HIROSHIMA

Share

 

Hace 74 años, un 6 de agosto, Estados Unidos se convertía en la primera y única nación en usar armamento atómico durante la guerra cuando arroja una bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Aproximadamente 80,000 personas mueren como resultado directo de la explosión, y otras 35,000 resultan heridas. Al menos otros 60,000 estarían muertos para fin de año por los efectos de las consecuencias.

Aunque el lanzamiento de la bomba atómica en Japón marcó el final de la Segunda Guerra Mundial, muchos historiadores argumentan que también encendió la Guerra Fría.

Attlee
Truman
Churchill

Desde 1940, Estados Unidos había estado trabajando en el desarrollo de un arma atómica, luego de que Albert Einstein le advirtiera que la Alemania nazi ya estaba realizando investigaciones sobre armas nucleares. Cuando Estados Unidos realizó la primera prueba exitosa (una bomba atómica explotó en el desierto de Nuevo México en julio de 1945), Alemania ya había sido derrotada. La guerra contra Japón en el Pacífico, sin embargo, continuó furiosa. El presidente Harry S. Truman, advertido por algunos de sus asesores de que cualquier intento de invadir Japón resultaría en horribles bajas estadounidenses, ordenó que se usara la nueva arma para poner fin a la guerra rápidamente.

Enola Gay
Stalin
Einstein

El 6 de agosto de 1945, el bombardero estadounidense Enola Gay arrojó una bomba de cinco toneladas sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Una explosión equivalente al poder de 15,000 toneladas de TNT redujo a cuatro millas cuadradas de la ciudad a ruinas e inmediatamente mató a 80,000 personas. Decenas de miles más murieron en las siguientes semanas por heridas y envenenamiento por radiación. Tres días después, otra bomba cayó sobre la ciudad de Nagasaki, matando a casi 40,000 personas más. Unos días después, Japón anunció su rendición.

En los años transcurridos desde que se lanzaron las dos bombas atómicas sobre Japón, varios historiadores han sugerido que las armas tenían un objetivo doble. Primero, por supuesto, era poner fin a la guerra con Japón y salvar vidas estadounidenses. Se ha sugerido que el segundo objetivo era demostrar la nueva arma de destrucción masiva a la Unión Soviética.

Para agosto de 1945, las relaciones entre la Unión Soviética y los Estados Unidos se habían deteriorado gravemente. La Conferencia de Potsdam entre el presidente estadounidense Harry S. Truman, el líder ruso Joseph Stalin y Winston Churchill (antes de ser reemplazado por Clement Attlee) terminó solo cuatro días antes del bombardeo de Hiroshima. La reunión estuvo marcada por recriminaciones y sospechas entre los estadounidenses y los soviéticos. Los ejércitos rusos ocupaban la mayor parte de Europa del Este. Truman y muchos de sus asesores esperaban que el monopolio atómico de Estados Unidos pudiera ofrecer influencia diplomática con los soviéticos. De esta manera, el lanzamiento de la bomba atómica en Japón puede verse como el primer disparo de la Guerra Fría.

Si los funcionarios estadounidenses realmente creían que podían usar su monopolio atómico para obtener ventajas diplomáticas, tenían poco tiempo para poner en práctica su plan. Para 1949, los soviéticos habían desarrollado su propia bomba atómica y comenzó la carrera armamentista nuclear.


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 6, 2019


 

DUELO: El día que Stalin intentó asesinar a John Wayne

Share

 

El abusado hijo de un pobre y alcohólico zapatero georgiano, Josef Vissarionovich Djughashvili (el futuro Stalin) se convirtió en  uno de los asesinos más prolíficos de la historia. Stalin eliminó a cualquiera y a todos los que constituían una amenaza para su poder, incluidos (y especialmente) sus antiguos aliados. Él no tenía absolutamente ningún respeto por la santidad de la vida humana.

Stalin

Wayne

Stalin fue, sin lugar a dudas, uno de los líderes mundiales más despiadados del siglo XX, responsable de millones de muertes. Pero las estimaciones del número de muertes que causó varían enormemente, de 20 millones a 60 millones.

Todos los que estaban en contra de su política y contra el comunismo podían ser asesinados. No importaba si eran ciudadanos soviéticos o de otro país. Michael Munn, un historiador de cine y autor de “John Wayne – El hombre detrás del mito”, afirma que Stalin quería la cabeza del famoso ícono de Hollywood.

Stalin estaba tan enojado por el anticomunismo de John Wayne que planeaba eliminarlo. Ordenó a la KGB asesinar a John Wayne porque lo consideraba una amenaza para la Unión Soviética.

Cuando el cineasta ruso Sergei Gerasimov asistió a una conferencia de paz en Nueva York en 1949, escuchó sobre John Wayne y sus creencias anticomunistas. Cuando regresó a la Unión Soviética, inmediatamente le contó a Stalin sobre John Wayne y su discurso.

A Stalin le encantaban las películas y él era más que un aficionado al cine que le podría enseñar al mismísimo Sergei Eisenstein (El Acorazado Potemkin) a hacer películas. Se consideraba a sí mismo como un productor / director / guionista de películas superior, así como un censor supremo; sugiriendo títulos, ideas e historias, trabajando en guiones y letras de canciones, dando conferencias a directores, entrenando a actores, ordenando repeticiones y cortes y, finalmente, aprobando las películas para su lanzamiento.

Stalin amaba a Chaplin y películas como In Old Chicago (1937) y It Happened One Night (1934). Westerns con Spencer Tracy y Clark Gable también fueron algunos de sus favoritos.

Munn

Tracy

Gable

Einsenstein

Chaplin

Aunque amaba a los occidentales, decidió que John Wayne era una amenaza para la causa y debía ser asesinado.

Los asesinos supuestamente fueron enviados a Los Ángeles para matar a John Wayne. Como Michael Munn dice en su libro, el FBI había descubierto que agentes soviéticos fueron enviados a Hollywood para asesinar al actor. Le informaron al prestigioso artista sobre el complot y él le dijo al FBI que dejara aparecer a los hombres y que él mismo se encargaría de ellos.

John Wayne no quería que su familia supiera sobre el hecho de que la KGB estaba tratando de matarlo y se mudó con ellos a una casa con un gran muro alrededor.

Munn dice que un grupo de comunistas basados ​​en Burbank, cerca de Hollywood, conspiraron para asesinar a John Wayne. No lograron matarlo al igual que unos agentes de la KGB que habían sido enviados antes.

Un nuevo intento de matar a Wayne se realizó en México en el set de la película Hondo planeada por una célula comunista local, según el Sr. Munn.

John Wayne

Josef Stalin

Mao Tse Tung

La campaña soviética fue cancelada después de la muerte de Stalin en 1953 porque su sucesor Nikita Khrushchev era un fanático de la estrella de cine. El libro dice que Krushchev le dijo a Wayne en una reunión privada en 1958: “Esa fue una decisión de Stalin durante sus últimos cinco años de locura. Cuando Stalin murió, rescindí esa orden”.

Al parecer, Stalin no era el único líder comunista que quería al jefe de John Wayne. Hubo un intento de matar a John Wayne por unos francotiradores enemigos mientras visitaba a las tropas en Vietnam en 1966. Uno de los francotiradores fue capturado y dijo que había un precio en la cabeza de John, y ese precio había sido puesto por Mao Zedong.

John Wayne murió de cáncer en 1979.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 29, 2019


 

Stalin y la Hambruna Ucraniana

Share

 

En el apogeo de la hambruna ucraniana de 1932-33 bajo Joseph Stalin, personas hambrientas vagaban por el campo, desesperadas por algo, cualquier cosa que comer. En la aldea de Stavyshche, un joven campesino observaba a los vagabundos cavar en jardines vacíos con sus propias manos. Recordó que muchos estaban tan demacrados que sus cuerpos comenzaron a hincharse y apestar por la falta extrema de nutrientes.
“Se les podía ver caminando, simplemente caminando y caminando, y uno caería, y luego otro, y así sucesivamente”, dijo muchos años después, en una historia de un caso recopilada a fines de los años 80 por una comisión del Congreso. En el cementerio fuera del hospital de la aldea, los médicos abrumados cargaban los cuerpos en camillas y los arrojaban a un enorme pozo.
La hambruna ucraniana, conocida como el Holodomor, una combinación de las palabras ucranianas para “inanición” y “para infligir la muerte”, según una estimación, cobró la vida de 3,9 millones de personas, aproximadamente el 13 por ciento de la población. Y, a diferencia de otras hambrunas en la historia causadas por el tizón o la sequía, esto se debió a que un dictador quería reemplazar las pequeñas granjas de Ucrania con colectivos estatales y castigar a los ucranianos con mentalidad de independencia que representaban una amenaza para su autoridad totalitaria.
“La hambruna de Ucrania fue un caso claro de una hambruna provocada por el hombre”, explica Alex de Waal, director ejecutivo de la Fundación para la Paz Mundial en la Universidad de Tufts y autor del libro de 2018, Mass Starvation: The History and Future of Famine. Lo describe como “un híbrido … de una hambruna causada por políticas socioeconómicas calamitosas y dirigida a una población en particular para la represión o el castigo”.
En aquellos días, Ucrania, una nación del tamaño de Texas a lo largo del Mar Negro al oeste de Rusia, era parte de la Unión Soviética. En 1929, como parte de su plan para crear rápidamente una economía totalmente comunista, Stalin impuso la colectivización, que reemplazó las granjas de propiedad y operación individual por grandes colectivos estatales. Los pequeños agricultores de Ucrania, en su mayoría solo productores de sus propios alimentos, se resistieron a renunciar a sus tierras y medios de subsistencia.
En respuesta, el régimen soviético ridiculizó a los opositores como kulaks, campesinos acomodados, que en la ideología soviética eran considerados enemigos del estado. Los funcionarios soviéticos expulsaron a estos campesinos de sus granjas por la fuerza y ​​la policía secreta de Stalin hizo planes para deportar a Siberia a 50.000 familias campesinas ucranianas, escribe la historiadora Anne Applebaum en su libro de 2017, La hambruna roja: la guerra de Stalin en Ucrania.
“Parece que Stalin se sintió motivado por el objetivo de transformar a la nación ucraniana en su idea de una nación moderna, proletaria y socialista, incluso si esto implicaba la destrucción física de amplios sectores de su población”, dice Trevor Erlacher, historiador y autor. especializado en Ucrania moderna y asesor académico en el Centro de Estudios de Rusia, Europa del Este y Eurasia de la Universidad de Pittsburgh.
La colectivización en Ucrania no fue muy bien. En el otoño de 1932, en la época en que la esposa de Stalin, Nadezhda Sergeevna Alliluyeva, quien, según los informes, se oponía a su política de colectivización, se suicidó, se hizo evidente que la cosecha de cereales de Ucrania iba a ser un objetivo inútil para los planificadores soviéticos en un 60 por ciento. Todavía podría haber suficiente comida para que los campesinos ucranianos pudieran arreglárselas, pero, como escribe Applebaum, Stalin ordenó qué lo poco que tenían les fuese confiscado como castigo por no cumplir con las cuotas.
“La hambruna de 1932-33 se derivó de decisiones posteriores tomadas por el gobierno estalinista, después de que quedó claro que el plan de 1929 no había salido tan bien como se esperaba, lo que causó una crisis alimentaria y hambre”, explica Stephen Norris, profesor de Historia de la Universidad de Miami en Ohio. Norris dice que un documento de diciembre de 1932 titulado “Sobre la adquisición de granos en Ucrania, el Cáucaso del Norte y el Óblast Occidental”, ordenó a los cuadros del partido que extrajeran más granos de las regiones que no habían alcanzado sus cuotas. También pidió el arresto de los jefes de granjas colectivas que resistieron y de los miembros del partido que no cumplieron con las nuevas cuotas.
Mientras tanto, Stalin, según Applebaum, ya había arrestado a decenas de miles de maestros e intelectuales ucranianos y había retirado libros en idioma ucraniano de escuelas y bibliotecas. La autora escribe que el líder soviético usó el déficit de grano como una excusa para una represión anti-ucraniana aún más intensa. Como señala Norris, el decreto de 1932 apuntó a “los saboteadores” ucranianos, ordenó a los funcionarios locales que dejaran de usar el idioma ucraniano en su correspondencia, y reprimió las políticas culturales ucranianas que se habían desarrollado en la década de 1920″.
Cuando los recolectores de cultivos de Stalin salieron al campo, de acuerdo con un informe de la comisión del Congreso de los Estados Unidos de 1988, utilizaron largos postes de madera con puntas de metal para aserrar los pisos de tierra de las casas de los campesinos y explorar el suelo a su alrededor, en caso de que hubieran enterrado barriles con cosecha de granos para evitar su detección. Los campesinos acusados ​​de ser acaparadores de alimentos solían ser enviados a prisión, aunque a veces los recolectores no esperaban autorización para infligir un castigo. Dos niños que fueron atrapados escondiendo peces y ranas que habían capturado, por ejemplo, fueron llevados al soviet de la aldea, donde fueron golpeados, y luego fueron arrastrados a un campo con las manos atadas y la boca y la nariz amordazadas, donde fueron dejados morir sofocados.
A medida que la hambruna empeoraba, muchos intentaron huir en busca de lugares con más alimento. Algunos murieron junto a la carretera, mientras que otros fueron frustrados por la policía secreta y el sistema de pasaportes internos del régimen. Según el informe de la comisión del Congreso, los campesinos ucranianos recurrieron a métodos desesperados para mantenerse con vida. Mataron y comieron mascotas y consumieron flores, hojas, corteza de árboles y raíces. Una mujer que encontró algo de frijoles secos tenía tanta hambre que se los comió en el lugar sin cocinarlos y, según informes, murió cuando se expandieron en su estómago.
“Las políticas adoptadas por Stalin y sus oficiales en respuesta a la hambruna después de que comenzó a dominar el campo ucraniano constituyen la evidencia más significativa de que la hambruna fue intencional”, dice Erlacher. “Los ciudadanos y funcionarios locales pidieron ayuda del estado. Las olas de refugiados huyeron de las aldeas en busca de comida en las ciudades y más allá de las fronteras de la República Soviética de Ucrania. “La respuesta del régimen, dice, fue tomar medidas que empeoraron su situación.
Para el verano de 1933, a algunas de las granjas colectivas solo les quedaba un tercio de sus hogares, y las cárceles y los campos de trabajo estaban a tope. Con casi nadie para cultivar, el régimen de Stalin reasentó a campesinos rusos de otras partes de la Unión Soviética en Ucrania para hacer frente a la escasez de mano de obra. Frente a la perspectiva de una catástrofe alimentaria aún más amplia, el régimen de Stalin en el otoño de 1933 comenzó a disminuir las colecciones.
El gobierno ruso que reemplazó a la Unión Soviética reconoció que hubo una hambruna en Ucrania, pero negó que fuera un genocidio. El genocidio se define en el artículo 2 de la Convención de las Naciones Unidas para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (1948) como “cualquiera de los siguientes actos cometidos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un nacional, étnico, racial o religioso. “. En abril de 2008, la cámara baja del Parlamento de Rusia aprobó una resolución que afirmaba que” no hay pruebas históricas de que la hambruna se haya organizado de forma étnica “. Sin embargo, al menos 16 países han reconocido el Holodomor, y más recientemente, los Estados Unidos. El Senado, en una resolución de 2018, afirmó los hallazgos de la comisión de 1988 de que Stalin había cometido un genocidio.
En última instancia, aunque las políticas de Stalin causaron la muerte de millones de personas, no logró aplastar las aspiraciones de autonomía de Ucrania y, a largo plazo, es posible que hayan fracasado. “El hambre a menudo logra un propósito socioeconómico o militar, como transferir la posesión de tierras o limpiar un área de la población, ya que la mayoría huye en lugar de morir”, dice el historiador de la hambruna Alex de Waal. “Pero política e ideológicamente es más contraproducente para sus perpetradores. Como en el caso de Ucrania, generó tanto odio y resentimiento que solidificó el nacionalismo ucraniano “.
Finalmente, cuando la Unión Soviética colapsó en 1991, Ucrania finalmente se convirtió en una nación independiente, y el Holodomor sigue siendo una parte dolorosa de la identidad común de los ucranianos.

