Jesuitas

Share

La expresión “métodos jesuitas” se ha convertido desde hace mucho tiempo en sinónimo de acciones sin escrúpulos. A menudo se citan las palabras de Iñigo (Ignacio) Loyola:

“Entra en el mundo como ovejas mansas, actúa allí como lobos feroces, y cuando te conduzcan como perros, aprende a gatear como serpientes”.

Al fundador de la orden también se le atribuye la autoría de la famosa frase “el fin justifica los medios”. Mientras tanto, ya en 1532, Niccolo Machiavelli utilizó una expresión similar en el libro “El Emperador”.

Machiavelli

Otra versión de la frase pertenece al filósofo inglés Thomas Hobbes. Pero Blaise Pascal en su obra “Cartas al Provincial” puso las palabras en boca de un jesuita:

“Corregimos la depravación de los medios por la pureza del fin”.

Finalmente, esta frase apareció en el “Libro de Teología Moral” del escritor jesuita Antonio Escobar y Mendoza. De hecho, el lema de la Orden de los Jesuitas es “Para mayor gloria de Dios”.

La actitud general hacia los jesuitas se expresa en una cita de la parodia “Historias generales procesadas por Satyricon”:

“La orden de los jesuitas es una orden que toda la humanidad, contra cualquier deseo, lleva alrededor de su cuello durante varios siglos. Lamentablemente, la gente aún no ha aprendido a colgar correctamente este pedido ”.

(Al parecer, se asume que sus miembros deben ser “colgados del cuello”).

Incluso las actividades educativas de los jesuitas (cuyos aciertos fueron innegables y grandísimos) son reprochadas a la orden: dicen, toman niños inocentes y los convierten en monstruos fanáticos, pero hipócritas.

Mientras tanto, se puede escuchar la opinión de que los jesuitas fueron calumniados por miembros de otras órdenes religiosas. Y podrían hacer esto por un sentimiento de envidia elemental. También hay muchas manchas negras y sanguinolentas en su reputación. La Orden Dominicana, por ejemplo, tradicionalmente suministraba jueces a los tribunales inquisitoriales, y las manos de su fundador estaban cubiertas de sangre ni hasta los codos, sino hasta los hombros. Pero los jesuitas, como un pararrayos, distraen y desvían toda la atención hacia ellos mismos.

Ya en 1551, el monje agustino George Brown comparó a los jesuitas con los fariseos y los acusó de intentar “destruir la verdad”. Entonces el dominico Melchor Kano se pronunció en contra de los jesuitas. Posteriormente, se redactaron unos documentos falsos, en los que se atribuía a los jesuitas un deseo de poder omnipresente, que debía alcanzarse a cualquier precio, sin desdeñar los métodos más sucios. Algunos autores llamaron a los jesuitas los herederos de los templarios y afirmaron que fueron los primeros Illuminati.

Había motivos para la envidia. Los rivales de los jesuitas eran menos fanáticos y menos efectivos. Existe una leyenda sobre la disputa teológica entre los jesuitas y los agustinos. Cuando las tesis teóricas no revelaron las ventajas de ninguna de las partes, se decidió pasar a la práctica. Por orden del jefe de la delegación jesuita, uno de los monjes que lo acompañaban tomó las brasas del hogar en su palma y caminó con ellas junto a los presentes. Los agustinos no estaban preparados para semejante competición y admitieron la derrota.

Incluso el Vaticano tenía una visión muy controvertida de la Compañía de Jesús. Por un lado, 41 jesuitas son canonizados (incluido el mismo Loyola) y 285 bendecidos.

Loyola

Por otro lado, la orden jesuita fue prohibida oficialmente por el Vaticano desde 1773 hasta 1814, pero logró sobrevivir (incluso con la ayuda de Catalina II, quien le abrió la puerta a Rusia).

La verdad, como siempre, está en el medio. Entonces, John Ballard fue ejecutado por complicidad en una conspiración para asesinar a Elizabeth de Inglaterra, Henry Garnet, por participar en el complot de la pólvora. Y Pedro Arrupe dirigió el primer equipo de rescate en la bombardeada Hiroshima atómica. El astrónomo Christopher Clavius ​​creó la versión final del calendario gregoriano, Honore Fabri explicó el color azul del cielo. La flor de la camelia recibió su nombre en honor al botánico jesuita checo Georg Josef Kamel. Francisco Suárez fue el primero en hablar sobre el derecho internacional, los criterios para una guerra justa y moderada, e incluso el derecho a derrocar a los monarcas.

Junto con las páginas verdaderamente oscuras y antiestéticas de la historia de este orden (que nadie va a negar), los jesuitas a veces han demostrado un éxito sorprendente en las áreas más inesperadas. Uno de los episodios más increíbles de la historia mundial es su creación en América del Sur de un estado exitoso y estable (¡existía por más de 150 años!) Estado, los ciudadanos de los cuales fueron los indios guaraní locales.

Es curioso que los indios guaraníes fueran caníbales y comenzaron a conocer a los europeos al comer al comandante de una de las tropas conquistadoras, Don Juan de Solis. Sin embargo, este canibalismo era de naturaleza ritual: generalmente se comían a los enemigos más valientes y poderosos, entre los cuales, aparentemente, se acreditó de Solis. Y en 1541, una de las tribus guaraníes quemó Buenos Aires.

Sin embargo, traducida al ruso, la palabra guaraní significa “guerrero”, sin embargo, en comparación con otras tribus, estos indios no difirieron en particular la militancia y se inclinaron a un estilo de vida sedentario.

El guaraní practicó la agricultura de slash y quema, permaneciendo en un solo lugar durante 5-6 años. Cuando el suelo se agotó, toda la tribu se mudó a otro lugar. También criaron pájaros y cerdos, cazados y pescados. Los franciscanos fueron los primeros en predicar el cristianismo entre los guaraníes. De particular interés es Luis de Bolaños, quien fue el primero en aprender el idioma guaraní e incluso traducirá algunos de los textos religiosos en ella. Pero fueron los jesuitas que luego trabajaron con tanto éxito con estos indios que Montesquieu escribió:

“En Paraguay, vemos un ejemplo de esas raras instituciones que fueron creadas para educar a los pueblos en el espíritu de virtud y piedad. Los jesuitas fueron culpados por su sistema de gobierno, pero se hicieron famosos por ser el primero en inculcar conceptos religiosos y humanos en los habitantes de los países lejanos.”

Y Voltaire incluso llamó al experimento de los jesuitas paraguayos “en algunos aspectos un triunfo de la humanidad”.

Digamos en seguida que los territorios del Paraguay moderno y el estado paraguayo de los jesuitas no coinciden. Las autoridades coloniales españolas consideraron a Paraguay como un territorio que también incluye parte de las tierras de la actual Bolivia, Argentina y Uruguay. Este Paraguay formaba parte del Virreinato del Perú y estaba subordinado al Gobernador de Asunción. Y la provincia jesuita de Paraguay incluyó a toda Argentina, todo Uruguay y la moderna provincia brasileña de Rio Grande do Sul.

¿Cómo empezó todo y por qué la orden, en general, tomó a esta tribu bajo su tutela?

Los jesuitas participaron activamente en el trabajo misionero en las tierras recién descubiertas de África, Asia y América. Los primeros jesuitas llegaron a la costa de América del Sur (el territorio del Brasil moderno) en 1549. Y ya en 1585 aparecieron en las tierras del Paraguay actual.

En 1608, el rey Felipe III de España pidió a los jesuitas que enviaran a sus misioneros al guaraní. Los jesuitas se tomaron muy en serio esta tarea. El primer asentamiento de los indígenas bautizados por ellos (“reducción” – reducir, del español “convertir, convertir, conducir a la fe”) fue fundado en marzo de 1610. Se llamó Nuestra Señora de Loreto.

Hobbes

Entre los indios, eran tantos los que querían instalarse en él que ya en 1611 se fundó una nueva reducción: San Ignacio Guazú.

