¿Cuánto tiempo puede sobrevivir el coronavirus en las superficies?

Share

,

Según lo que se sabe sobre enfermedades similares al coronavirus, los expertos en infecciones dicen que el nuevo brote del virus, llamado COVID-19, se transmite principalmente de persona a persona al toser o estornudar. El contacto con materia fecal de una persona infectada también puede transmitir el virus.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. dicen que es posible que una persona se infecte al tocar una superficie u objeto que tiene el virus y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos.

Un análisis de 22 estudios anteriores de enfermedades similares al coronavirus, incluidos el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y el Síndrome Respiratorio de Medio Oriente (MERS) publicado en línea este mes en el Journal of Hospital Infection, concluyó que el coronavirus puede seguir siendo infeccioso en superficies inanimadas por hasta nueve días a temperatura ambiente. Sin embargo, pueden quedar rápidamente inactivos utilizando desinfectantes comunes, y también pueden disiparse a temperaturas más altas, escribieron los autores. Sin embargo, aún no está claro si el nuevo coronavirus se comporta de manera similar.
“En el cobre y el acero es bastante típico, son casi dos horas”, dijo el jueves el director del CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades), Dr. Robert Redfield, a los legisladores estadounidenses, refiriéndose a cuánto tiempo puede estar activo el nuevo coronavirus en ese tipo de materiales. “Pero diré que en otras superficies, cartón o plástico, es más largo, por lo que estamos viendo”.
La agencia dijo que es probable que exista un riesgo muy bajo de propagación de productos o embalajes que se envían durante un período de días o semanas a temperatura ambiente.
Una portavoz de los CDC, en un comunicado enviado por correo electrónico, dijo que la agencia aún está investigando qué tan contagioso puede ser el virus cuando se deposita en superficies cotidianas más comunes.
La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) dijo esta semana que no tiene evidencia de que COVID-19 haya sido transmitido desde productos importados, pero la situación sigue siendo “dinámica” y la agencia dijo que evaluará y actualizará la orientación según sea necesario.

“El gran mensaje importante para llevar a casa es que esta es probablemente una pequeña proporción de la transmisión de virus respiratorios”, dijo el Dr. Timothy Brewer, profesor de epidemiología y medicina en la Universidad de California, Los Ángeles. “En la comunidad, estos virus probablemente no sobreviven por mucho tiempo en las superficies”.
Brewer explicó que tales virus tienden a sobrevivir más tiempo en ambientes de baja temperatura y baja humedad, “es por eso que se ven muchos virus respiratorios durante el invierno”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 1, 2020


 

YO QUIERO LA JUSTICIA QUE TIENE EL EX JUEZ EDUARDO FREILER

Share

.

EL PERSEGUIDO QUE NO PUDIERON ALCANZAR

  Por CLAUDIO KUSSMAN

¡Aleluya! La Justicia Federal argentina que jamás se equivoca, en forma sagaz y rápida el 28 de febrero cerró la causa que por enriquecimiento ilícito había contra el juez camarista (al momento de su imputación) EDUARDO FREILER, conspicuo vecino de la Quinta Presidencial en Olivos. Como todos sabemos en el país hay una justicia para nosotros los adultos mayores imputados por los bien o mal llamados delitos de lesa humanidad. Es la que mediante inferencias nos detiene durante 8 o más años en prisión preventiva y si sobrevivimos y llegamos a juicio nos condena a como dé lugar, porque así lo dispuso la tan mentada “política de estado” impuesta por los miembros de todos los partidos políticos. Hay otra para quienes, siendo gente del llano, víctimas de hechos calamitosos y aberrantes la buscan y en gran mayoría no logan encontrarla. Una y otra vez chocan contra las enseñanzas zafaronianas, en las que el delincuente es una “victima” de esta sociedad cruel. Finalmente, la tercera y la vencida es la que le aplican a FREILER y a tantos como él. En ella el poder político, actúa igual que la iglesia católica apostólica romana, que con algunos padrenuestros absuelve al pecador. En este caso, esté quien esté en el gobierno, también lo transforma en  jubilado de privilegio. ¿Dígame, no es una maravilla para esos togados tan dueños de la memoria, verdad y justicia? Por supuesto yo tendría que querer una justicia, justa, independiente, honesta, ejemplar, equitativa, igualitaria y etcéteras de otras virtudes que se dan en algunas naciones medianamente serias. Pero esa dama en Argentina está ausente, entonces entre la que me está matando y la de el gran FREILER me quedo con las ganas de tener la de él. Pero a poner las “barbas en remojo”, si se llega a dar lo de la renuncia de unos 300 jueces que anticiparían su retiro por temor a perder su vocación a los beneficios de la buena jubilación, veremos un “nuevo” poder judicial. Eso sí, a no quejarse porque entonces extrañaran a los “administradores de justicia” como: EUGENIO ZAFFARONI, FRANCISCO TROVATO, JUAN JOSE GALEANO, FEDERICO EFRAÍN FAGGIONATO MÁRQUEZ, CARLOS LIPORACE, OSCAR HERGOTT, NORBERTO OYARBIDE, RAUL REYNOSO, CARLOS ROZANSKI, el mismo EDUARDO FREILER  y muchos, muchos más. SERÁ JUSTICIA.

 

https://www.pagina12.com.ar/250139-la-camara-federal-cerro-la-causa-con-la-que-perseguian-al-ex
La casa de Freiler en Olivos, frente a la Quinta Presidencial, uno de los bienes por el que lo persiguieron.

LA JUSTICIA FEDERAL ARGENTINA

El perseguido ex juez Eduardo Freiler

El juez Freiler, cheques, autos y lavado de dinero

Freiler
Liporace
Zaffaroni
Hergott
Trovato
Oyarbide
Galeano
Reynoso
Faggionato Márquez
Rozanski

…y muchos, muchos más.

 

Claudio Kussman

Comisario Mayor (R) 

Policía Pcia. Buenos Aires

Marzo 01, 2020

claudio@PrisioneroEnArgentina.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 1, 2020


 

¿HASTA CUANDO SOPORTARÁ LA PRESIÓN EL ABOGADO FERNÁNDEZ?

Share

.

Si bien el gobierno de los Fernández, comparten el principio de “Hacemos lo que queremos”, en muchos sectores nacionales e internacionales (seguridad, FMI, pobreza, violencia,), la oposición se manifiesta cuando se habla de “presos políticos”. Hay dos puntos de vista en la cumbre del Estado.

Los desafíos a la autoridad del Presidente Fernández, la presión constante de sus “aliados ideológicos”, una oposición sin reservas de algunos de sus ministros, de gobernadores y ministros provinciales, ponen en juego la seguridad jurídica, el orden público y la política de lucha contra la corrupción del actual gobierno.

El abogado Fernández se encuentra solo para afirmar que no hay presos políticos, pero si Detenciones arbitrarias, y no se opone al nefasto proyecto de una ley sobre un llamado negacionismo. Los enemigos del presidente están en el interior de su gabinete y entre sus aliados políticos. La oposición es ellos mismos.

Cristina Fernández
Máximo y Florencia Kirchner

Con el objetivo de sacar de las cárceles los delincuentes políticos, que evidentemente no son presos políticos, anular las imputaciones en curso de toda la banda K, que incluye a la propria vice-presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y sus hijos Máximo Kirchner y Florencia Kirchner, todos los medios son utilizados para lograr sus objetivos (no olvidar al asesinado Fiscal Nisman). El mas contundente, es el llamado de atención que realizo el juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Eugenio Zaffaroni: “Alberto sabe perfectamente las soluciones que existen”, pero lo grave es la amenaza dirigida a los jueves de la Nación sin reacción del Poder Judicial. El ex Juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, expreso que : “No podemos tolerar que un grupito de jueces meta presa a personas que no debería estarla” (Clarin 16 de febrero de 2020). Y el aliado D’elia, declara que : “impusieron la prepotencia, la avaricia de los traidores” (La Nación, pagina 12,  16 de febrero de 2020).

Las opciones del Presidente Fernández son muy limitadas, concede las reivindicaciones de los sectores que reclaman la libertad de sus “presos políticos”, o instala una guerra con el clan Kirchnerista. El profesor de derecho, Fabiola y Dylan decidirán que camino seguir. La sombra de su sombría vicepresidenta es visible, hasta los perros huelen la traición.

Mario Sandoval

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 1, 2020


 

Notas Más Vistas → Febrero 29, 2020

Share

Las noticias más leídas en PrisioneroEnArgentina.com. Las más comentadas, las más polémicas. De que está la gente hablando…

REINICIO Febrero 24, 2020 00.00 HORAS –
HORA DE CONTROL Febrero 29, 2020 23.22 HORAS

HOME     2,995,912

  FORD MUSTANG DT FASTBACK 1968…   702,401

  MÁS ALLÁ DE LA FRONTERA, EL OTRO …    697,108

  EL COMANDANTE YANKI I    355,483

  Curiosidades sobre Harrison Ford     352,456

  Juán Perón elegido en Argentina     278,367

 El Bunge que apenas conocí     197,947

  City 40     194,154

  EL COMANDANTE YANKI III    148,452

  El Informe Semanal de Mario Sandoval…     143,964

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 29, 2020


 

“O llevarás luto por mí” (1)

Share

.

CRONOLOGÍA ARGENTINA

 

  Por Enrique Guillermo Avogadro

 

“Los indicadores no caminan en la dirección que señalan. La señal indicadora no es responsable de nuestra decisión”.

John le Carré

Cronológicamente, el miércoles terminó el carnaval; sin embargo, en esta curiosa Argentina que nos toca vivir, la murga K sigue con los saltos violentos y los agresivos bailes que están convirtiendo a nuestra pobre República, ya tan deteriorada, en cenizas. Lo hace buscando la indemnidad de su jefa, que confiesa su pretensión de ser absuelta por la historia.

Uno de episodios más recientes fue la derogación del decreto referido a los testigos protegidos, algunos de los cuales son los arrepentidos en las causas de corrupción que afectan tanto a la Vicepresidente, y la transferencia del programa al Ministerio de Justicia, cuyo segundo, Juan Martín Mena, es uno de los imputados: pusieron a los ladrones a cuidar a quienes los denunciaron; a partir de ahora, no habrá involucrados en el latrocinio público que confiesen sus crímenes y delaten a sus cómplices. 

Nora Cortiñas y otros con el presidente Alberto Fernández

El otro, más grave aún, es el proyecto ley de modificación del régimen jubilatorio de los jueces y fiscales, que fue malparido con forceps y escándalo en Diputados, con un quórum alcanzado con la presencia de Daniel Scioli, que agregó así a su frondoso prontuario la cucarda de “diputrucho”. El objetivo del adefesio es producir –como han confirmado quienes ya renunciaron- la inmediata generación de 400 nuevas vacantes que intentará llenar el kirchnerismo, que tampoco dudó en retirar los 180 pliegos enviados al Senado por Mauricio Macri para cubrir algunas de las ya existentes.

En un país como el nuestro, en el cual uno se entera si es rico o pobre por el diario del día siguiente, resulta injusto calificar de egoísta y cobarde la conducta de quienes, privilegiando su interés personal, se acojan al actual sistema pero, sin duda, corresponde elogiar a los que están dispuestos a continuar desempeñando su alta función en defensa de la República y la Justicia, aún cuando sepan que su situación se verá seriamente deteriorada cuando accedan a la jubilación; me refiero, en particular, a los camaristas federales Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia. ¡Aplausos para ambos!

Daniel Scioli, en el Congreso de la Nación

La preeminencia de Cristina sobre el groucho-marxista Alberto, pese a los denodados esfuerzos de éste por negarla, lo hace caer en permanentes contradicciones con sus propios dichos que obran en Youtube y recular en chancletas frente al anuncio de los futuros aumentos de transporte, combustibles y tarifas energéticas, dejando así pagando a su Jefe de Gabinete; mientras, sus afirmaciones acerca de los políticos presos son controvertidas públicamente por varios de sus ministros.

El Presidente, al que deseamos un más que improbable éxito en su gestión, dijo algo tan obvio como que todos los oficiales de las fuerzas armadas actuales nada tienen en común, por su edad, con aquéllos que se desempeñaron durante el gobierno militar de 1976/83 y sugirió que los argentinos debiéramos dar vuelta a esa página de nuestra historia. Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo, lo acusó de “negacionista” y, rápidamente, Alberto confirmó su condición de pusilánime cuando pidió ridículas disculpas y alegó haber sido malinterpretado.

Esa característica preanuncia quién resultará vencedor de la puja por el poder ya que, como se ha visto en estos ochenta días, la Vicepresidente no se limita a marcar la cancha sino que obliga a su socio político a respetar sus decisiones más disparatadas; ese “albertismo”, que algunos creímos ver nacer el 10 de diciembre, resultó en un aborto prematuro.

Sabina Frederic, Ministra de Seguridad con altos mandos de Gendarmería Nacional.

Así, no sólo los opositores sino hasta quienes votaron esta fórmula pegoteada pero ya se han desilusionado con las promesas de campaña u observan con repugnancia la renuncia a sus reclamos sindicales por parte de los hipócritas dirigentes gremiales, deberemos salir a la calle masivamente para poner un freno cívico a este disparate que pretende convertir a la Argentina en una infeliz réplica de los catastróficos experimentos castrochavistas, que tan demoledores han resultado para sus pueblos.

No se trata de refundar el “club del helicóptero”, tan caro al peronismo cuando está en el llano, sino de decir ¡Basta, hasta aquí llegamos! y, democráticamente resistir los nuevos avances que, sin duda, llegarán. Porque han aprendido de los nazis la forma de triunfar, aún cuando no tengan la mayoría del electorado, como tan bien explicara José Enrique Miguens en un artículo que cité hace poco.

Tampoco pretendo que se repitan aquí los vandálicas jornadas que está viviendo Chile, pero debemos tener claro que se producen porque su Presidente y el Gobierno han dejado solo al Cuerpo de Carabineros, algo similar a lo que ya ha sucedido aquí de la mano garantista de Sabina Frederic, nuestra Ministro de Seguridad. No sólo ha desarmado y desprotegido a las fuerzas policiales sino que se inclina, en todos los casos, por defender los presuntos derechos de los criminales.

La ciudadanía ya lo ha entendido, y de allí la proliferación de marchas que claman contra la renacida inseguridad cotidiana. Los narcotraficantes expanden sus negocios protegidos por la política desde las más altas esferas, y sus sicarios siembran de cadáveres nuestras ciudades, como bien saben los intendentes de los diferentes conurbanos, que reciben diariamente las protestas.     

Estamos transitando momentos cruciales para nuestro futuro, ya que se están llevando puesta a la República una vez más y, con todas nuestras fuerzas, debemos evitar que la única salida para nuestros hijos y nietos sea Ezeiza, como sucede en la trágica Venezuela, que ha visto partir a lo mejor de sus nuevas generaciones. ¿Estaremos a la altura de los acontecimientos o seguiremos en esta cobarde apatía y llevaremos definitivo luto por la Argentina que soñamos? En marzo deberemos despejar esa incógnita.

 

[i] Título de la novela de Dominique Lapierre y Larry Collins que, en 1967, contó la historia del torero Manuel Benítez, “El Cordobés”

 

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar
E.mail: ega1avogadro@gmail.com
Site: www.avogadro.com.ar
Blog: http://egavogadro.blogspot.com
Skype: ega1avogadro
Facebook: enrique guillermo avogadro
Twitter: @egavogadro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 29, 2020

FABIANCRISTO SUPERSTAR

Share

.

Por FABIAN KUSSMAN

Me aburre relatar anécdotas en orden cronológico (Excusa perfecta para ocultar que no recuerdo las fechas) por lo que esta crónica de adorar a mi mismo, engrandecer mi ego -si esto es posible- o usar personalidades en mi propio provecho comenzará con un simple Erase una vez en América, en un aeropuerto de Georgia, más precisamente en el Aeropuerto Internacional Harstfield-Jackson en Atlanta. Para aquellos que no conocen este campo de aviación, lo mas acertado es describirlo como una ciudad dentro de una ciudad. Es un edificio donde deambulan cerca de 350,000 personas por día sin contar empleados del lugar.

Docenas, centenas de restaurantes junto a salones de belleza, museos y galerías de arte se apilan ante los ojos visitantes. Mini-malls, hoteles y bares con un imitador de Frank Sinatra en cada esquina y un piano junto a la barra hacen más atractivo el paso por el aeropuerto.

El punto es que nada de estas facilidades reconforta cuando un vuelo es demorado y el cansancio no nos permite disfrutar de los ofrecimientos. Cuando la grata sorpresa de una nueva demora se reflejó en las pantallas de información, varios mentones rozaron el suelo. Fue como si Punxsutawney Phil (1) anunciara cuatro semanas más de invierno. Cinco horas más de dilación. Cinco horas más para matar o morir de aburrimiento.

Samuel Pack Elliott es un actor estadounidense. Su distintivo físico flexible, bigote grueso, voz profunda y resonante, y el acento occidental han llevado a papeles frecuentes como vaqueros y ganaderos. Sus elogios incluyen una nominación al Premio de la Academia, dos nominaciones al Globo de Oro, dos nominaciones al Premio Prime-time Emmy y un Premio de la Junta Nacional de Revisión al Mejor Actor de Reparto. Nacido: 09 de agosto de 1944 (75 años) · Sacramento, CA

Como buen antisocial, me gusta comer solo. El programa ideal sería un silencioso comedero acompañado de un libro de Bellow, Hitchens, Dawkins, Updike o Kasey, o una revista deportiva (si, así de extremista) y ravioles de espinaca -que hoy por hoy mi hija ha retirado del menú casero-. Comer y leer, con las disculpas a mis padres que bien me educaron y mal he asimilado. Pero, la vida no es como las películas de Disney. Un sujeto que modificaba su rostro como si se tratará de un pulpo alejándose de otro depredador marino ante cada mala noticia, me invitó a compartir un almuerzo tardío o una temprana cena porque no podía comer solo. ¿Y qué culpa tenía yo? ¿Por qué él no supo desobedecer a sus padres? Ante su insistencia, este hombre regordete de 40 años, de rostro rosado y brillante, sin brazos suficientes para acarrear todo su equipaje, cruzó un límite más. Cuando viajo, trato de hacerlo de la manera más cómoda posible. El teléfono en un bolsillo, la billetera en otro (No diré en cual) y tal vez un libro pequeño. Entonces, cuando este hombre al que llamaremos Eugene me pidió que le ayudara a portar una de sus maletas, giré mi cabeza para preguntar: ¿Y dónde está el piloto?

Hay una regla tácita que dice que, si al ingresar a un restaurante casi desolado y hay tres atractivas mujeres en la barra, hay que dejar cierto espacio personal -unos dos o tres metros- y ocupar el taburete correspondiente. Al mismo instante que una de las damas, en la cuesta final de sus treinta, me preguntaba si también estaba varado en Atlanta y de donde era, se hizo eco el grito de Eugene (que obviamente no había leído regla alguna) indicándome la agradabilidad de la mesa que había conseguido, a diez o quince metros de las personas de interés. De todas maneras, y pese a las interminables consultas de Eugene a la mesera sobre la manera de elaborar la comida, un diálogo entrecortado fluía desde la barra hacia nuestra mesa.

Sin embargo, todo se oscureció y una figura parecida a un holograma atravesó la puerta, caminando lentamente, pero con largas zancadas. Traje azul oscuro, cabellos tornándose color pimienta y el bigote, el nutrido bigote cubriendo una boca que nunca se sabrá si sonreía o se arqueaba. Pasó junto a las tres damas y saludó inclinando levemente la cabeza, tocando con la punta de sus dedos un imaginario sombrero. La primera mujer dejó caer su vaso y ni siquiera notó que se desintegró al encontrar el piso. La segunda dama permaneció inmóvil como la esposa de Lot, pero sin sal. ¿La tercera? No estoy seguro, pero apostaría que se orinó en sus pantalones.