 

Fuentes: Red Famine: Stalin’s War on Ukraine, de Anne Applebaum .  Mass Starvation: The History and Future of Famine, de Alex de Waal


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 7, 2019


 

STALIN

Share

 

Joseph Stalin, líder de la Unión Soviética desde 1924, muere en Moscú un 5 de marzo.

Isoeb Dzhugashvili nació en 1889 en Georgia, entonces parte del antiguo imperio ruso. Stalin, hijo de un borracho que lo golpeaba sin piedad, y una piadosa madre lavandera, aprendió ruso, que habló con un fuerte acento toda su vida, en una escuela dirigida por la Iglesia ortodoxa.

Mientras estudiaba para ser sacerdote en el Seminario Teológico Tiflis, comenzó a leer en secreto a Karl Marx y otros pensadores revolucionarios de izquierda. En 1900, Stalin se volvió activo en el activismo político revolucionario, participando en manifestaciones laborales y huelgas. Stalin se unió al ala más militante del movimiento socialdemócrata marxista, los bolcheviques, y se convirtió en un estudiante de su líder, Vladimir Lenin.

La primera gran ruptura de Stalin llegó en 1912, cuando Lenin, en el exilio en Suiza, lo nombró para servir en el primer Comité Central del Partido Bolchevique, ahora una entidad separada de los socialdemócratas. Al año siguiente, Stalin (finalmente eliminando a Dzugashvili y tomando el nuevo nombre de Stalin, de la palabra rusa para “acero”) publicó un artículo sobre el papel del marxismo en el destino de Rusia.

En 1917, escapando de un exilio en Siberia, se vinculó con Lenin y su golpe de Estado contra el gobierno democrático de clase media que había suplantado al gobierno del zar. Stalin continuó subiendo en la escala del partido, de comisario para las nacionalidades al secretario general del Comité Central, un papel que proporcionaría el centro de su toma dictatorial y control del partido y la nueva URSS.

Stalin exigió, y obtuvo, el control estatal absoluto de la economía, así como mayores franjas de la vida soviética, hasta que su control totalitario sobre el nuevo imperio ruso fuera absoluto.

Stalin procedió a anexar partes de Polonia, Rumania y Finlandia, y ocupó Estonia, Letonia y Lituania. En mayo de 1941, se hizo presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo; ahora era el jefe oficial del gobierno y ya no era simplemente el jefe del partido.

Después de la rendición de Alemania en abril de 1945, Stalin supervisó la continua ocupación y dominación de gran parte de Europa del Este, a pesar de las “promesas” de elecciones libres en esos países.

Stalin no se suavizó con la edad; persiguió un reinado de terror, purgas, ejecuciones, exiliados al archipiélago Gulag (un sistema de campos de trabajo forzado en el norte congelado) y persecución en la URSS de la posguerra, suprimiendo toda disidencia y todo lo que oliera a extranjero, especialmente a Europa occidental, influencia.

Para gran alivio de muchos, murió de un ataque cardíaco masivo el 5 de marzo de 1953. Hoy se lo recuerda como el hombre que ayudó a salvar a su nación de la dominación nazi, y como el asesino en masa del siglo, después de haber supervisado Muertes de entre 18 millones y 20 millones de su propio pueblo.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 5, 2019


 

El Nuevo Zar

Share

 

Cuando Putin llegó al poder, más del 70 por ciento de la población del país tenía puntos de vista negativos sobre la represión política de Joseph Stalin; ahora el 46 por ciento de la población ve a Stalin con “admiración y respeto”. Cada Día de la Victoria, el 9 de mayo, que conmemora la derrota de los nazis, los fanáticos de Stalin ponen flores en su tumba junto al muro del Kremlin. Pero el renacimiento del culto de Stalin era claramente insuficiente.

Ahora las autoridades están tratando de convencer a los rusos de que Iván el Terrible no era un maníaco, asesino y psicópata, sino “un genio de estrategia alto y guapo, un comandante victorioso y una persona santa”, que amplió el territorio de Rusia cinco, diez, veinte o, incluso, 30 veces en su magnitud. Es más, hay un movimiento en el Patriarcado de Moscú hoy en día para intentar canonizar al Zar Ivan.

Nina Khrushcheva, profesora de Asuntos Internacionales en la Nueva Escuela, centra sus estudios en héroes históricos de los cultos actuales del Kremlin, desde Iván el Terrible hasta el siglo X Vladimir el Grande, cuya estatua de 60 pies se instaló en 2016, a solo 100 yardas de El monumento del Kremlin a Stalin.

Vladimir

Ivan

Stalin

Putin

“Todos estos heroicos emperadores y zares son un tipo de personalidad de culto de Putin, todos los que estaban acaparando tierras fueron geniales”, dijo Khrushcheva. “Para Putin, la Unión Soviética era parte de la larga historia de Rusia y no solo es un sucesor de los líderes soviéticos, sino que todos ellos son Vladimir el Grande, Iván el Terrible, una persona históricamente comprobada más dura”.

El actual presidente de Rusia a menudo habla de educación patriótica. La Sociedad Histórica Militar-Patriótica de Rusia instala estatuas y monumentos de zares alrededor de las calles y parques de Moscú, se han modificado los currículos escolares, se ha re-escrito deliberadamente la historia.

“Nuestros maestros crearon una imagen positiva de Iván el Terrible en las escuelas en Moscú, pero más tarde estudié historia y me di cuenta de lo feo que era”, dijo Filipp Gorenshtein, un actor de teatro y cine. “En este momento de las sanciones, nuestras autoridades necesitan que la nación se ajuste los cinturones y sacrifique nuestras propias vidas, por lo que los cultos de los líderes de hierro están en el interés de los poderes existentes”.

Iván el Terrible nació en Kolomenskoie, actual Rusia, en 1530. Fue Zar de Rusia (1547-1584) y su apodo remite a la crueldad con que reprimió a sus opositores, si bien se le reconoce un importante papel en el fortalecimiento de la nación rusa anexando terrenos. Entre 1560 y 1564 con el propósito de reforzar su poder frente a la aristocracia, Iván el Terrible desencadenó una sangrienta represión contra los boyardos y el clero. Incluso atacó y devastó en 1570 las antiguas ciudades libres de Novgorod y Pskov, y, en 1581, hizo asesinar a su primogénito.

Muchos pensaron que al implementar sanciones económicas contra Rusia, Occidente podría convencer al Kremlin de llegar a un acuerdo, de dejar de socavar los valores europeos e interferir en las políticas exteriores y las democracias. Pero, de hecho, la pobreza, los bienes inferiores, el aislamiento y el sufrimiento no son nada nuevo para Rusia.

Mientras el Kremlin está culpando a los estadounidenses por todo nuestro sufrimiento aquí, la policía arresta a jóvenes activistas, acusa a la gente de traición, de traicionar a la Madre Patria, de la misma forma en que la policía secreta de Oprichniki (*) de Ivan el Terrible estaba cazando una nobleza independiente en el siglo XVI.

Los jóvenes a menudo se burlan del estado por desempolvar a viejos dictadores con moho, pero eso no disuade a Putin.

“Los esfuerzos del estado provienen de la desesperación, porque vemos en las encuestas que la gente está menos interesada en el ejército, la gente no está aceptando la idea de romper con el resto del mundo”, dijo Khrushcheva. “Durante la Copa Mundial de fútbol el verano pasado, la gente se dio cuenta de que pueden ser grandes sin un puño de hierro”.

 

(*) Término dado a un miembro de la Oprichnina, una organización establecida por el Zar Iván el Terrible para gobernar una división de Rusia desde 1565 hasta 1572. El propósito de la organización y la existencia de Oprichniki era suprimir a las personas o grupos que se oponían al Zar. Eran conocidos por montar caballos negros y liderados por el mismo Iván, se sabía que el grupo aterrorizaba a las poblaciones civiles.