En el mismo año 1611, los jesuitas lograron la exención de sus barrios del pago de impuestos por un período de 10 años. En 1620, el número de reducciones aumentó a 13, y su población era de unas 100 mil personas. Diez años después, en 1630, ya había 27 reducciones. En total, los jesuitas crearon 31 reducciones.

Sin embargo, el territorio ocupado por los guaraníes era problemático. Estaba ubicado en el cruce de las posesiones de España y Portugal. Y los portugueses “Paulistas” Bandeiras (escuadrones de cazadores de esclavos de São Paulo) asaltaban regularmente estas tierras. Para los portugueses, los Bandeirants fueron héroes pioneros.

Los españoles evaluaron sus actividades de una manera completamente diferente. En los documentos de los mismos jesuitas, se dice que los Bandeirants “parecen más bestias salvajes que personas racionales”. También se les llamó “gente sin alma que mata a los indios como animales, sin importar la edad y el sexo”. Al principio, los Bandeyrants mataron o esclavizaron a los “indios de nadie”. Luego fue el turno de los guaraníes, que figuraban como súbditos de la corona española.

El resultado de tales acciones fue una fuerte disminución en el número de indios de esta tribu. Los jesuitas pronto se convencieron de que no podrían resolver el problema de estas redadas. El primer ataque paulista a la reducción se registró en 1620: el asentamiento de Encarnación fue completamente destruido, varios cientos de indios fueron esclavizados.

En 1628-1629, el portugués Bandeira bajo el liderazgo de Antonio Raposo Tavares al este del río Paraná derrotó a 11 de las 13 reducciones ubicadas allí.

En 1631, los paulistas destruyeron 4 reducciones y tomaron prisioneros a unos mil indios. Este año los jesuitas se vieron obligados a evacuar parte de los asentamientos restantes. Desde 1635, las incursiones de Bandeirant se han convertido en anuales.

En 1639 (según otras fuentes, en 1640), los jesuitas obtuvieron permiso de las autoridades para armar a los indios. Y en 1640 logró conseguir una bula del Papa, prohibiendo la esclavitud de los indígenas bautizados. Para los bandeirans, el armamento de los indios tuvo las consecuencias más tristes: sus expediciones en 1641, 1652 y 1676 fracasaron por completo y terminaron en casi un desastre militar.

Sin embargo, los jesuitas decidieron quitarles los cargos a los portugueses.

En 1640, ya organizaron un reasentamiento masivo de indios a las tierras del interior del continente. Su autoridad ya era tan alta que los indios los seguían sin cuestionarlos. Finalmente, se construyeron nuevas reducciones en el difícil terreno entre los Andes y los ríos Paraná, La Plata, Uruguay. Actualmente, estas son las zonas fronterizas de tres países: Argentina, Brasil y Paraguay. Fue aquí donde los jesuitas crearon su estado indio, cuyo recuerdo aún está vivo: en todos estos países, las áreas ocupadas anteriormente por ellos se llaman Misiones (“Misiones”), así es como los mismos jesuitas llamaron a sus tierras.

Reducciones de los jesuitas. Recordemos que los territorios de la provincia jesuita de Paraguay y el actual estado de Paraguay no coinciden

El territorio ahora ocupado por los indios liderados por los jesuitas estaba alejado de las rutas comerciales, no contaba con recursos naturales valiosos y por lo tanto era de poco interés para las autoridades.

Pascal

Así, los jesuitas construyeron su estado a pesar de las circunstancias, y su bienestar económico causó considerable sorpresa a los contemporáneos.

Se cree que la idea de crear un estado socialcristiano pertenece a dos jesuitas: Simon Macete y Cataldino. Algunos investigadores creen que desarrollaron este proyecto bajo la influencia de las ideas de Tommaso Campanella, especialmente su libro “Ciudad del Sol”, publicado en 1623. Según su plan, en las reducciones era necesario organizar una correcta vida religiosa, que se suponía que debía proteger a los conversos de las tentaciones y contribuir a la salvación de sus almas. Por lo tanto, en todas las reducciones, no gastaron dinero para la construcción de templos ricamente decorados, cuya visita era obligatoria.

La implementación práctica de estas ideas recayó en Diego de Torres y Montoja. El primero de ellos, en 1607, se convirtió en abad de la “provincia” paraguaya. Anteriormente, de Torres realizó obra misional en Perú. Claramente tomó prestadas algunas ideas de la estructura estatal de los incas.

En 1645, los jesuitas pudieron recibir de Felipe III el privilegio más importante: las autoridades seculares ya no tenían derecho a interferir en sus actividades. Las manos de los “santos padres” finalmente se desataron y tuvieron la oportunidad de realizar su grandioso experimento social.

La comunidad de reducciones tiene todos los signos de la estadidad: gobierno central y local, su propio ejército, policía, tribunales y cárceles, hospitales. El número de reducciones pronto llegó a 31, la población de cada uno de ellos osciló entre 500 y 8 mil. Algunos investigadores sostienen que la población de mayor reducción, nombrada en honor a Francis Xavier, llegó en algún momento a 30 mil personas.

Todas las reducciones se construyeron de acuerdo con un solo plan y fueron asentamientos fortificados. En el centro había una plaza con una iglesia. A un lado de la iglesia colindaba con un cementerio, detrás del cual siempre había un orfanato y una casa donde vivían las viudas. Al otro lado de la catedral, se construyó el edificio de la “administración” local, detrás de él: una escuela (en la que estudiaban las niñas), talleres y almacenes públicos. En el mismo lado había una casa de sacerdotes rodeada por un jardín. En las afueras se construyeron casas indias cuadradas idénticas.

Cada una de las reducciones estuvo encabezada por dos jesuitas. El mayor (en edad) generalmente se centró en el “trabajo ideológico”, el más joven asumió funciones administrativas. En su trabajo contaban con el corregidor, los alcaldes y otros funcionarios, quienes eran elegidos una vez al año por la población de las reducciones. Desde 1639, cada reducción tenía destacamentos bien armados. Durante el período de mayor poder del estado jesuita, pudieron desplegar un ejército de 12 mil personas. Un día, el ejército guaraní obligó a los británicos que asediaban esta ciudad a retirarse de Buenos Aires.

Así, vemos un ejemplo de eficiencia administrativa simplemente sin precedentes: solo dos jesuitas, que estuvieron a la cabeza de la reducción, mantuvieron a varios miles de indios en sumisión incondicional. Al mismo tiempo, no se describe un solo caso de un levantamiento de la población de reducciones o alguna rebelión significativa contra el gobierno de los jesuitas. La tasa de criminalidad también fue extremadamente baja y los castigos fueron leves. Se argumenta que estos fueron usados ​​con mayor frecuencia como censura pública, ayuno y penitencia. Por delitos graves, el autor no recibió más de 25 golpes con un palo. Como último recurso, el delincuente fue condenado a prisión, cuya duración no podía exceder de 10 años.
Para “ayudar” a los indígenas a evitar la tentación, se les prohibió no solo salir de los asentamientos sin permiso, sino también salir de noche. Los edificios residenciales solían tener una sola habitación grande. Estas viviendas no tenían puertas ni ventanas de entrada.

de Bolaños
Escobar y Mendoza

Antes de conocer a los europeos, los guaraníes no conocían la propiedad privada. Los jesuitas actuaron en el espíritu de estas tradiciones: el trabajo era de carácter público, los productos producidos iban a almacenes comunes, el consumo era de carácter igualador. Solo después de la boda, se asignó una pequeña parcela de tierra a la nueva familia, sin embargo, según el testimonio de los contemporáneos, los indios se mostraron reacios a trabajar en ella y, a menudo, permaneció sin cultivar.

Además del trabajo agrícola tradicional, los jesuitas comenzaron a atraer a sus barrios hacia diversas artesanías. El jesuita Antonio Sepp informa que en la gran reducción de Yapeia, no solo se construyeron edificios de madera, sino también grandes edificios de piedra, hornos de cal, fábricas de ladrillos, un taller de hilatura, tintorerías y molinos. En algunos lugares había una fundición (los indios aprendieron a hacer campanillas).

