cristina Kirchner en su primera candidatura a la presidencia, terminando tercera.

Por qué podría ganar: Muchos consideran a Lavagna como un estadista anciano por encima de la política partidista. Su mandato como ministro de economía inculcó confianza en muchos, al igual que su disposición a denunciar la corrupción en el gobierno de Néstor Kirchner, lo que, según dijo, le hizo perder su trabajo. Su compañero de fórmula, Juan Manuel Urtubey, el gobernador de tres años de Salta, el menor de Lavagna, podría inyectar algo de juventud en su campaña y ayudarlo a avanzar en las provincias.

Por qué podría perder: Lavagna se ha propuesto como una alternativa a la división de Macri-Kirchner, y sus posibilidades se han basado en ganar el apoyo de los peronistas más centristas que no quieren a ninguno de los dos líderes. Pero tanto Macri como Kirchner han llegado a este bloque de votantes: Macri al elegir al peronista Pichetto como su compañero de fórmula y a Kirchner al postularse como vicepresidente del presuntamente más pragmático Alberto Fernández. Si estos movimientos dominan lo suficiente a los peronistas anti-Kirchner, es posible que no quede suficiente para asegurarle a Lavagna un lugar en una segunda vuelta. Después de haber perdido ya una elección presidencial, Lavagna se ha mostrado renuente a hacer campaña esta vez. Dijo que es porque quiere ser un candidato de consenso entre los peronistas anti-Kirchner, pero algunos lo atribuyen a su edad.

Quienes lo apoyan: los peronistas que son rechazados por la política de Kirchner y quieren un retorno a los buenos tiempos percibidos del boom de los productos básicos de mediados de la década de 2000.

Lo que haría: si bien dijo que renegociaría el acuerdo con el FMI, los inversores se muestran optimistas sobre su relación con el fondo. Más en el lado keynesiano, Lavagna podría aumentar los salarios y el salario mínimo, pero rehuir las reformas más agresivas.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 23, 2019