 


PrisioneroEnArgentina.com

febrero 6, 2019


 

VENEZUELA Y LA IZQUIERDA DORIAN GRAY

Share

 

 Por Mauricio Ortín

 

Lo único bueno que deja la triste crisis venezolana es que exige a la política a que muestre el verdadero rostro del mal y el de sus aliados. El chavismo-madurismo es lo peor que le ha pasado a Venezuela en toda su historia. La banda de asesinos, ladrones, narcotraficantes y demagogos que se adueñó  del poder del Estado ha destruido la economía, la justicia y la democracia, y ha envilecido a sus fuerzas armadas y desquiciado a la sociedad a tal  punto  que huir de Venezuela es el único proyecto alternativo a una existencia miserable. Una vez más, se constata que el socialismo en crudo y en acto es objetivamente el mal de estos tiempos. Sólo hay que recorrer la miseria, el genocidio, la esclavitud, la injusticia que han dejado y dejan las dictaduras comunistas desde 1917 a la fecha para reconocer el  mal. Cien millones de asesinados en menos de cien años es un número que ha sido aceptado por ellos mismos. ¿Cómo se explica que, con semejante cantidad de cadáveres blanqueados del placard, la izquierda se arrogue superioridad moral? ¿Qué credenciales la avalan para mirar por sobre el hombro a los que no comparten sus ideas y jamás propiciaron o justificaron asesinatos masivos? El marxismo-leninismo, en todas sus variantes, propone como objetivo político eliminar físicamente una clase social. El genocidio de los burgueses es parte explícita de su programa de acción. Y que estos fanáticos  son de cumplir con sus promesas no cabe duda alguna. Ahí están las extendidas obras de Stalin, Trotsky, Lenin, Mao, Castro, Che Guevara, Pol Pot y otros para corroborarlo. Pero, es evidente, la izquierda tiene mejor prensa que la derecha. No se venden remeras con la imagen de los fusilados por el Che Guevara pero sí de este último y la televisión oficial argentina a partir de la presidencia de Néstor Kirchner sostiene al Canal Encuentro dedicado, en gran parte, a hacer la apología del terrorismo que asoló a la Argentina en la década del 70’. Lo que, por la continuidad  auspiciada por  Macri, parece ser una suerte de “política de Estado”.

 Es un hecho: la izquierda maneja la propaganda política con una maestría sin par y sin el menor escrúpulo. Inventa, tergiversa e impone a los hechos sus interpretaciones de guerra de clases y, si no se ajustan, peor para ellos. Repetir una mentira hasta el cansancio y escrachar por facho al que la desmiente es una táctica que le dado buenos resultados sin importar lo ridículo o cínico que signifique defender lo indefendible. Que Nisman se suicidó, que la denuncia que hizo contra Cristina era un mamarracho, que Milagro Sala es perseguida por trabajar para los pobres, que los desaparecidos son 30.000, que en los 70’ no hubo una guerra sino un genocidio, que el ex terrorista Horacio Verbitsky es un campeón los derechos humanos, que en Cuba se vive con dignidad o que la proclamación de Juan Guaidó como presidente de Venezuela es un golpe de Estado al gobierno de Nicolás Maduro son algunas de las cuentas de ese infinito collar. Hay que señalar que a la izquierda le importa un cuerno la formalidad “pequeño burguesa” de las instituciones liberales. Acatan la ley en la medida que les sirve para llegar al poder. Una vez instalados, ellos son la ley y entonces comienza la “dictadura del proletariado” (eufemismo de dictadura del partido Comunista). Pues bien, para de alguna manera justificar el apoyo al energúmeno de Maduro o, en su defecto, el no reconocimiento al presidente Guaidó, se desgarran las vestiduras ante el apoyo explícito de Donald Trump. Dicen que al presidente norteamericano no le interesa la democracia sino el petróleo de Venezuela. Sin embargo, le ruegan a los EE.UU. para que les siga comprando mientras Maduro se lo regala al régimen cubano. .

Pino Solanas, Víctor Hugo Morales, Maradona, Atilio Borón, el kirchnerismo en bloque, Pérez Esquivel, Hebe de Bonafini, Luis D’Elía, Mempo Giardinelli, Gustavo Silvestre y casi toda la izquierda ha salido a romper lanzas para salvar al energúmeno de Maduro. Es que al otro lado está la derecha (el mal) acaudillada por el diablo mayor (Trump). Les importa un rábano  los cuatro millones de venezolanos que emigran con lo puesto (la mayor catástrofe humanitaria de la historia de América latina) huyendo de la peste “bolivariana”, dejando bienes, afectos, tierra y llevando consigo solo la esperanza encontrar un lugar en el mundo. Ahh…, pero es culpa de Trump. ¡Se puede ser más miserable!

El papa Francisco, por su parte, está preocupado por el derramamiento de sangre que supone la proclamación de Guaidó. El mismo argumento esgrimió el gobierno ruso para no reconocer a Guaidó. También, en un tiro por elevación aludió a Trump y coincidió con la izquierda en Panamá, cuando dijo: “Nuestros pueblos no son el ‘patio trasero’ de nadie”. No se enteró, así parece, que el derramamiento de sangre provocado  desde el poder y contra los débiles transcurre desde hace  casi dos décadas en Venezuela. Tampoco registró el hambre de los niños venezolanos, ni la diáspora forzada de los desesperados que huyen a pie.

En fin…, si algo me queda claro de esto último es que Donald Trump (la encarnación del “mal”) es un dechado de virtudes morales al lado de los que, supuestamente, personifican el bien.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 29, 2019


 

¿Qué es lo que realmente quiere un Socialista?

Share

 

 Por BRUCE DEITRICK PRICE

¿Qué es exactamente un socialista? Podría pasar todo el día estudiando enciclopedias y no resolver nada. Usando varias definiciones, probablemente podría probar que alguien es o no es socialista.
Entonces hablemos con un socialista. Ignora la verborrea y mira dentro de su cabeza. Cuando alguien anuncia al mundo: “Soy un socialista”, ¿qué está pensando esa persona?
Con este enfoque, todo se vuelve más simple. Los socialistas pueden no ser capaces de reclamar experiencia, aprendizaje, inteligencia o éxito. Pero lo compensan con una certeza ilimitada sobre asuntos filosóficos y políticos. Es como si ellos, aunque ateos, fueran guiados por una visión divina.
¿Cuál es la afirmación central contenida en esa visión? Aquí, creo, es lo que el autoproclamado socialista está diciendo al resto de nosotros:
“Sus perdedores patéticos claramente no están calificados para llevar sus propias vidas. O si creen que lo están, probablemente estén atrapados en creencias peligrosas que deben ser descartadas. En general, sería mejor si se mantuvieran al margen, dejaran libre el camino y permitieran que los expertos manejen su vida. Ese sería yo y mis amigos “.

Eso es. “Soy un socialista” significa “A partir de ahora, yo estaré a cargo, afortunadamente. ¿Usted? Usted vaya a pasear”.
¿Cuál fue la esencia de la campaña de Hillary Clinton? Parecía pensar que tenía derecho a hacerse cargo y ordenar a todos los demás. Saul Alinsky, su mentor, sentía lo mismo. Se sospecha que Obama estuvo de acuerdo con ambos.

El socialismo y el comunismo se presentan a menudo como teorías científicamente derivadas de la economía y la política. Esa es la pretenciosa superficie académica. Sin embargo, en términos prácticos del día a día, nuestros visionarios de izquierda intentan responder a esta pregunta: ¿quién debe dirigir el mundo? Inevitable respuesta: Deberían.
Los socialistas están apasionadamente interesados ​​en asegurarse de que las personas adecuadas tengan el poder, es decir, ellos mismos.
La democracia, por otro lado, tiene que ver con distribuir el poder y asegurarse de que las peores personas no lo obtengan. ¿Cómo sabemos que son las peores personas? Debido a que están obsesionados con agarrar el poder y usarlo para sofocar a otras personas, un acuerdo al que llaman socialismo o comunismo.
Es posible que muchos socialistas no sepan lo que realmente están diciendo. Probablemente los socialistas típicos siempre tuvieron la sensación de que deberían tener más poder. Otras personas a menudo tienen demasiado poder, lo cual es algo malo. Más allá de corregir estas disparidades, nuestros socialistas no necesitan discutir los detalles. Sólo sal de su camino.
El general William Sherman dijo en 1866 que si era nominado, no se postularía, y si era elegido, no serviría. Este sujeto no quería ser presidente. No quería más poder. En una democracia, es más o menos la persona perfecta para el trabajo.

En el socialismo, por otro lado, las personas más terribles del planeta se esfuerzan por ser su amo y señor. Piensa en Lenin. Piensa en Marx, quien a menudo amenazaba a sus rivales con estas palabras: “Te aniquilaré”. Tienes que preguntar, ¿Quién habla así? Los psicópatas son probablemente la categoría principal, junto con los socialistas y comunistas.
Paul Johnson, el gran historiador británico, escribió un libro entretenido llamado Intelectuales. Sus temas son principalmente de la izquierda, nombres como Rousseau, Sartre, Brecht, etc. Ciertamente, son brillantes, pero tienden a ser egoístas y duros con los demás, en otras palabras, exactamente lo que deberíamos esperar que sean los socialistas. Están a cargo, y usted no, así es exactamente como debería organizarse el universo.
En 1920, cuando se consolidó la Revolución Rusa, el súper famoso Bertrand Russell fue a ese país para encontrarse con el súper famoso Vladimir Lenin. Bertrand Russell fue un comunista confirmado; No obstante, detectó algo peligroso en Lenin. El gobierno ruso estaba enfrentando a los campesinos comunes contra los kulaks, los campesinos más exitosos. Russell, en su libro sobre la reunión, notó un cruel cuadro “Lenin describió la división entre campesinos ricos y pobres, y la propaganda gubernamental entre los últimos contra los primeros, lo que llevó a actos de violencia que parecían encontrar divertidos”. Asegurarse de que los kulaks fueran expulsados, eso era “divertido” para Lenin. Hay que tener en cuenta que los kulaks eran los mejores agricultores. Una vez que estos fueron más escasos, Rusia tuvo que importar alimentos. Eso te muestra lo inteligente que era Lenin. Eso, y confiaba en Stalin, un ególatra aún más grande y despiadado que el mismo Lenin.
Ahora tenemos el notable espectáculo de Venezuela, uno de los países más ricos del mundo, reducido a la pobreza y el hambre por una junta de desmanes socialistas. Todo esto es un espectáculo público, como una cirugía plástica fallida en una estrella de cine. Los socialistas a cargo tienen todas las respuestas. Ellos saben lo que necesitas mejor que tú. Desafortunadamente, eso resulta ser todo resultado trágico y estúpido imaginable. ¿Cómo se atreve cualquier otro país a discutir el socialismo?

El Tao Te Ching (un compendio de la antigua sabiduría china) tiene muchos consejos astutos para los reyes aspirantes. Un gran imperio debe manejarse tan delicadamente como un chef maneja un pez pequeño.
El Tao Te Ching también dice: “Cuanto menos hace y dice un líder; cuanto más feliz es su gente; cuanto más se apunta y se jacta de un gobernante, más triste será su gente”. Bueno, lo que los dictadores socialistas saben cómo hacer es presumir y presumir. Mira a Mussolini; mira a Hitler; mira a Mao Estos son egos vastos y arrogantes.
Aquí hay otra visión taoísta. El gran emperador es modesto. Cuando un proyecto grande se termina con éxito, su gente piensa: Nosotros mismos lo hicimos. Hillary estaría segura de corregir ese error. No, deplorables, lo hice todo por mi cuenta.
Si se pregunta por qué algunos líderes prefieren un sistema de escuelas públicas ineficiente que parece tener la intención de adormecer el país, pregúntese qué tipo de ciudadanos tienen más probabilidades de soportar dictadores arrogantes. Probablemente eso sería ignorante, ciudadanos semi-alfabetizados.

 

Bruce Deitrick Price es autor de ocho libros, un artista y un poeta. También es uno de los principales escritores de Estados Unidos sobre reforma educativa. Fundó Improve-Education.org en 2005 y desde entonces ha publicado casi 400 artículos en Internet. Su especialidad es explicar las teorías y métodos disfuncionales que se encuentran en las escuelas públicas.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 18, 2019


 

El Exilio de Trotsky

Share

 

El 9 de enero de 1937 León Trotsky, político y revolucionario ruso, llega a México como refugiado, tras iniciar una lucha contra el régimen de Stalin.