En otras reducciones, se establecieron astilleros (construyeron barcos en los que se transportaban mercancías para la venta a la costa atlántica a lo largo del río Paraná), talleres de alfarería y talleres de talla en madera y piedra. Incluso había sus propios joyeros, armeros y artesanos que producían instrumentos musicales. Y en la reducción de Córdoba se instaló una imprenta que imprimía literatura espiritual en una lengua especialmente creada por los jesuitas para los guaraníes. Se prohibió el comercio de reducciones, pero floreció el “exterior”, con los asentamientos de la costa. Las expediciones comerciales fueron dirigidas por uno de los líderes jesuitas a cargo de la reducción.

Los matrimonios en este estado se comprometieron no por amor, sino por la voluntad de los jefes de familia. Las niñas se casaban a los 14 años, sus novios tenían 16.

Así, vemos una especie de “estado policial”: la vida está estrictamente regulada, la “nivelación” florece. A Denis Diderot no le gustó esto, y calificó el sistema estatal de los jesuitas como “erróneo y desmoralizador”. Sin embargo, como dijo una vez Winston Churchill,

“Cada nación puede ser feliz sólo en su propio nivel de civilización”.

El guaraní parecía adaptarse a la orden jesuita. Y luego defendieron obstinadamente sus reducciones con armas en mano.

En 1750 se firmó entre España y Portugal otro tratado sobre la división de tierras y esferas de influencia en el Nuevo Mundo. Como resultado, algunas de las reducciones terminaron en territorio portugués. Se ordenó a sus residentes que abandonaran sus hogares y se trasladaran a tierras españolas. En tanto, la población en estas reducciones llegó a 30 mil personas, y la población ganadera ascendió a un millón de cabezas.

Churchill

Como resultado, los indios de 7 reducciones ignoraron esta orden, quedando solos con Portugal y su ejército. Los primeros grandes enfrentamientos tuvieron lugar en 1753, cuando cuatro reducciones repelieron la ofensiva de los portugueses y luego del ejército español. En 1756, los españoles y portugueses unieron sus fuerzas para derrotar a los rebeldes.

En 1761, este tratado entre España y Portugal fue cancelado, pero la orden ya no tuvo tiempo de restaurar las reducciones destruidas. Las nubes se estaban acumulando sobre la orden. Tanto en Paraguay como en España, se difundieron rumores sobre la riqueza inaudita de los jesuitas y su “estado” en Paraguay. La tentación de “robarlos” fue muy grande, tal como el rey francés Felipe IV había robado a los templarios en su tiempo.

En 1767 se emitió un real decreto, según el cual las actividades de los jesuitas estaban prohibidas tanto en España como en sus colonias. Estalló un motín, para reprimir el cual fueron arrojados 5 mil soldados. Como resultado, 85 personas fueron ahorcadas en América del Sur y 664 fueron condenadas a trabajos forzados. Además, 2260 jesuitas y sus simpatizantes fueron expulsados. Luego, 437 personas fueron expulsadas de Paraguay. La cifra no parece grande, pero estas eran las personas que controlaban a unos 113 mil indios.

Algunas reducciones resistieron, protegiendo a sus líderes, pero las fuerzas no fueron iguales. Como resultado, resultó que los padres jesuitas (para gran disgusto de los funcionarios reales) eran personas honestas y el dinero que ganaban no estaba escondido debajo de las almohadas, sino que se gastaba en las necesidades de reducciones. Privados de un liderazgo adecuado y autorizado, estos asentamientos indios dejaron de ser rentables muy rápidamente y quedaron vacíos. Allá por 1801, unos 40 mil indios vivían en las tierras del antiguo “estado” de los jesuitas (casi tres veces menos que en 1767), y en 1835 sólo se contaban unos 5 mil guaraníes.

Y las ruinas de sus misiones, reducciones, algunas de las cuales se han convertido en atracciones turísticas del Paraguay moderno, recuerdan el grandioso experimento social de los jesuitas.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 25, 2021


 

HIROSHIMA

Share

 

Hace 74 años, un 6 de agosto, Estados Unidos se convertía en la primera y única nación en usar armamento atómico durante la guerra cuando arroja una bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Aproximadamente 80,000 personas mueren como resultado directo de la explosión, y otras 35,000 resultan heridas. Al menos otros 60,000 estarían muertos para fin de año por los efectos de las consecuencias.

Aunque el lanzamiento de la bomba atómica en Japón marcó el final de la Segunda Guerra Mundial, muchos historiadores argumentan que también encendió la Guerra Fría.

Attlee
Truman
Churchill

Desde 1940, Estados Unidos había estado trabajando en el desarrollo de un arma atómica, luego de que Albert Einstein le advirtiera que la Alemania nazi ya estaba realizando investigaciones sobre armas nucleares. Cuando Estados Unidos realizó la primera prueba exitosa (una bomba atómica explotó en el desierto de Nuevo México en julio de 1945), Alemania ya había sido derrotada. La guerra contra Japón en el Pacífico, sin embargo, continuó furiosa. El presidente Harry S. Truman, advertido por algunos de sus asesores de que cualquier intento de invadir Japón resultaría en horribles bajas estadounidenses, ordenó que se usara la nueva arma para poner fin a la guerra rápidamente.

Enola Gay
Stalin
Einstein

El 6 de agosto de 1945, el bombardero estadounidense Enola Gay arrojó una bomba de cinco toneladas sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Una explosión equivalente al poder de 15,000 toneladas de TNT redujo a cuatro millas cuadradas de la ciudad a ruinas e inmediatamente mató a 80,000 personas. Decenas de miles más murieron en las siguientes semanas por heridas y envenenamiento por radiación. Tres días después, otra bomba cayó sobre la ciudad de Nagasaki, matando a casi 40,000 personas más. Unos días después, Japón anunció su rendición.

En los años transcurridos desde que se lanzaron las dos bombas atómicas sobre Japón, varios historiadores han sugerido que las armas tenían un objetivo doble. Primero, por supuesto, era poner fin a la guerra con Japón y salvar vidas estadounidenses. Se ha sugerido que el segundo objetivo era demostrar la nueva arma de destrucción masiva a la Unión Soviética.

Para agosto de 1945, las relaciones entre la Unión Soviética y los Estados Unidos se habían deteriorado gravemente. La Conferencia de Potsdam entre el presidente estadounidense Harry S. Truman, el líder ruso Joseph Stalin y Winston Churchill (antes de ser reemplazado por Clement Attlee) terminó solo cuatro días antes del bombardeo de Hiroshima. La reunión estuvo marcada por recriminaciones y sospechas entre los estadounidenses y los soviéticos. Los ejércitos rusos ocupaban la mayor parte de Europa del Este. Truman y muchos de sus asesores esperaban que el monopolio atómico de Estados Unidos pudiera ofrecer influencia diplomática con los soviéticos. De esta manera, el lanzamiento de la bomba atómica en Japón puede verse como el primer disparo de la Guerra Fría.

Si los funcionarios estadounidenses realmente creían que podían usar su monopolio atómico para obtener ventajas diplomáticas, tenían poco tiempo para poner en práctica su plan. Para 1949, los soviéticos habían desarrollado su propia bomba atómica y comenzó la carrera armamentista nuclear.