– De todos los cabarets de ginebra en todas las ciudades del mundo, Sam Elliot entra en este. Tócala, Eugene, toca As Time goes by, otra vez… -alcancé a murmurar, tratando de romper el silencio.

En realidad, mis palabras fueron otras.

-Uno de los aeropuertos más grandes del mundo, con mil restaurantes, y el hijo de perra Sam Elliott tiene que entrar a este…

Sam Elliott retornó del baño, el cual seguramente usó para lavar sus manos, ya que los héroes esas cosas no hacen. Pasó junto a las mujeres regalando una leve sonrisa y consiguiendo el mismo resultado. Vaso. Congelamiento. Orina.

El gran vaquero se volvió hacia mí. Una vez más, meneó su cabeza exhibiendo una media sonrisa y con los ojos me dijo: “Puedo tener a cualquiera de estas chicas, pero voy a dejártelas a ti”. Sam Elliott siguió su camino y se perdió en los pasillos de la inmensa terminal.

Luego de esto, todo fue Sam Elliott. Sam Elliott y las esquinas de sus labios. Sam Elliott y su tupido bigote. Sam Elliott y su manera de caminar. Hasta el barman -ondeando un pañuelo blanco- me sugirió la retirada. Todo estaba perdido.

 

(1) Punxsutawney Phil es una marmota que vive en Punxsutawney, Pennsylvania. El 2 de febrero de cada año, la ciudad de Punxsutawney celebra la legendaria marmota con un ambiente festivo de música y comida. Durante la ceremonia, que comienza mucho antes del amanecer invernal, Phil sale de su hogar temporal en Gobbler’s Knob, ubicado en una zona rural a unos 3 km al sureste de la ciudad. Según la tradición, si Phil ve su sombra y regresa a su agujero, ha predicho seis semanas más de clima invernal.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 27, 2020


 

NEWMAN

Share

.

Una de las estrellas más famosas de Hollywood, la carrera de Paul Newman se extendió a lo largo de varias décadas. Ya sea que fuera visto como un galán de Hollywood o un talentoso intérprete, Newman apareció en película clásica tras película clásica. Sin embargo, no fue sólo que era un actor talentoso o exitoso. Newman era una figura muy respetada dentro de su círculo y en todo el mundo por su activismo y su filantropía.



Newman nació el 26 de enero de 1925 en Shaker Heights, Ohio. Su padre era descendiente de inmigrantes judíos de Hungría y Polonia, mientras que su madre era una inmigrante eslovaca desde el momento en que Eslovaquia pertenecía al imperio austrohúngaro.


A principios de la década de 1950, Newman hizo una prueba de pantalla para lo que se convirtió en la película de 1955 East of Eden. Perdió un papel en la película ante un actor magnífico seis años más joven que él. Este joven no era otro que James Dean, que tristemente murió en un accidente automovilístico antes de que East of Eden fuera exhibido. A raíz de la muerte de Dean, Newman fue elegido en dos películas (The Left Handed Gun y Somebody Up There Likes Me) que originalmente habían pensado para Dean.


Seis de las películas de Newman han sido consideradas “cultural, histórica o estéticamente significativas” por la Biblioteca del Congreso y están siendo preservadas como parte del Registro Nacional de Cine. Estas películas son Butch Cassidy and the Sundance Kid, The Sting, The Hustler, King: A Filmed Record… Montgomery a Memphis, Cool Hand Luke y Hud.


Uno de los talentos menos conocidos de Newman era su habilidad musical. Al igual que su contemporáneo, Clint Eastwood, Newman fue un consumado pianista de jazz y blues. Se alega que interpretó música junto a Sammy Davis Jr. y Dean Martin.


Algunos de los papeles cinematográficos que Newman rechazó a lo largo de su carrera fueron Quint in Jaws, Dirty Harry en Dirty Harry y Judah Ben-Hur en Ben-Hur.


Aparte de la actuación, Newman era un apasionado fan de las carreras de automóviles. Después de desarrollar este amor por primera vez cuando se estaba preparando para una película en 1969, Newman se convirtió en un corredor frecuente de coches, pasando el nombre de “P.L. Newman”. Incluso formó su propio equipo con el piloto de carreras profesional Bill Freeman. ¡Newman continuó compitiendo con coches en sus 80!

A principios de la década de 1940, Newman se alistó en la Marina de los Estados Unidos, entrenando como radioman y artillero trasero. Pasó parte de su servicio en unidades que entrenaron pilotos de combate de reemplazo y aviadores.


Newman se casó dos veces en su vida. Su primera esposa fue Jackie Witte, con quien estuvo casado de 1949 a 1958. Después de eso, se casó con la actriz Joanne Woodward. Los dos permanecieron casados durante casi 50 años hasta la muerte de Newman en 2008. Newman tuvo tres hijos con cada una de sus esposas (cinco hijas y un hijo en total).


Newman fue nominado a diez premios de la Academia durante su vida. Su primera nominación fue por actuar en el drama de 1958 Cat on a Hot Tin Roof. Su última nominación llegó casi 50 años más tarde, cuando fue nominado para su actuación en la película de 2002 Road to Perdition, que también fue la última vez que apareció físicamente en un largometraje.

Si tienes curiosidad por las otras ocho películas, eran Nobody’s Fool, Cool Hand Luke, The Verdict, Absence of Malice, Hud, The Hustler, The Color of Money (por la que ganó) y una nominación de producción para Rachel, Rachel.


Aparte de su carrera cinematográfica, Newman tenía su propia línea de productos alimenticios, principalmente consistente en aderezos para ensaladas y salsas de espaguetis. Y esta no era la aventura habitual de una celebridad en un negocio del que no saben nada. “Newman’s Own”, como se llamaba, ha ganado más de 100 millones de dólares. Durante su vida, Newman donó todas las ganancias que obtuvo de su compañía a la caridad.


Dadas todas las grandes películas que hizo a lo largo de su vida, la gente siempre ha tenido mucho con qué trabajar al debatir su película favorita de Newman. En cuanto al propio Newman, también se le preguntó cuál era su actuación favorita. Finalmente eligió Slap Shot, que no sólo contenía su actuación favorita, sino que también era la más divertida que tenía en una producción.


Mientras filmaba Absence of Malice, Newman se vio envuelto en una intensa competencia entre él y el director de la película, Sydney Pollack. Los dos hombres se enorgullecían de ser chefs gourmet, e instaron a Sally Field, la estrella de la película, a juzgar cuál de ellos era el mejor chef. La competencia se prolongó, sin embargo, cuando Field se cansó de las diversas comidas gourmet preparadas para su noche tras noche. Eventualmente, tuvo que rogarles que la dejaran ir a comer a los restaurantes locales, sólo por un cambio de ritmo.

Lamentablemente no sabemos quién terminó ganando en general, pero tenemos la sospecha de que el verdadero ganador fue lo que el restaurante le sirvió a Sally Field en su establecimiento.


Cerca del final de su vida, se rumoreó ampliamente que Newman estaba luchando con cáncer de pulmón, aunque no lo confirmó ni lo negó. El 26 de septiembre de 2008, Newman murió a la edad de 83 años, rodeado de su familia.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 29, 2020


 


 


 

El hombre que quebró la Iglesia Católica

Share

.

Cuando Martín Lutero escribió sus 95 tesis, envió una onda expansiva a través de la sociedad europea que, en última instancia, afectaría a todos los aspectos del pensamiento y la cultura occidentales. De repente, Occidente se dividió entre los críticos de Lutero y sus seguidores. A diferencia de los severos funcionarios de la Iglesia Católica Romana, Lutero se deleitaba en los aspectos terrenales de la vida humana; Lutero aceptó, si no necesariamente fomentaba, bebía, sexualmente y juraba como partes normales de la vida. Como él mismo dijo, a veces debemos “pegar un poco para reprender al diablo”. La historia religiosa puede ser sin duda un toque aburrido, pero Martín Lutero era cualquier cosa menos.

 

Martín Lutero nació el 10 de noviembre de 1483 en Eisleben, una ciudad en lo que ahora es Alemania. Fue nombrado Martín en honor a San Martín de Tours, cuyo día de fiesta coincidió con el bautismo de Lutero.

Nombrar a Martin Luther por St. Martin resultó ser una opción alarmantemente acertada. San Martín fue un soldado del ejército romano que se negó a luchar, creyendo que matar se oponía a sus valores cristianos. Martín Lutero también desafió a sus superiores romanos por asuntos de conciencia y creencias religiosas. Tanto San Martín como Martín Lutero hicieron públicas sus objeciones en la ciudad alemana de Worms.

Su nombre de nacimiento era, de hecho, Martin Luder. Algunos sospechan que lo cambió a Lutero porque parecía referirse a “eleutherios”, la palabra griega antigua para la libertad.

El padre de Lutero poseía varias minas exitosas y fundiciones de cobre, y estaba ansioso de que el joven Martin se convirtiera en abogado. Después de completar sus estudios en la Universidad de Erfurt, Martín Lutero entró en la escuela de derecho, pero se fue poco después para comenzar su vida como monje.

Al parecer, lutero fue incitado a entrar en el monasterio después de una experiencia cercana a la muerte. Perdido en una tormenta, oró a Santa Ana para que lo ayudara, prometiendo que se convertiría en monje si sobrevivía. La tormenta se aclaró poco después, y Martin dejó la escuela de derecho, con la intención de cumplir su promesa.

Esta no fue la única experiencia cercana a la muerte del joven Lutero. Dos años antes, había estado viajando a casa cuando su espada resbaló y le cortó la arteria principal de la pierna. Lutero estuvo peligrosamente cerca de sangrar hasta morir antes de que su herida fuera tratada.

Cuando era joven, Lutero se tomó la confesión muy en serio. A menudo confesaba durante horas a la vez, preocupado de que pudiera olvidarse de revelar algún pecado menor que había cometido. Incluso su sacerdote pensó que Lutero podría estar exagerando. Una vez, agotado por una de las sesiones de confesión maratoniana de Lutero, el sacerdote gritó: “Mira, hermano Martin, si vas a confesar tanto, ¿por qué no haces algo que valga la pena confesar? ¡Mata a tu madre o a tu padre! ¡Comete adulterio! Deja de venir aquí con pecados tan esponjosos y falsos.”

La “fiebre confesional” de Lutero parece estar en línea con un patrón de comportamiento religioso obsesivo o intrusivo. Lutero también sufrió compulsiones para maldecir a Dios y estaba plagado por “imágenes de la espalda del Diablo”.

Lutero entró en el monasterio agustino de Erfurt, Alemania, el 17 de julio de 1505. Rápidamente ganó un nombre para sí mismo como un teólogo serio y dedicado. En dos años fue ordenado por el Obispo de Brandeburgo. En 1508, fue invitado a enseñar teología en la Universidad de Wittenburg.

Además de su posición en la universidad, Lutero fue nombrado el vicario de Sajonia y Turingia en 1515, lo que lo hizo responsable de los once monasterios de su provincia.

Lutero hizo su primera y única visita a Roma en 1510. Le sorprendió lo que veía como una falta de piedad y de acuerdo con los principios de la Iglesia. Lo más sorprendente para él fue la rapidez de las misas. Dijo: “[Los italianos] realizan seis o siete misas en el tiempo me lleva decir una, porque ellos toman dinero para ello y yo no.” Siempre después, Lutero equipararía Roma con la corrupción y la hipocresía.

Era una práctica común en este momento que la iglesia vendiera indulgencias. La iglesia prometió que, por una pequeña cuota, una garantía podría ayudar a compensar los pecados cometidos en la tierra, acelerando así la ascensión al cielo. Básicamente, podrías comprar tu manera de salir del pecado. Lutero se opuso a las indulgencias, creyendo que no tienen base teológica.

Cuando el Vaticano, con la esperanza de recaudar fondos para mejorar la Basílica de San Pedro, envió un comisionado a Alemania para vender indulgencias, Lutero escribió una carta de protesta a su obispo. Esta carta formaría la base de las 95 Tesis de Lutero, e iniciaría la Reforma.

Contrariamente a la leyenda popular, es probable que las 95 tesis de Lutero nunca fueron clavadas en la puerta de la Iglesia de Todos los Santos en Wittenburg. Más bien, las Noventa y Cinco Tesis, o Disputa de Martín Lutero sobre el Poder y la Eficacia de las Indulgencias, fueron enviadas por correo a su arzobispo, Albrecht von Brandenburg, el 31 de octubre de 1517.

A veces, las ideas más innovadoras pueden provenir de los lugares menos inspiradores. Lutero sufrió estreñimiento crónico: por su propia admisión, una buena parte de las 95 Tesis fue escrita en el baño.

Después de la publicación de las 95 Tesis, Lutero fue ordenado a aparecer en Roma para enfrentar cargos de herejía. Cuando no apareció, fue excomulgado de la Iglesia Católica Romana. Lutero permaneció desafiante: quemó el aviso de su excomunión en una fosa del hospital de Wittenburg.

En 1521, Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, le pidió a Lutero que compareciera ante la Dieta de los Gusanos para declarar públicamente su apoyo u oposición a la Iglesia -para ser claros, una dieta es una asamblea, y Worms (gusano en ingés) es una ciudad, no tenía que comer un montón de gusanos-. En lugar de retroceder, Lutero reafirmó sus objeciones. Si bien la Dieta no pudo llevar a cabo ninguna acción contra Lutero, abogaron públicamente por su arresto y/o ejecución.

Temiendo que pudiera ser asesinado, los partidarios de Lutero fingieron su secuestro y lo escondieron.

Disfrazándose de caballero llamado Junker Jorge, Lutero fue establecido en el castillo de Wartburg por uno de sus partidarios, Federico III de Sajonia. Lutero permanecería en el castillo de Wartburg durante un año, esperando que pasara el peligro.

Lutero pasó la mayor parte de su tiempo escondido traduciendo la Biblia al alemán. Esto permite que el pueblo tome su religión en sus propias manos, en lugar de necesitar sacerdotes para explicárselo. Lutero trabajó obsesivamente en la traducción: traducir el Nuevo Testamento tomó a Lutero sólo 11 semanas.

Aunque el Edicto de Worms de 1521 publicó formalmente los escritos de Lutero, su traducción de la Biblia todavía vendía casi 3.000 copias. Tampoco eran baratos: cada libro costaba lo mismo que un ternero.

Lutero se convirtió en un escritor prolífico, y sus escritos fueron extremadamente populares entre el público masivo, un hecho que fue posible gracias al reciente desarrollo de la imprenta. Lutero escribiría más de 120 obras en su vida; uno, Sermon on Indulgences and Grace, vendió más de 14.000 copias en un solo año.

En la primera década después de la Reforma, uno de cada cuatro panfletos vendidos fue escrito por Martín Lutero.

Lutero se opuso a muchas enseñanzas de la Iglesia Católica Romana. Rechazó la autoridad del Papa y argumentó en contra de cualquier cosa que no se pudiera encontrar en las Sagradas Escrituras. Sin embargo, la mayor desviación de Lutero de la Iglesia fue su creencia en el principio de sola fide: que la entrada al Cielo se concedió basándose únicamente en la fe, y no podía garantizarse con penitencia, limosna o indulgencias. Es decir, no a los sobornos. 

El término “Luterano” fue acuñado por los críticos católicos romanos de Lutero. Los seguidores de Lutero en realidad se referían a sí mismos como “evangélicos”.

Las ideas de Lutero se extendieron por todas partes, incluso en monasterios y conventos católicos. En 1523, un grupo de monjas rompió sus votos y, con la ayuda de un simpático pescador, escaparon de su convento en Nimbschen. Una de esas monjas, Katharina von Bora, más tarde se convertiría en la esposa de Lutero.

Contra la tradición, von Bora, de 26 años, pidió la mano de Lutero en matrimonio. Lutero, entonces de 41 años, no se había sentido fuertemente atraído por la (ex) monja, y más apremiantemente, vivía bajo constante amenaza de ejecución o asesinato. Sin embargo, creía que su matrimonio “agradaría a su padre, que el Papa haría reír a los ángeles, y los demonios llorarían”.

Consideró a von Bora su igual intelectual y espiritual, y los dos tuvieron una unión feliz que resultó en seis hijos.

Lutero y su nueva esposa se mudaron a un monasterio renovado llamado el Claustro Negro, y Katharina inmediatamente tomó el control de la casa. Además de cuidar a Lutero, sus hijos, cuatro huérfanos adoptados y el sinfín de invitados que vinieron a conocerlos, también operó un hospital en el sitio.

El grado de control que se le ofreció a Katharina fue una fuente de ridículo para los críticos de Lutero, pero sirvió como un ejemplo de una unión sana, santa y clerical para los crecientes seguidores de Lutero.

Poco a poco, las ideas de Lutero comenzaron a afianzarse, comenzando con un esquema formal de las creencias luteranas pronunciadas en Augsburgo en 1530 y la organización de varios estados dirigidos por príncipes luteranos en la Liga Schmalkaldic en 1531. Las campanas sonaron para abrir las primeras iglesias luteranas en 1543.

En 1525, un grupo de reformistas inspirados por Lutero apareció en Wittenberg. Sin embargo, los Profetas Zwickau predicaron un evangelio mucho más radical que Lutero, incluida la creencia de que todos los hombres eran iguales. Los Profetas Zwickau agitaron a los campesinos al borde de la revolución, obligando a Lutero a denunciarlos en un panfleto llamado Contra las Hordas asesinas y ladrones de campesinos. Los Profetas Zwickau (en alemán: Zwickauer Propheten; también Zwickauer Storchianer) fueron tres hombres de la Reforma Radical de Zwickau en el Electorado de Sajonia en el Sacro Imperio Romano Germánico, que posiblemente estuvieron involucrados en un disturbio en la cercana Wittenberg y su reforma en evolución a principios de 1522.

Kris Kringle, uno de los muchos alias de Santa Claus, deriva de la humanidad alemana. El Christkind fue un Niño Jesús que entregaba regalos propuesto por Martín Lutero como una alternativa al San Nicolás de orientación católica. Los Christkind se aferraron a muchos católicos de todos modos y, después de un breve período cuando los Christkind y San Nicolás eran socios, se fusionaron en un solo personaje.

Lutero hizo otra contribución importante a la Navidad: según la leyenda, inventó el árbol de Navidad. Otras versiones de la historia dicen que fue el primero en poner velas encendidas en el árbol. Claramente, “seguridad contra incendios” no era una de las 95 Tesis.

von Bora
Martin Lutero

Lutero y el Papa tenían sus diferencias, pero podían estar de acuerdo en una cosa: el sol definitivamente giraba alrededor de la tierra. Después de haber leído el tratado de Copérnico sobre el sistema solar, Lutero respondió con una cita del Libro de Josué en la que Dios ordena al sol que se detenga durante todo un día. Copérnico, declaró Lutero, era “un tonto que iba en contra de la Santa Escritura”.

Desafortunadamente, Lutero no fue amable con el pueblo judío hacia el final de su vida. Claramente expresa en su tratado de 1543 sobre los judíos y sus mentiras, aboga por quemar sinagogas y apoderarse de la propiedad de los ciudadanos judíos. Los nazis usarían las palabras de Lutero sobre este tema para proporcionar una justificación religiosa conveniente para su cruel régimen.

Kristallnacht (la Noche de las Ventanas Rotas), generalmente reconocido como el inicio del Holocausto, ocurrió el 10 de noviembre de 1938. Fue el 395 aniversario del nacimiento de Martín Lutero.

A pesar de su prejuicio contra los judíos, Lutero era sorprendentemente tolerante con los musulmanes. Entendiéndolos como un enemigo de la iglesia católica, instó contra una Guerra Santa con los turcos en 1518. Lutero también denunció la prohibición del Corán.

Lutero era conocedor de la Iglesia Cristiana Ortodoxa Etíope y la consideraba más fiel a la concepción original del cristianismo que al catolicismo romano. Se había reunido con Michael el Deacon de la Iglesia Ortodoxa Etíope en 1534 y las prácticas ortodoxas etíopes influyeron en las propias ideas de Lutero en la configuración del luteranismo.