 

En la tarde del 20 de agosto de 1940, Ramón Mercader, un joven español bajo contrato de la GPU, la policía política secreta de Joseph Stalin, aprovechó el momento. Bajo el alias del empresario canadiense “Frank Jacson”, se había infiltrado en la casa de Leon Trotsky en Coyoácan, un municipio de la Ciudad de México, varios meses antes. Cuando Trotsky se inclinó sobre su escritorio, Mercader lo golpeó brutalmente en el lado derecho de la cabeza con un pico, su mango se cortó para ocultarlo más fácilmente debajo de un impermeable. La herida infligida tenía tres pulgadas de profundidad. Al tambalearse, el viejo revolucionario encontró la fuerza para luchar contra el asesino. Trotsky impidió que Mercader infligiera otro golpe fatal y luchó por su vida hasta que llegaron sus guardaespaldas. Con Mercader golpeado hasta quedar inconsciente y la policía llamó, se desplomó en los brazos de su esposa, Natalia Sedova. Al día siguiente, Trotsky sucumbió a sus heridas, muerto a la edad de 60 años.

Ramón Mercader

Con su némesis asesinada y Mercader, el asesino, negando cualquier participación soviética (eventualmente cumpliría 20 años en una prisión mexicana), Stalin pudo sentir una profunda satisfacción. El individuo, que, más que cualquier otro, simbolizaba la oposición al estalinismo, había sido eliminado. El acto vil de Mercader cerró el largo y amargo conflicto entre los dos hombres. Desde la versión ficticia en Unforgiving Years, la excelente novela de Victor Serge, su único compañero, hasta la película de 1972, El asesinato de Trotsky, donde Richard Burton lo retrató, los detalles escabrosos de la muerte de Trotsky a menudo han llamado más la atención que su vida extraordinaria La lucha de Trotsky contra Stalin y el estalinismo, el tema de este artículo, fue una parte crucial de la última década de su vida.
 León Davidovich Bronstein, nacido en el seno de una familia de agricultores judíos en Ucrania en 1879, Trotsky creció entre los movimientos revolucionarios que operan en la atmósfera ultra represiva del Imperio ruso. A la edad de dieciocho años, abrazó con entusiasmo el marxismo. El resto de su vida, se puede decir, sin exagerar, se basaba en un solo objetivo final: la revolución mundial de los trabajadores. Durante su temprana participación en la política socialista rusa, Trotsky se enfrentó con Vladimir Lenin sobre cómo debería organizarse un partido revolucionario (tales choques le servirían bien a Stalin cuando describiera a Trotsky como hostil a las ideas de Lenin). Durante la Revolución de 1905, después de la formación de los primeros soviets (consejos radicales que representan a las masas trabajadoras), Trotsky, que solo tenía veintiséis años en ese momento, se desempeñó brevemente como presidente del Soviet de San Petersburgo. Un largo período de exilio tras la represión del zar Nicolás II contra los radicales de izquierda terminó cuando regresó en mayo de 1917 a una Rusia en llamas con la revolución. Uniéndose a los bolcheviques unos meses después, Trotsky trabajó estrechamente con Lenin. Juntos, prepararon el derrocamiento del gobierno provisional gobernante que mantuvo al país en la desastrosa guerra mundial. De aquí en adelante, una multitud de personas pronunciaron sus nombres juntos: “Lenin y Trotsky”. Como miembro del Comité Revolucionario Militar Bolchevique, Trotsky jugó un papel decisivo en la insurrección en Petrogrado (anteriormente San Petersburgo), eventos que más tarde narraría en su Historia famosa de la revolución rusa. En marzo siguiente, negoció el tratado punitivo de Brest-Litovsk forzado a los bolcheviques por la Alemania imperial. En la Guerra Civil Rusa (1918-1921), organizó y llevó al Ejército Rojo a una impresionante victoria sobre las fuerzas contrarrevolucionarias.
Trotsky también fue testigo de los tremendos reveses de principios de la década de 1920 a las esperanzas revolucionarias. Bajo la Nueva Política Económica (NEP) puesta en marcha por Lenin en 1921, los bolcheviques tuvieron que concentrarse en la recuperación económica después de las severas medidas de la guerra. La clase obrera había sido devastada por tres años de guerra civil. Muchos trabajadores que sobrevivieron al conflicto se habían trasladado a puestos administrativos en el gobierno soviético o se habían trasladado al campo. Internacionalmente, la URSS estaba sola. La revolución proletaria que Trotsky había esperado que se extendiera y se apoderara de otros lugares había sido bloqueada. La izquierda radical sufrió terribles derrotas en 1919 en Alemania y Hungría. Hubo el “miedo rojo” en los Estados Unidos en el mismo período. Benito Mussolini, un ex socialista, adquirió el poder en Roma en 1922 y su dictadura fascista se convirtió en un enemigo feroz de los bolcheviques. Más derrotas pronto siguieron en Alemania, Estonia y Bulgaria en 1923-25.
Después de la muerte de Lenin en enero de 1924, surgió inmediatamente la pregunta sobre quién sería el próximo líder de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Trotsky fue una de las figuras más reconocibles asociadas con la Revolución de Octubre: admirada, odiada y emulada dentro y fuera de la URSS. Aunque la historia recuerda con razón a Joseph Stalin como el principal rival de Trotsky y luego como enemigo mortal, a principios de la década de 1920, Stalin pasó inadvertido para muchos observadores. Había sido una “sombra apenas perceptible”, como lo dijo Trotsky. Una de las historias clásicas de la Revolución bolchevique, Diez días que sacudieron el mundo, escrita por el radical estadounidense John Reed, apenas menciona a Stalin. Gregori Zinoviev y Lev Kamenev, no Stalin, emergieron como los principales oponentes de Trotsky inmediatamente después de la muerte de Lenin. Estos dos hombres, que habían estado con Lenin durante años, se sintieron amenazados por la popularidad de Trotsky y su historial militar. Sin embargo, ya se había cometido un error, fatídico para los tres. En 1922, Lenin, apreciando su talento organizativo, eligió a Stalin para el cargo de Secretario General del Partido Comunista. Esto le dio autoridad sobre la membresía del partido y los nombramientos. Stalin acumuló rápidamente un enorme poder e influencia en el partido durante los próximos años. Una vez que Lenin, quien en sus últimos meses, lamentó profundamente su elección de Stalin, ya no estaba en el cuadro, Stalin se puso del lado de Zinoviev y Kamenev en su oposición a Trotsky.
Como Trotsky reconoció más tarde, Stalin aprovechó la situación no solo para nombrar a su propia gente sino también para promover sus propias ideas sobre el futuro de la URSS. En 1924, introdujo la noción de “socialismo en un solo país”. Stalin sostuvo que solo en la Unión Soviética se podía construir una sociedad socialista, independientemente del contexto internacional. El concepto atrajo a muchos bolcheviques que enfrentan el aislamiento del único estado marxista del mundo. Stalin continuó para contrarrestar directamente esta idea al énfasis de Trotsky en la revolución mundial. Gracias a Stalin, el “trotskismo” pronto se convirtió en un término de oprobio para el elitismo, el faccionalismo y la falta de conexión con las masas de trabajadores y campesinos.
A mediados de la década de 1920, Trotsky respondió a estos desarrollos pidiendo una restauración de la democracia de los trabajadores dentro del Partido Comunista. Si bien había abogado por la centralización durante la Guerra Civil, lo había hecho por necesidad. Como líder de facto de lo que se conoció como la Oposición de Izquierda, Trotsky asaltó la creciente burocratización de la vida política, la retirada del antiguo ideal del internacionalismo revolucionario y la transformación del marxismo en “marxismo-leninismo”, un dogma que no debe cuestionado Reunió a muchos partidarios, como Karl Radek, Christian Rakovsky y Victor Serge. El apoyo adicional vino de cuartos inesperados. Después de que Stalin los sacó de sus posiciones de autoridad, Kamenev y Zinoviev se unieron a Trotsky en 1927. Esta Oposición Conjunta, nunca la alianza más robusta, no se mantuvo. Los jóvenes “activistas” rompieron violentamente las reuniones de oposición con métodos que recuerdan a los escuadrones fascistas de Mussolini. Stalin, ejerciendo su poder como un club, expulsó a Trotsky y sus seguidores del partido a fines de 1927. Proféticamente, Trotsky denunció a Stalin como el “sepulturero de la Revolución”. Enviado al “exilio interno” en Kazajstán durante un año, fue entonces Deportado a Turquía en febrero de 1929.

León Trotsky

En Prinkipo, un suburbio de Estambul, Trotsky escribió su autobiografía, Mi vida. En ese libro se encuentra esta notable descripción de Stalin, para entonces el único gobernante de la Unión Soviética.

Está dotado de practicidad, voluntad fuerte y persistencia en el cumplimiento de sus objetivos. Su horizonte político es restringido, su equipo teórico primitivo. Su trabajo de compilación, Los fundamentos del leninismo, en el que hizo un intento de rendir homenaje a las tradiciones teóricas del partido, está lleno de errores de sofocación. Su ignorancia de las lenguas extranjeras lo obliga a seguir de cerca la vida política de otros países. Su mente es obstinadamente empírica y carece de imaginación creativa. Para el grupo líder del partido (en los amplios círculos que no se conocía en absoluto) siempre parecía un hombre destinado a jugar el segundo y el tercer violín. Y el hecho de que hoy juegue primero no es tanto un resumen del hombre como lo es de este período de transición de reincidencia política en el país.

Este período no iba a ser tan “transicional” como creía Trotsky. Con sus oponentes eliminados, Stalin promulgó la colectivización de la agricultura y la industrialización dirigida por el estado, programas que una vez defendieron la Oposición de Izquierda, pero que ahora se implementan brutalmente con un asombroso número de vidas. Sin embargo, aún no estaba listo para implementar, para citar a Trotsky, la “liquidación física de los viejos revolucionarios, conocida por todo el mundo”. Stalin aguardaría su tiempo durante varios años. Y podría hacerlo mientras observa a su enemigo vivir la existencia de un refugiado.
Trotsky no dudó en calificar a la dictadura de Stalin de “totalitaria”, un concepto aún relativamente nuevo en el pensamiento político. Así, el estalinismo, el sistema contrarrevolucionario y la ideología que Stalin representaba, lo preocupaban. En esta forma de totalitarismo, una burocracia, una casta privilegiada, en la parte superior de la cual Stalin se encaramó como un monarca absoluto, la dominó sobre la clase obrera. Trotsky comparó la dominación estalinista con “Termidor”, el término usado para denotar el final de la fase radical de la Revolución Francesa y el cambio a la política reaccionaria. Hasta 1933, pensó, sin embargo, el sistema soviético podría reformarse trabajando a través de las estructuras del Partido Comunista. La Oposición de Izquierda podría desalojar a Stalin desde adentro sin desafiar directamente el poder estatal. Trotsky mantuvo esta posición hasta que Adolf Hitler se convirtió en canciller de Alemania en enero de 1933. Alemania era un país con una moderna sociedad urbana e industrial que durante mucho tiempo había considerado vital para las perspectivas del socialismo. Trotsky denunció el impacto de las políticas de Stalin en esta catástrofe. El liderazgo soviético había atado las manos del Partido Comunista Alemán y había obstaculizado un frente unido contra el Partido Nazi al interpretar a los socialistas moderados como la verdadera amenaza. Posteriormente, Hitler aplastó el poderoso movimiento de trabajadores alemanes sin apenas luchar. Este desastre forzó un cambio profundo en el pensamiento de Trotsky.

Después de que Hitler tomó el poder, Trotsky concluyó que la reforma del régimen de Stalin debía abandonarse. Superar a Stalin trabajando a través de los canales del Partido Comunista ya no era posible. Esta perspectiva mucho más radical culminó en su traición de la revolución de 1936. La revuelta proletaria tendría que derrocar a Stalin y la burocracia. Esta revolución, dejó claro Trotsky, se asemejaría a los trastornos europeos de 1830 y 1848 más que la Revolución de Octubre. Sería una revolución política, no social. La propiedad colectiva y el control de los medios de producción (por ejemplo, tierras, fábricas, minas, astilleros, yacimientos petrolíferos), ferrocarriles y bancos, así como la economía planificada, permanecerían. La designación de Trotsky de la URSS como un “estado de trabajadores degenerados” destacó su convicción de que Stalin había traicionado y degradado los aspectos originales y liberadores de la Revolución bolchevique. Aún así, mucho podría salvarse del daño hecho por el estalinismo.