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 6, 2019


 

REZAR POR LA ARGENTINA

Share

 

 

 por Juan José Guaresti (nieto)

 

En medio de una crisis económica y social muy seria que pareciera no tener fin y a la que no se le encuentra solución, con inmensos sectores de la población padeciendo hambre por una parte y por la otra sabiendo que no puede pagar los remedios que podrían curarla. También con dirigentes de distintos sectores y quehaceres envueltos en interminables discusiones que no conducen a nada y que todavía no saben de donde viene la inflación que nos asola ni mucho menos como concluir con  ella, al borde de un comicio con encontradas posiciones pero con la convicción que al día siguiente del acto  eleccionario vamos a enfrentar los mismos  problemas que teníamos la víspera, debiéndole a cada santo una vela y acrecentando día por día el monto de las obligaciones impagables que nos cercan, pareciera que lo nuestro no tiene solución. No obstante, la hay y la Historia así lo demuestra. En momentos en que arreciaba en Europa la 2da-Guerra mundial y el odio nazi  hacía trizas a culturas y naciones que habían nacido para la libertad, cuando el único país que quedaba en pie y enfrentaba la perspectiva cercana de ser invadido por fuerzas muy superiores a las suyas,  carecía de los víveres y las  armas para defenderse y que sabía que con lo poco que tenía disponible, difícilmente podría hacerlo, surgió una idea que finalmente los condujo del horror a  la victoria:  Su Primer Ministro Winston S. Churchill que sabía mejor  que nadie la catástrofe que se cernía sobre su patria, invito el pueblo a orar, a comunicarse con el Dios que tuviera para  que les diera fuerzas para levantarse en medio de la derrota y el  caos y desafiar al destino. El pueblo inglés siguió el consejo de su formidable líder y toda esa nación se puso de rodillas ante el Señor y obtuvo que la Providencia  Divina los  ayudara cuando todo parecía perdido. Se creó el Día Nacional de Oración y cadenas de  miles de participantes. En la Argentina a muchos les  parece que no hay futuro pese que hay inmensas riquezas que están aguardando el coraje y la  decisión de  muchos varones  y mujeres,  capaces de ponerlas en acción porque  tienen la  fe en que un Ser Superior vendrá  en su ayuda. Para que ello ocurra, asidos de las  manos de amigos y adversarios, de  quienes piensan como nosotros y de los que no, los creyentes en la religión que fuera,  tenemos que rezar  juntos  por la Patria y por un  futuro mejor para todos.   Como dijera la Reina de Inglaterra en horas sombrías: “ Le temo más a un ejército de personas orando, que a un ejército militar”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 14, 2019


   

El Día D

Share

 

En este día de junio, pero de 1944, el comandante supremo aliado, general Dwight D. Eisenhower, da el visto bueno para la operación militar anfibia más grande de la historia: la Operación Overlord, cuyo nombre de código es D, la invasión aliada del norte de Francia, a sangre y fuego para dar lugar a la liberación de Europa del yugo alemán.

Al amanecer, 18,000 paracaidistas británicos y estadounidenses ya estaban en tierra. Se movilizaron 13,000 aviones adicionales para proporcionar cobertura aérea y apoyo para la invasión. A las 6:30 a.m., las tropas estadounidenses llegaron a las playas de Utah y Omaha.

Los británicos y los canadienses superaron la ligera oposición para capturar las playas Gold, Juno y Sword; También lo hicieron los estadounidenses en Utah. Sin embargo, la tarea fue mucho más difícil en la playa de Omaha, donde la Primera División de los EE. UU. luchó en alta mar, entre la niebla, minas, vehículos en llamas, y baterías costeras alemanas, incluida una división de infantería de élite, que arrojó fuego pesado. Muchos estadounidenses heridos finalmente se ahogaron en la marea alta.
Las divisiones británicas, que aterrizaron en las playas de Gold, Juno y Sword, y las tropas canadienses también se encontraron con el fuego alemán. Pero al final del día, 155,000 tropas aliadas (estadounidenses, británicos y canadienses) habían asaltado con éxito las playas de Normandía y luego pudieron empujar tierra adentro. Dentro de tres meses, la parte norte de Francia se liberaría y la fuerza de invasión se prepararía para ingresar a Alemania, donde se reunirían con las fuerzas soviéticas que se movían desde el este.

Antes del ataque aliado, los ejércitos de Hitler habían controlado la mayor parte de la Europa continental y los aliados sabían que una invasión exitosa del continente era fundamental para ganar la guerra. Hitler también lo sabía, y esperaba un asalto en el noroeste de Europa en la primavera de 1944. Esperaba repeler a los Aliados de la costa con un fuerte contraataque que demoraría los futuros intentos de invasión, dándole tiempo para lanzar la mayoría de sus fuerzas en Derrotando a la Unión Soviética en el este.
Una vez que se logró, creía que una victoria total pronto sería suya. Por su parte, los alemanes sufrieron de confusión en las filas y la ausencia del célebre comandante Mariscal de campo Erwin Rommel, quien estaba ausente de permiso. Al principio, Hitler, creyendo que la invasión era una finta diseñada para distraer a los alemanes de un próximo ataque al norte del río Sena, se negó a liberar divisiones cercanas para unirse al contraataque y los refuerzos debían ser llamados desde más lejos, causando retrasos.

También dudó en pedir divisiones blindadas para ayudar en la defensa. Además, los alemanes se vieron obstaculizados por un eficaz apoyo aéreo aliado, que eliminó muchos puentes clave y obligó a los alemanes a tomar largos desvíos, así como un eficiente apoyo naval aliado, que ayudó a proteger a las tropas aliadas que avanzaban.

Aunque el Día D no se desarrolló exactamente como estaba previsto, como afirmó más tarde el mariscal de campo británico Bernard Montgomery, por ejemplo, los Aliados pudieron aterrizar solo fracciones de los suministros y vehículos que habían destinado en Francia, la invasión fue un éxito decidido .
A fines de junio, los Aliados tenían 850,000 hombres y 150,000 vehículos en Normandía y estaban listos para continuar su marcha en toda Europa.
Engañando a Hitler: la elaborada treta detrás del día D
A medida que la Alemania nazi se apoderó de gran parte de Europa en el verano de 1943, los líderes militares aliados decidieron hacer de las playas arenosas de Normandía el epicentro de una invasión masiva que liberaría el continente y cambiaría la marea de la Segunda Guerra Mundial. Los Aliados necesitaron casi un año para prepararse para la complicada ofensiva, pero sabían que toda la misión del Día D podría estar condenada al fracaso si los nazis obtuvieran 48 horas de aviso anticipado sobre su ubicación y tiempo, por lo que lanzaron una elaborada desinformación. Campaña, con nombre en código Operación Guardaespaldas, “para inducir al enemigo a hacer disposiciones estratégicas defectuosas en relación con las operaciones de las Naciones Unidas contra Alemania”.
Para ocultar los detalles del verdadero sitio de invasión, los Aliados emplearon una compleja red de engaños para persuadir a los nazis de que podría haber un ataque en cualquier punto a lo largo de su Muro Atlántico: el sistema de 1.500 millas de defensas costeras que el Alto Mando alemán había construido desde el Círculo Polar Ártico hasta la frontera norte de España, o incluso tan lejos como los Balcanes. El éxito de Vital Bodyguard fue vital para más de una docena de espías alemanes en Gran Bretaña que habían sido descubiertos, arrestados y volcados por los oficiales de inteligencia británicos. Los Aliados alimentaron con una gran cantidad de información errónea a estos agentes dobles nazis para que los trasladaran a Berlín. Por ejemplo, un par de agentes dobles apodados Mutt y Jeff transmitieron informes detallados sobre el ejército ficticio del Cuarto Ejército británico que se estaba acumulando en Escocia con planes de unirse a la Unión Soviética en una invasión de Noruega. Para fomentar la ilusión, los Aliados crearon una charla de radio acerca de temas relacionados con el clima frío, como las fijaciones de esquí y el funcionamiento de los motores de tanques en temperaturas bajo cero. El truco funcionó cuando Hitler envió una de sus divisiones de combate a Escandinavia solo unas semanas antes del Día D.
El lugar más lógico en Europa para la invasión del Día D fue la región francesa de Pas de Calais, a 150 millas al noreste de Normandía y el punto más cercano a Gran Bretaña a través del Canal de la Mancha. Los Aliados habían pasado por la región como un punto de aterrizaje porque era la sección más fuertemente fortificada del Muro del Atlántico, pero querían engañar a los nazis para que pensaran que estaban tomando la ruta más corta a través del canal.
Para dar la apariencia de una acumulación masiva de tropas en el sureste de Inglaterra, los Aliados crearon una fuerza de combate en gran parte fantasma, el Primer Grupo del Ejército de EE. UU., Encabezado por George Patton, el general estadounidense a quien los nazis consideraban el mejor comandante del enemigo y el hombre lógico para liderar una invasión a través del canal. Los Aliados transmiten interminables horas de transmisiones de radio ficticias sobre movimientos de tropas y suministros y avisos de bodas para soldados falsos en los periódicos locales. Engañaron a los aviones de reconocimiento aéreo nazis formando aviones ficticios y una armada de embarcaciones de desembarco, compuestas únicamente de lienzos pintados sobre estructuras de acero, alrededor de la desembocadura del río Támesis. Incluso desplegaron tanques inflables Sherman, que se trasladaron a diferentes lugares al amparo de la noche, y utilizaron rodillos para simular las huellas de los neumáticos que quedaron en su estela.