Lutero tradujo los textos de muchos himnos del latín al alemán y los tocó en su laúd. Lutero también era un compositor talentoso; entre sus composiciones está el himno “Una Fortaleza Poderosa es Nuestro Dios.”

Puede que haya sido un hombre santo, pero Martín Lutero era famoso por el lenguaje sucio. Una declaración hecha más adelante en su vida es característica: Lutero dijo: “Soy un s*** (excremento) maduro y el mundo es un a**hole (agujero del ano); pronto estaremos libres el uno del otro.

Los escritores católicos habían estado informando ingenuamente de la muerte de Lutero durante años en este punto. Una vez se anunció no sólo que Lutero había muerto, sino que su ataúd había sido exhumado y no había encontrado ningún cadáver. Supuestamente, en lugar de descomponerse, el cuerpo de Lutero fue afligido directamente al infierno. Por su parte, Lutero estaba muy entretenido por las historias.

Lutero pasó los últimos años de su vida sufriendo una serie de enfermedades, incluyendo tinnitus, cálculos biliares y angina de pecho. Dio su sermón final el 15 de febrero de 1546, y falleció sólo tres días después. En su lecho de muerte, escribió una última lección; decía: “Nadie puede haber consentido a los Santos Escritores lo suficiente a menos que haya gobernado iglesias durante cien años… somos mendigos: esto es cierto.”

A la luz de los intentos anteriores de los católicos romanos de fabricar historias en torno a la muerte de Lutero, su amigo cercano Justus Jonas estuvo presente en las últimas horas de Lutero para asegurar que toda la información que rodeaba la muerte fuera registrada con precisión y se dieron a conocer al público.

Mientras que otros reformadores siguieron, y con ellos, más sectas del cristianismo, la Iglesia Luterana continúa prosperando. Hoy en día, más de 70 millones de personas en todo el mundo se adhieren al luteranismo.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 29, 2020


 

Homenaje al Gral.  San Martin

Share

.

Por Dr. Jorge B. LOBO ARAGÓN

Quiero rendir homenaje a una de las figuras más desconocidas en el país siendo, seguramente, una de las que mejor se pueda gloriar ante el mundo. Me refiero al General Don José de San Martín, en el día de su  nacimiento hace 167 años. Puede sonar a paradoja que llame desconocido a un personaje cuyo nombre está puesto a ciudades, pueblos, calles, plazas, instituciones públicas y privadas a lo largo y lo ancho de todo el territorio na­cional y cuya memoria muchas veces se celebra con un feriado anual aun cuando los feriados  alguna vez fueron reducidos al máximo en considera­ción a lo  oneroso que resulta una interrupción masiva de las tareas. Sí, el nombre y la imagen tienen una presencia ubicua. Pero la realidad representada por ellos se esfuma en la nebulosa retórica de las efemérides. Sabemos, gracias a la machacona lección que se nos repite desde niños, que nació en Yapeyú, que es como el tuétano del territorio patrio; que fue llevado por sus padres a España, donde emprendió la carrera militar después de haber cursado el colegio de nobles; que participó en 1a batalla da Bailén; que en 1812 sintió el llamado de su patria lejana y volvió para liberarla; fundó la logia Lautaro, venció en el combate de San Lorenzo donde una bala derribó a su caballo que al caer le aplastó una pierna; hubo  de ser atravesado por la bayoneta de un soldado enemigo de no intervenir el sargento Cabral, quien a su vez recibió una herida mortal que le dio tiempo apenas para decir “muero con­tento, hemos batido al enemigo”. Su próxima empresa fue reem­plazar a Belgrano en Tucumán al frente del Ejército del Nor­te, ocasión que le inspiró el plan de dirigirse al Perú por el Pacífico. En Mendoza formó un ejército con el cual tramontó los Andes y obtuvo los triunfos de Chacabuco y Maipú sin más accidentes que el tropiezo en cancha rayada. Siguió su camino hasta Lima, se entrevistó con Bolívar en Guayaquil y envuelto por su propia gloria, asumió el gesto supremo de renunciar a su empresa para dejar un ejemplo a todas las generaciones de argentinos. Se fue a Francia llevándose a su pequeña hija para cuya formación dejó un ramillete de máximas ejemplares. Murió en Boulogne Sur Mer. En este relato se estereotipa la trayectoria de San Martín. Hay que sazonarlo con  algunas frases célebres y un conjunto de anécdotas que podrían conservarse numeradas, como se dice de los alemanes con respecto a los chistes de Frang y Fritz. Si éste es el padre de la patria, ahí está la explica­ción del vacío histórico en el que vive nuestro pueblo, que debe llenarse con lugares comunes, oratoria farragosa, reiterada declamación sobre el porvenir venturoso que nos espera. El modelo, pues, además de ser inoperante, puede actuar corno factor de perplejidad y confusión. El verdadero San Martín, el que escamotean los historiadores al servicio del régimen, no se parece a esta pintura burda pueril. La patria de  San Martín fue el imperio constituido por España y América. El apenas mencionó, por razones de trámite burocrático,  su nacimiento en las misiones jesuíticas. Jamás escribió el nombre de Yapeyú y quizás ni lo había oí­do. Por otra parte, desde los dos años vivió en Buenos Ai­res y antes de los siete fue llevado a España. De modo que sus recuerdos de infancia debieron ser tan vagos como las imágenes que cualquiera conserva de ese período de la vida. La verdadera aparición de San Martín sobre la escena histórica, el encuentro consigo mismo, se dio en la guerra de la Independencia, a la respuesta del pueblo español contra la invasión napoleónica. Entonces combatió en tierra y mar en España, en Portugal, en África; fue herido, se batió en la defensa de Cádiz, el último bastión independiente de la península. Cuando todo el territorio estuve ocupado por el invasor y sabiendo la idea de Napoleón de incorporar a su imperio las pose­siones españolas de América, se sumó a los americanos que habían combatido como él y decidieron proseguir en sus respectivos países la guerra de la independencia: Bolívar, Sucre O’Higgins, Carrera, Alvear, Iturbide, etc. Llegó a Buenos Aires cuando el territorio del Virreinato, menos Paraguay y el Alto Perú, ya estaba en poder de los patrio­tas. Vio que el foco por abatir era Lima y había que alcanzarlo por mar.  Allá se fue con un ejército formado por argentinos y chilenos y costeado por el gobierno de Chile. El Directorio, que había intentado volcarlo en la guerra civil, lo abandonó a sus propias fuerzas. Su gran ca­pacidad militar y diplomática le sirvió para apoderarse del Perú. Buscó la alianza de Bolívar para terminar con la resistencia realista que persistía en la zona montaño­sa entre Cuzco y Jujuy. Bolívar encontró razones para re­traerse en esa alianza y San Martín instó vehemente al gobierno de Buenos Aires para que abriera el frente por el sur que antes había cubierto Güemes y que le enviara ar­mas, hombres, dinero. Se interpuso la influencia de Rivadavia y toda colaboración le fue negada, No le quedaba otra salida que el retiro. Y así dejó el gobierno, no por el renunciamiento estúpido que se le atribuye sino para no dar el espectáculo bochornoso de la guerra civil. Fue a rumiar su derrota es Europa pero cuando la Confederación Argentina fue agredida por Francia ofreció su espada al gobierno de su patria, Y cuando la guerra fue con Francia e Inglaterra aliadas interpuso su autoridad profesional y moral para convencer a esas dos potencias que su prosecución no podía llevarlos al éxito. Saludó con entusiasmo la victoria, con salves de desagravio, ob­tenida por la perseverante firmeza de Juan Manuel de Rosas.  Después de haberlo dado todo por perdido, al final de su vida, llegó a consolidada la independencia a la cual, había consagrado su espada. Ese fue el ejemplo que nos legó. La independencia objetivo final, no las formas de go­bierno, no las Ideologías que son patrimonio de los parti­dos, resume la ejecutoria de San Martín.  De ese verdadero San Martín, vigente y actual y no el prospecto de museo con que se quiere confundir su biografía, para que nos olvi­demos de la soberanía.

Dr. Jorge Bernabé  Lobo Aragón

jorgeloboaragon@gmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 29, 2020


 

EN CAMPANA HAY PRODUCCIÓN DE CINE ▬☼▬ Primera entrega

Share

.

EN LA CIUDAD BONAERENSE DE CAMPANA, HAY PRODUCCION DE CINE

 

.

EL ULTIMO GRAN CAZADOR es una producción de cine independiente, que fuera realizada en escenarios de la zona y con actores locales.


La película narra la historia de un viejo cazador que, añorando sus mejores tiempos de caza, propone una caza muy particular.
La acción se desarrolla en escenarios naturales de Zárate, Campana y Lima, y representa un claro ejemplo de la creatividad y perseverancia del equipo de realización, la mayoría de los cuales ya ha participado en el primer largometraje policial realizado íntegramente en esa ciudad, “los dos mininos”.
En esta oportunidad, la trama gira en torno a la aventura e intriga que plantea la lucha por la vida, en un juego, a todo o nada.
Quienes sean amantes de la caza y la pesca y los buenos paisajes se sentirán atraídos por esta historia que, además de su atrapante trama, exhibe escenarios de gran belleza.


El elenco esta compuesto por actores y actrices de la zona, como también de nuestra vecina ciudad de Zárate. Entre ellos se destacan Romina Aciar, Andrea Panno, Hugo Nowotny, Germán Di Fiore, Juan Carlos López, Jorge Caramés, Sofía Herrera, Javier Marizaldi, Diego Carfagno, Carlos Valentino, Daniel Martinez, Marcelo Avigliano, y otros más.
Todos ellos dirigidos artísticamente por Héctor Herrera, quien además es el autor del libro/guion de la película, y dirección general de Daniel Pelayo.
La película fue realizada por DRP Producciones, y con la producción ejecutiva de Claudio Valerio.
Para que disfruten del film:

Esta entrega es una buena oportunidad para promover y apoyar las producciones de cine local, realizadas con gran entusiasmo y esfuerzo.

Claudio Valerio

.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 29, 2020


 

LA UP Y AFAVITA EN BRAGADO

Share

.
Tal como se anunciara oportunamente, con motivo de desarrollarse el 1er Plenario del Partido FE de la Ciudad de Bragado, su Presidente y Secretario de la Seccional 43 de UATRE, Sr Néstor Ariel CORIA, formuló una nueva invitación a ambas Organizaciones, a fin de expresar ante ese auditorio, un resumen de la misión, objetivos, finalidad y acciones de ambas. 

Con la presencia autoridades municipales, políticas, sindicales y familiares, las actividades se iniciaron en el cementerio de la ciudad, con el descubrimiento de una placa en homenaje a los dirigentes fallecidos.

Posteriormente la misma fue bendecida por el Rvdo. Padre Gustavo Sosa, de la Parroquia San Martín de Porres.

Finalizado este homenaje, y al término de la reunión sostenida por las diversas autoridades políticas, gremiales y sindicales asistentes al Plenario, se hicieron presentes para efectuar sus respectivas exposiciones, los representantes de la UP, de AfaVitA y la Sra. Jovina Luna, hermana del Soldado Clase 1954 Hermindo Luna, muerto heroicamente mientras defendía las instalaciones del RI Mte 29, ante el ataque terrorista el 05 de Octubre de 1975.

Asistieron al evento:

  • Intendente Municipal, Sr. Vicente GATICA.
  • Presidente del Partido FE y Secretario de UATRE – Seccional 403, Sr. Néstor Ariel CORIA.
  • Concejal por el Partido Fe, Sr. Sergio Alejandro PAEZ.
  • Secretaria de Presidencia y Juventud, Srta. Jennifer MASSA.
  • Secretario de Gestión de los Cuarteles de Bragado, Sr Alexis CAMUS.
  • Presidente del Bloque de Juntos por el Cambio, Profesor Fernando FRANZONI.
  • Familiares del fallecido dirigente de UOCRA, Sr. Roque DUARTE.
  • Secretario General de la UOM, Sr. Daniel ZENGA.
  • Presidente de Acción para el Desarrollo, Dra. Marita GELITTI.
  • Ex Diputado Acción para el Desarrollo, Sr. Marcelo ELÍAS.
  • Familiares del fallecido dirigente Sr. Abel FIGUERÓN.
  • Familiares del fallecido dirigente del Sindicato de Luz y Fuerza Sr. José MEDINA.
  • Concejal de Acción para el Desarrollo, Sra. Gladys BELÉN.
  • Presbítero Rvdo. Gustavo SOSA.
  • Presidente Comisión de Homenaje Permanente a la Memoria del Soldado Hermindo Luna, Sra. Jovina LUNA.
  • Presidente de AfaVitA, Cnl (R) Andrés FERNÁNDEZ CENDOYA.
  • Representantes de las Fuerzas Policiales y de las Fuerzas Vivas.
  • Miembro Fundador de la Unión de Promociones, Coronel (R) Guillermo César VIOLA.          

Referencias

Como es de conocimiento, los Boletines Informativos están a disposición en la WEB a partir del 10 del mes siguiente al de su emisión.

Se solicita tomar conocimiento de lo actuado, dando posteriormente la mayor difusión posible a este Mensaje.

Unión de Promociones.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 29, 2020


 

NOTICIAS VISITADAS ███ Febrero 28, 2020

Share

Las noticias más leídas en PrisioneroEnArgentina.com. Las más comentadas, las más polémicas. De que está la gente hablando…

REINICIO Febrero 24, 2020 00.00 HORAS –
HORA DE CONTROL Febrero 28, 2020 23.23 HORAS

HOME     2,606,149

  MÁS ALLÁ DE LA FRONTERA, EL OTRO …    679,982

  FORD MUSTANG DT FASTBACK 1968…   677,415

  EL COMANDANTE YANKI I    336,866

  Curiosidades sobre Harrison Ford     322,188

  Juán Perón elegido en Argentina     261,867

 El Bunge que apenas conocí     197,902

  City 40     188,522

  El Informe Semanal de Mario Sandoval…     143,778

  EL COMANDANTE YANKI III    143,668

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 28, 2020


 

TODOS SABÍAN DEL ACTO DEL 10 DE FEBRERO

Share
.
  Por ORLANDO AGUSTÍN GAUNA

Ahora todos se quieren hacer los distraídos y ponen cara de “yo no fui”. 

Pero todos sabían que el día lunes 10 de febrero a las 19 horas, íbamos a realizar en la plaza San Martín  un acto de homenaje al Oficial Ernesto Olivera y al Cabo 1° Roque Farias; miembros de la Brigada de explosivos de la ciudad de Rosario.  

Ambos fallecieron al explotar una bomba dejada en la vía publica por delincuentes terroristas y que ellos intentaban desactivar para evitar daños a terceros.

Al señor gobernador de la provincia se lo invitó a concurrir al acto con nota de estilo en la que se exponían los motivos del acto. La nota fue entregada el 17 de enero y el día del acto, a las 12,24 horas, mediante una llamada telefónica desde la gobernación me comunicaron a mi teléfono personal que el señor gobernador no podría concurrir al acto por tener otros compromisos contraídos con anterioridad. 

Al Ministro de seguridad también se lo invitó al acto. No recibimos ninguna respuesta  del ministro pero no puede negar que tenía conocimiento que se iba a realizar el acto, quienes lo organizaban y los motivos del mismo. 

Al señor jefe de policía de la provincia también se lo invitó a participar del acto. Y por tratarse se un homenaje a dos policías caídos en acto de servicio, con un plus de heroísmo, porque como miembros de la  brigada de explosivos, murieron cuando intentaban desactivar una bomba colocada en un moto vehículo dejado en la vía publica; se le solicito la participación de la banda de música de la repartición.

Días  después me confirmaron telefónicamente la participación de  dicha banda. 

Momentos antes de iniciarse el acto, me entregaron en mano, una nota del Señor Jefe de policía de la Provincia, justificando su inasistencia al acto.

También se cursó invitación al Señor Jefe de la Unidad Regional I, quien no dio ninguna respuesta a la invitación, pero no puede negar que tenía conocimiento del acto que se iba a realizar.

Ahora, ante el canallesco repudio al acto por organizaciones de izquierda y sus secuaces, a lo Poncio Pilatos, todos tratan de lavarse las manos; incapaces de gritar que no se podía negar la participación de la Banda de Música de la Policía, en un acto de homenaje a agentes de la Repartición, caídos en cumplimiento del deber.

Para muchos funcionarios de los gobierrnos provincial y municipal, los policías caídos en cumplimiento del deber, no merecen que el Estado les rinda homenajes, y cuando desde afuera del gobierno se realiza un acto en su homenaje, y se les “escapó la tortuga” y “sin querer” enviaron a participar del acto a la banda de música, buscan una “cabeza” para hacer rodar,declarando culpable a cualquier inocente de segunda línea.

En su portal, APROPOL nos informa:

Así la Directora General Claudia Baella deja su cargo UN DÍA ANTES DE CUMPLIR LOS TREINTA AÑOS DE SERVICIO.

En principio decimos desde APROPOL que repudiamos la actitud asumida por la conducción de la fuerza por motivos claros. El primero es reivindicar los homenajes a nuestros compañeros caídos en el cumplimiento del deber sin importar distinción.

Filialmente la funcionaria fue “relevada” del cargo y enviada a esperar destino a la División personal con otros cuarenta oficiales mas.

Por otra parte decimos con claridad que nuevamente “la cadena se vuelve a cortar por el eslabón mas débil” y ese es Baella. Orgánicamente la Banda de Música depende del Departamento Relaciones Policiales, donde es jefa la Directora General Claudia Baella, con lo cual JAMAS pudo haber brindado un servicio sin su autorización, y la del mismísimo Jefe de Policía Victor Sarnaglia, siempre fue así.

La ciudadanía tiene que saber el desprecio que sienten muchos funcionarios políticos, organismos que se dicen de “derechos humanos” y los grupos de izquierda, hacía los policías caídos en cumplimiento del deber. 

Acaso porque ellos nunca tendrán el coraje de dar la vida en cumplimiento del deber. 

¡¡¡DIOS Y LA PATRIA SE LO DEMANDEN!!!

Orlando Agustín Gauna
TE 0342 155036171 –

PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 28, 2020

EL COMANDANTE YANQUI ▬ Cuarta y Última Parte

Share

.

Su oposición al régimen se hizo más vocal. “Si algo me sucede, sabrán que los comunistas realmente se han hecho cargo”, le dijo a un periodista y le dijo a otro: “No sé cuánto tiempo duraré”.

Aún así, Viola Cobb, la secretaria, dice que Morgan no perdió por completo la fe con Castro: “Tenía la idea de que estaba esperando, y que cuando Fidel finalmente se diera cuenta de que los comunistas estaban asumiendo el control, haría sonar el silbato y William Morgan y Gutiérrez Menoyo y algunos de los otros lo ayudarían a rescatar al país “.

Morgan creía que Castro sería independiente y que nunca se arrodillaría ante nadie. El era anti-comunista y no había arriesgado su piel para quedar bajo las garras de los totalitarios.

El 19 de octubre, dos días después de que la Administración Eisenhower retirara a Philip Bonsal, su embajador en Cuba, presagiando el fin de los lazos diplomáticos, Morgan fue convocado a una reunión en el Instituto Nacional para la Reforma Agraria. Trajo un bolso hecho de piel de rana, un regalo para la esposa de uno de los funcionarios.

Eisenhower
Bonsal

Rodríguez y Morgan tenían planes esa noche, pero a las siete en punto no había regresado a casa. “Siempre fue puntual”, recuerda Rodríguez. Cuando sus premoniciones volvieron a toda prisa, dejó a los niños con su niñera y le dijo al conductor de Morgan que la llevara al instituto.

En la puerta del instituto, le gritó a un guardia: “¿Dónde está William?”

“William tuvo que ir a algún lado”, dijo.