La visión que Trotsky sostuvo de las instituciones políticas en una URSS liberada posterior a Stalin puede sorprender a algunos. Pidió elecciones libres, libertad de crítica y libertad de prensa. Si bien el Partido Comunista se beneficiaría más de esta atmósfera abierta, ya no tendría el monopolio del poder. Mientras los partidos políticos no intentaran restaurar el capitalismo, podrían operar, reclutar y competir por el poder. La caída de Stalin también significaría una nueva vida para los sindicatos. Trotsky imaginó una participación restaurada de los trabajadores en la política económica. La ciencia y las artes podrían florecer una vez más. El estado, ya no vinculado a las calamitosas políticas estalinistas, podría volver a satisfacer las necesidades de los trabajadores, como la vivienda. La estratificación cedería ante el objetivo revitalizado de la “igualdad socialista”. Los jóvenes, en quienes Trotsky puso tanta esperanza, “recibirán la oportunidad de respirar libremente, criticar, cometer errores y crecer”.

Estos pensamientos que Trotsky puso en el papel solo unos meses antes de ser obligado a moverse nuevamente. Durante ocho años, Trotsky atravesó lo que llamó un “planeta sin visa”, un planeta desgarrado por la peor crisis económica en la historia del capitalismo. Desde que Stalin lo expulsó a él ya Natalia de la URSS, los asediados revolucionarios habían encontrado un refugio temporal en Turquía, Francia y Noruega. Concedido refugio por el gobierno izquierdista de Cardénas de México, su llegada a Coyoácan en enero de 1937 fue recibida con burla y amenaza por el Partido Comunista pro-Stalin del país.

Stalin no solo cazaba a Trotsky, sino a cualquiera que estuviera cerca de él de un país a otro. En Barcelona, ​​en junio de 1937, sus asesinos secuestraron al antiguo colaborador de Trotsky, Andrés Nin, líder del POUM (Partido de los Trabajadores de la Unidad Marxista), la organización de militantes que se hizo famosa por el Homenaje de George Orwell a Cataluña. Nin desapareció en un momento crítico de la lucha de los revolucionarios españoles contra Francisco Franco, que nunca volvería a ser visto. Trece meses después, en París, Rudolf Klement, que una vez había trabajado como secretario de Trotsky, se sentó a desayunar. Klement fue secuestrado, presumiblemente por agentes de la GPU. Lo agarraron y dejaron su comida en la mesa sin tocar. Unas semanas después de su desaparición, un cuerpo, sin su cabeza y sus piernas, apareció en el Sena. No era suficiente matar a Klement; se requería la decapitación y el desmembramiento para incitar al terror adicional.
Los agentes de Stalin también se infiltraron en el círculo alrededor del hijo de Trotsky, Leon Sedov. A pesar de una relación difícil con su padre, León trabajó incansablemente para él en París. Se comunicó con los opositores de izquierda que todavía se aferraban dentro de Rusia, editó el Boletín de la Oposición, el foro más importante para los análisis de Trotsky del mundo contemporáneo, y escribió un reportaje de los Ensayos del Show que se llevaban a cabo en la URSS. Mark Zborowski, nacido en Ucrania y conocido por los partidarios de Trotsky bajo el nombre falso “Étienne”, pronto se abrió camino en el círculo de Sedov. Zborowski se convirtió en el asistente personal de Sedov, ayudando con su correspondencia y, finalmente, a cargo de la publicación del Boletín. Gracias a “Étienne”, la GPU pudo contar con ver muchos de los artículos de esta última incluso antes de que aparecieran impresos. Y Zborowski les entregó información vital sobre la salud de Sedov. Cuando Sedov se registró en una clínica privada en París dirigida por emigrados rusos que se quejaban de una apendicitis, los soviéticos lo sabían. Murió allí en circunstancias misteriosas en febrero de 1938, cinco meses antes de que Klement desapareciera. A día de hoy, la causa de la muerte no se ha determinado de manera concluyente. En un conmovedor tributo a su hijo, Trotsky contó la terrible pena que él y Natalia sintieron. “Junto con nuestro hijo, murió todo lo que aún era joven dentro de nosotros”. Su otro hijo, Sergei Sedov, permaneció en Rusia después de la expulsión de sus padres y siempre mantuvo la política a raya. Eso no lo salvó. Desapareció y, se cree, recibió un disparo en octubre de 1937.
Esta matanza sistemática se superpuso con la monstruosidad de las Pruebas de espectáculos de Stalin. Estas abominables burlas de la justicia tenían sus raíces en el asesinato de Sergey Kirov, el jefe del partido de Stalin en Leningrado. Kirov fue asesinado a tiros en diciembre de 1934. Probablemente, el propio Stalin fue el responsable del asesinato. El asesinato le dio el pretexto para purgar sistemáticamente y públicamente al Partido Comunista. Como el aspecto más visible de las Purgas, las Pruebas del Show comenzaron con el Juicio de los Dieciséis en agosto de 1936. Los antiguos bolcheviques, como Zinoviev y Kamenev, fueron acusados ​​de conspirar contra el gobierno soviético. Sorprendentemente, confesaron, confesaron haber aceptado las demandas de Trotsky para asesinar a Stalin y a varios de sus subordinados. Después de sus sentencias de muerte, se llevaron a cabo varios juicios sucesivos hasta 1938. La “liquidación física de los antiguos revolucionarios, conocida por todo el mundo”, estaba a la mano. Trotsky sabía que una combinación de tortura, amenazas a los miembros de la familia y promesas de libertad, si se daban confesiones, permitía que ocurrieran las parodias. Cuando leyó la infame frase pronunciada por el fiscal general de Stalin, Andrey Vyshinsky: “Exijo que estos perros enojados deberían ser fusilados, ¡todos ellos!”. Trotsky sabía que esto no era una amenaza ociosa.
Las palabras de Vyshinsky se convirtieron en una realidad asesina en la URSS a fines de los años treinta y cuarenta. La violencia barrió tanto a los partidarios como a los opositores de Stalin y el estalinismo. Radek y Rakovsky, ex aliados de Trotsky que más tarde se sometieron a Stalin, fueron asesinados. También fue Nikolai Bujarin, uno de los principales teóricos del bolchevismo, un crítico acérrimo de Trotsky y la Oposición de Izquierda, y un antiguo defensor de Stalin. Otros fueron asesinados en campos de trabajo, los infames Gulags o en las cárceles. Entre las miles de víctimas estuvieron el pensador económico marxista, Isaak Ilich Rubin, y el gran historiador de la izquierda y ex director del Instituto Marx-Engels, David Ryazanov. Isaac Babel, a quien Trotsky una vez llamó “el más talentoso de nuestros escritores más jóvenes”, confesó haber trabajado como espía y cerebro terrorista de Trotsky. La policía secreta lo condenó a muerte en enero de 1940. En este período, la Unión Soviética era quizás el lugar más peligroso del mundo para los marxistas de pensamiento independiente, algo sorprendente, dados los registros de los regímenes fascistas. Por sus contribuciones a la carnicería, Stalin recompensó a Genrikh Yagoda y Nikolai Yezhov, jefes de la GPU durante estos años, por haberlos fusilado.
De los ensayos de la demostración, cada vez más extravagantes cuentos sobre Trotsky fueron hilados. Las historias transmitidas por el acusado lo colocaron en el centro de una conspiración antisoviética mundial masiva. Volviendo a sus llamamientos a una revolución anti-Stalin contra él, Vyshinsky se enfrentó a Trotsky, el adversario empedernido del fascismo, como el maestro fascista, como el tirador de cuerdas y el maestro de títeres. Además de los vínculos con la Gestapo, los investigadores soviéticos afirmaron haber descubierto las conexiones de Trotsky con Mussolini, el gobierno del Japón imperial y las democracias capitalistas. Con reminiscencias de las teorías antisemitas nazis, el “trotskismo” se transformó en una verdadera aparición demoníaca durante los ensayos de la serie. Sin embargo, Trotsky se defendió vigorosamente.
Contrarrestando la forma en que los historiadores seleccionados de Stalin distorsionaron el pasado soviético, Trotsky ya había escrito la Escuela de Falsificación de Stalin. Sus seguidores, muchos de los cuales se referían a él con afecto, como el “Viejo”, fundaron la Cuarta Internacional fuera de París en septiembre de 1938. Su objetivo era proporcionar una alternativa revolucionaria a la Tercera o Comunista liderada por Moscú. Internacional (Comintern). Esta Cuarta Internacional reforzaría los partidos y sindicatos de clase obrera radicales y antiestalinistas de todo el mundo. Cuando se trató de repudiar los cargos absurdos planteados en el Show Trials, recibió una ayuda considerable. Frida Kahlo, con quien Trotsky tuvo un romance en 1937, y Diego Rivera fueron sus incansables defensores en la Ciudad de México. En los Estados Unidos, se formó un Comité para la Defensa de León Trotsky. Organizaciones similares se fundaron en otros lugares. El Comité estadounidense estableció una Comisión de investigación, presidida por John Dewey, el famoso filósofo pragmatista. Solo uno de los miembros, Alfred Rosmer, sindicalista y partidario de la Revolución de Octubre, podría ser descrito como un partidario de Trotsky. Viajando a la capital mexicana, la Comisión celebró trece sesiones en abril de 1937. Trotsky, hablando en su inglés bastante imperfecto, respondió a todas las acusaciones formuladas por los estalinistas. Causó una poderosa impresión en los presentes, incluido el liberal Dewey, que no admiraba su política. En septiembre de 1937, la Comisión emitió sus conclusiones, eliminando a Trotsky de todos los cargos.

Joseph Stalin

Los años siguientes fueron tiempos oscuros y terribles para Trotsky, Natalia y su círculo interno. Perder a dos hijos e innumerables compañeros y amigos con Stalin no le quebró el espíritu, pero las pérdidas arrojaron una sombra sobre todo lo que había hecho. Con los japoneses en China, Hitler mudándose a Austria y amenazando a Checoslovaquia, y Mussolini soñando con un Imperio Romano en el Mediterráneo, la perspectiva de una nueva guerra mundial pronto lo superó. Casi un año antes de que comenzara, Trotsky habló de una inminente Segunda Guerra Mundial como una “nueva masacre que está a punto de ahogar a todo nuestro planeta en sangre”.

Trotsky tenía buenas razones para pronunciar tales cosas. Y sabía que la respuesta de Stalin a la expansión alemana en Europa del Este sería crítica. Tras el Acuerdo de Munich de septiembre de 1938, Trotsky esperaba que el gobierno soviético buscara un acuerdo con Hitler. La purga de 1937-38 de Stalin del Ejército Rojo, incluidos algunos de sus comandantes más capaces, como Mikhail Tukhachevsky, había debilitado tan seriamente a la URSS que debía evitarse a toda costa una confrontación militar con la Alemania nazi. Sean cuales fueren los sentimientos antinazis emitidos por el Kremlin, pensó Trotsky, no valían el papel en el que estaban escritos. A raíz de los Show Trials, creía que una razón aún más importante haría que Stalin llegara a un acuerdo con Berlín: la supervivencia. El régimen de Stalin era demasiado despótico e impopular para capear la tormenta de la guerra total. Según Trotsky, un acuerdo con la Alemania nazi podría asegurar cierta estabilidad para la dictadura.