Dado que los descifradores de códigos aliados habían logrado descifrar las comunicaciones secretas de Alemania, sabían que los nazis se habían enamorado del engaño cuando se acercaba el Día D. En las semanas previas a la invasión, los Aliados intensificaron sus ataques aéreos en Pas de Calais para echar a los nazis del olor. Incluso contrataron al teniente M.E. Clifton James, un actor poco australiano que se parecía mucho a Bernard Montgomery, para hacerse pasar por el general británico. Después de que James pasó un tiempo con Montgomery para estudiar sus modales, se puso uno de los uniformes y boinas negras del general y voló a Gibraltar el 26 de mayo de 1944, y luego a Argel, donde la inteligencia alemana seguramente lo detectaría y supondría que no habría ningún ataque en el otro lado. El Canal de Inglés podría ser inminente con el general aliado que explora el Mediterráneo.
Cuando comenzó el asalto del día D a Normandía, el engaño continuó. Los aviones aliados que volaban hacia Pas de Calais lanzaron nubes de tiras de aluminio para dar falsas lecturas de radar que hacían que pareciera que se estaba acercando una gran flota. Otros aviones lejos de Normandía lanzaron cientos de paracaidistas simulados que estaban conectados para simular los sonidos de disparos de rifle y granadas cuando golpeaban el suelo. Las fuerzas de operaciones especiales británicas también aterrizaron en medio de los maniquíes y operaron fonógrafos para transmitir los sonidos de las voces de los soldados y el fuego de combate.
A pesar del éxito del aterrizaje inicial, la Operación Guardaespaldas no terminó el 6 de junio de 1944. Tres días después, el empresario español Juan Pujol García, que era uno de los agentes dobles más valiosos de Gran Bretaña, proporcionó información a Berlín de que el desembarco de Normandía era simplemente una “pista falsa” y que el más crítico ataque aún estaba por llegar con el Primer Ejército preparado para atacar en el Pas de Calais. Como prueba, señaló que Patton aún no se había mudado de Inglaterra. García confiaba tanto en que Hitler demoró el lanzamiento de refuerzos de Pas de Calais a Normandía durante siete semanas después del Día D, cuando los Aliados obtuvieron el dominio que necesitaban para lograr la victoria en Europa, un resultado que tal vez no hubiera sido posible sin el audaz plan para engañar los nazis.
El significado de ‘D’
‘D’ es un término generalmente utilizado por las fuerzas militares para referirse a una operación o al inicio de un ataque. Aquí la letra D también podría significar “decisión”, en referencia al hecho de que Estados Unidos tomó la decisión de la invasión en Normandía. Históricamente, se utiliza el término para referirse al 6 de junio de 1944 en la Segunda Guerra Mundial, día en el que comenzó a ejecutarse la denominada ‘Operación Overlord’. El día antes del ataque fue nominado ‘D-1’ y el día después ‘D+1’.

 

Hitler estaba durmiendo
Las fuerzas de Hitler sabían que las tropas aliadas atacarían, pero no sabían con precisión cuándo ni dónde. En el momento del ataque el líder nazi estaba durmiendo. Durante las primeras horas del ataque, cuando los comandantes alemanes pidieron permiso para atacar con tanques, se les dijo que Hitler estaba durmiendo. El primer día del ataque sólo una división de tanques participó en la contraofensiva.

 

Mapa de Eisenhower

El mapa mural gigante utilizado por el general Dwight “Ike” Eisenhower y el Mariscal de Campo Bernard Law Montgomery en la sede del Cuartel General Aliado Southwick House, fue hecho por el fabricante de juguetes Chad Valley.
Gran secretismo
La fecha de ataque no la conocían ni tan siquiera los soldados que participaron en la batalla. La hora, la fecha y hasta el lugar del ataque se mantuvieron en secreto para garantizar el éxito de la operación. En Francia se encontraban 55 divisiones alemanas, pero, debido al secretismo de la operación, solo ocho pudieron llegar al lugar del ataque. La fecha y el momento del ataque fueron fijados después de la reunión que mantuvieron en Teherán (Irán) los mandatarios de Gran Bretaña, EE.UU. y la URSS, Winston Churchill, Franklin Delano Roosevelt e Iósif Stalin, respectivamente.

 

Un agente del MI5

Juan Pujol era un agente que trabajaba para el MI5 y que ayudó a convencer a los alemanes de que el ataque no se llevaría a cabo en junio. Curiosamente, su primer nombre en clave era ‘Bovril’, que luego fue cambiado por ‘Garbo’, porque sabía actuar muy bien. Su ‘actuación’ fue tan creíble, que Hitler le concedió la Cruz de Hierro.

 

La victoria en Normandía
Las fuerzas aliadas alcanzaron el río Sena en agosto de 1944. París fue liberado y los nazis fueron expulsados del noroeste de Francia, lo que marcó el éxito de la Operación Overlord. Después, los aliados tomaron medidas para avanzar hacia Alemania y unirse a las fuerzas soviéticas que se acercaban desde el este.
Fecha inicial del ataque
El desembarco de Normandía fue fijado inicialmente para el 5 de junio de 1944, pero fue aplazado debido a las malas condiciones climáticas. Solo después de que los meteorólogos predijeran que el tiempo iba a mejorar al día siguiente, se decidió llevarla a cabo el 6 de junio.

 

Cifras
El combate se cobró la vida de unas 110 mil personas en ambos bandos: 77 mil 866 alemanes, 5 mil 001 canadienses, 9 mil 389 estadounidenses, 17 mil 770 ingleses perdieron la vida. Más de 30 mil vehículos, 150 mil soldados y 13 mil paracaidistas fueron trasladados a las playas francesas. Más de 127 aviones fueron destruidos hacia el final de la batalla, mientras que 28.000 aviadores fallecieron. Durante la invasión fueron lanzadas más de 30 mil bombas.

 

Una batalla de novela
La mañana del ‘Día D’ el escritor estadounidense J. D. Salinger aterrizó en la playa de Omaha llevando en su mochila seis capítulos de su novela inacabada ‘El guardián entre el centeno’.
Por su parte, el escritor británico Evelyn Waugh terminó el último capítulo de su novela ‘Retorno a Brideshead’ mientras se recuperaba en Devon tras lesionarse una pierna en un entrenamiento de paracaidistas.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 5, 2019


 

 

Trieste: la ciudad de Italia que busca ser un país independiente

Share

 