“Necesito ver a William. Tengo que verlo.

“William dijo que deberías venir con nosotros”.

Los guardias comenzaron a rodear el auto y ella le dijo al conductor: “¡Ve! ¡Vamos!”

Se alejaron rápidamente, regresando a casa, pero los guardias de seguridad estatal pronto entraron por la puerta del apartamento. “Soy la esposa del comandante Morgan”, dijo, tratando de intimidarlos. Pero la empujaron a un lado y registraron el departamento, aterrorizando a las chicas, una de las cuales tenía dos meses y la otra catorce meses.

Olga Rodríguez se enteró de lo que le había sucedido a Morgan: al ingresar al instituto, había sido rodeado por la seguridad del estado y llevado a la sede del G-2. Jesús Carreras también había sido arrestado. Rodríguez tenía razón sobre los dos guardaespaldas en el departamento: eran espías.

Rodríguez no pudo obtener permiso para ver a Morgan, quien había sido detenido. Según un relato que Morgan escribió en prisión, que luego fue sacado de contrabando del país y obtenido por la C.I.A., los oficiales de inteligencia militar cubanos lo interrogaron. “Dije que solo hablaría con Fidel”, escribió Morgan. Durante casi un mes estuvo en régimen de aislamiento. Se enfermó violentamente y, temiendo que el gobierno intentara envenenarlo, vomitó para purgar cualquier toxina.

Después de un mes, fue trasladado a La Cabaña, la prisión con vista al puerto de La Habana. Varias veces, descubrió vidrio molido en su comida. Todavía se sentía extremadamente enfermo y le preguntó a otro prisionero si tenía algún medicamento para alivianar el intenso dolor. Cuando el hombre dijo que sí, Morgan suplicó: “Inyéctalo en mi brazo”. No confiaba en que los guardias lo hicieran. El hombre obtuvo una jeringa de un médico de la prisión e inyectó a Morgan la medicina.

En diciembre, Menoyo, quien dice que no había participado en el contrabando de armas en el Escambray, visitó a Morgan en La Cabaña. “Eres mi jefe y mi hermano”, le dijo Morgan. Menoyo, que había perdido a sus dos hermanos en la guerra, respondió: “Tú eres mi hermano”. Se abrazaron.

No mucho después de que Menoyo salió de la prisión, él y una docena de miembros del Segundo Frente huyeron del país, en tres pequeños buques pesqueros, y se dirigieron a América.

El 31 de diciembre, a Rodríguez, que había sido puesta bajo arresto domiciliario, se le permitió ver a su esposo. Las ratas corrían por los rincones de la abarrotada sala de reuniones. Aunque no quería molestar a Morgan, le dijo que la tenían prisionera en su casa y que tenía poca agua o comida. “Nadie tiene permitido verme”, dijo. “Los bebés están enfermos”.

Morgan la instó a huir, a sacar a los niños de Cuba antes de que fuera demasiado tarde. “Si puedes, ve a Toledo”, dijo. “Mi madre te ayudará”.

Él la tomó de la mano. “Todo va a estar bien”, dijo. Pero Rodríguez, que rara vez fue apoderada por el miedo, estaba aterrorizada. “Estaba tan preocupada por él y por lo que le pasaría a nuestras bebés”, recuerda. Después de cinco minutos, los guardias dijeron que su tiempo se había acabado.

“Te amo con cada parte de mí”, dijo. Robaron un beso antes de separarse.

Esa noche, cuando Rodríguez regresó a casa, aplastó unas pastillas para dormir con chocolate caliente y ofreció la bebida a los hombres que la vigilaban. A las dos de la mañana, cuando todos los guardias parecían estar dormidos, reunió a sus hijas. “Silencio”, les susurró. Cuando el bebé comenzó a llorar, le dio un juguete y luego, cargando a ambas niñas en sus brazos, salió de la casa. Ella fue a la embajada de Brasil, donde le dieron refugio después de decirle al embajador y su esposa: “Por favor, estoy en un gran problema”.

Morgan también estaba tratando de liberarse. Estudió el diseño de La Cabaña y la rutina de los guardias, buscando una falla en el sistema. “Morgan tenía todo tipo de planes de escape”, dijo otro prisionero más tarde a la C.I.A. Morgan trabajó para recuperar su fuerza. Un agregado de prensa de la Embajada de los Estados Unidos escribió más tarde: “Al amanecer, se sometería a una prueba de calistenia y luego marchaba por el complejo, gritándose órdenes a sí mismo”. El interno que le había dado analgésicos a Morgan recordó: “Se ejercitó como un atleta y marchó como un soldado”. Morgan se volvió cada vez más hacia su fe católica. Llevaba un rosario y a menudo rezaba.

Hiram González, un revolucionario de veinticuatro años que había sido arrestado por conspirar contra el nuevo régimen, acababa de llegar a La Cabaña y observaba desesperado cómo los escuadrones de tiro sacaban a los prisioneros y los mataban, mientras los pájaros se abalanzaban sobre los cuerpos a “picotear los pedazos de hueso, sangre y carne”. Morgan, recuerda, trató de animarlo, ofreciéndole su colchón. Cuando Morgan lo encontró llorando en un rincón, se le acercó y le dijo: “Chico, los hombres no lloran”.

“En momentos tan injustos y sangrientos como este, no soy un hombre”, dijo Hiram.

Morgan puso su mano sobre su hombro. “Si ayuda a su sufrimiento, entonces está bien”. Morgan lo acompañó por el patio de la prisión hasta que se sintió mejor. “Él fue siempre el único en ayudar”, recuerda González.

Dos días después, el 9 de marzo de 1961, los guardias recogieron a Morgan y lo escoltaron a través del complejo hasta una habitación donde se encontraba un tribunal militar. En el camino, Morgan, tratando de reunir coraje, murmuró las letras de las canciones para sí mismo: “Sobre la colina, sobre el valle, hemos recorrido el camino polvoriento / Y esos cajones van rodando”.

Guevara

Había otros once acusados ​​en el tribunal, incluido Carreras. Olga Rodríguez fue juzgada en ausencia. Unas semanas antes, el Che Guevara había publicado un ensayo denunciando a miembros del Segundo Frente. “Las revoluciones, los cambios sociales radicales acelerados, están hechas de circunstancias”, escribió. “Están hechos de pasiones, de la lucha del hombre por la reivindicación social, y nunca son perfectos”. El error de la Revolución Cubana, argumentó Guevara, fue acomodar a hombres como los comandantes del Segundo Frente. “Por su presencia, nos mostraron nuestro pecado, el pecado del compromiso. . . frente al traidor real o potencial, frente a los débiles de espíritu, frente al cobarde “. Continuó: “La conducta revolucionaria es el espejo de la fe revolucionaria, y cuando alguien se llama a sí mismo revolucionario y no actúa como tal, no puede ser más que herético. Hay que colgarlos juntos.

En el juicio, Morgan y Carreras fueron acusados ​​de conspiración y traición. Más tarde, Fabián Escalante, quien se desempeñó durante muchos años como jefe de contrainteligencia cubana, detalló el caso contra Morgan, alegando que había sido un agente de inteligencia estadounidense desde hace mucho tiempo, un “camaleón” que, en 1960, había intentado ” organizar, para la CIA, una banda de contrarrevolucionarios en el Escambray “.

Sin duda, la C.I.A. estaba tratando de fomentar la nueva insurgencia en las montañas. Pero los documentos de EE. UU., que desde entonces han sido desclasificados, sugieren que Morgan nunca fue un agente C.I.A.. De hecho, un memorándum de la agencia fechado el 5 de octubre de 1960, dos semanas antes del arresto de Morgan, expresó “extenuantes objeciones” a la idea de usarlo. Esto siguió a una investigación de la inteligencia del Ejército, que concluyó que alistar a Morgan sería “extremadamente valioso”. (El Ejército había considerado enviarle un “sistema de escritura secreta”, muy probablemente, uno que involucraba tinta invisible). Después del arresto de Morgan, una nota interna del Ejército señaló que Morgan no se había convertido en un agente registrado.

“William nunca fue un agente estadounidense”, dice Menoyo. “Es simplemente una mentira del régimen de Castro justificar sus acciones atroces”.

En el tribunal, Morgan se quejó de que su abogado acababa de enterarse de los cargos en su contra. Morgan y Carreras, marcados pseudo-revolucionarios, enfrentaron la muerte por pelotón de fusilamiento.

El prisionero que le había dado a Morgan los analgésicos recordó: “Toda la prisión estaba ansiosa por la noticia de que Morgan y Carreras iban a ser juzgados. Ni siquiera el más celoso de los jóvenes rebeldes creía que Fidel Castro dispararía a estos dos hombres, que habían jugado un papel tan importante en la Revolución Cubana “.

Morgan negó haber sido agente extranjero y dijo: “He defendido esta revolución porque creía en ella”. Explicó: “Si me declaran culpable, caminaré hacia el muro de ejecución sin escolta, con fuerza moral y con la conciencia tranquila”.

Un joven en la parte de atrás de la sala, ignorando las advertencias de las autoridades, habló en nombre de Morgan. Fue uno de los tantos rebeldes a quienes Morgan no había dejado atrás cuando claudicaban en el Escambray. “William nunca me abandonó”, recuerda.

El juicio duró poco más de un día. El destino de un acusado generalmente se indicaba a qué habitación lo llevaron antes del veredicto. “Si iba hacia la derecha, entraba en una pequeña sala con forma de capilla, y sabía que iba a recibir un disparo”, recordó un prisionero. “Si iban hacia la izquierda, tenían treinta años de confinamiento”.

La mayoría de los acusados ​​fueron conducidos a la izquierda. Rodríguez, que tenía veinticuatro años, también recibió una condena de treinta años en ausencia. Morgan, junto con Carreras, fue conducido a la derecha y condenado a morir al día siguiente. Un locutor de radio estadounidense en el juicio dijo a sus oyentes que había presenciado una farsa con solo acusaciones y ningún derecho a defensa.

Morgan pidió hablar por última vez con su madre, pero la solicitud fue denegada. Morgan le había escrito a Loretta una carta de cinco páginas en la papelería de La Cabaña: “la carta más larga que he escrito”)

Morgan comprendió que la causa que lo ayudó a salvar su vida probablemente lo llevaría a la muerte. “He estado preparado para esto desde que ingresé en prisión”, escribió. “Porque, después de todo, no es cuando un hombre muere, sino cómo”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 28, 2020


 

El Posible Presidente de Estados Unidos

Share

.

Por FABIAN KUSSMAN

Bernie Sanders se adelanta en las primarias demócratas con mucho apoyo de la juventud y el empuje -curiosamente- de hispanos que nunca han vivido en Latinoamérica. Esto no sería malo, si el propósito del senador no fuera tratar de instaurar en su país un sistema pro-socialista, o Socialista Democrático como se apura en disfrazar. Bernie parece ser un joven-viejo ideólogo de izquierda, comprometido con su idea y con el claro mensaje de ayudar al trabajador común que es oprimido por las grandes corporaciones. El representante de Vermont tiene una fortuna personal de 2.3 millones de dólares, lejos del actual presidente Trump (U$ 2.7 billones) y más distante del ex alcalde de New York Mike Bloomberg (U$ 60 billones y contando), pero también superior, muy superior a ese trabajador que tanto defiende de la desigualdad.

En medio de la disputa por el trono del hoy partido opositor, Sanders muestra coraje o lagunas mentales. Sus declaraciones sobre la Cuba Castrista causaron preocupación en el periodismo y conmoción entre los originarios de la Isla residentes en Estados Unidos. Sanders -aún sin saber el motivo- trajo a la mesa la afirmación de que -si bien entendía que la Administración Castro era una tiranía- la verdad era la verdad. Castro, luego de derrocar a Batista, había lanzado un plan de alfabetización nacional, y “eso fue muy bueno”, llegando a más del 98 por ciento en el año 2017. En 1989 de la Cuba pre-Castro, el 80% de los cubanos sabía leer. ¿Logro de Castro o simple evolución? No es mi intención defender el proceder de Fulgencio Batista, otro dictador brutal, ni pretendo ser un entendido en progresión educativa. Simplemente es un detalle. También el senador de 78 años olvidó mencionar que estaba permitido leer en ese régimen. ¿Castro te ama y por eso te debes a la Revolución? ¿El Nuevo Hombre debe pensar, trabajar y vivir las 24 horas del día para la Revolución mientras la cúpula disfruta de sabrosos habanos? ¿La pena de leer y analizar otras ideas contrarias a la ideología de Fidel era la cárcel -con suerte- o la muerte? Sanders -y es un sistema- habla de medias verdades, y los ignorantes lo compramos.

Su idea va más allá, en la recta final de su campaña, en lugar de distanciarse de personajes autoritarios como Fidel Castro, es devoto de los movimientos de su gobierno e incluso -su más reciente apuesta- al régimen comunista de China. Según el candidato presidencial, el gobierno Comunista del país asiático sacó a ochocientos millones de ciudadanos de la pobreza. Con sus reglas opresoras y políticas de control centralizado, China mantuvo una economía pobre e ineficiente hasta que se abrió al comercio exterior, dibujando reformas de libre mercado (o su sinónimo despectivo: Capitalismo). Desde entonces, China es la expansión económica más veloz desde que se tiene memoria.

Claro está, Sanders lo atribuye al Socialismo-Comunismo, sin declarar las atrocidades que este cometió. Durante “El Gran Salto Adelante”, (1958-1961) casi cincuenta millones de chinos vieron crecer el pasto desde abajo. La Revolución Agraria decidió eliminar a los gorriones depredadores de las siembras. Sin control natural para detener insectos, una plaga de langostas devastó la cosecha y el hambre dejó en el camino a ocho millones de personas, ninguno de ellos en altos cargos del gobierno. Esta es la parte risueña, la matanza de enemigos al gobierno continuó sin ayuda de la naturaleza.

Sanders defiende al socialismo por estos logros cubanos y chinos. La cultura llegó a Cuba gracias a la campaña estatal de Castro. China es una economía poderosa gracias a los valores y desarrollos comunistas.

Pero Sanders es un maestro a la hora de pegar un giro en el timón cuando el calor del fuego se le aproxima. Su experiencia (El diablo sabe por diablo, pero más sabe por ser un político) le hace dar manotazos fácilmente hundibles. El veterano senador suele señalar que su plan es instaurar un socialismo al estilo de los países nórdicos. Para esto hay que caminar y analizar qué tipo de diferencias hay entre socialismo y socialismo democrático. El Primer Ministro danés salió rápidamente a decir que ellos no eran un gobierno socialista. Suecia tiene socios comerciales privados y actúa fuertemente en Wall Street. Noruega es un estado de cinco millones de personas conviviendo con la monarquía y es el tercer exportador de petróleo en el mundo del mercado libre. Para ser justos, si Sanders se refiere a sistemas de gobierno, allá por los setentas, Suecia fue esa patria socialista. En esos buenos viejos tiempos, el cineasta Ingmar Bergman, de cada cien dólares que le ingresaban por sus películas, debía abonar 104 en impuestos. La autora de Pippi Longstocking, Astrid Lindgren -por cada libro que vendía- pagaba 97 por ciento en gravámenes. Ambos eran socialistas, pero cuando descubrieron sus estados bancarios dijeron basta. Socialistas, pero no con mi bolsillo. Como hija del viento, la Suecia socialista debió privatizar desde el transporte hasta la administración de reservas del seguro social. Claro, Sanders nunca contará estos cuentos de hadas. Tampoco este político hablará de las persecuciones de los gobiernos totalitarios, de las prohibiciones, de la muerte.

El panorama local deja prever la centro y sudamericanización de los Estados Unidos. La Gente, la población. el elector -sin saberlo- va a votar al menos peor.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 28, 2020


 

 

El día que el Papa Benedicto tiró la toalla

Share

.
El 28 de febrero de 2013, menos de tres semanas después de hacer el inesperado anuncio de que dimitiría, el Papa Benedicto XVI, de 85 años, renuncia oficialmente. Citando la edad avanzada como la razón para renunciar a su puesto como líder de la Iglesia Católica Romana de 1.200 millones de miembros, Benedicto fue el primer pontífice en renunciar al poder en casi 600 años. Dos semanas después de la dimisión de Benedicto, el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, fue elegido Papa.

Hijo de un policía, Benedicto nació Joseph Ratzinger en el pueblo de Marktl en Baviera, Alemania, el 16 de abril de 1927. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue reclutado en el ejército alemán, que abandonó hacia el final de la guerra. Fue retenido como prisionero de guerra por las fuerzas aliadas por un corto tiempo en 1945.

Wojtyla
Raitzinger
Bergoglio

Ratzinger pasó a ser ordenado sacerdote en 1951.

Después, se desempeñó como profesor de teología en varias universidades alemanas hasta 1977, cuando fue nombrado arzobispo de Múnich y Freising; más tarde ese año fue elevado a cardenal.

De 1981 a 2005, Ratzinger dirigió la Congregación para la Doctrina de la Fe, un poderoso oficio del Vaticano encargado de hacer cumplir la doctrina católica. En ese papel, se ganó el apodo de “Rottweiler de Dios”.

El 19 de abril de 2005, tras la muerte del Papa Juan Pablo II, Ratzinger, de 78 años, fue elegido el Papa número 265o. Durante sus ocho años de papado, Benedicto afianzó una agenda conservadora mientras luchaba con escándalos relacionados con el abuso sexual del clero y la corrupción en el Banco Vaticano.

El 11 de febrero de 2013, Benedicto, la persona elegida para el papado, anunció su dimisión, diciendo que ya no tenía la fuerza mental y física necesaria para dirigir una de las organizaciones religiosas más grandes del mundo. El movimiento fue sorpresico y sin precedentes, ya que hasta ese momento todos los papas de la era moderna habían permanecido en el cargo hasta la muerte. El último Papa en dimitir, Gregorio XII, lo hizo en 1415 para poner fin a una guerra civil en la iglesia llamada el Gran Cisma Occidental. Antes de eso, en 1294, el Papa Celestine V renunció después de sólo cinco meses en el trabajo (esperaba volver a su vida como ermitaño, pero en su lugar su sucesor lo encarceló y murió en cautiverio).

El 13 de marzo de 2013, el humo blanco de la chimenea de la Capilla Sixtina indicaba que un cónclave de cardenales católicos había elegido a un nuevo Papa, Bergoglio, de 76 años. Seis días más tarde, en la Plaza de San Pedro de Roma, fue inaugurado como el 266o pontífice de la Iglesia Católica. El primer sudamericano en dirigir la iglesia y el primer no europeo en hacerlo en más de 1.200 años, también fue el primer Papa en tomar el nombre de Francisco y el primer miembro de la orden jesuita en convertirse en pontífice. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 28, 2020


 

Watson y Crick

Share

.
En este día de 1953, los científicos de la Universidad de Cambridge James D. Watson y Francis H.C. Crick anuncian que han determinado la estructura de doble hélice del ADN, la molécula que contiene genes humanos.

Aunque el ADN, abreviatura de ácido desoxirribonucleico, fue descubierto en 1869, su papel crucial en la determinación de la herencia genética no se demostró hasta 1943. A principios de la década de 1950, Watson y Crick eran sólo dos de los muchos científicos que trabajaban en averiguar la estructura del ADN. El químico californiano Linus Pauling sugirió un modelo incorrecto a principios de 1953, lo que llevó a Watson y Crick a tratar de vencer a Pauling en su propio juego. En la mañana del 28 de febrero, determinaron que la estructura del ADN era un polímero de doble hélice, o una espiral de dos hebras de ADN, cada una con una larga cadena de nucleótidos monómeros, enrolladas una alrededor de la otra.