Cuando Vyacheslav Molotov, el ministro de Relaciones Exteriores soviético, y Joachim von Ribbentrop, su homólogo alemán, firmaron un Pacto de No Agresión entre las dos naciones el 23 de agosto de 1939, Trotsky apenas se sorprendió. A principios de ese año, había declarado que el nombre de Stalin sería un “sinónimo de los límites más extremos de la sencillez humana”. Esta declaración condenatoria recibió confirmación con el próximo movimiento de Stalin: dividir Polonia con Hitler.
La lucha de Trotsky contra Stalin entró en una nueva fase final con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, apenas una semana después. En un flujo constante de artículos y entrevistas, condenó el papel de la Unión Soviética, un estado que, al menos en su retórica, se había puesto del lado de los colonizados contra el imperialismo. La traición de los principios del Octubre Rojo había alcanzado un nuevo nivel de traición. Quizás Stalin, supuso Trotsky, ahora parecía contento con la división de Europa del Este con los fascistas alemanes. Cualesquiera que fueran los motivos, llamó al “intendente” de Stalin Hitler, un lacayo que reaccionó ante los movimientos de su socio principal.
El ataque soviético a Finlandia en noviembre de 1939, el comienzo de la Guerra de Invierno, le hizo preguntarse hasta qué punto Stalin estaba dispuesto a llegar para crear una esfera de interés para él. Mientras condenaba de nuevo la agresión soviética, Trotsky, al mismo tiempo, despreciaba al mariscal Mannerheim, el líder finlandés de derecha reuniendo a su gente. Sin embargo, Trotsky, fiel a su marxismo, esperaba que la “sovietización” en Polonia y Finlandia pudiera liberar a los trabajadores y campesinos de ambos países del dominio de los capitalistas y los terratenientes. Sin embargo, se dio cuenta de que el socialismo, en última instancia, no podía construirse sobre las puntas de las bayonetas del Ejército Rojo.
Este fue un gran dilema para Trotsky. ¿Cómo podría uno apoyar la revolución social en áreas bajo el control soviético sin dar ningún fundamento a su anti-estalinismo? Un problema aún mayor se planteó. ¿Y si Hitler repudió el pacto y atacó a la URSS? Trotsky no tenía dudas de que Hitler lo haría tan pronto como fuera posible. Su respuesta fue absolutamente inequívoca. Los socialistas y los trabajadores de todas partes deben unirse a la defensa de la Unión Soviética. Los logros de la revolución bolchevique debían ser defendidos.
Esta posición, que alienó a muchos de sus seguidores, coexistió con otra afirmación: la nueva guerra mundial significaría el fin del régimen de Stalin. Trotsky predijo que los trabajadores y campesinos de la URSS, revitalizadas sus energías revolucionarias, pondrían fin a la burocracia estalinista. La revolución que describió en La revolución traicionada formaría parte de una gigantesca ola de revolucionarios que envolvió a las potencias del Eje y las democracias capitalistas. Al igual que Stalin, Hitler y Mussolini se encontrarían con la severa justicia del proletariado. Trotsky argumentó que el capitalismo, golpeado durante una década por el desempleo masivo, las cuotas de inmigración, las guerras arancelarias y la restricción del comercio, también había entrado en su “agonía de muerte”. De manera desafiante, anunció, “¡de las prisiones capitalistas y de los campos de concentración vendrán la mayoría de los líderes de la Europa y del mundo del futuro!” Un resultado que Trotsky imaginó como resultado de esta revolución mundial sería un Estados Unidos socialista de Europa. Este último, a su vez, formaría parte de una Federación Mundial de Repúblicas Socialistas. Esto hubiera significado la mayor revolución geopolítica en la historia de la humanidad con el socialismo convirtiéndose en una verdadera forma de sociedad global.
Trotsky mantuvo esta perspectiva radical incluso cuando Stalin firmó un acuerdo comercial con Hitler en febrero de 1940, luego se apoderó de Bessarabia y Bukovina de Rumania, y se anexionó Lituania, Letonia y Estonia. Se aferró a él mientras su propia salud se deterioraba y, como había temido durante mucho tiempo, los asesinos de Stalin se acercaron a él. A fines de febrero, Trotsky escribió un testamento final, temiendo que la muerte estuviera cerca. “La vida es bella”, dijo. “Que las generaciones futuras lo limpien de todo mal, opresión y violencia, y que lo disfruten al máximo”. Tres meses después, el mal radical apareció muy vivo y en movimiento.
El 1 de mayo, durante un día asociado con la izquierda y la militancia obrera, 20,000 comunistas mexicanos marcharon en la capital y gritaron: “¡Fuera Trotsky!” Trotsky y Natalia ya habían asumido que sus vidas estaban en peligro. Con sus cables electrificados, alarmas y puertas forzadas, su casa en Coyoácan parecía más una fortaleza que un hogar. Cuando Trotsky intentó desde lejos seguir el ritmo de la invasión de Francia y los Países Bajos por parte de Hitler, lanzado el 10 de mayo, tomó forma un complot para matarlo. Fue dirigido por el pintor David Alfaro Siqueiros, que fue amigo de Rivera, pero que ahora es un estalinista convencido. La noche del 23 de mayo, los hombres de Siqueiros irrumpieron en la casa y dispararon más de 200 disparos. Milagrosamente, Trotsky y Natalia sobrevivieron. También lo hizo su nieto, Esteban Volkov, que había estado viviendo con ellos.
Trotsky proclamó desafiante: “en los anales de la historia, el nombre de Stalin se registrará para siempre con la infame marca de Caín”. Cuando falló el intento de mayo, la GPU decidió ir con Mercader. En agosto, después de retrasos y errores, cumplió su misión mortal. Entre los papeles al lado de donde Trotsky luchó contra su asesino había un manuscrito largo e inacabado, una biografía de Stalin que escribió para exponer a su enemigo. La sangre derramada en el estudio confirmó lo que estaba grabado con tinta en las páginas del libro. De hecho, con el asesinato de Trotsky, Stalin demostró su talento más aterrador. Era un verdugo cuyo lazo podía atravesar los océanos.
En retrospectiva, es sorprendente lo confiados que estaban Trotsky y sus partidarios como Victor Serge, Isaac Deutscher y James Cannon en una próxima revolución proletaria que arrasaría con el régimen de Stalin. La expectativa de Trotsky de que la Segunda Guerra Mundial llevaría al derrocamiento de Stalin y al restablecimiento de un verdadero estado de los trabajadores en los EE.UU. nunca se materializó, por supuesto. De hecho, la victoria del Ejército Rojo durante la “Gran Guerra Patriótica” contra los estados del Eje solo solidificó el gobierno de Stalin. Para muchos, el marxismo se definió irrevocablemente y se identificó con el estalinismo. Sin embargo, la victoria no significó, en este caso, la validez del sistema moldeado por Stalin. Las críticas de Trotsky a la persona de Stalin y al estalinismo, el fenómeno, nos lo recuerdan.

 


Fuentes: The Revolution Betrayed por Leon Trotsky . The great Terror por Robert Conquest. The Case of Leon Trotsky por John Dewey . Su Trotsky y el Nuestro por John Barnes . The Stalin Cult por John Plamper .


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 9, 2019


 

Justificando Asesinatos

Share

 

 

 

En su obra “Sus morales y las nuestras”, el revolucionario comunista León Trotsky explicó por qué el asesinato en ciertas circunstancias está justificado.

 

Gran parte de esto es atribuible al surgimiento del emotivismo, una filosofía que afirma que todos los juicios evaluativos (incluso este) son poco más que expresiones de preferencia o sentimiento, particularmente con respecto a los juicios morales.

Sin embargo, incluso si esta es una filosofía que muchas personas hoy en día adoptan en principio, es una que rechazan en la práctica, ha observado el filósofo Alasdair Macintyre. Por ejemplo, pocas personas aceptarían la proposición de que la afirmación “homicidio es incorrecto” es simplemente una preferencia. La mayoría aceptaría esto como un hecho moral, incluso si no pudieran explicar precisamente por qué.

La idea de un asesinato justificado ha intrigado a las mentes grandes y tortuosas por generaciones. El asesinato como un bien utilitario es la pieza central de la trama de la obra maestra Crime and Punishment (Crimen y Castigo) de Dostoyevsky, por ejemplo, una de las más grandes obras literarias psicológicas jamás escritas.

La decisión de Raskolnikov de asesinar a un prestamista anciano es el resultado de su opinión de que los hombres excepcionales no están obligados por las mismas convenciones morales que los hombres comunes. Esta es una filosofía moral que Dostoievski rechaza, pero sus pensamientos sobre las justificaciones utilitarias del asesinato (que podría ser un acto moral si condujera a un bien mayor) eran bastante precavidos.

Poco más de medio siglo después, en su obra “Sus morales y las nuestras”, el revolucionario comunista León Trotsky, un asesino de masas, explicó por qué el asesinato en ciertas circunstancias estaba bastante justificado, incluso racional.

“Un medio solo puede ser justificado por su fin. Pero el final, a su vez, necesita ser justificado “, escribió Trotsky. “Desde el punto de vista marxista, que expresa los intereses históricos del proletariado, el fin se justifica si lleva a aumentar el poder del hombre sobre la naturaleza y la abolición del poder del hombre sobre el hombre”.

Principalmente e irreconciliablemente, la moralidad revolucionaria rechaza el servilismo en relación con la burguesía y la arrogancia en relación con los trabajadores, es decir, aquellas características en las que los pedantes y moralistas pequeño-burgueses están completamente empapados.

Estos criterios, por supuesto, no dan una respuesta rápida a la pregunta sobre qué es permisible y qué no está permitido en cada caso por separado. No puede haber tales respuestas automáticas. Los problemas de la moralidad revolucionaria se fusionan con los problemas de la estrategia y la táctica revolucionarias.

Bajo tal filosofía, tenía sentido que Trotsky ordenara la muerte de los hijos del zar Nicolás II, Olga Nikolaevna, Tatiana Nikolaevna, Maria Nikolaevna, Anastasia Nikolaevna, Tsarevich Alexei Nikolaevich, y así lo hizo.

“Había sido correcto (como dice Trotsky en otra parte) matar a los hijos del zar, porque estaba justificado políticamente”, escribió el historiador y filósofo polaco Leszek Kołakowski en su libro Principales Corrientes del Marxismo.

Trotsky, por supuesto, perdió el favor de Stalin (un fenómeno que no es raro en estos gobiernos comunistas). Como resultado, los dos hijos de Trotsky fueron asesinados durante las purgas de Stalin, una atrocidad que Trotsky condenó.

“¿Por qué, entonces, estaba mal que Stalin asesinara a los hijos de Trotsky?”, Preguntó Kolakowski. “Porque Stalin no representó al proletariado”.

Los asesinatos de Trotsky fueron justificados porque él estaba realmente del lado del proletariado, mientras que Stalin era un simple pretendiente. Justificación, excusa… casi sinónimos.

Una filosofía moral como esta habría parecido enojada para la mayoría de las personas a lo largo de la historia humana, como lo es para muchos en la actualidad, pero es el producto de varias líneas de la filosofía moderna que impregna nuestra cultura: el emotivismo, el relativismo moral y el utilitarismo.

La lección es tener mucho cuidado con aquellos que justificarían sus medios únicamente por los fines que logran.

 


Fuente: The Extractor . Polls-News . The Intellectual . Crime and Punishment de Fiodr Dostyevsky .


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 7, 2018


 

Trotsky

Share

 

El 20 de agosto de  1940, el exiliado revolucionario ruso Leon Trotsky es herido de muerte por un asesino que empuñó un hacha de hielo en un complejo a las afueras de Ciudad de México. El asesino, Ramón Mercader, era un comunista español y posiblemente, agente del líder soviético Joseph Stalin. Trotsky murió de sus heridas al día siguiente.

Nacido en Ucrania de padres judíos rusos en 1879, Trotsky abrazó el marxismo cuando era adolescente y luego abandonó la Universidad de Odessa para ayudar a organizar el Sindicato de Trabajadores del Sur de Rusia. En 1898, fue arrestado por sus actividades revolucionarias y enviado a prisión. En 1900, fue exiliado a Siberia.

En 1902, escapó a Inglaterra usando un pasaporte falso bajo el nombre de León Trotsky (su nombre original era Lev Davidovich Bronshtein). En Londres, colaboró ​​con el revolucionario bolchevique Vladimir Ilyich Lenin, pero luego se puso de parte de las facciones mencheviques que abogaban por un enfoque democrático del socialismo. Con el estallido de la Revolución Rusa de 1905, Trotsky regresó a Rusia y fue nuevamente exiliado a Siberia cuando la revolución colapsó. En 1907, él escapó de nuevo.

Durante la década siguiente, fue expulsado de una serie de países por su radicalismo, viviendo en Suiza, París, España y la ciudad de Nueva York antes de regresar a Rusia cuando estalló la revolución en 1917. Trotsky desempeñó un papel de liderazgo en la toma del poder por parte de los bolcheviques, conquistando la mayor parte de Petrogrado antes del triunfal retorno de Lenin en noviembre. Nombrado secretario de Asuntos Exteriores de Lenin, negoció con los alemanes para poner fin a la participación rusa en la Primera Guerra Mundial.