Dos horas al este de Venecia, cerca de la frontera con Eslovenia, otra ciudad apuesta por su independencia.
Trieste tiene una historia culturalmente diversa.
Durante siglos fue parte del Imperio Austrohúngaro; durante la posguerra fue para Winston Churchill el puesto fronterizo sureño de la llamada “Cortina de Hierro” que separaba Occidente del Este comunista.
Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, Trieste -en la frontera con la entonces Yugoslavia- fue reconocida según el derecho internacional como estado libre, si bien permaneció bajo ocupación militar hasta 1954, cuando fue devuelta a Italia.
Pero para los miembros del movimiento Territorio de Trieste Libre, que ha movilizado a entre 2.000 y 8.000 manifestantes en distintas protestas en los últimos meses, la independencia de Trieste no terminó.
En una mansión del siglo XIX derruida, a cinco minutos del mar, Vito Potenza –líder del movimiento- sueña con la liberación.
Tres banderas rojas con el tradicional escudo de armas de Trieste cuelgan de las ventanas, otra adorna las mesas de su oficina.
“Luchamos por los derechos del pueblo del territorio libre de Trieste”, sostiene Potenza.
“Luchamos contra el gobierno italiano”.
Después de todo, están bajo ocupación.
Aquí, la ciudad donde se sirve el coctel veneciano Spritz con queso esloveno sobre pan integral y donde los cafés costeros ofrecen sus capuchinos con crema vienesa, muchos se identifican primero como triestinos y después como italianos.
Antaño esta ciudad fue el gran puerto del Imperio Austrohúngaro; en la Plaza de la Unidad, tres lados están ocupados por edificios espléndidos de la época de los Habsburgo y el cuarto lado lo ocupa el mar.
Una placa conmemora el lugar donde Benito Mussolini anunció su política de leyes raciales contra los judíos. La Iglesia católica de San Antonio comparte espacio en el gran canal con la Iglesia ortodoxa serbia; la sinagoga está a dos minutos.
“Somos un pueblo multicultural”, dice Potenza – él es medio italiano, medio croata.
Su movimiento Territorio Libre de Trieste, que reclama independencia para la ciudad y su interior, está diseñado para reflejar esa idea de diversidad: concibe el italiano, el esloveno y el croata como lenguas oficiales comunes.
“Italia ha reprimido nuestra cultura demasiado tiempo”, explica.
Los años fascistas de las décadas de 1920 y 1930, durante los cuales la población eslava de Trieste fue sometida a un programa de “italianización forzada” no ocurrieron hace tanto tiempo.
Potenza y sus partidarios consideran que Trieste es legalmente independiente de acuerdo al derecho internacional.
Citan una carta del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de 1947 que reconoció a Trieste y sus alrededores –incluyendo partes de lo que ahora es Croacia y Eslovenia- como un estado libre, con el italiano y el esloveno como idiomas oficiales, sujeto a la designación de un gobernador reconocido internacionalmente.
Sin embargo, este “territorio libre” nunca existió en la práctica: durante los siete años de la independencia de Trieste, sectores del “territorio libre” fueron gobernados por Reino Unido, Estados Unidos y la ex Yugoslavia, hasta el Memorando de Londres de 1954, que devolvió la mayor parte del territorio a Italia.
Según Potenza, esta decisión cuenta como invasión ilegal: “Durante 60 años, Italia impuso su soberanía sobre nuestro pueblo… El tratado de 1947 es la ley, es la constitución de nuestro territorio”.
Su colega Giorgi Deskovich Deschi está totalmente de acuerdo.
Trieste es la “Jerusalén del clima frío”, insiste.
“Culturalmente soy italiano, pero tengo genes croatas, venecianos, eslavos. Esta ciudad puede abarcar todas estas características para convertirse en un verdadero núcleo”.
Visualiza un Trieste libre como un “símbolo poderoso” para el futuro, donde “todas las religiones, todo el conocimiento, todo el arte” exista en unión.
“Trieste está verdaderamente abierta al mundo”, señala, usando un término masónico, “agape”, para describir su visión sobre la unidad. “Vivimos un gran momento, y Trieste está en el centro de todo”.
Es un Trieste donde conviven “católicos, ortodoxos serbios, judíos y masones”.
¿Masones? ¿Es uno de ellos?
Sonríe con cautela. “Todas las religiones y ninguna”, responde.
Pero los objetivos de Potenza son tanto económicos como culturales.

Trieste tiene un puerto internacionalmente importante, destaca Potenza, con cantidad de impuestos a las importaciones que según él se le deben al Territorio Libre. Potenza denuncia que “el gobierno italiano rechaza aplicar la ley” y recauda el dinero.
¿Por qué debería la relativamente próspera Trieste “caer con Italia” que, en su opinión, está en un declive inevitable?
¿Qué pasa con la mayoría de la gente en Trieste que está perfectamente feliz de ser tanto triestino como italiano? Potenza se encoge de hombro.
No pueden negar la ley: “Este proyecto es más importante”.
Es cuestión de tiempo, asegura. Durante el último año, ha enviado varias cartas y peticiones firmadas a Naciones Unidas, en demanda de que se reconozca el estatus libre de Trieste.
“No hemos tenido respuesta”, señala.
Muchos residentes de Trieste parecen poco impresionados.
“Están locos”, opina un cliente habitual de uno de los bares más nuevos de Trieste, en el corazón de lo que alguna vez fue el gueto judío. “¿Cómo puede funcionar?”.
Otro hombre es más cortante: “El único gobierno en el que confío es el Imperio Austrohúngaro”.
Aun así, Potenza y Deschi tienen esperanzas.
El referendo sobre la independencia de Escocia abrió la puerta a más movimientos separatistas en todo el mundo.
No obstante, Potenza advierte contra una comparación demasiado cercana.
“La situación de Escocia no es comparable. No estamos buscando la independencia. Ya somos independientes“, insiste.
Simplemente, el resto del mundo no se ha dado cuenta.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 27, 2019


 

Lawrence, de Arabia con amor…

Share

 

Thomas Edward Lawrence, también conocido como T.E. Lawrence (16 de agosto de 1888 – 19 de mayo de 1935) fue un arqueólogo, oficial del ejército, diplomático y escritor británico. Era famoso por su papel de enlace durante la Campaña Sinaí y Palestina y la Revuelta Árabe contra el Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial. La amplitud y variedad de sus actividades y asociaciones, y su capacidad para describirlas vívidamente por escrito, le valieron fama internacional como Lawrence de Arabia, un título utilizado para la película de 1962 basada en sus actividades de guerra.

En 1879, Sarah Lawrence, de 18 años, llegó a la opulenta finca de Sir Thomas Chapman para comenzar a trabajar como institutriz para sus cuatro hijas. El aristócrata victoriano y su sirviente doméstica comenzaron un romance, y ella dio a luz en secreto a su hijo ilegítimo en 1885. Cuando se descubrió el escándalo, Chapman dejó a su esposa y se mudó a Gran Bretaña con su nuevo amor. Aunque la pareja nunca se casó, adoptaron el apellido Lawrence y fingieron ser marido y mujer. T.E., que fue el segundo de los cinco hijos de la pareja, solo supo la verdadera identidad de sus padres después de la muerte de su padre en 1919. Lawrence solo aprendió su verdadera identidad después de la muerte de su padre.

El verdadero “Lawrence de Arabia” era un hombre de baja estatura, mientras que Peter O’Toole de seis pies y tres pulgadas, moldeó una figura imponente como protagonista en la película biográfica épica de 1962 “Lawrence de Arabia”.
El verdadero Lawrence tenía solo cinco pies y cinco pulgadas de alto. Lawrence permaneció tímido acerca de su estatura, que puede haber sido causada por un caso infantil de paperas.

Primero viajó a Medio Oriente como estudiante de arqueología de Oxford. Lawrence pasó el verano de 1909 viajando solo a través de Siria y Palestina para estudiar los castillos de los cruzados para su tesis. Caminó casi 1,000 millas y recibió disparos, robos y golpes brutales.
A pesar del arduo viaje, el nuevo graduado regresó a Siria al año siguiente como parte de una amplia y ambiciosa expedición arqueológica patrocinada por el Museo Británico. Sus años en la región profundizaron sus conocimientos de árabe y afinidad por los árabes.

Lawrence nunca tuvo un solo día de entrenamiento en el campo de batalla. En 1914, los militares británicos emplearon a Lawrence en una expedición arqueológica de la península del Sinaí y el desierto de Negev, un viaje de investigación que en realidad era una cubierta para un estudio militar secreto del territorio que poseían los turcos otomanos.
Una vez que comenzó la Primera Guerra Mundial, Lawrence se unió al ejército británico como oficial de inteligencia en El Cairo. Trabajó en un trabajo de escritorio durante casi dos años antes de ser enviado a Arabia en 1916, donde, a pesar de su inexistente entrenamiento militar, ayudó a dirigir expediciones de campo de batalla y misiones peligrosas detrás de las líneas enemigas durante los dos años de revuelta árabe contra los turcos.