Crick
Wilkins
Franklin
Watson

Según sus hallazgos, el ADN se replicó separándose en hebras individuales, cada una de las cuales se convirtió en la plantilla para una nueva doble hélice. En su libro más vendido, The Double Helix (1968), Watson más tarde afirmó que Crick anunció el descubrimiento al entrar en el cercano Eagle Pub y difuminar que “habíamos encontrado el secreto de la vida”. La verdad no estaba tan lejos, ya que Watson y Crick habían resuelto un misterio fundamental de la ciencia: cómo era posible que las instrucciones genéticas se mantuvieran dentro de los organismos y se pasaran de generación en generación.

La solución de Watson y Crick fue anunciada formalmente el 25 de abril de 1953, después de su publicación en el número de ese mes de la revista Nature. El artículo revolucionó el estudio de la biología y la medicina. Entre los desarrollos que siguieron directamente de ella se encontraban la detección prenatal de genes de enfermedad; alimentos genéticamente modificados; la capacidad de identificar restos humanos; el diseño racional de tratamientos para enfermedades como el SIDA; y las pruebas precisas de la evidencia física con el fin de condenar o exonerar a los criminales.

Crick y Watson más tarde tuvieron una pelea sobre el libro de Watson, que Crick sintió tergiversado su colaboración y traicionó su amistad. Una mayor controversia surgió sobre el uso que Watson y Crick hicieron de la investigación realizada por otra investigadora de ADN, Rosalind Franklin, cuyo colega Maurice Wilkins mostró su trabajo fotográfico de rayos X a Watson justo antes de que él y Crick hicieran su famoso descubrimiento. Cuando Crick y Watson ganaron el Premio Nobel en 1962, lo compartieron con Wilkins. Franklin, que murió en 1958 de cáncer de ovario y por lo tanto no era elegible para el premio, nunca se enteró del papel que sus fotos jugaron en el avance científico histórico.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 26, 2020


 

ASESINATO A LA MALETA EN CENTRAL FLORIDA

Share

.

Sarah Boone es la mujer de Florida acusada de asesinar a su novio, Jorge Torres Jr., manteniéndolo atrapado en el interior de una maleta durante varias horas en su casa en Frantz Lane en Winter Park, localidad situada a 10 minutos de Orlando.

Según la declaración jurada de arresto, Boone afirmó que se durmió durante un juego de escondidas y no se dio cuenta de que Torres todavía estaba en la maleta cuando despertó horas más tarde. Pero dos videos en el teléfono celular de Boone revelaron una historia diferente. La policía dijo que Boone dejó intencionalmente a Torres en la maleta a pesar de sus súplicas para que lo dejara salir.

Los registros de la corte del Condado de Orange, Florida, revelan que este no fue el primer encuentro violento en la casa de Winter Park. Tanto Boone como Torres fueron acusados de violencia doméstica en el año 2018 y Torres fue acusado de golpear a Boone en al menos dos ocasiones el año próximo pasado.

Torres
Boone

Sarah Boone llamó al 911 alrededor de la 1 p.m. del 24 de febrero de 2020, después de encontrar a su novio, Jorge Torres Jr., muerto en una maleta. Según la declaración jurada de arresto, obtenida del Departamento del Sheriff del Condado de Orange, Boone le dijo a la policía que ayudó a Torres a meterse en la maleta la noche anterior mientras jugaban un juego de escondidas. Ella afirmó que habían estado bebiendo alcohol y ambos pensaron que sería divertido si Torres se metía dentro de la maleta en la sala de estar.

Boone afirmó que cerró la maleta antes de salir de la habitación y de dormirse en su cama. Afirmó que se despertó alrededor de las 11 a.m. y no vio a Torres en ninguna parte del apartamento. Boone dijo que se dio cuenta de que Torres posiblemente todavía estaba en la maleta. Ella lo descomprimió y “encontró a Jorge sin respuesta y sin respirar”. Ella informó que la primera llamada de Boone fue a su ex marido, que vive a pocos minutos de distancia. Este la instó a Boone a llamar al 911.

Según la denuncia penal, los diputados del Condado de Orange llegaron a la escena minutos después de que ella llamó al 911 y declaró a Torres muerto. Torres fue encontrado cerca de la puerta principal del apartamento junto a una maleta azul. Los socorristas señalaron que Torres tenía una “pequeña laceración” en el labio y “lo que parecía ser algunos hematomas alrededor de su ojo”.

Los ayudantes del Departamento del Sheriff del Condado de Orange recibieron permiso de Sarah Boone para investigar su teléfono celular. Un investigador forense digital encontró dos videos en el teléfono que contradecían la historia original de Boone.

Ambos videos fueron grabados después de que Jorge Torres había sido encerrado en la maleta, según la declaración jurada de arresto. En el primer video, se oyó a Torres gritar el nombre de Boone y decirle: “No puedo respirar, en serio”. La maleta, estaba mirando hacia abajo, cambió de posición cuando Torres intentó y no pudo liberarse.

Boone le dijo: “Por todo lo que me has hecho. jádete. Después de que Torres dijo que no podía respirar, Boone respondió: “Sí, eso es lo que haces cuando me ahogas… Eso depende de ti. Oh, eso es lo que siento cuando me engañas… Probablemente deberías callar el pico”.

En el segundo video, la maleta había sido trasladada al otro lado de la sala de estar y la policía dijo que estaba mirando hacia arriba. Torres podía ser escuchado continuando con sus aullidos para que Boone lo dejara salir.

Boone se dirigió a la oficina del alguacil del condado de Orange el 25 de febrero para una entrevista de seguimiento con los investigadores. La declaración jurada que dio a los diputados fue descrita en la declaración jurada de arresto, por lo tanto, no está claro cómo pudo haber respondido a las preguntas sobre los dos videos.

Boone fue arrestada por un cargo de asesinato en segundo grado. Los registros de la corte muestran que un defensor público representará a la imputada.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 28, 2020


 

NOTICIAS MÁS VISTAS ☼ Febrero 27, 2020

Share

Las noticias más leídas en PrisioneroEnArgentina.com. Las más comentadas, las más polémicas. De que está la gente hablando…

REINICIO Febrero 24, 2020 00.00 HORAS –
HORA DE CONTROL Febrero 27, 2020 23.23 HORAS

HOME     2,201,617

  FORD MUSTANG DT FASTBACK 1968…   619,772

  MÁS ALLÁ DE LA FRONTERA, EL OTRO …    598,019

  Curiosidades sobre Harrison Ford     307,468

  EL COMANDANTE YANKI      266,334

  Juán Perón elegido en Argentina     261,393

 El Bunge que apenas conocí     197,505

  City 40     177,578

  El Informe Semanal de Mario Sandoval…     143,756

  Accidentes en Luz, Cámara, acción     142,885

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 27, 2020


 

Entrevista a Eduardo Ramos

Share

.

Alojado en la penitenciaria de Campo de Mayo por los mal llamados casos de lesa humanidad, habla Eduardo Ramos, autor de La Rosa y el Fusil, novela de ficción contemporánea y Los Años de Plomo, se refiere al presente de los Presos Ilegalmente arrestados en Argentina. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 27, 2020


 

Es que las chicas: ¡también asan!

Share

.

Las chicas, también pueden hacer un asado!
 Por CLAUDIO VALERIO

El “asado de tira”, símbolo la gastronomía rioplatense,  se
originó en la ciudad de Campana cuando, en 1882, se instaló en ésa
ciudad el primer  frigorífico de Sudamérica, el “The River Plate Fresh
Meat Co. Pero el hecho es que hoy por hoy el hacer un buen asado no es
cosa de hombres, es cosa de querer hacerlo; porque querer es poder y,
por esto, ¡las mujeres también pueden asar carne!. Si, ellas Pueden
porque es un hecho que las chicas también son capaces de preparar una
buena parrillada y lucirse.
A continuación algunos consejos para las que se animen al arte de
hacer un asado.

1 – Cálculo de la cantidad de carne que necesitamos.
El tamaño de la parrillada la calcularemos de acuerdo a la cantidad de
comensales. Estimativamente podremos establecer que una parrillada
básica para cuatro personas constará de dos chorizos, dos morcillas,
cuatro rodajas de chinchulín, cuatro rodajas de riñón, cuatro
pedacitos de mollejas, una tira de asado banderita, una porción de
vacío y un cuarto de pollo.

2 – Procedencia de la carne y agregados.
Es fundamental para todo parrillero conocer los orígenes de los
alimentos y/o materias primas con los que trabajará; de qué animal
proviene la carne elegida, a qué modo de crianza fue sometido, qué
alimentación, etc. Solo si conocemos los orígenes de los alimentos que
utilizaremos, podremos trabajarlos adecuadamente. En este punto se
incluyen las carnes rojas, aves, pescados, frutas y verduras.

3 – Buena elección de la carne.
Es un mito que “de la mano del parrillero no hay carne dura que no se
ablande”. Si bien nuestro arte y experiencia como asadores es crucial,
deberemos saber identificar y trabajar con carnes tiernas y de buena
calidad para lograr obtener un resultado final satisfactorio en
nuestro plato. Los cortes vacunos que más se utilizan para asar a la
parrilla son el costillar, vacío, matambre, bife de chorizo, ojo de
bife, lomo, entraña y colita de cuadril.

4 – Distribución de la comida en la mesa de trabajo antes de asar.
La parrillada, también conocida como mix de achuras y carne, es muy
popular ya que permite saborear distintos cortes y tipos de carnes.
Las más clásicas incluyen chorizo, morcilla, riñón, chinchulín,
mollejas, asado de tira, vacío y pollo. Al tener diferentes tipos de
carnes, cortes y achuras, también serán diferentes los tipos de
cocción y los tipos de trabajos que realicemos para cada carne. Por
ejemplo, habrá productos que requerirán que los marquemos o
pre-cocinemos y otros no, etcétera. Es por este motivo, que
aconsejamos siempre armar la parrillada en la mesa de trabajo antes de
disponernos a asar en la parrilla.

5 – Selección del tipo de parrilla a utilizar.
El tipo de soporte que elijamos utilizar a la hora de asar será
fundamental, ya que definirá, entre otras cosas, el tipo de sabor y
aroma del asado que cocinemos. Las más utilizadas son de dos tipos:
una de fierros redondos y la otra de fierros en V; aunque existen
también otras clases de parrillas, como a la estaca o asador, la hecha
en base a elásticos de camas viejas o en base a enrejados, utilizada
para grandes asados.

6 – La forma mágica de encender y disponer de un buen fuego.
La manera tradicional y clásica para dar magia al encendido del fuego
para asar implicará rodear al carbón y/o la leña con pequeños
dispositivos que sean capaces de provocar una llamarada persistente
que no se apague. Estos dispositivos son el alcohol, el papel y las
maderitas que se suman, por supuesto, al carbón y/o la leña como
instrumentos indispensables. Sin embargo, hay otro modo para el
encendido del fuego, mucho más práctico y sencillo que el
convencional. El secreto es el siguiente: tomaremos un pan duro y
viejo y lo empaparemos en alcohol, para luego colocarlo en el lugar en
donde vamos a dar a hacer el fuego. Por último, deberemos colocar el
carbón sobre el pan y así daremos comienzo al encendido; al poco
tiempo, estará todo enardecido y continuaremos agregando más carbón o
leña hasta obtener la cantidad deseada.

7 – Influencia de la temperatura en el arte de asar.
No podemos hacer referencia a una temperatura ideal exacta para llevar
acabo un buen asado, ya que esto es algo que variará según el tipo de
carne, el corte, el tipo de carbón, la leña, si la carne está a
temperatura ambiente o extremadamente fría, el punto deseado de
cocción, etcétera. Sin embargo, nos será muy útil tomar una barra
imaginaria de grados centígrados para hacer una aproximación, solo de
carácter estimativa y no exacta, a las diferentes temperaturas de
cocción. Entre los 30° y 80° podremos marcar, es decir, pre-cocinar,
carnes como el pollo, las achuras y vacíos, o cocinar carnes de gran
espesor, como el asado de tira ancha, los bifes de chorizo que superen
los 500 gramos, etcétera. Entre los 120° y 160° podremos asar cortes
como el asado de tira delgado, bifes de costilla o medio bife de
chorizo. El punto de 220° será exclusivo para cortes muy delgados. Un
tip: cuanto más espesor tiene la carne, menos fuego; cuanto más fino
es el corte, mas fuego.

8 – En primer lugar tener en cuenta las medidas de higiene y seguridad.
La limpieza será la base de una buena organización en nuestro trabajo
de asador, porque será lo que nos garantice buenos resultados a la
hora de servir el plato terminado. Un importante tip: agua, grasa y
fuego hacen combustión fácilmente y son altamente inflamables. Es por
ello que NUNCA deberemos rociar con agua la carne ni grasa al
generarse un incendio. ¿Qué tenemos que hacer en caso de incendio en
la parrilla? Lo primero que deberemos hacer es identificar si el fuego
es controlable o no (de esto dependerá su extinción) y evaluar la
posibilidad de conservar la mercadería que tenemos sobre la parrilla o
no. Si es controlable, quitaremos inmediatamente la carne que está
sobre la parrilla para que no se eche a perder y limpiaremos la
parrilla con un cepillo apenas humedecido, al mismo tiempo que
agregaremos agua solo sobre el fuego. Es muy importante que recordemos
nunca agregar agua sobre la grasa. En caso de que el incendio no sea
controlable será indispensable que tomemos un extinguidor y lo abramos
sobre el fuego. Está claro que si la incineración se inició con la
carne sobre la parrilla deberemos tirarla, ya que los gases del
extinguidor la echarán a perder.

9 – Ubicicón de la carne en la parrilla en la forma adecuada.
Pondremos las carnes crudas a fuego fuerte sobre la parrilla y, por
otro lado, las carnes marcadas y pre-cocidas en un lugar con menos
cantidad de fuego, así tendremos como resultado final una parrillada
uniforme, bien cocida y con todos sus elementos listos para servir al
mismo tiempo. Debemos tener en cuenta que las carnes que más demorarán
en su cocción serán las que no hayamos marcado previamente, aunque el
caso del chinchulín será particular, ya que a pesar de que lo hayamo
pre-cocido, también tendrá una cocción lenta.

10 – Disponernos a servir y presentar bien la parrillada.
Una vez que esté todo asado, dorado y al punto de cocción deseado por
los comensales, la parrillada la serviremos casi siempre en un brasero
o planchas de fundición bien presentadas. Decimos “casi siempre”
porque también podremos servir la parrillada en etapas, es decir,
servir primero las achuras y luego, las carnes.

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires) recibe un saludo, y mi deseo
que Dios te Bendiga y prospere en todo lo que emprendas, y derrame
sobre tí, Salud, Paz, Amor, y mucha Prosperidad.

Claudio Valerio


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 27, 2020


Día de la Independencia de la República Dominicana

Share

.

 Por Michael R. Pompeo, Secretario de Estado

En nombre del pueblo de los Estados Unidos de América, felicito al pueblo de la República Dominicana por el 176 aniversario de su independencia el 27 de febrero.

La asociación de Estados Unidos con la República Dominicana promueve nuestra prosperidad y seguridad compartidas, expande nuestros lazos entre personas y fortalece nuestra resiliencia ante desastres.

Nuestras profundas relaciones bilaterales están arraigadas en un compromiso mutuo con la transparencia, el Estado de derecho y la democracia.

La Estrategia de Compromiso 2020 entre Estados Unidos y el Caribe continúa avanzando en estas relaciones, como lo demuestra la reciente visita del buque hospital USNS Comfort, que proporcionó medicina familiar, optometría, odontología y atención quirúrgica a más de 6.500 dominicanos.

Los Estados Unidos valoran nuestra amistad de larga data, y envío al pueblo de la República Dominicana los mejores deseos en su Día de la Independencia.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 27, 2020


 

Unión de Promociones informa sobre el fallecimiento de dos presos políticos

Share

.

 La Unión de Promociones expresa su más profundo pesar, confirmando otros 2 (dos) fallecimientos de Presos Políticos en cautiverio, en las fechas que para cada caso se indican:

* Lunes 20 dEnero de 2020Suboficial Mayor (R) Nicolás Antonio GRANILLO (Gendarmería Nacional).

Sábado 22 dFebrero de 2020Coronel (R) Ramón Warfi HERRERA (Caballería – Promoción 87 – CMN), de 81 años de edad.

Las siguientes cifras permiten conocer con mayor detalle la cada vez más grave situación de los Presos Políticos:

Edad promedio a nivel nacional

  • En Penales70 años.
  • En Prisión Domiciliaria78 años.

Períodos donde se produjeron los 554 fallecimientos

  • Fallecidos entre el 10 Dic 83 / 25 May 0320.
  • Fallecidos entre el 25 May 03 / 10 Dic 0754.
  • Fallecidos entre el 10 Dic 07 / 10 Dic 15273.
  • Fallecidos entre el 10 Dic 15 / 10 Dic 19200.
  • Fallecidos desde el 10 Dic 197 (siete) decesos se han producido desde el día 10 de Diciembre de 2019.

Solicitamos a todos los integrantes de las FFAA, Fuerzas de Seguridad, Fuerzas Policiales y Fuerzas Penitenciarias, a las distintas ONG e Instituciones, a familiares, amigos y allegados en general, a continuar sumándose en apoyo de todos quienes deben enfrentar esta injusta situación, a fin de afirmar, fortalecer e incrementar el planteo de los justos reclamos por acceder a una justicia verdaderamente independiente, imparcial y objetiva, a través del irrestricto respeto por la Constitución Nacional. La continuación de la ardua lucha en su apoyo, por la recuperación plena del estado de derecho y por la reparación del respeto y la credibilidad de las Instituciones de la República, así lo exige.

Expresamos nuestras sentidas condolencias a todos sus familiares, compañeros de Promoción, camaradas y amigos, rogándole al Señor, les conceda pronta y cristiana resignación.

Coronel (R) Guillermo César Viola.

Unión de Promociones

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 27, 2020


 

EL COMANDANTE YANQUI ▬ Tercera Parte

Share

.

El Comandante

¡Llamando al comandante William Morgan! ¡Comandante William Morgan!

Era uno de sus hombres en el Escambray, hablando por radio de onda corta.

“¡Escuchame!” fue la respuesta de Morgan. “Envíanos refuerzos. Necesitamos ayuda, ¡municiones! Si nos quedamos aquí, nos aniquilarán ”.

Para el verano de 1958, Morgan había soportado innumerables escaramuzas. “Siempre fuimos superados en número por lo menos treinta a uno”, recordó Morgan. “Éramos un equipo pequeño, pero éramos móviles y contundentes. Nos hicimos conocidos como los fantasmas de las montañas “.

Morgan había presenciado, de cerca, las crueldades del régimen cubano: pueblos saqueados y quemados por el ejército de Batista, amigos ejecutados, la lengua de un hombre senil cortada. “Sé y he visto lo que esta gente ha estado haciendo”, dijo Morgan sobre los secuaces de Batista. “Ellos mataron. Ellos torturaron Golpean a la gente. . . e hicieron cosas que no tienen nombre”.

En una de las mangas de su uniforme, Morgan había cosido una bandera estadounidense. “Nací estadounidense”, le gustaba decir.

Por la noche, a menudo se sentaba junto a la fogata, donde chispas dispersas creaban constelaciones fugaces, y escuchaba a los rebeldes compartir sus visiones de la revolución. Las diversas facciones del movimiento, incluidos otros dos grupos en el Escambray y las fuerzas de Castro en la Sierra Maestra, representaban una serie de ideologías y ambiciones personales. El frente del Escambray abogó por una democracia al estilo occidental y era firmemente anticomunista, una postura que aparentemente fue compartida por Fidel Castro, quien, a diferencia de su hermano Raúl o el Che Guevara, había expresado poco interés en el marxismo-leninismo. En la Sierra Maestra, Castro le dijo a un periodista: “Nunca he sido, ni soy ahora, comunista. Si lo fuera, tendría el coraje suficiente para proclamarlo “.