Stalin, Lenin y Trotsky

En 1918, se convirtió en comisionado de guerra y se dedicó a construir el Ejército Rojo, que logró derrotar a la oposición anticomunista en el Guerra civil. A principios de la década de 1920, Trotsky parecía el heredero de Lenin, pero perdió en la lucha de la sucesión después de que Lenin enfermara en 1922.

En 1924, Lenin murió y Joseph Stalin emergió como líder de la URSS. Contrario a las políticas declaradas de Stalin, Trotsky pidió una revolución mundial continua que inevitablemente resultaría en el desmantelamiento del estado soviético cada vez más burocrático. También criticó el nuevo régimen para suprimir la democracia en el Partido Comunista y por no desarrollar una planificación económica adecuada. En respuesta, Stalin y sus partidarios lanzaron un contraataque de propaganda contra Trotsky. En 1925, fue removido de su puesto en el comisariado de guerra. Un año después, fue expulsado del Politburó y en 1927 del Partido Comunista. En enero de 1928, Trotsky fue deportado por el líder soviético Joseph Stalin a Alma-Ata en la remota Asia soviética. Vivió allí en el exilio interno durante un año antes de ser desterrado para siempre de la URSS por Stalin.

Fue recibido por el gobierno de Turquía y se estableció en la isla de Prinkipo, donde trabajó para terminar su autobiografía y la historia de la Revolución Rusa. Después de cuatro años en Turquía, Trotsky vivió en Francia y luego en Noruega y en 1936 se le concedió asilo en México. Instalado con su familia en un suburbio de la ciudad de México, fue declarado culpable de traición en ausencia durante las purgas de Stalin de sus enemigos políticos. Sobrevivió a un ataque de ametralladora llevado a cabo por agentes estalinistas, pero el 20 de agosto de 1940 fue facil presa de Ramón Mercader, un comunista español que se había ganado la confianza de la familia Trotsky. El gobierno soviético negó la responsabilidad, y Mercader fue condenado a 20 años de prisión por las autoridades mexicanas.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 18, 2018


 

LOS LUJOSOS SPA COMUNISTAS, AHORA SON REFUGIOS PARA GEORGIANOS

Share

 

 

La Unión Soviética garantizó a sus trabajadores el “derecho al descanso”, presumiendo de más de 180 centros de salud donde podrían rejuvenecer en dos semanas de vacaciones patrocinadas por el estado. El más deseado se sentó en la llamada Riviera Rusa, un paisaje subtropical con cielos azules y palmeras que se abrazan al este del Mar Negro. La construcción de sus 22 sanatorios comenzó en la década de 1920, y en la década de 1980, los trenes rugían diariamente desde Moscú. Cada año, cientos de miles de personas se bañaban en sus manantiales de radón-carbonato-aguas radiactivas que supuestamente podrían curar cualquier cosa, desde eczema hasta infertilidad, incluyendo, en 1951, al propio camarada Stalin.

A pesar de cómo se imagina que son los spas hoy, estas instituciones de la era soviética eran estrictas. Los invitados no podían traer a sus familias. Beber, bailar y hacer demasiado ruido también se desalentaba, ya que podrían restarle a los invitados la capacidad de reflexionar sobre el estado socialista, los beneficios de vivir en libertad (Pese a que estas visitas al spa eran vacaciones mandatorias), o las hambrunas y genocidios, todo inventado por el capitalismo.

Esta región es conocida como Tskaltubo.

Es fácil adivinar lo que sucedió después: la Unión Soviética cayó en 1991, Georgia obtuvo su independencia y la gente dejó de ir a estos centros. El año siguiente, los separatistas respaldados por Rusia en la región de Abjasia se enfrentaron con las fuerzas armadas georgianas en un conflicto de 13 meses que expulsó de sus hogares a 200.000 personas de etnia georgiana. Muchos se refugiaron en los antiguos sanatorios. Según cifras del gobierno de 2014, casi 6.000 personas desplazadas internamente permanecen en ellos; algunos han sido trasladados a nuevas viviendas, pero muchos todavía se ganan la vida en sanatorios desmoronados con tuberías rotas y electricidad, agua y gas limitados.

Los refugiados aparecieron en los edificios, pero luego tuvieron que adaptarse y crear sus propios medios improvisados de supervivencia, como encontrar dónde estaban las tuberías de agua que podían aprovechar, electricidad u otras necesidades.

Los habitantes dan la bienvenida a visitantes a sus casas improvisadas, sus paredes agrietadas adornadas con íconos religiosos y pinturas de paisajes. Los anfitriones ofrecen licores caseros y comparten pan, tomates y salchichas mientras hablaban sobre sus vidas. Muchos cultivan sus propios alimentos, cuidan a los animales y crían hijos y nietos que nunca han conocido la vida en otro lugar.

Eso podría cambiar. En los últimos años, el gobierno vendió un par de complejos de sanatorios a empresas privadas para convertirlos en hoteles; sueña con hacer de estas áreas un destino turístico una vez más. Pero por ahora, los ocupantes ilegales, huertas, gallineros y el ganado permanecen.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 26, 2018


 

MALICIA

Share

 

 

 

Tal vez era demasiado joven, pero cuando por primera vez fui espectador de Ausencia de Malicia (Sydney Pollack, 1981), me pareció una película amorfa, sin ritmo, confusa. En pocas palabras, y descendiendo de mi arrogancia, no entendí el mensaje. Gracias a la tecnología, hoy podemos rastrear con aplicaciones, canales en los cuales logramos rescatar clásicos del cine, filmes taquilleros o remotas producciones de los países más distantes. En medio de estas aventuras, allí estaba, en un canal tal vez canadiense, esperando lo que fue catalogada como una de las veinte más atrapantes producciones realizadas para el celuloide: Ausencia de Malicia. Esta cuenta la historia de Mike Gallagher (uno de las mejores -codo a codo con El Veredicto– interpretaciones de Paul Newman) quien se ve envuelto -por un pasado conectado a su familia mafiosa- en una conspiración para imputarle la culpabilidad de la desaparición de un sindicalista portuario sin pruebas y solo por tener antepasados en el mundo del hampa, de cómo el gobierno no duda en orientar al periodismo hacia el armado de una causa y como el periodismo es manipulado (o se deja manejar por propia conveniencia). A pesar de todo, estamos en América y las acciones del gobierno son investigadas por su propio gobierno. El chico de la película no debe demostrar su inocencia y los malos muchachos tendrán su merecido. El sabor amargo es que las acusaciones se imprimen en letras de grandes tamaños y las retractaciones nunca ganan la primera plana. Ausencia de Malicia es también el espejo de la sociedad: Si es exhibido en los periódicos, es cierto.
La alegoría no es la mejor, pero haber pertenecido a las fuerzas de seguridad en Argentina durante la década del setenta impone un manto de culpa que se extenderá por generaciones gracias al triste pero brillante operativo del kirchnerismo por conseguir amigos e influenciar sobre ellos, y la pereza de sus seguidores por conocer la historia completa y el resultado de esa historia en el país. Permítame colocar un sinónimo a la palabra amigos, en este caso cómplices y otro menos claro la palabra pereza: En muchos casos es igual a beneficio. Para conseguir todo esto, se injuria a las personas lo que me lleva a preguntar sobre la figura de la Real Malicia.
Según el doctor Gonzalo Miño, en Argentina se ha aceptado la real malicia y quien demande por injurias y calumnias debe probar que quien lanzó el comentario conocía realmente su falsedad. Si esto es llevado a un plano más amplio, podría difícilmente argumentarse que quién falla una sentencia amparándose en la ley, conoce la veracidad o falsedad en la que se escuda. Para ser más amplio, un juez que incumple sus funciones manteniendo en la cárcel bajo una prisión preventiva que ha excedido los dos años (o tres, según las circunstancias) se encuentra en una posición de violar la ley -que ha estudiado, que conoce, y ha juramentado cumplir-, por lo tanto, al desechar una presentación de la defensoría, no solo hace un mal uso de su poder, sino que al expedirse en sus escritos podría estar cometiendo un acto de real malicia. Si bien real malicia está directamente relacionada con la libertad de expresión y el violento acceso de la palabra en la prensa, bien establecidos se hallan los límites. Si en un juicio son aceptados los testimonios de personas sobre eventos que escucharon de la boca de terceras personas y el magistrado los usa para realizar cargos al imputado haciéndolo público, se desentierra su accionar pretendiendo desconocer la ley que, por su trabajo, por su profesión, por su investidura, no puede omitir.

Gonzalo P. Miño
La Doctrina de la Real Malicia, pretende lograr un equilibrio entre la labor del periodismo y los derechos de individuos afectados por cierta información. La doctrina se resume en la exculpación de los periodistas, acusados criminalmente o procesados civilmente por daños y perjuicios causados por informaciones falsas, poniendo a cargo de los demandantes la prueba de que las informaciones falsas, son realmente falsas, con entendimiento de que eran apócrifas o con indiferencia sobre si eran o no verídicas. Este criterio separa dos tipos de protección al buen nombre y honor de las personas. La primera es adaptable al ciudadano común y corriente. La segunda a los funcionarios públicos. La distinción reside en que las personas privadas son más vulnerables que las públicas debido que éstos últimos tienen mayor y mejor acceso a los medios de comunicación para refutar informaciones espurias, adulteradas o simuladas. Como consecuencia de ello el funcionario damnificado, a diferencia del particular, deberá probar que la noticia fue publicada con real malicia. Tal conducta antijurídica hará responsable al periodista, en faz penal si conocía la falsedad y obró con indolencia o inapetencia en su búsqueda de la verdad respecto del resultado contraproducente, y en el aspecto civil porque la real malicia supone la demostración de la culpa en concreto que se verifica ante el obrar inmoral.
Jueces, fiscales, abogados no son -abusando de la generalidad- periodistas, pero sus edictos, opiniones o replicaciones ganan la opinión pública moldeando mentes o deformando cerebros abúlicos. El periodista planta la noticia y -si bien no tiene que ser estrictamente un experto- se debe a sus responsabilidades. Buscará referencias, precedentes, leyes y opiniones. Un accidente de tránsito se refleja en un artículo de prensa sobre quien conducía, en donde se produjo, que daños se produjeron, quien maniobró equivocadamente para provocar el infortunio. Luego, su opinión y critica para denunciar si -por ejemplo- alguien guiaba intoxicado, a alta velocidad, de manera errática o con su permiso de conducir vencido. Sostengo que en todos los órdenes debería funcionar de esta manera. ¿Está el juez, el fiscal, el abogado cumpliendo sus compromisos con la ley? ¿Es el periodista responsable de enlodar aún más a un imputado? De ser esto correcto, ¿Cuántos agentes -directa o indirectamente- contribuyen en alimentar ese fuego?

Uno de los precedentes más notorios de Malicia Real en Estados Unidos nos remite a Herbert vs Lando. Anthony Herbert era un oficial retirado del ejército que prestó servicios en Vietnam. Mientras estuvo en el país asiático, acusó a oficiales superiores de encubrir las atrocidades que las tropas estadounidenses habían cometido. El sistema de radiodifusión Columbia (CBS) produjo y transmitió un documental de la historia del peticionario. Anthony Herbert demandó por difamación a los productores argumentando que el programa retrató falsa y maliciosamente su personaje, lo que le ocasionó una pérdida financiera. Para probar la difamación bajo el estándar de “malicia real”, los abogados de Herbert depusieron a Lando, así como al productor y al editor del documental, intentando deducir las decisiones editoriales que se tomaron durante la producción del programa. En una decisión de 6 a 3, la Corte Suprema estableció que, pese a la tradición y respeto por la libertad de prensa, existen allí ciertos límites y en el aventurar de hechos o nombres, se descubre la figura de Malicia Actual debido a la falta de responsabilidad de los periodistas en investigar y constatar lo sucedido.