T.E. Lawrence perdió a dos hermanos que también sirvieron en la Primera Guerra Mundial. A pocos meses de diferencia en 1915, dos de los hermanos menores de Lawrence, Frank y Will, fueron asesinados luchando en el Frente Occidental. La culpa que Lawrence sentía por su trabajo de escritorio seguro en El Cairo cuando millones de personas murieron en las líneas del frente lo impulsó al campo al estallar la revuelta árabe en 1916.

La fama de Lawrence no llegó hasta después de la guerra. Sobrecogidos por los millones de vidas perdidas en el frente occidental, las hazañas de Lawrence fueron en gran parte desconocidas al final de la Primera Guerra Mundial en 1918. Era una figura tan desconocida que incluso los turcos, que tenían una recompensa por su cabeza, no sabían qué. él se veia como. Sin embargo, cuando el corresponsal de guerra estadounidense Lowell Thomas inició una gira de conferencias en 1919 sobre su trabajo en Oriente Medio, sus fotografías y películas de “Lawrence de Arabia” transfiguraron al público y transformaron al coronel británico en un héroe de guerra y una celebridad internacional.

Lawrence era un ávido motociclista; era propietario de siete diferentes Brough Superior, apodados “Rolls-Royce of Motorcycles”. En la mañana del 13 de mayo de 1935, Lawrence recorrió la campiña inglesa en su motocicleta Brough Superior SS100.
De repente, vio a dos niños en bicicleta en el estrecho camino rural y se desvió para evitarlos. Sin embargo, cortó una de las bicicletas y fue arrojado hacia adelante por encima del manillar. Lawrence nunca se recuperó de sus lesiones cerebrales masivas y murió a la edad de 46 años el 19 de mayo.
El aventurero se negó a recibir un título de caballero. El rey George V convocó a Lawrence al Palacio de Buckingham el 30 de octubre de 1918. Lawrence esperaba que la audiencia privada discutiera las fronteras para una Arabia independiente, pero en cambio el rey deseaba otorgar un título de caballero a su súbdito de 30 años.
Creyendo que el gobierno británico había traicionado a los árabes al renegar de una promesa de independencia, Lawrence le dijo en voz baja al monarca aturdido que estaba rechazando el honor antes de darse la vuelta y salir del palacio.

Lawrence trabajó para Winston Churchill. En 1921, el futuro primer ministro se convirtió en secretario colonial y empleó a Lawrence como asesor en asuntos árabes. Los dos hombres crecieron para admirarse y se hicieron amigos de por vida.

Luego de la Primera Guerra Mundial, volvió a alistarse bajo nombres supuestos. Después de completar su servicio diplomático bajo Churchill, Lawrence regresó al ejército en 1922 al alistarse en la Royal Air Force. Pero en un intento por evitar el brillo de la celebridad, lo hizo bajo un seudónimo: John Hume Ross.
Meses más tarde, la prensa reveló su secreto, y fue dado de alta. Posteriormente, Lawrence se alistó como miembro privado en el Royal Tank Corps, pero bajo el nombre falso de Thomas Edward Shaw, un guiño a su amigo, el famoso escritor irlandés George Bernard Shaw. Posteriormente, Lawrence publicó una traducción al inglés de Homer´s Odyssey bajo el seudónimo de T.E. Shaw y mantuvo el nombre asumido hasta su muerte.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 19, 2019


 

Edward and Wallis

Share

 

¿Solo en Hollywood? No. Después de gobernar por menos de un año, Eduardo VIII se convierte en el primer monarca inglés en renunciar voluntariamente al trono. Eligió abdicar después de que el gobierno británico, el público y la Iglesia de Inglaterra condenaron su decisión de casarse con la divorciada estadounidense Wallis Warfield Simpson. En la tarde del 11 de diciembre, pronunció un discurso de radio en el que explicó: “Me ha resultado imposible llevar la pesada carga de la responsabilidad y cumplir los deberes del rey, como desearía hacer, sin la ayuda y apoyo de la mujer que amo ”. El 12 de diciembre, su hermano menor, el duque de York, fue proclamado rey Jorge VI.

Edward, nacido en 1894, era el hijo mayor del rey Jorge V, quien se convirtió en el soberano británico en 1910. Todavía sin casarse cuando se acercaba a su 40 cumpleaños, se codeó con la moderna sociedad londinense de la época. En 1934, se había enamorado profundamente de la socialista estadounidense Wallis Warfield Simpson, quien estaba casada con Ernest Simpson, un empresario inglés-estadounidense que vivía con ella cerca de Londres. Wallis, quien nació en Pennsylvania, se había casado previamente y se había divorciado de un piloto de la Marina de los Estados Unidos. La familia real desaprobó a la amante casada de Edward, pero en 1936 el príncipe tenía la intención de desposar a la señora Simpson. Antes de que pudiera discutir esta intención con su padre, George V murió, en enero de 1936, y Edward fue proclamado rey.

El nuevo rey se hizo popular entre sus súbditos, y su coronación estaba programada para mayo de 1937. Su relación con la señora Simpson se informó en los periódicos estadounidenses y de Europa continental, pero debido a un acuerdo de caballeros entre la prensa británica y el gobierno, el asunto fue mantenido fuera de los periódicos británicos. El 27 de octubre de 1936, la Sra. Simpson obtuvo un decreto preliminar de divorcio, presumiblemente con la intención de casarse con el rey, lo que precipitó un gran escándalo. Para la Iglesia de Inglaterra y la mayoría de los políticos británicos, una mujer estadounidense dos veces divorciada era inaceptable como una posible reina británica. Winston Churchill, entonces un conservador casi desconocido, fue el único político que apoyó a Edward. A pesar del frente aparentemente unido contra él, Edward no podía ser disuadido. Él propuso un matrimonio morganático, en el que a Wallis no se le otorgarían derechos de rango o propiedad, pero el 2 de diciembre, el Primer Ministro Stanley Baldwin rechazó la sugerencia por poco práctica. Al día siguiente, el escándalo estalló en las portadas de los periódicos británicos y se discutió abiertamente en el Parlamento. Sin resolución posible, el rey renunció al trono el 10 de diciembre. Al día siguiente, el Parlamento aprobó el instrumento de abdicación y el reinado de Eduardo VIII llegó a su fin. El nuevo rey, Jorge VI, convirtió a su hermano mayor en el duque de Windsor. El 3 de junio de 1937, el duque de Windsor y Wallis Warfield se casaron en el Château de Cande en el Valle del Loira de Francia.

Durante los siguientes dos años, el duque y la duquesa vivieron principalmente en Francia, pero visitaron otros países europeos, incluida Alemania, donde los funcionarios nazis lo honraron en octubre de 1937 y se reunieron con Adolf Hitler. Después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, el duque aceptó un puesto como oficial de enlace con los franceses. En junio de 1940, Francia cayó ante los nazis, y Edward y Wallis fueron a España. Durante este período, los nazis inventaron un plan para secuestrar a Edward con la intención de devolverlo al trono británico como un rey títere. George VI, al igual que su primer ministro, Winston Churchill, se oponía firmemente a cualquier paz con la Alemania nazi. Desconociendo el plan de secuestro pero consciente de las simpatías nazis de Edward antes de la guerra, Churchill le ofreció apresuradamente a Edward la gobernación de las Bahamas en las Indias Occidentales. El duque y la duquesa zarparon de Lisboa el 1 de agosto de 1940, escapando por poco de un equipo de SS nazi enviado para apoderarse de ellos.