Menoyo y Morgan

En el Escambray, Morgan y Menoyo se habían acercado cada vez más. Morgan era mayor y casi suicidamente valiente, como el hermano de Menoyo que había muerto en una redada de Batista. Morgan se dirigió a Menoyo como “mi jefe y mi hermano”, “mi hermano y mi jefe”, y le contó sobre su pasado problemático. Menoyo sintió que Morgan estaba madurando, como soldado y hombre. “Poco a poco, William estaba cambiando”, dijo Menoyo.

En julio, después de que Morgan fue ascendido a comandante, le escribió una carta a su madre, algo que no había hecho durante sus seis meses en las montañas. Escrito con un toque distintivo de guiones, decía: “Sé que no apruebas ni entiendes por qué estoy aquí, aunque eres la única persona en el mundo en mi vida, creo que me comprendes, he estado en muchos lugares e hice muchas cosas que no aprobaste, ni entendiste, ni yo mismo me entendí en ese momento “.

Él blanqueó sus viejos pecados, reconociendo cuánto dolor le había causado a Ellen, su segunda esposa y sus hijos (“estos tres a quienes he lastimado profundamente”) al abandonarlos. “Es difícil de entender, pero los amo muy profundamente y pienso en ellos a menudo”, escribió Morgan. Ellen había solicitado el divorcio por deserción. “No espero que ella tenga mucha fe o amor por mí”, escribió Morgan. “Y probablemente ella tenga razón”.

Sin embargo, quería que su madre entendiera que ya no era la misma persona. “Estoy aquí con hombres y niños que luchan. . . por la libertad “, escribió. “Y si ocurriera que me matan aquí, sabrán que no fue por una tontería, o como papá diría un sueño imposible”. El amigo que también había contrabandeado armas a los rebeldes más tarde le dijo al Palm Beach Post: “Había encontrado su causa en Cuba. Quería algo en lo que creer. Quería tener un propósito. Quería ser alguien, no nadie “.

Morgan había compuesto una declaración más filosófica sobre por qué se había unido a los rebeldes. El ensayo, titulado “Por qué estoy aquí”, dijo:

¿Por qué peleo aquí en esta tierra tan ajena a la mía? ¿Por qué vine aquí lejos de mi hogar y mi familia? ¿Por qué me preocupo por estos hombres aquí en las montañas conmigo? ¿Es porque todos eran amigos íntimos míos? ¡No! Cuando vine aquí eran desconocidos para mí, no podía hablar su idioma ni entender sus problemas. ¿Es porque busco aventuras? No, aquí no hay aventura, solo los problemas siempre existentes de sobrevivir. Entonces, ¿por qué estoy aquí? Estoy aquí porque creo que lo más importante para los hombres libres es proteger la libertad de los demás. Estoy aquí para que mi hijo cuando crezca no tenga que pelear o morir en una tierra que no sea la suya, porque un hombre o un grupo de hombres tratan de quitarle la libertad. Estoy aquí porque creo que los hombres libres deberían levantar las armas y permanecer unidos, luchar y destruir a los grupos y fuerzas que quieren robar los derechos de las personas.

En su apuro por revertir el pasado de Cuba y el suyo, Morgan a menudo olvidaba hacer una pausa por períodos y producía saltos en sus relatos. Reconoció: “No puedo decir que siempre he sido un buen ciudadano”. Pero explicó que “estando aquí puedo apreciar la forma de vida que es nuestra desde el nacimiento”, y relató las cosas aparentemente imposibles que había visto: “Donde un niño de diecinueve años puede marchar 12 horas con un pie roto sobre un país comparable a los soldados americanos sin quejarse. Donde un cigarrillo es fumado por diez hombres. Donde los hombres no toman agua para que otros puedan beber”. Al señalar que las políticas estadounidenses habían apuntalado a Batista, concluyó: “Me pregunto por qué apoyamos a aquellos que destruirían en otras tierras los ideales que tanto apreciamos”.

Morgan envió la declaración a alguien que estaba seguro de que simpatizaría con ella: Herbert Matthews. El periodista del Times consideró a Morgan como “la figura más interesante de la Sierra de Escambray”. Poco después de recibir la declaración, Matthews publicó un artículo sobre el Segundo Frente y su líder “joven estadounidense duro y sin educación”, citando un pasaje limpio de la carta de Morgan.

Otros periódicos estadounidenses comenzaron a relatar las hazañas del “estadounidense aventurero”, el “aventurero Morgan”. El Washington Post informó que se había convertido en un “tipo atrevido”. Las historias fueron suficientes para “hacer babear a los escolares”, como lo expresó un periódico. Un hombre de negocios retirado de Ohio luego le dijo al periódico Toledo Blade: “Era como un vaquero en una aventura de Ernest Hemingway”. Morgan finalmente había hecho realidad sus ficciones interiores.

Un día, en la primavera de 1958, mientras Morgan visitaba un campamento guerrillero para una reunión de jefes de personal del Segundo Frente, se encontró con un rebelde que nunca había visto antes: pequeño y delgado, con una cara protegida por una gorra. Solo que al observar de cerca descubrió que el rebelde era una mujer. Tenía poco más de veinte años, ojos oscuros y piel morena, y, para ocultar su identidad, se había cortado el pelo castaño claro y rizado y teñido de negro. Aunque tenía una belleza delicada, encerró y cargó un arma con la facilidad de un ladrón de bancos. Más tarde, Morgan dijo sobre una pistola que llevaba: “Ella sabe cómo usarla”.

Olga Rodríguez

Se llamaba Olga Rodríguez. Ella provenía de una familia campesina, en la provincia central de Santa Clara, que a menudo se quedaba sin comida. “Éramos muy pobres”, recuerda Rodríguez. Estudió diligentemente y fue elegida presidente de su clase. Su objetivo era convertirse en maestra. Era brillante, terca e interrogante, como dice Rodríguez, “siempre un poco diferente”. Cada vez más enojada por la represión del régimen de Batista, se unió a la resistencia clandestina, organizando protestas y armando bombas hasta que, un día, agentes de la policía secreta de Batista aparecieron en su vecindario, mostrando a la gente su fotografía. “Venían a matarme”, recuerda Rodríguez.

Cuando la policía secreta no pudo encontrarla, golpearon a su hermano y lo arrojaron a la puerta de sus padres “como un saco de papas”, dice ella. Sus amigos le rogaron que se fuera de Cuba, pero ella les dijo: “No abandonaré mi país”. En abril de 1958, con su apariencia disfrazada y con una pequeña pistola .32 metida en su ropa interior, se convirtió en la primera mujer en unirse a los rebeldes en el Escambray. Ella atendió a los heridos y enseñó a los rebeldes a leer y escribir. “Tengo el espíritu de una revolucionaria”, le gustaba decir.

Cuando Morgan la conoció, bromeó suavemente sobre su corte de pelo, le bajó la gorra y le dijo: “Hola, muchacho”. Morgan había llegado al campamento literalmente montando un caballo blanco, y sintió que su corazón se inquietaba.

“Soy una gran romántica y me conmovió tanto que alguien de otro país se preocuparía lo suficiente por mis compatriotas como para luchar por ellos”. Morgan la buscó repetidamente en su campamento. A veces ella le preparaba arroz y frijoles (“Soy una guerrillera, no una cocinera”), y él se quejaba, “¡Cocinas demasiado rápido!”. Ella se parecía a muchas de las mujeres con las que él había tratado a lo largo de su vida. Al igual que su madre, tenía un profundo sentido de convicción, y fue su influencia, dice Menoyo, lo que impulsó la “transformación de William”, aunque Rodríguez lo vio de manera diferente: Morgan no fue tan cambiante como descubrir quién era realmente. “Sabía que William no siempre había sido un santo”, dice Rodríguez. “Pero por dentro, me di cuenta, tenía un corazón enorme, uno que lo había abierto no solo a mí sino a mi país”.

Morgan reconoció el riesgo de rendirse a un momento de duda y de emoción en medio de la guerra. El régimen de Batista le había puesto una recompensa de veinte mil dólares: “vivo o muerto”, como lo expresó Morgan. Una vez, cuando Morgan y Rodríguez estaban juntos, un avión militar apagó sus motores, para que no pudieran escuchar su aproximación hasta que cayeron bombas sobre ellos. “Simplemente tuvimos que enterrarnos para cubrirnos”, recuerda Rodríguez. Apenas escaparon ilesos. Durante otros bombardeos, se abrazaron y susurraron: “Nuestros destinos están entrelazados”.

Cuando Robert Jordan (El heroe de Hemmingway) es superado por el amor por una mujer durante la Guerra Civil española, teme que nunca experimentarán lo que hace la gente común: “No es tiempo, ni felicidad, ni diversión, ni niños, ni una casa, ni un baño, ni un pijama limpio, no el periódico de la mañana, no despertarse juntos, no despertarse y saber que ella está allí y que no estás solo. No. Nada de eso.

Mientras Morgan luchara en el Escambray, no podría haber pasado ni futuro, solo el presente. “Nunca podríamos tener paz”, dice Rodríguez. “Desde el principio, tuve la terrible sensación de que las cosas no terminarían bien”. Sin embargo, la imposibilidad de su romance solo profundizó su ardor. Poco después de conocerse, un niño de un pueblo cercano se acercó a Rodríguez en el campamento, llevando un ramo de flores silvestres de color púrpura. “Mira lo que te ha enviado el americano”, le dijo el niño. Unos días después, el niño apareció de nuevo, con un nuevo ramo. “Del americano”, dijo.

Como Morgan más tarde le dijo, tenían que “robar tiempo al tiempo”. En uno de esos momentos, un fotógrafo los sorprendió de pie en un claro de montaña. En la imagen, ambos llevan uniforme (Foto de tapa); le cuelga un rifle sobre el hombro derecho y ella se apoya en uno, como si fuera un bastón. Con sus manos libres, se están agarrando mutuamente. “Cuando te encontré, encontré todo lo que puedo desear en el mundo”, le escribió más tarde. “Solo la muerte puede separarnos”.

“Morgan fue asesinado la noche anterior en el curso de una pelea con el ejército cubano”. Entonces se leyó en un cable urgente enviado desde la Embajada de los Estados Unidos en La Habana a Hoover, en la sede del F.B.I., el 19 de septiembre de 1958. El régimen de Batista, que ya había filtrado las noticias a la prensa cubana, envió por correo al F.B.I. dos fotografías de un cadáver fracturado, sin camisa y manchado de sangre.

La madre de Morgan quedó devastada cuando se enteró de los informes. Varias semanas después, recibió una carta de Cuba, con la letra de Morgan. Decía: “La prensa cubana el mes pasado envió un mensaje de que estaba muerto, pero como pueden ver, no lo estoy”.

Así como el régimen de Batista había declarado falsamente la muerte de Castro, había cometido el error de creer su propia propaganda sobre Morgan, quedando atrapado en el circuito cerrado de información que aísla a los tiranos no solo de sus compatriotas sino de la realidad. Mientras tanto, la aparente aparición de Morgan de la muerte creó una potente contra-ilusión: que era indestructible.

En octubre, el Che Guevara llegó al Escambray, con un centenar de soldados de aspecto fantasmal. Habían completado una caminata de seis semanas hacia el oeste desde la Sierra Maestra, soportando ciclones, fuerte fuego enemigo y durmiendo en pantanos. Guevara describió a sus hombres como “moralmente quebrantados, hambrientos. . . sus pies ensangrentados y tan hinchados que no caben en lo que queda de sus botas “. Guevara, a quien otro rebelde una vez describió como “mitad atlético y mitad asmático”, y propenso a improvisar una conversación “entre Stalin y Baudelaire”, tenía el cabello oscuro casi hasta los hombros. Durante la marcha, había usado el gorro de un compañero muerto, pero, para su angustia, lo había perdido, y comenzó a usar una boina negra.

Las filas del Segundo Frente habían crecido a más de mil hombres. Morgan le escribió a su madre: “Ahora somos mucho más fuertes” y dijo que sus hombres “se estaban preparando para bajar de las colinas y tomar las ciudades”.

Guevara había sido enviado al Escambray para tomar el control del Segundo Frente, ya que Castro estaba ansioso por eliminar cualquier amenaza a su dominio y acelerar el asalto a Batista. Pero muchos rebeldes se resistieron a que su autoridad fuera usurpada, y las tensiones sumergidas entre los grupos salieron a la superficie. Cuando Guevara y sus hombres intentaron entrar en un tramo de territorio, se enfrentaron a un líder particularmente combativo del Segundo Frente, Jesús Carreras. Después de exigir una contraseña a Guevara, Carreras se negó a dejarlo pasar a él o a sus hombres.

Morgan y Guevara, los dos comandantes extranjeros, desconfiaron amargamente el uno del otro. El bullicioso, amante de la diversión y anticomunista estadounidense tenía poco en común con el médico ascético, erudito, marxista-leninista argentino. Morgan se quejó a Guevara de que había malversado armas pertenecientes al Segundo Frente, mientras que Guevara desestimó a Morgan y a sus guerrilleros desafiantes como comevacas (“comedores de vacas”), lo que significa que se sentaron y vivieron de la generosidad de los campesinos. Aunque Guevara y el Segundo Frente llegaron a un “pacto operacional”, la fricción se mantuvo.

En noviembre de 1958, antes de un empuje climático contra el ejército de Batista, Morgan se escapó con Rodríguez a una granja en las montañas, donde acordaron casarse. Llevaban sus uniformes rebeldes, que habían lavado en el río. No tenían anillos, así que Morgan tomó una hoja de un árbol, la enrolló en un círculo y la colocó en su dedo, prometiendo: “Te amaré y honraré todos los días de mi vida”. Rodríguez dijo: “Hasta que la muerte nos separe… hasta que la muerte nos separe”.

Después de la ceremonia, Morgan recogió su arma y regresó a la batalla. “Apenas tuvimos tiempo de besarnos”, recuerda Rodríguez. A medida que la lucha se intensificaba, tenía una sensación creciente de inquietud. Para hacerle compañía, le había regalado un loro que gritaba “We-liam” y “¡Te amo!” Pero un día voló y nunca regresó.

A fines de diciembre, Guevara y su tropa lanzaron un asalto feroz en la provincia de Santa Clara, obteniendo una victoria decisiva. Ese mes, Morgan y el Segundo Frente se apoderaron de la ciudad tabacalera de Manicaragua, luego siguieron adelante, capturando Cumanayagua, El Hoyo, La Moza y San Juan de los Yeras, antes de llegar a Topes de Collantes, ciento sesenta millas al sureste de La Habana. Uno de los coroneles de Batista advirtió: “La sede ya no puede resistirse. El ejército no quiere pelear “. El Segundo Frente había emitido anteriormente una declaración enfatizando que “la dictadura está casi aplastada”, y el gobierno de los Estados Unidos trató de expulsar a Batista, en un intento inútil por instalar una “tercera fuerza” complaciente. Batista resistió la presión de los estadounidenses, pero su control del poder casi había desaparecido.

Philips

A las 4 a.m. del día de Año Nuevo, David Atlee Phillips, un agente de la C.I.A. estacionado en La Habana, estaba parado afuera de su casa allí, bebiendo champán, cuando levantó la vista y vio una leve luz, un avión, como alejándose en el cielo. Al darse cuenta de que no había vuelos de salida a esa hora, telefoneó a su oficial de casos y le ofreció una joya de información: “Batista acaba de volar al exilio”.

“¿Estas borracho?” el oficial de casos respondió.

Pero Phillips tenía razón: Batista estaba escapando, con su séquito, a la República Dominicana, y la noticia se extendió rápidamente por toda Cuba.

Meyer Lansky estaba en La Habana en ese momento, y fue una de las primeras personas en ser avisada. “Obtenga el dinero”, le ordenó a un asociado. “Todo lo valioso. Incluso el efectivo y los cheques en reserva”.

Después del amanecer, Morgan se estaba preparando para luchar para tomar la ciudad de Cienfuefos cuando el grito lo alcanzó a él y a Rodríguez: ¡Se fue! Se fue! Morgan ordenó a sus hombres que tomaran la ciudad de inmediato. Todos, incluido Rodríguez, se subieron a automóviles y camiones, corriendo a una ciudad donde esperaban una batalla intensa pero donde el Ejército de Batista, una vez inexpugnable, se disolvió ante ellos cuando miles de residentes jubilosos salieron a las calles, tocando bocinas y tocando tambores improvisados. Las multitudes saludaron a Morgan, que envolvió una bandera rebelde alrededor de sus hombros como una capa, con gritos de “¡Americano!” Morgan, quien dijo a los periodistas: “Me estoy olvidando de mi inglés”, gritó ante la multitud que lo abrazaba, “¡Victoria! ¡Libertad!

En una entrevista periodística, Morgan dijo: “Cuando bajamos de las montañas, fue un shock para todos nosotros. . . para averiguar cuánta fe tenía el pueblo cubano en esta revolución. Sentí que simplemente no podía traicionar sus esperanzas “.

Morgan fue puesto a cargo de la ciudad de Cienfuegos. Finalmente se había convertido en alguien, le dijo a un amigo. El 6 de enero de 1959, a la una de la madrugada, Castro se detuvo en Cienfuegos durante su triunfante marcha a La Habana. Era la primera vez que Morgan se reunía con Castro en Cuba, y los dos ex (?) delincuentes juveniles se dieron la mano y se felicitaron.

En entrevistas, Castro repitió su oposición al comunismo y prometió celebrar elecciones dentro de los dieciocho meses. Antes de una reunión de miles en La Habana, prometió: “No podemos convertirnos en dictadores”. Cualesquiera que fueran las dudas que Morgan tenía sobre Guevara, parecía no tener dudas sobre Castro, quien una vez declaró: “La historia me absolverá”.

“Tengo una tremenda admiración, un tremendo respeto por el hombre”, dijo Morgan más tarde a una periodista -Cate Roberts- de una cadena de televisión estadounidense. “Respeto su coraje moral y respeto su honestidad”. 

Roberts observó que la vida de Morgan, incluido su romance con Rodríguez, sonaba “como todos los guiones de películas que se soñaron en Hollywood”. Morgan insistió en que no tenía interés en vender su historia: “No creo que debas sacar provecho de tus ideales”. No creo que fuera un idealista cuando subí a las montañas, pero siento que soy un idealista ahora “.

Morgan no había dormido durante dos días después de que Batista huyó, y agradeció la oportunidad de afeitarse y limpiar la suciedad de la jungla de su cuerpo. Rodríguez pronto se quitó el uniforme, confiando en que “la guerra había terminado y que criaríamos una familia y viviríamos en una democracia”. En Cienfuegos, intercambiaron anillos de boda adecuados. 

Rodríguez se había quedado embarazada. Para Morgan, de repente parecía que él y Rodríguez podían tener todo: una casa, niños, el periódico de la mañana. Como dijo Morgan: “Todo lo que me interesa es establecerme en una existencia agradable y pacífica”.

En marzo de 1959, un misterioso estadounidense apareció de repente en el Hotel Capri, donde Morgan y Rodríguez se alojaban temporalmente. El hombre, que tenía poco más de cuarenta años, tenía el pelo negro y rígido y gafas gruesas, y parecía que podría ser un empleado de la NASA, la nueva agencia espacial. En el vestíbulo, llamó a Morgan y le dijo que necesitaba verlo. Se llamaba Leo Cherne. “Estoy seguro de que nunca había oído hablar de mí antes”, recordó Cherne, en una historia oral inédita.

Imponente, erudita y discreta, Cherne era un hombre de negocios rico y un corredor de poder que había asesorado a varios presidentes de Estados Unidos, incluidos Franklin Roosevelt y Eisenhower. En 1951, se convirtió en presidente del Comité Internacional de Rescate. Con los años, se especuló que, bajo Cherne, el I.R.C. a veces había servido de fachada para C.I.A., un cargo que Cherne negó públicamente. En cualquier caso, estaba enredado con personas en círculos de inteligencia, un hombre que disfrutaba de estar al tanto de un mundo de capa y espada.