Anthony Herbert

Herbert vs Lando y un precedente en la historia jurídica norteamericano en cuanto a malicia actual

El gobierno no puede situarse por encima de la ley. En los albores de los Estados Unidos, Jefferson había orquestado y entendía que la Constitución había sido redactada para proteger a los ciudadanos de las garras del gobierno. Si este gobierno -así sea para perseguir la más noble de las causas- utiliza artimañas ilegales no está prestando servicio alguno a la justicia.
En cada provincia argentina, en cada centímetro del territorio de la república, utilizar artificios desde un tribunal -lugar que debería ser honrado-, constituye uno de los más perversos delitos.
Nuestra vida está inundada de experiencias y estas afectan nuestro comportamiento. Cuando un periodista deportivo -imaginándonos en el medio de un país futbolero- sentencia que un jugador no tiene categoría, está interviniendo con el destino de este último y con el pan de sus hijos. Cuando un periodista cataloga de represor a un ex uniformado que ni siquiera ha sido llevado a juicio, está ejercitando el diabólico rol de ser un propulsor de la real malicia.
 El gobierno Kirchnerista arrojó a ilegalmente a miles de ex uniformados a la cárcel, los desnudó de sus derechos y arrojó las llaves a una alcantarilla. Limitó visitas, negó mínimas atenciones médicas y dejó engrosar causas con pruebas tristemente irrisorias. El grueso del periodismo ha sido cómplice. ¿Suena como la República de Stalin? No importa, Stalin no es tan mal visto en el país. Con el cambio de gobierno las violaciones continúan. ¿Un volver al futuro? Bienvenidos a la Argentina de hoy, donde el dios de su preferencia posee reglas misteriosas, muchas esposas por satisfacer y muchos cheques por firmar para sus hijos descarriados. No hay tiempo para preocuparse por la real malicia. Clarence S. Darrow solía decir que “solo puedes proteger tus libertades protegiendo las de los demás. Sólo puedes ser libre si yo lo soy”. Pero también declamaba que “cuando yo era chico me decían que cualquiera podía llegar a presidente de la nación. Ahora estoy empezando a creerlo”. Esta última frase, tomada como insulto, nos podría llevar a un agudo estado de resignación. Tomada literalmente, nos haría promotores de la Real Malicia. O no.

 


Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 13, 2017


 

LOS ESCRACHES. Estamos cambiando.

Share

 

 

ESTAMOS CAMBIANDO

 

LOS ESCRACHES

Hoy tanto en el diario Página 12 como así en numerosos sitios, pudimos leer la convocatoria para el día de la mañana de un “escrache” a Ruben Alfredo Boan, quien fuera suboficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Debo decir que lo conocí y compartí espacio en el pabellón 19 de la U 31 de Ezeiza, hasta que una gravísima emergencia cardiológica, lo llevó a una compleja operación. Sobrevivió y le concedieron  prisión domiciliaria, a la que se fue sosteniendo porfiadamente que con Macri “se terminaba el curro de los DDHH”. Hace nada más que 10 meses y a raíz de diferentes escraches que se llevaban a cabo a prisioneros con arresto domiciliario, publicamos  la nota: “KRISTALLNACHT, ALEMANIA NAZI – Noviembre 1938 / ESCRACHES, ARGENTINA DEL CAMBIEMOS – Noviembre 2016”. En este breve lapso de tiempo se produjeron no pocos cambios en el país. Así adquirieron notoriedad presuntos mapuches, que toman “pacíficamente” un juzgado federal y hasta obligaron al titular del mismo y a una fiscal, a huir al terminar la jornada laboral, mientras recordaban a las madres de los funcionarios,  sin que pase nada.

UN SOLO PP EN ARGENTINA

También supimos que lesionar 20 policías, causar daños por sumas millonarias en el centro porteño que pagaremos nosotros los pavotes y arrojar bombas molotov, con 48 escasas horas de arresto se supera el entuerto. Para ello está nuestro conocido juez federal cobardón Marcelo Martínez De Giorgi que no tiene prejuicio alguno de habilitar su juzgado un día domingo para mandarlos a su casa. Destacado lugar tiene “la única PP del país”, la señora Milagro Sala, quien con 56 jóvenes  años de edad goza de una privilegiada y muy cara prisión domiciliaria.
Sus gastos también los pagaremos nosotros los pavotes,  a pesar de lo cual la señora no está conforme. Si bien la lista de cambios es extensa, la terminaré con el broche de oro puesto por la jueza en lo contencioso administrativo y tributario de la Ciudad, Elena Liberatori. Esta “sabiamente” afirmó que los querubines que tomaron más de 30 colegios, no permitiendo que haya clases,  “están haciendo uso de sus derechos constitucionales”. Y cuidadito de hacer una denuncia policial por las tomas, ya que eso si es un acto muy ilegal. Los daños que queden al final de estas “usurpaciones”, con perdón de la palabra, a que no saben quién los pagará? Por supuesto nosotros los pavotes.

LOS QUE NO CAMBIAN

Los únicos que no cambian, excepto en caso de morir, son los adultos mayores prisioneros a como dé lugar por los mal llamados delitos de lesa humanidad. Salvo honrosas excepciones, se mantiene el silencio, la disciplina, el orden,  no se escracha a nadie y ni hablar de decir ¡BASTA! a tanta iniquidad.  Quien obtiene el mendrugo de amargo pan que es el arresto domiciliario, se da por conforme y en algunos casos pareciera que toca el cielo con las manos. Eso si ahora se podrá saber leyendo el diario, aunque este sea Página 12, que día y a qué hora vendrán por nosotros.

ESCRACHE

El escrache en la Alemania nazi hacia los judíos o gitanos, en la Italia de Mussolini, hacia los no fascistas o los homosexuales, o en la España de Franco hacia los republicanos fatalmente vaticinaba sangre.
A Stalin -uno de los mayores asesinos seriales de la historia- le propusieron hacer escraches: “Usted piense, camarada, vamos a la vivienda de algún ruso blanco, o algún menchevique, y hacemos una pequeña manifestación, coreamos consignas, montamos un poco de ruido e informamos a los vecinos de que ahí vive un enemigo de la Revolución. En ocasiones, cuando la cosa se caldee, podríamos incluso… ¡Pegar carteles en el portal de la vivienda!”, insinuaba un “camarada”.

Pero ni Stalin se atrevió a llevar a cabo ese plan. Ni un tirano salvaje y paranoico como el georgiano, dispuesto a todo con tal de mantener el poder, se atrevería a hacer.

Una cosa -para el exterminador comunista- era exterminar a millones de seres humanos, y otra escrachar algo que le podía reportar propaganda abierta en su contra. Eso sólo se atreven a hacerlo en Argentina.

PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 22, 2017

 


Con una hábil manipulación de la prensa, pueden hacer que la víctima parezca un criminal y el criminal, la víctima.

Malcolm X (1925-1965)


EL GRAN TERROR

Share

 

 

Cuando la obra de Robert Conquest, El Gran Terror, apareció ante los ojos de Occidente, fue como una voz de alarma ante los horrores de las purgas de Josef Stalin. Se trataba de un trabajo apartidista y el más acertado sobre el tema. Esta exploración recorre una odisea de sadismo, locura y muerte propiciada por el Hombre de Hierro de la Unión Soviética. Mucho se ha dicho de las fuentes no-oficiales de las cuales se nutrió Conquest para su trabajo, pero en 1968, cuando aún estaba lejos la revelación de los archivos en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el libro permitió entender que los grandes procesos se insertaban en una lógica de represión de masas, determinada por la ideología y causante de, según sus estimados, más de veinte millones de muertos. Cuando se produjo esa apertura de información, Conquest se encontró con más material para documentar una nueva edición. Allí, no dejó escapar el mínimo detalle incorporando notas y expedientes secretos sobre los tres grandes Juicios de Moscú y las ejecuciones sin pruebas al por mayor.

Un par de días atrás, Mauricio Ortín tuvo la gentileza de enviarme un ejemplar en español, lo que hizo que desempolvara una versión en inglés de mi biblioteca, cuyas páginas no había tocado en mucho tiempo, solo para comprobar que era el relato revisado de 1990. En efecto, de ese se trataba. En el mismo, Conquest fue adhiriendo los resultados de una abundante sovietología, con enmiendas en cuanto al número de víctimas, que llegaban casi a las nueve cifras. La apertura de los archivos en Moscú ha confirmado todas las hipótesis y conclusiones, solo corrigiendo sus cálculos. El gran escritor y pensador Christopher Hitchens, un marxista en su juventud, sostenía a El Gran Terror como el análisis superior del cruel accionar del comunismo en la Rusia soviética.

 

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?
Reload Reload document
| Open Open in new tab

Download [779.08 KB]

 

 


Agradecimiento a Mauricio Ortín por su notable colaboración y en su indirecto comportamiento, para refrescar mi memoria, ayudar a comprender y obligar a utilizar el pensamiento crítico de una porción confundida de los argentinos de hoy.


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 3, 2017


 

Trump y el peligro de su propio magnicidio

Share

 

Escribe Carlos Belgrano.

 

Como no suelo guardar archivos sobre mis entregas, no recuerdo certeramente si mencioné este tema

antes de ahora.

Pero como el desarrollo de los hechos internacionales cuenta con su propia dinámica, creo que nunca está de más, esbozar nuevas hipótesis.

Este “Pato Donald”, para algunos, tiene los días y/o meses contados, por su carácter indómito y egocentrismo desmedido para los tiempos que corren.

Se apresta a un enfrentamiento directo con China, por el refuerzo que promete de la Séptima Flota, con

más submarinos nucleares en todo el sudeste asiático.

Una guerra comercial en principio con su puerta trasera -México- será una constante en su inminente

administración.

El enfrentamiento con Hollywood, Wall Street, la Prensa Asociada y la propia Agencia Nacional de Seguridad, lo tornará inestable en cuanto a su integridad física.

Enfrenta demasiados intereses corporativos que hasta ahora eran “las vacas sagradas del sistema”.

Lo que trae a mi memoria, un tanto oxidada lo admito, una anécdota protagonizada entre “Joe” Kennedy

y su hijo “Jack” en el verano de 1961.

El caso fue que el Patriarca le comentó a su hijo mayor que los tipos de la Bolsa de New York, eran unos

canallas.

Era sábado y en la tertulia familiar Bostoniana, participaban muchos de sus miembros.

Pero se supo luego que el actor Peter Lawford, cuñado del Presidente lo filtró a los Medios.

El resultado fue que en la apertura de la rueda del lunes siguiente, todos los operadores en el recinto,

se colocaron una cocarda que decia “soy un hijo de puta”.

Fue todo un meta mensaje que dos años después, tendría su epicentro en Dallas.

Donald Trump, si bien es el emblema del “antisitema” de todo Washington DC y sus intrigas, es de la

opinión que se encuentra suficientemente cohonestado por el holgado respaldo de sus votantes, víctimas de la decadencia Norteamericana.

El y sus asesores son de la opinión que con ello bastara, pero si eso creen, no estudiaron la historia de su propia Nación.

Muchos siguen afirmando que John Wilkes Booth -el asesino de Lincoln-, era un Confederado resentido por la derrota de los Sudistas.

He reunido en estos últimos treinta años, la suficiente documentacion respaldatoria que el homicida actuó por ordenes directas del Secretario De Guerra Edwin Stanton, quien ordenó la ejecución del Presidente, porque se oponía ferreamente a la politica del viejo Abe, de tender un manto de olvido y perdón a los Estados Sureños.

Y porque las conspiraciones presidenciales siempre son ejecutadas por los mas cercanos a la víctima.

Sucedió con Julio César, con Robespierre, con el exiliado Bonaparte, con Stalin a manos del Mariscal Zukov, con JFK por parte de su Vice Lyndon Johnson, quien era partidario de una intervención directa y sin mas demoras en Vietnam,  Laos y Camboya, Juan Pablo I y con cientos de otros casos desde aquel afamado ateniense -Pisistrato-, a manos de sus dos hijos varones.

En otras palabras y yendo especificamente al caso Yankee, lo cierto es que ellos nunca apelaron a los Golpes de Estado, sino a la supresion de sus Presidentes si las cosas se salían de curso.

Trump puede y casi seguro será ese epifenómeno de recurrencia supresiva, si no opta por la moderación.

Pero todo indica que no recurrirá a dominar su altivo temperamento, porque planea reposicionar a USA

al status que tenía en los ochenta, cuando un mediocre actor como Reagan se apropió de Occidente y

los restos de la Union Soviética.

Y en esa Cruzada que esta vez acendrara el racismo de los ex Estados Secesionistas en perjuicio de los caras sucias afros, encontrará más enemigos en el camino que quizás en conjunto nos hagan presenciar

a…

TRUMP Y EL PELIGRO DE SU PROPIO MAGNICIDIO.


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 14, 2017