En 1945, el duque renunció a su puesto, y la pareja se mudó a Francia. Vivían principalmente en París, y Edward hizo algunas visitas a Inglaterra, como para asistir a los funerales del rey Jorge VI en 1952 y a su madre, la reina María, en 1953. No fue sino hasta 1967 que el duque y la duquesa fueron invitados por la familia real para asistir a una ceremonia pública oficial, la inauguración de una placa dedicada a la reina María. Edward murió en París en 1972, pero fue enterrado en Frogmore, en los terrenos del Castillo de Windsor. En 1986, Wallis murió y fue enterrada a su lado.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 10, 2018


 

LA SIMIENTE VERNÁCULA EN LOS AMIGOS DE PRISIONERO EN ARGENTINA

Share

 

 

 Dr. Carlos del Señor Hidalgo Garzón

(Veterano Guerra de Malvinas)

 

Que hermoso, es leer o escuchar, al que escribe o al que canta, con el alma y mitra de la razón poética y ancestral.

Que hermoso que es encontrarse en una estrofa, verso o rasguido de guitarra o caja

empolvada de Amor, el más puro y el más noble, el de la Tierra.

Que hermoso, es poder recibir en frescura o dolor, lo profundo del que siente y dice con o sin almíbares sin egoísmos ni falsa viveza.

Que hermoso, es encontrarnos, unidos por los sentimientos, aquello que bastardeado, se ha transformado en pasión malsana y vorágine del deshonor y los sinvergüenzas.

Que hermoso, cuando los soldados, vuelven al fogón Patrio, sin rencor – con dolor pero asumidos, de esa santa religiosidad, que da  el haber compartido, el sufrimiento, la metralla , la sangre y la pólvora.

Que hermoso, escuchar a un Ariel, a un Hugo, a un Claudio y muchos más, inolvidables por cierto, encontrarnos en el centro de la “plaza de armas” de los recuerdos de la fe y la confianza en el codo a codo del fuego de intercambio con el enemigo. Ellos lo dicen mejor que yo. Son sinceros y capaces de ponerle letra y música.

Que hermoso es sentir en la lejanía, la proximidad tibia del amigo, en conjunción con la deflagración y el miedo, convertidos en vida y revida, al son de los latidos del corazón caliente y la mente fría. Y haber enfrentado y estar ahora dando TESTIMONIO.

El sentimiento del soldado, que se llama camaradería, es del que compartió en antigüedad la “cámara” o sea el último reducto de una ciudadela, concibiendo y muriendo unos y otros. SON LOS MAYORES SENTIMIENTOS – AMEN DE LA GRATITUD – por ello hoy quiero darles a ellos y a todos los que la canalla, nos mantienen para la fragua de la iniquidad y por aquellos, que dejaron este pequeñito mundo SIN JUSTICIA, PERO CON LA PAZ ENHEBRADA DEL SENTIR LA SERENIDAD DE QUIEN NO ESQUIVÓ BALAS NI DEJO QUE SU TRIPA – FUERA Y EL NO LOS ARRASTRARA”

Les dejo este modesto Tributo, a la belleza varonil del que sabe decir diciendo o haciendo sonar un instrumento, la Patria como la misma esencia que nos enhebra.

Abrazo “et semper ad astra”

Carlos del Señor Hidalgo Garzón

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 9, 2018


 

NUESTRA PATRIA HOY

Share

 

 

Por el General Eduardo Rodolfo Cabanillas.

 

 

Estoy preso desde el año 2006 y siempre sigo escuchando que está instalada en la sociedad que un grupo de militares se levantaron y se dedicaron a matar a jóvenes idealistas porque tenían ideas distintas, ahí comenzó mi calvario, la izquierda siguiendo las ideas de Gramsci decidió establecer nuevas pautas culturales y así manejar la sociedad para tomar el poder, y el inicio fue negando la existencia de una guerra, como si la guerra revolucionaria que ellos iniciaron no fuera tal.
Se escribían libros explicando como se caerían las democracias y se establecería la revolución universal del comunismo.” hoy en día el terrorismo constituye una agresión extranjera contra las democracias. Ya no se trata de un enemigo interior, sino de una amenaza exterior. Las medidas que hay que adoptar han dejado de ser medidas de represión: son medidas de defensa.” (El rechazo del estado, sudamericana-planeta, pág. 150) Por esta causa las democracias del mundo entero utilizan sus fuerzas militares para combatirlo.
Cuando el frente sandinista de liberación tomó Nicaragua se conocieron varias fotos con la presencia de dirigentes “montoneros” (Firmenich; Vaca Narvaja; y Perdía, entre otros) y del ERP (Gorriaran; María Seoane, etc.) y todos ellos integrando el movimiento genocida de los sandinistas.
Lon montoneros, el ERP, las FAR, El MTP, etc. Tenían el objetivo de establecer una “revolución según el modelo cubano” o sea del tipo comunista, una tiranía totalitaria, violación de todo los DDHH, fusilamientos, torturas, encarcelamientos sin juicio por décadas y en condiciones infrahumanas y otras perversidades que se le ocurrieran.
Los ejemplos sobran, en Cuba, en Rusia, en Hungría, en Vietnam, etc. al tomar el poder asesinaron sin juicio a todos los que consideraron “enemigos potenciales de su revolución” y ahí estaban estos que intentan hacer creer que fueron perseguidos y combatidos por pensar distinto, hablo de los montos y los erpianos que están al servicio de la revolución comunista internacional agregando hoy al resto de la izquierda marxista y a los Kirchneristas totalmente ideologizados que robaron y hoy dicen ser víctimas inocentes. Ni hablar de diálogo, solo confrontación, es imposible entablar un diálogo político fecundo y constructivo, nos cuesta enormemente sentarnos a conversar con quienes tiene ideas distintas de las nuestras tratando de encontrar zonas de coincidencia o de interés común. Falta espíritu de diálogo, nos resulta mucho más fácil alentar el ánimo de confrontación exacerbando las discrepancias. El grado de violencia de los terroristas había llegado a tal punto que el 16 Dic 75 se expresó; “ante la lucha total sofisticada y compleja, despiadada, diabólica y criminal promovida por la subversión armada, queda una sola alternativa: el exterminio total del enemigo” Ese era el clima de esos años y se dieron órdenes desde el gobierno constitucional y justicialista de “aniquilar la subversión” y dar intervención a las FFAA.
Lo que es una verdad histórica irrebatible es que “la guerra terrorista” la empezaron el ERP. Montoneros, FAR, FAP etc. Que agredieron a un gobierno constitucional y que nuestra reacción fue en legítima defensa y es un principio básico de la civilización occidental republicana distinguir la agresión de la legítima defensa. Si después de la segunda guerra mundial se hubiese seguido la idea de Baltazar Garzón, Verbitsky, Bonasso, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner, Zaffaroni y otros que hoy se llaman garantistas, en Nüremberg se hubiera condenado a Churchill y a Roosevelt a sus Fuerzas Aéreas y a sus militares en general por los bombardeos de las ciudades alemanas y japonesas.
La guerra es un exceso en sí misma y la confusión actual viene por la constante negación de la guerra revolucionaria que ellos mismos proclamaron e iniciaron.
En nuestro País rige la táctica de la confrontación permanente y de la descalificación del adversario, se exacerban las divisiones políticas y sociales y se viven reviviendo los enconos del pasado alentando los enfrentamientos y en culpar de todos los males a las instituciones que tuvieron algún protagonismo en otros tiempos, se supone que gobernar es confrontar, destruir al enemigo y/o plantar encrucijadas y antinomias de la que solo puede salirse con la derrota total del otro bando y nadie habla del grave daño que se le está infiriendo a la Nación.
En un País que tiene por debajo de la pobreza tanta gente resulta inaceptable que se siga utilizando la confrontación y la provocación como tácticas para acumular poder,
Solo cuando el diálogo sereno sustituya a la conflictividad permanente y cuando existan políticas del estado compartidas por todos los sectores podemos hablar de una Argentina con madurez y con plena responsabilidad cívica.

 

EDUARDO RODOLFO CABANILLAS

GRL DIV RETIRADO

PRESO POLITICO