Cherne

En su historia oral, Cherne dijo que una vez había estado “profundamente atraído” por Castro, rivalizando con Herbert Matthews en su “entusiasmo ciego”. Pero Cherne se había vuelto aprensivo después de la revolución. Con inquietante frialdad, Castro había enviado a varios cientos de miembros del régimen de Batista “al paredón”, y su ideología indeterminada, su desafío instintivo y su ambición gigantesca plantearon serios riesgos.

Y así, la C.I.A. trató de poner más ojos y oídos alrededor de Castro. Morgan debe haber parecido un objetivo tentador para el reclutamiento. Tenía una cubierta y acceso integrados, hablaba español y, como ciudadano estadounidense, parecía más fácil de cambiar: no tendría que convertirse en un traidor a su país.

El apoyo de Morgan a Castro y la revolución presentó un impedimento, pero, como sabía cualquier oficial de casos experimentado, prácticamente todos tenían un “punto débil”: la codicia, los celos, la tentación sexual.

Uno simplemente necesitaba encontrar el lugar e inflamarlo, hasta que el objetivo violara un sistema de creencias para formar un método de información.

Parecía que Morgan tenía una chispa de resentimiento que podría avivarse. Castro, desconfiado de los rivales, había negado posiciones prominentes del gobierno a muchos miembros del Segundo Frente Nacional del Escambray, incluido Menoyo. Adam Clayton Powell, un congresista de Nueva York, acababa de regresar de una misión de investigación en Cuba, donde había escuchado a Morgan, a quien describió como “un chico dulce, pero muy duro”, criticando al nuevo régimen.

En el Hotel Capri, Cherne se sorprendió al descubrir que Morgan ocupaba una habitación pequeña y escasamente amueblada. Rodríguez había salido, pero los barbudos armados (guerrilleros barbudos) seguían entrando y saliendo, como si la pequeña habitación fuera un cuartel improvisado. Morgan llevaba su uniforme rebelde, la estrella de un comandante estampado en cada charretera. Su revólver descansaba sobre una cómoda.

Cherne le dijo a Morgan que lo había buscado para promover el trabajo del I.R.C. en Cuba y para obtener una audiencia con Castro, pero Morgan era cauteloso. Sabía que La Habana se había convertido en una ciudad de fantasmas, y Cherne le había mostrado un folleto del I.R.C. con la portada de William Joseph (Wild Bill) Donovan, el famoso maestro de espías de la Segunda Guerra Mundial, quien fue presidente honorario de la junta del comité. Morgan sospechaba que Cherne era un oficial de inteligencia estadounidense que representaba “fuerzas muy importantes y poderosas”.

Mientras hablaban, Morgan, tal vez creyendo que sus secretos estarían a salvo con un guardián profesional de ellos, confesó algo que no había revelado ni siquiera a sus amigos más cercanos, incluido Menoyo. Morgan admitió que la historia que había contado sobre un amigo estadounidense asesinado por Batista era una invención, un juego de manos que le había permitido colarse en la narrativa de la historia. “Morgan dijo la verdad, confiando en que no lo haría público”, recordó Cherne. Morgan se refirió a su pasado problemático, y Cherne creía que Morgan era “valiente, duro, capaz, ingenioso pero un chico malo”. . . . Y fue este chico malo quien encontró en los eventos en desarrollo en Cuba algo emocionante ”.

Cherne observó lo bien que Morgan hablaba español, cómo exigía el respeto de los rebeldes que pasaban por la sala y lo brillante que parecía, a pesar de tener una educación de octavo grado. “Raramente he conocido a una persona tan genuinamente articulada, tan inteligente, de alguna manera brillante, como encontré que era, todo por instinto”, señaló Cherne.

Pronto regresó al Capri para otra reunión. Esta vez, un barbudo yacía en la cama, aparentemente dormitando. Morgan le dijo que quería revelar algo “muy importante”.

Cherne miró a su alrededor con ansiedad y preguntó: “¿Cómo sabes que la habitación es segura?”

Morgan le aseguró que sí, pero Cherne señaló un respiradero del aire acondicionado, donde podría instalarse una fuga de las voces. “Debo disculparme”, dijo Morgan. “Tienes toda la razón.” Cogió una radio de transistores, la colocó frente al respiradero y puso la música.

Cherne seguía preocupado por el cubano en la cama. La “alegre disposición de Morgan para correr riesgos no era del todo de mi agrado”, recordó Cherne. Pero, sintiendo que Morgan tenía información “irresistible”, lo dejó proceder y, con su permiso, incluso usó un dispositivo de grabación en miniatura que había traído consigo. Morgan confió que Guevara y Raúl Castro eran marxistas-leninistas que amenazaban la revolución. Guevara había reclutado a alguien para matarlo, pero Morgan había capturado al agente y, antes de dejarlo ir, obtuvo una confesión por escrito, que había guardado. “Esa es la póliza de seguro que me mantendrá con vida”, afirmó Morgan.

Cherne le preguntó a Morgan si pensaba que Fidel Castro era comunista. Morgan dijo que no y enfatizó que muchos cubanos estaban comprometidos con la democracia. Cherne encontró la historia de intriga de Morgan “llena de hechos perceptivos”.

Morgan expresó la esperanza de que Cherne pudiera usar su influencia para asegurar la ayuda económica extranjera para unas tres mil familias en el Escambray que habían sido “bombardeadas” durante la guerra. Y dijo que le preocupaba que el gobierno de EE. UU. revocara su ciudadanía, ya que algunos elementos anticastristas reclamaban esas sanciones. Cherne sospechaba que había señalado el punto débil de Morgan: el comandante yanqui quería asegurarse de que, si las cosas se volvían demasiado peligrosas, podría regresar a Estados Unidos con su familia; temía que lo traicionaran desde los cuatro rincones.

Cherne creía que Morgan no buscaba una ventaja personal. Más bien, Morgan esperaba “igualar el marcador” con su amado país, donde se había quedado corto como ciudadano y soldado. “Este fue su acto de expiación”, concluyó Cherne.

Morgan le entregó a Cherne una moneda de cinco centavos de 1946. Su borde tenía una pequeña muesca. Si Cherne quería enviar a alguien a verlo en el futuro, debería darle a esa persona la moneda para que se la presentara a Morgan, una señal de confiabilidad.

Después de que Cherne salió del hotel, con la moneda y la grabación de su conversación escondida, se puso ansioso por haber sido espiado. ¿Por qué había corrido un riesgo tan tonto? Cherne garabateó en papel lo que había aprendido, lo guardó en un sobre y se lo entregó a un amigo de confianza en La Habana. “Por si acaso no salía vivo de allí”, recordó.

Cherne regresó a su hotel y permaneció en su habitación. Sonó el teléfono, pero no contestó. “Escuché pasos afuera de mi puerta y sudaba libremente”, recordó. Finalmente, corrió al aeropuerto, esperó un “período interminable” y “no se sintió aliviado hasta que el avión despegó”.

El 20 de marzo, Cherne fue a la sede de la C.I.A., un complejo de edificios en mal estado en la calle E, en el noroeste de Washington, D.C., un letrero que decía: “EE. UU. Oficina de Imprenta del Gobierno” había estado una vez al frente, pero, un día, después de que el presidente Eisenhower y su conductor lucharon por encontrar la entrada, fue reemplazada por el emblema de la CIA.

Leo Cherne fue conducido a través de la seguridad y entró en la Sala Francesa, un espacio de conferencia utilizado siempre por altos funcionarios de C.I.A., donde se reunió con el jefe interino de la División del Hemisferio Occidental. Cherne le informó sobre su encuentro con Morgan, que consideró una de las “exposiciones accidentales más increíbles y fascinantes a la realidad política en toda mi vida”. La C.I.A. cultiva su propio lenguaje privado, y Cherne, que fue identificad en un documento clasificado sobre Morgan simplemente como “contacto”, estaba sirviendo como observador, alguien que identifica un activo potencial para el reclutamiento. Cherne le dijo a la C.I.A. que Morgan podría ser muy valioso, ya que estaba en excelentes términos con Castro. Y Cherne pasó la moneda que Morgan llamó una “señal de reconocimiento”.

El informe concluyó que Morgan tenía “posibilidades de Kucage”. En su libro de 1975, “Inside the Company” (Dentro de la C.I.A.), Philip Agee, un ex miembro de C.I.A. que se volvió contra la agencia y presuntamente ayudó al régimen de Castro, reveló que Kucage representaba operaciones psicológicas y paramilitares altamente sensibles. “Son acciones más que actividades de recolección”, escribió Agee. “Las operaciones de recolección deben ser invisibles para que el objetivo no las conozca. Las operaciones de acción, por otro lado, siempre producen un efecto visible. Esto, sin embargo, nunca debe ser atribuible a la C.I.A. o al gobierno de los Estados Unidos “.

No mucho después de que Castro asumió el poder, la C.I.A. comenzó a buscar operadores de acción que pudieran presionar el “botón mágico”: asesinato. Además, la C.I.A. había creado un documento titulado “Un estudio de asesinato”. Después de señalar que los “moralmente aprensivos no deberían intentarlo”, el estudio expuso varias técnicas:

El accidente más eficiente. . . es una caída de 75 pies o más sobre una superficie dura. Los pozos de los ascensores, los pozos de las escaleras, las ventanas y los puentes servirán. . . . El acto puede ejecutarse mediante un repentino y vigoroso [levantamiento] de los tobillos, inclinando al sujeto por el borde. Si el tema se agota deliberadamente, es necesario un momento muy exacto y es probable que la investigación sea exhaustiva. . . . El sujeto puede aturdirse o drogarse y luego colocarse en el automóvil, pero esto solo es confiable cuando el automóvil se puede arrojar desde un acantilado o en aguas profundas sin observación.

A finales de marzo, la C.I.A. autorizó una investigación de antecedentes de Morgan— a.k.a. “El Americano”. Sus agentes necesitaban más “datos biográficos” antes de intentar reclutar a Morgan. El 30 de marzo, la División de Cobertura Central de la agencia solicitó que se le avisara de inmediato cuando Morgan había sido “activado”.

Dos semanas después, Castro llegó a Washington, D.C., en lo que calificó como una gira de “buena voluntad”. El presidente Eisenhower se negó a reunirse con él, pero, cuando Castro apareció en público, vestido con su uniforme verde arrugado y su pistolera vacía, los estadounidenses lo vitorearon y lo vieron como un héroe popular.

Alrededor de este tiempo, según cuenta Aran Shetterly, el biógrafo, apareció otro invitado curioso en el Hotel Capri. Era un hombre de renombre para la mafia llamado Frank Nelson. La mafia temía, correctamente, que Castro planeara cerrar sus casinos y clubes nocturnos. (“No solo estamos dispuestos a deportar a los mafiosos, sino a ejecutarlos”, proclamó Castro más tarde).

Nelson dijo que un amigo en Miami estaba interesado en los “servicios” de Morgan.

“¿En mis servicios?” Morgan preguntó, confundido.

Fue el turno de Nelson de mirar alrededor de la habitación nerviosamente. En voz baja, dijo: “Mi amigo está listo para pagarte bien si lo ayudas”. El pauso. “Un millón de dólares.”

La conversación continuó en Miami, donde Morgan se reunió en una habitación segura de hotel con el “amigo” de Nelson. Fue el cónsul de la República Dominicana allí, quien estaba sirviendo como otro intermediario, para ocultar la verdadera identidad de los conspiradores. Uno de los autores intelectuales fue Rafael Trujillo, el tirano que había gobernado la República Dominicana durante tres décadas, y que era aún más sádico que Batista. Su jefe de seguridad comparó su regla con la de “Calígula, el loco César”.

Trujillo

Una de las máximas de Trujillo era “El que no sabe engañar no sabe gobernar”, y tenía una inclinación por planear matar a sus oponentes en el extranjero. En 1956, Trujillo supuestamente orquestó el secuestro, en Nueva York, de un profesor de la Universidad de Columbia que había servido en el gobierno de Trujillo, y estaba a punto de publicar una tesis doctoral crítica del régimen. Después de ser llevado de regreso a la República Dominicana y entregado a Trujillo, se creía que el erudito había sido desnudado, atado a una soga en una polea y luego bajado, lentamente, a un tanque de agua hirviendo. Ahora Trujillo quería eliminar a Fidel Castro.

En la habitación del hotel en Miami, el cónsul de Trujillo se unió al ex jefe de policía de Batista. (Batista, todavía en la República Dominicana, estaba ayudando a financiar la operación.) También estuvo presente un hombre apuesto y de pecho ancho a quien Morgan reconoció de sus días en el crimen organizado: Dominick Bartone. Después de la revolución, el gángster había buscado a Morgan, intentando vender al régimen de Castro varios aviones de carga militares Globemaster. Bartone ahora intentaba vender los aviones a los conspiradores que buscaban derrocar a Castro. El aliado de Bartone, Jimmy Hoffa, supuestamente había intentado desviar trescientos mil dólares del fondo de pensiones de los Teamsters para negociar el acuerdo. Más tarde, uno de los ayudantes de Hoffa informó al gobierno que el plan “era pura y simplemente la forma en que Hoffa ayudaba a algunos de sus amigos de la mafia que temían perder sus negocios en Cuba”.

Los hombres en la habitación del hotel representaban intereses vinculados a la mafia, los Teamsters, Batista y Trujillo, un antiguo aliado de los Estados Unidos. Estas fuerzas letales divergentes habían encontrado coherencia en una sola trama audaz.

Mientras intentaban persuadir a Morgan, ellos también buscaron su debilidad. “Entiendo que usted y su gente han sido maltratados”, había dicho Nelson en su discurso. “Además, un millón de dólares siempre es un millón de dólares”.

Para el resto del mundo, Morgan podría haberse convertido en el comandante yanqui. Pero los conspiradores confiaban en que, en el fondo, todavía era el mismo buen tipo, Billy Morgan.

“Le daremos todo lo que pide”, dijo el ex jefe de policía de Batista.

Morgan pronto volvió a ellos. Les hizo saber que había consultado con Menoyo y que habían pensado detenidamente en lo que había sucedido en Cuba desde la revolución. Y Morgan dijo que él, junto con los miembros del Segundo Frente, estaba listo para unirse a la conspiración.

Hoover sintió que algo estaba ocurriendo. Hubo informes de informantes de que, en los últimos meses, Morgan había recibido decenas de miles de dólares del cónsul dominicano, el efectivo a menudo metido en “bolsas de papel comunes”. Hubo rumores de que Morgan, que se había mudado con Rodríguez a una casa en La Habana, recibía mensajes de un sacerdote católico que actuaba en interés no de Dios sino de Rafael Trujillo. Y había rumores de que, en Florida, Morgan se había reunido con Johnny Abbes García, el jefe de la policía secreta de Trujillo, que era un maestro en extraer información (había estudiado métodos chinos de tortura) y en ocultarla (supuestamente tuvo un romance con el medio hermano de Trujillo). “Johnny fue a Miami para ponerse en contacto con Morgan”, dijo el F.B.I. 

Hoover

Hoover y sus hombres intentaron detectar un diseño oculto en los datos que estaban recopilando. Estaban presenciando la historia sin la claridad de la retrospectiva o la narrativa, y era como mirar a través de un parabrisas azotado por la lluvia. Mientras Hoover confrontaba las lagunas en los informes, se obsesionó cada vez más con Morgan. ¡Un antiguo devorador de fuego en el circo! Hoover acosaba a sus hombres ptdiendo toneladas de evidencia para “agilizar” sus investigaciones, centrándose en los lazos de Morgan con Dominick Bartone. El mafioso, a quien la oficina clasificó como “armado y peligroso”, había sido arrestado recientemente con sus asociados en el Aeropuerto Internacional de Miami, donde habían sido atrapados cargando un avión con miles de kilos de armas, un envío aparentemente destinado a mercenarios y exiliados cubanos. siendo entrenados en la República Dominicana.

El incidente no solo había intensificado el escrutinio de Hoover sobre Morgan y los conspiradores; También despertó el interés del Comité de Raquetas del Senado y su abogado principal, Robert F. Kennedy, que estaba investigando los vínculos entre los Teamsters de Hoffa y el crimen organizado. En una audiencia en junio de 1959, Kennedy preguntó: “¿Tenemos antecedentes del Sr. Morgan?” Cuando un comité de Teamster fue interrogado por el comité sobre el esquema de armas, dijo, más de una vez: “Me niego a responder porque honestamente creo que mi respuesta puede tender a incriminarme”. Sin embargo, otro testigo reconoció que Morgan había “trabajado para Bartone en años pasados”.

Mientras que el F.B.I. rastreó los movimientos de Morgan, hizo incursiones repetidas a Miami, donde se reunió con sus conspiradores. Ese verano, también viajó a Toledo para visitar a su madre y a su padre, a quienes no había visto desde que se había marchado a Cuba, un año y medio antes. Sus padres saborearon la breve reunión, pero se dieron cuenta de que Morgan sentía “presión”, como lo expresó más tarde. Cuando su madre miró su ropa y sus pertenencias, se dio cuenta de que no había ninguna identificación en él: se había convertido en un hombre invisible.

Ella le preguntó en qué tipo de problemas se estaba metiendo ahora.

Nada, le aseguró.

Pero ella sintió que él estaba planeando algo.

El 27 de julio de 1959, Morgan voló nuevamente a Miami, esta vez con Rodríguez, de ocho meses de embarazo, ella proporcionó algo de cobertura. Aún así, Morgan fue detenido por las autoridades en el aeropuerto de Miami y llevado a una sala de espera, donde fue confrontado por dos hombres con el pelo muy corto, trajes y gafas oscuras: los agentes de Hoover.

Después de informar a Morgan de sus derechos, los agentes lo presionaron sobre por qué había venido a Miami. Insistió en que estaba allí para divertirse con su esposa durante unos días, pero, bajo más preguntas, admitió que un representante de un gobierno extranjero lo había contactado para liderar una contrarrevolución en Cuba. “El sujeto se negó a identificar a las personas con las que estaba en contacto”, escribieron los agentes en un informe.

Morgan dijo que estaba en una “posición precaria”. Los agentes finalmente lo dejaron ir, pero Hoover ordenó a sus hombres que vigilaran los movimientos de Morgan “empleando vigilancia física y utilizando otras técnicas confidenciales”. El F.B.I. informó que “la esposa embarazada del sujeto fue vista dejando el hotel Montmartre en un Cadillac azul de 1959”. Los agentes rastrearon el automóvil: pertenecía a Dominick Bartone.

El 31 de julio, Morgan telefoneó al F.B.I., informando a sus agentes que Olga Rodríguez había regresado a Cuba. Dijo que planeaba regresar él mismo, en dos días. A las pocas horas de la llamada, sin embargo, se fue, dejando sus pertenencias en su habitación de hotel. Los agentes trataron de seguir su rastro, pero él había desaparecido.

En la noche del 6 de agosto, el F.B.I. se enteró de que Morgan abordó un pequeño barco pesquero, de “manera clandestina”, y se reunió frente a la costa de Miami con un yate de cincuenta y cuatro pies tripulado por dos mercenarios. El buque fue despojado de cualquier nombre o número de registro, y fue cargado con ametralladoras, explosivos y otros armamentos. Con Morgan a bordo, el yate partió hacia Cuba y, después de eludir a la Guardia Costera de los Estados Unidos y casi quedarse sin combustible, se hundió en el puerto de La Habana, el 8 de agosto.

Hoover creía que se estaba abriendo camino dentro de la conspiración. Una fuente del F.B.I. informó que Morgan planeaba “asesinar a Castro”. Otro dijo que el complot era acabar con Fidel y Raúl Castro. Según múltiples fuentes, una fuerza de ataque de casi mil exiliados y mercenarios cubanos sería transportada, en avión, desde una base en la República Dominicana hasta Trinidad, una ciudad colonial al pie de las montañas del Escambray. Una vez que estas fuerzas desembarcaran, se creía, serían dirigidas por Morgan, a quien un cable de la embajada de los Estados Unidos describió como “un enigma”.

Morgan había recibido de Trujillo una radio de onda corta. Morgan lo colocó en un escritorio de madera en su casa, y después de girar los diales oyó el sonido chirriante de una voz: el espía asesino de Trujillo, Abbes García, en la República Dominicana.

Un informante luego le dijo al F.B.I. que Abbes García operaba su radio todas las tardes después de la medianoche, y a menudo se identificaba diciendo: “Esta es Vaca Roja”.

Morgan recibió el nombre en clave de Henry, una referencia a Henry Morgan, el corsario galés del siglo XVII, que había sido comisionado por la corona inglesa para saquear oro de Cuba, entonces una colonia española. Una vez, cuando Henry Morgan se encontró atrapado por una armada española, flotó hacia el barco enemigo, armado con materiales incendiarios y muñecos de madera, que luego explotó, lo que le permitió escapar, en una de las mayores artimañas de la historia de la navegación.

William Morgan encendió la radio de onda corta a última hora de una noche de agosto. “Henry hablando”, dijo. “Adelante . . . Adelante . . . “

Vaca Roja captó su señal, y Morgan le dijo que la trama había comenzado. “Nuestras tropas están avanzando”, dijo.

Abbes García podía escuchar bombas y disparos de fondo.

“¡Adelante, Henry!” llegó la jubilosa respuesta.

Hoover y otros funcionarios de alto nivel en el F.B.I., la C.I.A., la Armada, el Ejército, la Fuerza Aérea y el Departamento de Estado distribuyeron información sobre Morgan y su complot. Se emitieron informes urgentes: “La casa de Fidel en Cojimar fue atacada. . . Fuentes confiables afirman que un pequeño grupo atacó la casa de Raúl. . . Paradero Morgan desconocido. . . Cortes en las comunicaciones telefónicas a Las Villas y Camagüey. . . Rumores de pelea. . . Servicios armados en alerta completa. . . Esperando algo más, probablemente invasión. . . El puerto de La Habana será bombardeado a las 4:00 a.m. . . Se espera que Castro esté terminado ”.

Raúl Castro

Hoover y sus colegas obtuvieron información de que Morgan y otros miembros del Segundo Frente, incluidos Menoyo y Jesús Carreras, se habían reunido en Trinidad, donde habían asegurado una pista de aterrizaje fangosa, cortando efectivamente la isla en dos. Se escuchó a Trujillo transmitiendo un mensaje al pueblo cubano, diciendo: “¡Fuego, fuego, fuego al demonio Fidel Castro y su hermano Raúl!” Trujillo comenzó a lanzar al aire decenas de cajas de municiones de calibre .50 a Morgan y sus seguidores, los paracaídas blancos ondeantes que se balanceaban desde las nubes. Cuando regresó otro avión de suministros, su tripulación informó haber visto bombas encendidas que recorrían caminos en el cielo nocturno, como si hubiera una tormenta eléctrica. El 12 de agosto, Morgan, que había traído la radio de onda corta con él, habló con Trujillo y le dijo que sus fuerzas habían capturado la ciudad. “¡Trinidad es nuestra!” Morgan dijo. “No nos decepciones”.

La noche siguiente, el trigésimo tercer cumpleaños de Castro, Trujillo envió a Cuba un avión que transportaba a los primeros miembros de la fuerza de ataque. Cuando los soldados desembarcaron en la pista de aterrizaje en Trinidad, que había sido marcada con luces, pudieron escuchar a Morgan y sus hombres gritando denuncias contra Castro y, al unirse, los gritos se hicieron más fuertes y más intensos, convergiendo, como voces en un estadio, en un encantamiento ensordecedor: “¡muerte al castro!”

Entonces, una figura alta y barbuda, que también había estado allí, emergió de donde estaba escondido, debajo de un árbol de mango. Fue Fidel Castro.

Morgan había logrado un truco dentro de un truco. No era un contrarrevolucionario, era un agente doble. Él y el Segundo Frente habían estado coludiendo con Castro; los mensajes de radio, el corte de comunicaciones y las bombas explosivas habían sido parte del escenario de lo que Morgan describió como una “guerra ficticia”.

Morgan y los leales a Castro apuntaron con ametralladoras a los aturdidos combatientes de la fuerza de ataque. Más tarde, uno de los hombres de Trujillo dijo: “No debería ser juzgado como un conspirador, sino como un imbécil”. Los soldados de la fuerza de ataque sacaron sus armas, y por un momento los conspiradores y los contra conspiradores se miraron el uno al otro, como si todavía estuvieran desconcertados sobre quién había cruzado a quién. Luego, algunos de los hombres de Trujillo abrieron fuego y todos comenzaron a disparar. Uno de los amigos de Morgan corrió hacia el avión y fue ultimado. Cuando terminó el enfrentamiento, dos miembros de la fuerza de ataque habían muerto y el resto había sido detenido.

Morgan había ayudado a romper el primer gran complot contrarrevolucionario contra el régimen de Castro. Más tarde, durante un discurso televisado de cinco horas que duró hasta las tres de la mañana, Castro explicó lo que había sucedido. Morgan, sonriente y vestido con su uniforme rebelde, apareció a su lado. Durante los meses anteriores, él y Castro habían pasado horas tramando. Castro fue visto pasando su largo brazo alrededor de Morgan, su preciado agente doble. Aclamó a Morgan como un “cubano”, y Morgan se refirió a Castro como su “amigo fiel”. Menoyo recuerda: “Confiaban el uno en el otro”.

El comandante yanqui reveló al público que, después de ser abordado para liderar la contrarrevolución, él y Menoyo habían alertado a Castro, quien les ordenó sacar a sus enemigos. Castro dijo en su discurso televisado: “Todos interpretaron sus papeles asignados. Fue mejor que una película”. Herbert Matthews, en una carta a Hemingway, describió los eventos como “más extraños que la ficción pero reales”.

Morgan y Menoyo habían sido tan convincentes en sus roles como contrarrevolucionarios que Leo Cherne y otros sospecharon que originalmente habían sido parte de la conspiración, cambiando de bando solo cuando estaban a punto de ser descubiertos. Pero, según Menoyo y otros involucrados en el plan, no se habían vuelto contra Castro, que seguía siendo venerado en Cuba y que había reafirmado su apoyo a los principios democráticos durante su visita de abril a Washington. A pesar de las preocupaciones de Morgan sobre el régimen de Castro, declaró enfáticamente que él y los miembros del Segundo Frente “nunca se unirían” con tiranos como Trujillo o Batista.

El 20 de agosto, Morgan llamó al F.B.I. agentes que lo persiguieron en Miami y se disculparon por no haber sido más comunicativos. Explicó que no había querido “vender Cuba”, donde tenía muchos amigos. Agregó que no creía haber infringido ninguna ley estadounidense, aunque podría haberlas “doblado” ligeramente.

El Servicio Secreto lanzó una investigación sobre Morgan y recomendó que no se tomen medidas contra este hombre de “coraje incuestionable”, dado que no representa una amenaza para “la seguridad y el bienestar de nuestro presidente”. Pero Hoover se enfureció por el engaño, y en septiembre el Departamento de Estado despojó a Morgan de su ciudadanía.

La C.I.A. no hizo ningún esfuerzo por interceder en nombre de Morgan. Ese mayo, según documentos desclasificados, la agencia había cancelado sus esfuerzos para reclutarlo, luego de que una verificación de antecedentes revelara evidencia de su juventud criminal y su escandaloso historial militar. Un memorándum interno había señalado: “La Agencia considera que cualquier acuerdo secreto con Morgan no es deseable desde el punto de vista de la seguridad”. Al final, la naturaleza auténtica de la rebeldía de Morgan lo hizo demasiado impredecible: mejor tratar con alguien que simplemente busca un beneficio.

Trujillo, quien luego fue asesinado, colocó una recompensa de medio millón de dólares en la cabeza de Morgan. Cuando Clete Roberts, la reportera ​​estadounidense, visitó la casa de Morgan, en septiembre de 1959, la encontró rodeada de guardaespaldas con metralletas Thompson. “Debería decirte en los Estados Unidos que el Sr. Morgan y yo estamos sentados en lo que podrías llamar un campamento armado”, dijo Roberts. Le preguntó a Morgan: “¿Cómo se siente tener un precio de medio millón de dólares en tu cabeza?”

Morgan respondió fríamente: “Bueno, no es tan malo. Tendrán que conseguirlo. Y eso va a ser difícil “.

El gobierno de Castro convirtió a Morgan en un “ciudadano de nacimiento” cubano y prometió protegerlo. Associated Press escribió que había obtenido “una estatura casi legendaria” en la isla, y Cherne dijo que se había convertido en “el héroe de la república”. Morgan reforzó aún más su reputación cuando entregó al gobierno cubano setenta y ocho mil dólares que había recibido del cónsul dominicano, pidiendo que el dinero se invirtiera en desarrollo económico en la región de Escambray. Cuando Morgan caminó por las calles de La Habana, la gente extendió la mano para tocarlo; Incluso había una canción popular celebrando sus hazañas.

Morgan, Olga Rodríguez y su descendencia

En agosto, Rodríguez dio a luz a una hija, que lleva el nombre de la madre de Morgan, Loretta. Rodríguez recuerda que Castro se presentó en la clínica para felicitarla a ella y a Morgan. “Quería ser el padrino”, dice Rodríguez, aunque el honor fue para Menoyo.

Morgan estaba asombrado de que tantos cubanos lo hubieran adoptado como un par. “Estas son personas que nunca me vieron antes en sus vidas”, le dijo a Roberts. “Nunca me conocieron. Simplemente me conocen por lo que he hecho o por cómo me he comportado con ellos “.

Dijo que la revolución había sido peleada por una hermosa idea —la libertad— y que no estaba dispuesto a abandonar las promesas que había hecho en las montañas. Aunque algunos marxistas-leninistas habían tratado de “colarse” en el poder en medio de la agitación en el país, dijo, el pueblo cubano era demasiado individualista para aceptar ese opresivo sistema. “El comunismo se alimenta de ignorancia y pobreza”, dijo. “Y lo primero que está haciendo la revolución es crear escuelas y crear empleos y crear hogares y dar a las personas tierras en las que puedan aumentar sus ingresos”. Reconoció que muchos de los revolucionarios de Cuba eran jóvenes e inexpertos, y habían cometido errores; pero su principal objetivo político seguía siendo ayudar al “pequeño hombre”.

Aunque Morgan estaba angustiado por perder su ciudadanía estadounidense: “Lo mejor que me ha pasado fue haber nacido en los Estados Unidos”, dijo una vez: estaba contento con su creciente familia y estaba ansioso por ayudar a construir una nueva Sociedad cubana. “Ahora soy cubano”, dijo. “Y creo en la revolución”. O, como dijo más tarde, “Estoy apostando mi vida a que la revolución va a tener éxito”.

Morgan no ocupó un cargo en el gobierno de Castro y dijo: “Nunca he sido político, soy un soldado”. Pero siguió siendo un aventurero, y en el otoño de 1959 realizó un audaz experimento en los pantanos de Cuba, bajo los auspicios del Instituto Nacional de Reforma Agraria. Con un pequeño salario mensual, construyó varios viveros, incluido uno en el Escambray, que criaban ranas toro por su carne tierna y pieles valiosas, que podrían usarse para hacer carteras, cinturones y carteras.

Morgan comenzó con algunas ranas, pero se multiplicaron rápidamente, los renacuajos se convirtieron en criaturas robustas que, con sus patas extendidas, eran tan largas como un pie. Las guarderías pronto se llenaron de una masa de criaturas que devoraban, enteras, prácticamente todo lo que podían tragar (insectos, peces, ratones, incluso otras ranas), la proliferación salvaje continuó hasta que Morgan presidió un reino de más de medio millón de ranas. Era como la historia de Éxodo que había leído de niño: “Y los magos lo hicieron con sus encantamientos y criaron ranas en la tierra de Egipto”.

Morgan a menudo trabajaba días de dieciocho horas, cavando una red de trincheras sombreadas para acomodar su creciente stock. La prensa cubana elogió el proyecto de Morgan como un “milagro”, y cuando un periodista le preguntó si había usado diagramas arquitectónicos para diseñar las granjas, respondió: “Planos, mi trasero. Cavé esas jodidas zanjas.

Cobb

Contrató a cientos de campesinos para operar las granjas, brindando el tipo de oportunidad económica que él y los rebeldes habían prometido durante la revolución. Viola June Cobb, una estadounidense que había trabajado como secretaria para Fidel Castro, más tarde testificó en secreto ante un subcomité del Senado y dijo que Morgan era “un niño con ideales” que tenía un “tremendo deseo de ser útil”, y eso a través de su actividad en las granjas había mejorado la vida de unos dos mil campesinos. “Los que había visto en harapos y descalzos ahora usaban zapatos y medias, se veían decentes”, dijo.

Dignatarios y reporteros viajaron a los pantanos para ver al famoso comandante yanqui y doble agente. Un artículo en Time lo llamó el “Hombre de las Rana Improbable”. Morgan proyectó su personalidad boyante habitual. “Las patas de las ranas cubanas son superiores”, decía. O “Cuba envió patas de ranas por valor de un millón de dólares a los Estados Unidos el año pasado. Voy a duplicar eso “.

El 31 de julio de 1960, Rodríguez dio a luz a una segunda niña, Olguita. Antes de que Morgan viniera a Cuba, había sido un padre negligente y lo lamentaba. Le había enviado una carta a Anne, su hija de su segundo matrimonio, que ahora tenía cinco años:

Cuando te vi por última vez, solo eras una pequeña. . . . Solías sentarte en la ventana y cuando veías mi auto entrar, decías: papi papi. . . . Y sé que cuando ya no regrese a casa. sé que me extrañaste y esperaste a tu padre inutilmente por la ventana, esto fue hace mucho tiempo, bebé, y posiblemente no lo recuerdes, pero lo hago, y siempre lo haré.

Morgan ahora adoraba a sus bebés, y concluyó que un hombre que tiene “su familia es probablemente la persona más feliz del mundo”. En un informe del C.I.A., un periodista dijo de Morgan: “Parecía feliz y seguro”.

Pero, después de frustrar la conspiración de Trujillo y ayudar a salvar la revolución, se puso cada vez más incómodo con las fuerzas políticas que había ayudado a desatar. Morgan había predicho al F.B.I. que la influencia de radicales, como Guevara y Raúl Castro, disminuiría en Cuba. Pero Fidel había puesto a Raúl a cargo de las fuerzas armadas y designado como jefe del banco nacional Guevara, que presionó por un mayor control estatal sobre la economía, aunque con resultados desastrozos.

Matos

El 19 de octubre, Huber Matos, un comandante rebelde anunciado, renunció al gobierno, protestando por la creciente influencia de los comunistas. En una carta a Fidel Castro, escribió: “Por favor, en nombre de nuestros camaradas caídos, de nuestras madres, de todo el pueblo, Fidel, no entierren la revolución”. Dos días después, Matos fue arrestado. Fue sentenciado a veinte años de prisión.

A principios de ese año, en marzo, la Casa Blanca había aprobado un plan de alto secreto para derrocar al régimen de Castro. La operación llegó a parecerse misteriosamente a la conspiración de Trujillo. Una brigada de más de mil exiliados cubanos, esta vez entrenados en secreto por Estados Unidos, en una base en Guatemala, invadiría por mar y aterrizaría en una playa en la ciudad de Trinidad. Los bombarderos B-26 atacarían de forma preventiva a la Fuerza Aérea de Castro para proteger a la brigada, que, de ser necesario, podría escapar a las montañas del Escambray. Fue la operación encubierta más ambiciosa en la historia de Estados Unidos. En una reunión de la Casa Blanca, el presidente Eisenhower dijo a los arquitectos del plan: “Todos deben estar preparados para jurar que no han oído hablar de él”.

Ese verano, mientras los preparativos para una invasión estaban en marcha, la C.I.A. utilizaba contactos de dudosa reputación. En otro eco del complot de Trujillo, la agencia recurrió a miembros de la mafia, incluido un asociado de Lansky, para asesinar a Castro. Se consideraron varias estratagemas, incluyendo volarle la cabeza a Castro con un cigarro explosivo, golpearlo con un bolígrafo Paper Mate lleno de veneno y contaminar un traje de buceo con gérmenes de tuberculosis.

En medio de este dibujo de tramas y contra-tramas, Morgan luchó por encontrar claridad. Ya no estaba cerca de Castro, no podía decir si el líder cubano estaba reaccionando a las provocaciones de Washington, o si estaba siendo socavado por elementos más radicales en el gobierno, o si estaba revelando que, bajo su atuendo rebelde, era simplemente otro dictador, dispuesto a utilizar cualquier ideología que consolidaría su poder.

Un día, miembros del Partido Comunista intentaron organizar una reunión en una de las granjas de Morgan. Los expulsó diciendo: “Fidel y Raúl saben que estoy en contra de los comunistas”.

Un amigo de Morgan del Segundo Frente recuerda: “Le dije a William: Tienes que tener cuidado. Estás hablando demasiado. Pero a William le encantaba hablar”.

En abril de 1960, un periodista escuchó a Morgan decir: “Detrás de la bravuconería se siente confusión, pesar y ansiedad por lo que se avecina”. En La Habana, la casa de Morgan había recibido disparos más de una vez, tal vez por agentes de Trujillo o tal vez por un enemigo cercano y conocido. “Una vez, mataron a nuestro perro”, recuerda Rodríguez. Posteriormente, Morgan trasladó a la familia a un edificio de apartamentos protegido por más de una docena de guardias, muchos de los cuales vivían con ellos. “Parecería que nunca podremos estar solos”, le dijo una vez a Rodríguez.

Un informante le dijo a la C.I.A. que “todos los movimientos de Morgan estaban siendo observados por el régimen de Castro” de Morgan. Rodríguez sospechaba que dos de los guardaespaldas que vivían con ellos estaban espiando para el G-2, el servicio de inteligencia militar de Castro. “Los quería fuera”, recuerda. Pero Morgan no deseaba ser desleal. En este sentido, Morgan no era un agente doble clásico, porque era alguien que quería creer. “Siempre confió en las personas”, dice Rodríguez. Aun así, tomó precauciones, eligió su propio conductor y se fue a trabajar en un Oldsmobile azul equipado con dos metralletas y una guantera llena de granadas.

Morgan no tenía deseos de huir de Cuba. Como luego le dijo a su madre: “Hubiera sido un traidor para mí, mis amigos y mis creencias”. Continuó atendiendo a sus ranas, con su coro ensordecedor.

Un día, Morgan se enteró de que su compañero rebelde Jesús Carreras, ahora un antagonista del régimen, había sido detenido por la seguridad del estado, en Santa Clara. Morgan corrió hacia el cuartel militar allí y exigió que los guardias liberaran a Carreras. “¡Soy un comandante!” Morgan gritó, señalando a su estrella. Los guardias obedecieron y Morgan escoltó a Carreras, consciente de la advertencia de que otro colega rebelde le había dado: “¡Cuidado! ¡Te van a atrapar!”

Morgan consideró buscar asilo político para su familia. Pero le había confesado a un reportero: “Me he quedado sin países”.

La deriva de Cuba hacia el comunismo continuó, y varios de los amigos de Morgan regresaron al Escambray para tomar las armas contra el nuevo régimen. Como Michael D. Sallah informó hace una década, en un relato iluminador en Toledo Blade, Morgan comenzó a pasar armas de contrabando a las montañas en el otoño de 1960. “Cada semana, los camiones los transportaban”, me dijo un trabajador. Una vez, Morgan planeaba llevar un envío a un escondite él mismo, pero Rodríguez dijo que era demasiado peligroso. Todos te reconocerán, dijo, insistiendo en transportar las armas ella misma. “Tuvimos una discusión”, recuerda. Rodríguez prevaleció, y esta vez fue Morgan quien esperaba ansiosamente en casa.

Continuará

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 27, 2020


 

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com